La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TIEMPOS LITÚRGICOS HISPANO-MOZÁRABES

Oraciones hispano-mozárabes Cuaresma hispano-mozárabe. La clausura de la fuente bautismal

 

SIGNATIO FONTIS / CLAUSURA DE LA FUENTE

Introducción

El Misal Hispano-Mozárabe 1 prevé la posibilidad del sellado y apertura de la fuente bautismal, como queda claramente reflejado, tanto en la primera oración de la liturgia bautismal de la Vigilia Pascual, como en las rúbricas que la anteceden:

Post lectionem ultimam Veteris Testamenti cum sua oratione, ordinatur processio episcopi, ministrorum et baptizandorum, comitantibus parentibus et patrinis, ad baptisterium sive fontem, ibique incipit pars tertia, seu Liturgia baptismalis.

Hæc autem non habet per se locum in conspectu totius populi; potest tamen uno vel alio modo ita ordinari, ut populus eam participare possit.

Si vero initio Quadragesimæ, secundum antiquam traditionem, signatus est fons, dicit episcopus hanc orationem ad reserandum illum:

Finalizada la última lectura del Antiguo Testamento y su oración, el obispo, los ministros y los bautizandos, acompañados por sus padres y padrinos, se dirigen en procesión al bautisterio o fuente y allí da comienzo la parte tercera, o Liturgia bautismal.

Las cosas que siguen no tienen que desarrollarse a la vista de todo el pueblo, si bien de una forma u otra, el pueblo puede participar en ellas.

Si al comienzo de la Cuaresma, según la antigua tradición, se ha sellado la fuente, el obispo dice esta oración para abrirla:

Oratio / Oración
Ad venerábilem salutis ætérnæ fontem gréssibus cóncitis properántes, obsecrámus magnificéntiam tuam, dominátor omnípotens Deus, ut fontem signátum clávibus indulgéntiæ tuæ nobis reserári præcípias et dulcíssimum aquæ póculum sitiéntibus impértias.

Íntonet super aquas has vox tuæ divinitátis, et Spíritus tuæ sanctificatiónis inhábitans in eis medélam valetúdinibus cónferat univérsis.

Emissiónes quoque paradísi nunc ex eo largiénter prófluant; ut cæléstium gratiárum múnera novi infántes, te propitiánte, percípiant.
R/. Amen.

Acercándonos a la venerable fuente de la salud eterna, con animados pasos, suplicamos tu magnificencia, omnipotente Dios dominador, para que mandes que la fuente sellada sea abierta para nosotros con las llaves de tu indulgencia y hagas partícipes a los sedientos del vaso dulcísimo de agua.

Suene sobre estas aguas la voz de tu divinidad, y el Espíritu de tu santificación que habita en ellas confiera a todos los enfermos el remedio.

Lo que mana ciertamente del paraíso fluya ahora largamente de él para que los nuevos niños, propiciándolo tú, perciban los dones de las gracias celestes.
R/. Amén.

Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.
Et reseratur fons. Y se abre la fuente.

San Ildefonso de Toledo (†667) también nos habla del cierre o sellado de la fuente al inicio de la Cuaresma y su apertura en la Pascua:

"Esta fuente, dado que está llena de los misterios de la salvación humana, con razón se abre y se cierra, a tenor del Pontifical, y se bendice para que se abra. Se clausura en los días de Cuaresma, se abre en los tiempos de Pascua. El cerrarla en Cuaresma significa que, excepto caso de gravísima necesidad, en estos días no se puede bautizar en manera alguna en todo el mundo. Pero el hecho de abrirla en Pascua por la bendición del pontífice significa que es manifiesto el misterio de la resurrección del Señor, en el cual se abrió la entrada al hombre para la vida, con el intento de que, consepultado en la muerte de Cristo, resucite con él en la gloria de Dios [...]. Se cierra la fuente con el sello del anillo y se abre con la bendición del obispo y los misterios del sacramento" 2.

Igualmente, el canon 2º del Concilio XVII de Toledo (694) 3, mandaba que el baptisterio debía permanecer cerrado, salvo casos de extrema necesidad, durante toda la Cuaresma, sellándose la puerta con el sello del anillo episcopal.

CONCILIO XVII DE TOLEDO

De obserandis ostiis baptisterii in initio quadragesimae.

Licet in initio quadragesimae baptizandi generaliter claudatur mysterium, tamen ut ecclesiasticae consuetudinis ordo deposcit necesse est ut ostia baptisterii in eodem die pontificali manu et annulo assignata  claudantur, et usque in Coenae Domini solemnitatem nullatenus reserentur, ob id videlicet ut et per signaculum pontificum, excepto gravissimae necessitatis obventu, in his diebus monstretur per totum orbem non licere tieri baptismum et sanctificationem; iterum episcopali eadem observatione reserata signetnr dominicae patere mysterium Resurrectionis, in quo ad vitam factus est aditus homini, ut quia per baptismum consepultus est, in morte Chrisli resurgat cum eo in gloria Dei. Quod quia in aliquibus ecclesiis minime haec sancta consuetudo ab episcopis custoditur atque peragitur, ideo per hanc nostram sententiam sancimus atque decernimus; ut ita a totius Hispaniae et Calliarum ponlificibus custodiatur, quatenus in praedicto die, initii videlicet quadragesimae, et ostia sancti baptisterii cum laudum consummatione claudantur, et ab episcopis suorum annulorum signaculo obsignentur, ita ut nisi in Coenae Domini celebritate, quando more solito altaria assolent devestiri, eadem debeant ostia reserari. Inconveniens etenim res est, ut illic in praememoratis quadragesimae diebus cunctis aditus pateat adeundi, ubi non licet debitum mysterium exerceri.

Que se cierren las puertas del bautisterio al principio de cuaresma.

Aunque al principio de cuaresma cesa la administración general del bautismo; sin embargo, el orden eclesiástico pide de necesidad que en el mismo día se cierren las puertas del bautisterio por mano del pontífice, y se sellen con su anillo, y que por ningún pretexto se abran hasta la solemnidad de la Cena del Señor; para que por este sello de los pontífices se demuestre en todo el orbe que en estos días no es lícito administrar el bautismo ni dar la santificación sin una apremiante necesidad; y en el día de la resurrección del Señor vuelvan a abrirse del mismo modo que se cerraron, en cuyo día se abrió paso al hombre para la vida; para que toda vez que fue consepultado por medio del bautismo en la muerte de Cristo resucite con él en la gloria de Dios. Y como que en algunas iglesias no se observa ni practica por los obispos esta santa costumbre; por lo tanto, sancionamos y decretamos mediante esta nuestra sentencia, que se guarde así por los pontífices de toda España y de las Galias; y que en el referido día, a saber, al principio de la cuaresma, se cierren las puertas del santo bautisterio, cantando alabanzas, y se sellen por los obispos con su anillo; y que no se abran sino en la celebridad de la Cena del Señor, cuando suelen desnudarse los altares del modo acostumbrado; pues no es conveniente que en los referidos días de cuaresma se permita la entrada a todos en donde no es lícito ejercer el misterio debido.

Inicio página

La signatio fontis en el Antifonario de León

Las Vísperas de salida del Domingo de Carnes tollendas del Antifonario de León se cierran con un psallendum y un alleluiaticum que se suelen considerar como pertenecientes a un rito de clausura o sellado de la fuente o pila bautismal al inicio de la cuaresma y del que no contamos con otras referencias litúrgicas. El propio Antifonario no ofrece rúbrica alguna al respecto, por lo que la función de estos cantos se ha deducido tanto de su propio contenido como de su colocación al final de los oficios del primer Domingo de Cuaresma. Ese era el día y el momento en el que en el rito hispano se sellaba la fuente bautismal hasta su apertura en la Vigilia Pascual, siguiendo las pautas y el ritmo de los ritos preparatorios para la recepción del bautismo por los catecúmenos.

Sin embargo, si bien sobre la primera antífona o psallendum no parece haber duda acerca de su pertenencia al rito de la signatio, no ocurre lo mismo con la segunda antífona o aleluyático, ya que hay diversas opiniones sobre si éste formaba parte de los ritos del sellado de la fuente o de los de la despedida del aleluya que se realizaban también en las Vísperas de salida del Domingo de Carnes tollendas 4. Por nuestra parte, creemos que ambas funciones no son incompatibles y que tanto por la temática de la antífona como por ser el último canto que cierra el oficio en el Antifonario bien pudiera ser el colofón de ambos ritos.

Inicio página

SIGNATIO FONTIS / CLAUSURA DE LA FUENTE 5

Psallendum / Psallendum Cfr. Ct 4,12-13; Sal 28,3; 41,2 41,3; 64,10; 77,20a; 103,10; 113,8

Fons signatus, alleluia, paradisus plenus fructum pomorum, alleluia, alleluia, alleluia.

V/. Vox Domini super aquas, Deus maiestatis intonuit * Dominus super aquas multas.

II. Sicut cervus desiderat ad fontes aquarum * ita desiderat anima mea ad te Deus.

III. Sitibit anima mea ad Deum vivum * quando veniam, et apparebo ante faciem Dei.

IIII. Flumen Dei repletum est aqua * praeparasti cibum illorum, quia ita est praeparatio tua.

V. Qui percussit petram.-
Quoniam percussit petram, et fluxerunt aquae * et torrentes inundaberunt.

VI. Qui emittit fontes in convallibus * inter medios montium pertransibunt aquae.

VII. Qui convertit petram in stagna aquarum * et rupes in fontes aquarum.

Eres fuente sellada, aleluya, paraíso repleto de frutos exquisitos, aleluya, aleluya.

V/. La voz del Señor sobre las aguas, el Dios de la gloria ha tronado, el Señor sobre las aguas torrenciales.

II. Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.

III. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?

IIII. La acequia de Dios va llena de agua, preparas los trigales; así preparas la tierra.

V. Él hirió la roca, brotó agua y desbordaron los torrentes.

VI. De los manantiales sacas los ríos, para que fluyan entre los montes.

VII. Que transforma las peñas en estanques, el pedernal en manantiales de agua.

Inicio página

Alleluitaticum / Aleluyático Dt 32,34; Sal 116,1

Allelluia, hæc dicit Dominus: signata est in thesauris meis, alleluia, in illa die restituam vobis alleluia, alleluia.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto, in sæcula sæculorum. Amen.

V/. Laudate Dominum, omnes gentes et conlaudate eum omnes populi.

Aleluya, esto dice el Señor: está sellado en mis depósitos, aleluya, hasta el día que os sea restituido, aleluya, aleluya.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

V/. Alabad al Señor todas las naciones, aclamadlo todos los pueblos.


NOTAS

1. Missale Hispano-Mozarabicum I , pp. 385-386.
2. San Ildefonso de Toledo, La virginidad perpetua de Santa María; El conocimiento del bautismo; El camino del desierto. Blanco García, Vicente; Campos Ruiz, Julio (Ed.). BAC 320. Madrid 1971, p. 340. El conocimiento del bautismo. Cap. 107.
3. Tejada y Ramiro, Juan, Colección de cánones y de todos los concilios de la Iglesia de España y de América, Tomo II. Madrid, 1861. p. 597.
4. Gabriel Ramis Miquel en La iniciación cristiana en la liturgia hispánica  Ed. Grafite, Bilbao 2001, p. 220 se inclina por considerarlo como parte del rito de la signatio fontis. Así también Sebastiàn Janeras en Elements orientals en la litúrgia visigòtica. Miscel·lània litúrgica catalana, Vol. 6. Ed. IEC, 1995, p. 122, aunque posteriormente en otra de sus obras: La iniciación cristiana en la tradición litúrgica oriental, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2005, nota 15, p. 42 se decanta por considerarla como integrante de la despedida del aleluya.
También la considera dentro de la despedida del aleluya José Larrañaga Aldazábal en: La comunidad celebrante: sus intervenciones en la eucaristía.Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona 1989, p. 40.
5. Antiphonarium Mozarabicum de la Catedral de León. Ed. PP. Benedictinos de Silos, León 1928, p. 68: Officium in Carnes Tollendas. In eodem diem ad Vesperum, f. 109v. El Antifonario sólo indica el inicio de los versículos del psallendum. Los hemos completado a partir del Salterio del Breviarium Gothicum. La versión española se toma de la
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice de oraciones y tiempos litúrgicosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita. España MMXVIII