RITO HISPANO-MOZÁRABE

 

MÚSICA LITÚRGICA.

 

CORO DE MONJES DEL MONASTERIO DE SANTO DOMINGO DE SILOS
Disco: "Códice calixtino (s. XII-XIII) / Antifonario mozárabe (s. IX)". (El CD carece de los textos).
9. Prima die. Lectio Prima.
(Feria V. In Coena Domini)

Incipit Lamentatio Jeremiae Prophetae.

ALEPH. Quomodo sedet sola civitas plena populo; facta est quasi vidua domina Gentium; princeps provinciarum facta est sub tributo.
BETH. Plorans ploravit in nocte, et lacrimae ejus in maxillis ejus: non est qui consoletur eam ex omnibus caris ejus: omnes amici ejus spreverunt eam, et facti sunt ei inimici
GHIMEL. Migravit Judas propter afflictionem et multitudinem servitutis: habitavit inter gentes nec invenit requiem: omnes persecutores ejus apprehenderunt eam inter angustias.
DELETH. Viae Sion lugent eo quod non sint qui veniant ad sollemnitatem omnes portae eius destructae sacerdotes eius gementes virgines eius squalidae et ipsa oppressa amaritudine
HE. Facti sunt hostes eius in capite inimici illius locupletati sunt quia Dominus locutus est super eam propter multitudinem iniquitatum eius parvuli eius ducti sunt in captivitate ante faciem tribulantis.

Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lam 1,1-5)

9. Lección I de Jueves Santo

Comienza Lamentación del profeta Jeremías.

ALEF. Ay, qué solitaria quedó Jerusalén,
la ciudad tan poblada.
Como una viuda quedó
la grande entre las naciones.
La ciudad que dominaba las provincias
tiene ahora que pagar impuestos.
BET. Llora durante las noches,
las lágrimas corren por sus mejillas.
Entre todos sus amantes
nadie hay que la consuele.
La traicionaron todos sus amigos,
¡y se convirtieron en sus enemigos!
GUÍMEL. El pueblo de Judá ha sido desterrado;
sufre atropellos y dura servidumbre.
Vive en medio de pueblos extranjeros
y no encuentra descanso;
sus enemigos lo persiguieron
y le dieron alcance.
DÁLET. Los caminos de Sión están de luto,
pues nadie va a sus fiestas.
Todas sus puertas están destruidas,
gimen sus sacerdotes,
sus doncellas están llenas de tristeza,
¡Jerusalén está llena de amargura!
HE. Sus adversarios la vencieron
y ahora se sienten felices,
pues Yavé la castigó
por sus muchos pecados;
sus niños marcharon al destierro
empujados por el enemigo.

Jerusalén, Jerusalén, conviértete al Señor tu Dios.

10. Prima die. Lectio secunda.
(Feria V. In Coena Domini)

VAU. Et egressus est a filia Sion omnis decor eius facti sunt principes eius velut arietes non invenientes pascuam et
abierunt absque fortitudine ante faciem subsequentis;
ZAI. Recordata est Jerusalem dierum adflictionis suae et praevaricationis omnium desiderabilium suorum quae habuerat a diebus antiquis cum caderet populus eius in manu hostili et non esset auxiliator viderunt eam hostes et deriserunt sabbata eius
HETH. Peccatum peccavit Jerusalem, propterea instabilis facta est; omnes, qui glorificabant eam, illam, quia viderunt ignominiam ejus; ipsa autem gemens conversa est retrorsum.
TETH. Sordes eius in pedibus eius nec recordata est finis sui deposita est vehementer non habens consolatorem vide Domine adflictionem meam quoniam erectus est inimicus.

Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lam 1,6-9)

10. Lección II de Jueves Santo.

VAU. Ha perdido la hija de Sión toda su gloria,
sus jefes parecían carneros
que no encuentran pasto,
iban caminando sin fuerzas
delante del que los arreaba.
ZAIN. En sus días de miseria y destierro
Jerusalén recuerda
cuando caía en manos del enemigo
sin que ninguno la socorriera;
sus enemigos la miraban
y se burlaban de su ruina.
JET. Gravemente pecó Jerusalén
y se hizo impura.
Los que la alababan, la desprecian,
porque la vieron desnuda.
Y ella gime
y esconde el rostro.
TET. Su impureza manchaba su vestido,
pero no pensaba que tendría este fin.
¡Se hundió profundamente!
¡Nadie la consuela!
¡Mira, oh Yavé, mi dolor,
¡cómo se pone orgulloso el enemigo!

Jerusalén, Jerusalén, conviértete al Señor tu Dios.

11. Secunda die. Lectio prima
(Feria VI. In Parasceve)

De Lamentatione Jeremiae Prophetae.

HETH. Cogitavit Dominus dissipare murum filiae Sion; tetendit funiculum suum, et non avertit manum suam a perditione; luxitque antemurale, et murus pariter dissipatus est.
TETH. Defixae sunt in terra portae eius perdidit et contrivit vectes eius regem eius et principes eius in gentibus non est lex et prophetae eius non invenerunt visionem a Domino
IOTH. Sederunt in terra conticuerunt senes filiae Sion consperserunt cinere capita sua accincti sunt ciliciis abiecerunt in terra capita sua virgines Jerusalem
CAPH. Defecerunt prae lacrimis oculi mei, conturbata sunt viscera mea; effusum est in terra jecur meum super contritione filiae populi mei, cum deficeret parvulus et lactens in plateis oppidi.

Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lam 2,8-11)

11. Lección I de Viernes Santo

Lamentación del profeta Jeremías.

