La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Beate Martyr prospera (1)
(Die XXII Januarii. In festo sancti Vincentii, levitae et martyris. In Laudibus / 22 de enero. San Vicente, diácono y mártir. Laudes)

   Beate Martyr prospera
Diem triumphalem,
Quo sanguinis merces tibi,
Corona Vincenti datur.

   Hic te ex tenebris saeculi,
Tortore victo, et judice,
Evexit ad coelum dies,
Christoque ovantem reddidit.

   Nunc Angelorum particeps,
Nunc lucis insignis stola,
Quam testis indomabilis
Rivis cruoris laveras.

   Cum te satelles Idoli,
Praecinctus atris legibus,
Litare diis Gentium
Ferox catenis cogeret.

   Ac verbo Principum molli
Suadendo blande effudit,
In catastas ne vita
Libera rapta decidat.

   Rex, inquit, maximus Orbis,
Qui sceptra gestat Romulea,
Servire sanxit omnia
Priscis deorum cultibus.

   Vos Nazareni adsistite,
Fidemque et ritum spernite,
Haec saxa, quae princeps colit,
Placate fumo, et victima.

   Exclamat hic Vincentius,
Levita de Tribu sacra
Minister altaris: Deum
Excolimus nos verum.

   Tibi ista praesint numina,
Tu saxa, tu lignum colas,
Tu mortuorum mortuus
Fias deorum pontifex.

   Nos lucis auctorem Patrem,
Ejusque Christum filium,
Quem solum ac verum Deum,
Datiane, confitemur.

   Hic ille jam commotior:
Audesne, infelix, ait,
Jussa deorum, et principum
Violare verbis asperis?

   Jus est sacratum, et publicum,
Cui cedit humanum genus,
Nec te jubente fervide
Infans periclum permovet?

   Hoc namque decretum cape,
Aut ara, thure, et cespite
Precanda jam nunc est tibi,
Aut mors luenda sanguine.

   Respondit ille altrinsecus:
Age ergo quicquid virium,
Quicquid potestatis tibi est,
Palam reluctor, exerce.

   Vox nostra quae sit accipe:
Et Christus, et Pater est Deus,
Servi hujus et testes sumus,
Extorque, si potes, fidem.

   Tormenta, carcer, ungulae,
Stridens flammis flamma,
Atque ipsa poenarum ultima,
Mors Christianis ludus est.

   Vestra insanis vanitas,
Scutumque vestri Caesaris,
Condigna vestris sensibus
Coli jubetis numina.

   Excissa fabrili manu,
Cavis recocta, et follibus,
Quae voce, quae gressu carent,
Immota, caeca ligna sunt.

   His sumptuosa a splendido
Delubra crescunt marmore:
His colla mugientium
Percussa taurorum cadunt.

   Adsunt et illic spiritus:
Sunt et magistri criminum,
Vestraeque salutis aucupes
Vagi, impotentes, sordidi:

   Qui vos latenter incitos
In omne compellunt nefas,
Vastare justos necibus,
Plebem piorum carpere.

   Norunt et ipsi, ac sentiunt
Pollere Christum, et vivere,
Ejusque jam jam adfore
Regnum tremendum perfidis.

   Clamant patenter denique
Pulsi ex latebris corporum,
Virtute Christi et nomine,
Denique iidem daemones.

   His intonantem Martyrem
Judex profanus non tulit,
Conclamat: Os obstruite,
Ne plura jactet improbus:

   Vocem loquentis claudite,
Raptumque lictores date,
Illum seorsum canibus
Pastum, manusque exercite.

   Infixus in praetorium
Convitiator sentiat,
Impune ne quos sibi
Diis extruendis jusserit.

   Tibi ergo soli contumax
Tarpeia calcentur sacra?
Tu porro solus obteras
Romam, Senatum, Caesares?

   Vinctum retortis brachiis,
Sursum, ac deorsum extendite,
Compago donec ossium
Divulsa, membratim crepent.

   Post hinc diversis ictibus
Nudata costarum sunt abdita,
Ut per lacunas vulnerum
Jecur retectum palpitet.

   Ridebat haec miles Dei,
Manus cruentas increpans,
Quod fibra non profunditus
Intraretque artus ungula.

   Ac jam omne robur artium
Eviscerando cesserat,
Nisusque avenis solverat,
Fesso lacertorum toro.

   Ast ille tanto laetior,
Omni vacantem nubilo
Frontem serenam lumine
Te, Christe, praesentem videns.

   Quis vultus iste, proh pudor!
Datianus ajebat furens:
Gaudet, revinctus, et provocat
Tortorem tortus acrior.

   Nil illa vis exercita
Tot noxiorum mortibus
Agone in isto proficit,
Ars idolorum vincitur.

   Sed vos alumni carceris,
Parcite, ait, invicto,
Cohil ete paulum dextras,
Respiret ut lassus vigor.

   Per sicca rursus ulcera,
Dum sese cicatrix colligit
Refrigerati sanguinis
Manus resulcans diruit.

   His contra Levites refert:
Suam tuorum praespicis
Languere virtutem canum
Age ipse major carnifex.

   Ostende, quo pacto queant
In recessus rescindere
Manus et ipse intersere,
Rivosque ferventes bibe.

   Erras, cruente, si meam
Te reris poenam sumere,
Cum membra morti obnoxia
Dilaniata interficis.

   Est alter homo intrinsecus,
Violare quem nullus potest:
Liber, quietus, integer,
Exors dolorum tristium

   Hoc, quod laboras perdere
Tantis furoris viribus,
Vas est solutum, ac fictile,
Quovis frangendum modo.

   Quinimo nunc enitere
Illud secare, ac plectere:
Cum perstat intùs, qui tuam,
Calcat, Tyranne, insaniam.

   Hunc tu lacesse, hunc distorre
Invictum, insuperabilem,
Nullis procellis subditum,
Soli hunc subjectum Deo.

   Haec fatur, et stridentibus
Laniatur uncis denuo,
Cui Praetor ore subdolo
Anguinat verba et sibilat:

   Si tanta callidi pectoris
Praedurat obstinatio,
Pulvinar ut nostrum inane
Abomineris tangere:

   Saltem latentes paginas,
Librosque opertos deroga,
Quibus sectam pravam seminas:
In istis crementur ignibus.

   His, Martyr, auditis, ait:
Quem tu maligne mysticis
Minaris ignem litteris,
Flagrabis ipse hoc justius.

   Nonne scimea coelestis
Vindex erit voluntas,
Tanti veneni interpretem
Linguam perurens fulmine.

   Vides favillas indices
Gomorrhaeorum criminum:
Sodomitae cladis cinis
Testes perennis funeris.

   Exemplar hoc semper tuum est;
Fuligo quem mox sulphuris,
Bitumen, et mista pice
Imo implicabunt tartaro.

   His persecutor saucius
Pallet, labescit, et statim
Insana torquens lumina,
Spumasque frendens egerit.

   Tunc deinde cunctatus diu,
Decernit extrema omnium:
Ignis, gravati, et luminis
Exerceatur quaestio,

   Haec ille sese ad munera
Gradu citato prorupit,
Ipsosque pernix gaudio,
Poenae ministros praevenit.

   Ventum ad palaestram gloriae,
Spes certat, et crudelitas:
Luctamen anceps conserunt
Hic Martyr, illic carnifex.

   Serra lectulum regula
Dente frequenti exasperant,
Cum multa carbonum strues
Vivum vaporat halitum.

   Hunc sponte conscendit rogum.
Vir sanctus, ore interrito,
Coeli et coronae conscius,
Celsum tribunal scandere.

   Subter crepante aspergine
Scintillat excursus salis,
Punctisque fervens stridulis
Sparsimque artus figitur.

   Arvina post hinc igneum
Impressa cratem lambit,
Vix unda foris fumida
In membra sensim liquitur.

   Hic interim immotus manet,
Tamquam dolorum nescius,
Tenditque in altum lumina:
Nam vincla palmas presserant:

   Sublatus inde fortior,
Lugubre in antrum truditur:
Ne liber ortus luminis
Animaret altum spiritum.

   Est intus imo ergastulo
Locus tenebris nigrior,
Quem saxa mersi fornicis
Angusta clausu strangulant.

   Aeterna nox illic latet
Expers diurni sideris.
Hic carcer horrendus suos
Habere fertur inferos.

   In hoc barathrum conjecit
Truculentus hostis Martyrem,
Lignoque plantas inserit;
Divaricatis cruribus.

   Quin addit ad haec poenam novam,
Crucis pericli artificis,
Nulli tyranno cognitam,
Nec fando compertam retro.

   Fragmenta testarum jubet
Hirta impolitis ungulis
Acuminata, informia,
Tergo jacentis sternere.

   Totum cubile spiculis
Armant dolore saxisque:
Insomne qui subter latus
Mucrone pulset obvio.

   Hac ille versatur umbra
Meditare artes, quas struxerat;
Sed Beelzebud callida
Commenta Christus destruxit.

   Nam carceralis caecitas
Splendore lucis fulgurat,
Duplexque morsus stipitis
Ruptis cavernis dissilit.

   Agnoscit hic Vincentius
Adesse, quod speraverat,
Tanti laboris praemium,
Christum datorem luminis:

   Cernit deinde fragmina
Jam testularum, mollibus
Vestiri semet floribus,
Redolente nectar carcere.

   Quin et frequenter Angeli
Stant, et loquuntur cominus,
Quorum unus ore augustior
Compellat his dictis virum:

   Exurge Martyr inclyte,
Exurge securus tui,
Exurge, et almis coetibus
Noster sodalis adhaere.

   Praesta Pater piissime,
Patrique compar Unice,
Cum Spiritu Paraclito
Regnans per omne saeculum.
   Amen.

 

   Bienaventurado mártir, haz propicio tu día triunfal, en el que se te da, Vicente, la corona como premio de tu sangre.

   Este día en que venciste a tu verdugo y a tu juez te elevó al cielo desde las tinieblas del siglo y te devolvió victorioso a Cristo.

   Ahora, en compañía de los ángeles luces radiante la gloriosa estola que como testigo indomable con ríos de tu sangre bañaras.

   Cuando el esbirro del ídolo, armado de negras leyes, te empujaba con hierro y grilletes a hacer sacrificios a los dioses gentiles.

   Y al principio, para convencerte, con tono zalamero te había dicho suaves palabras, cual lobo embaucador que primero juguetea con el choto que pretende arrebatar.

   Dice: «El rey mayor del orbe, que ostenta el cetro de Rómulo, decretó que todo se sometiera a los antiguos cultos de los dioses.

   Vosotros, nazarenos, asistid y despreciad vuestro tosco rito. Estas piedras que el emperador venera, aplacadlas con humo y con víctimas».

   Entonces Vicente, levita de la tribu sagrada, ministro del altar de Dios, una de las siete colunmas de lechosa blancura, grita:

   «Presidan tu vida esas deidades, rinde tú culto a piedras, ríndeselo tú a un madero, hazte tú pontífice muerto de unos dioses muertos.

   Nosotros, Daciano, reconoceremos al Padre, creador de la luz y a Cristo su hijo, el único y verdadero dios».

   Entonces aquél, más inquieto ya: «¿Osas, desdichado» dice, «transgredir con inamigables palabras esta autoridad de dioses y emperadores.

   Autoridad tanto sagrada como pública a la que se somete el género humano, y no te mueve el peligro que amenaza tu hirviente juventud?

   Entiende pues mi decisión: o rezas ahora mismo ante este altar con ofrendas de incienso y césped o sufres una muerte sangrienta».

   Responde aquél, de su parte: «¡Vamos entonces, todas tus fuerzas, todo tu poder, muéstralos, públicamente me niego!

   Escucha cuál es nuestra voz: Dios es Cristo y el Padre; somos sus siervos y testigos ¡Arráncanos, si puedes, la fe!

   La tortura, la cárcel, los garfios, la silbante lámina al rojo vivo y hasta la última de las penas, la muerte, es una nadería para los cristianos.

   ¡Oh insustancial vanidad la vuestra y obtuso decreto el del César! Nos ordenáis rendir culto a deidades adaptadas a vuestra manera de entender.

   Talladas por mano de artesano y recocidas con huecos fuelles, que carecen de voz, de andares, inmóviles, ciegas, mudas.

   En su honor se alzan suntuosos templos de espléndido mármol, en su honor caen golpeados por el hacha los cuellos de mugientes toros.

   ‘Pero hay también espíritus en ellos’; los hay, pero son maestros del mal y tramperos de vuestra salvación, erráticos, descomedidos, asquerosos.

   Que a escondidas os incitan y empujan a todo crimen, a masacrar a los justos, a hostigar al pueblo de los píos.

   Saben en su fuero interno y sienten que Cristo es poderoso y vive y que está a punto de llegar su reino, temible para los infieles.

   Claman, reconociéndolo al fin, cuando son expulsados del escondrijo de la carne por la virtud y el nombre de Cristo, dioses y al mismo tiempo demonios».

   No sufrió el juez sacrílego las atronadoras palabras del mártir; grita: «¡Tapadle la boca, que no siga profiriendo barbaridades!

   Acallad su voz y traedme rápidamente a los lictores, aquellos de mano experta que se ceban con la carne de los reos.

   Haré que este ultrajador sienta la ley del pretor, para que no se haya divertido impunemente destruyendo a nuestros dioses.

   ¿Es que tú solo, cabezota, vas a pisotear los rituales tarpeyos, tú solo, además, vas a pasar por encima de Roma, del senado, del César?

   Atadlo con los brazos retorcidos a la espalda y tirad de él por arriba y por abajo hasta que cruja la juntura de sus huesos, descuajada miembro a miembro.

   Después, con tajos bien abiertos desnudad el interior de sus costillas, para que a través del hueco de sus heridas palpite su hígado al descubierto».

   Se reía de esto el soldado de Dios, increpando aquellas manos ensangrentadas porque el garfio que tenía clavado no entraba más hondo en sus miembros.

   Y ya toda la potencia de aquellos hombres robustos había desaparecido arrancando sus entrañas, y su esfuerzo, sin aliento, había extenuado los músculos cansados de sus brazos.

   Él, en cambio, tanto más alegre ilumina su frente serena, libre de toda maraña, porque está viendo, Cristo, tu presencia.

   «¿Qué cara es ésa? ¡Qué bochorno!», decía furioso Daciano. «¡Está disfrutando, sonriendo y provocando, más bravo el torturado que el torturador!

   Aquella violencia ejercitada en la muerte de tantos malhechores, de nada aprovecha en esta lid; es vencido el arte de hacer sufrir.

   Y vosotros, pupilos de la cárcel, pareja que hasta ahora no me habéis fallado, refrenad por un momento vuestras manos a fin de que vuestro agotado vigor recobre aliento.

   Cuando las llagas vuelvan a estar bien secas al unirse la cicatriz de la sangre ya fría, las reventará vuestra mano hurgando de nuevo».

   Con estas palabras contesta por contra el levita: «Si ves que se agota ya el valor de tus perros ¡vamos, tú, verdugo mayor.

   Enséñales cómo pueden destazar los recodos profundos, mete tú mismo las manos y bebe los arroyos hirvientes de mi sangre!

   Te equivocas, sanguinario, si crees que me infliges castigo cuando despedazas y matas mi cuerpo sujeto a la muerte.

   Hay otro ser, hay dentro de mí alguien a quien nadie puede hacer violencia, libre, tranquilo, indemne, exento de tristes dolores.

   Esto que te empeñas en arruinar con las poderosas fuerzas de tu saña es una deleznable vasija de barro abocada a romperse de un modo u otro.

   Así que ¡venga, intenta ahora cercenar y golpear a aquel que sigue dentro, el que pisotea, tirano, tu desvarío!

   ¡A éste, hostiga a éste, derriba a éste, que es invicto, insuperable, no sometido a tempestad alguna y a Dios solo sujeto!».

   Dice así y de nuevo es desgarrado por los garfios chirriantes; el pretor, con boca taimada, le silba estas palabras viperinas:

   «Si es tal el empecinamiento que endurece tu encallecido pecho, que con horror rehúsas que tu mano toque nuestro cojín.

   Al menos descúbrenos las páginas ocultas, vuestros libros secretos, para que la doctrina sembradora del mal sea quemada en fuego justiciero».

   Al oír esto dice el mártir: «El fuego con que amenazas, malvado, a los textos de nuestro misterio, te hará arder a ti más justamente.

