La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario
Compartir
Tweet

 

YMNI DE TOTO CIRCULO ANNI
HIMNOS PARA TODO EL AÑO LITÚRGICO

Himnos en la ordenación de un obispo
Himnos en la ordenación de un obispo
ÍNDICE
Verus Redemtor Christe lumen luminis / Cristo, redentor verdadero, luz de luz.
A Vísperas
.
Adest diei Christe consecratio / Las nubes han cubierto la bóveda del cielo.
Al Matutino.

 

 Ymnus in ordinatione episcopi / En la ordenación de un obispo (1)
   Verus Redemtor Christe lumen luminis
Imago Patris splendor invisibilis
De Patre natus antecedens tempora
Ex matre vero prodiens in tempore
Promissionis fedus implens devite.

   Tu es sacerdos tu sacerdotes creas
Tu principatum sortis huius floride
Aaron dedisti consecrator inclite
Perfusione sacri sancti unguinis
Et veste sancta vultum eius predicans.

   Sublimen cuius in caput premittitur
Nitens olivum mitra auri lammina
Stola decoris vestimento poderis
Ambitur idem quem sacratum nuntiat
Inpressa vesti et colorum dignitas.

   Cuius iacintus torta bissus purpura
Cuius dicati preferentes gloriam
Vestis sacrata ora tintinabulis
Erat corusca rite dependentibus
Ut templum intrans audiretur pontifex.

   Distincta gemmis pulcritudo temporis
Affigebatur sub figuris obtimis
Izmaracdus illic Sardius topatius
Onicinus carbunclus ligurius
Saffirus iaspis et nitens crisolitus.

   Berillus inde seu acates fulgidi
Cum amitisto ordinis sui loco
Distinctionis iuris illic positi
Dabant future gratie signaculum
Quod hec figure nuntiarent te Deum.

   Cuius dicate sacramentum gratie
Temtum per umbras transiendo seculi
Pervenit ad te liberator obtime
Ut que [quem] figure precinebant mistice
Completa in te veritas ostenderet.

   Hinc finis ipse legis ad iustitiam
Mundi reatum proximans detergere
Oblatus ipse tu oblator consecrans
In Patri aram conlocatam victimam
Hoc sacramento suscitans ecclesiam.

   Caput cui factus et ducator previus
Duces in illam presulesque conlocans
Quorum regatur instruenda legibus
Ut erudita gratia pontificum
Vitare possit damna seva mortium.

   Hinc te corona Christe fratrum postulat
Succesionis clara huius gratia
Descendat in his quo futuros preligis
Uni columbe preferentis principes
Apostolatus gloriam his conferens.

   Cristo, redentor verdadero, luz de luz,
imagen del Padre, esplendor invisible,
nacido del Padre antes de los tiempos,
pero naciendo de madre en el tiempo
para cumplir debidamente el pacto de su promesa.

   Tu eres sacerdote, tú creas sacerdotes,
tú, glorioso consagrante, diste a Aarón
la primacía de esta floreciente herencia,
afirmando su aspecto con la perfusión
del sacrosanto ungüento y la santa vestidura.

   Sobre su alta cabeza se deposita el resplandeciente óleo,
la mitra, la lámina de oro; con la estola de honor,
con el vestido talar se cubre el mismo
a quien anuncia consagrado
la dignidad de los colores impresa en su vestidura:

   Escarlata, jacinto, lino torzal, púrpura,
que muestran la gloria del consagrado
los bordes de su sagrado vestido centelleaban
con las campanillas que de él colgaban de ritual,
de manera que se oyera al pontífice al entrar en el templo.

   Se distinguía la belleza de su pectoral
sujeto con gemas bajo las más preciosas figuras:
allí esmeralda, sardónice, topacio, ónice,
carbunclo, ligurio, zafiro,
jaspe y el brillante crisólito.

   Después berilo y brillantes ágatas
junto con amatista, colocadas allí
en su propio orden como distinción,
simbolizaban la futura gracia,
para que estas figuras te anunciaran a ti, Dios.

   El misterio de esta gracia reservada,
mantenido en su paso por las sombras del siglo,
llegó hasta ti, libertador santísimo,
para que la verdad mostrara cumplido en ti
lo que anunciaban simbólicamente las figuras.

   Después tú mismo, flnal de la ley para la justicia,
acercándote a limpiar la culpa del mundo,
tú mismo, ofrenda y oferente,
consagras la víctima colocada en el ara del Padre
erigiendo con este misterio tu Iglesia,

   De la que fuiste hecho cabeza y señor
que va delante, colocando como guías en ella
a los prelados, con cuyas leyes sea dirigida e instruida
para que, ilustrada por la gracia de los pontífices,
pueda evitar los crueles daños de la muerte.

   Por esto, Cristo, esta asamblea de hermanos
te pide que la gracia resplandeciente de esta sucesión
descienda sobre estos, a quienes tú eliges de antemano
como futuros príncipes, para que sean llevados
ante la única paloma, concediéndoles la gloria del apostolado.

Inicio página

Ad Matutinum / Para el Matutino (2)
   Adest diei Christe consecratio
Honoris illi suscitati Antestitem
Nostri recursu innovate temporis
Qua hunc vel omnis personare convenit
Ecclesiarum deputatos principes.

   Sint sacrosancto consecrati unguine
Sint sanctitatis prenitentes lampade
Compunctionis compluantur munere
Confessionis innobentur cantico
Omni repulso criminum contagio.

   Sint carne puri sint et hore fulgidi
Sint ospitales sint amantes invicem
Signis coruscent sanitatum compotes
Virtute pellant spiritus demonia
Et veritatis convalescunt gratia.

   Retorta bissus castitatis fulgide
Et unitatis punice concordia
Indesinenter corda horum repleant
Que dum patenter mentibus insederint
Adstare possent Christi ad aram liberi.

   Sit his potestas et ligare et solbere
Episcopalis probra previlegio
Curare morbos corporum vel mentibus
Compassionis ferre testimonium
Portare motum litis orte scandalum.

   Ut de peractis sanctitatis cursibus
Vite coronam qua parasti omnibus
Te Christe vero corde diligentibus
Hic consequantur post triumphos seculi
Regno perenni consecrandi perpetim.

   Sit Trinitati sempiterna gloria
Honorque sumus et potestas inclita
Que Trinitas Pater Patrisque Filius
Cum spiritu unus Deus substantia
Per cuncta regnat in seculorum secula.

   Ha llegado a este día, Cristo,
renovada a la vuelta del tiempo
la consagración de una dignidad elevada, nuestro obispo,
en la que debemos cantar a este y a todos
los que se cuentan como príncipes de las iglesias.

   Sean consagrados con el sacrosanto ungüento,
sean distinguidos por la brillante antorcha de su santidad,
sean colmados con el don del arrepentimiento,
renuévense con el cántico de la confesión,
quitada toda mancha de pecado.

   Sean puros de cuerpo, y sean luminosos en su palabra,
sean hospitalarios, sean amorosos los unos con los otros,
brillen por su poder de curaciones milagrosas,
arrojen a los demonios con la fuerza del Espíritu
y reconfórtense con la gracia de la verdad.

   Que el lino torzal de la resplandeciente castidad
y la concordia de la granate unidad llenen
sin cesar sus corazones para que, cuando estas
se hayan asentado manifiestamente en sus almas,
puedan presentarse libres ante el ara de Cristo.

   Tengan por el privilegio episcopal
el poder de atar y desatar los pecados,
de curar las enfermedades de los cuerpos y de las almas,
de dar testimonio de compasión,
de evitar el escándalo de que surjan disputas.

   Para que, después de terminada su carrera de santidad,
consigan estos la corona de la vidad que preparaste,
Cristo, para todos los que te aman con corazón sincero,
para ser consagrados perpetuamente,
tras su triunfo sobre el siglo, en el reino eterno.

   Sea a la Trinidad la eterna gloria
y el sumo honor y el poder excelso,
Trinidad que, Padre e Hijo del Padre con el Espíritu,
un solo Dios en substancia,
reina por todos los siglos de los siglos.

Volver


NOTAS

1. Breviarium Gothicum, ff. CIX-CX.
Traducción: Castro Sánchez, José (introducción, traducción, índices y notas) - García Ruiz, Emilio (col.), Corpus christianorum in translation, 19. Himnodia Hispánica. Ed. Brepols, Turnhout 2014, himno nº 190. En la ordenación de un obispo. A Vísperas (pp. 507-508).
Lo que va entre corchetes [ ] son correcciones añadidas por el propio Breviario.

2. Breviarium Gothicum, f. CX.
Traducción: Castro Sánchez, José (introducción, traducción, índices y notas) - García Ruiz, Emilio (col.), Corpus christianorum in translation, 19. Himnodia Hispánica. Ed. Brepols, Turnhout 2014, himno nº 191. En la ordenación de un obispo. Para el oficio de la mañana (pp. 510-511).

Téngase en cuenta que la traducción está realizada a partir de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus, himnos 190 y 191 (pp. 265-266 y 267-268, respectivamente), por lo que puede haber variaciones respecto al texto latino del Breviario.

Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMXVII