La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Completurias pascuales

 

Completurias pascuales (1)
 

Estas que siguen son las oraciones conclusivas (completuriæ) de los oficios de Laudes y Vísperas de la primera semana de Pascua, tomadas del Breviario hispano-mozárabe de 1775 (Breviarium Gothicum), que es el que continúa actualmente en vigor.

En ellas se establece, mediante relaciones simbólicas, un paralelismo entre las dos grandes obras de Dios, la Creación y la Redención. La Redención se presenta como una réplica de la Creación, una nueva Creación semejante pero superior a la primera.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
In Laudibus / Laudes
Christe Dei Filius, qui venerabilis diei hujus excursum, et prius a te conditæ lucis, et post veræ resurrectionis tuæ mysteriis consecrasti, dum singulari trophæo triumphator inferni olim in hoc die devicto diabolo triumphasti; da nobis, ut de sepulchro vitiorum exeamus ad te lumen verum, qui es resurrectionis nostræ principium: ut, quia in te mors ultra nullo modo dominabitur, per veram Resurrectionis tuæ potentiam, quam verissime profitemur, peccata nostra amodo nobis nullatenus dominentur; ut qui matutinum sacrificium pro nobis ipse oblatus es, in hoc Resurrectionis tuæ tempore matutino ab omni nos jubeas purificari piaculo. Cristo, Hijo de Dios, que consagraste este día venerable primero a la luz creada y después al misterio de tu Resurrección, cuando triunfaste singularmente en este día sobre el infierno y el diablo: concédenos salir del sepulcro de los vicios e ir a Ti, luz verdadera y principio de nuestra resurrección. Y ya que la muerte no tiene dominio alguno sobre Ti, haz por la virtud de tu Resurrección, que confesamos sinceramente, que no nos dominen más nuestros pecados. Y tú, que ofreciste por nosotros un sacrificio matutino, haz por la celebración matutina que hacemos de tu Resurrección que seamos librados de todas las penas que merecemos.
 
Ad Vesperum / Vísperas
Deus, cujus unum hunc ex omnibus duximus diem, in quo creatis rebus omnibus voluisti esse et præsentis lucis indicem, et æterni luminis testem, ut in eo resurgeret inluminatio temporum, atque resurgeret inluminatio animarum: quique Dominicæ et operationis primus, et resurrectionis idoneus revolutus in circulo, et reductus in calculo, Paschalis solemnitatis inciperet mysterium, et concluderet sacramentum; respice  in hoc tempore acceptabili, et in hac die salutis super servos tuos, Domine, quos redemisti de captivitate nequitiæ spirituali trophæo Dominicæ passionis: quos Agni tui sanguine tinctos, ne vastator læderet, liberasti; Esto nobis prævius in solitudine vitæ hujus, quo et in die calorem tentationis nostræ quasi nubes protegens obumbres, et in nocte a tenebris peccatorum nos quasi columna ignis inlumines: ut, dum ades ad salutem, perducas ad requiem. Dios, de quien hemos recibido este día único entre todos, el cual quisiste que fuera, al crear todas las cosas, un signo de la luz que nos alumbra y un testigo de la luz eterna, para que de él surgiera la iluminación de los tiempos y de las almas. Este día, el primero de la operación divina y el más idóneo para la Resurrección, vuelve periódicamente coincidiendo consigo mismo en la cuenta de los días, de manera que en él comienza y en el concluye el misterio de la solemnidad pascual. En este tiempo aceptable y en este día de la Salud mira, Señor, a tus siervos que redimiste de la cautividad espiritual del pecado por la pasión victoriosa del Señor, y a los que liberaste tiñéndolos con la sangre de tu Cordero para que no los hiriera el devastador. Marcha, Señor, delante de nosotros en el desierto de esta vida, protegiéndonos durante el día como la sombra de una nube contra el calor de la tentación e iluminándonos durante la noche como una columna de fuego contra las tinieblas del pecado. Así, realizando nuestra salvación, nos conduzcas al descanso.