   Una lanza vengará los libros celestiales, abrasando con su rayo la lengua que pone en palabras tan amargo veneno.

   A tu vista están los rescoldos que indican los pecados de Gomorra y no se te esconden las cenizas de Sodoma, testigo de su muerte eterna.

   Ésta es tu estampa, serpiente; pronto el hollín del azufre y el embreado alquitrán te embargarán en las honduras de Tártaro»

   Afectado por estas palabras el perseguidor empalidece, enrojece, se agita y, volviendo sus ojos enloquecidos, entre rechinar de dientes arroja espumarajos.

   Entonces, después de dudar largo rato, decide al fin: «Aplíquesele la más extremada de las torturas: el fuego, el jergón y las láminas»

   Vicente se precipita a paso rápido para estos menesteres y acelerado por la alegría se adelanta a los propios encargados del castigo.

   A la liza de la gloria se ha llegado, compiten la esperanza y la crueldad, entablan incierta lucha, de un lado el mártir, del otro el verdugo.

   Barras dentadas con pinchos salteados forman riguroso lecho y una buena cantidad de carbón exhala en él vivos vapores.

   A esta pira asciende espontáneamente el santo varón con semblante impertérrito, como si ya, sabedor de su corona, subiera al excelso tribunal.

   Una capa de sal allí extendida chisporrotea y crepita por debajo; bullen las punzadas chirriantes, que se clavan por todas partes en su cuerpo.

   Después, untan de manteca un hierro al rojo vivo, que resulta bañado al fundirse aquélla; el violento rocío humeante que allí se forma se va derritiendo poco a poco por sus miembros.

   En medio de esto él permanece quieto, como si no supiera de dolores, y tiende a lo alto sus ojos, pues las sogas habían inmovilizado sus palmas.

   Lo alzan entonces más embravecido de lo que llegara; es arrastrado a lúgubre cueva, para evitar que el libre disfrute de la luz animara su ya de por sí elevado espíritu.

   Hay allí dentro, en el fondo de la mazmorra, un lugar más negro que las tinieblas, al que bloquean y asfixian las piedras angostas de una bóveda bajo el nivel del suelo.

   Eterna noche se esconde allí, desconocedora del astro diurno; se cuenta que esta horrible cárcel tiene aquí sus propios infiernos.

   Es en este Báratro donde arroja al mártir el salvaje enemigo y pone entre sus pies un madero, dejando sus piernas abiertas.

   Pero más aún, este ducho artífice de tormentos añade un nuevo castigo, desconocido por todos los tiranos y nunca oído en tiempos pasados.

   Ordena que bajo su espalda yacente pongan una capa de bastos trozos de teja con los ángulos sin pulir, trozos puntiagudos, sin forma regular.

   Dolores angustiosos arman de agujas todo su lecho, pinchando con sus puntas la parte inferior de su costado sin dejarle dormir.

   Éstos eran los sutiles espantos que aquel taimado había con astucia dispuesto y construido, pero Cristo destruye las invenciones ladinas de Belcebú.

   Y es que la ciega oscuridad de la cárcel relumbra ahora con el brillo de la luz y el doble mordisco de la traba salta en pedazos rompiendo los orificios.

   En ello reconoce Vicente
que ha llegado el esperado premio
a tan hondo sufrimiento:
Cristo dador de la luz.

   Ve entonces que los trozos de teja
ya se revisten de blandas flores
y la cárcel despide
intenso olor a néctar.

   Es más, se encuentra allí nutrida concurrencia de ángeles y conversan a su lado; uno de ellos, de rostro especialmente venerable, se dirige a nuestro varón con estas palabras:

   ¡Levántate, mártir ilustre,
levántate sin cuidarte ya de ti,
levántate y súmate como un miembro más
a nuestra augusta compaña!

   Concédelo, Padre bondadoso,
Que en unión de tu Hijo Jesucristo
Con el Espíritu Santo Paráclito
Reinas por todos los siglos.
   Amén.

 

1. Breviarium Gothicum, ff. CCX-CCXIII.
Traducción (excepto doxología final): Rivero García, Luis en Prudencio, Obras II. Libro de las Coronas (Peristephanon): Pasión del mártir san Vicente. Ed. Gredos, Madrid 1997, pp. 166-175.

Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII