La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

A solis ortus cardine
(Die XVIII Decembris. In festo Annunciationis Sanctae Mariae Virginis. In Laudibus / 18 de diciembre. La Anunciación de la Santísima Virgen María. Laudes)

  A solis ortus cárdine
Et usque terrae límitem,
Christum canâmus Príncipem,
Natum María Vírgine.

   Gaudete quicquid gentium
Judaea, Roma, et Graecia,
Aegyptus, Thrax, Persa, Scytha;
Rex unus omnes possidet.

   Laudate vestrum Principem
Omnes beati ac perditi;
Ubi imbecilli, ac mortui,
Jam nemo post haec mortuus.

   Fit porta Christi pervia,
Referta plena gratia;
Transitque rex, et permanet
Clausa, ut fuit per saecula.

   Genus superni numinis
Processit aula Virginis,
Sponsus, Redemptor, Conditor,
Suae gigas Ecclesiae.

   Honor Matris et gaudium,
Immensa spes credentium
Per atra Mortis pocula
Resolvit nostra crimina.

   Lapis de monte veniens,
Mundumque replens gratia,
Quem non praecissum manibus
Vates vetusti nunciant.

   Qui, verbum, caro factus est
Praeconio Angelico,
De claustris virginalibus
Virginis virgo natus est.

   Rorem dederunt aethera
Nubesque Justum fuderunt;
Patens excepit Dominum
Terra salutem generans.

   Mirabilis conceptio
Christum protulit sobolem,
Ut Virgo partum funderet,
Post partum virgo sisteret.

   Exultet omnis anima
Nunc Redemptorem gentium,
Mundi venisse Dominum
Redimere quos condidit.

   Creator cuncti generis,
Orbis, quem totus non capit,
In tua, sancta Genitrix,
Sese reclausit viscera:

   Quem, Pater ante tempora
Deus, Deumque genuit,
Matris alma virginitas
Cum tempore partum edidit,

   Tollens cuncta facinora,
Et donans sancta munera,
Augmentum lucis adferens,
Tenebris damnum inferens.

   Deo Patri sit glória,
Ejúsque soli Fílio.
Cum Spíritu Paráclito,
In sempiterna saecula.
   Amen.

 

   De la cuna del sol
hasta su sepultura,
cantemos al Príncipe
que nace de la Virgen María.

   Gócense las naciones:
Judea, Roma, Grecia, Egipto y Tracia,
el persa y el escita,
en torno al mismo Rey.

   Aclamad vuestro Príncipe,
dichosos y perdidos,
los débiles y los muertos,
nadie más morirá.

   Puerta patente a Cristo,
colmada de la gracia,
se abre para el Rey y quedará cerrada,
no se abrirá jamás.

   Hijo del Dios eterno
y de una madre virgen,
sale desde su seno, gigante de la Iglesia,
esposo y redentor.

   Honor y gloria de su madre Virgen,
esperanza y amor para sus fieles,
tomó la negra pócima de muerte
y nos libró del pecado.

   Pequeña piedra que rodó del monte,
excisa, no tallada,
llenó el mundo de gracia,
que anunciaron los antiguos profetas.

   El Verbo se hizo carne
por mensaje del ángel,
del claustro virginal
nace virgen de virgen.

   Los cielos enviaron su rocío,
llueven nubes al justo,
recibe salvación la tierra
que se abre a su Señor.

   Concepción admirable
cuyo fruto es Cristo,
siendo virgen le alumbra,
virgen después del parto.

   Ensalce todo hombre
el Redentor de todas las naciones,
vino el Señor al mundo
a redimir a todos los creados.

   El Creador de todo lo existente,
que no cabe en el orbe,
se recluyó en tu vientre,
Santa Madre de Dios.

   El Padre ante los tiempos
lo engendró Dios de Dios,
le alumbra para el tiempo
la Madre en su limpieza rutilante.

   Borrado todo crimen,
trayendo bienes santos,
nos traes el crecimiento de los días,
estrechando tinieblas.

   A Dios Padre la gloria
y a su Hijo Unigénito
y al Espíritu Santo,
para todos los siglos.
   Amén.

1. Breviarium Gothicum, f. CCCLV.
Traducción: Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Propio de los santos. Agosto-diciembre (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXVI