La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Christe immense, Dominator sancte (1)
(In Tertio Dominico Quadragesimae. Ad Vesperum. In Laudibus / Tercer domingo de Cuaresma. Vísperas y Laudes)

   Christe immense, Dominator sancte,
Custodi plebem, quam tu redemisti
Sanguine sacro tuo pretioso;
      Ipse salvasti.

   Claritas fulget, Dominusque fecit,
In Bethania ad Lazarum venit,
Quem suscitavit, et gloriam suam
      Manifestavit.

   Maria autem domi retenta,
Quem expectabat; pietas immensa
Illi occurrit, et annuntiavit
      Sororque Martha.

   Magister adest. Occurrunt sorores,
Et lachrymantes, Christum confitentes
Sic meruerunt, ut viderent fratrem
      Suum resurgentem.

   Ad monumentum exlamabat Jesus:
Lazare veni, Dominusque tecum.
Ille surrexit, et omnis caterva
      Ibi convertitur.

   In Samaria ut homo sitivit,
Et mulieri peccata dimisit,
Coecus enim natus lumen magnum
      Vidit in Siloe.

   In Samaria fecit confitentes,
In Bethania Lazarum surgentem,
Surdos audientes, et mutos loquentes,
      Quos visitavit.

   Gloria Patri, Trino Sempiterno
Gloria Christo, Spirituique Sancto:
Praedicet Trinum pia voce nomen
      Omne per aevum.

 

  Dios infinito cuyo señorío es santo,
vela por el pueblo que tú redimiste
y que tú mismo salvaste
     con tu preciosa sangre.

  Bien resplandece lo que el Señor hizo en Betania.
Se llegó a casa de Lázaro
a quien resucitó
     y así manifestó su gloria.

  María quedaba en casa a la espera;
fue su hermana Marta
cuya piedad no conocía límites quien salió a su encuentro
     y se lo dijo.

  Se presenta el maestro, las hermanas se le acercan llorosas
y manifestado su fe en Cristo
se hacen merecedoras de ver a su hermano
     otra vez vivo.

  Junto al sepulcro gritaba Cristo con fuerza:
Sal fuera, Lázaro, el Señor está aquí.
Él resucitó y toda la muchedumbre allí presente
     se convirtió.

  En Samaria sintió sed, pues era hombre,
y perdonó los pecados de la mujer.
El ciego de nacimiento vio en Siloé
     una luz grande.

  En Samaria logró que creyeran en él,
en Betania resucitó a Lázaro
e hizo que los sordos que le presentaban oyeran
     y los mudos hablaran.

  Gloria al Padre, trino y sempiterno,
gloria a Cristo y al Espíritu Santo:
que su divino trino nombre sea proclamado por siempre
     con santas voces.

1. Breviarium Gothicum, f. 214.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la Liturgia Mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, C. - Dreves, G. M., Analecta hymnica Medii ævi, vol. 27, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus (Leipzig. O.R. Reisland 1897). Himno nº 27, Hymnodia Gotica, pp. 80-81.

Se recuerda que, hasta la fecha, no existe traducción oficial del Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMIV-MMXVI