La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNI / HIMNOS

AD COMPLETORIUM
A COMPLETAS

Himnos de las horas canónicas. A Completas

ÍNDICE
Sol Angelôrum réspice / Sol de los Ángeles, mira
(primer himno)
Cultor Dei meménto / Adorador de Dios, recuerda
(segundo himno)
Obsidiónes óbvias / Dispongámonos con nuestros cánticos
(tercer himno para los sábados y fiestas principales, excepto en Cuaresma)
Adsunt ténebræ primæ Ya está aquí la oscuridad primera
(tercer himno -otro- para los sábados y fiestas principales, excepto en Cuaresma)
Noctis tetræ primórdia / Dedicamos el arranque de la noche sombría
(tercer himno -otro- para los sábados y fiestas principales, excepto en Cuaresma)
Quiéti tempus adest / Ya llega la hora del reposo
(tercer himno -otro- para los sábados y fiestas principales, excepto en Cuaresma)
Lucis auctor clemens, lumen imménsum / Creador bondadoso de la luz y luz infinita
(tercer himno para sábados y domingos de Cuaresma)
Christe, qui lux es, et dies / Cristo, que eres la luz y eres el día
(tercer himno para los domingos, excepto en Cuaresma)

Hymnus / Himno (1)
Sol Angelôrum réspice,
   Quem concupíscit méntium
   Inténto visu cástitas,
   Sursùm manéntem cérnere.

Quo cuncta pollent cœlitùs
   Cursu recúrsu próspero:
   Quo vita constat ómnium.
   Inténde grates súpplicum.

Da sérvulis custódiam,
   Quâ temperéntur cómmoda:
   Advérsa sint innóxia;
   Corrúpta ne sint péctora.

Frugálitas tu sénsuum
   Sator, salus, reféctio,
   Potus, cibîque, gáudium,
   Lux, atque virtus córdium.

Repélle membris lúbricam,
   Ne pólluat lascívia;
   Ne fœda vexet pássio,
   Culpétque mentis actio.

Virtûtis infer cópiam,
   Quâ cónferas cleméntiam;
   Oblîtus ut peccáminum,
   Dones quiêtem témporum.

Votis rogâmus áffatim
   Supérna pax inlábere,
   Quâ cuncta tuta pérpetìm,
   Serves subáctis scándalis.

Glória Patri ingénito,
   Glória Unigénito,
   Unà cum Sancto Spíritu
   In sempitérna sæcula.
   Amen.

Sol de los ángeles, mira;
A aquel que la pureza de nuestros corazones
apenas vislumbra desea contemplar
a quien reside en lo alto.

De ti reciben su poder todas las cosas del cielo
con su favorable ir y venir,
en ti se asienta la vida de todos,
atiende el agradecimiento de quienes te invocan.

Concede a tus siervos protección
para con ella compaginar lo útil,
evitar lo pernicioso
y que no se corrompan nuestros corazones.

Sé tú la moderación de los sentidos,
sembrador, salvación y alimento;
bebida, comida y gozo;
luz y vigor del alma.

Aleja de nuestros miembros la lascivia,
que no los manche.
Que la funesta pasión no nos desasosiegue
ni nuestros pensamientos nos hagan caer en la culpa.

Danos valor suficiente
con el que merecer tu clemencia,
para olvidarte de nuestros pecados
y concedernos una vida serena.

Paz celeste,
te suplicamos con nuestros cánticos
que penetres en nuestros corazones
para que todo lo guardes por siempre evitando disensiones.

Gloria al Padre no engendrado,
gloria a su único Hijo
junto con el Espíritu Santo,
por los siglos sempiternos.
   Amén.

Inicio página

Hymnus / Himno (2)
Cultor Dei meménto,
   Te fontis, et lavácri
   Rorem subísse sacrum,
   Te chrísmate innovâtum.

Fac cum vocánte somno,
   Castum petens cubîle;
   Frontem, locúmque cordis
   Crucis figûra signet.

Crux pellit omne crimen:
   Fúgiant crucem ténebræ;
   Tali dicâta signo
   Mens fluctuâre nescit.

Procùl procùl vagántum
   Porténta somniôrum,
   Procùl esto pervicáci
   Præstigiâtor astu.

O tortuôse serpens,
   Qui mille per mæándros,
   Fraudésque flexuósas
   Agitas quiêta corda:

Discêde; Christus hîc est,
   Hîc Christus est, liquésce:
   Signum, quod ipse nosti,
   Damnat tuam catérvam.

Corpus licèt fatíscens,
   Jacens reclînet paulùm;
   Christum tamen sub ipso
   Meditábimur sopôre.

Glória Deo Patri,
   Et Christo vivo regi,
   Paraclitôque Sancto,
   Et nunc, et in ætérnum.
   Amen.

   Adorador de Dios,
recuerda que has recibido
el sagrado rocío de la fuente y el baño,
que estás marcado por la unción.

   Cuando, al llamarte el sueño,
vas a tu casto lecho,
haz que la señal de la cruz
marque tu frente y el lugar de tu corazón.

   La cruz repele toda falta,
de la cruz huyen las tinieblas,
un alma consagrada a tal signo
jamás va a la deriva.

   ¡Lejos de aquí, oh lejos,
engendros de erráticos sueños!
¡Lejos de aquí el impostor
de empecinada astucia!

   ¡Oh retorcida sierpe
que a través de mil meandros
y sinuosos engaños
desazonas los corazones tranquilos,

   Márchate, Cristo está aquí!
Aquí está Cristo, ¡esfúmate!
La señal que bien conoces
condena a tus hordas.

   Por más que el cuerpo agotado
yazga reclinado sólo un rato,
sin embargo en el sueño mismo
en Cristo estaremos pensando.

   Gloria a Dios Padre,
y a Cristo que vive y reina
y al Espíritu Santo Paráclito
ahora y por siempre.
   
Amén.

Inicio página

Hymnus / Himno (3)

Obsidiónes óbvias.
   Parêmus omnes cárminum,
   Contra tenebrârum ducem,
   Contra tetrum satéllitem.

Manus perármet spes, fides;
   Lumbos, valens Crux óbtegat:
   Cingâmur ense spíritus
   Propter timôrem nóctium.

Jesu manu fortíssimâ
   Salva fidéles per fidem,
   Evérte advérsos Cruce,
   In pace cuncta prótege.

Dispongámonos con nuestros cánticos
   frente a todas las emboscadas
   que el príncipe de las tinieblas y sus repulsivos secuaces
   nos tienden en el camino.

Que la fe y la esperanza nos armen de pies a cabeza,
   que la cruz vigorosa cubra nuestras espaldas;
   ciñámonos con la espada del espíritu
   para hacer frente a los temores nocturnos

Jesús, salva por la fe con tu mano poderosa
   a quienes en ti creen,
   abate con la cruz a los enemigos
   y guarda todas las cosas en la paz.

Inicio página

Hymnus / Himno (4)

Adsunt ténebræ primæ;
   Noctis tetræ excúrsus
   Cum cánticis, et hymnis
   Nunc dedicêmus omnes.

Nam tempus illud hoc est,
   Quod Hieremías dicit
   Surgéndum esse nobis
   Primórdio in noctis.

Nos spíritu per arma,
   Invícta radix David;
   Disrúmpe vincla noctis,
   Et da jubar salûtis.

Somni quies sit grata:
   Mens pérvigil resúrgat:
   Non sordidêmur actu;
   Nec spíritu gravêmur:

Sed córpore, et mente
   Spíritu fervénte,
   Vestígio ímpigro
   Te consequâmur, Christe.

   Ya está aquí la oscuridad primera,
avanzadilla de la horrenda noche,
momento es de que te honremos todos
con cánticos y con himnos.

   Esta es la hora
de la que nos habla Jeremías:
¡pongámonos en vela
ahora que arranca la noche!

   Protégenos con tu espíritu,
raíz invicta de David;
haz saltar las cadenas de la noche
y concédenos el brillo de la salvación.

   Que el reposo del sueño sea grato,
que atenta despierte la mente,
que no cometamos inmundicias
ni carguemos de culpas nuestras almas.

   Sino que con espíritu ferrvoroso
y caminado intachables
lleguemos hasta ti, oh Cristo,
con todo nuestro ser.

Inicio página

Hymnus / Himno (5)

Noctis tetræ primórdia
   In láudibus transégimus:
   Nunc te precâmur, Trínitas;
   Ut præcinéntes áudias.

Tu ómnibus da grátiam;
   Tu fessa quoquè álleva,
   Errâta dele críminum,
   Exclûde juge scándalum.

Lux vera nos inlúminet,
   Mentis ténebras éffuget;
   Ut pax abúnundet ómnibus,
   Qui te, Creâtor, crédimus.

Dedicamos el arranque de la noche sombría
   a entonar tus alabanzas.
   Y ahora te suplicamos, oh Trinidad,
   que escuches a quienes te cantan.

Concede a todos tu gracia
   y alivia a los exhaustos;
   destruye los extravíos de los pecados
   y cierra el paso a cualquier escándalo.

Para que nos ilumine la luz verdadera
   que aleje las tinieblas de la mente
   y rebose la paz en todos
   los que creemos en ti, nuestro creador.

Inicio página

Alius Hymnus / Otro Himno (6)

Quiéti tempus adest,
   Quod fessa membra quies
   Obtíneat ínnocens,
   Et Christo vígilet mens.

Pelle à nobis, Deus,
   Rogâmus, omne tetrum;
   Anguis prisci malígnum,
   Virúsque mortíferum.

Ut sub umbrâ alârum
   Tutíssimâ tuârum
   Protécti maneâmus,
   Ad tuasque laudes surgâmus.

Sit glória, et potéstas
   Deo Patri, et Proli,
   Paráclito coæquáli
   In sæculôrum sæcula.
      Amen.

   Ya llega la hora del reposo,
con él el limpio sosiego
se apodererá de nuestros agotados miembros
y nuestra mente estará vigilante en Cristo.

   Te suplicamos, oh Dios,
que apartes de nosotros cualquier desverguenza
y el veneno mortífero
de la maligna serpiente originaria.

   Para permanecer seguros
a la sombra protectora de tus alas
y así nos levantemos
para cantar tus alabanzas.

   Gloria y honor sean dados
al Padre y al Hijo y al Espíritu,
igual a ambos,
por los siglos de los siglos.
   Amén.

Inicio página

Hymnus in Quadragesima dicendus / Himno que se dice en Cuaresma (7)
   Lucis auctor clemens, lumen imménsum:
Lumen, cujus fulget Sanctus ætérnus
Christus, cùm quo regnat cum ipso in unum
Et Sanctus Spíritus, una potéstas.

   Tetræ noctis hujus calíginem pelle,
Serpentísque fraudes, quæsumus, fuga:
Nos armátos Crucis signáculo salva:
Sacrosáncto tuo nómine dita.

   Quos peccáti mole grávidè pressos,
Suâ millefórmis fraude decêpit,
Se victôrem gaudens, quoquè se victum
Cognóscat virtûte Omnipoténtis.

   Pater immortâlis, ómnium Pastor,
Invidéntem hostem frange fuscántem;
Lumen nobis præbe perenne de Sancto:
Tenebróso calle non paveâmus.

   Redémptor ætérne, Rex omnis terræ,
Delictôrum pius gémitus adténde:
Insidiántem hostem confrínge Salvâtor;
Nos ætérnæ vitæ redde beátos.

   Noctem nobis istam dona quiêtam:
Inimîcum hostem fuga à nobis:
Crucis signum vincat omne iníquum:
Te, Christe, rogâmus, mane nobíscum.

   Glória, et honor, potéstas, et virtus
Ingénito Deo, genitôque Christo,
Spirituîque simul Paráclito Sancto;
Cujus verbo clarent sæcula cuncta,
   Amen.

   Creador bondadoso de la luz
y luz infinita, cuya luz, Cristo,
brilla eternamente santo, con quien reina,
y junto con el Espíritu Santo, poder único.

   Aleja las tinieblas de esta negra noche
y ahuyenta, te pedimos, a la engañosa serpiente;
armados con el signo de la cruz, sálvanos
y enriqúecenos con tu sacrosanto nombre a nosotros.

   A quienes engañó y humilló con la pesada carga
el que tiene mil formas, alegrándose de su victoria;
que reconozca que también él ha sido vencido
por el poder del Todopoderoso.

   Padre inmortal, pastor universal,
quebranta al enemigo embustero y envidioso,
danos la luz de la fuente eterna,
que no temamos en la senda tenebrosa.

   Redentor excelso, rey de toda la tierra,
oye piadoso el llanto de los pecadores,
vence, salvador, al enemigo que acecha
y a nosotros haznos eternamente bienaventurados.

   Danos esta noche tranquila,
aleja de nosotros al Enemigo hostil,
que el signo de la cruz venza toda injusticia;
a ti, Cristo, te pedimos: quédate con nosotros.

   Gloria y honor, poder y virtud
a Dios ingénito y a Cristo engendrado
y al Espíritu Santo Paráclito,
por cuya palabra resplandecen todos los siglos.
   Amén.

Inicio página

 Hymnus dicendus diebus Dominicis / Himno que se dice los domingos (8)

Christe, qui lux es, et dies,
   Noctis ténebras détege:
   Lux ipse lumen præferens,
   Vitam beâtam prædicans.

Precâmur, Sancte Dómine,
   Defénde nos in hac nocte:
   Sit nobis in te réquies,
   Quiêtam noctem tríbue.

Ne gravis somnus ínruat,
   Nec hostis nos subrépat;
   Nec caro illi conséntiens,
   Et nos reos státuat.

Óculi sómnium cápiant:
   Cor ad te semper vígilet:
   Déxtera tua prótegat
   Fámulos, qui te díligunt.

Defénsor noster áspice,
   Insidiántem réprime:
   Gubérna tuos fámulos,
   Quos sánguine mercâtus es.

Meménto nostri Dómine
   In gravi isto córpore;
   Qui es defénsor ánimæ,
   Adésto nobis Dómine.

Tetræ noctis insídias
   Hujus timôris líbera:
   Tuæ lucis magnálibus
   Totum Clerum inlúmina.

Glória Patri ingénito,
   Glória Unigénito,
   Una cum Sancto Spíritu,
   In sempitérna sæcula.
   Amen.

   Cristo, que eres la luz y eres el día,
disipa las tinieblas de la noche;
tú que eres luz portador de claridad
que anuncia la luz dichosa.

   Te pedimos, oh Señor,
que nos protejas durante esta noche,
que seas tú nuestro reposo
y nos concedas una noche tranquila.

   Que no nos agobien las pesadillas
y que no nos sorprenda el enemigo,
que nuestra carne no ceda ante él
y nos haga culpables ante ti.

   Que nuestros ojos se abandonen al sueño
y nuestro corazón esté siempre vigilante,
que tu diestra proteja
a los siervos que te aman.

   Escúchanos tú que eres nuestro defensor,
mantén a raya al tentador,
guía a tus siervos
a quienes redimiste con tu sangre.

   Acuérdate de nosotros q
ue cargamos con este cuerpo mortal;
mantente a nuestra vera,
Tú que eres quien protege nuestras almas.

   Líbranos de las asechanzas
y los temores nocturnos
e ilumina con las maravillas de tu luz
a quienes cantamos tus alabanzas.

   Gloria al Padre no engendrado,
gloria a su único Hijo
junto con el Espíritu Santo,
por los siglos sempiternos.
   Amén.


1. Breviarium Gothicum, f. CXVI; f. CXXXVIII
Traducción (excepto doxología): Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 74, Hymnodia Gotica, pp. 110-111.

2. Breviarium Gothicum, f. CXXXVIII.
Traducción (excepto doxología final) de Luis Rivero García en Prudencio, Obras I. Himnos cotidianos (Cathemerinon): himno para antes del sueño. Ed. Gredos, Madrid 1997, pp. 191-192.

3. Breviarium Gothicum, f. CXL.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 49. De Prima Vigilia, Hymnodia Gotica, pp. 101-102.

4. Breviarium Gothicum, f. CXL.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 72. Ad Completorium, Hymnodia Gotica, p. 110.

5. Breviarium Gothicum, f. CXL.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus. Himno nº 64. Ad Completam, Hymnodia Gotica, p. 107.

6. Breviarium Gothicum, f. CXL.
Traducción (excepto doxología): Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 73. Ad Completorium, Hymnodia Gotica, p. 110.

7. Breviarium Gothicum, f. CXL.
Traducción: Castro Sánchez, J. Himnos de la antigua liturgia hispánica en Sacris Erudiri nº 42, año 2003,  pp. 136-137.

8. Breviarium Gothicum, ff. CXL-CXLI.
Traducción (excepto doxología): Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 75. Ad Completorium, Hymnodia Gotica, p. 111.

Para las traducciones, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Se recuerda que, hasta la fecha, no existe traducción oficial del Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMVII-MMXVII