La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Sanctissimæ Leocadiæ (1)
(Die IX Decembris. In festo sanctæ Leocadiæ, virginis. Ad Vesperum, in Laudibus / 9 de diciembre. Santa Leocadia, virgen. Vísperas y Laudes)
   Sanctissimæ Leocadiæ
Solemne festum prodiit,
 Quo vana terræ despuens,
Ad Regna cœli transiit.

   Omnes venite supplices;
Cordis reatum pandite:
Gaudendo vota solvite,
Deoque grates reddite.

   Hæc namque Virgo nobilis,
Exorta claro germine,
Confessa Christum fortiter,
Pœnas libenter pertulit.

   Correpta jussu Præsidis,
Vaccis ligatur ferreis;
Ut, vinculorum pondere
Fides puellæ cederet.

    Illic per abstinentiam
Christo placere cogitans,
Laudum rependit gratias,
Precumque defert victimas.

   Sed mox beatæ Eulaliæ
Mortem sacratam comperit:
In carcerali vinculo
Cœlo refudit spiritum.

   Nunc Virgo sancta, quæsumus,
Et lachrymando poscimus;
Ut probra nostra diluas,
Et vota Christo deferas.

   Tu nostra Civis inclyta,
Tu es Patrona vernula,
Ab urbis hujus termino
 Procul repelle tædium.

   Non hostis hic prævaleat,
Non morbus aut penuria:
Recedat omne noxium,
Et conferatur commodum.

   Sic vita rebus affluat,
Ne corda luxu sordeant;
Cunctisque propter crimina
Donetur indulgentia.

   Deo perennis gloria,
Et gratiarum copia,
Qui cuncta volvit tempora,
Et regnat ante sæcula.
   Amen.

 

   Llega la fiesta solemne
de la santa Leocadia,
que despreciando la tierra
voló hasta el reino del cielo.

   Venid todos suplicantes,
abrid vuestros corazones,
exponed vuestros deseos
y dadle gracias a Dios.

   Pues esta noble doncella,
nacida de clara estirpe,
confesó, valiente, a Cristo
y acepta, pronta, el martirio.

   De orden del Presidente
es cargada de cadenas
a ver si al peso del hierro
cede la fe de la niña.

   Pensando agradar a Cristo,
con ayuno voluntario
equilibra otras penas con el hambre
y ofrece en sacrificio sus plegarias.

   Pero cuando se entera
que ha muerto santa Eulalia,
desde la cárcel vuela
hasta el cielo su espíritu.

   Ahora, virgen santa, te rogamos
y llorando pedimos,
que disuelvas lo malo que tenemos
y lleves nuestros votos hasta Cristo.

   Tú eres nuestra paisana,
Patrona de la casa,
aparta de este término,
bien lejos, el tedio que nos pesa.

   No prevalezca el malo,
ni achaques, ni pobreza,
que se aparte lo incómodo
y venga lo agradable.

   Tengamos suficiente para pasar la vida,
sin lujos que nos puedan manchar el corazón.
Perdón de los pecados
nos traiga la indulgencia.

   A Dios, gloria perenne.
Él reparta sus gracias,
él que gobierna el tiempo
y reina para siempre.
   Amén.

1. Breviarium Gothicum, f. CCCXXXVI.
Traducción: Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Propio de los santos. Agosto-diciembre (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

Se recuerda que, hasta la fecha, no existe traducción oficial del Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXVI