EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

 

INTRODUCCIÓN (1)

El himno Æterne rerum conditor es un elemento fijo que abre los oficios dominicales de Matutino del Oficio hispano-mozárabe, excepto durante el Tiempo Pascual, (salvo Pentecostés). Atribuido con casi total certeza a san Ambrosio, el Oficio hispano lo tomó de la liturgia ambrosiana en torno a los siglos VIII-IX, añadiéndole un breve repertorio de oraciones -nueve en el Breviarium- conocidas como colectas u "oraciones de Æterne", que constituyen un género eucológico especificamente hispano-mozárabe. Es el único caso en el que el Breviario incluye una oración vinculada a un himno, lo que hace pensar que su incorporación a la liturgia sea relativamente tardía. La temática de estas oraciones está directamente relacionada con la del himno al que de alguna manera completan y desarrollan, sin vinculación con el tiempo litúrgico.

HIMNO

Ad Matutinum / Al Matutino (2)
Ætérne rerum Cónditor,
   Noctem diémque qui regis,
   Et témporum das témpora,
   Ut álleves fastídium.

Præco diéi jam sonat
   Noctis profúndæ pérvigil:
   Noctúrna lux viántibus,
   A nocte noctem ségregans.

Hoc excitâtus lúcifer
   Solvit polum calígine;
   Hoc omnis errôrum chorus
   Viam nocéndi déserit.

Hoc nauta vires cólligit
   Pontîque mitéscunt freta:
   Hoc ipsa petra Ecclésiæ
   Canénte, culpam díluit.

Surgâmus, ergo strénuè,
   Gallus jacéntes éxcitat,
   Et somnoléntos íncrepat,
   Gallus negántes árguit.

Gallo canénte spes redit,
   Ægris salus refúnditur.
   Mucro latrônis cónditur,
   Lapsis fides revértitur.

Jesu labéntes réspice,
   Et nos vidéndo córrige:
   Si réspicis, lapsi stabunt,
   Fletùque culpa sólvitur.

Tu lux, refúlge sénsibus,
   Mentísque somnum díscute:
   Te nostra vox primùm sonet,
   Et ore psallâmus tibi.

Glória Patri ingénito,
   Glória Unigénito,
   Una cum Sancto Spíritu,
   In sempitérna sæcula.
   R/. Amen.

   Creador sempiterno de las cosas,
Que gobiernas las noches y los días,
Y alternando la luz y las tinieblas
Alivias el cansancio de la vida.

   Invocando a la luz desde las sombras
El heraldo del sol alza sus voces:
Nocturna claridad de los viajeros,
Que separa la noche de la noche.

   Al oírlo el lucero se levanta
Y borra al fin la obscuridad del aire,
Con lo cual el tropel de los espíritus
Malignos pone fin a sus maldades.

   Con esta voz que al nauta reanima
Las olas del océano se calman,
Con esta voz hasta la misma piedra
De la Iglesia se acuerda de su falta.

   El gallo canta y llama a los dormidos
Increpa a los poltrones y reprende
A los que se resisten a su canto.
Levantémonos, pues, resueltamente.

   Canta el gallo y renace la esperanza,
Retorna la salud a los heridos,
El puñal del ladrón vuelve a la vaina
Y la fe se despierta en los caídos,

   Pon tus ojos, Señor, en quien vacila,
Y que a todos corrija tu mirada:
Con ella sostendrás a quien tropieza.
Y harás que pague su delito en lágrimas,

   Alumbra con tu luz nuestros sentidos,
Desvanece el sopor de nuestras mentes,
Y sé el primero a quien, agradecidas,
Se eleven nuestras voces cuando suenen.

   Glorificado sea el Padre eterno,
Así como su Hijo Jesucristo
Y así como el Espíritu Paráclito,
Ahora y por los siglos de los siglos.
   R/. Amén.

Inicio página

ORACIONES DE ÆTERNE (3)

Oración 1

Æternum te auctorem, et Conditorem rerumque omnium Dominum omnis lingua confitetur, et credit: tu enim in principio omnia fecisti: tu ipsa petra Ecclesiæ, in qua culpas nostras deflentes diluimus: tu enim in principio labentes respice, et videndo nos corrige; ut nostra vox tibi semper insonet in atriis tuis, et resolvere mereamur tibi. Propter clementiam tuam petimus, ineffabilis Deus, ut super nos vigilet custodia tua semper angelica: et venientes ad lucem cum exultatione a tuo lumine in æternum numquam discedamus: et electis tuis in æterna gaudia perfrui mereamur.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Toda lengua proclame su creencia de que eres el Creador eterno y ordenador de todo lo creado. Porque tú hiciste en e principio todas las cosas, tú la roca básica de la Iglesia, en la que borramos nuestras culpas al llorarlas. Míranos cuando empezamos a desviarnos y corrige nuestras inclinaciones, para que de nuevo volvamos a ti, y nuestra voz te invoque siempre, Dios inefable. Pedimos por tu clemencia, Dios inefable, que los ángeles custodios estén siempre vigilantes sobre nosotros, de forma que, llegando jubilosos hasta tu luz, no volvamos nunca a separarnos de ella, sino que seamos partícipes del gozo eterno de tus elegidos.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 92; f. 3.  

Inicio página

Oración 2
Æternum te Dominum, rerumque omnium conditorem, cunctorum vox canit fidelium, qui et certos temporum limites figis et metas, quibus nox secernatur, et dies, æterna lege constituis. Abyssus etenim sapientiæ tuæ, ut mortalium levaret fastidium, aliud labori concessit, aliud quieti servavit. Præsta ergo, omnipotens Deus, ut mens ægra sopore, dum gallo canente admonetur, alacriter currens ad spem redeat lucis, et primitias diurni laboris in tuis semper impendat officiis.
R/.
Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

A ti, Señor eterno, creador de todo, te canta la voz de todos los creyentes, a ti que determinas la línea divisoria del día y de la noche, con un decreto firme y permanente; pues tu profunda sabiduría, para evitar el fastidio de los hombres, estableció el tiempo del trabajo y reservó el tiempo del descanso. Concede, pues, Dios omnipotente, que el alma entorpecida por el sopor del sueño, avisada por el canto del gallo, se apresure diligente a volver a la espera de la luz, y dedique a tu servicio las primicias del trabajo diurno.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 111; f. 14.  

Inicio página

Oración 3
Te omnipotentem Dominum, omniumque rerum Dominatorem: te humani generis Redemptorem, cuncta ubique diffusa confitetur Ecclesia, firmissime supra petram fundata: in qua te precantes exaudis, et flentium culpas abluis, luctumque moerentium in gaudium vertis: sic gallo canente spem tribuis cunctis: sic valetudine peccatorum detemptos, facis fiducialiter convalescere ægros: proinde rogamus, ut respectu pietatis tuæ, errantes a fide placatus corrigas, ac cunctis tuis supplicibus indulgentiam culparum concedas: et ut vox nostra te primum, semperque excelsum personet matutinis officiis, te verum Deum prædicando, et laudando, pervigilet.
R/.
Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

A ti, Señor omnipotente, que gobiernas el mundo entero, a ti, Redentor del género humano, te alaba la Iglesia entera difundida por todos los lugares, firmemente fundada sobre la roca; en la que escuchas a los que te suplican, lavas las culpas de los que lloran y cambias en gozo el luto de los tristes; en ella, cuando el gallo canta, nos das a todos la esperanza; en ella, con la salud, libras a todos los paralizados por el pecado y haces que los enfermos recobren la salud con su confianza; por eso te rogamos que según tu piedad, corrijas con ternura a los que se apartaron de la fe, y a todos los que te suplican les concedas el perdón de sus culpas; y como nuestra voz te ensalza en el oficio de Maitines, como Príncipe excelso, nos mantengamos vigilantes, alabándote y confesándote como Dios verdadero.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 113.  

Inicio página

Oración 4

Deus, qui provida majestate, creaturæ totius gubernationem impendis, et diurnis curis quietem nocturnam opponis: tu ne mens prolixitate tenebrarum exæstuet, gallo nos consolaris canente, ut dum præco diei sonat, diurni operis meditatio reviviscat: respice nos jugiter clementi intuitu, et instiga, ne profundæ noctis rore persuasi, diei obliviscamur perennis; sed labentes in tenebris erige, et videndo nos corrige: ut cum Petro resipiscamus errata, et paribus lachrymis crimina defleamus commissa.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Dios que en tu próvida majestad gobiernas todo lo creado y compensas con el descanso de la noche las preocupaciones diurnas; tú, para que a mente no se fatigue por la duración de las tinieblas, nos consuelas con el canto del gallo, de forma que cuando este heraldo del día levanta su voz, reviva el pensamiento del trabajo diurno; míranos siempre con ojos de clemencia y anímanos para que no nos dejemos llevar del error de la noche profunda olvidando el día que no se acaba; al contrario, levántanos de las tinieblas que nos rodean y corrígenos: para que con Pedro volvamos a considerar los errores y con iguales lágrimas lamentemos los pecados cometidos.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 116.  

Inicio página

Oración 5

Deus, quem totius Opificem operis laudando, concelebrat condita magnitudo, cujusque potentiam intelligibilis creatura miratur: tibi supplices honorem deferimus, te cordis vocibus invocamus; ut qui nos ad Matutinum Officium, gallo præconante, exuscitas, placita tibi nostri famulatus vota efficias, ut tuo fulti præsidio, quod delinquendo sorduimus abluas; et jugiter prece justificationis tuæ gratiam nobis impertias.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Dios a quien aclama toda la creación, alabándote como artífice de toda la obra, y cuyo poder admira la criatura racional, te rendimos humildes nuestro tributo de honor y te invocamos con las voces del corazón; de forma que como nos levantas para el oficio matutino, por el canto del gallo, hagas agradables para ti los buenos deseos de nuestro servicio, para que, afirmados por tu ayuda en nuestra fe, recibamos la gracia de la justificación.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 118.  

Inicio página

Oración 6

Deus, qui omnem mundum complexum tenebris, splendoris tui radio illuminas, præsentemque diem Apparitionis tuæ miraculo in usibus nostris exuscitas: præsta æterne Deus, ut a nostris lapsibus resurgentes, discusso infidelitatis sopore, pervigili cura in laudibus tuis toto excitemur affectu: ut exuti operibus tenebrarum, sequamur te verum principem lucis, ut sicut nocturnæ caliginis densitatem, claritas diei infusa dispergit, ita ægrotis medicinæ opus infundas, anxiis consolationem concedas; errantibus viam salutis ostendas; poenitentibus donum indulgentiæ tribuas; quærentibusque, mitis clara luce appareas; ut, splendore tuæ gloriæ in nobis refulgente, cuncta tua Ecclesia spe, fide, et charitate resplendeat.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Dios que iluminas a todo el mundo, que estaba envuelto en tinieblas, con el resplandor de tu luz, y vuelves a hacer presente con un milagro el día de tu Aparición por nosotros, concédenos, Dios eterno, que levantándonos de nuestras caídas, disipado el sopor de la infidelidad, en cuidadosa vigilia, con todo afecto nos dediquemos a tus alabanzas; de forma que, despojados de las obras de las tinieblas, te sigamos, verdadero príncipe de las luces, y así como desaparecen las densas tinieblas nocturnas cuando llega la claridad del día, así infundas a los enfermos el efecto de las medicinas, a los ansiosos el consuelo, muestres el camino de la salvación a los extraviados, concedas a los penitentes el don de la indulgencia, y te muestres a los que te buscan lleno de mansedumbre y brillante de luz; para que brillando en nosotros el resplandor de tu gloria, toda la Iglesia quede iluminada por la esperanza, la fe y la caridad.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 121.  

Inicio página

Oración 7

Domine Deus Pater omnipotens, inspirator precum, teque invocantium velox auditor; voci nostræ, oramus, clementiæ tuæ aurem appone, et nostrorum vincula peccaminum potenti miseratione dissolve: Ac sicut nos gallorum canoribus ad matutini gratiam provocas consurgere, et prophetali vaticinio in lucem gentium unicæ redemptionis prænuncias; ita nunc navigantibus nobis intuitu superno adsiste. Sic, quæsumus, famulatus nostri vota suscipias, ut ad lucem abundanti nos misericordia sublevando perducas.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Señor Dios, Padre omnipotente, que inspiras tú mismo nuestras oraciones y escuchas rápido a los que te invocan, inclina, te rogamos, tu clemente oído a nuestras súplicas, y disuelve con el poder de misericordia los vínculos de nuestros pecados. Y como por el canto de los gallos nos animas a levantarnos para la gracia de los Maitines, y por el vaticinio de los profetas nos llevas a la luz, única redención de las gentes, ayúdanos ahora que somos navegantes con tu mirada desde el cielo. Así aceptarás, como suplicamos, los buenos propósitos de nuestro servicio, para que nos llenes, elevándonos hasta la luz, con tu generosa misericordia.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 26.  

Inicio página

Oración 8

Post gallorum canorum concentus, noctisque quietem exclusam, tibi, Domine, matura nox parturit diem, et galli concrepantibus alis, ore præconio matutinum jubilant hymnum: tibi, Domine, aves coeli laudes emittunt: tuo jussu discussis tenebris, sol radios infert mundo: tua sunt ista miracula omnipotens Pater: nos tantummodo vota portamus, offerentes sancto nomini tuo hæc sacrificia matutina: ut a peccatis præteritis absoluti, de præsenti tribulatione mereamur absolvi.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Después del canto de los gallos, terminado el descanso nocturno, la preñada noche pare al día, y los gallos, agitando sus alas, cantan su pregón, que es para ti, Señor, un himno matutino. Las aves del cielo te alaban en su canto, rechazadas las tinieblas por tu mandato, el sol lanza sus rayos sobre el mundo. Tuyas son estas maravillas, Padre omnipotente; nosotros nos limitamos a formular nuestros votos, para ofrecer a tu santo Nombre estos sacrificios matutinos, para que, absueltos de los pecados pasados, merezcamos quedar también libres de la presente tribulación.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 126.  

Inicio página

Oración 9

Omnipotens, æterne, misericors Deus, qui temporum das tempora; qui singulis temporibus das gratiam, qua administrentur: te veniente, prolixitas tenebrarum exæstuat; gallo nos consolaris canente: ut, dum præco diei sonat, diurni operis meditatio reviviscat. Respice ergo nos jugiter, et instiga, ne profundæ noctis errore persuassi, diei obliviscamur perennis; sed labentes in tenebris erige, et videndo nos corrige: ut cum Petro resipiscamus errata, et paribus lachrymis crimina defleamus commissa.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.

Dios omnipotente, eterno y misericordioso, que dentro de los tiempos señalas temporadas especiales y a cada una de ellas le asignas su gracia para ser por ella celebradas; cuando tú te acercas, se aclara la densidad de las tinieblas; nos consuelas con el canto del gallo, que anuncia en su pregón el día nuevo, para que recuperemos la mentalidad del trabajo diurno. Míranos, pues, sin cesar y estimúlanos, no sea que, poseídos del error de la noche profunda, nos olvidemos del día perenne; antes bien, levántanos cuando resbalamos hacia las tinieblas; corrígenos cuando así nos ves, para que con Pedro traigamos el recuerdo de nuestros errores y con iguales lágrimas lloremos los pecados que cometimos.
R/. Amén.

Por tu misericordia Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 426.  


1. Ver: El Himnario del Oficio Hispano. Félix María Arocena. Scripta Theologica. Vol. 44,  2012, apdo. 2.6.3. y nota 35.

2. Breviarium Gothicum, f. 3.
Traducción: Bernárdez, Francisco Luis, Himnos del Breviario Romano. Ed. Losada, Biblioteca Contemporánea. Buenos Aires, 1952, p. 31; 33.

3. Traducción: Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Tiempo de Cotidiano (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII