Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

ORACIONES HISPANO-MOZÁRABES

Oraciones hispano-mozárabes Comentarios a las lecturas de la Misa de la Asunción de Santa María Virgen

 

COMENTARIOS A LAS LECTURAS
DE LA SOLEMNIDAD
DE LA
ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN
*

ADOLFO V. IVORRA ROBLA

Grabado de santa María Virgen

CONCEPCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN

15 de agosto: Asunción de santa María Virgen
Profecía: Ct 1,8.9.15; 2,10-12.13.14; 3,6; 4,1.4.7s.12s; 6,9s; 8,5.6. Cantos de amor.
Psallendum: Sal 44,5
Apóstol: 2Cor 10,17–11,2. Gloriarse en el Señor.
Evangelio: Lc 10,38-42; 11,27s. Marta y María.

 

María es modelo y figura de la Iglesia. Unida de modo singular a la persona de su Hijo y limpia de toda culpa, no conoció la corrupción del sepulcro, dato atestiguado desde la época más remota al no existir reliquias suyas en ningún lugar.

La fiesta del 15 de agosto parece tener su origen en el santuario jerosolimitano de la Kathisma, donde desde el siglo V se celebró una fiesta general de la Madre de Dios en el día de su tránsito. La fiesta, desde el Oriente, irá difundiéndose llegando a Roma en el siglo VII y a España en el siglo IX.

Los textos de la misa son largos y son expresión en algunos casos de la incipiente mariología del segundo milenio 1.La palabra de Dios proclamada ya no se estructura desde las correspondencias habituales (Profecía- Psallendum-Evangelio) sino que se trata más bien de una serie de textos que gozan de una interpretación mariológica en sí mismos y de este modo serán interpretados. La Profecía se estructura en centones de versículos, cuyo sentido en esta solemnidad es realzar la belleza física de María. Aunque la solemnidad pertenezca a finales del primer milenio, de algún modo anticipa la mirada piadosa a María en la época postridentina, que veía en ella al paradigma de mujer físicamente perfecta por la ausencia del pecado original. Aproximaciones metafóricas a la belleza de María se encuentran también en el primer milenio cristiano aunque son dispersas. Las escogidas aquí de alguna forma transforman la frase del Avemaría «bendita tú entre las mujeres» con el versículo que abre la lectura: «la más bella de las mujeres». La conocida frase del Cantar, el amor más fuerte que la muerte, da la clave para comprender el misterio de María que celebramos hoy: el amor divino en María y el amor humano con que vivió las virtudes heroicas la llevaron a ser elevada a la Gloria de Dios después de su tránsito terreno. Dormición o muerte, el fin de la vida terrena de la Madre de Dios se abre por el amor vivido y profesado a la vida eterna.

También el final de la segunda lectura da sentido a la misma y recuerda la nota característica de María: ser virgen. La imagen nupcial nos acerca al misterio de la unión de María con Cristo, que ya se prolonga más allá de la carnalidad biológica compartida. También el gloriarse en el Señor revela la asimetría de esa relación, donde es María la que después de su muerte se presenta ante Cristo.

El evangelio asume o acomoda en este contexto el pasaje de las hermanas Marta y María para presentar a santa María Virgen como esa María. Al final de este evangelio se lee un pasaje posterior ya clásico: la alabanza de la mujer de la multitud acerca de la madre de Jesús. Ambos pasajes se unen en este evangelio subrayando la centralidad de la palabra: la María de la aldea estaba sentada a los pies de Cristo, escuchando su palabra, mientras que la actitud que Él subraya en su respuesta a la mujer de la multitud es también la escucha de la palabra. El cumplimiento de la misma al final del evangelio pone término a la visión sobre la vida de María: no solo guardaba en su corazón lo visto y oído en la vida de su hijo, sino también ponía por obra el mensaje salvador.


Notas:

* Ivorra Robla, Adolfo, Comentarios a las lecturas hispano-mozárabes de las solemnidades de los santos, en Liturgia y espiritualidad, Octubre 2018/10, pp. 591-592.

1. «La fiesta de santa María, el 18 de diciembre, permaneció como la única fiesta de la Virgen en la liturgia hispánica hasta que se introdujo la solemnidad de la Asunción: eso no aconteció antes del siglo IX o, probablemente, más tarde aún. El oficio y la misa del 15 de agosto pertenecen a un estilo muy diverso del de la eucología hispánica del siglo VII. Cargados de poesía bíblica y grandes alabanzas a la Virgen, son incomparablemente más pobres respecto a la auténtica teología acerca del misterio de la maternidad divina de la Señora»: J. Pinell, «El culto mariano en las liturgias occidentales no-romanas», en AA .VV, La Virgen María en el culto de la Iglesia, Salamanca 1968, 170s.

 

Índice de oraciones hispano-mozárabesInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita. España MMXX