La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Aurôra lucis rútilat (1)
(Oficio de Prima, Pascua)

Aurôra lucis rútilat:
   Cœlum láudibus íntonat:
   Mundus exúltans júbilat:
   Gemens inférnus úlulat.

Cùm Rex ille fortíssimus,
   Mortis confráctis víribus,
   Pede concúlcans tártara
   Solvit à pœna míseros.

Ille, qui clausus lápide
   Custodîtur sub mílite;
   Triúmphans pompa nóbili,
   Victor surgit de fúnere.

Solútis jam gemítibus,
   Et inférni dolóribus:
   Quia surréxit Dóminus,
   Respléndens clamat Ángelus.

Tristes erant Apóstoli
   De nece sui Dómini,
   Quem pœnâ mortis crudéli
   Servi damnárunt ímpii.

Sermône blando Ángelus
   Prædíxit muliéribus:
   In Galilæa Dóminus
   Vidéndus est quamtóciùs.

Illæ dum pergunt cóncitæ,
   Apóstolis hæc dícere:
   Vidéntes eum vívere,
   Ósculant pedes Dómini.

Quo agnito Discípuli
   In Galilæam próperè
   Pergunt, vidêre fáciem
   Desiderâtam Dómini.

Claro pascháli gáudio
   Sol mundo nitens radio,
   Cùm Christum jam Apóstoli
   Visu cernunt corpóreo.

Osténsa sibi vúlnera
   In Christi carne fúlgidâ,
   Resurrexísse Dóminum,
   Voce faténtur pública.

Rex Christe clementíssime,
   Tu corda nostra pósside;
   Ut tibi laudes débitas
   Reddâmus omni témpore.

Glória tibi, Dómine,
   Qui surrexísti à mórtuis,
   Cum Patre, Sancto Spíritu
   In sempitêrna sæcula.
   Amen.

 

   La luz de la aurora brilla
el cielo resuena con alabanzas
el mundo exultante se regocija.
los gimientes del infierno se lamentan.

   Mientras el rey más fuerte.
áspero con las fuerzas de la muerte,
pisoteando al Tártaro
libra de la pena a los míseros.

   Aquél que sepultado tras una lápida
custodiada por la milicia
triunfante con gran pompa
surgió victorioso de la muerte.

   Ahora el infierno está libre
de dolores y gemidos
porque el Señor ha resucitado;
proclama el ángel resplandeciente.

   Los Apóstoles estaban tristes
por la muerte de su Señor,
a quien unos hombres sin piedad
habían condenado a una pasión crudelísima.

   Con palabras llenas de afecto,
un Ángel predijo a las mujeres:
«Muy pronto en Galilea
podréis ver al Señor».

   Al ponerse en camino, presurosas,
para transmitir este anuncio a los Apóstoles,
contemplan al Señor resucitado,
y besan sus pies.

   Los discípulos nada más recibir la noticia,
emprenden la carrera a Galilea,
para ver aquel rostro del Señor,
que ellos tanto anhelaban.

   Con el gozo pascual,
el sol de nuevo brilla
cuando ven los apóstoles
que Jesús resucita.

   En la carne de Cristo
ven claras las heridas
y paladinamente
que está vivo predican.

   Cristo, rey clementísimo,
nuestras almas habita
para que te celebremos
por siempre en nuestra vida.

   Gloria a ti Señor,
que de los muertos has resucitado,
y al Padre y al Espíritu Santo,
por los siglos sin término.
Amén.

(1) Breviarium Gothicum, f. CXXVI.
Traducción: Liturgia de las horas del rito romano: estrofas 1 a 4 del himno Aurora lucis rutilat; 5 a 8 del himno Tristes erant Apostoli y 9 a 11 del himno Claro paschalis gaudio.

Se recuerda que, hasta la fecha, no existe traducción oficial del Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIV-MMXV