La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNI / HIMNOS

TEMPUS QUADRAGESIMÆ / TIEMPO DE CUARESMA

In quinto Dominico Quadragesimæ
Quinto Domingo de Cuaresma
(1)

Ilustración de las Arma Christi.

ÍNDICE
Verbum Patris, quod prodiit factum caro / Palabra del Padre que se nos entregó hecha hombre (Vísperas y Vísperas de salida)..
Ætérne rerum Cónditor / Creador sempiterno de las cosas (Matutino).
Noctis tempus jam præterit / Pasó ya el momento de la noche (Laudes).

Ad Vesperos / A Vísperas - In secundis Vesperis  / En segundas Vísperas (2)

    Verbum Patris, quod prodiit factum caro;
Agnus Dei peccata mundi auferens:
Ad te venimus cernui, ut inclytum
Bibamus almæ passionis sanguinem.

   Ostende vulnerum sacrorum stigmata:
Exurgat insignis Crucis fortissimum
Signum, quod in vigore perpetim
Manens, credentibus salvationem conferat.

   Arundo, clavi, sputa, potus myrrheus,
Corona spinarum, flagella, lancea,
Impressa sunt damnationis verbera:
Iam nostra pro his cuncta dele crimina.

   Fons vulneris Sacri riget præcordia,
Lavet cruor, malitiæque contagia:
Sit vita præsens absque omni crimine;
Futura detur in beato munere.

   Ut, cum resurgendi dies effulserit,
Orbique regni claritas inluxerit,
Sequamur ætheris viam, quæ nos trahat
In se receptos jam perennes incolas.

   Honor sit Æterno Deo, sit gloria
Uni Patri, ejusque soli Filio
Cum Spiritu; quæ Trinitas perenniter
Vivit potens in sæculorum sæculis.
   Amen.

   Palabra del Padre que se nos entregó hecha hombre,
cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,
ante ti venimos de hinojos para beber
la gloriosa sangre de vuestra pasión santa.

   Muéstranos los estigmas de tus heridas sagradas;
álcese la señal vigorosa de la cruz eximia,
que por su fuerza permanente
otorgue la salvación a los creyentes.

   La caña, los clavos, los salivazos, el brebaje de mirra,
la corona de espinas, el látigo, la lanza,
los azotes del castigo marcados en tu cuerpo:
por todo ello destruye todos nuestros pecados.

   Que la fuente de tu herida sagrada inunde nuestros corazones,
purifique tu sangre los venenos del mal.
Que la vida de aquí esté libre de pecado
y en la venidera merezcamos el premio de la bienaventuranza.

   Para que cuando brille el día de la resurrección
y la claridad del reino todo lo ilumine,
tomemos el camino del cielo que nos lleve
donde ya viven los que han sido recibidos como sus habitantes.

   El honor y la gloria al Dios eterno,
al Padre que es uno y al Unigénito
con el Espíritu Santo, Trinidad
que vive y reina poderosa por los siglos de los siglos.
   Amén.

Inicio página

Ad Matutinum / Al Matutino (3)
Ætérne rerum Cónditor,
   Noctem diémque qui regis,
   Et témporum das témpora,
   Ut álleves fastídium.

Præco diéi jam sonat
   Noctis profúndæ pérvigil:
   Noctúrna lux viántibus,
   A nocte noctem ségregans.

Hoc excitâtus lúcifer
   Solvit polum calígine;
   Hoc omnis errôrum chorus
   Viam nocéndi déserit.

Hoc nauta vires cólligit
   Pontîque mitéscunt freta:
   Hoc ipsa petra Ecclésiæ
   Canénte, culpam díluit.

Surgâmus, ergo strénuè,
   Gallus jacéntes éxcitat,
   Et somnoléntos íncrepat,
   Gallus negántes árguit.

Gallo canénte spes redit,
   Ægris salus refúnditur.
   Mucro latrônis cónditur,
   Lapsis fides revértitur.

Jesu labéntes réspice,
   Et nos vidéndo córrige:
   Si réspicis, lapsi stabunt,
   Fletùque culpa sólvitur.

Tu lux, refúlge sénsibus,
   Mentísque somnum díscute:
   Te nostra vox primùm sonet,
   Et ore psallâmus tibi.

Glória Patri ingénito,
   Glória Unigénito,
   Una cum Sancto Spíritu,
   In sempitérna sæcula.
R/. Amen.

   Creador sempiterno de las cosas,
Que gobiernas las noches y los días,
Y alternando la luz y las tinieblas
Alivias el cansancio de la vida.

   Invocando a la luz desde las sombras
El heraldo del sol alza sus voces:
Nocturna claridad de los viajeros,
Que separa la noche de la noche.

   Al oírlo el lucero se levanta
Y borra al fin la obscuridad del aire,
Con lo cual el tropel de los espíritus
Malignos pone fin a sus maldades.

   Con esta voz que al nauta reanima
Las olas del océano se calman,
Con esta voz hasta la misma piedra
De la Iglesia se acuerda de su falta.

   El gallo canta y llama a los dormidos
Increpa a los poltrones y reprende
A los que se resisten a su canto.
Levantémonos, pues, resueltamente.

   Canta el gallo y renace la esperanza,
Retorna la salud a los heridos,
El puñal del ladrón vuelve a la vaina
Y la fe se despierta en los caídos,

   Pon tus ojos, Señor, en quien vacila,
Y que a todos corrija tu mirada:
Con ella sostendrás a quien tropieza.
Y harás que pague su delito en lágrimas,

   Alumbra con tu luz nuestros sentidos,
Desvanece el sopor de nuestras mentes,
Y sé el primero a quien, agradecidas,
Se eleven nuestras voces cuando suenen.

   Gloria al Padre no engendrado,
gloria al Unigénito,
junto con el Espíritu Santo
por los siglos eternos.
   R/. Amén.

Inicio página

In Laudibus / En Laudes (4)

   Noctis tempus jam praeterit,
Jam gallus canit, vivis
Gallo canente spes reddit;
Aegris salus refunditur.

   Somno gravati surgite,
Cordis reatum paudite,
Jesuque laudem dicite,
Qui nos redemit sanguine.

   Non ut fallax discipulus,
Qui pacem ferens osculo;
Et dolum tenens pectore,
Turbis Magistrum tradidit.

   Jesus captus ab impiis:
Disperguntur discipuli:
Locutus est ut Dominus
Nocte ferens scandalum.

   Jesus suis discipulis,
Dum crucem suam praedicat,
Negari sese praemonet;
Petrus facturus abnegat.

   Petrus fervens spiritu
Sequitur in praetorio;
Sed agnitus discipulus,
Negavit Christum Dominum.

   Petrus jurabat omnibus:
Se non novisse hominem:
Vox namque galli resonat,
Et Petrus culpam meminit.

   Jesus, dum Petrum respicit,
Fidem Petri dum suscipit,
Petrusque, flendo, recipit,
Quod ante paulo amiserat.

   Et nos precamur, Domine,
Fidem Petri recipere,
Fidemque Apostolicam,
Flentes pro nostro crimine.

   Gallo canente venimus;
Laudes Deo persolvimus:
Confessionis propriae
Dantes ei veram fidem.

   Abscede princeps doemonum
Cum noxiis phantasmatum:
Jam nos piavit veritas;
Jam probra tersit charitas.

   Hinc te, Deus, deposcimus,
Ut pervagantes doemonas
Signo salutis destruas;
Nos a pavore libera.

   Hac noctis hora praescius
David futurae gloriae
Deo preces multiplicat,
In matutinis excubans.

   Hac nos oportet surgere
Illo vigore corporis,
Illoque voto spiritus,
Quo expiemur sordibus.

   Exurge, nobiscum Deus,
Laudes tuorum suscipe,
Lustrando corda lubrica
Lucis novellae gratia.

   Deo Patri sit gloria,
Ejusque soli Filio,
Cum Spiritu Paraclito
Regnans per omne saeculum.
   Amen.

   Pasó ya el momento de la noche,
canta el gallo con todas sus fuerzas
y a su canto se recupera la esperanza
y recobran los enfermos la salud.

   Levantaos los somnolientos,
manifestad vuestras culpas ocultas,
cantad alabanzas a Jesucristo
que nos redimió con su sangre.

   No hagáis lo que el mendaz discípulo
que ofreciendo con su beso una paz
que era en su corazón un engaño
entregó al maestro a las turbas.

   Jesús es prendido por los malvados,
se dispersan los discípulos
tal y como lo había dicho el Señor
alterando la paz de la noche.

   Cuando Jesús predice su pasión
a los discípulos, advierte
que uno de ellos le negará
mas Pedro afirma que él no lo hará.

   Pedro impetuoso
va tras él al pretorio
pero reconocido como su discípulo
reniega de Cristo el Señor.

   Pedro jura ante todos
no reconocer a tal persona
pero suena el canto del gallo
y Pedro reconoce su pecado.

   En estas, Jesús
pone los ojos en Pedro cuya fidelidad recibe
y Pedro recupera entre sollozos
lo que recién había perdido.

   Y nosotros te pedimos, oh Señor,
recuperar la fe de Pedro
y la confesión de los apóstoles
y llorar por nuestros pecados.

   A la hora en que canta el gallo
venimos a cumplir
con nuestras alabanzas al Señor
dándole fiel testimonio de nuestra fe.

   Aléjate con tus perniciosas ensoñaciones,
príncipe de los demonios;
ya nos ha purificado la verdad,
ya nos ha limpiado la virtud de la caridad.

   De ahí que te supliquemos, oh Dios,
que destruyas con la señal de la salvación
a los demonios que nos acosan
librándonos de su espanto.

   A esta hora de la noche David,
vaticinador de la gloria futura,
redobla sus preces al Señor
velando al alba.

   A esta hora hemos de levantarnos
con tal vigor de cuerpo
y animoso espíritu
que quedemos libres de nuestras culpas.

   Álzate con nosotros, Señor,
y acepta las loas de los tuyos;
limpia nuestros lascivos corazones
con la gracia de la luz que emerge.

   A Dios Padre sea dada la gloria
y también a su Hijo Unigénito,
que junto con el Espíritu Paráclito
reinan por todos los siglos.
   Amén.


1. Breviarium Gothicum: In quinto Dominico Quadragesimæ, ff. 292-296.

2. Breviarium Gothicum, f. 292; f. 252.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la Liturgia Mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, C. - Dreves, G. M., Analecta hymnica Medii ævi, vol. 27, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus (Leipzig. O.R. Reisland 1897). Himno nº 29, Hymnodia Gotica, p. 83.

3. Breviarium Gothicum, f. 3.
Traducción: Bernárdez, Francisco Luis, Himnos del Breviario Romano. Ed. Losada, Biblioteca Contemporánea. Buenos Aires, 1952, p. 31; 33. Doxología: Castro Sánchez, José (introducción, traducción, índices y notas) - García Ruiz, Emilio (col.), Corpus christianorum in translation, 19. Himnodia Hispánica, p. 52.

4. Breviarium Gothicum, f. 295; ff. 257-258.
Traducción (excepto doxología): Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus. Himnos nn. 30-31, Hymnodia Gotica, pp. 83-84.

Téngase en cuenta que pueden existir pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.
Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMV-MMXVIII