La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

HIMNOS DE LA LITURGIA DE LAS HORAS HISPANO-MOZÁRABE

TIEMPO DE COTIDIANO

Índice himnos de Cotidiano


Invéntor rútilis dux bone lúminis

INvéntor rútilis dux bone lúminis,
   Qui certis vícibus témpora dívidis,
   Merso sole chaos íngruit hórridum,
   Lucem Christe tuis redde fidélibus.

Splendent perspícuo lúmine árdua,
   Flammis mobílibus scílicèt átria:
   Absentémque diem lux agit æmula,
   Noctem inlúminans fulgôre prævio.

Nos festis tráhimus per pia gáudia
   Noctem concíliis, votâque próspera
   Concéntu párili, suavi sonántibus
   Hymnórum módulis ora resólvimus.

O res digna Deus, quam tibi resíduæ
   Noctis princípio Grex tuus ófferet:
   Luce, quam tríbuis, nihil pretiósius,
   Luce, qua réliqua præmia cérnimus.

Tu lux vera óculis, lux quoque sénsibus
   Intùs, tu spéculum, fons: lumen
   Quod delîbat plebs tua, súscipe,
   Tinctum pacífici chrísmatis únguine.

Per Christum Génitum summe Pater tuum,
   In quo visíbilis stat tibi glória,
   Qui noster Dóminus, qui tuus Unicus
   Spirat de patrio corde Paráclitum:

Per quem splendor, honor, laus, sapiéntia,
   Majéstas, bónitas, et piétas: Tu
   Regnum contínes Nómine tríplici,
   Texens perpétuis sæcula sæculis. Amen.

   Creador de la luz rutilante, caudillo bueno,
que divides el tiempo en períodos precisos,
 hundido ya el sol se nos avecina espantoso caos;
¡devuelve, Cristo, la luz a tus fieles!

   Y así brillan los atrios, Padre, con tus dones,
es decir, con las nobles llamas,
y al día ausente reemplaza la émula luz,
a quien la noche, vencida, rehúye con su peplo desgarrado.

   Nosotros en festiva compaña pasamos la noche entre piadosos gozos,
a porfia acumulamos prósperos votos con ruegos insomnes
y llevamos nuestras ofrendas
ante el altar que hemos alzado.

   ¡Oh cosa digna, mi Dios, de serte ofrecida por tu grey
al comienzo de la húmeda noche:
la luz, más precioso que lo cual nada concedes,
la luz con que contemplamos el resto de tus dones!

   Tú eres luz verdadera de nuestros ojos, luz también de nuestros sentidos,
tú eres nuestro espejo por dentro, por fuera
tú eres nuestro espejo; acepta la llama que como tu siervo
te ofrezco, bañada en la untura del aceite de la paz.

   Por medio, Padre soberano, de Cristo tu Hijo,
en el que se halla visible tu gloria,
que es nuestro Señor, que es tu único Hijo
y exhala desde el pecho paterno al Paráclito.

   Por medio del cual tu brillo, tu honor, tu mérito y sabiduría,
tu grandeza, tu bondad y el amor tuyo
perpetúan su reino con triple deidad
entretejiendo siglos con siglos sin fin. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 91.
Traducción de Rivero García, Luis, (Introducción, traducción y notas), Prudencio. Obras I. Himnos cotidianos. Cathemerinon. Ed. Gredos, Madrid 1997.  Himno para cuando se enciende la lámpara (frg.),  pp. 179-187.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Ætérne rerum Cónditor
ÆTérne rerum Cónditor,
   Noctem diémque qui regis,
   Et témporum das témpora,
   Ut álleves fastídium.

Præco diéi jam sonat
   Noctis profúndæ pérvigil:
   Noctúrna lux viántibus,
   A nocte noctem ségregans.

Hoc excitâtus lúcifer
   Solvit polum calígine;
   Hoc omnis errôrum chorus
   Viam nocéndi déserit.

Hoc nauta vires cólligit
   Pontîque mitéscunt freta:
   Hoc ipsa petra Ecclésiæ
   Canénte, culpam díluit.

Surgâmus, ergo strénuè,
   Gallus jacéntes éxcitat,
   Et somnoléntos íncrepat,
   Gallus negántes árguit.

Gallo canénte spes redit,
   Ægris salus refúnditur.
   Mucro latrônis cónditur,
   Lapsis fides revértitur.

Jesu labéntes réspice,
   Et nos vidéndo córrige:
   Si réspicis, lapsi stabunt,
   Fletùque culpa sólvitur.

Tu lux, refúlge sénsibus,
   Mentísque somnum díscute:
   Te nostra vox primùm sonet,
   Et ore psallâmus tibi.

Glória Patri ingénito,
   Glória Unigénito,
   Una cum Sancto Spíritu,
   In sempitérna sæcula.
R/. Amen.

   CReador sempiterno de las cosas,
Que gobiernas las noches y los días,
Y alternando la luz y las tinieblas
Alivias el cansancio de la vida.

   Invocando a la luz desde las sombras
El heraldo del sol alza sus voces:
Nocturna claridad de los viajeros,
Que separa la noche de la noche.

   Al oírlo el lucero se levanta
Y borra al fin la obscuridad del aire,
Con lo cual el tropel de los espíritus
Malignos pone fin a sus maldades.

   Con esta voz que al nauta reanima
Las olas del océano se calman,
Con esta voz hasta la misma piedra
De la Iglesia se acuerda de su falta.

   El gallo canta y llama a los dormidos
Increpa a los poltrones y reprende
A los que se resisten a su canto.
Levantémonos, pues, resueltamente.

   Canta el gallo y renace la esperanza,
Retorna la salud a los heridos,
El puñal del ladrón vuelve a la vaina
Y la fe se despierta en los caídos,

   Pon tus ojos, Señor, en quien vacila,
Y que a todos corrija tu mirada:
Con ella sostendrás a quien tropieza.
Y harás que pague su delito en lágrimas,

   Alumbra con tu luz nuestros sentidos,
Desvanece el sopor de nuestras mentes,
Y sé el primero a quien, agradecidas,
Se eleven nuestras voces cuando suenen.

   Glorificado sea el Padre eterno,
Así como su Hijo Jesucristo
Y así como el Espíritu Paráclito,
Ahora y por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 3.
Por existir este himno en el antiguo Breviario Romano tomamos de él su traducción y aunque la doxología final difiera de la versión latina hispano-mozárabe hemos preferido respetar la integridad de la traducción realizada por el poeta argentino Francisco Luis Bernárdez en su obra Himnos del Breviario Romano,  Ed. Losada, Buenos Aires, 1952.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Spléndor Patérnæ glóriæ

SPléndor Patérnæ glóriæ
    De luce, lucem próferens,
    Lux lucis, et fons lúminis
    Dies diem illúminans.

Verúsque sol inlábere,
    Micans nitòre pérpeti:
    Jubárque Sancti Spíritus
    Infúnde nostris sénsibus.

Votis vocêmus et Patrem,
    Patrem perénnis glóriæ:
    Pater poténtis grátiæ
    Culpam relêget lúbricam.

Infórmet actus strénuos,
    Dentem retúndat ínvidi,
    Casus secúndet ásperos,
    Donet geréndi grátiam.

Mentem gubérnet et regat,
    Casto, fidéli córpore:
    Fides calòre férveat,
    Fráudis venêna nésciat:

Christúsque nobis sit cibus,
    Potúsque noster sit fides:
    Læti bibâmus sóbriam
    Ebrietâtem spíritûs.

Lætus dies hic tránseat.
    Pudor sit, ut dilúculum;
    Fides, velut merídies:
    Crepúsculum mens nésciat.

Aurôra cursus próvehit,
    Aurôra totus fúlgeat:
    In Patre totus fílius,
    Et totus in Verbo Pater.

Glória Patri ingénito,
    Glória Unigénito,
    Unà cum sancto Spíritu
    In sempitérna sæcula. Amen.

 

   REsplandor de la gloria del Padre,
y Destello de su Luz,
Luz de Luz y Fuente de toda Luz,
Día que iluminas el día.

   Oh Sol verdadero, enciende en tus siervos,
el brillo de tu esplendor eterno,
e infunde en nuestros sentidos,
la luz vivísima del Espíritu Santo.

   Invoquemos también al Padre,
al Padre de la gloria perenne,
al Padre de la gracia omnipotente,
que aleje el peligro de la culpa.

   Que informe nuestros actos decididos,
quiebre el dardo del maligno,
nos secunde en la adversidad,
y con su gracia nos asista.

   Que gobierne y dirija nuestras almas,
guardando el cuerpo puro y dócil;
que preservándola del engañoso veneno,
avive con ímpetu nuestra fe.

   Siendo Cristo nuestro alimento,
y nuestra bebida la fe,
libemos con gozo la sobria
efusión del Espíritu.

   Y en el transcurrir feliz de este día,
sea el pudor la alborada,
el mediodía la fe y nuestra alma, en fin,
ignore cualquier ocaso.

   Y mientras la aurora prosigue su curso,
que emerja Aquel que es todo Aurora,
todo el Hijo en el Padre,
y en el Verbo, el Padre todo.

   Gloria al Padre ingénito,
Junto con el Espíritu Santo
por los siglos de los siglos. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 67.
Por existir este himno en la Liturgia de las Horas del Rito Romano tomamos de él su traducción.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Altíssimi Verbum Patris
ALtíssimi Verbum Patris,
   Alme Jesûque Vírginis
   Bis nostro natus gáudio,
   Carnísque Factor et caro.

Decúrsa transit jam dies,
   Exáudi preces súpplicum;
   Fovénsque lætus vésperi
   Gloriôsum lumen súscipe.

Hoc soli ad finem tibi
   Incénsum sacrum damus:
   Cœléste ut nostris tuum
   Lumen ténebris fúlgeat.

Mentémque fessam dum sopor
   Noctis parâtam détinet,
   Obscûra cedant sómnia,
   Pectúsque purum lúceat.

Quiêtem nullus córporis
   Rápiat dolus lascíviæ;
   Sed te Deus mens sonet,
   Tecum cor altum vígilet.

Vócibus simul cum córdibus
   Christo, Patrîque, Spirítui
   Hymnum sonántes in choro
   Melo canàmus pérpetim. Amen.

  Altísima Palabra del Padre
Jesús, nacido de una Virgen madre.
Tu nacimiento para nosotros doblemente gozoso,
Tú que te hiciste carne y eso eres.

   Ahora que ya el día termina,
que haya una luz celestial,
obséquianos una tarde feliz,
mira con bondad nuestra acción de gracias.

   A ti con el ocaso del sol,
oh Crsito, ofrecemos incienso,
A nosotros tu luz celestial
concede para la oscuridad desterrar.

   De las mentes ahora fatigadas hasta el sueño
aparta la noche que ensombrece,
desde la oscura entrega al sueño
ilumina nuestras almas con pureza.

   Nuestros cuerpos no conocen el descanso tranquilo
del artificio libertino creciente,
pero tú, oh Dios traes a las mentes dormidas
el descanso tranquilo para su más íntimo ser.

   Con corazones y voces levantados unánimes
por Cristo, por el Espíritu, al Padre
el himno resuena en coro poderoso
y cantamos con entusismo eternamente.
   Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 94.
Traducción: Manuel Veiga Díaz, traductor de la obra de Graham Woolfenden: La oración diaria en la España cristiana. Ed. Cristiandad, Madrid 2003, pp. 95-96.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Christe lux mundi, salus, et potéstas

CHriste lux mundi, salus, et potéstas,
   Qui diem solis rádiis adímples,
   Noctem et fulvam fáciens corúsco
      Sídere pingis.

Certis ut totum móribus peráctum
   Témperes mundum vícibus recúrsis,
   Atque resólvat ómnium labóres
      Sorte quiêtis.

Ecce vergéntem rotat hora solem
   Vésperis rursùm remeántis ortum,
   Hinc et astrórum chorus omnis alto
      Surgit Olympo.

Nos pio cultu tibi præcinéntes,
   Vócibus sacris modulâmus Hymnis,
   Sénsibus totis simùl excitâmur,
      Pángere laudes.

Tura libâmus tibi, magne rector,
   Lumen et sacrum Dómino exhibêmus,
   Fervidum guttans, madidúmque summo
      Vértice nectar.

Præstet ut votum; ferat ut medêlam;
   Donet ut nostris véniam delíctis;
   Firmet ut sensus; placidâ quiete
      Múlceat artus.

Et licet noctis súbeant profúnda
   Hórridis mundi ténebris opérta;
   Mens tamen nostra fidei supérnæ
      Spléndeat ortu.

Désinant culpæ, vígilet vicíssìm
   Noster inlábens ánimus; nec ulla
   Sensus invólvat grávior vagántum
      Spirítuum turma.

Cor enim nostrum vígilet sopôre,
   Sómniet Christum, Dominúmque semper
   Insonet Psalmis, meditêtur Hymnis
      Nocte diéque.

Glória summo célebret Parénti
   Glória Christo, paritérque Sancto;
   Prædicet Trinum pià voce nomen
      Omne per ævum. Amen.

   Oh Cristo, luz, salvador y señor del mundo
que colmas el día con los rayos del sol
y haces que la noche brille
pintando en ella un astro reluciente,

   Para ajustar con pauta estable al mundo entero
forzado a alternar uno y otra
y hacer que desaparezcan todas las fatigas
con el don del descanso.

   Ved que es la hora en que el sol declina
y que vuelve otra vez el ocaso
y surge desde el alto cielo
el coro entero de las estrellas.

   Y nosotros cantándote con nuestras voces
en el fervor de esta liturgia entonamos sagrados himnos
y con todos nuestros sentidos nos animamos
a entonar alabanzas en tu honor.

   En honor a ti que todo lo gobiernas ofrecemos este incienso
y hacemos resplandecer para el Señor esta sagrada antorcha
que desde lo más alto va destilando como un néctar
sus gotas ardientes y perfumadas.

   Para que atienda nuestras súplicas y nos ofrezca remedio;
que otorgue el perdón a nuestros pecados,
reponga nuestros sentidos, apacigüe nuestros miembros
con el sosiego del descanso.

   Y aunque se deslice la profundidad de la noche cubierta
de las espantosas tinieblas del siglo,
que nuestra mente resplandezca pues que brilla en ella
el amanecer de la fe divina.

   Que cesen nuestras culpas, que nuestro frágil ánimo permanezca siempre vigilante no sea que el tropel de poderosos espíritus sin rumbo seduzca nuestros sentidos.

   Que nuestro corazón siga atento en el letargo,
que Cristo sea el objeto de nuestros sueños,
que siempre entone salmos en honor del Señor
y atienda noche y día al canto de los himnos.

   Gloria sea dada al Padre Eterno,
gloria al Hijo e igualmente al (Espíritu) Santo
y que entone por siempre con voz piadosa
el nombre de la Trinidad.
Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 110.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 18, Hymnodia Gotica, pp. 73-74.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

O Lux beâta Trínitas

O Lux beâta Trínitas:
    Et principâlis Unitas:
    Jam sol recêdit ígneus,
    Infúnde lumen córdibus.

Jam noctis tempus ádvenit:
    Quiêtem nobis tríbue,
    Dilúculò nos réspice
    De cœlo clementíssime *.

Tu Christe solve víncula,
    Abstérge nostra vítia,
    Reláxa prius crímina,
    Et indúlge facínora.

Orâmus, ut exáudias:
    Precâmur, ut subvénias,
    Christe Jesu omnípotens,
    Tu nos a malo líbera.

Te mane laudum cármine,
    Te prædicâmus véspere;
    Te nostra supplex glória
    Per cuncta laudet sæcula.
Amen.

   Oh Trinidad, luz dichosa
y unidad esencial,
ahora que se desvanece el sol resplandeciente,
derrama tu luz en nuestros corazones.

   Llegan ya las horas de la noche,
concédenos el descanso
y cuando el día despunte, pon en nosotros tus ojos
desde el cielo, oh clementísimo *.

   Desata, oh Cristo, nuestras ataduras;
limpia nuestras culpas,
perdona en tu piedad nuestros pecados
y no tengas en cuenta nuestros delitos.

   Cristo Jesús todopoderoso,
te pedimos que nos escuches,
te rogamos que nos atiendas:
líbranos de todo mal.

   De mañana te alabamos con nuestros cánticos,
también te alabamos al caer la tarde.
Que nuestra sencilla alabanza
sea en tu honor por los siglos.
Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 113.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 17, Hymnodia Gotica, p. 72.
* Hymnodia Gotica: Salvator unigenite / Salvador Unigénito.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Fulgéntis auctor ætheris

FUlgéntis auctor ætheris,
   Qui lunæ lumen nóctibus,
   Solem diérum cúrsibus
   Certo fundásti trámite.

Nox atra jam repéllitur,
   Mundi nitor renáscitur,
   Novúsque jam mentis vigor
   Dulces in altum égerit.

Laudes sonâre jam
   Dies relâtus ámmonet,
   Vultûque cœli blándior
   Nostra serênet péctora.

Vitêmus omne lúbricum,
   Declînet prava spíritus,
   Vita facta non ínquinet,
   Linguam culpa non ímplicet.

Sed sol diem dum cónficit,
   Fides profúnda ferveat,
   Spes ad promissa próvocet,
   Christo conjúngat cháritas.

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio,
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

   Creador del cielo resplandeciente
que con criterio preciso fijaste
que fuera la luna la lumbrera de la noche
y que el sol rigiera el curso de los días.

   Desaparece ya la obscuridad de la noche
y el mundo recobra su claridad;
un ánimo renovado va a guiar nuestras tareas
haciéndolas gratas.

   El día que recién llega nos advierte
que han de resonar tus alabanzas
y el aspecto del cielo más benigno
sosiega nuestros corazones.

   Evitemos cualquier desliz,
rehúya el alma la maldad,
que nuestro actuar no mancille nuestras vidas
ni la culpa comprometa nuestra lengua.

   Y mientras el sol va forjando el día,
que rebose la fe que nace interior,
que la esperanza en las promesas nos anime
y que nos mantengamos unidos a Cristo por la caridad.

   Gloria sea dada al Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Santo Paráclito
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 96.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 11, Hymnodia Gotica, p. 69.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Christe salvâtor ómnium

CHriste salvâtor ómnium,
   Cœlôrum sublîmis Deus,
   Tuam rogâmus glóriam,
   Dum prona vólvitur dies.

Jam sol, urgénte véspere,
   Occásu suo gráditur,
   Mundum conclúdens ténebris,
   Suum obsérvans órdinem.

Sic nos, excélse Dómine,
   Precántes tuos fámulos
   Labôre fessos diéi
   Quiêta nox suscípiet.

Ut non fuscátis méntibus,
   Dies abscêdat lúminis;
   Sed tua protécti grátiâ
   Cernâmus lucem prósperam.

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio,
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

   Cristo, salvador universal
y Dios glorioso de los cielos,
ahora que declina el día
a ti que eres glorioso, te suplicamos.

   Ya el sol al venirse la tarde
avanza hacia poniente
y siguiendo su órbita establecida
va cubriendo el mundo de tinieblas.

   Que el sosiego de la noche, Dios excelso,
nos acoja a nosotros tus siervos suplicantes,
agotados como estamos
por el esfuerzo del día.

   Que la luz del siglo
no nos ofusque la mente
sino que protegidos por tu gracia
lleguemos a ver la luz de la felicidad.

   Gloria sea dada al Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Santo Paráclito
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 97.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 12, Hymnodia Gotica, pp. 69-70.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Deus ætérni lúminis

DEus ætérni lúminis
   Candor inenarrábilis,
   Ventûrus diéi judex,
   Qui mentis occúlta vides.

Tu regnum cœlórum tenes,
   Et totus in verbo tu es,
   Per Fílium cuncta regis
   Sancto Spirítui fons es.

Trinum nomen alta vides,
   Unum per ómnia potes,
   Mirúmque per signum Crucis
   Tu rector imménsæ lucis.

Tu mundi constitûtor es,
   Tu sempitérno throno sedes
   Judex, ex alto Húmilis
   Venísti pati pro nobis.

Tu Sábaoth omnípotens,
   Tu Hosánna summi cúlminis,
   Tibi laus est mirábilis,
   Tu es prima Anástasis.

Tu fidei audîtor es,
   Et húmiles tu réspicis,
   Tibi altum vides thronum,
   Tibi divînus est honor.

Christôque, ætérno Deo
   Patri, cum Sancto Spíritu,
   In te solvâmus múnera
   A sæculis in sæcula. Amen.

   Oh Dios, claridad
inefable de la luz eterna,
que vendrás como juez en el último día
y escrutas lo que está oculto en el corazón,

   Tú sostienes el reino de los cielos
y estás entero en el Verbo;
por medio de tu Hijo todo lo gobiernas
y de ti procede el Espíritu Santo.

   Tu nombre es trino, profundo misterio,
eres el único todopoderoso
y por el signo admirable de la cruz
gobiernas la inmensidad del cielo.

   Tú eres el hacedor del mundo,
sentado como juez en el séptimo trono,
que abajándote viniste
a padecer por nosotros.

   Tú eres el omnipotente Señor de los ejércitos,
 tú el Hosanna en las alturas,
admirable es tu alabanza,
tú eres rey, la resurrección primera.

   Tú alientas nuestra fe
y miras la pequeñez.
Tu trono está en lo alto
 y se te prestan honores divinos.

   A Cristo y a Dios Padre eterno
con el Espíritu Santo
cumplamos nuestros votos
por los siglos de los siglos.

 

Breviarium Gothicum, f. 70.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 13, Hymnodia Gotica, p. 70.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Christe lumen perpétuum

CHriste lumen perpétuum
   Astrôrum, fulgor síderum,
   Noctem nostram illúmina,
   Consérva pura péctora.

Nullis incêdat láqueis.
   Nullis gravêtur hóstibus,
   Nec maculéntur córpora
   Lascíviâ per sopôrem.

Custódi corda ómnium
   Fideliúmque máximâ
   Protectiône própriâ
   Tuâ, Christe, poténtiâ.

Ut gratulêtur ánima
   Vidísse lucem prósperam,
   Implésse vota débita
   Reddénda tibi, Trínitas.

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

   Oh Cristo, luz perpetua de los astros
y brillo de las estrellas,
ilumina nuestra noche
y conserva puros nuestros corazones.

   Que no caigamos en trampa alguna
ni sintamos el acoso del enemigo,
que a causa de la modorra
no se emponzoñen nuestros cuerpos.

   Guarda, oh Cristo,
con el mayor celo
los corazones de todos tus fieles
y protégelos con tu poder.

   Para que nuestra alma te de gracias
por haber visto la luz propicia
y por haber cumplido en tu honor
las promesas que mereces, oh Trinidad.

   Gloria sea dada al Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Santo Paráclito
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 100.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 20, Hymnodia Gotica, pp. 76-77.

Para la traducción, téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Deus Pater ingénite

DEus Pater ingénite
   Et Fili unigénite,
   Quos Trinitâtis únitas
   Sancto connéctit Spirítui.

Te frustrà nullus ínvocat,
   Nec cassis umquam vócibus
   Amâtor tui lúminis
   Ad cœlum vultus érigit.

Et tu suspirántem, Deus,
   Vel vota supplicántium,
   Vel corda confiténtium,
   Semper benígnus áspice.

Nos lucis ortus ádmonet,
   Grates deferre débitas;
   Tibîque laudes dícere,
   Quod nox obscûra præterit.

Diem precâmur bonum;
   Ut nostros, Salvâtor, actus
   Sinceritâte pérpeti
   Pius benígne ínstruas,

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio,
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

   Dios Padre increado
y tú, su Hijo Unigénito,
que junto con el Espíritu Santo
configuráis la unidad en la Trinidad.

   A ti nadie te invoca en vano
y quien ama la claridad de tu luz
nunca eleva al cielo su rostro
 sin que se escuchen sus súplicas.

   Tú, oh Dios, mira siempre benigno
a quienes por ti suspiran,
bien sean las súplicas de quienes te invocan
bien los corazones de quienes en ti confían.

   La salida del sol nos recuerda
que hemos de darte las gracias que mereces
y proclamar tus alabanzas
porque la noche oscura quedó atrás.

   Te suplicamos que el día sea favorable
y que tú que eres piadoso, Salvador nuestro,
alientes sin cesar
nuestros actos en la verdad.

   Gloria sea dada al Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Santo Paráclito
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 103.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 14, Hymnodia Gotica, p. 71.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Adésto nostris précibus

Adésto nostris précibus,
   Adésto jam propítius,
   O Christe! mundi glória
   Fuso lúmine irrígua.

Te vespertîna orátio,
   Te matutîna cóncinat:
   Tibi indeféssè pérsonet
   Hymnum cum dulci cármine.

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio,
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

 

Atiende a nuestras súplicas,
   atiéndelas propicio,
   oh Cristo gloria del mundo,
   derrama tu luz gozosa.

Que te celebre la oración de la tarde,
   que te celebre la oración de la mañana
   y que un himno melodioso
   resuene en tu honor sin pausa.

Gloria sea a Dios Padre,
   gloria a su Hijo Unigénito
   con el Espíritu Paráclito
   por los siglos eternos. Amén.

Breviarium Gothicum, f. 102.
Traducción por D. Carlos Arana Tarazona para La Ermita. Noviembre 2015. Cotejada con la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus. Himno nº 44, p. 100. Téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos antiguosInicio página

In matutínis súrgimus

IN matutínis súrgimus
   Reddéntes laudes débitas.
   Deo, Jesûque Dómino
   In unitâtem glóriæ.

Sanctôrum choro psállimus.
   Cervíces nostras fléctimus,
   Et génua prostérnimus.
   Peccâta nostra pándimus

Orêmus Deum júgiter,
   Vincâmus in bono malum
   Cum fructu pœniténtiæ.
   Votum perénne réddere.

Christum rogêmus, et Patrem,
   Christi Patrísque Spirítum;
   Ut det nobis auxílium,
   Et repéllat hostem ínvidum.

Deo Patri sit glória,
   Ejúsque soli Fílio,
   Cum Spíritu Paráclito
   In sempitérna sæcula. Amen.

   Al alba nos levantamos
y cantamos alabanzas
a Dios y a Jesucristo
el Señor en la unidad de la gloria.

   Unimos nuestros cánticos al coro de los santos,
humillamos nuestras cabezas,
doblamos la rodilla
y confesamos nuestros pecados.

   Oremos a Dios sin tregua,
derrotemos al mal con el bien
para mantener por siempre la promesa
con el fruto de la penitencia.

   Roguemos a Cristo y al Padre
y al Espíritu de ambos;
que nos preste su ayuda y rechace
la perfidia del maligno.

   Gloria sea dada al Padre
y a su único Hijo
con el Espíritu Santo Paráclito
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 103.
Traducción: Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 15, Hymnodia Gotica, p. 71.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Christe, cœléstis medicîna Patris

CHriste cœléstis medicîna Patris,
   Verus humánæ médicus salûtis
   Próvidæ plebis précibus poténtèr
      Pande favôrem.

En ob infirmos tibi supplicâmus,
   Quos nocens pestis valitûdo cassat;
   Ut pius morbum réleves jacéntum,
      Quo quatiúntur.

Qui potestâte maniféstus extans,
   Mox Petri socrum fébribus jacéntem,
   Réguli prolem, puerúmque salvans
      Centuriônis.

Ferto languénti pópulo vigôrem;
   Efflue largam pópulis salûtem;
   Prístinis more sólito refórmans
      Víribus ægros.

Córporum morbos animæque sana;
   Vúlnerum causis ádhibe medêlam:
   Ne sine fructu cruciâtus urat
      Córpora nostra.

Omnis impúlsus pénitùs recêdat;
   Omnis incúrsus crúcians liquéscat;
   Viror optátæ fóveat salûtis
      Membra doléntis.

Jam Deus nostri miserêre fletûs,
   Pro quibus te nunc pétimus medéri;
   Ut tuam omnis récubans medêlam
      Séntiat æger;

Quo per illâta mala dum terúntur,
   Eruditôrum número decóri
   Cómpotes intrent, sociánte fructu,
      Regna polòrum.

Glóriam psallat chorus, et resúltet,
   Glóriam dicat, canat, et revólvat;
   Nómini Trino, Deitáti soli
      Sídera clament. Amen.

   OH Cristo, medicina del Padre celestial,
verdadero médico de la salud humana,
a las numerosas preces del pueblo
extiende poderoso tu favor.

   He aquí que te suplicamos por los enfermos,
a los que el poder nocivo de la peste quebranta:
que piadoso alivies a los postrados
por la enfermedad con la que son atormentados.

   Tú, que manifestaste tu poder curando
al instante a la suegra de Pedro postrada
por la fiebre, al hijo del régulo y al hijo
del centurión.

   Infunde vigor al pueblo abatido,
irradia salud duradera a los pueblos:
restableciendo, según tu costumbre,
a los enfermos en sus primeras fuerzas.

   Cura las enfermedades del cuerpo y del
alma, aplica remedio a las causas de las
heridas, para que los padecimientos no
atormenten inútilmente nuestros cuerpos.

   Que se aparte todo impulso destructor
que se desvanezca todo ataque atormentador,
y que el vigor de la deseada salud
reanime los miembros del paciente.

   Señor, ten compasión ya de nuestros llantos,
con los que le pedimos ahora, ser curados;
para que todo enfermo que está postrado en el lecho
sienta tu curación.

   Para que, mientras son purificados por medio de sus padecimientos,
entren, acompañados de sus méritos,
en el reino de los cielos
entre el glorioso número de los bienaventurados.

   Cante al son de la cítara y haga resonar tu gloria el coro de los ángeles;
proclame tu gloria, cante y vuelva a cantar:
que los astros aclamen
al Dios único, Trino de nombre. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 105.
Traducción: Calahorra Martínez, Pedro, El canto de los himnos en V Jornadas de Canto Gregoriano. En torno al canto de los solistas y de los himnos. Institución "Fernando el Católico" (CSIC). Excma. Diputación de Zaragoza. Sección de Música Antigua. Cátedra de Música Medieval Aragonesa, Zaragoza, 2001, pp. 135-136.

Índice himnos de CotidianoInicio página

O decus sacrum Vírginum

O Decus sacrum Vírginum,
   Quem Virgo vehit Unicum,
   Et vírgines Almíficum
   Sequúntur sanctæ Dóminæ.

Qui pláustrum domicílium
   Faxísti jam virgineum,
   Quo cum cuneis, virgíneum
   Cluit caput præcípuum.

Hoc templum jam terrígenum
   Numen cudit cœlícolum,
   A quo redémptum sæculum
   Extat, et omnis tártarus.

Qui sìc suscêpit Vírginem,
   Poli terræque Regînam;
   Et Angelôrum cómpotem
   Fecit in arcem sublîmem.

Illìc Virgo sanctíssima,
   Nostra defer precámina,
   Quò tu tranásti glória
   Commemoratiònis ínclyta.

Per tuum Unigénitum,
   Quem genuísti Dóminum,
   Cœli petâmus gremium
   Diù per omne sæculum. Amen.

   Lustre sagrado de las vírgenes,
el único al que una virgen llevó en su seno,
al que acompañan las vírgenes
como su Señor santo y glorioso.

   Que estableciste tu morada
en un claustro virginal
que ocupa un lugar principal
allí donde moran las vírgenes.

   El Dios celestial ha forjado
este templo terrenal
y desde él el mundo redimido
se sobrepone al reino de los muertos.

   Quien de este modo recibió a la Virgen
como reina del cielo y de la tierra,
la hizo también señora
de los ángeles en los sublimes alcázares.

   Virgen Santísima,
arrastra nuestros pecados
desde el lugar donde tú penetraste
con el glorioso triunfo de tu asunción.

   Por tu Unigénito, nuestro Señor,
a quien engendraste,
que alcancemos el regazo celeste
para siempre. Amén.

 

Breviarium Gothicum, ff. 107-108.
Traducción por D. Carlos Arana Tarazona para La Ermita. Noviembre 2015. Cotejada con la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus. Himno nº 83, p. 120. Téngase en cuenta que existen pequeñas diferencias entre las versiones latinas del Breviario y de la Hymnodia Gotica.

Índice himnos de CotidianoInicio página

Benignitâtis fons Deus

Benignitâtis fons Deus,
   Qui non habens finem boni
   Super malum sceléstium,
   Semper pius, semper bonus.

Mœstum satis cor cædimus,
   Et triste pectus túndimus,
   Aquas pupíllæ fúndimus,
   Mœstas genas indúcimus.

Egísse multum pœnitet.
   Horrens, tetrum, vel péssimum;
   Turpíssimum, ac sórdidum
   Fatêmur omne nóxium.

Elâta vox te póstulat,
   Tu parce, dicit, Cónditor,
   Jam parce clamat óbsecrans,
   Ignósce quod commísimus.

Non ira mœstos sórbeat,
   Non pœna fessos cónterat:
   Solâre contrítos citò,
   Et gáudium nobis dato.

Præsta, Pater piíssime,
   Patrîque compar Únice,
   Cum Spíritu Paráclito.
   Regnans per omne sæculum.  Amen.

   Dios fuente de bondad,
bondad sin límite que supera todo mal,
siempre misericordioso y bondadoso
y bondadoso por siempre.

   Fustigamos nuestros atribulados corazones,
nos damos lastimeros golpes de pecho,
derramamos lágrimas
y hacemos palidecer nuestras mejillas.

   Mucho nos arrepentimos
de nuestros pecados infames y abominables
Confesamos todos nuestros delitos,
nuestras miserias y maldades.

   A voz en grito te lo pedimos diciendo:
perdónanos, Señor
y gimiendo te lo suplicamos:
perdona nuestros pecados.

   Que tu ira no consuma a los afligidos
ni tu castigo abrume a los abatidos.
Corre en consuelo de los contritos
y concédenos la alegría.

   Concédelo, Padre piadosísimo,
y el Unigénito igual al Padre,
que con el Espíritu Paráclito
reinan eternamente. Amén.

 

Breviarium Gothicum, f. 69.
Traducción (excepto doxología): Arana Tarazona, Carlos, Himnos de la liturgia mozárabe. Versión castellana de los himnos de la liturgia mozárabe. Realizada desde la edición de Blume, Clemens, Hymnodia Gotica. Die Mozarabischen Hymnen des alt-spanischen Ritus.
Himno nº 10, Hymnodia Gotica, pp. 68-69.

Índice himnos de Cotidiano

 

Índice himnosInicio página

© La Ermita - España MMV-MMXV