Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1
Grabado Tiempo de Cotidiano
CÁNTICOS DE LOS OFICIOS DE LOS DOMINGOS
DE COTIDIANO (DESPUÉS DE APARICIÓN)
 
ÍNDICE
DOMINGO I DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA. Dt 32,1-43
DOMINGO II DESPUÉS DE EPIFANÍA. Dt 32,1-43
DOMINGO III DESPUÉS DE EPIFANÍA. Dt 32,1-43
DOMINGO IV DESPUÉS DE EPIFANÍA. 1Sam 2,1-10
DOMINGO V DESPUÉS DE EPIFANÍA. 1Sam 2,1-10
DOMINGO VI DESPUÉS DE EPIFANÍA.

Is 38,10-20

DOMINGO VII DESPUÉS DE EPIFANÍA. Is 26,9-20
DOMINGO VIII DESPUÉS DE EPIFANÍA. Is 26,9-20
DOMINGO ANTES DEL DÍA DE CENIZAS. 4Esd 8,20-36

DOMINGOS DESPUÉS DE APARICIÓN (COTIDIANO I - IX) - OFICIO FERIAL ORDINARIO DE COTIDIANO
DOMINGOS DESPUÉS DE PENTECOSTÉS (COTIDIANO X -XIII)

Inicio página

 

IN PRIMO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ DOMINI

PRIMER DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Date magnitudinem Domino.

Canticum Deuteronomii
Capitulo 32

Attende cœlum, et loquar; * et audiat terra verba ex ore meo.
Expectetur sicut pluvia eloquium meum, * et descendant sicut ros verba mea,
Sicut imber super gramen, * et sicut nix supra fœnum.
Quia nomen Domini invocavi: * date magnitudinem Domino Deo nostro.
Deus, vera opera ejus, * et omnes viæ ejus judicia:
Deus fidelis, in quo non est iniquitas, * justus et sanctus Dominus.
Peccaverunt ei non filii immaculati: * natio prava et perversa. Hæc Domino retribuisti,
Hæc plebs fatua et non sapiens? * nonne hic est ipse pater tuus, qui possedit te, et fecit, et creavit te?
In mente habete dies sæculi, * intelligite annos nationis nationum:
Interroga Patrem tuum, et dicet tibi; * seniores tuos, et annuntiabunt tibi.
Cum dispartiret Excelsus gentes: * quemadmodum dispersit filios Adæ,
Statuit terminos gentium * secundum numerum Angelorum Dei.
Facta est pars Domini, plebs Jacob: * funiculum hereditatis ejus Israel.
Sufficientem eum sibi fecit in terra deserta, * in siti caloris, ubi non erat aqua:
Circumivit eum, et erudivit eum, sicut pupillam oculi. * Quemadmodum aquila proteget nidum suum, desuper pullos suos sedens,
Extendit alas suas, et assumpsit eos, * et suscepit eos super scapulas suas.
Dominus solus deducebat eos: * et non erat cum illo deus alienus.
Imposuit in fortitudines terræ * nascentias agrorum,
Suggerunt mel de petra, * et oleum de firmissima petra.
Butyrum bovum, et lac ovium cum adipe agnorum et arietum, filiorum taurorum et hircorum cum adipe renum, * frumentum, et sanguinem uvæ,
Bibit vinum. Et manducavit Jacob, * et saturatus est, et recalcitravit.
Dilectus: pinguis factus est, * et dilatatus est,
Et derelinquit Deum, qui fecit eum, * et recessit a Deo salutari suo.
Et exacerbaverunt me in diis alienis, in abominationibus suis in iram concitaverunt me. * Et sacrificaverunt dæmoniis, et non Deo,
Deos, quos non noverunt: * novi recentesque venerunt, quos nescierunt reges eorum.
Deum, qui te genuit, derelinquisti, * et oblitus es qui enutrivit te.
Vidit Deus, et zelatus est: * et exacerbatus est per iram filiorum suorum et filiarum.
Et dixit: Avertam faciem meam ab eis, * et ostendam quid erit eis in novissimo:
Quia natio perversa est: * filii, in quibus non est fides in ipsis.
Ipsi in zelum concitaverunt me * et non in Deum,
In ira concitaverunt me * in idolis suis:
Et ego in ira concitabo eos, et non in gentem, * in gentem insensatam irritabo eos.
Quia ignis exarsit in ira mea, * et exardescit usque ad inferos deorsum:
Comedet terra nascentias agrorum, * et inflammant fundamenta montium.
Congeram in illis mala, * et sagittas meas consummabo in eis.
Tabescent fame, et esca avium erunt, * et tensio dorsus insanabilis eis;
Dentes bestiarum immittam in eis, * cum furore trahentium super terram.
A foris interficiet natos eorum gladius, et in promptuariis timor,
Juvenis cum virgine, * lactans cum stabilito sene.
Dixi: Disperdam illos: * privabo autem ex omnibus memoriam eorum.
Nisi propter iram inimicorum suorum, * ut non sint longo tempore super terram: ut non consentiant adversarii, et dicant: Manus nostra excelsa est, et non Deus, fecit hæc omnia.
Quia natio perditi consilii est, * et non est in eis disciplina,
Et non cogitaverunt intelligere; * hæc percipient in futuro tempore.
Quemadmodum persequitur unus mille, * et duo commovebunt dena millia;
Nisi quia Dominus subdidit eos, et tradidit eos? * quia non est Deus noster sicut dii illorum: inimici autem nostri insensati.
Ex vinea enim Sodomorum, vitis eorum, * et propago eorum ex Gomorra:
Uva eorum uva fellis, * botrus amaritudinis ipsis.
Ira draconum vinum eorum, * et furor aspidum insanabilis.
Nonne hæc congregata sunt apud me, * et signata in thesauris meis?
In diem judicii reddam in tempore, * cum titubaverit pes eorum:
Quia prope est dies perditionis eorum, * et advenient parata illis.
Quia judicabit Dominus populum suum, * et in servis suis consolabitur:
Vidit enim eos fatigatos, * et defectos in obductione, et dissolutos.
Et dixit: Ubi sunt dii tui, Israel, * in quibus confidebas in ipsis?
De quorum adipe sacrificiorum edebatis, * et bibebatis vinum libationum eorum:
Exurgant nunc et adjuvent vos, * et fiant vobis protectores.
Videte, quoniam ego sum Dominus, * et non est alius præter me.
Ego occidam, et vivere faciam: * percutiam, et ego sanabo, et non est qui eripiat de manibus meis.
Quia tollam in cælum manum meam, et jurabo per dexteram meam, et dicam: * Vivo ego in æternum.
Quia exacuam sicut fulgur gladium meum, * et sagittas meas consummabo in eis:
Et suscipiet manus mea judicium, * et reddam judicium inimicis, et odientibus me retribuam.
Inebriabo sagittas meas sanguine, * et gladius meus manducabit carnes,
A sanguine vulneratorum, * et captivitates a capite principum inimicorum.
Lætamini cæli simul cum eo, * et adorent eum omnes Angeli ejus:
Lætamini gentes simul cum populo ejus, * et confirment eum omnes filii Dei;
Quia sanguis filiorum ejus defendetur: * et defendet, et reddet judicium inimicis, et odientibus se retribuet, et mundabit Dominus terram populi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Date magnitudinem Domino.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo. 2

Oratio

Descendat, Domine, ut pluvia eloquium tuum; et sicut ros, verba tua super nos effundantur: ut, ubertim tua miseratione rigati, tibi magnitudinem demus, cujus opera bona esse cognoscimus: omnes viae tuae, judicia; et iniquitas procul est a rectitudine tua: proinde nos, qui proclives ad malum sumus, a tua gubernatione, etiam cum tui obliviscimur, non defraudemur: ut et si serviliter facinore sciscitamur, lenitate paterna a te corrigi sentiamus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictus es Deus, et benedictum nomen gloriae tuae. Benedicite Dominum omnes electi ejus: sit nomen sanctum ipsius benedictum in omnia saecula saeculorum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictus es Deus, et benedictum nomen gloriae tuae. Benedicite Dominum omnes electi ejus: sit nomen sanctum ipsius benedictum in omnia saecula saeculorum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus patrum nostrorum; laudabilis enim et superexaltatus in sæcula tu es: Recte ergo tuæ gloriæ nomen benedicetur in æternum; et vel in magnis vel in modicis tu creator, tu opifex sapientissimus declamaris: ideo quæsumus; ut qui te orando pro universitatis conditione Dominum benedicimus, benedictæ sanctitatis illustratione lætemur.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

 

Al Cántico

Antífona

Engrandeced al Señor.

Cántico del Deuteronomio
Dt 32,1-43

Escuchad, cielos, y hablaré; oye, tierra, los dichos de mi boca; descienda como lluvia mi doctrina, destile como rocío mi palabra, como llovizna sobre la hierba, como orvallo sobre el césped.
Voy a proclamar el nombre del Señor: dad gloria a nuestro Dios.
Él es la Roca, sus obras son perfectas, sus caminos son justos, es un Dios fiel, sin maldad; es justo y recto.
Hijos degenerados se portaron mal con él, generación malvada y pervertida.
¿Así le pagas al Señor, pueblo necio e insensato? ¿No es él tu padre y tu creador, el que te hizo y te constituyó?
Acuérdate de los días remotos, considera las edades pretéritas, pregunta a tu padre y te lo contará, a tus ancianos y te lo dirán:
Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su heredad y distribuía a los hijos de Adán, trazando las fronteras de las naciones, según el número de los hijos de Israel, la porción del Señor fue su pueblo, Jacob fue el lote de su heredad.
Lo encontró en una tierra desierta, en una soledad poblada de aullidos: lo rodeó cuidando de él, lo guardó como a las niñas de sus ojos.
Como el águila incita a su nidada, revoloteando sobre los polluelos, así extendió sus alas, los tomó y los llevó sobre sus plumas.
El Señor solo los condujo, no hubo dioses extraños con él.
Los puso a caballo de sus montañas, los alimentó con las cosechas de sus campos; los crió con miel silvestre, con aceite de rocas de pedernal; con requesón de vacas y leche de ovejas, con grasas de corderos y carneros, ganado de Basán y cabritos, con la flor de la harina de trigo, y por bebida, con la sangre fermentada de la uva.
Comió Jacob hasta saciarse, engordó Jesurún y respingó -estabas gordo, cebado y orondo- y rechazó a Dios, su creador, despreció a su Roca salvadora.
Le dieron celos con dioses extraños, lo irritaron con sus abominaciones.
Sacrificaron a demonios, que no son dios, a dioses desconocidos, nuevos, recién llegados, que vuestros padres no veneraron.
Despreciaste a la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz.
Lo vio el Señor, e irritado rechazó a sus hijos e hijas.
Y dijo: “Les ocultaré mi rostro, y veré cuál es su suerte, porque son una generación pervertida, unos hijos desleales.
Me han dado celos con un dios que no es dios, me han irritado con sus ídolos vacíos; pues yo les daré celos con un pueblo que no es pueblo, con una nación fatua los irritaré.
En mi nariz está ardiendo el fuego y abrasará hasta el fondo del Abismo, devorará la tierra y sus productos y consumirá los cimientos de los montes.
Amontonaré desastres sobre ellos, agotaré contra ellos mis saetas.
Andarán extenuados de hambre, consumidos por la fiebre y la peste; les enviaré dientes de fieras, veneno de quienes se arrastran en el polvo.
La espada arrebatará a los hijos en las calles, en las casas habrá pavor, en el joven y la doncella, en el lactante y el encanecido”.
Me dije: “Los aniquilaría, y borraría su memoria entre los hombres”.
Si no temiese las burlas del enemigo, y la mala interpretación del adversario, no sea que digan: “Nuestra mano ha vencido, no es el Señor quien ha hecho todo esto”.
Porque es gente que ha perdido el juicio, y que carece de inteligencia.
Si fueran sabios, comprenderían esto, entenderían su destino.
¿Cómo puede uno perseguir a mil, y dos poner en fuga a diez mil, si no fuera porque los ha vendido su Roca y el Señor los ha entregado?
Porque su roca no es como nuestra Roca, y nuestros enemigos pueden comprobarlo.
Su cepa proviene de la viña de Sodoma, de los campos de Gomorra, sus uvas son uvas venenosas y sus racimos son amargos; su vino es veneno de serpientes, ponzoña mortal de víboras.
¿No tengo todo esto guardado, sellado en mis depósitos, para mi venganza y recompensa, en el día que tropiecen sus pies? Pues el día de su ruina se acerca, y se precipita su destino.
(El Señor hará justicia a su pueblo, y tendrá piedad de sus siervos). Cuando vea que se debilitan sus manos, y que no hay ya esclavo ni libre, dirá: “¿Dónde están sus dioses, la roca donde se refugiaban?
Los que comían la grasa de sus víctimas y bebían el vino de sus ofrendas, que se levanten para socorreros, que sean vuestro refugio”.
Pero ahora mirad: soy yo, solo yo, y no hay dios fuera de mí. Yo doy la muerte y la vida, yo hiero y yo curo, y no hay quien pueda librar de mi mano.
Levanto mi mano al cielo y digo: “Como vivo yo eternamente, cuando afile el rayo de mi espada, y empuñe en mi mano el juicio, tomaré venganza de mis enemigos y daré su paga a los que me aborrecen, embriagaré de sangre mis flechas y mi espada devorará carne, de la sangre de caídos y cautivos, de la cabeza de jefes enemigos”.
Aclamadlo, naciones, con su pueblo, porque él vengará la sangre de sus siervos, porque tomará venganza de sus enemigos y purificará el suelo de su pueblo.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Engrandeced al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Descienda, Señor, como la lluvia tu mensaje, como el rocío se difundan tus palabras sobre nosotros, para que, regados en abundancia por tu misericordia, te ensalcemos al cantar tus grandezas; todos tus caminos son rectos y la iniquidad queda muy lejos de tus designios, por eso, te pedimos que nosotros, que estamos inclinados al mal, no nos alejemos de tu guía aún cuando nos olvidemos de ti, de forma que, si alguna vez vacilamos ante el mal que se nos ofrece, sintamos cómo nos vigila tu bondad paterna.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Bendito eres, oh Dios, bendito tu nombre glorioso. Bendecid al Señor todos sus elegidos, sea bendito su santo nombre por los siglos de los siglos.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Bendito eres, oh Dios, bendito tu nombre glorioso. Bendecid al Señor todos sus elegidos, sea bendito su santo nombre por los siglos de los siglos.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Dios de nuestros padres, eres digno de alabanzas y ensalzado por los siglos: con razón es bendecido eternamente tu nombre glorioso, por ser tú Creador de lo pequeño y de lo grande y artífice sapientísimo del universo; por eso te rogamos que quienes te bendecimos en nuestra oración como Señor de todos los hombres, quedemos llenos de alegría, al ser iluminados por tu bendita santidad.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 93; 4-6.

Inicio página

IN SECUNDO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ

SEGUNDO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Deus, vera sunt opera tua, et omnes viae tuae judicia.

Canticum Deuteronomii
Capitulo 32

Attende cœlum, et loquar; * et audiat terra verba ex ore meo.
Expectetur sicut pluvia eloquium meum, * et descendant sicut ros verba mea,
Sicut imber super gramen, * et sicut nix supra fœnum.
Quia nomen Domini invocavi: * date magnitudinem Domino Deo nostro.
Deus, vera opera ejus, * et omnes viæ ejus judicia:
Deus fidelis, in quo non est iniquitas, * justus et sanctus Dominus.
Peccaverunt ei non filii immaculati: * natio prava et perversa. Hæc Domino retribuisti,
Hæc plebs fatua et non sapiens? * nonne hic est ipse pater tuus, qui possedit te, et fecit, et creavit te?
In mente habete dies sæculi, * intelligite annos nationis nationum:
Interroga Patrem tuum, et dicet tibi; * seniores tuos, et annuntiabunt tibi.
Cum dispartiret Excelsus gentes: * quemadmodum dispersit filios Adæ,
Statuit terminos gentium * secundum numerum Angelorum Dei.
Facta est pars Domini, plebs Jacob: * funiculum hereditatis ejus Israel.
Sufficientem eum sibi fecit in terra deserta, * in siti caloris, ubi non erat aqua:
Circumivit eum, et erudivit eum, sicut pupillam oculi. * Quemadmodum aquila proteget nidum suum, desuper pullos suos sedens,
Extendit alas suas, et assumpsit eos, * et suscepit eos super scapulas suas.
Dominus solus deducebat eos: * et non erat cum illo deus alienus.
Imposuit in fortitudines terræ * nascentias agrorum,
Suggerunt mel de petra, * et oleum de firmissima petra.
Butyrum bovum, et lac ovium cum adipe agnorum et arietum, filiorum taurorum et hircorum cum adipe renum, * frumentum, et sanguinem uvæ,
Bibit vinum. Et manducavit Jacob, * et saturatus est, et recalcitravit.
Dilectus: pinguis factus est, * et dilatatus est,
Et derelinquit Deum, qui fecit eum, * et recessit a Deo salutari suo.
Et exacerbaverunt me in diis alienis, in abominationibus suis in iram concitaverunt me. * Et sacrificaverunt dæmoniis, et non Deo,
Deos, quos non noverunt: * novi recentesque venerunt, quos nescierunt reges eorum.
Deum, qui te genuit, derelinquisti, * et oblitus es qui enutrivit te.
Vidit Deus, et zelatus est: * et exacerbatus est per iram filiorum suorum et filiarum.
Et dixit: Avertam faciem meam ab eis, * et ostendam quid erit eis in novissimo:
Quia natio perversa est: * filii, in quibus non est fides in ipsis.
Ipsi in zelum concitaverunt me * et non in Deum,
In ira concitaverunt me * in idolis suis:
Et ego in ira concitabo eos, et non in gentem, * in gentem insensatam irritabo eos.
Quia ignis exarsit in ira mea, * et exardescit usque ad inferos deorsum:
Comedet terra nascentias agrorum, * et inflammant fundamenta montium.
Congeram in illis mala, * et sagittas meas consummabo in eis.
Tabescent fame, et esca avium erunt, * et tensio dorsus insanabilis eis;
Dentes bestiarum immittam in eis, * cum furore trahentium super terram.
A foris interficiet natos eorum gladius, et in promptuariis timor,
Juvenis cum virgine, * lactans cum stabilito sene.
Dixi: Disperdam illos: * privabo autem ex omnibus memoriam eorum.
Nisi propter iram inimicorum suorum, * ut non sint longo tempore super terram: ut non consentiant adversarii, et dicant: Manus nostra excelsa est, et non Deus, fecit hæc omnia.
Quia natio perditi consilii est, * et non est in eis disciplina,
Et non cogitaverunt intelligere; * hæc percipient in futuro tempore.
Quemadmodum persequitur unus mille, * et duo commovebunt dena millia;
Nisi quia Dominus subdidit eos, et tradidit eos? * quia non est Deus noster sicut dii illorum: inimici autem nostri insensati.
Ex vinea enim Sodomorum, vitis eorum, * et propago eorum ex Gomorra:
Uva eorum uva fellis, * botrus amaritudinis ipsis.
Ira draconum vinum eorum, * et furor aspidum insanabilis.
Nonne hæc congregata sunt apud me, * et signata in thesauris meis?
In diem judicii reddam in tempore, * cum titubaverit pes eorum:
Quia prope est dies perditionis eorum, * et advenient parata illis.
Quia judicabit Dominus populum suum, * et in servis suis consolabitur:
Vidit enim eos fatigatos, * et defectos in obductione, et dissolutos.
Et dixit: Ubi sunt dii tui, Israel, * in quibus confidebas in ipsis?
De quorum adipe sacrificiorum edebatis, * et bibebatis vinum libationum eorum:
Exurgant nunc et adjuvent vos, * et fiant vobis protectores.
Videte, quoniam ego sum Dominus, * et non est alius præter me.
Ego occidam, et vivere faciam: * percutiam, et ego sanabo, et non est qui eripiat de manibus meis.
Quia tollam in cælum manum meam, et jurabo per dexteram meam, et dicam: * Vivo ego in æternum.
Quia exacuam sicut fulgur gladium meum, * et sagittas meas consummabo in eis:
Et suscipiet manus mea judicium, * et reddam judicium inimicis, et odientibus me retribuam.
Inebriabo sagittas meas sanguine, * et gladius meus manducabit carnes,
A sanguine vulneratorum, * et captivitates a capite principum inimicorum.
Lætamini cæli simul cum eo, * et adorent eum omnes Angeli ejus:
Lætamini gentes simul cum populo ejus, * et confirment eum omnes filii Dei;
Quia sanguis filiorum ejus defendetur: * et defendet, et reddet judicium inimicis, et odientibus se retribuet, et mundabit Dominus terram populi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Deus, vera sunt opera tua, et omnes viae tuae judicia.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Descendat, Domine, ut pluvia eloquium tuum; et sicut ros, verba tua super nos effundantur: ut, ubertim tua miseratione rigati, tibi magnitudinem demus, cujus opera bona esse cognoscimus: omnes viae tuae, judicia; et iniquitas procul est a rectitudine tua: proinde nos, qui proclives ad malum sumus, a tua gubernatione, etiam cum tui obliviscimur, non defraudemur: ut et si serviliter facinore sciscitamur, lenitate paterna a te corrigi sentiamus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictum nomen gloriae tuae sanctum in omnia saecula saeculorum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictum nomen gloriae tuae sanctum in omnia saecula saeculorum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus, qui super Cherubim sedens, laude magnificaris creaturæ subjectæ: ut dum magna condideris, incomparabiliter tu magnificentissimus æstimeris: tibi ad nutum obtemperant cuncta, quæ te auctore subsistunt; et hoc illis est in honore, quod sunt a te condita, et sunt subjecta: Proinde ita proficere præsta, ut dum labia in tuis benedictionibus pandimus, benedictionem cœlestis gratiæ impetremus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Oh Dios, todas tus obras son leales y tus caminos son de santidad.

Cántico del Deuteronomio
Dt 32,1-43

Escuchad, cielos, y hablaré; oye, tierra, los dichos de mi boca; descienda como lluvia mi doctrina, destile como rocío mi palabra, como llovizna sobre la hierba, como orvallo sobre el césped.
Voy a proclamar el nombre del Señor: dad gloria a nuestro Dios.
Él es la Roca, sus obras son perfectas, sus caminos son justos, es un Dios fiel, sin maldad; es justo y recto.
Hijos degenerados se portaron mal con él, generación malvada y pervertida.
¿Así le pagas al Señor, pueblo necio e insensato? ¿No es él tu padre y tu creador, el que te hizo y te constituyó?
Acuérdate de los días remotos, considera las edades pretéritas, pregunta a tu padre y te lo contará, a tus ancianos y te lo dirán:
Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su heredad y distribuía a los hijos de Adán, trazando las fronteras de las naciones, según el número de los hijos de Israel, la porción del Señor fue su pueblo, Jacob fue el lote de su heredad.
Lo encontró en una tierra desierta, en una soledad poblada de aullidos: lo rodeó cuidando de él, lo guardó como a las niñas de sus ojos.
Como el águila incita a su nidada, revoloteando sobre los polluelos, así extendió sus alas, los tomó y los llevó sobre sus plumas.
El Señor solo los condujo, no hubo dioses extraños con él.
Los puso a caballo de sus montañas, los alimentó con las cosechas de sus campos; los crió con miel silvestre, con aceite de rocas de pedernal; con requesón de vacas y leche de ovejas, con grasas de corderos y carneros, ganado de Basán y cabritos, con la flor de la harina de trigo, y por bebida, con la sangre fermentada de la uva.
Comió Jacob hasta saciarse, engordó Jesurún y respingó -estabas gordo, cebado y orondo- y rechazó a Dios, su creador, despreció a su Roca salvadora.
Le dieron celos con dioses extraños, lo irritaron con sus abominaciones.
Sacrificaron a demonios, que no son dios, a dioses desconocidos, nuevos, recién llegados, que vuestros padres no veneraron.
Despreciaste a la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz.
Lo vio el Señor, e irritado rechazó a sus hijos e hijas.
Y dijo: “Les ocultaré mi rostro, y veré cuál es su suerte, porque son una generación pervertida, unos hijos desleales.
Me han dado celos con un dios que no es dios, me han irritado con sus ídolos vacíos; pues yo les daré celos con un pueblo que no es pueblo, con una nación fatua los irritaré.
En mi nariz está ardiendo el fuego y abrasará hasta el fondo del Abismo, devorará la tierra y sus productos y consumirá los cimientos de los montes.
Amontonaré desastres sobre ellos, agotaré contra ellos mis saetas.
Andarán extenuados de hambre, consumidos por la fiebre y la peste; les enviaré dientes de fieras, veneno de quienes se arrastran en el polvo.
La espada arrebatará a los hijos en las calles, en las casas habrá pavor, en el joven y la doncella, en el lactante y el encanecido”.
Me dije: “Los aniquilaría, y borraría su memoria entre los hombres”.
Si no temiese las burlas del enemigo, y la mala interpretación del adversario, no sea que digan: “Nuestra mano ha vencido, no es el Señor quien ha hecho todo esto”.
Porque es gente que ha perdido el juicio, y que carece de inteligencia.
Si fueran sabios, comprenderían esto, entenderían su destino.
¿Cómo puede uno perseguir a mil, y dos poner en fuga a diez mil, si no fuera porque los ha vendido su Roca y el Señor los ha entregado?
Porque su roca no es como nuestra Roca, y nuestros enemigos pueden comprobarlo.
Su cepa proviene de la viña de Sodoma, de los campos de Gomorra, sus uvas son uvas venenosas y sus racimos son amargos; su vino es veneno de serpientes, ponzoña mortal de víboras.
¿No tengo todo esto guardado, sellado en mis depósitos, para mi venganza y recompensa, en el día que tropiecen sus pies? Pues el día de su ruina se acerca, y se precipita su destino.
(El Señor hará justicia a su pueblo, y tendrá piedad de sus siervos). Cuando vea que se debilitan sus manos, y que no hay ya esclavo ni libre, dirá: “¿Dónde están sus dioses, la roca donde se refugiaban?
Los que comían la grasa de sus víctimas y bebían el vino de sus ofrendas, que se levanten para socorreros, que sean vuestro refugio”.
Pero ahora mirad: soy yo, solo yo, y no hay dios fuera de mí. Yo doy la muerte y la vida, yo hiero y yo curo, y no hay quien pueda librar de mi mano.
Levanto mi mano al cielo y digo: “Como vivo yo eternamente, cuando afile el rayo de mi espada, y empuñe en mi mano el juicio, tomaré venganza de mis enemigos y daré su paga a los que me aborrecen, embriagaré de sangre mis flechas y mi espada devorará carne, de la sangre de caídos y cautivos, de la cabeza de jefes enemigos”.
Aclamadlo, naciones, con su pueblo, porque él vengará la sangre de sus siervos, porque tomará venganza de sus enemigos y purificará el suelo de su pueblo.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Oh Dios, todas tus obras son leales y tus caminos son de santidad.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Descienda, Señor, como la lluvia tu mensaje, como el rocío se difundan tus palabras sobre nosotros, para que, regados en abundancia por tu misericordia, te ensalcemos al cantar tus grandezas; todos tus caminos son rectos y la iniquidad queda muy lejos de tus designios, por eso, te pedimos que nosotros, que estamos inclinados al mal, no nos alejemos de tu guía aún cuando nos olvidemos de ti, de forma que, si alguna vez vacilamos ante el mal que se nos ofrece, sintamos cómo nos vigila tu bondad paterna.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Bendito tu nombre glorioso, santo por todos los siglos de los siglos.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Bendito tu nombre glorioso, santo por todos los siglos de los siglos.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Señor Dios, que teniendo tu trono sobre los querubines, eres exaltado por las alabanzas de las criaturas, tanto más cuánto más grandes son las obras que realizaste, hasta estimarte incomparable y magnífico sobre todo; a tu arbitrio se someten todos los seres creados y subsistentes, que tienen a gala haber sido creados y mantenerse sujetos a ti. Haz por todo eso, que procedamos de tal manera, que al celebrarte con nuestros labios, nuestras obras impetren la bendición de tu divina gracia.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 111-112; 4-6; 93.

Inicio página

IN TERTIO DOMINICO.
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ

TERCER DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Deus fidelis, in quo non est iniquitas: justus et sanctus Dominus Deus.

Canticum Deuteronomii
Capitulo 32

Attende cœlum, et loquar; * et audiat terra verba ex ore meo.
Expectetur sicut pluvia eloquium meum, * et descendant sicut ros verba mea,
Sicut imber super gramen, * et sicut nix supra fœnum.
Quia nomen Domini invocavi: * date magnitudinem Domino Deo nostro.
Deus, vera opera ejus, * et omnes viæ ejus judicia:
Deus fidelis, in quo non est iniquitas, * justus et sanctus Dominus.
Peccaverunt ei non filii immaculati: * natio prava et perversa. Hæc Domino retribuisti,
Hæc plebs fatua et non sapiens? * nonne hic est ipse pater tuus, qui possedit te, et fecit, et creavit te?
In mente habete dies sæculi, * intelligite annos nationis nationum:
Interroga Patrem tuum, et dicet tibi; * seniores tuos, et annuntiabunt tibi.
Cum dispartiret Excelsus gentes: * quemadmodum dispersit filios Adæ,
Statuit terminos gentium * secundum numerum Angelorum Dei.
Facta est pars Domini, plebs Jacob: * funiculum hereditatis ejus Israel.
Sufficientem eum sibi fecit in terra deserta, * in siti caloris, ubi non erat aqua:
Circumivit eum, et erudivit eum, sicut pupillam oculi. * Quemadmodum aquila proteget nidum suum, desuper pullos suos sedens,
Extendit alas suas, et assumpsit eos, * et suscepit eos super scapulas suas.
Dominus solus deducebat eos: * et non erat cum illo deus alienus.
Imposuit in fortitudines terræ * nascentias agrorum,
Suggerunt mel de petra, * et oleum de firmissima petra.
Butyrum bovum, et lac ovium cum adipe agnorum et arietum, filiorum taurorum et hircorum cum adipe renum, * frumentum, et sanguinem uvæ,
Bibit vinum. Et manducavit Jacob, * et saturatus est, et recalcitravit.
Dilectus: pinguis factus est, * et dilatatus est,
Et derelinquit Deum, qui fecit eum, * et recessit a Deo salutari suo.
Et exacerbaverunt me in diis alienis, in abominationibus suis in iram concitaverunt me. * Et sacrificaverunt dæmoniis, et non Deo,
Deos, quos non noverunt: * novi recentesque venerunt, quos nescierunt reges eorum.
Deum, qui te genuit, derelinquisti, * et oblitus es qui enutrivit te.
Vidit Deus, et zelatus est: * et exacerbatus est per iram filiorum suorum et filiarum.
Et dixit: Avertam faciem meam ab eis, * et ostendam quid erit eis in novissimo:
Quia natio perversa est: * filii, in quibus non est fides in ipsis.
Ipsi in zelum concitaverunt me * et non in Deum,
In ira concitaverunt me * in idolis suis:
Et ego in ira concitabo eos, et non in gentem, * in gentem insensatam irritabo eos.
Quia ignis exarsit in ira mea, * et exardescit usque ad inferos deorsum:
Comedet terra nascentias agrorum, * et inflammant fundamenta montium.
Congeram in illis mala, * et sagittas meas consummabo in eis.
Tabescent fame, et esca avium erunt, * et tensio dorsus insanabilis eis;
Dentes bestiarum immittam in eis, * cum furore trahentium super terram.
A foris interficiet natos eorum gladius, et in promptuariis timor,
Juvenis cum virgine, * lactans cum stabilito sene.
Dixi: Disperdam illos: * privabo autem ex omnibus memoriam eorum.
Nisi propter iram inimicorum suorum, * ut non sint longo tempore super terram: ut non consentiant adversarii, et dicant: Manus nostra excelsa est, et non Deus, fecit hæc omnia.
Quia natio perditi consilii est, * et non est in eis disciplina,
Et non cogitaverunt intelligere; * hæc percipient in futuro tempore.
Quemadmodum persequitur unus mille, * et duo commovebunt dena millia;
Nisi quia Dominus subdidit eos, et tradidit eos? * quia non est Deus noster sicut dii illorum: inimici autem nostri insensati.
Ex vinea enim Sodomorum, vitis eorum, * et propago eorum ex Gomorra:
Uva eorum uva fellis, * botrus amaritudinis ipsis.
Ira draconum vinum eorum, * et furor aspidum insanabilis.
Nonne hæc congregata sunt apud me, * et signata in thesauris meis?
In diem judicii reddam in tempore, * cum titubaverit pes eorum:
Quia prope est dies perditionis eorum, * et advenient parata illis.
Quia judicabit Dominus populum suum, * et in servis suis consolabitur:
Vidit enim eos fatigatos, * et defectos in obductione, et dissolutos.
Et dixit: Ubi sunt dii tui, Israel, * in quibus confidebas in ipsis?
De quorum adipe sacrificiorum edebatis, * et bibebatis vinum libationum eorum:
Exurgant nunc et adjuvent vos, * et fiant vobis protectores.
Videte, quoniam ego sum Dominus, * et non est alius præter me.
Ego occidam, et vivere faciam: * percutiam, et ego sanabo, et non est qui eripiat de manibus meis.
Quia tollam in cælum manum meam, et jurabo per dexteram meam, et dicam: * Vivo ego in æternum.
Quia exacuam sicut fulgur gladium meum, * et sagittas meas consummabo in eis:
Et suscipiet manus mea judicium, * et reddam judicium inimicis, et odientibus me retribuam.
Inebriabo sagittas meas sanguine, * et gladius meus manducabit carnes,
A sanguine vulneratorum, * et captivitates a capite principum inimicorum.
Lætamini cæli simul cum eo, * et adorent eum omnes Angeli ejus:
Lætamini gentes simul cum populo ejus, * et confirment eum omnes filii Dei;
Quia sanguis filiorum ejus defendetur: * et defendet, et reddet judicium inimicis, et odientibus se retribuet, et mundabit Dominus terram populi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Deus fidelis, in quo non est iniquitas: justus et sanctus Dominus Deus.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Deus fidelis, in quo nulla est iniquitas: tu justus et sanctus, et Dominus: qui et si nostris operibus provide irritaris; non tamen, ut peccavimus, vindictam exerces; nec condigna retributione praevaricantes corripis: admones terrore; et adloqueris pietate: ut et justitiam teneas, et misericordiam non omittas: Porta ergo nos alis tuis, ut pupillos; et protege ac filios tuos: quo nos, et in fortitudinem terrae deducas; et plenitudine virtutum ac frugum enutrias.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Supra thronum regni in firmamento cœli, benedictus Dominus.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Supra thronum regni in firmamento cœli, benedictus Dominus.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus patrum nostrorum; laudabilis enim et superexaltatus in sæcula tu es: Recte ergo tuæ gloriæ nomen benedicetur in æternum; et vel in magnis vel in modicis tu creator, tu opifex sapientissimus declamaris: ideo quæsumus; ut qui te orando pro universitatis conditione Dominum benedicimus, benedictæ sanctitatis illustratione lætemur.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Dios es fiel y no abandona, es justo y santo el Señor Dios.

Cántico del Deuteronomio
Dt 32,1-43

Escuchad, cielos, y hablaré; oye, tierra, los dichos de mi boca; descienda como lluvia mi doctrina, destile como rocío mi palabra, como llovizna sobre la hierba, como orvallo sobre el césped.
Voy a proclamar el nombre del Señor: dad gloria a nuestro Dios.
Él es la Roca, sus obras son perfectas, sus caminos son justos, es un Dios fiel, sin maldad; es justo y recto.
Hijos degenerados se portaron mal con él, generación malvada y pervertida.
¿Así le pagas al Señor, pueblo necio e insensato? ¿No es él tu padre y tu creador, el que te hizo y te constituyó?
Acuérdate de los días remotos, considera las edades pretéritas, pregunta a tu padre y te lo contará, a tus ancianos y te lo dirán:
Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su heredad y distribuía a los hijos de Adán, trazando las fronteras de las naciones, según el número de los hijos de Israel, la porción del Señor fue su pueblo, Jacob fue el lote de su heredad.
Lo encontró en una tierra desierta, en una soledad poblada de aullidos: lo rodeó cuidando de él, lo guardó como a las niñas de sus ojos.
Como el águila incita a su nidada, revoloteando sobre los polluelos, así extendió sus alas, los tomó y los llevó sobre sus plumas.
El Señor solo los condujo, no hubo dioses extraños con él.
Los puso a caballo de sus montañas, los alimentó con las cosechas de sus campos; los crió con miel silvestre, con aceite de rocas de pedernal; con requesón de vacas y leche de ovejas, con grasas de corderos y carneros, ganado de Basán y cabritos, con la flor de la harina de trigo, y por bebida, con la sangre fermentada de la uva.
Comió Jacob hasta saciarse, engordó Jesurún y respingó -estabas gordo, cebado y orondo- y rechazó a Dios, su creador, despreció a su Roca salvadora.
Le dieron celos con dioses extraños, lo irritaron con sus abominaciones.
Sacrificaron a demonios, que no son dios, a dioses desconocidos, nuevos, recién llegados, que vuestros padres no veneraron.
Despreciaste a la Roca que te engendró, y olvidaste al Dios que te dio a luz.
Lo vio el Señor, e irritado rechazó a sus hijos e hijas.
Y dijo: “Les ocultaré mi rostro, y veré cuál es su suerte, porque son una generación pervertida, unos hijos desleales.
Me han dado celos con un dios que no es dios, me han irritado con sus ídolos vacíos; pues yo les daré celos con un pueblo que no es pueblo, con una nación fatua los irritaré.
En mi nariz está ardiendo el fuego y abrasará hasta el fondo del Abismo, devorará la tierra y sus productos y consumirá los cimientos de los montes.
Amontonaré desastres sobre ellos, agotaré contra ellos mis saetas.
Andarán extenuados de hambre, consumidos por la fiebre y la peste; les enviaré dientes de fieras, veneno de quienes se arrastran en el polvo.
La espada arrebatará a los hijos en las calles, en las casas habrá pavor, en el joven y la doncella, en el lactante y el encanecido”.
Me dije: “Los aniquilaría, y borraría su memoria entre los hombres”.
Si no temiese las burlas del enemigo, y la mala interpretación del adversario, no sea que digan: “Nuestra mano ha vencido, no es el Señor quien ha hecho todo esto”.
Porque es gente que ha perdido el juicio, y que carece de inteligencia.
Si fueran sabios, comprenderían esto, entenderían su destino.
¿Cómo puede uno perseguir a mil, y dos poner en fuga a diez mil, si no fuera porque los ha vendido su Roca y el Señor los ha entregado?
Porque su roca no es como nuestra Roca, y nuestros enemigos pueden comprobarlo.
Su cepa proviene de la viña de Sodoma, de los campos de Gomorra, sus uvas son uvas venenosas y sus racimos son amargos; su vino es veneno de serpientes, ponzoña mortal de víboras.
¿No tengo todo esto guardado, sellado en mis depósitos, para mi venganza y recompensa, en el día que tropiecen sus pies? Pues el día de su ruina se acerca, y se precipita su destino.
(El Señor hará justicia a su pueblo, y tendrá piedad de sus siervos). Cuando vea que se debilitan sus manos, y que no hay ya esclavo ni libre, dirá: “¿Dónde están sus dioses, la roca donde se refugiaban?
Los que comían la grasa de sus víctimas y bebían el vino de sus ofrendas, que se levanten para socorreros, que sean vuestro refugio”.
Pero ahora mirad: soy yo, solo yo, y no hay dios fuera de mí. Yo doy la muerte y la vida, yo hiero y yo curo, y no hay quien pueda librar de mi mano.
Levanto mi mano al cielo y digo: “Como vivo yo eternamente, cuando afile el rayo de mi espada, y empuñe en mi mano el juicio, tomaré venganza de mis enemigos y daré su paga a los que me aborrecen, embriagaré de sangre mis flechas y mi espada devorará carne, de la sangre de caídos y cautivos, de la cabeza de jefes enemigos”.
Aclamadlo, naciones, con su pueblo, porque él vengará la sangre de sus siervos, porque tomará venganza de sus enemigos y purificará el suelo de su pueblo.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Dios es fiel y no abandona, es justo y santo el Señor Dios.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Dios fiel en el que no cabe el olvido de un pacto, tú eres justo y santo; eres el Señor, que si te irritas, como es razón por nuestras acciones, no ejerces tu venganza en cuanto pecamos; ni nos corriges inmediatamente con el castigo que nos correspondería por ello: nos avisas con el temor, pero nos hablas con piedad, para contenernos con tu justicia y no abandonarnos, por tu misericordia. Llévanos, pues, sobre tus alas, como desvalidos, y protégenos como a hijos tuyos. Así nos llevarás al puerto de salvación y nos alimentarás con la plenitud de las virtudes y de los frutos.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Dios bendito sobre el trono de su reino, en el firmamento del cielo.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Dios bendito sobre el trono de su reino, en el firmamento del cielo.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Dios de nuestros padres, eres digno de alabanzas y ensalzado por los siglos: con razón es bendecido eternamente tu nombre glorioso, por ser tú Creador de lo pequeño y de lo grande y artífice sapientísimo del universo; por eso te rogamos que quienes te bendecimos en nuestra oración como Señor de todos los hombres, quedemos llenos de alegría, al ser iluminados por tu bendita santidad.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 114; 4-6; 93.

Inicio página

IN QUARTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ
CUARTO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Deus scientiarum Dominus est; ipse mortificat, et vivificat, ducit ad inferos et reducit.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Deus scientiarum Dominus est; ipse mortificat, et vivificat, ducit ad inferos et reducit.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus scientiarum ac sapientiæ immensæ: tu præparas adinventiones tuas, ut infirmes arcus potentium; et infirmos ardore succingas: dum in se fidentes dejicis; et in te sperantes attollis: dum plenos attenuas panibus; et esurientes sufficientia reples: qui scientia tumentes excludis; et humiliter sapientes nec magniloquio fidere, nec superbe de tuis muneribus gloriari jubes: sed ita esse studiosos doctrina, ut tibi demus gloriam: nobis autem reservemus obedientiam.
R/.
Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Noctes, et dies, lux, et tenebræ Dominum Deum nostrum benedicite.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Noctes, et dies, lux, et tenebræ Dominum Deum nostrum benedicite.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus, qui super Cherubim sedens, laude magnificaris creaturæ subjectæ: ut dum magna condideris, incomparabiliter tu magnificentissimus æstimeris: tibi ad nutum obtemperant cuncta, quæ te auctore subsistunt; et hoc illis est in honore, quod sunt a te condita, et sunt subjecta: Proinde ita proficere præsta, ut dum labia in tuis benedictionibus pandimus, benedictionem cœlestis gratiæ impetremus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

El Señor es el rey de las ciencias; él da la muerte y la vida, lleva al averno y saca de él.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

El Señor es el rey de las ciencias; él da la muerte y la vida, lleva al averno y saca de él.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Señor Dios de la ciencia y de inmensa sabiduría, tú reservas tus designios para debilitar los arcos de los poderosos, y vuelves a reforzar el ardor de los débiles cuando humillas a los que confían en sí mismos y ensalzas a los que en ti esperan, cuando reduces la ración de los hartos y a los que tenían hambre los colmas de recursos, tú rechazas a los hinchados por su ciencia y a los que se muestran humildes, les mandas que no se fíen de las grandes palabras, ni se gloríen con soberbia de tus dones; haz que seamos tan estudiosos de tu doctrina, que siempre te demos gloria y eso se nos cuente como obediencia.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Noches y días, luz y tinieblas, bendecid al Señor, nuestro Dios.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

A ti, el Dios único, honor y gloria y fuerza y poder por los siglos de los siglos.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Señor Dios, que teniendo tu trono sobre los querubines, eres exaltado por las alabanzas de las criaturas, tanto más cuánto más grandes son las obras que realizaste, hasta estimarte incomparable y magnífico sobre todo; a tu arbitrio se someten todos los seres creados y subsistentes, que tienen a gala haber sido creados y mantenerse sujetos a ti. Haz por todo eso, que procedamos de tal manera, que al celebrarte con nuestros labios, nuestras obras impetren la bendición de tu divina gracia.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 116-117; 55-56; 6; 111-112.

Inicio página

IN QUINTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ
IN QUINTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antífona

Dominus humilem facit, et exaltat. Suscitat a terra inopem, et a stercore erigit pauperem: et sedere facit eum cum potentibus populi.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat. 56
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Dominus humilem facit, et exaltat. Suscitat a terra inopem, et a stercore erigit pauperem: et sedere facit eum cum potentibus populi.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus scientiarum ac sapientiæ immensæ: tu præparas adinventiones tuas, ut infirmes arcus potentium; et infirmos ardore succingas: dum in se fidentes dejicis; et in te sperantes attollis: dum plenos attenuas panibus; et esurientes sufficientia reples: qui scientia tumentes excludis; et humiliter sapientes nec magniloquio fidere, nec superbe de tuis muneribus gloriari jubes: sed ita esse studiosos doctrina, ut tibi demus gloriam: nobis autem reservemus obedientiam.
R/.
Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus.

Antiphona

Maria et flumina benedicite Dominum: Benedicite fontes Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Maria et flumina benedicite Dominum: Benedicite fontes Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus patrum nostrorum; laudabilis enim et superexaltatus in sæcula tu es: Recte ergo tuæ gloriæ nomen benedicetur in æternum; et vel in magnis vel in modicis tu creator, tu opifex sapientissimus declamaris: ideo quæsumus; ut qui te orando pro universitatis conditione Dominum benedicimus, benedictæ sanctitatis illustratione lætemur.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Dios hace al humilde y lo exalta. Levanta al pobre de la tierra y de la basura y lo sienta con los nobles de su pueblo.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Dios hace al humilde y lo exalta. Levanta al pobre de la tierra y de la basura y lo sienta con los nobles de su pueblo.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Señor Dios de la ciencia y de inmensa sabiduría, tú reservas tus designios para debilitar los arcos de los poderosos, y vuelves a reforzar el ardor de los débiles cuando humillas a los que confían en sí mismos y ensalzas a los que en ti esperan, cuando reduces la ración de los hartos y a los que tenían hambre los colmas de recursos, tú rechazas a los hinchados por su ciencia y a los que se muestran humildes, les mandas que no se fíen de las grandes palabras, ni se gloríen con soberbia de tus dones; haz que seamos tan estudiosos de tu doctrina, que siempre te demos gloria y eso se nos cuente como obediencia.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Mares y ríos, bendecid al Señor; bendecid, fuentes, al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Mares y ríos, bendecid al Señor; bendecid, fuentes, al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Dios de nuestros padres, eres digno de alabanzas y ensalzado por los siglos: con razón es bendecido eternamente tu nombre glorioso, por ser tú Creador de lo pequeño y de lo grande y artífice sapientísimo del universo; por eso te rogamos que quienes te bendecimos en nuestra oración como Señor de todos los hombres, quedemos llenos de alegría, al ser iluminados por tu bendita santidad.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 119; 55-56; 116-117; 6; 93.

Inicio página

IN SEXTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ
SEXTO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Non infernus confitebitur tibi Deus, nec mors laudabit te. Vivens vivens confitebitur tibi; et notam faciet misericordiam tuam.

Canticum Ezechiæ
Esaiæ 38

Ego dixi: In dimidio dierum meorum * vadam ad portas inferi.
Quæsivi residuum annorum meorum: * dixi: Non videbo Dominum Deum in terra viventium.
Non aspiciam hominem ultra, * et habitatorem quietis.
Generatio mea ablata est a me, convoluta est, * quasi tabernaculum pastorum.
Præcisa est velut a texente telam vita mea: dum adhuc ordirer, succidit me: * de mane usque ad vesperum finies me.
Sperabam usque ad mane, * sicut leo sic contrivit omnia ossa mea:
De mane usque ad vesperum finies me: * sicut pullus hirundinis sic clamabam, meditabar ut columba.
Attenuati sunt oculi mei, * suspicientes in excelso.
Domine vim patior, responde pro me. * Quid dicam, aut quid respondebit mihi, cum ipse fecerim?
Recogitabo omnes annos meos * in amaritudine animæ meæ.
Domine si sic vivitur, et in talibus est vita spiritus mei, * corripies me, et vivificabis me.
Ecce in pace amaritudo mea amarissima: * tu autem eripuisti animam meam ut non perirem, et projecisti post tergum tuum omnia peccata mea.
Quia non infernus confitebitur tibi, neque mors laudabit te: * non expectabunt qui descendunt in lacum, veritatem tuam.
Vivens vivens confitebitur tibi, sicut et ego hodie: * pater filiis notam faciet veritatem tuam.
Domine salvos nos fac, * et psalmos nostros cantabimus cunctis diebus vitæ nostræ in domo Domini.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Non infernus confitebitur tibi Deus, nec mors laudabit te. Vivens vivens confitebitur tibi; et notam faciet misericordiam tuam.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Eripe Domine animas nostras, ut non pereamus in interitu: nostrorum omnium facinora peccatorum pone post tergum tuum; ut non dejiciamur perditi in infernum; sed a te vivificati, hic fateamur, et veritatem tuam expectantes, psalmos nostros in domum tuam jugiter decantemus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Filii hominum benedicite Dominum Israel; et omnes sacerdotes servi Dei, benedicite Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Filii hominum benedicite Dominum Israel; et omnes sacerdotes servi Dei, benedicite Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Ni la muerte ni el abismo te alabarán, Señor, el que viva es el que te podrá confesar, el que manifestará tu misericordia.

Cántico de Ezequías
Is 38,10-20

Yo pensé: «En medio de mis días tengo que marchar hacia las puertas del abismo; me privan del resto de mis años».
Yo pensé: «Ya no veré más al Señor en la tierra de los vivos, ya no miraré a los hombres entre los habitantes del mundo.
Levantan y enrollan mi vida como una tienda de pastores. Como un tejedor, devanaba yo mi vida, y me cortan la trama». Día y noche me estás acabando, sollozo hasta el amanecer. Me quiebras los huesos como un león, día y noche me estás acabando.
Estoy piando como una golondrina, gimo como una paloma. Mis ojos mirando al cielo se consumen: ¡Señor, me oprimen, sal fiador por mí!
¿Qué le diré para que me responda, cuando es él quien lo hace? Caminaré todos mis años con la amargura en mi alma.
El Señor está cerca de los suyos: ¡Señor, en ti espera mi corazón!, que se reanime mi espíritu. Me has curado, me has hecho revivir, la amargura se me volvió paz cuando detuviste mi alma ante la tumba vacía y volviste la espalda a todos mis pecados.
El abismo no te da gracias, ni la muerte te alaba, ni esperan en tu fidelidad los que bajan a la fosa.
Los vivos, los vivos son quienes te alaban: como yo ahora. El padre enseña a sus hijos tu fidelidad.
Sálvame, Señor, y tocaremos nuestras arpas todos nuestros días en la casa del Señor.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Ni la muerte ni el abismo te alabarán, Señor, el que viva es el que te podrá confesar, el que manifestará tu misericordia.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Aprópiate, Señor, de nuestras almas, para que no perezcamos en la muerte, pon detrás de tu espalda todos nuestros pecados, para que no caigamos, perdidos, en el infierno, sino que, vivificados por ti, te confesemos aquí, y esperando tu verdad, cantemos eternamente nuestros salmos en tu casa.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Hijos de los hombres, bendecid al Señor de Israel, todos los sacerdotes, siervos de Dios bendecid al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Hijos de los hombres, bendecid al Señor de Israel, todos los sacerdotes, siervos de Dios bendecid al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 122; 6.

Inicio página

IN SEPTIMO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ

SÉPTIMO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum.

Antiphona

De nocte vigilat spiritus meus ad te Deus: quia lux praecepta tua sunt super terram. P. Justitiam discite, qui habitatis terram.

Canticum Isaiæ
Capitulo 26

De nocte vigilat spiritus meus ad te, Deus: * quia lux præcepta tua sunt super terram.
Justitiam discite, qui habitatis terram: * cessabit enim impius.
Omnis enim, qui non didicerit justitiam super terram, veritatem non faciet: * tollatur impius, ne videat majestatem Domini.
Domine excelsum est brachium tuum, et nescierunt: * cum autem cognoverint, confundentur:
Zelus apprehendit populum ineruditum: * et nunc ignis adversarios consumit.
Domine Deus noster, pacem da nobis: * omnia enim dedisti nobis.
Domine Deus noster, posside nos: * Domine, præter te alium non novimus: nomen tuum invocabimus.
Mortui autem vitam non videbunt, * neque medici exuscitabunt:
Ideo super induxisti, * et perdidisti et tulisti omne masculum eorum.
Adde illis, Domine, mala, * adde mala gloriosis terræ.
Domine, in tribulatione modica memor fui; * im tribulatione modica facta est nobis.
Sicut parturiens proxima est partui, et in dolore suo clamat: * ita facti sumus delicto.
Propter timorem tuum, Domine, in utero accepimus, * et parturivimus spiritum salutis, quem fecisti super terram.
Exurgant mortui, et resurgant qui in monumentis sunt: * et lætabuntur omnes, qui sunt super terram:
Ros enim qui abs te est, sanitas est illis; * terra vero impiorum peribit.
Ambula popule meus, et intra recessus tuos, absconde pusillum aliquantulum, * donec transeat ira Domini.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

De nocte vigilat spiritus meus ad te Deus: quia lux praecepta tua sunt super terram. P. Justitiam discite, qui habitatis terram.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

De nocte vigilantem ad te spiritum nostrum, luce Deus decora praeceptorum tuorum illustra: et in tempestate requirentium vigil, ut lux adesto meridiana: Nullae nos tenebrae te sequentes impediant; nec injustitiae amor nostra a te vestigia retrahat: sed valeamus justitiam discere, te auctorem justitiae proficienti postulamus aviditate: ac dum visu perpeti amplecti concupiscimus, tuae quoque sapientiae amplexibus perenniter haereamus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Sacerdotes servi Dei excelsi, Dominum nostrum benedicite.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Sacerdotes servi Dei excelsi, Dominum nostrum benedicite.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus patrum nostrorum; laudabilis enim et superexaltatus in saecula tu es: Recte ergo tuae gloriae nomen benedicetur in aeternum; et vel in magnis vel in modicis tu creator, tu opifex sapientissimus declamaris: ideo quaesumus; ut qui te orando pro universitatis conditione Dominum benedicimus, benedictae sanctitatis illustratione laetemur.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Mi alma te ansía de noche, Señor, porque tus juicios son luz de la tierra, P.  y aprenden la justicia los habitantes del orbe.

Cántico de Isaías
Is 26,9-20

Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti, porque tus juicios son luz de la tierra, y aprenden la justicia los habitantes del orbe.
Aunque se muestre clemencia al malvado, no aprende la justicia; en una tierra de gente honrada, sigue siendo perverso, y no ve la grandeza del Señor.
Señor, levantaste tu mano, pero no se dan cuenta. Verán avergonzados el celo por tu pueblo, los devorará el fuego reservado a tus enemigos.
Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú.
Señor, nuestro Dios, nos dominaron señores distintos de ti; pero nosotros solo a ti, solo tu nombre invocamos.
No vivirán los muertos, no resurgirán las sombras; los castigaste, los has destruido, borraste totalmente su recuerdo.
Multiplicaste el pueblo, Señor; multiplicaste el pueblo, has sido glorificado, ensanchaste los confines del país.
Señor, en la angustia acudieron a ti, susurraban plegarias cuando los castigaste.
Como la embarazada cuando le llega el parto se retuerce y grita de dolor, así estábamos en tu presencia, Señor: concebimos, nos retorcimos, dimos a luz... viento; nada hicimos por salvar el país, ni nacieron habitantes en el mundo.
¡Revivirán tus muertos, resurgirán nuestros cadáveres, despertarán jubilosos los que habitan en el polvo! Pues rocío de luz es tu rocío, que harás caer sobre la tierra de las sombras.
Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos y cierra la puerta detrás de ti; escóndete un breve instante mientras pasa la ira.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Mi alma te ansía de noche, Señor, porque tus juicios son luz de la tierra, P.  y aprenden la justicia los habitantes del orbe.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Ilumina, Señor, con la hermosa luz de tus preceptos nuestro espíritu que en la noche vela por ti, y muéstrate a tu vez vigilante en medio de los que buscan nuestro mal, hazte presente como la luz del mediodía. Que ningunas tinieblas nos impidan seguirte, ni la tendencia a la injusticia aparte nuestros pasos de ti, sino que podamos seguir la santidad, y postulemos ávidamente acercarnos a ti, autor de la santidad; y como deseamos ardientemente que tu mirada nos rodee, nos mantengamos perennemente entre los abrazos de tu sabiduría.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Sacerdotes excelsos, servidores de Dios, bendecid a nuestro Dios.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Sacerdotes excelsos, servidores de Dios, bendecid a nuestro Dios.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Dios de nuestros padres, eres digno de alabanzas y ensalzado por los siglos: con razón es bendecido eternamente tu nombre glorioso, por ser tú Creador de lo pequeño y de lo grande y artífice sapientísimo del universo; por eso te rogamos que quienes te bendecimos en nuestra oración como Señor de todos los hombres, quedemos llenos de alegría, al ser iluminados por tu bendita santidad.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 124; 64; 6; 93.

Inicio página

IN OCTAVO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIÆ

OCTAVO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum.

Antiphona

Lux praecepta tua sunt, Domine, super terram. Justitiam discite habitatores terrae.

Canticum Isaiæ
Capitulo 26

De nocte vigilat spiritus meus ad te, Deus: * quia lux præcepta tua sunt super terram.
Justitiam discite, qui habitatis terram: * cessabit enim impius.
Omnis enim, qui non didicerit justitiam super terram, veritatem non faciet: * tollatur impius, ne videat majestatem Domini.
Domine excelsum est brachium tuum, et nescierunt: * cum autem cognoverint, confundentur:
Zelus apprehendit populum ineruditum: * et nunc ignis adversarios consumit.
Domine Deus noster, pacem da nobis: * omnia enim dedisti nobis.
Domine Deus noster, posside nos: * Domine, præter te alium non novimus: nomen tuum invocabimus.
Mortui autem vitam non videbunt, * neque medici exuscitabunt:
Ideo super induxisti, * et perdidisti et tulisti omne masculum eorum.
Adde illis, Domine, mala, * adde mala gloriosis terræ.
Domine, in tribulatione modica memor fui; * im tribulatione modica facta est nobis.
Sicut parturiens proxima est partui, et in dolore suo clamat: * ita facti sumus delicto.
Propter timorem tuum, Domine, in utero accepimus, * et parturivimus spiritum salutis, quem fecisti super terram.
Exurgant mortui, et resurgant qui in monumentis sunt: * et lætabuntur omnes, qui sunt super terram:
Ros enim qui abs te est, sanitas est illis; * terra vero impiorum peribit.
Ambula popule meus, et intra recessus tuos, absconde pusillum aliquantulum, * donec transeat ira Domini.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Lux praecepta tua sunt, Domine, super terram. Justitiam discite habitatores terrae.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

De nocte vigilantem ad te spiritum nostrum, luce Deus decora praeceptorum tuorum illustra: et in tempestate requirentium vigil, ut lux adesto meridiana: Nullae nos tenebrae te sequentes impediant; nec injustitiae amor nostra a te vestigia retrahat: sed valeamus justitiam discere, te auctorem justitiae proficienti postulamus aviditate: ac dum visu perpeti amplecti concupiscimus, tuae quoque sapientiae amplexibus perenniter haereamus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus.

Antiphona

Benedictus es Deus, et benedictum nomen gloriae tuae. Benedicite Dominum omnes electi ejus: sit nomen sanctum ipsius benedictum in omnia saecula saeculorum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictus es Deus, et benedictum nomen gloriae tuae. Benedicite Dominum omnes electi ejus: sit nomen sanctum ipsius benedictum in omnia saecula saeculorum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Oratio

Domine Deus, qui super Cherubim sedens, laude magnificaris creaturae subjectae: ut dum magna condideris, incomparabiliter tu magnificentissimus aestimeris: tibi ad nutum obtemperant cuncta, quae te auctore subsistunt; et hoc illis est in honore, quod sunt a te condita, et sunt subjecta: Proinde ita proficere praesta, ut dum labia in tuis benedictionibus pandimus, benedictionem cœlestis gratiae impetremus.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Luz sobre la tierra son tus preceptos, Señor. Aprended la justicia los que habitáis la tierra.

Cántico de Isaías
Is 26,9-20

Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti, porque tus juicios son luz de la tierra, y aprenden la justicia los habitantes del orbe.
Aunque se muestre clemencia al malvado, no aprende la justicia; en una tierra de gente honrada, sigue siendo perverso, y no ve la grandeza del Señor.
Señor, levantaste tu mano, pero no se dan cuenta. Verán avergonzados el celo por tu pueblo, los devorará el fuego reservado a tus enemigos.
Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú.
Señor, nuestro Dios, nos dominaron señores distintos de ti; pero nosotros solo a ti, solo tu nombre invocamos.
No vivirán los muertos, no resurgirán las sombras; los castigaste, los has destruido, borraste totalmente su recuerdo.
Multiplicaste el pueblo, Señor; multiplicaste el pueblo, has sido glorificado, ensanchaste los confines del país.
Señor, en la angustia acudieron a ti, susurraban plegarias cuando los castigaste.
Como la embarazada cuando le llega el parto se retuerce y grita de dolor, así estábamos en tu presencia, Señor: concebimos, nos retorcimos, dimos a luz... viento; nada hicimos por salvar el país, ni nacieron habitantes en el mundo.
¡Revivirán tus muertos, resurgirán nuestros cadáveres, despertarán jubilosos los que habitan en el polvo! Pues rocío de luz es tu rocío, que harás caer sobre la tierra de las sombras.
Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos y cierra la puerta detrás de ti; escóndete un breve instante mientras pasa la ira.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Luz sobre la tierra son tus preceptos, Señor. Aprended la justicia los que habitáis la tierra.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Ilumina, Señor, con la hermosa luz de tus preceptos nuestro espíritu que en la noche vela por ti, y muéstrate a tu vez vigilante en medio de los que buscan nuestro mal, hazte presente como la luz del mediodía. Que ningunas tinieblas nos impidan seguirte, ni la tendencia a la injusticia aparte nuestros pasos de ti, sino que podamos seguir la santidad, y postulemos ávidamente acercarnos a ti, autor de la santidad; y como deseamos ardientemente que tu mirada nos rodee, nos mantengamos perennemente entre los abrazos de tu sabiduría.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Eres bendito, Señor, y bendito tu santo nombre glorioso. Bendecid al Señor, todos sus elegidos, que su santo nombre sea alabado por los siglos de los siglos.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Eres bendito, Señor, y bendito tu santo nombre glorioso. Bendecid al Señor, todos sus elegidos, que su santo nombre sea alabado por los siglos de los siglos.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Señor Dios, que teniendo tu trono sobre los querubines, eres exaltado por las alabanzas de las criaturas, tanto más cuánto más grandes son las obras que realizaste, hasta estimarte incomparable y magnífico sobre todo; a tu arbitrio se someten todos los seres creados y subsistentes, que tienen a gala haber sido creados y mantenerse sujetos a ti. Haz por todo eso, que procedamos de tal manera, que al celebrarte con nuestros labios, nuestras obras impetren la bendición de tu divina gracia.
R/.
Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 127; 64; 124; 6; 111-112.

Inicio página

IN DOMINICO
ANTE DIEM CINERUM
DOMINGO
ANTES DEL DÍA DE CENIZAS
In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Tu Domine propter peccatores misericors vocatus es: si enim nostri misertus fueris, misericors vocaberis.

Canticum Esdræ
Lib. 4, cap. 8

Domine, qui habitas in æternum, * cujus oculi elati et superiora in æra:
Cujus est thronus inæstimabilis, * et gloria incomprehensibilis:
Cui adstat omnis exercitus Angelorum cum tremore, * quorum observatio in vento et igni convertentur.
Cujus verbum firmum, et dicta perseverantia. * Cujus dispositio fortis, et jussio terribilis:
Cujus aspectus arefacit abyssos, * et indignatio tabescit montes, et veritas testificatur:
Exaudi Domine orationem servi tui, * auribus percipe precem figmenti tui.
Intende in verba mea, dum enim vivo, loquar: * et dum sapio, respondebo:
Nec respicias Domine populi tui delicta; * ipsi qui tibi serviunt in veritate.
Neque attendas impie agentium studia, * sed qui tua testamenta cum doloribus custodierunt.
Neque cogites perdere qui in conspectu tuo false conversati sunt, * sed memento qui ex voluntate nomen tuum cum timore cognoverunt.
Neque volueris perdere, qui pecudum mores habuerunt: * sed respicias super eos, qui legem splendide docuerunt.
Neque indigneris eis qui bestiis pejus sunt judicati: * sed diligas eos qui semper in tua gloria confiderunt.
Quoniam nos, et patres nostri talibus moribus egimus: * tu autem propter nos peccatores misericors vocatus es.
Si enim desideraveris, ut nostri miserearis, * tunc misericors vocaberis:
Nobis enim non habentibus opera justitiæ. Justis autem, quibus sunt opera multa reposita, * apud te Domine ex propriis operibus percipient mercedem suam.
Quid est nomo, ut ei indigneris: * aut genus corruptibile, ut ita exacerberis de ipso.
In veritate enim, nemo de genitis est, qui non impie gessit; * aut de confitentibus, qui tibi non deliquit.
In hoc enim annuntiabitur bonitas tua, et justitia tua Domine, * cum misertus fueris his qui non habent substantiam operum bonorum.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Tu Domine propter peccatores misericors vocatus es: si enim nostri misertus fueris, misericors vocaberis.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus.

Antiphona

Filii hominum benedicite Dominum Israel; et omnes Sacerdotes servi Dei benedicite Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in saecula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Filii hominum benedicite Dominum Israel; et omnes Sacerdotes servi Dei benedicite Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Tú, Señor eres invocado como misericordioso por los pecadores; te llaman misericordioso porque lo eres con nosotros.

Cántico de Esdras 3
4 Esd 8,20-36

Señor, que vives en la eternidad, que ves en el elevado éter; Altísimo que resides en el cielo,
Cuyo trono es invencible; cuyos ángeles están en pie con temor.
Por cuya orden existen el viento y el fuego, cuya palabra es firme, cuyo lenguaje es duradero,
Cuya ley es fuerte, cuyas órdenes son terribles; tus decisiones desecan los abismos, tu cólera hace que se fundan en agua las montañas, y la justicia es tu testimonio.
Escucha la palabra de tu servidor, atiende a los ruegos de tu criatura, escucha mi lenguaje.
Mientras esté en vida, te hablaré; mientras mi corazón exista, te responderé.
No consideres las faltas de tu pueblo, sino la justicia de aquellos que te han servido.
No mires la obra de los pecadores, sino los dolores de aquellos que han observado tus mandamientos.
No te irrites a causa de aquellos que han hecho el mal ante ti, pero acuérdate de aquellos que en sus corazones han creído en tu ley.
No quieras hacer perecer a aquellos que se han comportado como animales, pero acuérdate y considera a aquellos que han abrazado tu ley con el corazón sereno.
No le irrites contra aquellos que son peores que las bestias, pero ama a aquellos que siempre han tenido confianza en tu gloria.
Pero nosotros y aquellos que nos han precedido, hemos cometido faltas mortales; sé misericordioso para con nosotros y para con aquellos que nos han precedido.
Pues si tienes piedad de nosotros que no tenemos buenas acciones, serás llamado en aquel día el misericordioso.
Para los justos que tienen reservadas cerca de ti buenas acciones, tendrás piedad de ellos a causa de sus obras.
¿Qué es el hombre para que te irrites contra él? ¿Qué es la raza mortal para excitar tu ira?.
En verdad te lo digo: No hay entre aquellos que han sido engendrados ninguno que no haya pecado.
Así se conocerá bien tu bondad, si tienes piedad de aquellos que no tienen buenas acciones.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Tú, Señor eres invocado como misericordioso por los pecadores; te llaman misericordioso porque lo eres con nosotros.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Hijos de los hombres, bendecid al Señor de Israel, y todos los sacerdotes, ministros de Dios, bendecid al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Hijos de los hombres, bendecid al Señor de Israel, y todos los sacerdotes, ministros de Dios, bendecid al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. ff. 128-129; 6.

DOMINGOS DESPUÉS DE APARICIÓN (COTIDIANO I - IX) - OFICIO FERIAL ORDINARIO DE COTIDIANO
DOMINGOS DESPUÉS DE PENTECOSTÉS (COTIDIANO X -XIII)


1. Textos latinos: Breviarium Gothicum secundum Regulam Beatissimi Isidori (Madrid, 1775).
Traducción oraciones: Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Tiempo de Cotidiano (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016). Textos y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

2. Según Missa Gothica seu Mozarabica. Commune Sanctorum, p. 47 y también: De Robles, Eugenio, Breve suma y relación del modo del rezo y misa del Oficio santo Gótico Mozárabe, que en la Capilla del Corpus Christi de la santa Iglesia de Toledo se conserva y reza hoy, conforme a la regla del glorioso san Isidoro, Arzobispo de Sevilla, Toledo, 1603, ff. 6-10: "Acabado el cántico y repetida la antífona, y habiendo dicho, Dominus sit semper vobiscum, se dice otra antífona para el salmo Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum." También se dice Dominus sit semper vobiscum al final de la oración, cuando la hay (Missa Gothica, &c. Commune Sanctorum, p.92).

3. Traducción: Basset, René, ed. y Juli Peradejordi, trad.  Apocalipsis de Esdras (IV Esdras). Barcelona: Editorial 7 ½, 1980. Traducido del etíope al francés por René Basset, y puesto al español por Juli Peradejordi. Versificación arreglada. El libro IV de Esdrás es un apócrifo del Antiguo Testamento.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXX