La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Germine nobilis Eulalia  (1)
(Die X Decembris. In festo sanctae Eulaliae, virginis et martyris. Ad Vesperum / 10 de diciembre. Santa Eulalia de Mérida, virgen y mártir. Vísperas)

  Germine nobilis Eulalia,
Mortis et indole nobilior,
Emeritam sacra virgo suam,
Cujus ab ubere progenita est,
Ossibus ornat, amoreque colit.

   Proximus Occiduo locus est,
Qui tulit hoc decus egregium,
Urbs potens, populis locuplex:
Sed mage sanguine martyrii,
Virgineoque potens titulo.

   Curriculis tribus atque novem
Tres annos quater attigerat;
Cum crepitante pyra trepidos
Terruit aspera carnifices,
Supplicium subit dulce rata.

   Jam dederat prius indicium,
Tendere se Patris ad solium;
Et sua membra dicata thoro
Ipsa crepundia repulerat,
Ludere nescia pusilla.

   Spernere succina, flores, rosas,
Fulva monilia respuere:
Ore severa, modesta gradu,
Moribus et nimium teneris,
Caniciem meditata senum.

  Ast ubi se furiata lues
Excitat in famulos Domini,
Christicolasque cruenta jubet
Thura cremare, jecur pecudis
Mortiferis adolere diis:

   Infremuit sacer Eulaliae
Spiritus, ingeniique ferox
Turbida frangere bella parat,
Et rude pectus, anhela Deo
Femina provocat arma virum.

   Sed pia cura parentis agit,
Virgo animosa domi ut lateat,
Abdita rure, et ab urbe procul;
Ne fera sanguinis in pretium
Mortis amore puella ruat.

   Illa perosa quietis opem
Degeneri tolerare mora,
Nocte fores sine teste movet,
Septaque claustra fugax aperit,
Inde per invia carpit iter.

   Ingreditur pedibus laceris
Per loca senta situ, et vepribus,
Angelico comitata choro:
Et licet horrida nox sileat,
Lucis habet tamen illa ducem.

   Sic habuit generosa Patrum
Turba columniferum radium:
Scindere qui tenebrosa potens
Nocte viam face perspicua
Praestitit, intereunte Chao.

   Non aliter pia Virgo viam
Nocte secuta, diem meruit,
Nec tenebris adoperta fuit,
Regna Canopica cum fugeret,
Et super astra pararet iter.

   Illa gradu cita pervigili,
Millia multa prius peragit,
Quam plaga pandat Eoa polum:
Mane superba tribunalia adit,
Fascibus adstat et in mediis.

   Vociferans ita: Quis furor est,
Perdere praecipites animas;
Et male prodiga corda
Sternere rasilibus scopulis;
Omnipatremque negare Deum?

   Quaeritis, o miseranda manus,
Christicolum genus? En! ego sum
Doemonicis inimica sacris:
Idola protero sub pedibus;
Pectore, et ore Deum fateor.

   Isis, Apollo, Venus nihil est,
Maximianus et ipse nihil:
Illa nihil, quia facta manu;
Hic, manuum quia facta colit:
Frivola utraque, et utraque nihil.

   Maximianus opum Dominus,
Et tamen ipse cliens lapidum,
Prostituat, voveatque suis
Numinibus caput ipse suum;
Pectora cur generosa quatit?

   Dux bonus, arbiter egregius
Sanguine pascitur innocuo:
Corporibusque piis inhians,
Viscera sobria dilacerat,
Gaudet et excruciare fidem.

   Ergo age tortor adure, seca,
Divide membra coacta luto.
Solvere rem fragilem, facile est;
Non penetrabitur interior
Exagitante dolore animus.

   Talibus excitus in furias
Praetor, ait; Rape praecipitem
Lictor, et obrue suppliciis.
Sentiat esse deos patrios,
Ne temneat Principis imperium;

   Quam cuperem tamen, ante necem,
Si potis es revocare tuam
Torva Puellula nequitiam!
Respice, gaudia quanta metas,
Quae tibi fert Genialis honor!

   Te lachrymis labefacta domus
Prosequitur, generisque tui
Ingerit anxia nobilitas
Flore quod occidis in tenero,
Proxima dotibus, et thalamo.

   Non movet aurea pompa thori?
Non pietas veneranda senum,
Quos temeraria debilitas?
Ecce parata ministeria
Ex cruciabilibus exitiis.

   Aut gladio feriere caput;
Aut laniabere membra feris;
Aut facibus data fumificis,
Flebiliterque ululanda tuis
In cineres resoluta flues.

   Haec, rogo, quis labor est fugere?
Si modicum salis eminulis,
Thuris et exiguum digitis
Tangere Virgo benigna velis,
Poenam gravem proh aufugeris.

   Martyr ad ista, nihil: sed enim
Infremit, inque Tyranni oculos
Sputa jacit: simulachra dehinc
Dissipat, impositamque molam
Thuribulis pede prosilivit.

   Nec mora, Carnifices gemini
Lancea pectora dilacerant;
Et latus ungula Virgineum
Pulsat utrumque, et ad ossa secat,
Eulalia numerante notas.

   Scriberis ecce mihi, Domine
Quam libet hos apices legere,
Qui tua, Christe, trophaea notant,
Nomen et ipsa sacrum loquitur
Purpura sanguinis eliciti.

   Haec sine fletibus et gemitu
Laeta canebat et intrepida:
Dirus abest dolor ex animo,
Membraque tincta cruore novo,
Fonte cutem recalente lavant.

   Ultima carnificina dehinc,
Non laceratio vulnifica
Cratis genus, nec arata cutis;
Flamma, sed undique lampadibus
In latera, stomachumque furit.

   Crinis et odor ut in jugulos
Fluxerat, involitans humeris,
Quo pudibunda pudicitia,
Virgineusque lateat honos,
Tegmine verticis opposito.

   Flamma crepans volat in faciem,
Perque comas vegetata, caput
Occupat, exuperatque apicem:
Virgo citum cupiens obitum,
Appetit et bibit ore rogum.

   Emicat inde Columba replens
Martyris os, nive candidior
Visa relinquere, et astra sequi:
Spiritus hic erat Eulaliae
Lacteolus, celer, innocuus.

   Colla fluunt, abeunte anima,
Et rogus igneus emoritur:
Pax datur artubus exanimis,
Flatus in aethera plaudit ovans,
Templaque celsa petit volucer.

   Vidit et ipse satelles Avem
Feminae ab ore meare palam:
Obstupefactus, et attonitus
Prosilit, et sua gesta fugit;
Lictor et ipse fugit pavidus.

   Ecce nivem glacialis hyems
Ingerit, et tegit omne forum:
Membraque tegit simul Eulaliae,
Ossa jacent sub gelido,
Pallioli vice linteoli.

   Cedat amor lachrymantum hominum,
Qui celebrare suprema solent:
Flebile cedat et officium:
Ipsa elementa, jubente Deo,
Exequias tibi, Virgo, ferunt.

   Nunc locus Emerita est tumulo
Clara Colonia Vettoniae,
Quam memorabilis amnis Ana
Praeterit, et viridante rapax
Gurgite moenia pulchra pluit.

   Hic, ubi marmore perspicuo
Atria luminant alma viator,
Et peregrinus, et indigena:
Reliquias, cineresque sacros
Servat humus veneranda sinu.

   Tecta corusca super rutilant
De laquearibus aureolis,
Saxaque caesa solum variant:
Floribus ut rorulenta putes
Prata rubescere multimodis.

   Carpite purpureas violas,
Sanguineosque crocos metite:
Non caret his gemellis hyems,
Laxat et arctat tepens glacies,
Floribus ut cumulet calathos.

   Ista comantibus e foliis
Munera, virgo puerque date;
Ast ego serta choro et in medio
Texta feram pede Dactylico,
Vilia, marcida, festa tamen.

   Sic venerari ossa libet,
Ossibus Altare et impositum:
Illa Dei sita sub pedibus
Prospicit haec, populosque suos
Carmine propio tali foveat.

   Laudibus efferant eximiis
Astra, solum, mare, quicquid habet,
Te, Genitor, Genitumque tuum,
Simplicem etiam et Spiritum
Perpetuis resonent modulis.

   Festi hujus in laudibus, Domini
Vocibus intonet alma cohors,
Victricem qui fecit Eulaliam,
Secians aethereis civibus perpetim
Trinus, Unus Dominus.
   Amen.

   Eulalia noble por su linaje,
más noble su valor ante la muerte,
sagrada doncella, tú con tus huesos
das fama a Mérida, con cuyo abrigo
creciste y con tu amor ella se orna.

   Está el lugar cerca del sol poniente,
portó esta insigne gloria,
famoso por su urbe, ricos pueblos,
pero más por la sangre del martirio
y afamado por un virginal nombre.

   Ella tenía doce tiernos años,
doce inviernos había ya cumplido,
cuando desde la crepitante pira
aterrorizó a cobardes verdugos
creyendo dulce para sí el tormento.

   Antes había ya mostrado indicios
de añorar las celestiales moradas
y sus miembros no anhelaban el tálamo.
Rechazaba juguetes
sin querer jugar cual niña inocente.

   Odiaba el ámbar, las rosas lloraba,
rechazaba los dorados collares,
severa de rostro, de andar modesto,
y de costumbres tiernas en exceso
ensayando la seriedad senil.

   Cuando azote furioso
amordaza a los siervos del Señor
y ordena a los fieles quemar inciensos
crueles, ofrendar hígados de reses
a deidades malvadas,

   se enfurece el alma santa de Eulalia
y el espíritu feroz de su ingenio
trama crueles batallas
y su rudo pecho, de Dios ansiosa,
blande, siendo hembra, varoniles armas.

   Mas el pío cariño de su padre
la impulsa animosa a esconderse en casa,
escondida del campo y de la urbe,
para no pagar un precio de sangre
la joven de amor divino furiosa.

   Odiaba la vida sin sobresaltos,
sufría en la demora,
sin ser vista de noche abre las puertas
y la mansión cerrada,
toma luego un inhóspito camino.

   Va caminando con pies lacerados
por lugares de espinos y zarzales,
un angélico coro
la acompaña, calla la horrenda noche,
mas tiene ella un guía de luz divina.

   Así tuvo la turba de Israel
una columna de luz portadora,
que pudo abrirles camino en la noche
tenebrosa, con reluciente antorcha
disipando tinieblas.

   Igualmente Eulalia hizo su viaje,
tras pasar la noche apareció el día
y no estuvo en tinieblas
cuando dejaba los reinos mundanos
y abría un camino sobre los astros.

   Impelida por vigilante paso
recorrió largo trecho,
antes del cielo dar a luz la Aurora;
acude al juicio orgullosa temprano,
se presenta ante las autoridades

   gritando dice: “¿Qué locura es esa,
perder almas fogosas
y lanzar contra rocas escarpadas
vidas poco pródigas de sí mismas
y a todo negarle su dios propicio?

   ¡Oh tropa desdichada!
¿Buscáis gente cristiana? Hostil yo soy
a daímones sagrados,
ídolos bajo mis pies pisoteo,
confieso a Dios de corazón y boca.

   Isis, Apolo, Venus, nada son,
el mismo César Maximiano es nada;
aquellos, estatuas hechas a mano,
éste porque da culto
a frívolas estatuas, ambos nada.

   Maximiano del orbe
dueño y él mismo devoto de piedras,
prostituya y ofrende su cabeza
misma a sus deidades,
mas, ¿por qué persigue a nobles cristianos?

   Buen jefe, amo egregio,
y se alimenta de sangre inocente,
pero anhelante de cuerpos piadosos
hiere limpias entrañas,
le alegra atormentar la fe cristiana.

   ¡Ea, torturador, abrasa, corta,
divide miembros unidos con barro!
Fácil romper lo frágil,
mas no traspasará el alma hasta dentro
ningún dolor aciago”.

   Airado el pretor por tales palabras,
“lictor”, dijo furioso,
“¡arrástrala y cúbrela de suplicios!
Que sienta que existen los dioses patrios
y que no es ligero el poder del príncipe.

   ¡Cómo desearía revocar
antes que tu muerte, tu terquedad,
si ello fuere posible,
torva doncella! Mira cuántos goces
siegas y cuánto ofrece el nupcial tálamo.

   Tu casa sacudida por las lágrimas
te sigue y la ansiosa y noble familia
de tu estirpe gime,
mientras tú pereces en edad tierna
ya cercana al tálamo y a las nupcias.

   ¿No te mueve la áurea pompa nupcial,
la majestad de tus ancianos padres,
a quienes, inconsciente, tú laceras?
Ya preparadas están las ofrendas
del sacrificio raudo:

   O bien un puñal cortará tu cuello,
o las fieras mutilarán tus miembros,
perecerás en humeante hoguera,
tiernamente llorada por los tuyos,
desaparecerás entre cenizas.

   ¿Qué te cuesta escapar a tales males?
Te lo ruego, doncella, si tan sólo
tocarás con las yemas de tus dedos
un poco de sal más algo de incienso
y el grave castigo quedará lejos”.

   Eulalia ante esto nada responde,
está irritada y lanza salivazos
a los ojos del tirano y después
arroja los ídolos, pisotea
el molino con los granos de incienso.

   Y al punto, dos verdugos
laceran estos pechos virginales
y con sus uñas rasgan el costado
y cortan sus carnes hasta los huesos,
mientras Eulalia sus heridas cuenta.

   «Tú estarás en mí escrito, sí, Señor,
cómo agrada leer tales señales,
que denotan, oh Cristo, tus trofeos,
habla tu sacro nombre
en la púrpura de sangre enrojecida”.

   Sin llanto ni gemido esto cantaba
intrépida y contenta,
lejos de su alma está el dolor amargo,
sus miembros teñidos de sangre nueva
cual fuente renovada.

   Sigue después el tormento postrero:
laceración que hiere
hasta el fin con el mortífero rastro,
el fuego por doquier desde la antorcha
abrasa los costados y el estómago.

   Su oloroso pelo cómo caía
y cubría sus hombros,
para esconder un pudor decoroso
y un honor sin mancilla
con una envoltura arremolinada.

   La llama ardiente aletea en su cara,
llega a su cabeza y arde en su pelo
y sobresale sobre su cabeza,
mientras ella ansía una muerte rauda
busca y traga la hoguera con su boca.

   Y de su rostro brota una paloma
más blanca que la nieve,
se la vio partir, seguir a los astros;
era el alma de Eulalia
alba, inocente, rauda.

   Se dobla su cuello al partir el alma
cuando la pira de fuego se apaga,
torna la paz a sus miembros exangües,
un soplo de aplausos bate en el éter
y rauda busca moradas excelsas.

   El mismo guardián vio surgir el ave
del rostro de la joven,
saltó al punto estupefacto y atónito
y medroso por su acto
huyó él mismo y el lictor tembloroso.

   Mas un glacial invierno de repente
vierte nieves y cubre todo el foro,
envuelve a la vez los miembros de Eulalia,
que yacen bajo el gélido horizonte
cual tul sutil de mortaja de lino.

   Cese el amor de los hombres que lloran,
los que suelen celebrar defunciones,
cese por doquier el deber del llanto:
los elementos, por orden divina,
oh doncella, tus exequias celebran.

   Mérida es hoy el lugar de su tumba,
colonia preclara de la Vetonia,
el memorable Guadiana la baña,
raudo bordea sus bellas murallas
con verde torbellino.

   Aquí, donde con mármol reluciente
ilumina los atrios sonrosados
el fulgor nativo y el extranjero,
la tierra sagrada guarda en su seno
reliquias y cenizas sacrosantas.

   Resplandecientes techos fulgurean
desde áureo artesonado,
los mármoles tornan variado el suelo,
para pensar que con flores diversas
praderas sonrosadas purpurean.

   ¡Coged enrojecidas amapolas,
purpúreas violas de azafrán bermejas!
El tibio invierno no carece de ellas,
la fresca escarcha acaricia el barbecho
para colmar de flores vuestros cestos.

   ¡Llevad, niños y niñas, estos dones
de ramas florecidas!
Yo iré en medio del coro
con guirnaldas de dactílicos ritmos,
escasas, marchitas, pero festivas.

   Me place venerar así sus restos,
pues el altar está sobre sus huesos,
ella yace bajo los pies de Dios
y contempla y favorece a sus pueblos
complacida en mi canto 2.

[...]

 

 

[...]

 

 

1. Breviarium Gothicum, ff. CCCXXXIX-CCCXLI. Traducción tomada de Bodelón García, Serafín, Quirico y Prudencio: himnos a las dos Eulalias en Revista de Estudios Extremeños, T. LI nº 1, 1995 en-abr, pp. 33-43.
Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

2. Las dos últimas estrofas no se encuentran en el  Peristephanon de Prudencio, que es el autor de este himno.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXIV