La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Himnos de la Hymnodia Gotica

 

HIMNOS DE LA LITURGIA MOZÁRABE.
VERSIÓN CASTELLANA DE LOS HIMNOS DE LA LITURGIA MOZÁRABE
(1)

Realizada desde la edición de Blume, Clemens,
Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus

por

CARLOS ARANA TARAZONA

ÍNDICE
Presentación
ADVIENTO
1. Gaudete flores martyrum. En el Adviento del Señor.
2. Cunctorum rex omnipotens. Primer Domingo de Adviento. A Laudes.
3. Christi caterva clamitet. Primer Domingo de Adviento. A Vísperas.
4. Verbum supernum prodiens. Primera semana de Adviento. Lunes. A Vísperas.
5. Vox clara, ecce intonat. Primera semana de Adviento. Miércoles. A Vísperas.
6. A Patre unigenite. Segunda semana de Adviento. Lunes. A Vísperas.
7. Ecce, salvator omnium. Segunda semana de Adviento. Lunes. A Laudes.
NAVIDAD
8. Sacer octavarum dies. En la Circuncisión de Ntro. Señor. A Vísperas.
9. Agni genitor Domine / Unigenite Domine. Domingo antes de Epifanía.
10. Benignitatis fons, Deus. Primer día de los ayunos del inicio del año.
COTIDIANO (Después de Epifanía)
11. Fulgentis auctor aetheris. Lunes después de la octava de Epifanía. Laudes.
12. Christe, salvator omnium.Lunes después de la octava de Epifanía. Vísperas.
13. Deus aeterni luminis. Martes después de la octava de Epifanía. Laudes.
14. Deus, Pater ingenite. Miércoles después de la octava de Epifanía. Laudes.
15. In matutinis surgimus. Jueves después de la octava de Epifanía. Laudes.
16. Altissimi verbum Patris. Primer Domingo después de Epifanía. Laudes.
17. O lux, beata Trinitas. Segundo Domingo después de Epifanía. A Vísperas.
18. Christe, lux mundi, salus et potestas. Segundo Domingo después de Epifanía. Vísperas.

Índice OficioHimnos de Cuaresma, nn. 19-34

Presentación

Estos dieciocho himnos correspondientes a los tiempos de Adviento, Navidad y Cotidiano, forman parte del total de ochenta que D. Carlos Arana Tarazona ha traducido a partir de la Hymnodia Gotica de Blume y que el propio autor gentilmente ha facilitado a La Ermita para su publicación.

Por nuestra parte nos limitamos a añadir, al pie de cada himno, su ubicación concreta tanto en la Hymnodia Gotica como en el Breviarium Gothicum, con enlaces a este último donde acceder a la versión latina. Téngase en cuenta que las versiones latinas del Breviario y de la Himnodia Gótica presentan leves diferencias y que el orden en que son utilizados los himnos en el Breviario, no se corresponde en todas las ocasiones con el indicado en la Himnodia.

La numeración de los himnos se corresponde con la de la Hymnodia Gotica y las notas a pie de página son las del traductor.

I. PROPRIUM DE TEMPORE

 

1. In adventu Domini

Gaudete flores martyrum

¡Alegraos, primicias de los mártires; salud, pueblos de la tierra! Dirigid vuestra vista por entre las estrellas, esperad la señal de la gloria 1.

Resuenan ya las voces de los profetas que anuncian la llegada de Cristo, preludio de la redención, de la gracia que nos ha redimido.

Ved que resplandece nuestra aurora y nuestros corazones se desbordan de alegría, al son de una voz fiable que anuncia a quien es nuestra gloria.

Que la alegría de salvación tan grandiosa que fue la redención del mundo nos inspire un cántico sublime de acogida.

Esta fue la primera venida y no para castigar al mundo sino para sanar sus heridas y salvar lo que estaba perdido.

Y ahora la segunda venida nos advierte que Cristo está a las puertas, para entregar a los santos la corona y abrir los umbrales del reino de los cielos.

Ya aparece el astro salvador, promesa de una luz perpetua y un fulgor deslumbrante nos convoca a la herencia celeste.

Nuestro único deseo es contemplarte a Ti, Cristo, Dios tal como eres, a fin de que esta visión dichosa nos arrebate del abismo del infierno.

Para que cuando, oh Redentor, regreses rodeado de los mártires con sus túnicas blancas, nos incorpores plenos de gozo a esta dichosa asamblea.

 

Hymnodia Gotica, p.63; Breviarium Gothicum, f. XCI (Die XVII Novembris. In festo sancti Aciscli, et comitum ejus. Ad Vesperum, in Laudibus).

Inicio página

2. Dominica prima adventus
Ad Laudes

Cunctorum rex omnipotens

Cuando el todopoderoso rey del universo vino para salvar al mundo se revistió de un cuerpo mortal a nuestra imagen.

Quien reina con el Altísimo se recluye en el vientre de una Virgen para nacer en un cuerpo mortal y romper las ataduras de la muerte.

Cuando llegó el salvador a redimir a quienes había creado, los pueblos que estaban sumidos en las tinieblas vieron el resplandor de la luz.

Aquel a quien en otro tiempo predijeron los profetas en sus oráculos vendrá ahora en gloria a sanar nuestras heridas.

Alegrémonos ahora en el Señor y también en el Hijo de Dios, dispuestos a recibirlo el día de de su advenimiento.

 

Hymnodia Gotica, p.64; Breviarium Gothicum, f. 7.

Inicio página

3. Dominica prima adventus
Ad Vesperas

Christi caterva clamitet

Estallen en cánticos los fieles cristianos en su asamblea y entone las más grandes alabanzas en honor del creador del universo por las gracias que ya presiente próximas.

Cuando vino a redimirnos, el Unigénito del Creador llevó a cumplimiento los oráculos que en otro tiempo por inspiración divina anunciaron los profetas.

El Verbo, que vino a nosotros tomando nuestra humana condición cargó con la culpa de nuestros pecados y derrotó al príncipe de la muerte.

Nacido de mujer en el tiempo pero eterno por su Padre, es persona única, la del Verbo, con naturaleza dúplice.

Llega Dios hecho hombre para que el hombre viejo renovado, renacido con el Dios que nace, resplandezca con fe renovada.

Por el gozo de tal nacimiento las naciones renacidas por la gracia celebran estas fiestas anuales con desbordante alegría, orgullosas de su trofeo.

Que todos los aquí congregados celebren este advenimiento con solemnes preces en espera del triunfo de un día tan grande.

Para que cuando llegue el día del segundo advenimiento y el orbe entero quede sumido en el espanto, esta acogida humilde pero digna nos sirva de esperanza.

Hymnodia Gotica, p.64; Breviarium Gothicum, f. 1.

Inicio página

4. Infra hebdomadam primam Adventus
Feria secunda ad Vesperas

Verbum supernum prodiens

Palabra procedente de lo alto que emergiste del Padre antes del tiempo y nacido en el discurrir de la historia vienes para salvar el mundo.2

Ilumina ahora nuestros corazones, inflámalos en tu amor y al escuchar que tú llegas desechemos cualquier maldad.

Cuando llegues más tarde como juez a escudriñar lo íntimo del corazón darás lo merecido a lo que ha estado oculto y el reino de los cielos a los buenos y a los justos.

Que no nos dejemos oprimir por el mal debido a la gravedad de nuestros pecados y que con los bienaventurados seamos partícipes de la vida eterna.

Alabanza, honor, poder y gloria a Dios padre y al Hijo y con ambos al Paráclito por los siglos de los siglos.

Hymnodia Gotica, p.65; Breviarium Gothicum, f. 10.

Inicio página

5. Infra hebdomadam primam Adventus
Feria IV ad Vesperas

Vox clara, ecce intonat

Ved que una voz resuena nítida y sacude la oscuridad; fuera las quimeras porque Cristo ya brilla desde el cielo.

Que se recupere nuestro corazón entumecido por las heridas del pecado. Resplandece un astro nuevo que va a borrar toda culpa.

Un cordero nos es enviado desde lo alto para saldar desinteresadamente nuestras deudas. Unamos cánticos y lágrimas implorando el perdón.

Para que cuando por segunda vez aparezca refulgente y el horror envuelva el mundo entero, no nos castigue por nuestros pecados sino que benigno nos proteja.

 

Hymnodia Gotica, p.65; Breviarium Gothicum, f. 12.

Inicio página

6. Infra hebdomadam secundam Adventus
Feria secunda ad Vesperas

A Patre unigenite 3

Hijo único del Padre, tú vienes a nosotros por mediación de una virgen para santificarnos a todos con el rocío del bautismo y regenerarnos por medio de la fe.

Descendió del cielo donde estaba y adoptó forma humana para rescatar de la muerte al hombre que había creado y ofrecernos los gozos de la vida eterna.

Te suplicamos, Redentor, que penetres propicio en nuestros corazones y los ilumines con la resplandeciente luz divina.

Quédate con nosotros, Señor, y aleja la obscuridad de la noche; limpia todos nuestros delitos y concédenos, piadoso, tus remedios.

Sabemos que tú ya viniste y creemos que volverás de nuevo. Defiende con tu escudo tu reino glorioso.

Cristo, tú que eres la vida, la salvación y la verdad, protégenos a quienes te suplicamos y que entonando con júbilo este himno, derrotemos las pulsiones de la carne.

Hymnodia Gotica, p.66; Breviarium Gothicum, f. 17.

Inicio página

7. Infra hebdomadam secundam Adventus
Feria secunda ad Laudes

Ecce, salvator omnium

Ved que el salvador del mundo, el más deseado, cuyo natalicio que ya fue anunciado por los profetas llega enseguida.

Limpiemos de inmundicia nuestros corazones, preparemos los caminos del Señor, gritemos desde lo más profundo del alma: Ven, Redentor, y sálvanos.

Hymnodia Gotica, p.67; Breviarium Gothicum, f. 17.

Inicio página

8. In Circuncisione D.N.
Ad Vesperas

Sacer octavarum dies 4

Hoy brilla el día santo de la Octava en el que como dice la Escritura fue circuncidado Cristo según la carne, que es eterno como el Padre e Hijo suyo por generación y no por adopción.

Por obra del espíritu el vientre inmaculado de una virgen se torna grávido, encinta se mantuvo virgen y tras el parto permaneció intacta; el casto hijo escogió por madre a una virgen sin tacha.

Luego el anciano Simeón lo tomó en sus brazos lleno de alegría y al abrazarlo percibe gozoso la salvación de Dios: puedes ya dejar que estos miembros agotados descansen en paz.

Y también Ana, mujer ejemplar, que vivió en castidad tras quedar viuda en sus años de juventud proclama que aquel que lloriquea va a ser el rey del mundo.

En él llegó a cumplimiento la circuncisión de la Ley antigua para mostrar que aquel que permaneciendo en el seno de la Trinidad y fue creador del universo es quien lleva a plenitud ambos testamentos.

 

Hymnodia Gotica p.67; Breviarium Gothicum, f. 62.

Inicio página

9. Dominica ante Epiphaniam

Agni genitor Domine / Unigenite Domine 5

Señor, Hijo único del Padre, Verbo nacido de una Virgen, concebido sin concurso de varón, señor de la luz y fuente de la vida.

Sé nuestro salvador, hijo único de Dios; Cristo, tú que eres nuestro guía atiende nuestras súplicas.

Fuiste enviado al mundo para salvarnos, para redimir a los cautivos, para iluminar a los ciegos y desatar la lengua de los mudos.

No nos abandones, Señor y creador del universo; compadécete propicio de nosotros, tú que no quieres que nadie se pierda.

