ORACIONES HISPANO-MOZÁRABES

Oraciones hispano-mozárabes Adviento Hispano-Mozárabe

 

Adviento

ADVIENTO HISPANO-MOZÁRABE

ÍNDICE
Breve esquema del Adviento.
El cómputo del Adviento.
Comentarios a las lecturas del Adviento.
Rito de la luz de Adviento.

 

Breve esquema del Adviento hispano-mozárabe.

El Adviento hispánico consta de seis semanas: el primer domingo es el que cae entre el 13 y el 19 de noviembre, el más próximo a la festividad de San Acisclo. Ningún signo externo de carácter penitencial disminuye el tono festivo de sus textos, ordenados a suscitar la alegre esperanza de la Venida del Señor. (Missale Hispano-Mozarabicum II, prenotando, 4).

Domingo I Misa del Domingo I. Año I.
Misa del Domingo I. Año II.

Comentarios a las lecturas del Domingo I.

Domingo II Misa del Domingo II. Año I.
Misa del Domingo II. Año II.

Comentarios a las lecturas del Domingo II.

Domingo III Misa del Domingo III. Año I.
Misa del Domingo III. Año II.

Comentarios a las lecturas del Domingo III.

Domingo IV Misa del Domingo IV. Años I y II.

Comentarios a las lecturas del Domingo IV.

Domingo V Misa del Domingo V. Año I.
Misa del Domingo V. Año II.

Comentarios a las lecturas del Domingo V.

Domingo VI Misa del Domingo VI. Año I.
Misa del Domingo VI. Año II.

Comentarios a las lecturas del Domingo VI.

 

Inicio página

El cómputo del Adviento.

Así como el inicio del Adviento en el rito romano se halla vinculado al día 30 de noviembre, fiesta de san Andrés apóstol 1, en el rito hispano-mozárabe lo está al día 17 de noviembre, fiesta de san Acisclo mártir. El primer domingo del Adviento hispano-mozárabe es el más cercano al 17 de noviembre, excepto cuando este día cae en jueves, en cuyo caso lo será el domingo anterior. De esta manera, el primer domingo de Adviento puede caer entre los días 13 y 19 de noviembre inclusives 2 con lo que la duración de este periodo litúrgico oscila entre 36 y 42 días, contando desde el primer domingo hasta el día 24 de diciembre; es decir aproximadamente igual a la Cuaresma.

Al observar el actual Misal hispano-mozárabe puede sorprender que disponga de un ciclo de dos años para los domingos I, II, III, V y VI y de uno solo para el domingo IV 3. Ello tiene que ver con las dos antiguas tradiciones litúrgicas hispanas, pues aunque ambas realizaban el cómputo del Adviento en relación con la fiesta de san Acisclo, lo hacían de manera distinta.

Así, la llamada "Tradición A" aplicaba al Adviento un sistema de cómputo un tanto forzado basado en el de la Cuaresma. Se suponía un año ideal en que la Navidad cayera en jueves -asimilándola al Jueves Santo en que termina la Cuaresma- y se contaban treinta y nueve días hacia atrás. De este modo, el primer día del Adviento sería el lunes día 17 de noviembre, fiesta de san Acisclo -asimilada al cuaresmal Lunes del Ayuno 4- y existirían cinco domingos entre ambas fiestas, para cada uno de los cuales esta tradición cuenta con un formulario propio.

Sin embargo, como el día de Navidad puede, de hecho, caer en cualquier día de la semana y el día de san Acisclo también, el caso ideal de cinco domingos se dará sólo cuando el 17 de noviembre caiga en lunes, martes, miércoles o jueves. Pero si lo hace en viernes, sábado o domingo, los domingos serán seis y faltará un formulario específico para ese domingo extra.

En cambio, en la conocida como "Tradición B", no se presentaba este problema pues el cómputo no se hacía desde el día 17 de noviembre como día fijo, sino que se contaban sencillamente seis domingos antes de la Navidad, para los cuales se compusieron formularios propios. El inicio del Adviento variará en este caso de un año a otro, pudiendo caer entre los días 13 y 19 de noviembre, siempre en torno al día de san Acisclo. Este es el sistema que se mantiene en el Misal actual, heredero fundamentalmente del Missale Mixtum de 1500.

Parece ser que este sistema del Missale Mixtum y de la Tradición B en general es más tardío que el de la Tradición A pues conservó textos antiguos de éste con claras referencias a una época en que el día de san Acisclo día era el inicio del Adviento. Así lo podemos ver aun en los formularios tanto en el Breviarium Gothicum como del Missale Hispano-Mozarabicum.

En el Breviario Gótico podemos encontrar una primera alusión al inicio del Adviento en la completuria de las Vísperas de san Acisclo 5 y también en la oración de la sexta antífona de Matutino 6. Igualmente, en la misa del día de san Acisclo son numerosas las alusiones al Adviento y en particular a su inicio, como se comprueba en la oratio admonitionis 7:

Celebrando, hermanos queridos, la gran solemnidad del beatísimo Acisclo, tributemos a la divina omnipotencia las mayores alabanzas y gracias por el triunfo de sus mártires, y al mismo tiempo y con igual afecto, oremos con la mayor humildad, para que podamos consumar felizmente nuestra propia lucha. Supliquemos también con insistencia a su generosa bondad,  para que lo mismo que a nuestros mártires les concedió no sólo el mérito y la dignidad de su martirio, sino también el amor ardiente para arrostrarlo, también a nosotros, como nos ha dignificado con la gracia de su adopción, nos revista de santidad, para que alcancemos su mismo dignidad, y, acabada la lucha de este mundo, nos conceda por el beneficio de su indulgencia, alcanzar el brillo del amor inextinguible.

Y como según el don concedido, ellos rechazaron los premios de esta vida,  para dedicarse a la gloria perenne de la futura, así por su gracia, para que nosotros despreciemos con firme decisión los atractivos de este mundo, y esperemos con felicidad los gozos sempiternos, nos preste fortaleza la intercesión ante Dios de estos mártires, desde cuya festividad empezamos a celebrar el glorioso adviento del Dios humanado.
R/. Amén.

 


Notas:
1. El primer domingo es siempre el más cercano al  día 30 de Noviembre. Si San Andrés cae en domingo, ese mismo día comenzará el Adviento.
2. Ver prenotando 151 del Missale Hispano-Mozarabicum.
3. Missale Hispano-Mozarabicum I, pp. 115-121; Liber Commicus I, pp. 33-36.
4. Para más información ver "Cuaresma hispano-mozárabe".
5. Domine Deus Omnipotens, qui glorioso dispositionis munere ante sæcula cuncta disponis, quæ per sæcula ordinata discurrere vis; dum ex te ante omnia tempora consempiternum, coæqualemque, omnipotentem, et consubstantialem tibi unicum Filium prodire vis; quem in finem sæculorum visibus hominum visibilem hominem ostendis; ut humanum genus, quod fraus diaboli expulerat a paradiso, ejus humilitate referres in Coelum: Quem ad conjungendam sibi Ecclesiam ut sponsum e thalamo procedentem destinasti; de cujus utero procreata Sanctorum agmina tamquam rosas, vel lilia Martyrum, Confessorum, vel Virginum aggregas copiæ: qui per te tibi placentes, tuaque jussa implentes, Mundum omnem velut nihilum reputantes, pro te corpore cæsi, animas sanctorum Aciscli atque Victoriæ, quorum annua vice festa suscipimus, eorum meritis sempiterna præmia capiamus. Et quia odor majestatis tuæ mire flagrans, jam desiderabile illud adventus tui nos invitat suscipere festum, precantes petimus, et crebra supplicatione deposcimus; ut sic inchoata adventus tui gaudia cum hymnis, et canticis, et psalmis, modulatione vocis statutis peragamus diebus; ut ad sanctum diem Filii tui Natalem purgatis maculis delictorum, cum fructu accedamus operum bonorum (
Breviarium Gothicum, fol. CCCXX, col. 1245).
6. Deus Dei Filius, quem Sancti omnes cum exultatione magna praestolantes visuri sunt in ea gloria, in qua Patri similis es in natura; sanctorum tuorum Aciscli et Comitum ejus devote celebrantes solemnia, peccatorum dele chirographa: ut qui adventus tui in hoc die inchoamus gaudia, cum eis in illa futura Beatitudine post transitum mereamur jocundari in patria. R/. Amen  (
Breviarium Gothicum, fol. CCCXXII, col. 1247).
7. Missale Hispano-Mozarabicum II, p. 68.

 

Índice de oraciones hispano-mozárabesAdviento (2)Inicio página

© La Ermita. España MMXI