Inicio página

LUNES DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Adest Domine secundi illius diei luminosa species, in qua matutina lux, Christus videlicet noster, in firmamento legis a se conditæ se indicit agnoscendum. Præsta ergo nobis, ut, qui luce resurrectionis coruscavit in mundo, abundantia pietatis redundet in sæculo: qualiter ita firmamento legis suæ corda nostra præmuniat, ut inlæsos nos ad æternam pertrahat vitam. He aquí, Señor, la imagen luminosa de aquel segundo día, en la cual se simboliza a nuestro Cristo como luz de la mañana puesta en el firmamento de la Ley creada por Él y donde puede ser reconocido. Concédenos, pues, que Él, que resplandeció en el mundo por la luz de su Resurrección, alcance todos los hombres y tiempos por la abundancia de su amor y afinque de tal manera nuestros corazones en el firmamento de su Ley, que nos conduzca ilesos a la vida eterna.
Ad Vesperum / Vísperas
Christe Deus noster, qui secundo die firmamentum formans, quasi solidamentum scripturarum in Ecclesia præparas, quo cœlestes populos Angelorum ab infirmitate inferiorum hominum, quasi aquas ab aquis, discernere voluisti: quique duo testamenta constituens, figuram veteris sacrificii per testamentum novum immolatione tui corporis complevisti; da nobis, ut intellectu prudentiæ angelicis potestatibus, quasi aquis superioribus sociemur, et semper ad superna tendamus: qualiter ita solidamentum utriusque legis in corde nostro præpolleat, ut resurrectionis tuæ potentia ad gaudia nos pertrahat  infinita. Cristo, Dios nuestro, al crear el firmamento en el día segundo -que figuraba el suelo firme que son las Escrituras en la Iglesia- quisiste separar los pueblos celestes de los ángeles de los hombres débiles que habitan debajo, como se separaron al principio las aguas unas de otras; y al constituir dos Testamentos hiciste realidad la figura del antiguo sacrificio por una alianza nueva en la inmolación de tu Cuerpo. Concédenos que nos asociemos en espíritu a las potencias angélicas, como a aguas superiores, y tendamos siempre a lo alto. Haz también que de tal manera prevalezca en nuestro corazón la firmeza y solidez de una y otra Ley, que la fuerza de tu Resurrección nos lleve a los gozos infinitos.

Inicio página

MARTES DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Lucidum diei tertii speculum agnoscentes, in quo per conditum firmamentum legis divisæ sunt aquæ ab aquis, fideles utique ab infidelibus segregati; te Dominum rogamus et petimus, ut vera fide nos instruas, et ab infidelitate disjungas: ut qui tertia die te suscitatum ab inferis credimus, lucis æternæ præsidio muniamur. Viendo ya la flecha luminosa del día tercero, en el cual se separan por medio del firmamento de la ley las aguas unas de otras; es decir, los fieles de los infieles, te rogamos, Dios, y te pedimos que nos instruyas en la verdadera fe y nos separes de la infidelidad, y fortalezcas con la luz eterna a los que creemos que resucitaste al tercer día de los infiernos.
Ad Vesperum / Vísperas
Omnipotens Deus Pater, qui die tertio ab infidelium cordibus, quasi ab inferioribus salsis aquis aridam, id est populum fontem fidei sitientem, segregare dignatus es; da nobis, ut ab infidelium laqueis segregati, resurrectionem Filii tui prædicemus indubii: ut qui tertio ab inferis suscitatus est die, trina nos virtutum copulatione resuscitet: quo fide, spe et charitate robusti, de æterno resurrectionis mereamur munere consolari. Dios Padre omnipotente, que te has dignado segregar de entre los corazones de los infieles al pueblo sediento de la fuente de la fe, como tierra (separada) de las aguas saladas inferiores: concédenos ser segregados de los lazos de la infidelidad y proclamar con toda decisión la Resurrección de tu Hijo. Y que Él, que fue resucitado al tercer día de los infiernos, nos resucite por la unión de las tres virtudes, de manera que, fortalecido por la fe, la esperanza y la caridad, podamos consolarnos con el premio eterno de la resurrección.

Inicio página

MIÉRCOLES DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Luminosa diei quarti lux matutina refulget, in qua tu, Deus Omnipotens, magna luminaria in firmamento cœli constituens, quadrifluo Evangeliorum omnem mundum visitans inrigasti, cum eum pretioso tuo sanguine redemisti; da ergo nobis, ita lucore in firmamento Ecclesiæ, ut æternam mereamur pervenire ad requiem: ut qui Primogenitus ex mortuis crederis, indultor quoque criminum in judicio sentiaris. Refulge la luz radiante de la mañana del cuarto día, en el cual Tú, Dios omnipotente, creaste las grandes luminarias en el firmamento del cielo y en el que viniendo al mundo lo regaste con los cuatro ríos del Evangelio al redimirlo con tu sangre preciosa. Concédenos lucir de tal manera en el firmamento de tu Iglesia que podamos llegar al descanso eterno y así podamos encontrarte en el Juicio como juez indulgente los que creemos en Ti como primogénito de los muertos.
Ad Vesperum / Vísperas
Ecce, Domine, vesperum quarti diei hujus officiosis luminaribus frequentamus, in quo luminaria in firmamento cœli constituens, quasi in solidamento legis infigens, quatuor videlicet Evangelistarum una te voce canentium corda inlustrare dignatus es: quo te in quatuor mundi partes et mortem pro nobis gustasse, et a mortuis resurrexisse, unitis vocibus nuntiarent: Te ergo petimus, teque rogamus, ut in hujus vitæ obcuritate, ita resurrectionis tuæ in nobis præfulgeat gratia, ut resurrecturi mereamur pertingere ad coronam. Henos aquí, Señor celebrando con luces la tarde del día cuarto, en el que fijaste las luminarias en el firmamento del cielo y en el que te dignaste ilustrar los corazones de los cuatro Evangelistas, que son como las luminarias del firmamento de la Ley, que te cantan unánimemente y proclaman a las cuatro partes del mundo que gustaste la muerte por nosotros y resucitaste de entre los muertos. Te pedimos y rogamos que en la oscuridad de esta vida luzca ante nosotros la gracia de tu Resurrección, para que así podamos llegar hasta la resurrección y el premio.

Inicio página

JUEVES DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Lucidi exortus diei quinti primordium contuentes, in quo vivarum reptilia animarum, et volatilia tu, Deus noster, formare dignatus es, te poscimus, teque rogamus, ut quos vivificans renovasti Baptismatis unda, nos resuscitando a vitiis, pertrahas ad superna; et qui te valde diluculo a mortuis resurrexisse gaudemus, nos semper ad cœlestia evolasse resurrectionis tuæ munere gratulemur. Contemplando el comienzo luminoso del quinto día en que te dignaste, Dios nuestro, crear los animales vivos, reptiles y aves, te suplicamos y pedimos que a los que renovaste por el agua del bautismo dándoles una nueva vida los atraigas a las cosas de arriba resucitándoles de los vicios. Y a los que recordamos con gozo que resucitaste al amanecer de entre los muertos, concédenos el gozo eterno de haber volado a lo celestial por la virtud de tu Resurrección.
Ad Vesperum / Vísperas
Deus, qui in operatione quinti diei reptilia animarum vivarum, homines scilicet renovatos per sacramentum Baptismatis, condidisti: et volatilia cœli, animas videlicet Sanctorum ad superna volantes manifesta virtutum luce, formasti: præbe animabus nostris invictum de tua resurrectione solatium: ut per te renovati resurgamus ad gloriam, per quem regenerati sumus ad vitam. Dios, que en la obra del día quinto creaste los reptiles y las aves, es decir, los hombres renovados por el sacramento del bautismo y las almas de los santos que vuelan al cielo con la luz manifiesta de las virtudes, concede a nuestras almas el consuelo invencible de tu Resurrección y resucita a la gloria a los que por Ti hemos sido regenerados a la vida y renovados.

Inicio página

VIERNES DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Adest fulgidum diei sexti curriculum, sextæ ætatis continens sacramentum; In illo formatus homo ex nihilo, in isto reparatus ex aliquo: in quo tu, Dei Filius, dum pro nobis indebitam suscepisti mortem, mortis devicisti auctorem; da ergo nobis, ut quos de manu tanti hostis tuo sanguine redemisti, non patiaris æternis doloribus cruciari: ut qui triumpho resurrectionis tuæ, ea quæ sursum sunt nos quærere præcipis, modificatione pietatis corda nostra mortifices a delictis. Hijo de Dios, va a comenzar la carrera luminosa del día sexto, que encierra el misterio de la sexta edad. En aquél fue creado el hombre de la nada, en ésta es reparado en la existencia que ya tenía, cuando Tú venciste al autor de la muerte al aceptar por nosotros una muerte indebida. Concédenos, pues, a los que libraste de las manos de tan gran enemigo con tu sangre que no seamos atormentados por los sufrimientos eternos. Y tú, que nos mandas por el triunfo de tu Resurrección buscar las cosas de arriba, da muerte por tu amor a los delitos de nuestro corazón.
Ad Vesperum / Vísperas
Deus, Dei Filius, qui hominem, quem sexto die formasti ex nihilo, sexta ætate sæculi redemisti sanguine tuo: et qui tunc bene conditus male cecidit; nunc in melius reformatus surrexit: da nobis, ut ita veraciter redemptionis nostræ mysterium perpendamus, qualiter in morte et resurrectione tua perenniter gloriemur: ut qui tempore salutis, mundo occurrens, mortem nostram moriendo devicisti, ab æterna nos liberes damnatione judicii. Dios, Hijo de Dios, que formaste al hombre de la nada en el día sexto y le redimiste con tu sangre en la sexta edad, de manera que ahora resucita reformado en algo mejor ese hombre que cayó mal después de haber sido creado bien, enséñanos a apreciar en toda su verdad el misterio de nuestra Redención para que nos gloriemos constantemente en tu Muerte y Resurrección. Y Tú, que viniendo al mundo en el tiempo de la salud venciste nuestra muerte con la tuya, líbranos en el juicio de la condenación eterna.

Inicio página

SÁBADO DE PASCUA
In Laudibus / Laudes
Christe, Dei Filius, qui exortum diei septimi in tua requie consecrasti, cum otium sabbati in sepulchro positus complevisti; da requiem cordi nostro beneplacitam tibi, ut ab operibus nostris ita in te veraciter quiescamus, ne in otio sabbati peccatorum nostrorum oneribus adgravemur: ut qui te e sepulchri quiete resurrexisse fideliter credimus, e cœlis item ad judicium venientem mitissimum sentiamus Piissime. Cristo, Hijo de Dios, que consagraste al amanecer del séptimo día con tu descanso, cuando cumpliste en el sepulcro el precepto sabático: da a nuestro corazón un descanso que sea de tu agrado para que descansemos de verdad en ti de nuestros trabajos, de manera que en el descanso del sábado no agravemos nuestra conciencia con el peso de nuestros pecados. Y haz que los que creemos fielmente que fuiste resucitado de la quietud del sepulcro te sintamos venir del cielo a juzgarnos como juez benignísimo.
Ad Vesperum / Vísperas
Christe Dei Filius nostrarum requies animarum, qui otium sabbati requiescens in tumulo complevisti: ut in quo olim requieveras ab omni opere faciendo, in eo etiam requiesceres in sepulchro, hunc nobis veraciter sanctificans diem, cujus vesperum in prima nobis sabbati, quæ et octava dies est, lucescit: ut, qui dixeras de tenebris lumen splendescere, manifeste a mortuis resurgens appareres in carne; dirige cursum vitæ nostræ in viam sanctificationis omnimodæ, qualiter ita in his septem diebus, quibus mundus iste peragitur, et in quibus quotidie nobis Agnus occiditur, et Pascha quotidie celebratur, salubriori vitæ curriculo conversemur: ut absque fermento malitiæ verum Pascha mereamur quotidie celebrare: et ita ab omnibus operibus nostris in hoc die sanctificatione tibi placita quiescamus, ut octavi illius æterni diei resurrectionis gloria consolemur, quia te præcipiente oramus. Cristo, Hijo de Dios, descanso de nuestras almas, que cumpliste el descanso del sábado reposando en la tumba, como antiguamente cuando descansaste de todas las obras, santificando con ello este día en cuyas últimas horas comienza ya a lucir el domingo, que es el octavo día, en que apareciste manifiestamente en la carne resucitando de entre los muertos, Tú que habías dicho que la luz irradiara en las tinieblas: Dirige el curso de nuestra vida por el camino de una santificación total. En estos siete días, en los que se creó este mundo y en los que diariamente se celebra la Pascua con la inmolación del cordero, haz que orientemos nuestra vida por un camino más fructífero de manera que merezcamos celebrar diariamente la Pascua verdadera sin el fermento de la maldad. Concédenos también que santifiquemos este día como a ti te agrada con el descanso de nuestras obras, de manera que seamos consolados con la gloria de la resurrección en el octavo y eterno día.

Nota

(1) Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Breviarium Gothicum. Los textos en español están tomados de Martínez Sáiz, Pablo; El tiempo pascual en la liturgia hispánica. Desarrollo, estructura y contenido teológico, Instituto Superior de Pastoral, Madrid 1969, pp. 149,151,153,154,157,159,162.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

© La Ermita - España MMVII