La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Oficio Divino (Liturgia de las Horas). Aurora

 

 

 

Introducción

El oficio ferial de la Aurora procede del antiguo oficio monástico hispano en el que se rezaba después del Oficio Matutino (que incluía el actual de Laudes) y antes del Oficio de Prima. En los manuscritos antiguos también se le llama Ordo Peculiaris. Es un oficio muy sencillo, de fácil memorización, pues se repite diariamente sin apenas variaciones.

A pesar de haber desaparecido el monacato hispano prebenedictino en el que tenía su función propia y de haber sido sustituido el Oficio hispano por el romano, esta hora, tomada de un Liber Horarum monacal,  fue incluida en el Breviarium Gothicum del Cardenal Cisneros, habiendo sobrevivido gracias a ello hasta nuestros días, si bien sólo en la Capilla Mozárabe de la catedral de Toledo y en unas pocas ocasiones durante el año.

En el Liber Horarum de Silos, del siglo XI, se incluye este oficio con el nombre de Ordo Peculiaris. Presenta pocas diferencias con respecto al del Breviarium Gothicum, la más destacable de las cuales es la recitación del símbolo de los apóstoles tras el himno.

Ofrecemos en las páginas siguientes tanto la versión del Breviario como la del Libro de Horas de Silos, con un breve resumen previo de la estructura de este oficio.

Inicio página

Estructura

El oficio comienza tanto en el Breviario como en el Libro de Horas con una antífona tomada del salmo 69 si bien en el Libro de Horas la antífona está más desarrollada.

Sigue la salmodia que está formada por el salmo 69 y el salmo 118 dividido en tres partes: 1-8; 9-16 y 17-24. Cada salmo o parte de salmo se concluye con el Gloria, tal y como establecieron el Concilio de Narbona en 589 (c. 1) y el Concilio IV de Toledo en 633 (c. 15) 1. En el caso del Breviario al final de la salmodia se repite la antífona inicial.

A la salmodia le siguen las laudes y a éstas el himno Iam meta noctis transiit, atribuido a san Ambrosio y su versículo. Se continúa con el Credo de los apóstoles y su versículo (ambos se omiten en el Breviario) y los kyries. En el Liber Horarum de Silos son tres kyries mientras que en el Breviario, posiblemente por influencia romana, se intercala un Christe eleison entre los dos kyries.

El Padre nuestro en el Liber Horarum a diferencia del Breviario no aparece con la forma dialogada propia del rito hispano, probablemente porque en este caso lo recitaban todos los monjes, y va seguido de un embolismo distinto al del Breviario.

Se concluye el oficio con dos series de preces a elegir, que varían levemente entre la versión del Breviario y la del Libro de Horas de Silos.

Por su sencillez y su contenido este oficio litúrgico puede servir como oración de la mañana, adecuado para antes de iniciar la jornada. Recordamos que el Breviarium Gothicum de 1775 sigue siendo el libro oficial para el Oficio Divino o Liturgia de las Horas del Rito Hispano-Mozárabe.


NOTAS

1. Concilio IV de Toledo, c. 15. Que se diga, al fin de los salmos, Gloria y Honor a Dios. Al fin de los salmos no se diga, como algunos dicen hasta ahora: Gloria al Padre, sino Gloria y Honor al Padre, conforme al profeta David: «Dad al Señor gloria y honor». Y Juan el evangelista en el Apocalipsis oyó la voz del ejército celestial que decía: «Honor y gloria a nuestro Dios que se sienta en el trono». Por esto esta doble expresión conviene que se diga en la tierra del mismo modo que resuena en los cielos. Mandamos, pues, guardar esta norma a todos los eclesiásticos y si alguno la quebrantarre, será privado de la comunión. pp. 197-198.

 

Índice Oficio DivinoInicio páginaOficio de la Aurora. Breviario

© La Ermita - España MMVIII