La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Fulget hic honor sepulchri (1)
(Die XII Februarii. In festo sanctæ Eulaliæ virginis Barchinonensis. Ad Vesperum, in Laudibus / 12 de febrero. Santa Eulalia de Barcelona, virgen. Vísperas y Laudes)

   Fulget hic honor sepulchri
Martyris Eulaliæ,
Quem sacro signavit idem
Passionum stigmate;
Huc vocat adesse cunctos:
Convenit occurrere.

   Germinis hujus propago,
Vel caterva confluens,
Barchinona augusta semper,
Stirpe aucta insigni,
Civium florens corona,
Plebs fidelis inclyta.

   Virginem videte vestram,
Quam sit index gloriæ;
Quæ fide probata terret
Sic furentem judicem,
Prædicans Crucis honorem,
Vel salutis Judicem.

   Hæc enim cæsa catomis
Sistitur equuleo,
Cæditur, exungulatur,
Atque flammis uritur;
Terminum habere laudis
Inter ista nesciens.

   Ambiens Crucis patronum,
In Cruce suspenditur:
Corpus illic ad honorem
Nix polorum protegit:
Sic calore plena sancto,
Passionem sustulit;

   Hujus ex ore columba,
Jam solutis artubus,
Prosilit mire per auras,
Ceu volatu percito;
Virginem vicisse clamans
In supernis sedibus:

   Quam tamen Dei puella
Gestiens præcurrere,
Lege jam mortis peracta,
Gaudiis adtollitur:
Sicque risu corporato,
Corda mulcet flentium.

   Lucida felix per orbem
Barchinon adtolleris,
Quæ sinu pignus retentans
Tam salubre, tam pium;
Scilicet, tanti habendo
Corporis consortium.

   O beata sponsa Christi
Virgo clementissima,
Suscipe jam singulorum
Vota, vel suspiria:
Postulans Christum precatu,
Quo gementes audiat:

   Non iniquis serviamus
Mente factionibus;
Non caro jugum rebellis
Suave Christi renuat;
Sed sacri caloris omnes
Sanctitate fulgeant:

   Solve quod tædet, quod urget
Mortis ad perniciem,
Pestilens morbus recedat;
Mucro hostis subruat;
Vita sit tranquilla cunctis;
Sint quieta tempora:

   Civibus occurre, Civis,
Et salutem porrige;
Esto sic patrona nobis
In relatu gratiæ,
Sicut es vicina coelis
Ad favorem gloriæ.

   Inter hæc admixtus ipse
Conquirat et Quiricus,
Qui tui locum sepulchri
Regulis monasticis
Ad honorem consecravit
Sempiterni numinis:

   Ut mei post claustra carnis
Sis memor in æthere;
Et minus, quod hic peregi,
Tu valenter suppleas:
Hæc tibi perlata vota,
Vel camoena consecrans.

   Gloria Patri, Natoque
Semper, et Paraclito;
Laus, potestas, atque virtus,
Gratiarum copia:
Quem Deum cuncta fatentur
Sæculorum sæcula
Amen.

   Aquí tiene su sepulcro
la Mártir Eulalia,
cincelado con los pasos
de su gran Laureola:
A todos nos llama juntos;
vamos, celebrémosla.

   Tú planta de este renuevo,
oh concurso místico,
Barcelona siempre grande
mayor por su mérito.
Florida junta de nobles.
Pueblo fiel, magnífico.

   Mirad, cuantas vuestra virgen
da muestras de gloria.
Que probada en su fe aterra
de su juez la cólera:
Y hace ver, que es la cruz santa
del bien señal única.

   Aquí (vedlo) sufre azotes,
allí un potro rígido:
Ya es herida, descarnada,
y echada a un incendio,
sin cesa de loar por eso
a Dios con sus cánticos.

   Émula del crucifijo,
logra en cruz su tránsito:
Nieve del cielo a su cuerpo
teje un velo cándido.
Y hasta el fin su fe constante
arde entre carámbanos.

   De su boca una paloma
(al postrer periodo)
Sale a trepar por los aires,
y con giro rápido
De vítores de la mártir
llena el aire diáfano.

   Precursora de la virgen
cual del sol el fósforo,
Corre el ave así que muere,
desalada en júbilos:
Y baña en risa los rostros
y alegra los ánimos.

   Feliz Barcelona exaltas
tu nombre al zodiaco,
Guardando en tu seno
tan pío y benéfico;
Como es tener de tal cuerpo
el sacro depósito.

   Dichosa esposa de Cristo
virgen piadosísima,
Encamina todos nuestros
suspiros, y súplicas;
Y tú, Jesús, animadas
de su ruego, admítelas.

   Haz que no a injustas facciones
sirva nuestro espíritu:
Ni de Cristo arroje el suave
yugo, el cuerpo indómito:
Antes bien que brille en todos
su fuego santísimo.

   Quítanos el tedio, y cuanto
nos causa el daño último:
No nos devore la peste:
fuera el furor bélico:
Logremos vida tranquila,
y tiempos pacíficos.

   Ven paisana a tus paisanos,
socorre a tu patria:
Trátanos como patrona
por deudos en gracia;
Aunque ya eres en los cielos
ciudadana en gloria.

   Admitido aquí descanse
tu devoto Quirico:
Que a gloria de Dios eterno
un claustro monástico
El lugar de tu sepulcro,
dedicó su titulo.

   Al rendir mi alma te acuerda
de mi en el Empíreo:
Y cuanto aquí habré faltado
con tu favor súplelo;
Pues todo te lo consagro,
hasta el fervor métrico.

   Gloria al Padre, gloria al Hijo
y gloria al Paráclito:
Loor, poder, fortaleza,
y gracia sin término:
Que es por siglos de los siglos
Dios óptimo y máximo.
Amén.

1. Breviarium Gothicum, ff. CCXXVI-CCXXVII. Traducción tomada de De Ponisch y Camps, Ramón, Vida, martirios y grandezas de santa Eulalia, &c. Madrid, 1770, pp. 259-262.

Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXIV