Rito Hispano-Mozárabe La Ermita. Logo y dibujo

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe.Cánticos del Propio de Santos

CÁNTICOS DE LOS OFICIOS
DEL PROPIO DE SANTOS

CONFORME AL CALENDARIO
DEL MISSALE HISPANO-MOZARABICUM

- AGOSTO -

   
  ÍNDICE  
1 SAN FÉLIX DE GERONA, MÁRTIR.  
  LAUDES. 1Sam 2,1-10
  SAN FÉLIX Y LOS SANTOS MACABEOS, MÁRTIRES.  
  LAUDES. Éx 5,1b-19
2 SANTAS CENTOLA Y HELENA, VÍRGENES Y MÁRTIRES.  
  LAUDES. Jue 5,2-31
6 SANTOS JUSTO Y PASTOR, MÁRTIRES.  
  LAUDES. Dt 33,2-29
7 SAN MAMÉS, MÁRTIR.  
  LAUDES. 1Sam 2,1-10
10 SANTOS SIXTO Y LORENZO, MÁRTIRES.  
  LAUDES. 1Sam 2,1-10
13 SAN HIPÓLITO, MÁRTIR.  
  LAUDES. 1Sam 2,1-10
15 LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN.  
  LAUDES. Is 61,10-62,7
23 SANTOS CLAUDIO Y COMPAÑEROS, MÁRTIRES.  
  LAUDES. Éx 5,1b-19
25 SAN GINÉS, MÁRTIR.  
  LAUDES. 1Sam 2,1-10
26 SAN GERONCIO, OBISPO.  
  LAUDES. Eclo 51,1-30
28 SAN AGUSTÍN, OBISPO.  
  LAUDES. Eclo 51,1-30
     

ENERO - FEBRERO - MARZO - ABRIL - MAYO - JUNIO
JULIO - AGOSTO - SEPTIEMBRE - OCTUBRE - NOVIEMBRE - DICIEMBRE

Inicio página

 

1 Augusti

IN DIEM
SANCTI FELICIS GERUNDENSIS MARTYRIS

1 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN FÉLIX DE GERONA, MÁRTIR

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Lætor in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Lætor in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo. 2

Oratio

Præsta nobis, Omnipotens, beatissimi tui Felicis assiduum patrocinium; ut ejus quoque præclarum assequi mereamur exemplum: ut sentientes impensissime suffragantem, sequamur fortissime præliantem.
R/. Amen.

Per misericordiam tuam, Deus noster, qui es benedictus, et vivis, et omnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Me recreo en tu santidad. Porque no hay otro dios como el Dios nuestro.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Me recreo en tu santidad. Porque no hay otro dios como el Dios nuestro.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Oración

Concédenos, Omnipotente, el asiduo patrocinio de tu dichosísimo Félix, para que podamos seguir su preclaro ejemplo y sintiendo cuánto empeño pone en ayudarnos, sigamos al que tan valiente se mostró en el combate.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die I Augusti. In festo sancti Felicis, martyris, ff. CCLXXIV; 55.

Inicio página

1 Augusti

IN DIEM
SANCTI FELICIS ET SANCTORUM MACCABEORUM MARTYRUM

1 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN FÉLIX Y LOS SANTOS MACABEOS, MÁRTIRES

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Gloriosus Dominus in Sanctis, gloriosus, et mirabilis.

Canticum Moysi de Libro Exodo
Capitulo 15

Cantemus Domino: gloriose enim honorificatus est.
Equum et ascensorem: proiecit in mare.
Adiutor et protector meus Dominus: et factus est mici in salute.
Hic Deus meus et honorificabo eum: Deus patris mei et exaltabo eum.
Dominus conterens bella Dominus nomen est ei: currus Faraonis et exercitum eius proiecit in mare.
Electos ascensores ternos strantes dimersit in rubro mari: pelago cooperuit eos dimersi sunt in profundum tamquam lapis.
Dextera tua Domine glorificata est in virtute: dextera manus tue confregit inimicos, et pre multitudine magestatis tue conteruisti adversarios.
Misisti iram tuam, et comedit eos tamquam stipulam: et pre spiritu iracundie tue divisa est aqua.
Steterunt tamquam murus aque: gelaberunt fluctus in medio mari.
Dixit inimicus persequens, compreendam partibo spolia replebo animam meam: interficiam gladio meo et dominabitur manus mea.
Misisti spiritum tuum et cooperuit eos mare: dimersi sunt tamquam plumbum in aqua validissima.
Quis similis tibi in diis Domine quis similis tibi honorificus: in sanctis mirabilis, in magestatibus faciens prodigia.
Extendisti dexteram tuam et devorabit eos terra: gubernasti iustitia tua populum tuum hunc quem liberasti.
Consolatus es in virtute tua: in refectione sancta tua.
Audierunt gentes et irate sunt: dolores adpreenderunt inhabitantes Filistim.
Tunc festinaberunt duces Edom: et principes Moabitarum, adpreendit eos timor: tabuerunt omnes inhabitantes Canaam.
Decidat super eos timor et tremor magnitudinis bracii tui: fiant tamquam lapis donec transeat populus tuus Domine, usque dum pertranseat populus tuus hunc quem liberasti.
Induc et planta eum in montem hereditatis tue: in preparata habitatione tua quam preparasti tibi Domine.
Sanctuarium tuum Domine quod preparaberunt manus tue: Domine qui regnas in eternum et in sempiternum et adhuc.

Quia introibit equitatus Faraonis quum quadrigis et ascensoribus in mare et induxit super eos Dominus aquas maris: filii autem Srahel ambulaberunt per siccum per medium mare.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Gloriosus Dominus in Sanctis, gloriosus, et mirabilis.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Glorioso el Señor en su santuario, glorioso y admirable.

Cántico de Mosiés del libro del Éxodo
Éx 5,1b-19

«Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria, caballos y carros ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación. Él es mi Dios: yo lo alabaré; el Dios de mis padres: yo lo ensalzaré.
El Señor es un guerrero, su nombre es “El Señor”.
Los carros del faraón los lanzó al mar, ahogó en el mar Rojo a sus mejores capitanes.
Las olas los cubrieron, bajaron hasta el fondo como piedras.
Tu diestra, Señor, es magnífica en poder, tu diestra, Señor, tritura al enemigo.
Tu gran majestad destruye al adversario, arde tu furor y los devora como paja.
Al soplo de tu nariz, se amontonaron las aguas, las corrientes se alzaron como un dique, las olas se cuajaron en el mar.
Decía el enemigo: “Los perseguiré y alcanzaré, repartiré el botín, se saciará mi codicia, empuñaré la espada, los agarrará mi mano”.
Pero sopló tu aliento y los cubrió el mar, se hundieron como plomo en las aguas formidables.
¿Quién como tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién como tú, terrible entre los santos, temible por tus proezas, autor de maravillas?
Extendiste tu diestra: se los tragó la tierra; guiaste con misericordia a tu pueblo rescatado, los llevaste con tu poder hasta tu santa morada.
Lo oyeron los pueblos y temblaron, el terror se apoderó de los habitantes de Filistea.
Se turbaron los príncipes de Edón, los jefes de Moab se estremecieron, flaquearon todos los habitantes de Canaán.
Espanto y pavor los asaltaron, la grandeza de tu brazo los dejó petrificados, mientras pasaba tu pueblo, Señor, mientras pasaba el pueblo que adquiriste.
Lo introduces y lo plantas en el monte de tu heredad, lugar del que hiciste tu trono, Señor; santuario, Señor, que fundaron tus manos.
El Señor reina por siempre jamás».

Cuando los caballos del faraón, con sus carros y sus jinetes, entraron en el mar, el Señor volcó sobre ellos las aguas del mar; en cambio, los hijos de Israel pasaron en seco por medio del mar.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Glorioso el Señor en su santuario, glorioso y admirable.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Appendix. Festa Augusti. In Sanctorum Machabæorum martyrum, f. Ap 16 (Officium plurimorum Martyrum, duarum capparum, f. CLXIX; Cantici de Cotidiano, nº LV, f. LXXXIII).

Inicio página

2 Augusti

IN DIEM SANCTARUM
CENTOLLÆ ET HELENÆ, VIRGINUM ET MARTYRUM

2 de Agosto

EN EL DÍA DE LAS SANTAS
CENTOLA Y HELENA, VÍRGENES Y MÁRTIRES

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Diligentes te, Domine, sicut sol in ortu suo resplendens, ita rutilant.

Canticum Judicum
Capitulo 5

Qui sponte obtulistis de Israel animas vestras ad periculum, * benedicite Dominum.
Audite reges, percipite auribus principes: * Ego sum, ego sum quæ Domino canam, et psallam Domino Deo Israel.
Domine, cum exires de Seir, * et transires per regiones Edom,
Terra mota est, cœlique ac nunes stillaverunt aquis.
Montes fluxerunt a facie Domini, * et Sinai a facie Domini Dei Israel.
In diebus Samgar filii Anath, in diebus Jahel, quieverunt semitæ: * et ingrediebantur per eas, ambulaverunt per calles devios.
Cessaverunt fortes in Israel, et quieverunt: * donec surgeret Debbora, surgeret mater in Israel.
Nova bella elegit Dominus, * et portas hostium ipse subvertit
Clypeus et nasta si apparuerint in quadraginta millibus Israel. * Cor meum diligit principes Israel:
Qui propria voluntate obtulistis vos discrimini, * benedicite Dominum.
Qui ascenditis super nitentes asinos, et sedetis in iudicio, et ambulatis in via, * loquimini. Ubi collisi sunt currus hostium, et suffocatus est exercitus,
Ibi narrentur justitiæ Domini * et clementia in fortes Israel.
Tunc descendit populus Domini ad portas, * et obtinuit principatum.
Surge, surge Debbora, surge, surge, loquere canticum: * surge Barac, et apprehende captivos tuos, fili Abinœm
Salvatæ sunt reliquiæ populi, * Dominus in fortibus dimicavit.
Ex Ephraim delebo eos in Amalec, * et post eum Benjamin
In populos tuos, o Amalec: de Machir principes descenderunt, * et de Zabulon qui exercitum ducerent ad bellandum.
Duces Issachar fuere cum Debbora, et Barach vestigia sunt secuti, * qui quasi in præceps ac in barathrum se discrimini dedit:
Diviso contra se Ruben, * magnanimorum reperta contentio est.
Quare habitas inter duos terminos, * ut audias sibilos gregum?
Gath trans Jordanem quiescebat, * et Dan vacabat navibus:
Aser habitabit in littore maris, * et in portibus morabatur.
Zabulon vero et Nephtalim obtulerunt animas suas morti * in regione Cane.
Venerunt reges et pugnaverunt, pugnaverunt reges Chanaan in Thanach juxta aquas Mageddo, * et tamen nihil tulerunt prædantes.
De cœlo dimicatum est contra eos: stellæ manentes in ordine et cursu suo, adversus Sisaram pugnaverunt.
Torrens Cison traxit cadavera eorum, * torrens Cadumim, torrens Cison.
Conculca animam robustorum: * ungulæ equorum ceciderunt, fugientibus impetum, et per præceps rugientibus fortissimis hostium.
Maledicite terræ Meroz, dixit Angelus Domini: * maledicite habitatoribus ejus, quia non venerunt in auxilium Domini, in adjutorium fortissimorum ejus.
Benedicta inter mulieres Jahel uxor Haber Cinæi, * benedicatur in tabernaculo suo.
Aquam petenti lac dedit, * et in phiala principum obtulit butyrum.
Sinistram manum misit ad clavum, et dexteram ad fabrorum malleos, * percussitque Sisaram quærens in capite vulneris locum, et tempus valide perforans.
Inter pedes ejus ruit: defecit, et mortuus est: * ante pedes illius volvebatur, et jacebat exanimis et miserabilis.
Per fenestram respiciens, ululabat mater; * et de cœnaculo loquebatur, dicens:
Cur morantur regredi currus ejus? * Quare tardaverunt pedes quadrigarum illius?
Una sapientior cæteris uxoribus ejus, * hæc socrui verba respondit:
Forsitan nunc dividet spolia, * et pulcherrima feminarum eligitur ei:
Vestes quoque diversorum colorum Sisaræ tradentur in prædam, * et supellex varia ad ornanda colla congeruntur.
Sic pereant omnes inimici tui, Domine: * qui autem te diligunt, sicut sol in ortu resplendens, ita rutilent.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Diligentes te, Domine, sicut sol in ortu suo resplendens, ita rutilant.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedicamus te, Domine, qui sedes super Cherubim, Rex Israel.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedicamus te, Domine, qui sedes super Cherubim, Rex Israel.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Señor, los que te aman brillan como el sol esplendente en su salida.

Cántico de los Jueces
Jue 5,2-31

 «Cuando se sueltan las cabelleras en Israel, cuando un pueblo se ofrece voluntariamente, ¡bendecid al Señor!
Escuchad, reyes; oíd, príncipes, que voy a cantar al Señor, a salmodiar al Señor, Dios de Israel.
Señor, cuando saliste de Seír, cuando avanzaste desde el campo de Edón, la tierra tembló, los cielos gotearon, las nubes destilaron agua.
Los montes retemblaron ante el Señor, el del Sinaí, ante el Señor, Dios de Israel.
En los días de Samgar, hijo de Anat, en los días de Yael quedaron desiertos los caminos, y quienes solían ir por ellos marchaban por vías tortuosas.
Se interrumpió la vida de los pueblos, se interrumpió en Israel, y yo, Débora, me puse en pie, me puse en pie como una madre en Israel.
Habían escogido dioses nuevos. Entonces la guerra estaba a las puertas, ni escudo ni lanza se veía entre cuarenta mil en Israel.
Mi corazón por los capitanes de Israel, por los voluntarios del pueblo: ¡Bendecid al Señor!
Los que cabalgáis en borricas blancas, los que os sentáis sobre albardas, y quienes vais de camino, cantad.
A la voz de los que reparten entre los abrevaderos, donde se celebran las gestas del Señor, las gestas de sus aldeanos en Israel. Entonces bajó a las puertas el pueblo del Señor.
¡Despierta, despierta, Débora! ¡Despierta, despierta, entona un canto! ¡Levántate, Barac, y apresa a tus cautivos, hijo de Abinoán!
Entonces el resto bajó hacia los nobles, el pueblo del Señor bajó por mí contra los poderosos.
Los de Efraín que tienen sus raíces en Amalec, tras de ti, Benjamín, con tus tropas. De Maquir bajaron los jefes, y de Zabulón los que reclutan con el bastón de escriba.
Los príncipes de Isacar están con Débora, e Isacar es fiel a Barac: se lanzó al valle tras sus pasos. En los clanes de Rubén fueron grandes las deliberaciones del corazón.
¿Por qué has permanecido entre los apriscos, escuchando los silbidos de los rebaños? En los clanes de Rubén fueron grandes las deliberaciones del corazón.
Galaad se instaló allende el Jordán. Y Dan ¿por qué se alojaba en naves? Aser permaneció a la orilla del mar y se instaló en sus ensenadas.
Zabulón es un pueblo que expuso su vida a la muerte, lo mismo que Neftalí sobre las alturas del campo.
Llegaron los reyes, lucharon. Lucharon, entonces, los reyes de Canaán, en Taanac, junto a las aguas de Meguido. Pero no obtuvieron un botín de plata.
Desde los cielos lucharon las estrellas, desde sus órbitas lucharon contra Sísara.
El torrente Quisón los arrolló, torrente antiquísimo, torrente Quisón. Alma mía, camina con brío.
Entonces, resonaron los cascos de los caballos, al galope, al galope de los corceles.
Maldecid a Meroz, dijo el ángel del Señor. Maldecid a sus habitantes, pues no vinieron en auxilio del Señor, en auxilio del Señor contra los poderosos.
Bendita Yael entre las mujeres, la esposa de Jéber, el quenita; entre las mujeres que viven en tiendas, sea bendita.
Pidió agua, le dio leche, en taza de nobles le presentó cuajada.
Alargó su mano a la estaca, su diestra al martillo de los trabajadores. Golpeó a Sísara, machacó su cabeza. Destrozó y perforó su sien.
Entre sus pies se desplomó, cayó y quedó tendido; entre sus pies se desplomó, cayó. Donde se desplomó, allí cayó deshecho.
A la ventana se asomó, y tras la celosía gritó la madre de Sísara: ¿Por qué tarda en venir su carro? ¿Por qué se retrasa la marcha de sus carros?
Las más sabias de sus damas le responden, y ella lo repite:
“Estarán repartiéndose el botín encontrado: una muchacha, dos muchachas para cada soldado, un botín de telas de colores para Sísara, un botín de telas de colores con recamado, una tela de colores con doble recamado para el cuello del vencedor”.
¡Así perezcan, Señor, todos tus enemigos! ¡Sean sus amigos como cuando el sol despunta en su fuerza!».

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Señor, los que te aman brillan como el sol esplendente en su salida.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Te bendecimos, Señor, porque tienes tu trono sobre los serafines, Rey de Israel.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Te bendecimos, Señor, porque tienes tu trono sobre los serafines, Rey de Israel.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

No incluido en el calendario del Breviario. Se toma del Común de santos: Breviarium Gothicum. Officium sive historia Plurimarum Virginum, ff. CLXXXIII; CLXIII-CLXIV.

Inicio página

6 Augusti

IN DIEM SANCTORUM
IUSTI ET PASTORIS, MARTYRUM

6 de Agosto

EN EL DÍA DE LOS SANTOS
JUSTO Y PASTOR, MÁRTIRES

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Omnes sancti in manu Dei sunt: et qui appropinquant pedibus ejus, accipient de doctrina ipsius.

Canticum Deuteronomii
Capitulo 33

Dominus de Sina venit, * et de Seir ortus est nobis:
Apparuit de monte Pharan, * et cum eo sanctorum millia.
In dextera ejus ignea lex. * Dilexit populos.
Omnes sancti in manu ejus sunt: * et qui appropinquant pedibus ejus, accipient de doctrina ipsius.
Legem præcepit nobis Moyses, * hereditatem multitudinis Jacob.
Erit apud rectissimum rex, * congregatis principibus populi cum tribubus Israel.
Vivat Ruben, et non moriatur, * et sit parvus in numero.
Audi Domine vocem Judæ, * et ad populum suum introduc eum:
Manus ejus pugnaverunt pro eo, * et adiutor illius contra adversarios ejus erit.
Perfectio tua, et doctrina tua * Levi viro sancto tuo,
Quem probasti in tentatione, * et judicasti ad aquas contradictionis.
Qui dixit patri suo, et matri: Nescio vos; * et fratribus suis: Ignoro illos: et nescierunt filios suos.
Hi custodierunt eloquium tuum, et præceptum servaverunt, * judicia tua o Jacob, et legem tuam o Israel:
Ponent thymiama in furore tuo, et holocaustum super altare tuum.
Benedic Domine fortitudini ejus, * et opera manuum illius suscipe.
Percute dorsa inimicorum ejus: * et qui oderunt eum, non consurgant.
Amantissimus Domini Benjamin habitabit confidenter in eo: * et quasi in thalamo tota die morabitur, inter humeros illius requiescet.
Benedicat Dominus terram Joseph, * de pomis cœli, et rore, atque abysso subjacente. De pomis fructuum solis ac lunæ.
Vertice antiquorum montium, de pomis polorum æternorum: * et de fructibus terræ, et plenitudine ejus.
Benedictio illius qui apparuit in rubo, veniat super caput Joseph, * et super verticem nazaræi inter fratres suos.
Quasi primogenita tauri pulchritudo ejus, cornua rhinocerotis cornua ipsius: * in ipsis ventilabit gentes usque ad terminos terræ:
Hæ sunt multitudines Ephraim, * et næc millia Manasse.
Lætare Zabulon in exitu tuo, * et Issachar in tabernaculo tuo.
Populos ad montem vocabunt: * ibi immolabunt victimas justitiæ.
Qui inundationem maris quasi lac sugent, * et thesauros absconditos arenarum.
Benedictus ille in latitudine Gad: * quasi leo requievit, cepit brachium ac verticem.
Et vidit principatum suum, quod in parte doctorum esset repositus:
Qui fuit cum principibus populi, * et fecit justitias Domini, et judicium suum cum Israel.
Dan catulus leonis, * fluet largiter de Basan.
Nephtalim abundantia perfruetur, et plenus erit benedictione Domini: * mare et meridiem possidebit.
Benedictus in filiis Aser, * sit placens in fratribus suis,
Tingat in oleo pedem suum: * ferrum et æs calceamentum ejus.
Sicut dies juventutis tuæ, * ita et senectus tua.
Non est alius ut Deus fortissimus: * accensor cœli auxiliator tuus.
Magnificentiæ ejus discurrunt nubes, habitacula ejus sursum, * et subter brachia sempiterna: ejiciet a facie tua inimicum, dicetque: Conterere.
Habitabit Israel confidenter, et solus: * oculi Jacob in terra frumenti et vini, cœlique caligabunt rore.
Beatus tu Israel: * quis similis tibi popule, qui salvaris a Domino?
Scutum auxilii tui: * et gladius gloriæ tuæ.
Negabunt te inimici tui, * et tu eorum colla calcabis.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Omnes sancti in manu Dei sunt: et qui appropinquant pedibus ejus, accipient de doctrina ipsius.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

En la mano de Dios están todos sus santos; y ellos están a sus pies postrados, cada uno a sus órdenes se levanta.

Cántico del Deuteronomio
Dt 33,2-29

El Señor vino del Sinaí, surgió ante ellos desde Seír, irradió desde el monte Farán, y con él, diez mil santos; en su diestra, una ley ígnea para ellos.
Ciertamente él ama a los pueblos, en su mano están todos sus santos; y ellos están a tus pies postrados, cada uno a tus órdenes se levanta.
Moisés nos entregó una ley, herencia para la asamblea de Jacob.
Y él fue rey en Jesurún, al reunirse los jefes del pueblo, al unirse las tribus de Israel.
“¡Viva Rubén y no muera, aunque sean pocos sus hombres!”.
Y esto dijo para Judá: “Escucha, Señor, la voz de Judá y tráelo a su pueblo; sus manos peleen por él, y sé tú una ayuda contra sus enemigos”.
Y para Leví dijo: “Tus urim y tus tumim para el varón leal, a quien pusiste a prueba en Masá, desafiaste en las aguas de Meribá; que dijo de su padre y de su madre: ‘No los he visto’, y a sus hermanos no reconoció, y de sus hijos no quiso saber. Porque observaron tu palabra y vigilaron sobre tu alianza.
Enseñarán tus decretos a Jacob |y tu ley a Israel; ofrecerán incienso en tu presencia y un sacrificio ínte-gro en tu altar.
Bendice, Señor, su posesión y acepta la obra de sus manos. Machaca los lomos a sus rivales, Que sus enemigos no se levanten”.
Para Benjamín dijo: “Predilecto del Señor, morará seguro junto a él, el Altísimo lo protegerá continuamente y él morará entre sus hombros”.
Y para José dijo: “Bendita del Señor sea su tierra, con lo más exquisito del cielo, el rocío, y el agua subterránea, almacenada en lo hondo, con lo mejor de los productos del sol y lo más exquisito de los frutos de las lunas, con lo mejor de las montañas antiguas y lo más exquisito de las colinas eternas, con lo mejor de la tierra y de su plenitud; y el favor del que mora en la zarza descienda sobre la cabeza de José, sobre la corona del elegido entre sus hermanos.
Majestuoso como primogénito de buey, sus cuernos son como cuernos de búfalo; con ellos acorneará a los pueblos, a todos a una hasta los confines de la tierra. Estas son las miríadas de Efraín, estos son los millares de Manasés”.
Y para Zabulón dijo: “Alégrate, Zabulón, en tus salidas, y tú, Isacar, en tus tiendas.
Convocarán a pueblos a la montaña, a ofrecer sacrificios legítimos, pues extraerán las riquezas del mar, los tesoros ocultos en la arena”.
Y para Gad dijo: “Bendito el que ensancha a Gad, se tumba al acecho como una leona y destroza brazos y cráneos.
Escogió para sí las primicias, la porción reservada al capitán; se presentó a los jefes del pueblo, cumplió la justicia del Señor y sus decretos con Israel”.
Y para Dan dijo: “Dan es un cachorro de león que salta desde Basán”.
Y para Neftalí dijo: “Neftalí, saciado del favor y lleno de la bendición del Señor, posee el poniente y el mediodía”.
Y para Aser dijo: “Bendito Aser entre los hijos, sea el favorito de sus hermanos y bañe sus pies en aceite.
Tus cerrojos sean de hierro y bronce, y tu fuerza dure mientras vivas.
Nadie como el Dios de Jesurún, que cabalga por el cielo en tu ayuda y sobre las nubes en su majestad.
Es un refugio el Dios de antaño, pone por debajo sus brazos eternos; expulsa ante ti al enemigo y dice: ¡Destruye!”.
Israel habita seguro, tranquilo mora Jacob, en tierra de grano y de mosto, bajo un cielo que destila rocío.
Dichoso tú, Israel, ¿quién como tú, pueblo salvado por el Señor, tu escudo protector, tu espada victoriosa? Tus enemigos se someterán ante ti y tú pisarás sobre sus espaldas.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

En la mano de Dios están todos sus santos; y ellos están a sus pies postrados, cada uno a sus órdenes se levanta.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die VI Augustii. In festo sanctorum Justi et Pastoris, martyrum, f. CCLXXVII; CLXVI-CLXVII.

Inicio página

7 Augusti

IN DIEM
SANCTI MAMETIS, MARTYRIS

7 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN MAMÉS, MÁRTIR

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Thronum gloriae hereditans illi: dat votum optanti, et benedicet annos justi.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Thronum gloriae hereditans illi: dat votum optanti, et benedicet annos justi.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Appendix. Festa Augusti. In sancti Mammetis, martyris, f. Ap. 16 (Officium Unius Martyris, novem lectionum, ff. CLXI-CLXII; 55-56).

Inicio página

10 Augusti

IN DIEM SANCTORUM
XYSTI ET LAURENTII, MARTYRUM

10 Junio

EN EL DÍA DE LOS SANTOS
SIXTO Y LORENZO, MÁRTIRES

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Thronum gloriæ hereditans illi: dat votum optanti, et benedicite annos justi.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Thronum gloriæ hereditans illi: dat votum optanti, et benedicite annos justi.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo. 2

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die X Augustii. In festo sancti Laurentii, archidiaconi et martyris, ff. CCLXXX; 55.

Inicio página

13 Augusti

IN DIEM
SANCTI HIPPOLYTI, MARTYRIS

13 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN HIPÓLITO, MÁRTIR

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Thronum gloriæ hereditans illi: dat votum optanti, et benedicite annos justi.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Thronum gloriæ hereditans illi: dat votum optanti, et benedicite annos justi.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Un trono en la gloria es su herencia, colma los deseos y bendice los años del justo.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die XIII Augustii. In festo sancti Hippolyti, martyris, ff. CCLXXXII; 55.

Inicio página

15 Augusti

IN DIEM
ASSUMPTIONIS SANCTÆ MARIÆ VIRGINIS

15 de Agosto

EN EL DÍA DE
LA ASUNCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Benedictus Dominus, qui induit me vestimentum salutaris: et indumentum jocunditatis circumdedit me: tamquam sponsam decoravit me corona.

Canticum Esaye prophete
Capitulo 61 et 62

Gaudens gaudebo in Domino: et exultabit anima mea in Deo meo.
Quia induit me vestimentum salutis: et indumento iustitie circumdedit me.
Quasi sponsum decoratum corona: et quasi sponsam ornatam munilibus suis.

Sicut enim terra profert germen suum; et sicut hortus semen suum germinat: sic Dominus Deus germinabit iustitiam et laudem coram universis gentibus.

Propter Syon non tacebo, et propter Iherusalem non quiescam donec egrediatur ut splendor iustus eius: et salvator eius ut lampas accendatur.

Et videbunt gentes iustum tuum: et cuncti reges terre inclitum tuum.
Et vocabitur tibi nomen novum: quod hos Domini nominabit.

Et eris corona glorie in manu Domini: et diadema regni in manu Dei tui.

Non vocaberis ultra Derelicta: et terra tua non vocabitur amplius Desolata.
Set vocaberis Voluntas mea in ea: et terra tua inhabitabitur.
Quia complacuit Domino in te: et terra tua inhabitabitur.

Habitabit enim iuvenis cum virgine: et habitabunt in te filii tui.
Et gaudebit sponsus super sponsam suam: et gaudebit super te Dominus Deus tuus.

Super muros tuos Iherusalem constitui custodes: tota die et tota nocte in perpetuum non tacebunt.
Qui reminiscimini Dominum ne taceatis et ne detis silentium ei donec stabiliat: et donec ponat Iherusalem laudem in terra.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictus Dominus, qui induit me vestimentum salutaris: et indumentum jocunditatis circumdedit me: tamquam sponsam decoravit me corona.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo. 2

Ad Benedictus

Antiphona

Filia Sion, benedic Domino Deo excelso in omni benedictione et laude.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Filia Sion, benedic Domino Deo excelso in omni benedictione et laude.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Bendito sea el Señor que me revistió con la túnica de la salvación, poniendo sobre mis hombros el manto de la alegría, adornando mi cabeza con la diadema de esposa.

Cántico del profeta Isaías
Is 61,10-62,7

Desbordo de gozo en el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha puesto un traje de salvación, y me ha envuelto con un manto de justicia, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas.

Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos.

Por amor a Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que rompa la aurora de su justicia, y su salvación llamee como antorcha.

Los pueblos verán tu justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor.

Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios.

Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra «Devastada»; a ti te llamarán «Mi predilecta», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor te prefiere a ti, y tu tierra tendrá un esposo.

Como un joven se desposa con una doncella, así te desposan tus constructores. Como se regocija el marido con su esposa, se regocija tu Dios contigo.

Sobre tus murallas, Jerusalén, he puesto centinelas: no callarán ni de día ni de noche. Los que se lo recordáis al Señor no os concedáis descanso, 7 no le concedáis descanso hasta que establezca Jerusalén y hasta que haga de ella la admiración de la tierra.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Bendito sea el Señor que me revistió con la túnica de la salvación, poniendo sobre mis hombros el manto de la alegría, adornando mi cabeza con la diadema de esposa.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Hija de Sión, bendice al Señor, que baja de la altura, con toda clase de bendiciones y alabanzas.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Hija de Sión, bendice al Señor, que baja de la altura, con toda clase de bendiciones y alabanzas.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die XV Augusti. In festo Assumptionis Beatæ Mariæ, f. CCLXXXIV; Cantici de Virginibus, nº XLVIII, f. LXXXI.

Inicio página

23 Augusti

IN DIEM SANCTORUM
CLAUDII ET COMITUM, MARTYRUM

23 de Agosto

EN EL DÍA DE LOS SANTOS
CLAUDIO Y COMPAÑEROS MÁRTIRES

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Gloriosus Dominus in Sanctis, gloriosus, et mirabilis.

Canticum Moisy de libro Exodo
Capitulo 15

Cantemus Domino: gloriose enim honorificatus est.
Equum et ascensorem: proiecit in mare.
Adiutor et protector meus Dominus: et factus est mici in salute.
Hic Deus meus et honorificabo eum: Deus patris mei et exaltabo eum.
Dominus conterens bella Dominus nomen est ei: currus Faraonis et exercitum eius proiecit in mare.
Electos ascensores ternos strantes dimersit in rubro mari: pelago cooperuit eos dimersi sunt in profundum tamquam lapis.
Dextera tua Domine glorificata est in virtute: dextera manus tue confregit inimicos, et pre multitudine magestatis tue conteruisti adversarios.
Misisti iram tuam, et comedit eos tamquam stipulam: et pre spiritu iracundie tue divisa est aqua.
Steterunt tamquam murus aque: gelaberunt fluctus in medio mari.
Dixit inimicus persequens, compreendam partibo spolia replebo animam meam: interficiam gladio meo et dominabitur manus mea.
Misisti spiritum tuum et cooperuit eos mare: dimersi sunt tamquam plumbum in aqua validissima.
Quis similis tibi in diis Domine quis similis tibi honorificus: in sanctis mirabilis, in magestatibus faciens prodigia.
Extendisti dexteram tuam et devorabit eos terra: gubernasti iustitia tua populum tuum hunc quem liberasti.
Consolatus es in virtute tua: in refectione sancta tua.
Audierunt gentes et irate sunt: dolores adpreenderunt inhabitantes Filistim.
Tunc festinaberunt duces Edom: et principes Moabitarum, adpreendit eos timor: tabuerunt omnes inhabitantes Canaam.
Decidat super eos timor et tremor magnitudinis bracii tui: fiant tamquam lapis donec transeat populus tuus Domine, usque dum pertranseat populus tuus hunc quem liberasti.
Induc et planta eum in montem hereditatis tue: in preparata habitatione tua quam preparasti tibi Domine.
Sanctuarium tuum Domine quod preparaberunt manus tue: Domine qui regnas in eternum et in sempiternum et adhuc.
Quia introibit equitatus Faraonis quum quadrigis et ascensoribus in mare et induxit super eos Dominus aquas maris: filii autem Srahel ambulaberunt per siccum per medium mare.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Gloriosus Dominus in Sanctis, gloriosus, et mirabilis.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo. 2

Ad Benedictus

Antiphona

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Sancti et humiles corde, spiritus et animæ justorum, benedicite Dominum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Glorioso el Señor en su santuario, glorioso y admirable.

Cántico de Moisés del libro del Éxodo
Éx 5,1b-19

«Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria, caballos y carros ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación. Él es mi Dios: yo lo alabaré; el Dios de mis padres: yo lo ensalzaré.
El Señor es un guerrero, su nombre es “El Señor”.
Los carros del faraón los lanzó al mar, ahogó en el mar Rojo a sus mejores capitanes.
Las olas los cubrieron, bajaron hasta el fondo como piedras.
Tu diestra, Señor, es magnífica en poder, tu diestra, Señor, tritura al enemigo.
Tu gran majestad destruye al adversario, arde tu furor y los devora como paja.
Al soplo de tu nariz, se amontonaron las aguas, las corrientes se alzaron como un dique, las olas se cuajaron en el mar.
Decía el enemigo: “Los perseguiré y alcanzaré, repartiré el botín, se saciará mi codicia, empuñaré la espada, los agarrará mi mano”.
Pero sopló tu aliento y los cubrió el mar, se hundieron como plomo en las aguas formidables.
¿Quién como tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién como tú, terrible entre los santos, temible por tus proezas, autor de maravillas?
Extendiste tu diestra: se los tragó la tierra; 13 guiaste con misericordia a tu pueblo rescatado, los llevaste con tu poder hasta tu santa morada.
Lo oyeron los pueblos y temblaron, el terror se apoderó de los habitantes de Filistea.
Se turbaron los príncipes de Edón, los jefes de Moab se estremecieron, flaquearon todos los habitantes de Canaán.
Espanto y pavor los asaltaron, la grandeza de tu brazo los dejó petrificados, mientras pasaba tu pueblo, Señor, mientras pasaba el pueblo que adquiriste.
Lo introduces y lo plantas en el monte de tu heredad, lugar del que hiciste tu trono, Señor; santuario, Señor, que fundaron tus manos.
El Señor reina por siempre jamás».

Cuando los caballos del faraón, con sus carros y sus jinetes, entraron en el mar, el Señor volcó sobre ellos las aguas del mar; en cambio, los hijos de Israel pasaron en seco por medio del mar.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Glorioso el Señor en su santuario, glorioso y admirable.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Santos y humildes de corazón, espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Appendix. Festa Octobris. In Sanctorum Claudii et Sociorum ejus Martyrum, f. Ap. 18 (Officium Plurimorum martyrum, duarum capparum vel novem lectionum, f. CLXIX; Cantici de Cotidiano, nº LV, f. LXXXIII).

Inicio página

25 Augusti

IN DIEM
SANCTI GENESII, MARTYRIS

25 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN GINÉS, MÁRTIR

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Tu solus Dominus, quia non est alius; neque justus præter te, neque sanctus præter Deum nostrum.

Canticum
1 Regum, 2

Confirmatum est cor meum in Domino, * et exaltatum est cornu meum in Deo salutari meo:
Dilatatum est super inimicos meos os meum: * lætor mihi in sanctitate tua. Quoniam non est alius Deus, quomodo Deus noster:
Neque justus præter te, Domine, * et non est sanctus præter te.
Nolite gloriari excelse, et nolite alta loqui in superbia; * et ne exeat magniloquium ex ore vestro: quoniam Deus scientiæ Dominus est:
Deus, qui parat adinventiones suas, * arcus potentium infirmatus est, et infirmi virtute præcincti sunt.
Pleni panibus minorati sunt, * et esurientes transierunt terram:
Sterilis peperit septem, * et fœtosa in filiis infirmata est.
Deus mortificat et vivificat, * ducit ad inferos et reducit.
Deus pauperem, et divitem facit, * humiliat et exaltat.
Suscitat de terra inopem, * et a stercore erigit pauperem:
Et sedere facit eum cum principibus populi sui, * et thronum gloriæ hereditatem dabit illi.
Dat votum optanti, et benedicet annos justi, * quia non in viribus potens est vir.
Omnem enim infirmum * facit adversarium ejus Dominus sanctus:
Non glorietur sapiens in sapientia sua, * neque glorietur dives in divitiis suis,
Neque glorietur fortis in fortitudine sua, sed in hoc glorietur: * qui gloriatur scire, et intelligere Dominum; facere judicium, et justitiam super terram.
Dominus ascendit in cœlos, et tonat: * ipse judicat extrema terræ.
Potens est, et dat virtutem regibus, * et exaltat cornu Christi sui.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Tu solus Dominus, quia non est alius; neque justus præter te, neque sanctus præter Deum nostrum.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Tú solo eres el Señor, por que no hay otro fuera de ti, ni justo ni santo, fuera del Señor.

Cántico
1Sam 2,1-10

Mi corazón se regocija en el Señor, mi poder se exalta por Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque gozo con tu salvación.
No hay santo como el Señor, ni otro fuera de ti, ni roca como nuestro Dios.
No multipliquéis discursos altivos, ni echéis por la boca arrogancias, porque el Señor es un Dios que sabe, él es quien pesa las acciones.
Se rompen los arcos de los valientes, mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan, mientras los hambrientos engordan; la mujer estéril da a luz siete hijos, mientras la madre de muchos queda baldía.
El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta; da la pobreza y la riqueza, humilla y enaltece.
Él levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono de gloria, pues del Señor son los pilares de la tierra, y sobre ellos afianzó el orbe.
Él guarda los pasos de sus amigos, mientras los malvados perecen en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.
El Señor desbarata a sus contrarios, el Altísimo truena desde el cielo, el Señor juzga hasta el confín de la tierra. Él da fuerza a su Rey, exalta el poder de su Ungido.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Tú solo eres el Señor, por que no hay otro fuera de ti, ni justo ni santo, fuera del Señor.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona
Eclo 11,22a

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die XXV Augustii. In festo sancti Genesii, f. CCXC.

Inicio página

26 Augusti

IN DIEM
SANCTI GERONTII, EPISCOPI

26 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN GERONCIO, OBISPO

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Confitebor tibi Domine. quia liberasti me a rugientibus, paratis ad escam, et de manu quærentium animam meam.

Canticum Ecclesiastici
Capitulo 51

Confitebor tibi Domine Rex, * et collaudabo te Deum salvatorem meum.
Confitebor nomini tuo magno: * quoniam adjutor et protector factus es mihi,
Et liberasti animam meam a perditione, * et a laqueo linguæ iniquæ, et a labiis operantium mendacium,
Et contra assistentes factus es mihi adjutor. * Et liberasti me secundum multitudinem misericordiæ nominis tui
A rugientibus, paratis ad escam, * et de manu quærentium animam, et de portis tribulationis quæ circumdedit me:
A pressura flammæ quæ circumdedit me, * et in medio ignis non æstuavi:
De altitudine ventris inferi, et lingua iniqua, et a verbo mendacii, * a rege injusto, et a lingua injusta:
Laudabit usque ad mortem anima Dominum, * et vita mea in inferno appropinquans erat in inferno deorsum.
Circumdederunt me undique et non erat qui adjuvaret. * Respiciens eram ad adjutorium meum, et non erat.
Memoratus sum misericordiæ tuæ Domine, * et operationis tuæ, quæ a sæculo sunt:
Quoniam eruis sustinentes te, * et liberas eos de manibus gentium.
Exaltasti in terra habitationem meam, * et pro mortuo deflendo deprecatus sum.
Invocavi Dominum patrem Domini mei, ut non derelinquat me in die tribulationis, * et in tempore superborum sine adjutorio.
Laudabo nomen tuum assidue, * et collaudabo eum in confessione,
Exaudita est oratio mea. * Liberasti animam meam
A perditione, * et eripuisti me de tempore iniquo.
Propterea confitebor, et laudem dicam tibi, * et benedicam nomini Domini.

Cum adhuc junior sum, priusquam errarem, * quæsivi sapientiam palam in oratione mea.
Ante templus postulabam pro illa, * et usque in novissimo inquiram eam. Et deflui tamquam præcox uva,
Lætatum est cor meum in ea. * Ambulavit pes meus iter rectum,
A juventute mea investigabam illam. * Inclinavi modice aurem meam, et excepi illam.
Multam inveni mihimetipsi sapientiam, * multum profeci in ea.
Danti mihi sapientiam, dabo gloriam. * Consiliatus enim ut facerem illam: zelatus sum, ut non confundar.
Colluctata est anima mea in illa, * et in faciendo eam confirmatus sum.
Manus meas extendi in altum, * et insipientiam ejus luxi.
Viam meam direxi ad illam, * et in magnitudinem inveni eam.
Possedi cum ipsa cor ab initio: * propter hoc non relinquar
Venter meus conturbatus est quærendo eam: * propterea possidebo bonam possessionem.
Dedit enim mihi Dominus linguam mercedem meam: * et in ipsa laudabo eam.
Appropinquate ad me indocti, * et congregate vos in domum disciplinæ:
Quid adhuc retardatis? et quid dicitis? * animæ vestræ sitiunt vehementer.
Aperui os meum, et locutus sum: comparate vobis sine argento,
Et collum vestrum subjicite jugo, et suscipiat anima vestra disciplinam: in proximo est enim invenire eam.
Videte oculis vestris, quoniam modicum laboravi, * et inveni multam requiem.
Assumite disciplinam in multo numero argenti, * et copiosum aurum possidete in ea.
Lætetur anima vestra in misericordia ejus, * et non confundemini in laude ipsius.
Operamini opus vestrum ante tempus, * et dabit vobis mercedem vestram in tempore suo.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Confitebor tibi Domine. quia liberasti me a rugientibus, paratis ad escam, et de manu quærentium animam meam.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Te alabaré, Señor, porque me has librado de los que rugían dispuestos a devorarme, y de la mano de los que querían matarme.

Cántico del Eclesiástico
Eclo 51,1-30

Te doy gracias, Señor y Rey, te alabo, oh Dios mi salvador, a tu nombre doy gracias.
Porque fuiste mi protector y mi auxilio, y libraste mi cuerpo de la perdición, del lazo de una lengua traicionera, de los labios que urden mentiras; frente a mis adversarios fuiste mi auxilio y me liberaste, por tu inmensa misericordia y por tu nombre, de las dentelladas de los que iban a devorarme, de la mano de los que buscaban mi vida, de las muchas tribulaciones que he sufrido; de las llamas sofocantes que me envolvían, de un fuego que yo no había encendido; de las entrañas del abismo, de la lengua impura, de la palabra mentirosa, calumnia de una lengua injusta ante el rey.
Yo estaba a punto de morir, mi vida tocaba el abismo profundo.
Por todas partes me asediaban y nadie me auxiliaba, buscaba a alguien que me ayudara y no había nadie.
Entonces me acordé, Señor, de tu misericordia y de tus obras que son desde siempre, de que tú sostienes a los que esperan en ti y los salvas de la mano de los enemigos.
Y desde la tierra elevé mi plegaria, supliqué ser librado de la muerte.
Clamé al Señor: «Tú eres mi Padre, no me abandones el día de la tribulación, cuando acosan los orgullosos y estoy indefenso.
Alabaré tu nombre sin cesar y te cantaré himnos de acción de gracias».
Y mi oración fue escuchada, pues tú me salvaste de la perdición y me libraste de aquel mal momento.
Por eso te daré gracias y te alabaré, bendeciré el nombre del Señor.

Desde joven, antes de viajar por el mundo, busqué sinceramente la sabiduría en la oración.
A la puerta del templo la pedí, y la busqué hasta el último día.
Cuando floreció como racimo maduro, mi corazón se alegró. Entonces mi pie avanzó por el camino recto, desde mi juventud seguí sus huellas.
Incliné un poco mi oído y la recibí, y me encontré con una gran enseñanza.
Gracias a ella he progresado mucho, daré gloria a quien me ha dado la sabiduría.
Pues he decidido ponerla en práctica, me he dedicado al bien y no quedaré defraudado.
He luchado para obtenerla, he sido diligente en practicar la ley, he tendido mis manos hacia el cielo, lamentado lo que ignoraba de ella.
Hacia ella he orientado mi vida y en la pureza la he encontrado. Desde el principio me dediqué a ella, por eso no quedaré defraudado.
Mis entrañas se conmovieron al buscarla, por eso he hecho una buena adquisición.
En recompensa el Señor me dio una lengua, y con ella lo alabaré.
Acercaos a mí, los ignorantes, e instalaos en mi escuela de sabiduría.
¿Por qué os tenéis que privar por más tiempo, si estáis tan sedientos de ella?
He abierto la boca para decir: «Adquiridla sin dinero».
Someted vuestro cuello a su yugo y recibid instrucción: está ahí, a vuestro alcance.
Ved con vuestros ojos lo poco que he trabajado, y qué descanso tan grande he encontrado.
No escatiméis dinero para recibir instrucción, pues con ella adquiriréis gran cantidad de oro.
Alegraos por la misericordia del Señor, y no os avergoncéis de su alabanza.
Realizad vuestras obras antes del momento final y él os dará la recompensa a su tiempo.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Te alabaré, Señor, porque me has librado de los que rugían dispuestos a devorarme, y de la mano de los que querían matarme.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona
Eclo 11,22a

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die XXVI Augusti. In festo sancti Gerontii, episcopi, ff. CCXCI (Unius Confessoris Pontificis præcipui, ff. CLXXI-CLXXII).

Inicio página

28 Augusti

IN DIEM
SANCTI AUGUSTINI, EPISCOPI

28 de Agosto

EN EL DÍA DE
SAN AGUSTÍN, OBISPO

In Laudibus / En Laudes

Ad Canticum

Antiphona

Confitebor tibi Domine. quia liberasti me a rugientibus, paratis ad escam, et de manu quærentium animam meam.

Canticum Ecclesiastici
Capitulo 51

Confitebor tibi Domine Rex, * et collaudabo te Deum salvatorem meum.
Confitebor nomini tuo magno: * quoniam adjutor et protector factus es mihi,
Et liberasti animam meam a perditione, * et a laqueo linguæ iniquæ, et a labiis operantium mendacium,
Et contra assistentes factus es mihi adjutor. * Et liberasti me secundum multitudinem misericordiæ nominis tui
A rugientibus, paratis ad escam, * et de manu quærentium animam, et de portis tribulationis quæ circumdedit me:
A pressura flammæ quæ circumdedit me, * et in medio ignis non æstuavi:
De altitudine ventris inferi, et lingua iniqua, et a verbo mendacii, * a rege injusto, et a lingua injusta:
Laudabit usque ad mortem anima Dominum, * et vita mea in inferno appropinquans erat in inferno deorsum.
Circumdederunt me undique et non erat qui adjuvaret. * Respiciens eram ad adjutorium meum, et non erat.
Memoratus sum misericordiæ tuæ Domine, * et operationis tuæ, quæ a sæculo sunt:
Quoniam eruis sustinentes te, * et liberas eos de manibus gentium.
Exaltasti in terra habitationem meam, * et pro mortuo deflendo deprecatus sum.
Invocavi Dominum patrem Domini mei, ut non derelinquat me in die tribulationis, * et in tempore superborum sine adjutorio.
Laudabo nomen tuum assidue, * et collaudabo eum in confessione,
Exaudita est oratio mea. * Liberasti animam meam
A perditione, * et eripuisti me de tempore iniquo.
Propterea confitebor, et laudem dicam tibi, * et benedicam nomini Domini.

Cum adhuc junior sum, priusquam errarem, * quæsivi sapientiam palam in oratione mea.
Ante templus postulabam pro illa, * et usque in novissimo inquiram eam. Et deflui tamquam præcox uva,
Lætatum est cor meum in ea. * Ambulavit pes meus iter rectum,
A juventute mea investigabam illam. * Inclinavi modice aurem meam, et excepi illam.
Multam inveni mihimetipsi sapientiam, * multum profeci in ea.
Danti mihi sapientiam, dabo gloriam. * Consiliatus enim ut facerem illam: zelatus sum, ut non confundar.
Colluctata est anima mea in illa, * et in faciendo eam confirmatus sum.
Manus meas extendi in altum, * et insipientiam ejus luxi.
Viam meam direxi ad illam, * et in magnitudinem inveni eam.
Possedi cum ipsa cor ab initio: * propter hoc non relinquar
Venter meus conturbatus est quærendo eam: * propterea possidebo bonam possessionem.
Dedit enim mihi Dominus linguam mercedem meam: * et in ipsa laudabo eam.
Appropinquate ad me indocti, * et congregate vos in domum disciplinæ:
Quid adhuc retardatis? et quid dicitis? * animæ vestræ sitiunt vehementer.
Aperui os meum, et locutus sum: comparate vobis sine argento,
Et collum vestrum subjicite jugo, et suscipiat anima vestra disciplinam: in proximo est enim invenire eam.
Videte oculis vestris, quoniam modicum laboravi, * et inveni multam requiem.
Assumite disciplinam in multo numero argenti, * et copiosum aurum possidete in ea.
Lætetur anima vestra in misericordia ejus, * et non confundemini in laude ipsius.
Operamini opus vestrum ante tempus, * et dabit vobis mercedem vestram in tempore suo.

Gloria et honor Patri et Filio et Spiritui Sancto.
In sæcula sæculorum. Amen.

Antiphona reiteretur

Confitebor tibi Domine. quia liberasti me a rugientibus, paratis ad escam, et de manu quærentium animam meam.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Ad Benedictus

Antiphona

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Canticum trium Puerorum
Danielis 3

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum: * et laudabilis, et gloriosus, in sæcula:
Et benedictum nomen gloriæ tuæ, * quod est sanctum: et laudabile, et gloriosum in sæcula.
Benedictus es in templo sancto honoris tui, qui vides abyssos, et sedes super sedem regni tui, in firmamento cæli: * et laudabilis, et gloriosus in sæcula.
Benedicite omnia opera Domini, cæli, * Angeli, atque omnes qui estis supra cælos;
Omnes virtutes, sol et luna, imber et ros, * omnis spiritus, ignis et æstus, noctes et dies, lux et tenebræ,
Hyems et æstus, gelationes et nives, * fulgura et nubes;
Terra, montes, et colles, * et omnia nascentia de terra;
Maria et flumina, fontes, * cete et omnia quæ moventur in aquis;
Volueres cæli, bestiæ et jumenta, * filii hominum, Israel: sacerdotes, servi Domini, spiritus et animæ justorum, sancti et humiles corde:
Anania, Azaria, et Misael, Domino hymnum dicite, * et superexaltate cum in sæcula. Amen.

Antiphona reiteretur

Benedictio Domini in mercedem justi festinat.

Dicat Presbyter. Dominus sit semper vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.

Al Cántico

Antífona

Te alabaré, Señor, porque me has librado de los que rugían dispuestos a devorarme, y de la mano de los que querían matarme.

Cántico del Eclesiástico
Eclo 51,1-30

Te doy gracias, Señor y Rey, te alabo, oh Dios mi salvador, a tu nombre doy gracias.
Porque fuiste mi protector y mi auxilio, y libraste mi cuerpo de la perdición, del lazo de una lengua traicionera, de los labios que urden mentiras; frente a mis adversarios fuiste mi auxilio y me liberaste, por tu inmensa misericordia y por tu nombre, de las dentelladas de los que iban a devorarme, de la mano de los que buscaban mi vida, de las muchas tribulaciones que he sufrido; de las llamas sofocantes que me envolvían, de un fuego que yo no había encendido; de las entrañas del abismo, de la lengua impura, de la palabra mentirosa, calumnia de una lengua injusta ante el rey.
Yo estaba a punto de morir, mi vida tocaba el abismo profundo.
Por todas partes me asediaban y nadie me auxiliaba, buscaba a alguien que me ayudara y no había nadie.
Entonces me acordé, Señor, de tu misericordia y de tus obras que son desde siempre, de que tú sostienes a los que esperan en ti y los salvas de la mano de los enemigos.
Y desde la tierra elevé mi plegaria, supliqué ser librado de la muerte.
Clamé al Señor: «Tú eres mi Padre, no me abandones el día de la tribulación, cuando acosan los orgullosos y estoy indefenso.
Alabaré tu nombre sin cesar y te cantaré himnos de acción de gracias».
Y mi oración fue escuchada, pues tú me salvaste de la perdición y me libraste de aquel mal momento.
Por eso te daré gracias y te alabaré, bendeciré el nombre del Señor.

Desde joven, antes de viajar por el mundo, busqué sinceramente la sabiduría en la oración.
A la puerta del templo la pedí, y la busqué hasta el último día.
Cuando floreció como racimo maduro, mi corazón se alegró. Entonces mi pie avanzó por el camino recto, desde mi juventud seguí sus huellas.
Incliné un poco mi oído y la recibí, y me encontré con una gran enseñanza.
Gracias a ella he progresado mucho, daré gloria a quien me ha dado la sabiduría.
Pues he decidido ponerla en práctica, me he dedicado al bien y no quedaré defraudado.
He luchado para obtenerla, he sido diligente en practicar la ley, he tendido mis manos hacia el cielo, lamentado lo que ignoraba de ella.
Hacia ella he orientado mi vida y en la pureza la he encontrado. Desde el principio me dediqué a ella, por eso no quedaré defraudado.
Mis entrañas se conmovieron al buscarla, por eso he hecho una buena adquisición.
En recompensa el Señor me dio una lengua, y con ella lo alabaré.
Acercaos a mí, los ignorantes, e instalaos en mi escuela de sabiduría.
¿Por qué os tenéis que privar por más tiempo, si estáis tan sedientos de ella?
He abierto la boca para decir: «Adquiridla sin dinero».
Someted vuestro cuello a su yugo y recibid instrucción: está ahí, a vuestro alcance.
Ved con vuestros ojos lo poco que he trabajado, y qué descanso tan grande he encontrado.
No escatiméis dinero para recibir instrucción, pues con ella adquiriréis gran cantidad de oro.
Alegraos por la misericordia del Señor, y no os avergoncéis de su alabanza.
Realizad vuestras obras antes del momento final y él os dará la recompensa a su tiempo.

Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

Te alabaré, Señor, porque me has librado de los que rugían dispuestos a devorarme, y de la mano de los que querían matarme.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

Al Benedictus

Antífona
Eclo 11,22a

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

Cántico de los tres muchachos
Dan 3,52-53a.54a.55-62a.64a-68a.70a-88a

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendito tu nombre santo y glorioso,
a él gloria y alabanza por los siglos.
Bendito eres en el templo de tu santa gloria,
tú que sondeas los abismos
y te sientas en tu trono real, en la bóveda del cielo,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Bendecidlo, criaturas todas del Señor;
los cielos, los ángeles,
ejércitos del Señor, aguas del espacio;
el sol y la luna, la lluvia y el rocío, vientos todos,
fuego y calor, noche y día, la luz y las tinieblas,
invierno y verano, escarchas y nieves, rayos y nubes.
La tierra, los montes y las cordilleras,
cuanto germina en la tierra.
Los mares y los ríos, los manantiales,
los cetáceos y los demás seres que se mueve por el agua.
Las aves del cielo, las fieras y los ganados, hombres todos,
Israel, los sacerdotes y los siervos del Señor,
almas y espíritus justos,
los santos y humildes de corazón.
Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Amén.

Se repite la Antífona

La bendición del Señor es la recompensa del piadoso.

El sacerdote dice: El Señor esté siempre con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.

 

Breviarium Gothicum. Die XXVIII Augusti. In festo sancti Augustini, episcopi et doctoris, f. CCXCII (Unius Confessoris Pontificis præcipui, ff. CLXXI-CLXXII).

ENERO - FEBRERO - MARZO - ABRIL - MAYO - JUNIO
JULIO - AGOSTO - SEPTIEMBRE - OCTUBRE - NOVIEMBRE - DICIEMBRE

Deo gratias


1. Textos latinos: Breviarium Gothicum secundum Regulam Beatissimi Isidori (Madrid, 1775).
Traducción oraciones: Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Propio de los Santos. Agosto -Diciembre (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016). Textos y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

2. Según Missa Gothica seu Mozarabica. Commune Sanctorum, p. 47 y también: De Robles, Eugenio, Breve suma y relación del modo del rezo y misa del Oficio santo Gótico Mozárabe, que en la Capilla del Corpus Christi de la santa Iglesia de Toledo se conserva y reza hoy, conforme a la regla del glorioso san Isidoro, Arzobispo de Sevilla, Toledo, 1603, ff. 6-10: "Acabado el cántico y repetida la antífona, y habiendo dicho, Dominus sit semper vobiscum, se dice otra antífona para el salmo Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum." También se dice Dominus sit semper vobiscum al final de la oración, cuando la hay (Missa Gothica, &c. Commune Sanctorum, p.92).

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXX