La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario
Compartir
Tweet

 

HYMNI / HIMNOS

 27 Novembris / 27 de noviembre

In diem sanctorum Facundi et Primitivi, martyrum
En el día de los santos Facundo y Primitivo, mártires (1)

 

Santos Facundo y Primitivo, mártires. Retablo de la iglesia de los Stos. Facundo y Primitivo, Atrb. Francisco Giralte, s. XVI (Cisneros, Palencia)

ÍNDICE
Gaudête flores MártyrumRegocijaos, flores de los mártires
Fons, Deus, aeternae pacis / Dios, fuente de eterna paz
Gaudet nunc naviter iam toga candida / Ahora ya se llena de profundo gozo

Ad Vesperum - In Laudibus / A Vísperas - En Laudes (2)

   Gaudête flores Mártyrum;
Salvête plebes géntium;
Visum per astra míttite;
Sperâte signum glóriæ.

   Voces Prophetârum sonant,
Venîre Jesum núnciant;
Redemptiônis præviâ,
Quâ nos redêmit, grátiâ.

   Hic manè nostrum prómicat,
Et corda læta exæstuant;
Cùm vox fidêlis pérsonat,
Prænuntiátrix gloriæ.

   Tantæ salûtis gáudium,
Quo est redémptum sæculum,
Exceptiônis ínclytum
Ab hinc ciâmus cánticum.

   Advéntus hic primus fuit
Punîre quo non sæculum
Venísset, ulcus térgere
Salvándo quod períerat:

   At nunc secúndus præmonet,
Adésse Christum jánuis -
Sanctis corónas réddere,
Cœlîque regna pándere.

   Ætérna lux promíttitur,
Sidúsque salvans prómitur;
Jam nos juvar refúlgidum
Ad jus vocet cœléstium.

   Te, Christe, solum quærimus
Vidêre, sicut es Deus;
Ut læta nos hæc vísio
Evéllat omni tártaro.

   Quò dùm Redémptor véneris,
Cum candidáto Mártyrum
Globo, adúnes cælibi
Nos tunc beáatos cœtui

   Deo Patri sit glória
Ejúsque soli Fílio
Cum Spíritu Paráclito,
Et nunc et in perpétuum.
Amen.

   Regocijaos, flores de los mártires,
salve, pueblos de las naciones,
dirigid la mirada por los astros,
esperad el signo de la gloria.

   Suenan las voces de los profetas,
anuncian la venida de Jesús,
gracia anticipada de la Redención
por la que nos redimió.

   Por esto resplandece nuestra mañana
y nuestros corazones se desbordan de alegría
cuando resuena la voz fidedigna
prenunciadora de la gloria.

   Elevemos desde ahora
un glorioso cántico de acogida
por el gozo de tan grande salvación,
puesto que el siglo ha sido redimido.

   Esta fue su primera venida;
vino no a castigar al siglo,
sino a limpiar su herida,
salvando lo que habia perecido.

   Mas ahora la segunda nos avisa
que Cristo está aquí a las puertas
para imponer coronas a los santos
y abrirles los reinos del cielo.

   Se nos promete la luz eterna
y se nos muestra la estrella salvadora;
que su brillo resplandeciente
nos llame ya a la ley celestial.

   A ti, Cristo, solo deseamos ver,
Dios como eres,
de manera que tu feliz visión
nos arranque totalmente del tártaro,

   Para que, cuando vengas, redentor,
con la comitiva de los mártires vestidos de blanco,
nos unas entonces
al bienaventurado coro del cielo.

   Sea la gloria a Dios Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Paráclito
ahora y siempre.

Inicio página

In ss. Facundi et Primitivi / Para el día de los santos Facundo y Primitivo (3)

   Fons, Deus, aeternae pacis,
lux, origo luminis,
Dilectionis amorem
tuae infundens nobis,
Mira, praesta, ut queamus
tua promere hymnis.

   Almorum, ecce, tuorum
pangimus insignia
Facundi et Primitivi
martyrum in canticis
Tibi regi offerentes
sacrificium laudis.

   Cuncti enixe precantes
poscimus te servuli,
Rex, nobis horum precatu
nostri des ut delicti
Veniam, pro te qui multis
sunt tormentis affecti.

   Uenit Atticus cum praeses
in fines Gallaeciae,
Christiani huius Christum
fatentes provinciae
Ipsius sistuntur suis
conspectibus incolae.

   Nomen christianitatis
impius exstinguere
Nitens hos vinctos catenis
iussit is trahi ad se
Ac frangi digitos horum
crura et contorqueri.

   Direxit epulas illis,
quibus edebat ipse;
oblatum sibi tunc sancti
temnunt cibum carcere;
Iratus camino iussit
eos iudex ardere.

   Isti ambo consultori
veracia praesidi
Verba respondentes missi
cum fuissent, illaesi
Manserunt, qui post tres dies
intacti sunt inventi.

   Post infectum dari iussit
illis cibum veneno,
Oratione acceptum
quem et crucis vexillo
Armati sancti ederunt,
nihil mali senserunt.

  Rector tunc uncinis trahi
nervos ex corporibus
Eorum iussit illosque
oleo perfundere
Candente atque subvehi
lampades lateribus.

   Iussit vivum calcem mixtum
cum aceto et felle
Eorum mitti in guttur
violenter iudexque,
Nam sancti biberunt potum
fidenter in Domino.

   Martyrum et effodiri
iussit oculos praeses,
Quae cum sancti agunt Christo
grates Deo fieri,
Suspendique tunc deorsum
iubet eos capite.

   Illustrati post triduum
et sani inventi sunt,
Quos vivos discoriari
iudex iussit iniquus,
Capita sanctorum mandat
horum atque praecidi.

   Tunc milites absciderunt
capita, beatorum,
Cervicibus statim quorum
lac et sanguis exiit;
Multi videntes gavisi
in Christo crediderunt.

   Iesu, redemptor excelse,
Dei patris filius,
Interventu horum nobis
martyrurn imploramus
Te, de caelis ut iuvamen
des angelicum, Deus.

   Vigeat iam ecclesia
tuis adiutoriis
Tua per orbem diffusa
terrarum atque pacis
Ornetur virginitatis
dono et caritatis.

   Inclita sit laus Patri
atque tibi, Filio,
Una cum Spiritu Sancto,
honor, benedictio,
Gloria, salus, potestas
per omnia saecula.

   Dios, fuente de eterna paz, luz, origen de la luz, infundiéndonos el amor de tu caridad, concédenos que podamos cantar con himnos tus maravillas.

   Henos aquí celebrando en nuestros cánticos las glorias de tus santos mártires Facundo y Primitivo y ofreciéndote a ti, rey, un sacrificio de alabanza.

   Todos tus humildes siervos, rey, con insistentes súplicas te pedimos que por el ruego de estos, que por tu causa fueron sometidos a muchas torturas, nos des el perdón de nuestras faltas.

   Cuando el gobernador Ático llega a las tierras de Galicia, estos cristianos, habitantes de la provincia, son conducidos a su presencia por confesar a Cristo.

   Esforzándose el impío en destruir el nombre de la cristiandad, ordenó que fueran llevados ante él encadenados y que se les quebraran los dedos y se les retorcieran las piernas.

   Mandó darles las viandas que él mismo comía, pero los santos rehúsan tomar el alimento que se les había servido; el juez ordenó airado que ardieran en el horno.

   Aun cuando ambos habían sido introducidos en él, tras responder palabras veraces al interrogatorio del gobernador, permanecieron ilesos y después de tres días fueron encontrados intactos.

   Después, ordenó darles comida envenenada, que los santos, tras recibirla con una oración y armados con el estandarte de la cruz, comieron sin experimentar ningún mal.

   Entonces el juez ordenó que con garfios se les arrancaran los nervios del cuerpo y los empaparan de aceite hirviendo y acercaran teas a sus costados.

   Ordenó el juez que a la fuerza metieran en su boca cal viva mezclada con hiel y vinagre, entonces los santos bebieron la pócima confiando en el Señor.

   El gobernador ordenó que se les sacaran los ojos a los mártires;
y cuando se hacía esto, los santos dan gracias a Cristo Dios, y
entonces ordena que se los cuelgue con la cabeza hacia abajo.

   Después de tres días, se encontró que se les había devuelto la vista y que estaban curados; el inicuo juez ordenó que los santos, todavía vivos, fueran despellejados y manda que también se
les cortara la cabeza.

   Entonces los soldados cortaron las cabezas de los bienaventurados, y de sus cuellos salió al punto leche y sangre; muchos, al verlo, llenos de gozo creyeron en Cristo.

   Jesús, redentor excelso, Hijo de Dios Padre, por la intercesión de estos mártires te imploramos, Dios, que desde el cielo nos des la ayuda de los ángeles.

   Tu iglesia, extendida por el orbe de la tierra, se fortalezca ya con tu ayuda y sea adornada con los dones de la paz, la virginidad y la caridad.

   Al Padre excelso y a ti, su Hijo, junto con el Espíritu Santo sea la alabanza, el honor, la bendición, la gloria, la salud y el poder por todos los siglos.

Inicio página

In ss. Facundi et Primitivi / Para el día de los santos Facundo y Primitivo (4)
   Gaudet nunc naviter iam toga candida,
Sollemne agitur festum celebrius,
Concu[rrunt] pariter hymnoque recinunt,
Qui patre prodi[tus] saeculum continet.

   Cunctumque rabidi per hoc satellites
Orbem disquiritant, Christum colentium
Avidis faucibus luporum ritibus
Sanguinem sitiunt, insontes perimunt.

   Ut hoc pertonuit tines Gallaeciae,
Lustrant continuo partes occiduas,
Monitis abnuunt, quae Christus indidit,
Et suis imperant nefanda incolis.

   Praecones valide munera largitant,
Qui esset deditus idolis servulus,
Abundans copia, saeculi gloria
Et manens in eo omni liminio.

   Per mundi compita fama pervolitat,
Ignari properant, certatim confluunt,
Dona mortalia optantes cousequi,
Cum quibus vividi merguntur Erebo.

   Idolum dedicans ara construitur,
Pectora verberans monet sic facere;
Ut quis contemneret, acris suppliciis
Vita necabitur, nomen delebitur.

   Facundus, accola contiguus Dei,
Qui fratri sanguine iungitur gratia,
Ardore fidei ducuntur pariter
Et furva denegant gentium idola.

   Praeses ut infremens clamitat turbidus
Sanctos adducere vinctos et improbe
lubet satellites caedibus exsequi,
[Ut sanctos Domini] perderent perfidi.

   [Moxque ut facti sunt] martyres incliti
Obviam iudici, in[quiunt v]alide:
Cur sanctos Domini incertum provocas
Et [vis illic]itis servire idolis?

   Munus proponitur anno[nam porr]igens,
Ut, quos non vincerent tormenta pessima,
Vincerent gaudia, mundi illecebra,
Ut sic illiceret corda innocentia.

   Sed sancti Domini cuncta propelliunt,
Putant sacrilegum, quidquid obtulere,
Et sanctis manibus horrida tangere,
Ac manent liberi ab omni crimine.

   Venena poculo miscens continuo,
Guttur inicere sumentes avide,
Nec eis nocuit tantis obscenibus,
Quae sanctis praeparat, vesanus impius.

   Sustolli praecipit, caput demergere,
Pelles detrahere, oculos effodi,
Ut sic per triduum penderent perpetim;
Angelo Domini sani effecti sunt.

   Unus e populo increpans iudicem
Cernit et obsecrat, nuntius Domini
Dextra coronulis praestolat martyres,
Ut sertis evehat aethera caelica.

   Tyrannus audiens vota fidelium,
Accepta Domino esse ut comperit,
Arrepto gladio martyrum capita
Truncat, suavius vivent perennius.

   Ob hoc, caelicolae, adclines petimus,
Nostrisque precibus aures adponite,
Deferte sedula illi suspiria,
Ut sit propitius cunctis, quae gessimus.

   Sit trino Domino gloria maxima,
Sit compar genitu sitque paraclito,
Unus qui retinet sceptra perenniter
Vincens perpetuis tempora saeculis.

   Ahora ya se llena de profundo gozo la asamblea de [blanca] toga, se celebra solemnemente la insigne festividad, se congregan y cantan al único que, nacido del Padre, abarca el mundo.

   Por medio de los satélites se escudriña la ardiente tierra oriental; en sus ávidas fauces con bocas de lobos están sedientos de la sangre de quienes adoran a Cristo, y matan a los inocentes.

   Y esto atronó los confines de Galiciac; recorren sin descanso la parte occidentald, rechazan con advertencias lo que Cristo enseñó y ordenan que se adore a sus nefandos ídolos.

   Dan con largueza regalos mientras con voz poderosa pregonan que quien se consagrara como humilde siervo a los ídolos, permanecerá libre de todo cautiverio, rebosando de riqueza y de la gloria del siglo.

   Por las encrucijadas del mundo vuela la noticia, se apresuran sin saber, acuden a porfía, desean alcanzar dones mortales, con los cuales en vida se sumergen en el erebo.

   Se construye un altar y se consagra al ídolo, [el gobernador], golpeándose en el pecho, aconseja hacer lo mismo, de manera que quien se negara será matado tras duros castigos y su nombre será borrado.

   Cerca anda Facundo, un vecino, y quien está unido a él por sangre fraterna; con la gracia y el ardor de la fe se empeñan por igual y abominan los horribles ídolos de los gentiles,

   Cuando el gobernador bramando grita enfurecido que lleven maniatados a su presencia a los santos y con maldad ordena a sus satélites que los castiguen con azotes, [de manera que] los infieles aniquilen [a los santos del Señor].

   [Tan pronto como] los ínclitos mártires fueron llevados a presencia del juez, con poderosa voz [le dicen]: "¿Por qué incitas a los santos del Señor a la impureza y a servir a tus ídolos [malditos]?".

   [Se les ofrece comida] poniéndosela delante como un regalo, a fin de que a quienes no vencían los crueles tormentos los vencieran los placeres y encantos del mundo, para así seducir sus inocentes corazones.

   Pero los santos del Señor lo rechazan todo, consideran sacrílego todo lo que les ofrecían y espantoso tocarlo con sus santas manos, y permanecen libres de toda culpa.

   Mezclando al instante veneno con agua, lo aceptaron y lo ingirieron de buena gana, pero el impío malvado no causó daño a los santos con las inmundicias tan grandes que les prepara.

   Ordena colgarlos, sumergir su cabeza, arrancarles la piel, sacarles los ojos, y que así estuvieran colgados durante tres días seguidos, pero quedaron sanos gracias a un ángel del Señor.

   Uno del pueblo increpando al juez, ve y ora: "Un mensajero del Señor con coronas en su diestra aguarda a los mártires para conducirlos coronados a los etéreos cielos".

   Cuando el tirano oyó que los ruegos de los fieles eran gratos y hermosos para el Señor, desenvainando la espada, corra la cabeza a los mártires, que vivirán eternamente dichosos.

   Por esto, habitantes del cielo, postrados os pedimos: prestad vuestros oídos a nuestros ruegos, llevadle a él nuestros puros suspiros para que perdone todo lo [malo] que hemos hecho.

   Sea al Señor trino la mayor gloria, sea igualmente al Hijo y sea al Paráclito, uno solo que tiene el cetro eternamente venciendo [al tiempo por los siglos eternos] .


1. Título del oficio en el Apéndice del Breviarium Gothicum, f. Ap. 24: In Sanctorum Facundi et Primitivi et Agricolae et Vitalis martyrum. Puesto que el actual calendario del Rito Hispano-Mozárabe incluye esta celebración, consideramos oportuno añadir los himnos de la Hymnodia Gotica que no se encuentran en el Breviario.

2. Breviarium Gothicum, ff. Ap. 24; CCCXX.
Traducción: Castro Sánchez, José (introducción, traducción, índices y notas) - García Ruiz, Emilio (col.), Corpus christianorum in translation, 19. Himnodia Hispánica. Ed. Brepols, Turnhout 2014. Himno nº 1.En el Adviento del Señor. En la festividad de san Acisclo y sus compañeros. Ed. Brepols, Turnhout 2014, (pp. 101-102. Nótese que la versión latina del himno en la Hymnodia Gotica, difiere levemente con respecto a la del Breviarium Gothicum.
Otras traducciones: Arana Tarazona, Carlos; El Año Litúrgico.

3. Blume, Clemens - Dreves, G. M., Analecta hymnica Medii ævi, vol. 27, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus (Leipzig. O.R. Reisland 1897). Himno  nº 119  (pp. 171-172 ).
Traducción: Castro Sánchez, José (introducción, traducción, índices y notas) - García Ruiz, Emilio (col.), Corpus christianorum in translation, 19. Himnodia Hispánica. Himno nº 119. Para el día de los santos Facundo y Primitivo. Ed. Brepols, Turnhout 2014, pp. 328-329.

4. Blume, Clemens - Dreves, G. M., o.c.  Himno nº 120 (pp. 172-174).
Traducción: Castro Sánchez, José, o.c.. Himno nº 120. Para el día de los santos Facundo y Primitivo. Ed. Brepols, Turnhout 2014, pp. 331-332.

Se recuerda que hasta la fecha no existen traducciones oficiales ni del Breviario ni de la Himnodia Gótica.

Volver

 

Índice himnosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII