La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Sacrum tempus in calculo (1)
(Die XX Maii. In sanctorum Cyriaci et Paulae martyrum. Ad Vesperum, in Laudibus (Ymnus in diem sanctorum Siriaci et Paule. XIII Kalendas Junias) / 20 de mayo. Santos Ciríaco y Paula, mártires. Vísperas y Laudes).
Nota: del himnario antiguo. 18 de junio en el calendario actual.

   Sacrum tempus in calculo
Anni revolbit circulus
Resonet laus in coro
Ex ore plevis et clero.

   Christum Deum imni dicent,
Qui Siriaco martiri
Pauleque eius socie
Robur dedit constantie.

   Preses namque Cartaginis
Illius erat temporis
Anolinus terribilis
Nomen gestabat inmanis.

   Instat sanctos perquirere
Signato Christi nomine
Mox Siriacum et Paulam
Silvanus duxit in aulam.

   Tunc sciscitati martires
Fatentur Deum in celis
Nam non litare idolis
Almis professi sunt verbis.

   Ex inc verba mulcentia
Sanctorum linit pectora
Set temnunt vana delubra
Et Christum credunt in astra.

   Index repletus furia
Sacrata tundit corpora
Penarum mutat genera
Corda non mutat credula.

   Iuxta beneque arbores
Palmarum cesi martires
Latidum hictu anime
Migrant polorum in ede.

   Moxque Silbanus corpora
Ignis proiecit in flammam
Sed imber ingens e celis
Extinxit impetum ignis.

   Ob hoc precamur Domine
In horum festa martirum
Vota cunctorum accipe
Et que postcunt adtribue.

   Quo dum vita peragimus
Eluas nos a vitiis
Et emendati moribus
Pollere fac virtutibus.
   Deo Patri.

   Siguiendo el año su curso periódico,
vuelve el tiempo de la festividad sagrada;
resuene el coro en alabanzas,
así de boca del pueblo como del clero.

   Canten nuestros himnos a Cristo Dios,
que al mártir Ciríaco
y a su compañera Paula
concedió fortaleza para permanecer constantes.

   Era en aquel tiempo
presidente de Cartago
el terrible Anolino,
tildado por la fama de inhumano.

   Andaba solícito buscando a los santos
señalados con el nombre de Cristo,
y luego (en fuerza de sus órdenes) Silvano
hizo comparecer ante su tribunal a Ciríaco y a Paula.

   Entonces interrogados con diligencia
los mártires, confiesan al Dios que está en los cielos,
profesando con palabras enérgicas
que no sacrificarían a los ídolos.  

   Luego, el juez con palabras halagüeñas
procura ablandar los corazones de los santos,
pero ellos muestran desprecio hacia los templos gentílicos
y ensalzan hasta los astros la fe de Cristo.

   Lleno de furia el juez,
manda herir a golpes los cuerpos sagrados,
ejecuta en ellos diversas clases de tormentos;
pero no consigue mudar sus corazones creyentes.

   Al fin, bárbaramente heridos los mártires
junto a unas palmas, al golpe de las piedras
emigran sus almas
al templo de las alturas.

   Después de esto, Silvano arrojó sus cuerpos
a las llamas de una hoguera;
pero cayendo del cielo una copiosa lluvia,
apagó el impetuoso fuego.

   Por lo cual te suplicamos, oh Señor,
que en la festividad de estos mártires recibas
las plegarias de todos (tus fieles)
y les concedas lo que piden.

   Así con tu gracia, en tanto que vivimos,
nos purifiques de los vicios
y, corregidos en las costumbres,
nos hagas prosperar en virtudes. etc.

1. Breviarium Gothicum, f. CII.
Traducción: Simonet y Baca, Francisco Javier, Los santos mártires Ciriaco y Paula patronos de Málaga, su pasión, su culto y devoción desde los primeros tiempos hasta nuestros días. Málaga. Francisco Moya, Librero ed., 1865, pp. 26-27.

Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXV