La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Modo de celebrar los oficios en 1603

 

DEL OFICIO Y REZO MOZÁRABE Y DE ALGUNOS NOTABLES EN GENERAL 1

Grabado de Breve suma y relación, &c, f. 23v

EUGENIO DE ROBLES,
Capellán de los mozárabes y cura propio de la parroquial de S. Marcos.
Toledo, 1603.

 

Entre otras cosas notables y diferentes del oficio Latino, tiene este oficio santo Mozárabe o Isidoriano o Gótico, algunas que generalmente se usa de ellas en todas las horas, así mayores como menores, como son los principios, que siempre comienza diciendo: Kyrie eleyson, Christe eleyson, Kyrie eleyson, Pater noster y Ave Maria, secreto 2.

Y luego: In nomine Domini nostri Iesu Christi, lumen cum pace, y se responde: Deo gratias; y corresponde al Deus in adiutorium meum intende del oficio Latino o Gregoriano; excepto las Completas, que comienzan de otra suerte, como se verá en su lugar.

Y los fines de las horas, que también se acaban diciendo: In nomine Domini nostri Iesu Christi, perficiamus cum pace; y se responde; Deo gratias; y corresponde al Benedicamus Domino, del dicho oficio Latino.

También se dice, Per omnia semper sæcula sæculorum y Dominus sit semper vobiscum y Gloria et honor Patri et Filio, etc. en todas las ocasiones que en el Romano se dice Gloria Patri et Filio.

Así, ni más ni menos a todos los títulos de las Profecías y Epístolas, se responde Deo gratias, y al fin de ellas Amen; también se responde Amen a todas las oraciones de todo el oficio, de cualquier suerte que acaben, y no se dice Oremus al principio de ninguna oración.

Al fin y remate de todas las horas, se dice Pater noster en voz alta, respondiendo a cada una de las peticiones Amen, excepto al Panem nostrum quotidianum, da nobis hodie, que se responde: Quia Deus es; y a la última, que se responde: Sed libera nos a malo; y luego consecutivamente se dicen aquellas palabras devotas; Liberati a malo, confirmati semper in bono, etc. En las cuales se encomiendan a Dios nuestro Señor las necesidades de los fieles cristianos en particular; y de esta suerte se dice en Vísperas, Laudes y en la Misa. Y en las demás horas, en su lugar, se dice: A malo nos libera, et in tuo timore, et opere bono nos confirma, etc.

Después de esto, el que hace el oficio, o el diácono manda a los presentes se humillen, por estas palabras; Humiliate vos benedictioni. Dominus sit semper vobiscum; y luego el sacerdote da la bendición, que contiene tres peticiones, y a cada una de ellas se responde Amen. De esta suerte, y con esta bendición, se acaban todas las horas, excepto los Maitines, que se continúan con las Laudes, y aun se reputan por una misma hora.

Los oficios se reparten en Dominicos, que el oficio Latino llama Dominicas, y en Ferias y Fiestas; y éstas, unas son de solemnidades de seis capas, que son como dobles; otras de cuatro capas, que son como semidobles; otras de dos capas, o nueve lecciones, que son como simples. Y ordinariamente, conforme a la regla del Breviario, cuando se hace oficio de algún santo, no se hace conmemoración de otro que se celebre antes o después de él, ni en las horas, ni en la Misa, excepto que en las Vísperas, habiéndose de rezar de algún santo de menor solemnidad que el que se ha rezado el día antes, se han de decir las Vísperas del más solemne, con una oración, y una lauda del santo menos solemne, que es como conmemoración.

El oficio Mozárabe de cualquier Dominico, Feria o Fiesta que sea, se comienza en las Vísperas, o Vésperos, en las cuales jamás se dice salmo alguno; y es la más breve hora que este oficio tiene, en la cual comúnmente se dice una lauda, un sono, una antífona y otra lauda, las dos últimas con Gloria et honor Patri, y al fin de cada una con Dominus sit semper vobiscum, excepto la postrera, por seguirse consecutivamente el himno. Las laudas, sonos y antífonas, en este oficio, son como responsorios del oficio Romano.

Después de esto se dice el himno, y acabado, se dice la suplicación, la cual es una exhortación que el sacerdote hace al pueblo para que pida a nuestro Señor lo que conviene para su santo servicio, a la cual se responde: Præsta æterna omnipotens Deus. Luego se dice la Capitula, que comienza con tres kyries y acaba con el Pater noster y bendición, como está dicho en lo general.

Luego se dice una lauda, que tiene el mismo lugar que en el oficio Latino la Magnifica, y mientras ella se canta, inciensa el sacerdote, y acabada, se dice una oración, que es lo último con que se acaban las Vísperas.

Después de las cuales, en lugar de sufragios comunes, que usa el oficio Romano, se dice otra lauda, y otra oración la cual conmemoración no se hace en las fiestas de seis ni cuatro capas, ni en las octavas 3.

Algunas Festividades particulares y Dominicos, suelen tener en las Vísperas más laudas y más oraciones de las dichas, como se verá en sus propios lugares.

Adviértase, que en solas las Vísperas, Maitines y Laudes, hay oraciones; y antes que se diga cualquiera oración en Maitines y Laudes, se ha de decir Dominus sit semper vobiscum; y en las Vísperas se dice la oración absolutamente sin preceder antes Dominus sit semper Vobiscum.

Las Completas comienzan absolutamente por el salmo, Signatum est super nos lumen vultus tui Domine, etc. y luego se dicen tres Aleluyas, excepto en la Cuaresma, que en su lugar se dice, Laus tibi, laus tibi, Domine rex æternæ gloriæ. Luego se sigue otro breve salmo, con otras tres Aleluyas, y después del otro con un himno, y un versículo, y consecutivamente se dice el salmo Qui habitat in adituorio altissimi, etc. después del cual hay otro salmo y otro himno; de suerte que son cinco salmos y dos himnos interpolados.

Dícese un versículo, la suplicación, capitula, Pater noster y bendición, con que se acaban las Completas.

Acabadas Completas, se dice un versículo y una oración por conmemoración, excepto en las fiestas de seis o cuatro capas, u octavas, como se dijo en Vísperas. Rematan de ordinario las Completas, con la Salve, un versillo y una oración de nuestra Señora, que comienza: Virgo Israel, etc.

En los Sábados y Fiestas principales, y en la Cuaresma, suele haber en las Completas algunas cosas particulares, como se pueden ver en el Breviario.

Los Maitines de este oficio son breves, y comienzan con el Pater noster, Ave Maria y con la antífona Ave Regina cælorum, su versillo, y oración de nuestra Señora. La cual acabada, dice el sacerdote, In nomine Domini nostri Iesu Christi, lumen cum pace, como esta dicho. Dícese una antífona, y salmo de Miserere; luego se dicen tres antífonas y un responsorio, cada una de ellas con su oración.

Adviértase que después de cada oración de Maitines, y lo mismo de las oraciones de Laudes, y Misa, y Vísperas, se dice Per misericordiam tuam Deus noster qui es benedictus, et vivis et omnia regis in sæcula sæculorum, y se responde Amen y corresponde al Per Dominum nostrum Iesum Christum filium tuum, etc. de las oraciones del oficio Romano.

Finalmente Maitines se acaban comúnmente con el último responsorio, ora tenga oración después de él, o no la tenga; excepto que los Dominicos per annum de Adviento, y Cuaresma, comienzan sus Maitines en el himno æternæ rerum conditor, en lugar de la primera antífona y luego se sigue una oración, después de la cual se dicen tres salmos, cada uno con su antífona; y después de esto se dicen las tres antífonas y responsorios con sus oraciones, como queda dicho arriba.

Los Dominicos de entre las dos Pascuas, siguen el común de las festividades de todo el año; excepto que en lugar del Miserere, se dice el salmo Domine quid multiplicati sunt qui tribulant me. De la misma suerte se dice en las festividades de la Invención, Exaltación, y Triunfo de la santa Cruz.

Después de lo dicho, consecutivamente entran las Laudes, con una antífona, precediéndola Dominus sit semper vobiscum, a la cual se sigue un Cántico del nuevo o viejo testamento; y el día de santa María Magdalena se dicen dos Cánticos.

Y es cosa muy particular, que en este oficio Mozárabe, en todo el año no se usa de los Cánticos de la Magnifica, ni de Benedictus Dominus Deus Israel, en ninguna parte, sino es en este lugar y la Magnifica se dice en solos los oficios de nuestra Señora; y el Benedictus solo en la festividad de san Juan Bautista.

Acabado el cántico y repetida la antífona, y habiendo dicho, Dominus sit semper vobiscum, se dice otra antífona para el salmo Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum, que es en substancia, el Benedicite omnia opera Domini domino, abreviado.

Después de esto se dice un sono y otra antífona, para el salmo Laudate Dominum de cælis. El cual acabado, se lee una profecía, a la cual sigue el himno, la suplicación, capitula, Pater noster, una lauda, y la bendición, con que se acaban Laudes,

Después de lo cual se dice una lauda y una oración, en lugar de sufragios, como en Vísperas y Completas; y esto solamente en las festividades de los santos de dos capas, o nueve lecciones, que llamamos simples.

Tiene este oficio santo Mozárabe una hora más que el oficio Romano, que se llama Aurora; dícese antes de Prima y en solas las ferias del año; y son tan pocas, por haber santos para cada día, que excepto la vigilia de la Natividad de Cristo nuestro Señor, y de los Reyes y el Miércoles de Ceniza, raras veces entre año se usa de ella.

Tiene esta hora una antífona, cuatro salmos, una lauda, un himno con su versillo, y remata con el Pater noster, sin capitula y con unas preces.

Prima comienza con su antífona, y Dominus sit semper vobiscum, y luego se dicen siete salmos y se repite la antífona; a la cual sigue un responsorio y una profecía y una epístola y una la lauda, a quien sigue el himno con su versículo; y luego se dice el Te Deum laudamus, la Gloria y el Credo.

Adviértese, que en los Domingos de Adviento y Cuaresma, y todas las veces que en la Misa no se dice Gloria se deja de decir en Prima el Te Deum laudamus y la Gloria y se dice solamente el Credo, después del cual se dice la suplicación, la capitula, el Pater noster y la bendición, con que se acaba Prima.

De esta suerte se dice Prima todo el año; y adviértase que el responsorio se varía conforme al santo o festividad de quien se reza.

Otras festividades suele haber, las cuales en las horas menores suelen traer himnos propios, como la Resurrección, que en Prima tiene responsorio e himno propio, y los días festivales, Dominicales y ferias, que tienen las capitulas y bendiciones propias.

De la misma manera que Prima, comienza Tercia, con su antífona, y tiene cuatro salmos y su responsorio variado, como en Prima; después del cual se dice una profecía y una epístola, una lauda y el himno, al cual siguen unos clamores, en los cuales se pide a Dios nuestro Señor no nos castigue conforme a nuestras culpas y pecados; y luego se dice la suplicación, la capitula, Pater noster y bendición; con que se acaba Tercia ordinaria y regularmente.

De la misma suerte que hemos dicho de Tercia, se reza Sexta y Nona; solo diferencian en ser otros los salmos y diferentes las capitulas y los himnos; pero en el orden y numero de salmos, siempre se guarda el que esta dicho en Tercia.

También tres días antes de los Reyes se celebra solemne ayuno, conforme a este oficio; en los cuales días hay notable diferencia en las horas Tercia, Sexta y Nona, porque se dicen particulares profecías, antífonas, salmos, oraciones, y preces, y otras cosas propias, como se puede ver en el Breviario.

Ni mas ni menos se celebra solemne ayuno, con propiedad de oficio divino en el mes de Septiembre, tres días antes de san Cipriano y en el mes de Noviembre otros tres días antes de san Martín, como se ve en el Breviario después de las Dominicas de Pentecostés.

Notables del Rezo

Generalmente se advierta, que en este oficio santo Español Gótico Mozárabe, se celebran seis Dominicos de Adviento de Cristo nuestro Señor, habiendo en el oficio Latino solo cuatro.

Antes de Cuaresma no se hace mención de Septuagésima, Sexagésima, ni Quincuagésima, aunque hay oficio propio para el Domingo antes de la Cuaresma, que se intitula Dominico ante Carnes tollendas, en el que se lee el Evangelio del Rico Avariento y el mendigo Lázaro, para condenar el mal uso del vulgo, acerca de las demasiadas comidas de semejantes tiempos, y a este propósito hay en el Breviario un solemne sermón de san Isidoro, autor de este oficio santo Mozárabe, para el Martes de Carnes tollendas.

Últimamente, en este oficio se celebra un Domingo de Adviento de san Juan Bautista, que es el que precede a la fiesta de su Natividad, y es cosa muy notable y de admiración, que fuera de Cristo nuestro Señor, ningún santo, ni nuestra Señora, no tenga Adviento, sino es el glorioso Precursor san Juan Bautista. Y esto cuanto toca al rezo y Breviario Mozárabe.


Notas

1. Extraído y transcrito de De Robles, Eugenio, Breve suma y relación del modo del rezo y misa del Oficio santo Gótico Mozárabe, que en la Capilla del Corpus Christi de la santa Iglesia de Toledo se conserva y reza hoy, conforme a la regla del glorioso san Isidoro, Arzobispo de Sevilla, Toledo, 1603, ff. 6-10.
2. En la Regula del Breviarium no se menciona el avemaría tras el padrenuestro, pero sí en la Missa Gothica seu Mozarabica et Officium itidem Gothicum, p. 37 (horae minores). También lo prescriben las primitivas Constituciones de la Capilla Mozárabe de Cisneros y las de 1902 (constitución cuarta).
3. Así lo recoge también la rúbrica incluida en Missa Gothica seu Mozarabica et Officium itidem Gothicum, Seminario Palafoxiano, Puebla de los Ángeles, 1770, p. 42 (horae minores): Commemoratio que debet dici in fine omnium Vesperorum per totum Annum, exceptis Officiis sex vel quatuor Capparum.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

© La Ermita - España MMXV