Señor, tú que riges el mundo, salvador unigénito, protégenos de la muerte presa de tus dulces lazos.

Que el Señor Jesús cuide de nosotros, que arraigue nuestra fe; lejos el poder de Satanás; que no sea capaz de arrastrarnos con él.

Por Jesucristo.

Hymnodia Gotica p.66; Breviarium Gothicum, ff. 65-66.

Inicio página

10. Primo die Ieiuniorum
Kalendis Ianuariis

Benignitatis fons, Deus

Dios fuente de bondad, bondad sin límite que supera todo mal, siempre misericordioso y bondadoso y bondadoso por siempre.

Fustigamos nuestros atribulados corazones, nos damos lastimeros golpes de pecho, derramamos lágrimas y hacemos palidecer nuestras mejillas.

Mucho nos arrepentimos de nuestros pecados infames y abominables Confesamos todos nuestros delitos, nuestras miserias y maldades

A voz en grito te lo pedimos diciendo: perdónanos, Señor, y gimiendo te lo suplicamos: perdona nuestros pecados.

Que tu ira no consuma a los afligidos ni tu castigo abrume a los abatidos. Corre en consuelo de los contritos y concédenos la alegría.

Gloria y copiosas gracias a Dios eterno, que gobierna el devenir del tiempo y reina desde antes de los siglos.

Hymnodia Gotica, pp. 68-69; Breviarium Gothicum, f. 69.

Inicio página

11. Feria secunda post Oct. Epiphaniam
In Laudibus

Fulgentis auctor aetheris

Creador del cielo resplandeciente que con criterio preciso fijaste que fuera la luna la lumbrera de la noche y que el sol rigiera el curso de los días.

Desaparece ya la obscuridad de la noche y el mundo recobra su claridad; un ánimo renovado va a guiar nuestras tareas haciéndolas gratas.

El día que recién llega nos advierte que han de resonar tus alabanzas y el aspecto del cielo más benigno sosiega nuestros corazones.

Evitemos cualquier desliz, rehúya el alma la maldad, que nuestro actuar no mancille nuestras vidas ni la culpa comprometa nuestra lengua.

Y mientras el sol va forjando el día, que rebose la fe que nace interior, que la esperanza en las promesas nos anime y que nos mantengamos unidos a Cristo por la caridad.

Hymnodia Gotica, p. 69; Breviarium Gothicum, f. 96.

Inicio página

12. Feria secunda post Oct Epiphaniae
Ad Vesperas

Christe, salvator omnium

Cristo, salvador universal y Dios glorioso de los cielos, ahora que declina el día a ti que eres glorioso, te suplicamos.

Ya el sol al venirse la tarde avanza hacia poniente y siguiendo su órbita establecida va cubriendo el mundo de tinieblas.

Que el sosiego de la noche, Dios excelso, nos acoja a nosotros tus siervos suplicantes, agotados como estamos por el esfuerzo del día.

Que la luz del siglo 6 no nos ofusque la mente sino que protegidos por tu gracia lleguemos a ver la luz de la felicidad.

 

Hymnodia Gotica, pp. 69-70; Breviarium Gothicum, f. 97.

Inicio página

13. Feria tertia post Oct, Epiphaniae
In Laudibus

Deus aeterni luminis 7

Oh Dios, claridad inefable de la luz eterna, que vendrás como juez en el último día y escrutas lo que está oculto en el corazón,

Tú sostienes el reino de los cielos y estás entero en el Verbo; por medio de tu Hijo todo lo gobiernas y de ti procede el Espíritu Santo.

Tu nombre es trino, profundo misterio, eres el único todopoderoso y por el signo admirable de la cruz gobiernas la inmensidad del cielo.

Tú eres el hacedor del mundo, sentado como juez en el séptimo trono, que abajándote viniste a padecer por nosotros.

Tú eres el omnipotente señor de los ejércitos, tú el Hosanna en las alturas, admirable es tu alabanza, tú eres rey, la resurrección primera.

Tú alientas nuestra fe y miras la pequeñez. Tu trono está en lo alto y se te prestan honores divinos.

A Cristo y a Dios padre eterno con el Espíritu Santo cumplamos nuestros votos por los siglos de los siglos.

 

Hymnodia Gotica, p. 70; Breviarium Gothicum, f. 98.

Inicio página

14. Feria quarta post Oct. Epiphaniae
In Laudibus

Deus, pater ingenite

Dios Padre increado y tú, su Hijo Unigénito, que junto con el Espíritu Santo configuráis la unidad en la Trinidad.

A ti nadie te invoca en vano y quien ama la claridad de tu luz nunca eleva al cielo su rostro sin que se escuchen sus súplicas.

Tú, oh Dios, mira siempre benigno a quienes por ti suspiran, bien sean las súplicas de quienes te invocan bien los corazones de quienes en ti confían.

La salida del sol nos recuerda que hemos de darte las gracias que mereces y proclamar tus alabanzas porque la noche oscura quedó atrás.

Te suplicamos que el día sea favorable y que tú que eres piadoso, Salvador nuestro, alientes sin cesar nuestros actos en la verdad.

Hymnodia Gotica, p. 71; Breviarium Gothicum, f. 101.

Inicio página

15. Feria quinta post Oct. Epiphaniae
In Laudibus

In matutinis surgimus

Al alba nos levantamos y cantamos alabanzas a Dios y a Jesucristo el Señor en la unidad de la gloria.

Unimos nuestros cánticos al coro de los santos, humillamos nuestras cabezas, doblamos la rodilla y confesamos nuestros pecados.

Oremos a Dios sin tregua, derrotemos al mal con el bien para mantener por siempre la promesa con el fruto de la penitencia.

Roguemos a Cristo y al Padre y al Espíritu de ambos; que nos preste su ayuda y rechace la perfidia del maligno.

Hymnodia Gotica, p. 71; Breviarium Gothicum, f. 103.

Inicio página

16. Dominica prima post Epiphaniam
In Laudibus

Altissimi verbum patris 8

Oh Cristo, Palabra del Altísimo hijo de una virgen, dos veces nacido para nuestra dicha, creador del hombre y tú mismo hecho hombre.

Ya va discurriendo el día, envíanos tu luz desde el cielo y al atardecer acepta propicio y satisfecho nuestra acción de gracias.

Al caer el sol te ofrecemos este sagrado incienso para que tu luz celeste resplandezca en nuestras tinieblas.

Mientras el sopor de la noche se apodera de nuestra mente fatigada, lejos las fantasías pecaminosas, que nuestro corazón brille en su pureza.

Que la tentación de la carne no nos arrebate el sosiego sino que nuestra mente sólo a Ti te haga objeto de sus sueños y sólo en Ti piense nuestro sereno corazón.

Unamos las voces y los corazones y cantemos a coro un himno a Cristo, al Padre y al Espíritu y en su honor entonemos una melodía que no tenga fin.

Hymnodia Gotica, pp. 71-72; Breviarium Gothicum, f. 94.

Inicio página

17. Dominica secunda post Epiphaniam
Ad Vesperas

O lux, beata trinitas

Oh Trinidad, luz dichosa y unidad esencial, ahora que se desvanece el sol resplandeciente, derrama tu luz en nuestros corazones.

Llegan ya las horas de la noche, concédenos el descanso y cuando el día despunte pon en nosotros tus ojos, Salvador Unigénito.

Desata, oh Cristo, nuestras ataduras; limpia nuestras culpas, perdona en tu piedad nuestros pecados y no tengas en cuenta nuestros delitos.

Cristo Jesús todopoderoso, te pedimos que nos escuches, te rogamos que nos atiendas: líbranos de todo mal.

De mañana te alabamos con nuestros cánticos, también te alabamos al caer la tarde. Que nuestra sencilla alabanza sea en tu honor por los siglos.

Hymnodia Gotica, p. 72; Breviarium Gothicum, f. 113.

Inicio página

18. Dominica secunda post Epiphaniam
Ad Vesperas

Christe, lux mundi, salus et potestas 9

Oh Cristo, luz, salvador y señor del mundo que colmas el día con los rayos del sol y haces que la noche brille pintando en ella un astro reluciente,

Para ajustar con pauta estable al mundo entero forzado a alternar uno y otra y hacer que desaparezcan todas las fatigas con el don del descanso.

Ved que es la hora en que el sol declina y que vuelve otra vez el ocaso y surge desde el alto cielo el coro entero de las estrellas.

Y nosotros cantándote con nuestras voces en el fervor de esta liturgia entonamos sagrados himnos y con todos nuestros sentidos nos animamos a entonar alabanzas en tu honor.

En honor a ti que todo lo gobiernas ofrecemos este incienso y hacemos resplandecer para el Señor esta sagrada antorcha que desde lo más alto va destilando como un néctar sus gotas ardientes y perfumadas.

Para que atienda nuestras súplicas y nos ofrezca remedio; que otorgue el perdón a nuestros pecados, reponga nuestros sentidos, apacigüe nuestros miembros con el sosiego del descanso.

Y aunque se deslice la profundidad de la noche cubierta de las espantosas tinieblas del siglo, que nuestra mente resplandezca pues que brilla en ella el amanecer de la fe divina.

Que cesen nuestras culpas, que nuestro frágil ánimo permanezca siempre vigilante no sea que el tropel de poderosos espíritus sin rumbo seduzca nuestros sentidos.

Que nuestro corazón siga atento en el letargo, que Cristo sea el objeto de nuestros sueños, que siempre entone salmos en honor del Señor y atienda noche y día al canto de los himnos.

Gloria sea dada al Padre Eterno, gloria al Hijo e igualmente al (Espíritu) Santo y que entone por siempre con voz piadosa el nombre de la trinidad.

Hymnodia Gotica, pp. 73-74; Breviarium Gothicum, f. 110.

 


NOTAS

1. Sólo lo recoge el manuscrito M. Permite la lectura de un acróstico: Mauricus, obtante Veraniano, edidit, (lo publicó Mauricio a instancias de Veraniano). La segunda y séptima estrofas constan de cinco versos, el resto de cuatro. Cada verso consta de dos hemistiquios: 5 a 7/8 a10. Quizá ritmo de hexámetro.
2. El uso litúrgico a veces prescinde de la estrofa primera, dedicada a los santos del día: Acisclo y compañeros. Al comenzar el Adviento siempre el mismo día (XV Kal. Dec., es decir el 17 de noviembre), coincidía con la festividad de dichos mártires.
3. Blume sólo ofrece la primera estrofa aunque otras versiones dan hasta cinco y tal parece ser el uso litúrgico. Incorporamos las otras cuatro.

4. Tetrámero trocaico cataléctico/Septenario trocaico métrico o rítmico (8pp/7p).
5. Hymnus abecedarius algo forzado: escribe Berbum por Verbum, Had por Ad…
6. Preferimos la lectura saeculi a luminis que da Blume.
7. Para Walpole y otros este himno presenta serios problemas de interpretación. Cf: A.S. Walpole, Early Latin Hymns, pp. 230-232. Cambridge University Press, 1922). Además el verso octavo parece indicar que el Espíritu procede sólo del Padre.
8. Hymnus abecedarius. Las letras del alfabeto latino eran veintiuna siendo la última la X. Con la adición de la Y y la Z que son grafías procedentes del alfabeto griego (i graecum…) hacen un total de veintitrés. Si los himnos abecedarios, como el presente, están compuestos de seis estrofas de cuatro versos hay que repetir alguna letra inicial, en este caso y en algún otro se repite la letra A, el primer verso y el segundo empiezan por A.
9. Estrofas sáficas.

 

Índice OficioHimnos de Cuaresma, nn. 19-34Inicio página

© La Ermita - España MMXV