ORACIONES HISPANO-MOZÁRABES

Oraciones hispano-mozárabes Adviento. Rito de la luz de Adviento

 

Adviento

ADVIENTO HISPANO-MOZÁRABE
RITO DE LA LUZ DEL ADVIENTO

 

ÍNDICE
Introducción.
Rito de la luz de Adviento.
1. Rito de la luz.
2. Sonos.
3. Conclusión.

INTRODUCCIÓN

Lo que sigue es una versión simplificada del oficio de Vísperas hispano-mozárabe para los domingos de Adviento, compuesta por: rito de la luz, sono, suplicacióndespedida, habiéndose tomado los textos latinos del Breviarium Gothicum. Se trata tan solo de una propuesta de La Ermita y por tanto sin ningún otro valor que el de ser una sugerencia para la oración durante el tiempo de Adviento.

Los distintos elementos que componen el rito de la luz se detallan a continuación:

RITO DE LA LUZ

El rito de la luz inicia los oficios de Vísperas del rito hispano-mozárabe. Comprende una invocación inicial seguida del canto de la antífona laudes (también denominada vespertinum), que, a su vez, en las primeras Vísperas de los domingos de Adviento, salvo el VI, va acompañada de una oración colecta.

Invocación inicial. En el Breviario no tiene ningún título. El P. Pinell 1 la denomina oblatio luminis u oblación de la luz, porque antiguamente la invocación se acompañaba del gesto de ofrecer en el altar la primera lámpara que se encendía en la iglesia. Así lo recoge también la guía de Las Vísperas de san Lucas en rito Hispano-Mozárabe, Seminario de San Ildefonso, Toledo 1993 donde las rúbricas para este rito son las siguientes:

Estando la iglesia débilmente iluminada, se coloca, oculto tras el altar, un gran cirio encendido. Los ministros entran en silencio, se inclinan ante el altar, y el diácono, o en su defecto el sacerdote toman la fuente de la luz, la muestran al pueblo y dicen: In nómine Dómini...

Woolfenden 2 cree, que más que ofrecer la luz a Dios este rito quiere expresar cómo Dios ofrece la luz a su pueblo. En cualquier caso, en este momento es cuando se puede encender la vela o cirio, que a su vez podría ser el de la corona que corresponda a cada domingo.

Para realizar este rito de forma privada

Lauda (Laudes). Una vez encendida la vela se recita o cantan las laudes, que es una antífona responsorial sálmica. Recibe también el nombre de antífona, psalmus y vespertinum. Antiguamente, mientras se cantaba el vespertinum se iban encendiendo el resto de las luces. También la guía mencionada recoge esto en sus rúbricas:

Durante este canto, que entonan los cantores y que se repite desde el lugar indicado, se encienden las luces de la iglesia.

Oración. Acompaña a las laudes solo en algunos domingos y festivos y en el oficio de Santa María en sábado. Termina siempre con la misma fórmula conclusiva y el saludo. En las Primeras Vísperas de los Domingos I a V de Adviento la oración es la misma 3, mientras que el VI carece de ella. Se omite en las Segundas Vísperas del domingo.

SALMODIA

A continuación se sigue con la salmodia, que en nuestro caso reducimos al sonus o sono propio de cada domingo 4.

Sono. Es un responsorio aleluyático. El aleluya falta en el primer domingo de Adviento. En el Breviario se encuentra como elemento propio de los domingos (no todos), de los festivos, del oficio de Santa María en sábado y de las ferias del Tiempo Pascual. Según el P. Pinell, mientras se cantaba el sono se incensaba el altar.

CONCLUSIÓN

Tras el sono proponemos rezar otro elemento del oficio de Vísperas como es la suplicación con el texto específico del Adviento seguido de los kyries, para finalizar con la fórmula de despedida con que terminan los oficios.

Supplicatio. Se trata de un invitatorio o exhortación diaconal a la plegaria, que en el oficio va a continuación del himno 5. Según el P. Pinell a esta exhortación le seguían unos momentos de oración en silencio que concluían con la petición "concédelo, Dios eterno y todopoderoso". Woolfenden, sin embargo cree que tras la suplicación existía una auténtica letanía, de la cual no queda ningún rastro ni en el Breviario ni en los manuscritos antiguos.

Después se recitan los kyries, que en los manuscritos nunca contienen la invocación Christe eleison, incluida en el Breviario seguramente por influencia romana, y que nosotros omitimos.

Fórmula de despedida. Es una fórmula similar a la del inicio del oficio y muy característica del rito hispano-mozárabe donde podemos hallar otras variantes en el oficio y en la misa 6.

RITO DE LA LUZ DE ADVIENTO

1. RITO DE LA LUZ

DOMINGOS I A V DE ADVIENTO

Como sugerencia para el rezo en privado: Encender un cirio o vela y tras hacer la señal de la cruz, elevarlo un poco mientras se realiza la oblación de la luz. Después, depositar el cirio o la vela en su lugar, que puede ser una corona preparada para seis velas. Acto seguido se rezan las laudes y su oración y después el sono correspondiente a cada domingo.

 

Oblatio luminis / Oblación de la luz
In nomine Dómini nostri Iesu Christi lumen cum pace. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, luz con paz.
R/. Deo grátias. R/. Demos gracias a Dios.

 

Lauda / Laudes
A solis ortu usque ad occásum, laudábile nomen Dómini.

V/. Sit nomen Dómini benedíctum, ámodo, et usque in ætérnum.
R/. Laudábile nomen Dómini.

Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre del Señor.

V/. Sea el nombre del Señor bendito desde ahora y para siempre.
R/. Sea alabado el nombre del Señor.

Oratio / Oración
Deus, cuius nomen est benedíctum a solis ortu usque ad occásum, reple cor nostrum sciéntia, et ori nostro tuæ laudis offícia députa, ut, sicut omne per ævum débito honóre benedíceris, ita ab ortu solis usque ad occásum cónsono cunctórum ore laudéris.
R/. Amen.
¡Oh Dios, cuyo nombre es bendito desde la salida del sol hasta su ocaso! Llena de ciencia nuestros corazones y abre nuestros labios en tu alabanza; para que como eres bendito con el debido honor por todos los siglos, así seas alabado de oriente a occidente por todas las naciones.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus, et vivis, et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito, y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

DOMINGO VI DE ADVIENTO

Como sugerencia para el rezo en privado: Encender un cirio o vela y tras hacer la señal de la cruz, elevarlo un poco mientras se realiza la oblación de la luz. Después, depositar el cirio o la vela en su lugar, que puede ser una corona preparada para seis velas. Acto seguido se rezan las laudes  y después el sono correspondiente a cada domingo.

 

Oblatio luminis / Oblación de la luz
In nomine Dómini nostri Iesu Christi lumen cum pace. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, luz con paz.
R/. Deo grátias. R/. Demos gracias a Dios.

 

Lauda / Laudes 5
Erit lux magna in témpore vespertíno, quia ecce véniet Dóminus Deus vester.

V/. Et illuminabúntur, qui in ténebris sunt, et in umbra mortis sedent.
R/. Quia ecce véniet Dóminus Deus vester.

Una gran luz vendrá al atardecer, porque he aquí que viene el Señor vuestro Dios.

V/. Para iluminar a los que yacen en tinieblas y en sombras de muerte.
R/. Porque he aquí que viene el Señor vuestro Dios.

Inicio página

2. SONOS

PRIMER DOMINGO

Sono / Sono Sal 94,1-2
Veníte, exultémus Dómino, iubilémus Deo salutári nostro.

V/. Præoccupémus fáciem Dei in confessióne, et in psalmis.
R/. Iubilémus Deo, salutári nostro.

Venid, cantemos jubilosos al Señor, aclamemos a la roca que nos salva.

V/. Vayamos ante él a darle gracias y a cantar himnos en su honor.
R/. Aclamemos a la roca que nos salva.

SEGUNDO DOMINGO

Sono / Sono Sal 95,12-13a.1-2a.3a
Allelúia. Gaudébunt campi, et ómnia, quæ in eis sunt. Tunc exultábunt ómnia ligna silvárum ante fáciem Dómini, quóniam venit, allelúia.

V/. Cantáte Dómino cánticum novum, cantáte Dómino omnis terra. Psállite Deo, et benedícite nomen eius, annunciáte inter gentes glóriam eius.
R/. Quóniam venit, allelúia.

Aleluya. Que sonrían los campos con sus frutos, que griten de alegría los árboles del bosque delante del Señor, porque ya viene, aleluya.

V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra. Cantad al Señor, bendecid su nombre, publicad su gloria entre las gentes.
R/. Porque ya viene, aleluya.

TERCER DOMINGO

Sono / Sono Is 62,6b-7; 61,11
Allelúia. Qui reminiscímini Dóminum, ne taceátis, et ne detis siléntium, donec stabilíat, et ponat Ierúsalem laudem in terra.

V/. Allelúia. Sicut terra, quæ prodúcit flores suos, et sicut hortus semen suum gérminat; ita Dóminus germinábit iustítiam.
R/. Laudem in terra.

Aleluya. Vosotros, los que rendís memoria al Señor, no os concedáis reposo. No le deis tregua a él, hasta que restablezca a Jerusalén y la constituya como gloria en medio de la tierra.

V/. Aleluya. Como la tierra echa sus brotes, como un huerto hace brotar lo sembrado, así el Señor Dios hará germinar la justicia.
R/. Como gloria en medio de la tierra.

CUARTO DOMINGO

Sono / Sono Sal 49,1-3a
Deus deórum Dóminus locútus est, vocávit terram ex Sion, spécies decóris eius, allelúia.

V/. Deus maniféste véniet, Deus noster, et non silébit.
P.
Spécies decóris, eius, allelúia.

El Dios de los dioses, el Señor, ha hablado, ha convocado al mundo desde Sión, dechado de hermosura, aleluya.

V/. Ya viene nuestro Dios y no se callará.
R/. Dechado de hermosura, aleluya.

QUINTO DOMINGO

Sono / Sono  
Apparébit nobis Salvátor, quasi nubes clara média die, allelúia.

V/. Et sicut guttæ distillántes in fáciem terræ sitiéntis.
R/.  Média die, allelúia.

Se nos apareció el Salvador, como nubes en un medio día resplandeciente, aleluya.

V/. Y como gotas que caen en tierra que ansía lluvia.
R/. A medio día, aleluya.

SEXTO DOMINGO

Sono / Sono Sal 79,2a.3b-4.
Qui regis Ísrael, inténde, et veni ut líberes nos, allelúia.

V/. Deus virtútum convérte nos, et osténde fáciem tuam.
R/. Et veni, ut líberes nos, allelúia.

Pastor de Israel, escucha, y ven a socorrernos, aleluya.

V/. Oh Dios, haz que seamos lo que fuimos, haz que brille tu rostro.
R/. Y ven a socorrernos, aleluya.

Inicio página

3. CONCLUSIÓN

Como sugerencia para el rezo en privado: Tras la exhortación de la suplicación, se puede orar un momento en silencio y después concluir diciendo: "concédelo...". Luego se sigue con los kyries y se termina con la fórmula de despedida.

 

Supplicatio / Suplicación
Orémus Redemptórem mundi Dóminum nostrum Iesum Christum, cum omni supplicatióne rogémus; ut nos grátia advéntus sui propítius iustificáre dignétur. Oremos al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo y roguémosle con toda suplicación que por la gracia de su advenimiento se digne propicio justificarnos.
R/. Præsta ætérne omnípotens Deus. R/. Concédelo, Dios eterno y todopoderoso.
Kýrie eléison, Kýrie eléison, Kýrie eléison. Kýrie eléison, Kýrie eléison, Kýrie eléison.

 

In nomine Dómini nostri Iesu Christi perficiámus cum pace.
R/. Deo grátias.
En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, finalicemos con paz.
R/. Demos gracias a Dios.

 


Notas:
1. Pinell, Jordi OSB, Liturgia hispánica. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 1998, pp. 268-270.
2. Woolfenden, Graham, La oración diaria en la España cristiana. Cristiandad, Madrid 2003, p. 51.
3. Ver Breviarium Gothicum, fol. 1.
4. Domingo I de Adviento: Breviarium Gothicum, fol. 1; Domingo II, fol. 14; Domingo III, fol. 21; Domingo IV, fol. 26; Domingo V, fol. 32; Domingo VI, fol. 39.
5. Para el Adviento: Breviarium Gothicum, fol. 2.
6. Breviarium Gothicum, fol. 3.

 

Índice de oraciones hispano-mozárabesAdviento (3)Inicio página

© La Ermita. España MMXI