La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HYMNUS / HIMNO

Hostis Herodes impie (1)
(Die VI Januarii. In festo Apparitionis Domini. In Laudibus / 6 de enero. La Aparición del Señor. Laudes)  

   Hostis Herodes impie,
Christum venire quid times?
Non arripit mortalia,
Qui regna dat coelestia.

   Ibant Magi, quam viderant,
Stellam, sequentes praeviam:
Lumen requirunt lumine:
Deum fatentur munere.

   Lavacra puri gurgitis
Coelestis Agnus attigit:
Peccata, quae non detulit,
Nos abluendo sustulit.

   Novum genus potentiae:
Aquae rubescunt hydriae,
Vinumque jussa fundere
Mutavit unda originem.

   Quarto die jam foetidus
Vitam recepit Lazarus,
Mortisque liber vinculis,
Factus superstes est sibi.

   Rivos cruoris horridi
Contacta vestis obstruit:
Fletu rigante supplicis
Arent fluenta sanguinis.

   Solutus omni corpore
Jussus repente surgere,
Suis vicissim gressibus
Aeger vehebat lectulum.

   Tunc ille Judas carnifex
Ausus Magistrum tradere
Pacem ferebat osculo,
Quam non gerebat pectore.

   Verax datur fallacibus:
Pium flagellat impius:
Crucique fixus innocens
Conjungitur Latronibus.

   Aromata post Sabbatum
Quaedam vehebant corpori,
Quas alloquuntur Angeli,
Vivum sepulcro non tegi.

   Hymnis venite dulcibus,
Omnes canamus subditum.
Christi triumpho tartarum,
Qui nos redemit venditus.

   Zelum Draconis invidi,
Et os Leonis pessimi
Calcavit Unicus Dei,
Seseque coelis reddidit.

   Gloria tibi Domine,
Qui apparuisti hodie,
Cum Patre, Sancto Spiritu
In sempiterna saecula.
   Amen.

 

   Impío y cruel Herodes,
¿por qué le temes a Cristo?
No quita reinos mortales
el que los da celestiales.

   Iban los Magos siguiendo la estrella que les precede:
con una luz otra encuentran
y sus dones representan
al mismo Niño que adoran.

   Baja hasta las aguas puras
el Cordero celestial:
los pecados que le agobian
son parte de nuestra historia.

   Nueva especie de poder:
el agua de las tinajas
ha cambiado de color,
de buen vino es el sabor.

   A los cuatro días, Lázaro,
que hiede desde la tumba,
libre de lazos mortales,
perdura sobre sus males.

   Arroyos de sangre enferma
cesan en cuanto la mano
toca el manto temblorosa.
La mujer marcha gozosa.

   Cuando de repente oye
que tiene que levantarse,
carga su camilla y anda.

   Cuando Judas, el traidor,
quiere entregar al Maestro,
le ofrece paz en un beso,
mas no le sale de dentro.

   Al veraz atan falaces,
el malvado azota al justo,
el inocente es clavado,
de ladrones flanqueado.

   Después del sábado, llevan
perfumes de embalsamar,
unos ángeles las turban
pues ya no hay nadie en la tumba.

   Venid y con dulces himnos
a Cristo cantemos todos,
porque triunfó del infierno:
pagó el Señor por los siervos.

   Unigénito de Dios,
vence al dragón envidioso
vence al león pestilente
y al cielo glorioso vuelve.

   A ti, Señor, sea gloria,
-el que hoy has aparecido-,
con el Padre y el Espíritu,
por los siglos de los siglos.
   Amén.

1. Breviarium Gothicum, ff. 90-91.
Traducción: Rvdo. P. Balbino Gómez-Chacón y Díaz Alejo (†2006), Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano–Mozárabe. Tomo I: Adviento–Navidad (obra inédita, facilitada por un colaborador del P. Balbino para su publicación en La Ermita en noviembre de 2015).

Se recuerda que hasta la fecha no existe traducción oficial de Breviario.

Volver

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMIII-MMXVI