La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNI / HIMNOS (1)

Non usitatis ortus hic natalibus
(Feria sexta. Ad tertiam / Viernes de Cuaresma. Tercia)
   Non usitatis ortus hic natalibus,
Oblita lactis jam vieto in pectore
Matris tetendit serus Infans ubera.
Nec ante partum de senili effusus est,
Quam praedicaret Virginem plenam Deo.

  Post in patentes ille solitudines,
Amictus hirtis bestiarum pellibus,
Setisve tectus, hispida et lanugine,
Secessit, horrens inquinari et pollui
Contaminatis oppidorum moribus.

   Illic dicata parcus abstinentia,
Potum cibumque Vir severae industriae
In usque serum respuebat vesperum,
Parum locustis, et favorum agrestium
Liquore pastum corpori suetus dare.
   Honor, potestas, etc.

   Éste había venido al mundo por medio de un nacimiento no habitual: niño tiró de los senos de su madre, olvidados de la leche, en un pecho ya marchito y no lo dio a la luz su parto anciano antes de que él pregonara que una virgen estaba llena de Dios.

   Después se retiró a las abiertas soledumbres, arropado de rudas pieles de bestias y cubierto de cerdas e hirsutos vellones, aterrado de mancharse y ensuciarse con las contaminadas costumbres de las poblaciones.

   Allí, parco por la abstinencia prometida, este varón de austera actividad rechazaba bebida y comida hasta bien entrada la tarde, acostumbrado a dar al cuerpo raro alimento de langostas y de jugo de agrestes panales.
   Honor, poder, etc.

Placet, frementem publicis jejuniis
(Feria sexta. Ad sextam / Viernes de Cuaresma. Sexta)
   Placet, frementem publicis jejuniis
Placare Christum: mos edendi spernitur.
Glaucos amictus induit monilibus
Matrona demptis, proque gemma et serico,
Crinem fluentem sordibus spargit cinis.

   Squallent recincta veste pullati Patres:
Setasque plangens Turba sumit textiles,
Impexa villis Virgo bestialibus
Nigrante vultum contegit velamine,
Jacens arenis et puer provolvitur.

    Rex ipse, Choos aestuantem murices
Laenam, revulsa dissipabat fibula
Gemmas virentes, et lapillos sutiles,
Insigne frontis exuebat vinculum,
Turpi capillos impeditos pulvere.
   Honor.

   Deciden aplacar la ira de Cristo con público ayuno; se desprecia el hábito de comer. Tras desprenderse de sus collares visten las dueñas ropajes pardos y en lugar de gemas y sedas salpica su pelo suelto vil ceniza.

   Desolado aspecto muestran los senadores enlutados con sus túnicas desceñidas y entre llanto la muchedumbre se viste de cerdosas fibras; las doncellas sin peinar lo que ahora son greñas propias de animal, cubren su rostro con oscuro velo y tirados los chiquillos se revuelcan en la tierra.

   El propio rey, soltando el prendedor, dejaba caer al suelo su capa, ardiente de púrpura de Cos, y se despojaba de las gemas verdegueantes y las piedras entretejidas, insigne lazo de su frente, llenando sus cabellos de polvo vergonzoso.
   Honor, poder, etc.

(1) Traducción de Luis Rivero García en Prudencio, Obras I. Himnos cotidianos (Cathemerinon): himno de los que ayunan. Ed. Gredos, Madrid 1997, pp. 192-201

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIV