ORACIONES HISPANO-MOZÁRABES

Oraciones hispano-mozárabes Navidad hispano-mozárabe. Oraciones del Oracional Festivo

 

Navidad

Suplicaciones de Adviento.
 
ÍNDICE
Introducción.
Oraciones.

 

Introducción

El Liber orationum festivus o Libellus orationum 1 es uno de los antiguos libros de la liturgia hispano-mozárabe que ofrece los textos eucológicos para el oficio catedral festivo.

Recopilamos aquí las oraciones de los oficios de vísperas y matutino correspondientes al día de la Navidad, la mayoría de las cuales no se hallan en el Breviarium Gothicum y las que sí, a veces se encuentran en otros oficios distintos al de Navidad. La indicación Br. Moz. se refiere a la edición del Breviario de 1502 (Breviarium secundum regula[rum] beati Hysidori) y Br. Got. a la del Breviarium Gothicum de 1775, actualmente vigente.

Vísperas

 

Señor Dios, bendito el que vino en el nombre del Señor y nos iluminó; su venida nos redimió y su nacimiento nos proyectó luz; al venir reencontró a los que estábamos perdidos y dio su luz a los que estábamos amasados en tinieblas: concede, pues, Padre omnipotente que celebremos el día de su nacimiento con tal devoción y piedad, que se nos antoje súmamente llevadero el día del juicio, y que experimentemos la piedad a la hora de juzgarnos en aquel cuya benignidad hemos conocido a la hora de redimirnos.

 

  Bendición

El Señor Jesucristo que tiempo atrás en un día como este apareció glorioso a los pastores en un pesebre os bendiga.
R/. Amén.

Que os proteja y defienda en todo, el que por vosotros misericordiosamente se hizo niño.
R/. Amén.

Y quien es vuestro creador y redentor, él se digne propicio preservaros siempre de todo mal.
R/. Amén.

Br. Moz. fol. 26. col. 4; Br. Got. fol. 46.

Matutino

  Oración  del salmo 3

A ti siempre la gloria, a ti cuya gloria hemos visto en tu humanidad, gloria como el del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad; te pedimos, pues, nos concedas por tu abundante misericordia que con la fe te reconozcamos verdaderamente hecho humilde por nosotros y que creamos que eres eterno juntamente con el Padre en una gloria divina permanente.

 

 

Con tu favor, Señor, se nos anuncie mediante el sagrado ministerio angélico el gran gozo que es para todo el pueblo cristiano en todo el mundo: Cristo, el Señor, salud de todos y Salvador eterno, ha nacido hoy en la ciudad de David, que es la Iglesia; en ella ciertamente reinará sin fin, custodiándola y rigiéndola hasta que la conduzca a su fin: concede, pues, que la convierta totalmente en reino suyo, al difundirla por el mundo entero y al asociarla a la eternidad celeste.

Br. Moz. fol. 27. col. 1; Br. Got. fol. 47.

 

 

Padre y Señor omnipotente, he aquí tu Cordero, he aquí el que quita el pecado del mundo, ofrecido a ti como sacrificio singular, para expiar por el mundo, el único que no era inmundo; sea por tanto asiduo protector de quienes fue glorioso mediador, para que los libertados encuentren su gozo en quien se hizo precio de los cautivos.

 

 

Jesucristo, terrible Dios nuestro y rey nuestro, a quien los ángeles a una con los pastores tributaron gloria en tu nacimiento, y a quien, tras derrotar al autor de la muerte, todo el mundo aplaudió con sus manos y con sus corazones: concédenos cantar con júbilo de fe los misterios de nuestra redención y de tu gloria y agradar a Dios con el fiel servicio de Abraham en compañía de los príncipes del pueblo.

Br. Moz. fol. 244. col. 3; Br. Got. fol. 411-412.

Inicio página

 

¡Oh Verbo, que fuiste en el principio cabe Dios, Verbo ciertamente Dios! Los que hemos sido hechos y redimidos por ti, adoramos, de tu santa majestad, y de ti, Verbo hecho carne por nosotros, esperamos que realices en nosotros los divinos beneficios por quienes no has tenido a menos asumir la humana naturaleza.

 

 

Glorioso Dios Padre y Señor, que diste a las gentes en posesión a tu Unigénito y coeterno Hijo: te pedimos que seamos posesión tuya de tal suerte que no nos desviemos de los mandatos de tu Hijo para que nos asocies en unidad indestructible a aquel a quien anuncias gloriosamente engendrado por ti.

Br. Moz. fol. 51. col. 3; Br. Got. fol. 89.

 

 

Sabiduría coeterna de Dios Padre, que atestiguas haber existido con el Padre antes de que hiciese la tierra o estableciese la altura de los montes, mientras te engendrara antes de la creación de todos los collados: te pedimos y rogamos, los que alborozados celebramos los gozos de tu nacimiento virginal, mediante la fe lleguemos a ti para ser premiados; que santifiques a los que creen de ti que naces del Padre antes de la creación de los montes y que ahora, en la plenitud del tiempo, naces del seno de la Virgen, y que premies a los santificados con la gloria eterna.

Br. Moz. fol. 38. col. 1; Br. Got. fol. 66.

 

 

He aquí, coeterna sabiduría de Dios Padre, que cuando el Padre establecía la firmeza de los montes, ya entonces estabas con él, ya habías precedido todo lo creado, y que te congratulabas de la creación realizada: tus pobres siervos pedimos que los que te creemos maravilloso por la creación de estas cosas, te anunciemos fielmente nacido para nuestra redención; que siempre aflore a nuestros labios en la predicación lo que sea certeramente conducente para la gloria eterna de todos y que los que te confesamos nacido de la Virgen merezcamos gozar en paz con aquella que te engendró.

 

 

Señor Jesucristo, que nososotrs, animales tuyos, te encontremos puesto en el pesebre a ti, a quien confesamos y creemos que estás cabe el Padre, Dios inmenso; que seas nuestro alimento en el tiempo oportuno y en el futuro la saciedad eterna; que aquí no nos apartemos de ti y que permanezcamos contigo allí, mientras una voz angélica muestra tu pesebre y anuncia el gozo de tan gran nacimiento que ha de ser provechoso para todos los pueblos.

Inicio página

 

Señor Jesucristo, que, saliendo de la boca del Altísimo antes que toda criatura, fundaste de un modo admirable el mundo: está presente en tu Iglesia a la que te dignaste congregar del orbe entero; para que de la misma manera que eres considerado como Creador del mundo, así también seas conocido en todo y por todo como Salvador de la Iglesia.

Br. Moz. fol. 28. col. 1; Br. Got. fol. 48.

 

 

Señor Dios omnipotente,creador de los collados eternos, que con tu palabra creaste todas las cosas, y con la misma, imperandolo tú, todas fueron hechas y todas adquirieron consistencia a tu mandato; asístenos con misericordia inenarrable; para que dirijas los corazones de los rectamente creyentes a la salvación eterna por el mismo Verbo hecho carne por nosotros por quien lo dispusiste desde el principio al crear toda criatura.

 

 

Señor Jesucristo, obra en nosotros según tu abundante misericordia; que de la misma manera que dispones, junto con el Padre, la creación de todas las cosas, así también lo santifiques todo con tu redención; que sean causa de gozo eterno en el cielo no sólo las realidades creadas, sino también las recuperadas; para que tú mismo te goces en nosotros mientras nos conduces al gozo eterno.

 

 

Tu criatura se alegra sobremanera de tu venida, Señor, ante cuya presencia se derriten los montes: concédenos, pues, a nosotros, dignos de tu compasión, que seamos remunerados con el gozo de tu navidad, ya que nos encontramos en condición tan humilde; que lo que resultó inaudito a los siglos acerca de tu Encarnación, dé en nosotros frutos de fe fecunda; y pues en la tierra te confesamos nacido de la Virgen, te experimentemos por la riqueza de tus dones y por tu continua indulgencia por nuestros pecados.

 

 

Señor Jesucristo, Dios grande nacido del Padre, que te has dignado nacer pequeño del hombre por nosotros, para que el mundo, hecho por ti sea también salvado por ti; sé propicio y compadécete de nosotros; límpianos de las impurezas mundas y haznos limpios en este mundo al que no viniste a juzgar, sino a salvar; para que merezcamos recibir el nuevo nacimiento y el don de la adopción en ti, nacido pequeño para nosotros,y dado a nosotros como hijo.

Br. Moz. fol. 29. col. 2; Br. Got. fol. 50.

Inicio página

 

Señor Dios, que no eres constreñido por ley alguna ni de la naturaleza ni del tiempo, sino que obras espontáneamente en tus subditos lo que quieres: como ya hiciste este incomparable portento, de que el Unigénito, coeterno contigo, naciese hombre de la Virgen sin intervención de varón, y de que antes de cohabitar una madre incorrupta diese a luz: concede con irresistible piedad este cambio en los que son enemigos: para que adquieran tu reconciliación merced a este misterio que, cual milagro inaudito, ilumina desde hace siglos a las gentes.

 

 

Señor Jesucristo, tú que verdaderamente eres alfa y omega, principio y fin, que estás con el Padre antes de los siglos y que en el tiempo naces de la Virgen, que sentado sobre el trono de David, ni tu potestad ni tu paz tendrán término; que lo corrijas con poder y que tengas sobre él un dominio verdadero para siempre: tú que eres conocido como el Rey de la gloria, concede, según eso, el don de la gracia, y tú, que viniste al mundo en la humildad de la carne, haz a los que redimiste partícipes de tu reino futuro.

 

 

Señor Jesucristo, que eres gozo indecible para los cristianos y cuya potestad y paz no tendrán fin: que permanezca en nosotros el dominio y la grandeza perenne de tu imperio; para hacernos tuyos en todo y por todo quita de nosotros todo lo que encuentres que no te pertenezca, que no haya en nosotros nada que obstaculice tu poder y que resista a tu paz, antes bien que tú solo nos poseas, que eres Rey de reyes y Señor de señores, que reinas ahora y siempre.

Br. Moz. fol. 18. col. 2; Br. Got. fol. 49.

 

 

Señor Jesucristo, antes del cual no hubo ningún otro Dios, ni lo habrá después; tú que diste la salvación a tu pueblo y que ya antes te llamaste fiel en tus palabras y santo en todas tus obras: quita de nosotros la incredulidad que pudiera originarse de una duda mental, y llena nuestro corazón con los dones de tu gracia; que se te crea y se te conozca como Dios verdadero a ti que eres confirmado como salvador de todos con milagros y poder.

 

 

Señor Jesucristo, a Quien el Padre y su Espíritu enviaron, que al venir aquí en donde ya estabas, no te apartas, aun viniendo, de Aquel de quien procedes: mira propicio a tu pueblo; para que te reciba como verdadero juez de misericordia a ti, de cuya venida, como piadoso salvador, se alegra.

Inicio página

 

¡Oh Dios que eres la Verdad! y que te has dignado manifestarte siempre en el cielo y en la tierra no para abandonar el cielo, antes para unir lo terreno a lo celeste: arranca de nosotros las obras de falsedad; que nuestros días no se consuman en la vanidad, sino que por tu medio lleguen a la eternidad; que lo que la falsedad sometió á la miseria, la verdad lo restituya a la felicidad.

 

 

Señor Jesucristo, tú que eres nuestra redención, sé también nuestra salvación; sana la herida de nuestro dolor, tú que tomaste la frágil naturaleza humana y que viniendo Te dignaste cargar nuestro peso; rogamos que vacíes de malas obras nuestros trabajos y que piadosamente confirmes en el bien nuestros deseos.

Br. Moz. fol. 36. col. 3; Br. Got. fol. CCXX.

 

 

Cristo, Salvador y Señor nuestro, que no procedes de voluntad o unión de varón, sino que lleno de gracia y de verdad, naces de un seno virginal; que, Verbo hecho carne por nosotros, apareces glorioso a todos: concede a nuestras súplicas que los que te confesamos llenos de gracia y de verdad, te sigamos sin descanso; y que de la misma manera que lo prometido acerca de tu nacimiento, significado en figuras, se ha cumplido a la perfección, así también tu gracia opere cuanto antes la muerte de nuestros pecados; para que seamos coronados por la gracia los que hemos creído verdaderamente, y que a aquellos por quienes la verdad se hizo conocer, la gracia no consienta que ahora perezcan.

 

 

Sabiduría inmensa de Dios Padre, que eres reconocida como Hijo y Señor de David según los vaticinios del profeta; tú que mientras ocupas el trono del Padre riges la casa de Jacob, es decir la Iglesia: concede de tal modo tu gobierno protector a todos nosotros que estamos en ella, a fin de que merezcamos vivir eternamente; que vivamos sin fin en tu reino del que no tememos el fin. juzgarlo desde ahora y para siempre.

Br. Moz. fol. 28. col. 2; Br. Got. fol. 49.

 

 

Cristo, confesamos que has nacido Hijo y que el principado es puesto sobre tus hombros; determinas que comience el principio de nuestra salvación en los mismos hombros sobre los que te dignaste echar por nosotros el patíbulo de la cruz: que tu reino se agrande en tu Iglesia; que tu nombre se extienda, que se multiplique tu imperio; y ya que posees pacíficamente todas las gentes, que tu paz no tenga fin.

Inicio página

  Otras oraciones para el mismo día

Señor Jesús, Hijo coeterno del Eterno Padre, cuya divinidad, dimanada del Padre, muestra principio pero desconoce comienzo: tú que en el tiempo has nacido por nosotros, hombre de humana naturaleza, hace algún tiempo, concede a nuestros tiempos la gracia abundante de tu piedad y la paz: que nos busques para salvarnos y nos poseas para engrandecernos.

 

 

Hombre verdadero y Dios omnipotente, cuyo nombre es siempre admirable en toda la tierra, bien al nacer de la Virgen de un modo maravilloso en la humildad de la carne y ser alabado por los coros de los ángeles, bien al ser anunciado por los ángeles y ser visto por los pastores; te rogamos, Señor, que a quienes hiciste conocer tales maravillas, los introduzcas felizmente en la vida eterna y destruyendo al feroz enemigo, nos conduzcas ilesos a ti con la protección de tu mano.

 

 

Sabiduría coeterna del Eterno Padre, que permaneciendo con él antes de los siglos viniste de él al tiempo; rogamos que quites de nosotros toda ignorancia; que iluminados y hechos partícipes tuyos por tu gracia, podamos comprender qué es lo que te has guardado como propio y qué es lo ajeno recibido por nosotros, ya que no quisiste esto para perder lo tuyo, sino para, corrigiendo lo nuestro, agrandarlo misericordiosamente.

 

 

Señor, cuyo Verbo habita en el ámbito del cielo y hecho carne es irradiado por la tierra: concédenos adherirnos a los mandatos del mismo verbo al que, mediante una predicación santa, has hecho conocer de generación; que de la misma manera que dispone todo juntamente contigo en la creación, así también santifique todo en la Redención.

 

 

Dios omnipotente, que formaste el mundo con la cooperación y la complacencia gozosa de tu Verbo; concédenos que ya que nos creaste para gozar no seamos envueltos por los pecados en el llanto eterno, antes bien seamos protegidos con el auxilio de tu poder; que la alabanza de los que ahora se alegran termine en ti, por quien fue restituida la salvación de los libertados.

Inicio página

 

Cuando un profundo silencio lo envolvía todo y la noche hacía su recorido se hizo un grande y expectante silencio antes de que tu Verbo, Señor, descendiera del cielo y barriera la tierra, ya que se había dejado de alabarte en todo el mundo. Mas cuando tu Palabra Omnipotente descendió desde tu trono real, comenzó por doquier a subir hasta ti un cántico sonoro de alabanza en que se mezclan las acciones y los encomios de quienes se congregan para profesarte: con el corazón se cree para la justicia y con la boca se confiesa tu nombre para la salvación; es cierto que el camino del error nos perdió, porque la luz vino a las tinieblas y las tinieblas no pudieron acogerla; pero tól silencio se rompió porque la confesión de tu Verbo resonó por todo el universo: alégrense, pues, nuestros labios cuando te entonen salmos y celebre nuestra alma la festividad de su redención; para que tú, que eres el gozo de los redimidos seas en el futuro nuestro premio y eterna alabanza.

 

 

Señor Jesucristo, que eres la paz cuyo imperio no conoce fin ni termina con el tiempo: que permanezca en nosotros la grandeza peremne y el dominio de tu imperio; para que puedas encontrar en nosotros toda clase de dones tuyos, adhiérenos a ti en todo y por todo; que con tu indulgencia nos hagas pacíficos y que con tu poder nos conserves seguros e ilesos.

 

 

Señor Jesucristo, que naciendo de Madre Virgen sin corrupción alguna, te manifiestas amante de la virginidad, porque mientras tu concepción está exigiendo una madre, tu alumbramiento está proclamando a una virgen: sana misericordiosamente la corrupción de nuestro espíritu y de nuestra carne; haz que ambos sean castos a tus ojos; que el alma sumisa a ti posea un cuerpo casto, y se presente a ti sincera para recibir el premio.

 

 

Señor Jesucristo, a Quien el Padre Omnipotente envió al mundo para redimirlo, que vienes ciertamente allí donde ya estabas, y no te apartas de allí de donde habías salido: mira propicio a tu pueblo y concédele la ayuda de tu poder; para que te reciba como a juez misericordioso que ha de venir de quien no duda que ya ha venido como piadoso salvador.

 

 

Completuria de Matutino

Señor Jesucristo, descanso de los ángeles y de todos los santos, en esta festividad sacratísima de tu nacimiento concede hoy el descanso a tu pueblo; que liberado de sus culpas y cargas pecaminosas encuentre su descanso en ti y que alabándote junto con toda la creación reciba en todo y por todo tu bendición; no consientas que aquél a quien viniste a librar del demonio sea defraudado del don de tu bendición; sino que bendiciéndote continuamente, sea bendito por ti.

Br. Moz. fol. 29. col. 3; Br. Got. fol. 51.

Inicio página

 

Bendición de Matutino en la Natividad del Señor

El Unigénito Hijo de Dios, que por misericordia se unió a la naturaleza humana, por puro don os una a su divinidad.
R/. Amén.

Y el que por vosotros, para nacer de parto virginal contuvo las leyes de la naturaleza humana, os prive de los peligros de vuestra humanidad y os enriquezca con los dones de su divinidad.
R/. Amén.

Y de la misma manera que se abaja por vosotros con humildad verdadera, así también os reciba en la plenitud de sus misericordias.
R/. Amén.

 

 

Oración de Vísperas para recitarse el mismo día en que se celebra la misa de Navidad

Señor, hemos visto tu gloria como del unigénito del Padre, unigénito por tu divinidad, primogénito por don; allí único del Padre, aquí principal entre los hermanos; allí uno con el Padre, aquí primero entre los hermanos; allí con igual subsistencia y permaneciendo en el seno del Padre, aquí no abandonando a los compañeros; allí creador, aquí elevando desde abajo; concede que aquellos a quienes te diste en el mundo, sean partícipes de tu reino; sé en el futuro dador generoso para quienes un día viniste como piadoso redentor.

Br. Moz. fol. 36. col. 3; fol. 346. col.2; Br. Got. fol. 63; Br. Got. fol. CCXX.

 

 

Bendición

El Señor Jesucristo que os redimió con su nacimiento, él mismo os conforme en la fe y os gobierne en la tentación.
R/. Amén.

Que os multiplique en la virtud, os levante en la enfermedad, os alegre en la ansiedad.
R/. Amén.

Él infunda en vosotros la gracia de su piedad, os suavice la disciplina, os perdone la ofensa.
R/. Amén.

 


Notas:
1. Las oraciones en latín pueden encontrarse en el Libellus orationum anecdotus ecclesiasticorum officiorum gotico-hispanus, &c. de G. Bianchini contenido en  Liturgia antiqua hispanica gothica isidoriana mozarabica toletana mixta illustrata, &c. Vol. 2, pp. 34-39. Roma 1746. Las versiones en español se toman de Javier Ibáñez - Fernando Mendoza, María en la liturgia hispana. Ediciones de la Universidad de Navarra, Pamplona 1975, pp. 285-331.

Índice de oraciones hispano-mozárabesInicio página

© La Ermita. España MMXIII