La Ermita. Rito hispano-mozárabe

ORACIONES HISPANO-MOZÁRABES

Trisagio

 

Trisagio

El Trisagion o Trisagio es un cántico que surgió en la cristiandad oriental. Como su propio nombre indica, (trís: tres veces, `ágios: santo) consiste en una triple aclamación de la santidad de Dios:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, apiádate de nosotros.

Su origen se remonta al siglo V, durante los catastróficos terremotos que asolaron Constantinopla en 447 y se dice que fue revelado al pueblo para que implorara la misericordia divina. Al hacerlo, los temblores cesaron. Su introducción litúrgica se atribuye a san Proclo, Patriarca de Constantinopla. Pocos años más tarde, en 451, el Concilio de Calcedonia autorizó a todos los fieles a rezarlo para invocar a la Santísima Trinidad en tiempos de calamidad.

El trisagio es un eco del pasaje bíblico en el que los serafines aclaman al Señor: "Santo, Santo, Santo, Señor todopoderoso" (Is 6,3). También en el Apocalipsis se repite "Santo, Santo, Santo es el Señor Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que viene" (Ap 4,8).

Trisagios hispano-mozárabes

En la liturgia hispano-mozárabe, al igual que en otras liturgias occidentales, se introdujo por influencia de las iglesias orientales, como instrumento para combatir las herejías.

Partiendo de los trisagios primitivos, los padres hispanos elaboraron nuevos textos con marcado sentido cristológico en los que se resaltan el poder y la realeza de Cristo mediante la utilización de textos del Apocalipsis.

Los dos primeros trisagios que a continuación se exponen están tomados del actual misal hispano-mozárabe (1). El Trisagio1 figura en el Propio para las misas de Navidad (año II), Aparición del Señor (año II), Domingo de Resurrección (años I y II) y Pentecostés (años I y II). El Trisagio 2 se canta en la misa de la Circuncisión del Señor (año II). Por último, el Trisagio 3, está tomado del antiguo misal hispano-mozárabe en el que sólo se cantaba el Domingo de Resurrección.

  Trisagion / Trisagio 1
Sanctus Deus, qui sedes super Chérubin, solus invisíbilis.
Sanctus fortis, qui in excélsis glorificáris vócibus angélicis.
Sanctus immortális, qui solus es inmaculátus Salvátor, miserére nobis, allelúia, allelúia.
Santo Dios, que te sientas sobre querubines, único invisible.
Santo Fuerte, que eres glorificado en las alturas por las voces de los ángeles.
Santo Inmortal, que eres Salvador inmaculado, apiádate de nosotros, aleluya, aleluya..
V/. Dignus es, Dómine, Deus noster, accípere glóriam et honórem et virtútem.
R/. Sanctus immortális, qui solus es immaculátus Salvátor, miserére nobis, allelúia, allelúia.
V/. Quóniam omnes gentes vénient et adorábunt in conspéctu tuo, Dómine, et dicent:
R/. Miserére nobis, allelúia, allelúia.
V/. Benedíctio et honor et glória et fortitúdo tibi, Deo nostro, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Miserére nobis, allelúia, allelúia.
V/. Digno eres, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y la virtud.
R/. Santo Inmortal, que eres Salvador inmaculado, apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.
V/. Porque todas las gentes vendrán y adorarán ante tu presencia, Señor, y dirán:
R/. Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.
V/. Bendición y honor y gloria y poder a Ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

Inicio página

  Trisagion / Trisagio 2
Hágios o Theos,
Hágios Ischyrós,
Hágios Athánatos,
eléison himas.
Hágios o Theos,
Hágios Ischyrós,
Hágios Athánatos,
eléison himas. (*)
V/. Sanctus Deus,
Sanctus fortis,
Sanctus immortális,
miserére nobis.

R/. Hágios Athánatos, eléison himas.
V/. Santo Dios,
Santo Fuerte,
Santo Inmortal,
apiádate de nosotros.
R/. Hágios Athánatos, eléison himas.
V/. Doxa Patri ke Hyio ke Hágio Pneúmati, ke nyn ai ke is tus eónas ton eónon. Amin.
R/. Hágios Athánatos, eléison himas.
V/. Doxa Patri ke Hyio ke Hágio Pneúmati, ke nyn ai ke is tus eónas ton eónon. Amin.(**)
R/. Hágios Athánatos, eléison himas. (***)
(*) Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, apiádate de nosotros.
(**) Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.
(***) Santo Inmortal, apiádate de nosotros.

Inicio página

  Trisagion / Trisagio 3
Sanctus Deus, qui sedes super Chérubin, solus invisíbilis.
Sanctus fortis, qui in excélsis glorificáris vócibus angélicis.
Sanctus immortális, qui solus es inmaculátus Salvátor, miserére nobis, allelúia.
Santo Dios, que te sientas sobre querubines, único invisible.
Santo Fuerte, que eres glorificado en las alturas por las voces de los ángeles.
Santo Inmortal, que eres Salvador inmaculado, apiádate de nosotros, aleluya.
V/. Dignus es, Dómine, Deus noster, accípere glóriam et honórem et virtútem.
R/. Sanctus fortis.
V/. Quóniam omnes gentes vénient et adorábunt in conspéctu tuo, Dómine, et dicent:
R/. Sanctus immortális.
V/. Benedíctio et honor et glória, virtus et potéstas tibi, Deo nostro, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Miserére nobis, allelúia.
V/. Digno eres, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y la virtud.
R/. Santo Fuerte.
V/. Porque todas las gentes vendrán y adorarán ante tu presencia, Señor, y dirán:
R/. Santo Inmortal.
V/. Bendición y honor y gloria y poder a Ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

(1) Ver también: Prenotando 30 del Missale Hispano-Mozarabicum.

 

Volver al índice de oracionesInicio página

© La Ermita. España MMIV-MMVI