JET. Yavé resolvió destruir
la muralla de la Hija de Sión.
Decidió la destrucción
y no retiró su mano
antes que se cumpliera;
quiso acabar con el antemural y la muralla,
que juntos se desmoronaron.
TET. Sus puertas se han hundido en tierra,
él ha roto sus cerrojos;
su rey y sus príncipes están entre
extranjeros;
ya no hay Ley y tampoco sus profetas
consiguen visiones de Yavé.
YOD. Los ancianos de la Hija de Sión,
en silencio, están sentados en tierra;
se echaron ceniza en la cabeza,
se vistieron de saco.
Las jóvenes de Jerusalén
inclinan hasta el suelo la cabeza.
CAF. Mis ojos se agotan de llorar
y arden mis entrañas,
mi hígado se derrama por tierra
por el desastre de la Hija de mi pueblo,
mientras desfallecen niños y lactantes
en las plazas de la ciudad.

Jerusalén, Jerusalén, conviértete al Señor tu Dios.

12. Tertia die. Lectio prima
(Sabbato Sancto)

De Lamentatione Jeremiae Prophetae.

HETH. Misericordiae Domini quia non sumus consumpti; quia non defecerunt miserationis ejus.
HETH. Novi diluculo, multa est fides tua.
HETH. Pars mea Dominus, dixit anima mea; propterea exspectabo eum.
TETH. Bonus est Dominus sperantibus in eum animae quaerenti illum.
TETH. Bonum est praestolari cum silentio salutare Domini.
TETH. Bonum est viro cum portaverit iugum ab adulescentia sua
IOTH. Sedebit solitarius et tacebit quia levavit super se.
IOTH. Ponet in pulvere os suum si forte sit spes.
IOTH. Dabit percutienti se maxillam saturabitur obprobriis.

Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lam 3,22-30)

12. Lección I de Sábado Santo

JET. El amor de Yavé no se ha acabado,
ni se han agotado sus misericordias;
JET. se renuevan cada mañana.
Sí, tu fidelidad es grande.
JET. Dice mi alma: "Yavé es mi parte,
por eso en él esperaré."
TET. Bueno es Yavé para los que esperan en
él,
para el alma que lo busca.
TET. Bueno es esperar en silencio
la salvación de Yavé.
TET. Bueno es para el hombre
soportar el yugo desde su juventud.
YOD. Que se siente solitario y silencioso
cuando Dios se lo impone;
YOD. que ponga su boca en el polvo;
quizá tenga esperanza,
YOD. que tienda la mejilla al que lo hiere,
que se llene de humillaciones.

Jerusalén, Jerusalén, conviértete al Señor tu Dios.

13. Oratio Jeremiae Prophetae

Incipit oratio Jeremiae Prophetae.

Recordare Domine quid acciderit nobis intuere et respice obprobrium nostrum
hereditas nostra versa est ad alienos domus nostrae ad extraneos
pupilli facti sumus absque patre matres nostrae quasi viduae
aquam nostram pecunia bibimus ligna nostra pretio conparavimus
cervicibus nostris minabamur lassis non dabatur requies.
Aegypto dedimus manum et Assyriis ut saturaremur pane
patres nostri peccaverunt et non sunt et nos iniquitates eorum portavimus
servi dominati sunt nostri non fuit qui redimeret de manu eorum
in animabus nostris adferebamus panem nobis a facie gladii in deserto
pellis nostra quasi clibanus exusta est a facie tempestatum famis
mulieres in Sion humiliaverunt virgines in civitatibus Juda

Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum.

(Lam 5,1-11)

13. Oración de Jeremías

Comienza la oración del profeta Jeremías.

Yavé, acuérdate de lo que nos ha pasado,
mira y ve nuestra humillación.
Nuestra herencia pasó a extranjeros,
nuestras casas a extraños.
Somos huérfanos, sin padre; nuestras
madres, viudas.
A precio de plata bebemos nuestra
agua, nuestra leña nos llega por dinero.
Con el yugo al cuello andamos acosados;
estamos agotados, no nos dan respiro.
Tendimos a Egipto nuestra mano, y
a Asur, para calmar el hambre.
Nuestros padres, que pecaron, ya no
existen, y nosotros cargamos con sus
culpas.
Esclavos nos dominan y no hay quien nos
libre de su poder.
Con riesgo de la vida trajimos nuestro
pan, enfrentando los peligros del desierto.
Nuestra piel abrasa como un horno, por
el ardor del hambre.
Violaron a las mujeres en Sión; a las
jóvenes en las ciudades de Judá.

Jerusalén, Jerusalén, conviértete al Señor tu Dios.

14. Gloria

Gloria in excelsis Deo.
Et in terra pax hominibus bone voluntatis.
Laudamus te.
Benedicimus te.
Adoramus te.
Glorificamus te.
Gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam.
Domine Deus Rex celestis: Deus Pater omnipotens.
Domine Fili unigenite Jesu Christe.
Domine Deus agnus Dei Filius patris.
Qui tollis peccata mundi: miserere nobis.
Qui tollis peccata mundi: suscipe deprecationem nostram.
Qui sedes ad dexteram Patris: miserere nobis.
Quoniam tu solus Sanctus.
Tu solus Dominus.
Tu solus altissimus Jesu Christe.
Cum Sancto Spiritu in gloria Dei Patris.
Amen.

14. Gloria

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria
te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos,
te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo,
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre,
tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor,
sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.
Amén.

 

Índice liturgiaVolver a: Monjes de Silos. Liturgia española antiguaInicio página

© La Ermita - España MMIII