La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe. Lecturas de Letanías de Pentecostés y Pentecostés

LECTURAS DE LOS OFICIOS
DE LAS LETANÍAS DE PENTECOSTÉS
Y
PENTECOSTÉS
 
ÍNDICE
MIÉRCOLES ANTES DE PENTECOSTÉS.
LAUDES. Lectura sapiencial.
TERCIA. Lectura histórica. Profecía. Apóstol.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura histórica. Profecía. Apóstol.
JUEVES ANTES DE PENTECOSTÉS.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica. Profecía. Apóstol.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica. Profecía. Apóstol.
VIERNES  ANTES DE PENTECOSTÉS.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica. Profecía.
SEXTA. Profecía.
SÁBADO  ANTES DE PENTECOSTÉS.
LAUDES. Lectura sapiencial.
TERCIA. Lectura histórica. Profecía. Apóstol.
SEXTA. Profecía.
DOMINGO DE PENTECOSTÉS.
LAUDES. Profecía.

SEMANA I - DOMINGOS II A VII Y ASCENSIÓN - LETANÍAS ANTES DE PENTECOSTÉS Y PENTECOSTÉS

Inicio página

 

In nomine Domini nostri Jesu Christi:

Incipit Officium jejuniorum; observatur 4. feria, et 5. feria, et 6. feria, et sabbato ante sanctum Pentecosten, ad exorandum: Dominum nostrum Jesum Christum pro peccatis nostris, ac pacem impetrandam vel pro sacris lectionibus audiendis; et, ut veniat Spiritus Paraclitus, et munda nostra reperiat habitacula, Ecclesiam Domini frequentemus.

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo:

Comienzan los Oficios de los ayunos que se han de observar el miércoles, jueves, viernes y sábado antes del santo Pentecostés, en los que acudimos a la Iglesia del Señor para orar a nuestro Señor Jesucristo por nuestros pecados, obtener la paz y escuchar la Sagrada Escritura para que cuando venga el Espíritu Paráclito encuentre purificada su morada en nosotros.

 

FERIA QUARTA MIÉRCOLES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Proverbiorum Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Fili, habe fiduciam in Domino ex toto corde tuo, et ne inniteris prudentiæ tuæ. In omnibus viis tuis cogita illum, et ipse diriget gressus tuos. Ne sis sapiens apud temetipsum: time Dominum, et recede a malo: sanitas quippe erit in umbilico tuo, et inrigatio ossium tuorum.
Honora Dominum de tua substantia, et de primitiis omnium frugum tuarum: et implebuntur areæ tuæ saturitate, et vino torcularia tua redundabunt.
Disciplinam Domini, fili mi, ne abjicias: nec deficias, cum ab eo corripieris: quem enim diligit Dominus, corripit: et quasi pater in filio complacet sibi.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios de Salomón
Prov 3,5-12

R/. Demos gracias a Dios.

H ijo, Confía en el Señor con toda el alma, no te fíes de tu propia inteligencia; cuenta con él cuando actúes, y él te facilitará las cosas; no te las des de sabio, teme al Señor y evita el mal: será salud para tu cuerpo, medicina para tus huesos.
Honra a Dios con tus riquezas, con la primicia de todas tus cosechas: tus graneros se colmarán de grano, rebosarán mosto tus lagares.
Hijo mío, no rechaces la reprensión del Señor, no te enfades cuando él te corrija, porque el Señor corrige a los que ama, como un padre al hijo preferido.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Exodi
Capitulo 16

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Venit omnis multitudo filiorum Israel in desereto Sin, quod est inter Elim, et Sinai: quinto decimo die mensis secundi, postquam egressi sunt de terra Ægypti. Et murmuravit omnis congregatio filiorum Israel contra Moysen, et contra Aaron. Dixerunt ergo filii Israel: Utinam mortui essemus per manum Domini in terra Ægypti, quando sedebamus ad ollas carnium, et comedebamus panes in saturitate: quid eduxistis nos in desertum istud, ut occideretis omnem multitudinem fame?

Dixit autem Dominus ad Moysen: Ecce, ego vobis pluam panes de cœlo: egrediatur populus, et colligat, quæ sufficiant per singulos dies: ut tentem eum utrum si ambulet in viis meis, an non. Die autem sexto parent quod inferant: et sit duplum quod colligere solebant per singulos dies.

Dixeruntque Moyses et Aaron ad omnes filios Israel: Vespere scietis quod Dominus eduxit vos de terra Ægypti: et mane videbitis gloriam ejus: audivi autem murmur vestrum contra Dominum: nos vero quid sumus, quia mussitastis contra nos? Et ait Moyses: Dabit vobis Dominus vespere carnes edere, et mane panes in saturitate: eo quod audierit murmurationes quibus mumurati estis contra eum, nos enim quid sumus? nec contra nos est murmur vestrum, sed contra Deum.

Dixitque Moyses ad Aaron: Dic universæ congregationi filiorum Israel: Accedite coram Domino: audivit enim murmur vestrum. Cumque loqueretur Aaron ad omnem cœtum filiorum Israel, respexerunt ad solitudinem: et ecce gloria Domini apparuit in nube. Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Audivi murmurationes filiorum Israel, loquere ad eos: Vespere comedetis carnes, et mane saturabimini panibus: scietis quod sim Dominus Deus vester. Factum est ergo vespere, et ascendit coturnix, operuitque castra: mane quoque ros jacuit per circuitum castrorum. Cumque operuisset superficiem terræ, apparuit in solitudinem minutum et quasi pilo tonsum in similitudinem pruinæ super terram. Quod cum vidissent filii Israel, dixerunt ad invicem: Manhu? quod significat: Quid est hoc? ignorabant enim quid esset.

Quibus ait Moyses: Iste est panis, quem dedit vobis Dominus ad vescendum. Hic est sermo, quem præcepit Dominus:

Appellavitque domus Israel nomen ejus Man: quod erat quasi semen Coriandri album, gustusque ejus quasi similæ cum melle. Dixit autem Moyses: Iste est sermo, quem præcepit Dominus: Imple gomor ex eo, et custodiatur in futuras retro generationes: ut noverint panem, quo alui vos in solitudine, quando educti estis de terra Ægypti. Dixitque Moyses ad Aaron: Sume vas unum, et mitte ibi Man, quantum potest capere gomor: et repone coram Domino ad servandum in generationes vestras, sicut præcepit Dominus Moysi. Posuitque illud Aaron in tabernaculo reservandum.

Filii autem Israel comederunt Man quadraginta annis, donec venirent in terram habitabilem.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 16,1-16a.31-35a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Toda la comunidad de Israel partió de Elín y llegó al desierto de Sin, entre Elín y Sinaí, el día quince del segundo mes después de salir de Egipto. La comunidad de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto, diciendo: «¡Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos alrededor de la olla de carne y comíamos pan hasta hartarnos! Nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda la comunidad».

El Señor dijo a Moisés: «Mira, haré llover pan del cielo para vosotros: que el pueblo salga a recoger la ración de cada día; lo pondré a prueba, a ver si guarda mi instrucción o no. El día sexto prepararán lo que hayan recogido y será el doble de lo que recogen a diario».

Moisés y Aarón dijeron a los hijos de Israel: «Esta tarde sabréis que es el Señor quien os ha sacado de Egipto y mañana veréis la gloria del Señor. He oído vuestras murmuraciones contra él; mas nosotros ¿qué somos para que murmuréis contra nosotros?». Moisés añadió: «Esta tarde el Señor os dará a comer carne y mañana pan hasta saciaros; porque el Señor ha oído vuestras murmuraciones contra él; mas nosotros ¿qué somos? No habéis murmurado contra nosotros, sino contra el Señor».

Moisés dijo a Aarón: «Di a la comunidad de los hijos de Israel: “Acercaos al Señor, que ha escuchado vuestras murmuraciones”». Mientras Aarón hablaba a la comunidad de los hijos de Israel, ellos se volvieron hacia el desierto y vieron la gloria del Señor que aparecía en una nube. El Señor dijo a Moisés: «He oído las murmuraciones de los hijos de Israel. Diles: “Al atardecer comeréis carne, por la mañana os hartaréis de pan; para que sepáis que yo soy el Señor Dios vuestro”». Por la tarde una bandada de codornices cubrió todo el campamento; y por la mañana había una capa de rocío alrededor del campamento. Cuando se evaporó la capa de rocío, apareció en la superficie del desierto un polvo fino, como escamas, parecido a la escarcha sobre la tierra. Al verlo, los hijos de Israel se dijeron: «¿Qué es esto?». Pues no sabían lo que era.

Moisés les dijo: Es el pan que el Señor os da de comer. Esto manda el Señor:

La casa de Israel llamó a aquel alimento «maná»; era blanco, como semilla de cilantro, y con sabor a torta de miel. Moisés dijo: «Esto es lo que ha mandado el Señor: “Tomad una ración y conservadla, para que las generaciones futuras vean el pan con que os alimenté en el desierto cuando os saqué de la tierra de Egipto”». Moisés dijo a Aarón: «Coge un recipiente, mete en él una ración de maná y ponlo ante el Señor; que se conserve para las generaciones futuras». Según había mandado el Señor a Moisés, Aarón lo puso ante el Testimonio, para que se conservase.

Los hijos de Israel comieron maná durante cuarenta años hasta que llegaron a tierra habitada.

R/. Amén.

 

Lectio libri Aggæi Prophetæ
Capit. 1. et 2

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Ponite corda vestra super vias vestras: ascendite in montem, portate lignum, ædificate domum: et acceptabilis mihi erit, et glorificabor, dicit Dominus.

Et suscitavit Dominus spiritum Zorobabel filii Salathiel, ducis Juda, et spiritum Jesu filii Josedech sacerdotis magni, et spiritum reliquorum de omni populo: et ingressi sunt, et faciebant opus in domum Domini exercituum Dei sui.

Factum est verbum in manu Aggæi prophetæ, dicens: Spiritus meus erit in medio vestri, nolite timere. Quia hæc dicit Dominus exercituum: Adhuc modicum est, et ego commovebo cœlum, et terram, mare, et aridam. Et movebo omnes gentes: ET VENIET DESIDERATUS cunctis gentibus: et implebo domum istam gloria, dicit Dominus exercituum. Magna erit gloria domus istius novissimæ plusquam primæ, dicit Dominus exercituum: et in loco isto dabo pacem, dicit Dominus exercituum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ageo
Ag 1,7-8.14; 2,5b-7.9

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor del universo:

Pensad bien en vuestra situación. Subid al monte, traed madera, construid el templo. Me complaceré en él y seré glorificado, dice el Señor.

El Señor estimuló el ánimo de Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Judá, el de Josué, hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el del resto de la gente, y emprendieron las obras del templo del Señor del universo, su Dios.

Llegó la palabra del Señor por medio del profeta Ageo y dijo: «Mi espíritu está en medio de vosotros. ¡No temáis! Pues esto dice el Señor del universo: Dentro de poco haré temblar cielos y tierra, mares y tierra firme. Haré temblar a todos los pueblos, que vendrán con todas sus riquezas y llenaré este templo de gloria, dice el Señor del universo. Mayor será la gloria de este segundo templo que la del primero, dice el Señor del universo. Y derramaré paz y prosperidad en este lugar, oráculo del Señor del universo».

R/. Amén.

 

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Vir quidam erat in Cæsarea, nomine Cornelius, Centurio Cohortis, quæ dicitur Italica, religiosus, et timens Deum cum omni domo sua faciens eleemosynas multas plebi, et deprecans Deum semper: is vidit in visu manifeste quasi hora diei nona, Angelum Dei intrœutem ad se, et dicentem sibi, Corneli. Ille intuens, timore correptus, dixit: Quis es, Domine? Dixit autem illi: Orationes tuæ, et eleemosynæ tuæ ascenderunt in memoriam in conspectu Dei. Et nunc mitte viros in Joppem, et accersi Simonem quemdam, qui cognominatur Petrus. Hic hospitatur apud Simonem quemdam coriarium, cujus est domus juxta mare: hic dicet tibi quid te oporteat facere. Et cum discessisset Angelus, qui loquebatur illi, vocavit duos domesticos suos, et militem metuentem Dominum, ex his qui illi parebant. Quibus cum narrasset omnia, misit illos in Joppem.

Postero autem die iter illis facientibus, et appropinquantibus civitati, ascendit Petrus in superiora, ut oraret circa horam diei sextam. Et cum essuriret, voluit gustare. Parantibus autem eis, cecidit super eum mentis excessus: et vidit cœlum apertum, et descendens vas quoddam, velut linteum magnum, quatuor initiis submitti de cœlo in terram, in quo erant omnia quadrupedia, et serpentia terræ, et volatilia cœli. Et facta est vox ad eum: Surge Petre, occide, et manduca. Ait autem Petrus: Absit Domine, quia numquam manducavi omne commune, et immundum. Et vox iterum ad eum: Quæ Deus purificavit, tu ne commune dixeris. Hoc autem factum est per ter: et statim receptum est vas in cœlum. Et dum intra se hæsitaret Petrus quidnam esset visio, quam vidisset: ecce viri, qui missi erant a Cornelio, inquirentes domum Simonis, adstiterunt ad januam. Et cum vocarent, interrogabant, si Simon, qui cognominatur Petrus, illic haberet hospitium. Petro autem cogitante de visione, dixit Spiritus ei: Ecce viri tres quærunt te. Surge itaque, et descende, et vade cum eis nihil dubitans: quia ego misi illos.

Descendens autem Petrus ad viros, dixit: Ecce ego sum, quem quæritis: quæ causa est, propter quam venistis? Qui dixerunt: Cornelius Centurio, vir justus, et timens Deum, et testimonium habens bonum ab universa gente Judæorum, responsum accepit ab Angelo sancto, accersire te in domum suam, et audire verba abs te.

Introducens igitur eos, recepit hospitio. Sequenti autem die surgens, profectus est cum eis: et quidam ex fratribus ab Joppen comitati sunt cum eo.

Altera autem die introivit Cæsaream. Cornelius vero expectavit illos, convocatis cognatis suis, et necessariis amicis. Et factum est cum introisset Petrus, obvius venit ei Cornelius, et procidens ad pedes ejus adoravit. Petrus vero elevavit eum, dicens: Surge, et ego ipse homo sum. Et loquens cum illo intravit, et invenit multos, qui convenerant: et dixit ad illos: Vos scitis quomodo abominatum sit viro Judæo conjungi, aut accedere ad alienigenam: sed mihi ostendit Dominus, neminem communem aut immundum dicere hominem. Propter quod sine dubitatione veni accersitus. Interrogo ergo, quam ob causam accersistis me? Et Cornelius ait: A nudiusquarta die usque in hanc horam, orans eram in domo mea, et ecce vir stetit ante me in veste candida, et ait: Corneli, exaudita est oratio tua, et eleemosynæ tuæ commemoratæ sunt in conspectu Domini. Mitte ergo in Joppen, et accersi Simonem, qui cognominatur Petrus: hic hospitatur in domo Simonis coriarii juxta mare. Et confestim igitur misi ad te: et tu benefecisti veniendo. Nunc ergo in conspectu tuo omnes adsumus, audire omnia quæcumque tibi præcepta sunt a Domino.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles
Hch 10,1-33

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la cohorte llamada Itálica, piadoso y temeroso de Dios, al igual que toda su casa; daba muchas limosnas al pueblo y oraba continuamente a Dios. Este, hacia la hora de nona, vio claramente en visión un ángel de Dios que fue a su encuentro y le dijo: «Cornelio». Él se quedó mirando, lleno de miedo, y dijo: «¿Qué hay, señor?». Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial a la presencia de Dios. Ahora manda a alguien a Jafa y haz venir a un tal Simón llamado Pedro, que se aloja en casa de un tal Simón curtidor, que tiene su casa a orillas del mar». Tan pronto como se marchó el ángel que le había hablado, llamó a dos siervos y a un soldado piadoso de los que estaban a su servicio, les contó todo y los mandó a Jafa.

Al día siguiente, mientras estos caminaban y se acercaban a la ciudad, subió Pedro a la terraza hacia la hora de sexta para orar. Sintió hambre y quería tomar algo. Mientras se lo preparaban, le sobrevino un éxtasis: contemplando el cielo abierto y una especie de recipiente que bajaba, semejante a un gran lienzo, que era descolgado a la tierra sostenido por los cuatro extremos. Estaba lleno de toda especie de cuadrúpedos, reptiles de la tierra y aves del cielo. Y una voz le dijo: «Levántate, Pedro, mata y come». Pedro replicó: «De ningún modo, Señor, pues nunca comí cosa profana e impura». Y de nuevo por segunda vez le dice una voz: «Lo que Dios ha purificado, tú no lo consideres profano». Esto sucedió hasta tres veces y luego el receptáculo fue subido al cielo. Estaba todavía Pedro dándole vueltas al significado de la visión que había visto, cuando los hombres enviados por Cornelio, después de haber preguntado por la casa de Simón, llegaron a la puerta, y, a voces, preguntaban si Simón, llamado Pedro, se alojaba allí. Entonces dijo el Espíritu a Pedro, que seguía perplejo con la visión: «Mira, tres hombres te están buscando; levántate, baja y ponte en camino con ellos sin dudar, pues yo los he enviado».

Bajando Pedro al encuentro de los hombres, les dijo: «Aquí estoy, yo soy el que buscáis. ¿Cuál es el motivo de vuestra venida?». Ellos le dijeron: «El centurión Cornelio, hombre justo y temeroso de Dios, acreditado además por el testimonio de todo el pueblo judío, ha recibido de un ángel santo la orden de hacerte ir a su casa y de escuchar tus palabras».

Él los invitó a entrar y los alojó. Al día siguiente, se levantó y marchó con ellos, haciéndose acompañar por algunos de los hermanos de Jafa.

Al día siguiente entró en Cesarea, donde Cornelio lo estaba esperando, reunido con sus parientes y amigos íntimos. Cuando iba a entrar Pedro, Cornelio le salió al encuentro y, postrándose, le quiso rendir homenaje. Pero Pedro lo levantó, diciéndole: «Levántate, que soy un hombre como tú». Entró en la casa conversando con él y encontró a muchas personas reunidas. Entonces les dijo: «Vosotros sabéis que a un judío no le está permitido relacionarse con extranjeros ni entrar en su casa, pero a mí Dios me ha mostrado que no debo llamar profano o impuro a ningún hombre; por eso, al recibir la llamada, he venido sin poner objeción. Decidme, pues, por qué motivo me habéis hecho venir». Cornelio dijo: «Hace cuatro días, a esta misma hora, cuando estaba haciendo la oración de la hora de nona en mi casa, se me presentó un hombre con vestido resplandeciente y me dijo: “Cornelio, Dios ha oído tu oración y ha recordado tus limosnas; envía, pues, a Jafa y haz venir a Simón, llamado Pedro, que se aloja en casa de un tal Simón curtidor, a orillas del mar”. Enseguida envié a por ti, y tú has hecho bien en venir. Ahora, aquí nos tienes a todos delante de Dios, para escuchar lo que el Señor te haya encargado decirnos».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Esaiæ Prophetæ
Capitulo 32

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Mulieres opulentæ surgite, et audite vocem meam: filiæ confidenter percipite auribus eloquium meum.
Post dies et annos, et vos conturbabimini confidenter: consummata est enim vindemia, collectio ultra non veniet.
Obstupescite, opulentæ, conturbabimini confidenter: exuite vos, et confundimini, accingite lumbos vestros.
Super ubera plangite, super regione desiderabili, super vinea fertili.
Super humum populi mei spinæ et vepres ascendent: quanto magis super omnes domos gaudii civitatis exsultantis?
Domus enim dimissa est, multitudo urbis derelicta est, tenebræ et palpatio super speluncam in æternum.
Gaudium onagrorum pascua gregum, donec effundatur super nos spiritus de excelso: et erit desertum in cermel, et cermel in saltum reputabitur.

Et habitabit in solitudine judicium, et justitia in cermel sedebit.
Et erit justitiæ pax, et custos justitiæ silentium, et securitas usque in sempiternum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 32,9-17

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

¡En pie, mujeres indolentes, escuchad mi voz, atended a mis palabras, mujeres negligentes!
Dentro de un año y pocos días temblaréis, negligentes: la vendimia habrá acabado, y no habrá cosecha.
Estremeceos vosotros, indolentes, temblad, negligentes, despojaos, desnudaos, ceñíos la cintura con sayal.
Golpeaos el pecho por los campos amenos, por los campos deleitosos, por las fértiles viñas; por las tierras de mi pueblo crecerán las zarzas y los cardos, e incluso por las casas jubilosas, por la ciudad en fiesta.
Porque el palacio ha sido abandonado, la ciudad bulliciosa está desierta, la ciudadela y la torre del vigía se han convertido en cuevas para siempre, alegría de los asnos salvajes, campo de pastoreo de rebaños.

Hasta que se derrame sobre nosotros un espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en un vergel, y el vergel parezca un bosque.
Habitará el derecho en el desierto, y habitará la justicia en el vergel.
La obra de la justicia será la paz, su fruto, reposo y confianza para siempre.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Lectio libri Numeri
Capitulo 17. et 18

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Loquere ad filios Israel, et accipe ab eis virgas singulas per cognationes suas, a cunctis principibus tribuum, virgas duodecim, et uniuscujusque nomen superscribes virgæ suæ: nomen autem Aaron erit in tribu Levi, et una virga cunctas eorum familias continebit: ponesque eas in tabernaculo fœderis coram testimonio, ubi loquor ad te: quem ex his elegero, germinabit virga ejus: et cohibebo a me querimonias filiorum Israel, quibus contra vos murmurant.

Locutusque est Moyses ad filios Israel: et dederunt ei omnes principes virgas per singulas tribus: fuerunt virgæ duodecim absque virga Aaron. Quas cum posuisset Moyses coram Domino in tabernaculo testimonii: sequenti die egressus invenit germinasse virgam Aaron in domo Levi: et turgentibus gemmis eruperant flores, qui foliis dilatatis in amigdalas deformatæ sunt. Protulit ergo Moyses omnes virgas de conspectu Domini ad cunctos filios Israel: videruntque, et receperunt singuli virgas suas.

Dixit Dominus ad Moysen: Revertatur virga Aaron in tabernaculum testimonii, ut servetur in signum rebellium filiorum, et quiescant querelæ eorum adversum me, ne moriantur.

Fecitque Moyses sicut præceperat Dominus. Dixerunt autem filii Israel ad Moysen: Ecce consumpti sumus, omnes perivimus: quicumque accederit ad tabernaculum Domini, morietur: num usque internecionem cuncti delendi sumus?

Dixitque Dominus ad Aaron: Tu, et filii tui, et domus patris tui tecum portabitis iniquitatem sanctuarii: et tu et filii tui simul sustinebitis peccata sacerdotii vestri: sed et fratres tuos de tribu Levi, et sceptrum patris tui sume tecum, præstoque sint, et ministrent tibi: tu autem et filii tui ministrabitis in tabernaculo testimonii.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Números
Núm 17,16-18,2

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor habló a Moisés: «Di a los hijos de Israel que te den una vara por cada familia: doce varas de todos los jefes de familias patriarcales. Y escribe el nombre de cada uno en su vara. En la vara de Leví escribe el nombre de Aarón, pues ha de haber una sola rama por jefe de familia. Las depositarás en la Tienda del Encuentro, delante del Testimonio, donde me suelo manifestar a ti. Aquel cuya vara florezca, es el que yo elijo. Así dejarán de llegarme las murmuraciones de los hijos de Israel contra vosotros».

Moisés habló a los hijos de Israel y cada uno de los jefes le dio una vara, una por cada jefe de familia: doce varas. Entre ellas estaba también la vara de Aarón. Moisés depositó las varas ante el Señor en la Tienda del Testimonio. Al día siguiente, cuando Moisés entró en la Tienda del Testimonio, vio que había florecido la vara de Aarón, representante de la casa de Leví: le habían brotado yemas, había florecido y había producido almendras. Moisés retiró todas las varas de la presencia del Señor, y las presentó a los hijos de Israel; las vieron y cada uno recogió su rama.

Entonces dijo el Señor a Moisés: «Vuelve a poner la vara de Aarón delante del Testimonio, para guardarla como señal contra los rebeldes: así acabarán las murmuraciones y no morirán».

Moisés lo hizo exactamente como le había mandado el Señor. Función expiatoria del sacerdocio Los hijos de Israel dijeron a Moisés: «¡Estamos perdidos! ¡Hemos perecido todos!, ¡hemos perecido! Cualquiera que se acerque a la Morada del Señor, morirá. ¿Es que vamos a perecer todos hasta no quedar uno?».

Entonces el Señor dijo a Aarón: «Tú, tus hijos y la casa de tu padre cargaréis con las faltas que se cometan contra el santuario. Tú y tus hijos cargaréis con las faltas de vuestro sacerdocio. Haz que se acerquen también tus hermanos de la tribu de Leví, de la tribu de tu padre. Que se unan a ti y os sirvan a ti y a tus hijos delante de la Tienda del Testimonio.

R/. Amén.

 

Lectio libri Michææ Prophetæ
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Audite principes Jacob, et duces domus Israel: Numquid non vestrum est scire judicium, qui odio habetis bonum, et diligitis malum: qui violenter tollitis pelles eorum desuper eis, et carnem eorum desuper ossibus eorum?
Qui comederunt carnem populi mei, et pelles eorum desuper expoliaverunt: et ossa eorum confregerunt, et conciderunt sicut in lebete, et quasi carnem in medio ollæ.
Tunc clamabunt ad Dominum, et non exaudiet eos: et abscondet faciem suam ab eis in tempore illo, sicut nequiter egerunt in adinventionibus suis.
Hæc dicit Dominus super prophetas, qui seducunt populum meum: qui mordent dentibus suis, et prædicant pacem: et si quis non dederit in ore eorum quippiam, sanctificant super eum prælium.
Propterea nox vobis pro visione erit, et tenebræ vobis pro divinatione: et occumbet sol super prophetas, et obtenebrabitur super eos dies.
Et confundentur qui vident visiones, et confundentur divini: et operient vultus suos omnes, quia non est responsum Dei in eis.
Verumtamen ego repletus sum fortitudine spiritus Domini, judicio, et veritate.

R/. Amen.

 

Lectura del libro del profeta Miqueas
Miq 3,1-8a

R/. Demos gracias a Dios.

Escuchad, líderes de Jacob, jefes de la casa de Israel! ¿No es cosa vuestra conocer el derecho?
Pero odiáis el bien y os gusta el mal. Les arrancáis la piel y hasta raéis los huesos; os coméis al resto de mi pueblo, lo despojáis de su piel, le machacáis los huesos, lo ponéis en trozos en la olla, como carne en caldereta.
Cuando llamen y griten, no les escuchará el Señor; entonces se esconderá de ellos, a causa de sus crímenes.
Esto dice el Señor contra los profetas que extravían a mi pueblo: «¿Tienen algo entre los dientes?, gritan paz; a quien no les pone algo en la boca, les declaran la guerra».
Por eso, en vez de visión tendrán noche, en vez de presagio, oscuridad; se pondrá el sol para los profetas, se les oscurecerá el día.
Se avergonzarán los videntes, los adivinos quedarán en ridículo, se taparán la cara todos ellos, pues Dios no les responde.
Pero yo estoy lleno de fuerza -por el espíritu de Dios-, de derecho y coraje.

R/. Amén.

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Aperiens Petrus os suum, dixit: In veritate comperi, quoniam non est personarum acceptor Deus: sed in omni gente, quæ timet eum, et operatur justitiam, acceptus illi. Verbum enim suum misit filiis Israel, annuntians pacem per Jesum Christum (hic est enim omnium Dominus). Vos autem scitis quod factum est verbum per universam Judæam: incipiens enim a Galilæa, post baptismum, quod prædicavit Joannes Jesum Nazareth: quomodo unxit eum Dominus Spiritu Sancto, et virtute, hic pertransivit benefaciendo et sanando omnes oppressos a diabolo, quoniam Deus erat cum illo. Et nos testes sumus omnium horum, quæ fecit in regione Judæorum, et Hierusalem, quem et occiderunt suspendentes in ligno. Hunc Deus suscitavit tertia die, et dedit ei manifestum fieri, non omni populo, sed testibus præordinatis a Deo: nobis, qui manducavimus, et bibimus cum illo, postquam resurrexit a mortuis, per dies quadraginta. Et præcepit nobis prædicare populo, et testificari, quia ipse est, qui constitutus est a Deo judex vivorum et mortuorum. Huic omnes Prophetæ testimonium perhibent, remissionem peccatorum accipere per nomen ejus omnes, qui credunt in eum.

Adhuc loquente Petro verba hæc cecidit Spiritus Sanctus super omnes qui audiebant verbum. Et obstupuerunt qui erant et circumcisione fideles, qui venerant cum Petro: quia et in Nationes gratia Spiritus Sancti effusa est. Audiebant illos loquentes linguis, et magnificantes Dominum. Tunc respondit Petrus: Numquid aquam quis prohibere potest, ut non baptizarentur hi, qui Spiritum Sanctum acceperunt sicut et nos? Et jussit eos in nomine Jesu Christi baptizari. Tunc rogaverunt eum, ut maneret apud eos aliquot diebus.

Audierunt autem Apostoli, et fratres qui erant in Judæa: quoniam et Gentes receperunt verbum Dei, et honorificabant Deum.

R/. Amen.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles
Hch 10,34-11-1

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Pedro tomó la palabra y dijo : «Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. A este lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de manifestarse, no a todo el pueblo, sino a los testigos designados por Dios: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección de entre los muertos. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. De él dan testimonio todos los profetas: que todos los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados».

Todavía estaba exponiendo Pedro estos hechos, cuando bajó el Espíritu Santo sobre todos los que escuchaban la palabra, y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se sorprendieron de que el don del Espíritu Santo se derramara también sobre los gentiles, porque los oían hablar en lenguas extrañas y proclamar la grandeza de Dios. Entonces Pedro añadió: «¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?». Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo. Entonces le rogaron que se quedara unos días con ellos.

Los apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUINTA JUEVES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Proverbiorum Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Beatus homo, qui invenit sapientiam, et qui affluit prudentia: melior est adquisitio ejus negotiatione argenti, et auri primi fructus ejus: pretiosior est cunctis opibus: et omnia, quæ desiderantur, huic non valent comparari. Longitudo dierum in dextera ejus, et a sinistris illius divitiæ, et gloria. Viæ ejus viæ pulchræ, et semitæ illius pacificæ. Lignum vitæ est his, qui apprehenderint eam: et qui tenuerit eam, beatus. Dominus sapientia fundavit terram, stabilivit cœlos prudentia. Sapientia illius eruperunt abyssi, et nubes rore concrescunt.

Fili mi, ne effluant hæc ab oculis tuis: custodi legem meam, atque consilium meum: et erit vita animæ tuæ, et gratia faucibus tuis: tunc ambulabis fiducialiter in via tua, et pes tuus non impinget: si dormieris, non timebis: quiesces, et suavis erit somnus tuus.
Ne paveas repentino terrore, et inruentes tibi potentias impiorum. Dominus enim erit in latere tuo, et custodiet pedem tuum ne capiaris a malo.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios de Salomón
Prov 3,13,26

R/. Demos gracias a Dios.

Dichoso el que encuentra sabiduría, el hombre que logra inteligencia: adquirirla vale más que la plata, es más provechosa que el oro y más valiosa que las perlas; no se le comparan las joyas.
En la diestra trae largos años, honor y riquezas en la izquierda; sus caminos son deleitosos, todas sus sendas prosperan; es árbol de vida para quienes la acogen, son dichosos los que se aferran a ella.
El Señor cimentó la tierra con sabiduría y afirmó el cielo con inteligencia; con su saber se abren los veneros y las nubes destilan rocío.

Hijo mío, no las pierdas de vista, conserva la prudencia y la reflexión: serán ellas tu aliento vital, serán el adorno de tu cuerpo.
Así caminarás confiado y no tropezará tu pie.
Podrás descansar sin temor, dormir con un sueño relajado.
No temerás el terror repentino ni el ataque de los malvados cuando llegue, pues el Señor estará a tu lado y librará tu pie de la trampa.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Ecclesiastici
Capitulo 6

R/. Deo gratias.

Fili a juventute excipe doctrinam, et usque ad canos invenies sapientiam.
Quasi is qui arat, et seminat, accede ad illam, et sustinebitis fructus ejus: in opere enim ipsius exiguum laborabis, et cito edere de generatione illius.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 6,18-19

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, desde tu juventud acepta la instrucción, y hasta la vejez encontrarás sabiduría.
Como quien ara y siembra, acércate a ella y espera sus buenos frutos. Pues cultivándola te fatigarás un poco, pero pronto comerás de sus productos.

R/. Amén.

 

Lectio libri Numeri
Capitulo 16

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Core filius Gessar, filii Caath, filii Levi, et Dathan atque Abiron filii Eliab, Hon quoque filius Pheleth de filiis Ruben, surrexerunt contra Moysen, alii quoque filiorum Israel ducenti quinquaginta proceres synagogæ, et qui tempore concilii per nomina vocabantur. Cumque stetissent adversus Moysen et Aaron, dixerunt: Sufficiat vobis, quia omnis multitudo sanctorum est, et in ipsis est Dominus: Cur elevamini super populum Domini? Quod cum audisset Moyses, cecidit pronus in faciem suam: locutusque est ad Core, et ad omnem multitudinem: Mane, inquit, notum faciet Dominus qui ad se pertinent, et sanctos applicabit sibi: et quos elegerit, appropinquabunt ei. Hoc igitur facite: Tollet unusquisque thuribula sua, tu Core, et omne concilium tuum: et hausto cras igne, ponite desuper thymiama coram Domino: et quemcumque elegerit, ipse erit sanctus: multum erigimini filii Levi. Dixitque rursum ad Core: Audite filii Levi: Num parum vobis est, quod separavit vos Dominus Deus Israel ab omni populo, et junxit sibi, ut serviretis ei in cultu tabernaculi, et staretis coram frequentia populi, et ministraretis ei? idcirco ad se fecit accedere te et omnes filios tuos filios Levi, ut vobis etiam sacerdotium vendicetis, et omnis globus tuus stet coram Domino? quid est enim Aaron, ut murmuretis contra eum?

Misit ergo Moyses ut vocaret Dathan et Abiron filios Eliab. Qui responderunt: Non ibimus: numquid parum est tibi quod eduxisti nos de terra quæ lacte et melle manabat, ut occideres in deserto, nisi et dominatus fueris nostri? Revera induxisti nos in terram, quæ fluit rivis lactis et mellis, et dedisti nobis possessiones agrorum et vinearum: an oculos nostros vis auferre? non ibimus.

Iratusque Moyses valde, ait ad Dominum: Ne respicias ad sacrificia eorum: tu scis quod ne asellum quidem umquam acceperim ab eis, nec afflixerim quempiam eorum.

Dixitque ad Core: Tu, et omnis congregatio tua state seorsum coram Domino, et Aaron die crastino separatim. Tollite singuli thuribula vestra, et ponite super ea incensum, offerentes Domino ducenta quinquaginta thuribula: Aaron quoque teneat thuribulum suum. Quod cum fecissent, stantibus Moyse et Aaron, et coacervassent adversus eos omnem multitudinem ad ostium tabernaculi, apparuit cunctis gloria Domini. Locutusque Dominus ad Moysen et Aaron, ait: Separabimini de medio congregationis hujus, ut eos repente disperdam.

Qui ceciderunt proni in terra in faciem suam, atque dixerunt: Fortissime Deus spirituum universæ carnis, num uno peccante, contra omnes tua ira desæviet? Et ait Dominus ad Moysen: Præcipe universo populo ut separetur a tabernaculo Core, et Dathan et Abiron.

Surrexitque Moyses, et abiit ad Dathan et Abiron: et sequentibus 408 eum senioribus Israel, dixit ad turbam: Recedite a tabernaculo impiorum, et nolite tangere quæ ad eos pertinent, ne involvamini in peccatis eorum.

Cumque recessissent a tentoriis eorum per circuitum, Dathan et Abiron egressi stabant in introitu papilionum suorum, cum uxoribus et liberis, omnique frequentia. Et ait Moyses: In hoc scietis, quod Dominus misit me ut facerem universa quæ cernitis, et non ex proprio ea corde meo protulerimus: Si consueta hominum morte interierint, et visitaverit eos plaga, qua et cæteri visitari solent, non misit me Dominus: sin autem novam rem fecerit Dominus, ut aperiens terra os suum deglutiat eos et omnia quæ ad eos pertinent, descenderintque viventes in infernum, scietis quod blasphemaverunt Dominum.

Confestim igitur ut cessavit loqui Moyses disrupta est terra sub pedibus eorum: et aperiens os suum, devoravit illos cum tabernaculis suis, et universa substantia, descenderuntque vivi in infernum operti humo, et perierunt de medio multitudinis. At vero omnis Israel, qui stabat per gyrum, fugit a clamore pereuntium, dicens: Ne forte et nos terra deglutiat.

Sed et ignis egressus a Domino, interfecit ducentos quinquaginta viros, qui offerebant incensum.

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Præcipe Eleazaro filio Aaron sacerdoti ut tollat thuribula quæ jacent in incendio, et ignem huc illucque dispergat: quoniam sanctificata sunt in mortibus peccatorum: producatque ea in laminas, et affigat altari, eo quod oblatum sit in eis incensum Domino, et sanctificata sunt, ut cernant ea pro signo et monumento filii Israel.

Tulit ergo Eleazar sacerdos thuribula ærea, in quibus obtulerant hi quos incendium devoravit, et produxit ea in laminas, affigens altari: ut haberent postea filii Israel, quibus commeminerint, ne quis accedat alienigena, et qui non est de semine Aaron, ne patiatur sicut et passus est Core, et omnis congregatio ejus, loquente Domino ad Moysem.

Murmuravit autem omnis multitudo filiorum Israel sequenti die contra Moysen et Aaron, dicens: Vos interfecistis populum Domini. Cumque oriretur seditio, et tumultus incresceret, Moyses et Aaron fugierunt ad tabernaculum fœderis. Quod, postquam ingressi sunt, operuit nubes, et apparuit gloria Domini.

Dixitque Dominus ad Moysen: Recedite de medio hujus multitudinis, etiam nunc delebo eos. Cumque jacerent in terra, dixit Moyses ad Aaron: Tolle thuribulum, et hausto igne de altari, offeres incensum desuper, pergens cito ad populum ut roges pro eis: jam enim egressa est ira a Domino, et plaga desævit.

Quod cum fecisset Aaron, et cucurrisset ad medium multitudinis, quam jam vastabat incendium, obtulit thymiama: et stans inter mortuos ac viventes pro populo deprecatus est, et cessavit ira Domini ab Israel.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Números
Núm 16,1-17,13

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Coré, hijo de Yisar, hijo de Queat, hijo de Leví; Datán y Abirón, hijos de Eliab, y On, hijo de Pélet, hijos de Rubén, se alzaron contra Moisés, y con ellos doscientos cincuenta de los hijos de Israel, jefes de la comunidad, distinguidos en la asamblea, y de buena reputación. Se amotinaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: «¡Basta ya! La comunidad entera, todos y cada uno, está consagrada, y el Señor está en medio de ellos. ¿Por qué, pues, os encumbráis por encima de la asamblea del Señor?». Lo oyó Moisés y se postró rostro en tierra. Luego dijo a Coré y a toda su cuadrilla: «Mañana por la mañana hará saber el Señor quién es el que le pertenece y quién es el consagrado: le dejará acercarse; a quien sea elegido le dejará acercarse. Mirad, pues, lo que habéis de hacer Coré y toda su cuadrilla: tomad los incensarios, ponedles fuego y echadles incienso mañana ante el Señor. Aquel a quien el Señor elija, es el consagrado. ¡Basta ya, hijos de Leví!». Moisés dijo a Coré: «Escuchadme, hijos de Leví. ¿Os parece poco que el Dios de Israel os haya apartado de la comunidad de Israel para que estéis junto a él, prestando el servicio a la Morada del Señor a disposición de la comunidad, atendiendo al culto en lugar de ella? A ti y a todos tus hermanos, los hijos de Leví, os ha puesto junto a sí, ¡y todavía se os antoja pretender el sacerdocio! Tú y toda tu cuadrilla os habéis amotinado contra el Señor, porque ¿quién es Aarón, para que protestéis contra él?».

Moisés mandó llamar a Datán y Abirón, hijos de Eliab. Pero ellos respondieron: «No queremos ir. ¿Te parece poco habernos sacado de una tierra que mana leche y miel para hacernos morir en el desierto, que todavía te eriges como jefe sobre nosotros? No nos has traído a ningún país que mana leche y miel, ni nos has dado una heredad de campos y viñedos. ¿Pretendes que estos hombres sean ciegos? ¡No acudiremos!».

Moisés se enojó mucho y dijo al Señor: «No aceptes su ofrenda. Yo no les he quitado ningún asno, ni le he hecho mal a ninguno de ellos».

Moisés dijo a Coré: «Tú y toda tu cuadrilla presentaos mañana delante del Señor; y Aarón con vosotros. Que tome cada uno su incensario, le ponga incienso y lo presente delante del Señor; cada uno su incensario: doscientos cincuenta incensarios en total. Tú también, y Aarón, presentad cada uno vuestro incensario». Tomó cada uno su incensario, le puso fuego, le echó incienso y se presentó a la entrada de la Tienda del Encuentro, lo mismo que Moisés y Aarón. Coré reunió contra estos a toda la comunidad a la puerta de la Tienda del Encuentro. Y se apareció la gloria del Señor a toda la comunidad. El Señor dijo a Moisés y a Aarón: «Apartaos de esa comunidad, que los voy a consumir en un instante».

Ellos se postraron rostro en tierra y clamaron: «Oh Dios, Dios de los espíritus de toda carne: ¿por un solo hombre que ha pecado, vas a enojarte con toda la comunidad?». Respondió el Señor a Moisés: «Habla a esa comunidad y diles: “Alejaos de los alrededores de la morada de Coré, Datán y Abirón”».

Moisés se levantó y fue a donde estaban Datán y Abirón. Los ancianos de Israel le siguieron. Y dijo a la comunidad: «Apartaos, por favor, de las tiendas de esos hombres malvados y no toquéis nada de cuanto les pertenece, no sea que perezcáis por todos sus pecados».

Ellos se apartaron de los alrededores de la morada de Coré, Datán y Abirón. Datán y Abirón, con sus mujeres, hijos y pequeñuelos, habían salido y estaban a la entrada de sus tiendas. Moisés dijo: «En esto conoceréis que es el Señor quien me ha enviado para hacer todas estas obras y que no es ocurrencia mía: si estos hombres mueren como muere cualquier mortal, según el destino común a todo hombre, es que el Señor no me ha enviado; pero si el Señor obra algo portentoso, si la tierra abre su boca y los traga con todo lo que les pertenece, y bajan vivos al Abismo, sabréis que esos hombres han despreciado al Señor».

Y sucedió que, nada más terminar de decir estas palabras, se abrió el suelo debajo de ellos; la tierra abrió su boca y se los tragó, con todas sus familias, así como a toda la gente de Coré, con todas sus posesiones. Bajaron vivos al Abismo con todo lo que tenían. La tierra los cubrió y desaparecieron de la asamblea. A sus gritos huyeron todos los israelitas que estaban a su alrededor, pues se decían: «No vaya a tragarnos la tierra».

Salía luego del Señor fuego que devoró a los doscientos cincuenta hombres que habían ofrecido el incienso.

El Señor habló a Moisés: «Di a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que retire los incensarios de entre las cenizas y esparza las brasas a distancia, pues esos incensarios de pecado han sido consagrados a precio de la vida de esos hombres. Haced con ellos láminas de metal, para cubrir el altar, pues fueron presentados al Señor y quedaron así consagrados. Serán una señal para los hijos de Israel».

Tomó el sacerdote Eleazar los incensarios de bronce que habían presentado los que perecieron en el fuego y los laminó con destino al altar. Sirven para avisar a los hijos de Israel que nadie que no sea de la estirpe de Aarón se acerque a ofrecer el incienso delante del Señor; no le ocurra lo que a Coré y a su cuadrilla, según se lo había anunciado el Señor por medio de Moisés.

Al día siguiente, protestó toda la comunidad de los hijos de Israel contra Moisés y Aarón, diciendo: «Habéis matado al pueblo del Señor». Como se amotinaba la comunidad contra Moisés y Aarón, estos se volvieron hacia la Tienda del Encuentro. Y vieron que la Nube la había cubierto y se había aparecido la gloria del Señor. Moisés y Aarón se pusieron delante de la Tienda del Encuentro.

El Señor dijo a Moisés: «Alejaos de esa comunidad, que voy a consumirlos en un instante». Pero ellos se postraron rostro en tierra. Y dijo Moisés a Aarón: «Toma el incensario, ponle brasas de las que hay sobre el altar, echa incienso y vete de prisa a la comunidad a expiar por ella. Porque la Ira ha salido ya de la presencia del Señor y ha comenzado la plaga».

Aarón tomó el incensario como le había dicho Moisés y corrió a ponerse entre la gente; la plaga había comenzado ya en el pueblo. Echó el incienso e hizo la expiación por el pueblo. Se plantó entre los muertos y los vivos, y la plaga se detuvo.

R/. Amén.

 

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 39

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Ponam gloriam meam in gentibus: et videbunt omnes gentes judicium meum, quod fecerim; et manum meam, quam extenderim super eos. Et sciet domus Israel, quia ego sum Dominus Deus eorum, a die illa, et deinceps. Et scient gentes quoniam in iniquitate sua capta sit domus Israel, eo quod dereliquerint me, et absconderim faciem meam ab eis: et tradiderim eos in manus hostium, et ceciderint in gladio universi. Juxta immunditiam eorum et scelus feci eis, et absconderim faciem meam ab illis. Propterea hæc dicit Dominus Deus: Nunc reducam captivitatem Jacob, et miserebor omnis Israel: et adsunam zelum pro nomine sancto meo. Et portabunt confusionem suam, et omnem prævaricationem, qua prævaricati sunt in me, cum habitaverint in terram suam confidenter neminem formidantes: et reduxero eos de populis, et congregavero eos de terris inimicorum suorum, et sanctificatus fuero in eis, in oculis gentium plurimarum. Et scient quia ego Dominus Deus eorum, eo quod transtulerim eos in nationes, et congregaverim eos in terram suam, et non dereliquerim quemquam ex eis ibi. Et non abscondam ultra faciem meam ab eis, eo quod effunderim Spiritum meum super omnem domum Israel, ait Dominus Deus.

R/. Amen.

 

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 39,21-29

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Manifestaré mi gloria entre las naciones. Todas las naciones verán la sentencia que he dictado, y el poder con el cual la ejecuto contra ellos. A partir de ese día reconocerá la casa de Israel que yo soy el Señor su Dios, y reconocerán las naciones que la casa de Israel fue deportada por las culpas que habían cometido contra mí. Por eso les oculté mi rostro, los entregué en manos de sus enemigos y todos murieron a espada. Los traté como merecían su perversión y sus rebeldías, y les oculté mi rostro” . Por ello, así dice el Señor Dios: “Ahora voy a cambiar la suerte de Jacob, tendré piedad de la casa de Israel, y pondré de manifiesto el celo por mi santo nombre. Cuando vivan seguros en su tierra, sin que nadie los perturbe, olvidarán las afrentas y sus infidelidades contra mí. Cuando los haga retornar de entre los pueblos y los reúna de los países enemigos, manifestaré en ellos mi santidad a los ojos de numerosas naciones, y comprenderán que yo soy el Señor, su Dios, que los envié al destierro entre las naciones y los reuní de nuevo en su tierra, sin abandonar allí a ninguno. No volveré a ocultarles mi rostro, pues he derramado mi espíritu sobre la casa de Israel” -oráculo del Señor Dios-».

R/. Amén.

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 15

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Surrexerunt quidam de hæresibus Pharisæorum, qui crediderunt, dicentes: Quia oportet circumcidi eos, præcipere quoque servare legem Moysi. Conveneruntque Apostoli, et seniores videre verbum hoc. Cum autem magna conquisitio fieret, surgens Petrus dixit ad eos: Viri fratres, vos scitis quoniam ab antiquis diebus in nobis elegit Deus per os meum audire Gentes verbum Evangelii, et credere. Et qui novit corda Deus, testimonium perhibuit, dans illis Spiritum sanctum, sicut et nobis, et nihil discrevit inter nos et illos, fide purificans corda eorum. Nunc ergo quid tentatis Dominum, imponere jugum super cervicem discipulorum, quod neque patres nostri, neque nos portare potuimus? Sed per gratiam Domini Jesu credimus salvari, quemadmodum et illi.

Tacuit autem omnis multitudo: et audiebant Barnabam, et Paulum narrantes quanta fecisset Deus signa, et prodigia in Gentibus per eos. Et postquam tacuerunt, respondit Jacobus, dicens: Viri fratres, audite me. Simon narravit quemadmodum Deus visitavit sumere ex Gentibus populum nomini suo. Et huic concordant verba Prophetarum, sicut scriptum est: Post hæc revertar, et reædificabo tabernaculum David, quod cecidit: et diruta ejus reædificabo, et erigam illud: ut requirant cæteri homines Deum, et omnes gentes super quas invocatum est nomen meum.

R/. Amen.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles
Hch 15,8-17a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Algunos de la secta de los fariseos, que habían abrazado la fe, se levantaron, diciendo: «Es necesario circuncidarlos y ordenarles que guarden la ley de Moisés». Los apóstoles y los presbíteros se reunieron a examinar el asunto. Después de una larga discusión, se levantó Pedro y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que, desde los primeros días, Dios me escogió entre vosotros para que los gentiles oyeran de mi boca la palabra del Evangelio, y creyeran. Y Dios, que penetra los corazones, ha dado testimonio a favor de ellos dándoles el Espíritu Santo igual que a nosotros. No hizo distinción entre ellos y nosotros, pues ha purificado sus corazones con la fe. ¿Por qué, pues, ahora intentáis tentar a Dios, queriendo poner sobre el cuello de esos discípulos un yugo que ni nosotros ni nuestros padres hemos podido soportar? No; creemos que lo mismo ellos que nosotros nos salvamos por la gracia del Señor Jesús».

Toda la asamblea hizo silencio para escuchar a Bernabé y Pablo, que les contaron los signos y prodigios que Dios había hecho por medio de ellos entre los gentiles. Cuando terminaron de hablar, Santiago tomó la palabra y dijo: «Escuchadme, hermanos: Simón ha contado cómo Dios por primera vez se ha dignado escoger para su nombre un pueblo de entre los gentiles. Con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: Después de esto volveré y levantaré de nuevo la choza caída de David; levantaré sus ruinas y la pondré en pie, para que los demás hombres busquen al Señor, y todos los gentiles sobre los que ha sido invocado mi nombre.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 34

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Salvabo gregem meum, et non erit ultra in rapinam, et judicabo inter pecus: et faciam cum eis pactum pacis, et cessare faciam bestias pessimas de terra: et qui habitant in deserto, securi dormient in saltibus.
Et ponam in circuitu collis mei benedictionem: et deducam imbrem in tempore suo: et pluviæ benedictionis erunt.
Et dabit lignum agri fructum suum, et terra dabit germen suum, et erunt in terra sua absque pavore: et scient, quia ego sum Dominus, cum contrivero catenas jugi eorum, et eruero eos de manu imperantium sibi.
Et non erunt ultra in rapinam gentibus, nec bestiæ terræ devorabunt eos: sed habitabunt confidenter absque ullo terrore.
Et suscitabo eis germen nominatum: et non erunt ultra imminuti fame in terra, nec portabunt ultra opprobrium gentium.
Et scient quia ego sum Dominus eorum ero cum eis, et ipsi populus meus domus Israel: ait Dominus Deus.
Vos autem greges mei, pascuæ meæ homines estis: et ego Dominus Deus vester.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 34,22.25-31

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Yo defenderé mi rebaño y no será ya objeto de pillaje. Yo juzgaré entre oveja y oveja.
Estableceré con mi rebaño una alianza de paz: exterminaré los animales dañinos de la tierra para que pueda habitar seguro en el desierto y dormir en los bosques.
De bosques y desiertos en torno a mi montaña haré una bendición.
Enviaré la lluvia a su tiempo, lluvia de bendición.
El árbol del campo dará su fruto, y la tierra su cosecha. Estarán seguros en su tierra, y reconocerán que yo soy el Señor, cuando rompa las coyundas de su yugo y los libre del poder de quienes lo esclavizan.
No volverán a ser presa de las naciones, ni los devorarán las bestias salvajes; habitarán seguros, sin temores.
Para ellos crecerán plantaciones renombradas: nunca más serán consumidos por el hambre en esta tierra, ni tendrán que soportar la burla de otros pueblos, y reconocerán que yo, el Señor, soy su Dios, y que ellos, la casa de Israel, son mi pueblo -oráculo del Señor Dios-.
Vosotros sois mi rebaño, las ovejas que yo apaciento, y yo soy vuestro Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Lectio libri Proverbiorum Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Fili, habe fiduciam in Domino ex toto corde tuo, et ne inniteris prudentiæ tuæ. In omnibus viis tuis cogita illum, et ipse diriget gressus tuos. Ne sis sapiens apud temetipsum: time Dominum, et recede a malo.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios de Salomón
Prov 3,5-7

R/. Demos gracias a Dios.

H ijo, Confía en el Señor con toda el alma, no te fíes de tu propia inteligencia; cuenta con él cuando actúes, y él te facilitará las cosas; no te las des de sabio, teme al Señor y evita el mal.

R/. Amén.

 

Lectio libri Deuteronomii
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Loquere ad omnem cœtum filiorum Israel, et dices ad eos:

Audi Israel: quid Dominus Deus petit a te, nisi ut timeas Dominum, et ambules in viis ejus, et diligas eum, ac servias Domino Deo tuo in toto corde tuo, et in tota anima tua: custodiasque mandata Domini, et cærimonias ejus, quas ego hodie præcipio, ut bene sit tibi?

En Domini Dei tui cœlum est, et cœlum cœli, terraque, et omnia quæ in eis sunt: et tamen patribus tuis conglutinatus est Dominus, et amavit eos, et elegit semen eorum post eos, id est, vos de cunctis gentibus, sicut hodie comprobatur. Circumcidite igitur præputia cordis vestri, ut cervicem vestram ne induretis amplius: quia Dominus Deus vester, ipse est Deus deorum, et Dominus dominantium, Deus magnus et potens, et terribilis, qui personam non accipit, nec munera. Facit judicium pupillo et viduæ, amat peregrinum, et dat ei victum atque vestitum: et vos vero amate peregrinos, quia et ipsi fuistis advenæ in terra Ægypti. Dominum Deum tuum timebis, et ipsi soli servies: ipsi adhærebis, jurabisque in nomine illius.

Ipse est laus tua, et Deus tuus, qui fecit tibi magnalia et terribilia, quæ viderunt oculi tui. In septuaginta animabus descenderunt patres vestri in terra Ægypti: et ecce nunc multiplicavit te Dominus Deus tuus sicut astra cœli.

Cap. 11. Ama itaque Dominum Deum tuum, et observa præcepta ejus et cærimonias, judicia atque mandata, omni tempore.

R/. Amen.

 

Lectura del libro del Deuteronomio
Dt 10,12-11,1

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor habló así a Moisés: Di a la comunidad de los hijos de Israel:

Ahora Israel ¿qué te pide el Señor, tu Dios, sino que temas al Señor, tu Dios, siguiendo todos sus caminos, y que le ames y que sirvas al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, observando los preceptos del Señor y los mandatos que yo te mando hoy, para tu bien.

Cierto: del Señor son los cielos, hasta el último cielo, la tierra y todo cuanto la habita. Mas solo de vuestros padres se enamoró el Señor, los amó, y de su descendencia os escogió a vosotros entre todos los pueblos, como sucede hoy. Circuncidad vuestro corazón, no endurezcáis vuestra cerviz, pues el Señor, vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, el Dios grande, fuerte y terrible, que no es parcial ni acepta soborno, que hace justicia al huérfano y a la viuda, y que ama al emigrante, dándole pan y vestido. Amaréis al emigrante, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Temerás al Señor, tu Dios, le servirás, te adherirás a él y en su nombre jurarás.

Él es tu alabanza y él es tu Dios, que hizo a tu favor las terribles hazañas que tus ojos han visto. Setenta eran tus padres cuando bajaron a Egipto, y ahora el Señor, tu Dios, te ha hecho numeroso como las estrellas del cielo.

Amarás al Señor, tu Dios; observarás siempre sus órdenes, sus mandatos, sus decretos y sus preceptos.

R/. Amén.

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 11

R/. Deo gratias.

Factum est verbum Domini ad me, dicens:

Fili hominis, fratres tui, viri propinqui tui, et omnis domus Israel, universi, quibus dixerunt habitatores Hierusalem: Longe recedite a Domino, nobis data est terra in possessionem.

Propterea hæc dicit Dominus Deus, quia longe feci eos in gentibus, et quia dispersi eos in terris: ero eis in sanctificationem non modicam in terris, ad quas venerunt. Propterea loquere: Hæc dicit Dominus Deus: Congregabo vos de populis, et adunabo vos de terris, in quibus dispersi estis, daboque vobis humum Israel. Et ingredientur illuc, et auferent omnes offensiones, cunctasque abominationes ejus de illa. Et dabo eis cor novum, et spiritum rectum tribuam in visceribus eorum: et auferam cor lapideum de carne eorum, et dabo eis cor carneum: ut in præceptis meis ambulent, et judicia mea custodiant, faciantque ea: et sint mihi in populum, et ego sim eis in Deum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 11,14-20

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre, esto es lo que dicen los habitantes de Jerusalén acerca de tus hermanos deportados y de toda la casa de Israel: “Ellos se han alejado del Señor; a nosotros se nos ha dado la tierra en posesión”.

Por eso, diles: “Esto dice el Señor Dios: Es cierto, los llevé a naciones lejanas, los dispersé por tierras extrañas, pero yo mismo fui para ellos un santuario provisorio en los países adonde fueron”. Por eso, di: “Esto dice el Señor: Os recogeré de entre los pueblos, os reuniré de los países en los que estáis dispersos, y os daré la tierra de Israel. Entrarán en ella y quitarán de ella todos sus ídolos y objetos detestables. Les daré otro corazón e infundiré en ellos un espíritu nuevo: les arrancaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que sigan mis preceptos y cumplan mis leyes y las pongan en práctica: ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.

R/. Amén.

 

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 8

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum audissent Apostoli, qui erant in Hierosolymis, quia recepit Samaria verbum Dei, miserunt ad illos Petrum et Joannem. Qui cum venissent, oraverunt pro ipsis ut acciperent Spiritum sanctum: Nondum enim in quemquam illorum venerat, sed baptizati tantum erant in nomine Domini Jesu. Tunc imponebant manus super illos, et accipiebant Spiritum sanctum. Cum vidisset autem Simon, quia per impositionem manus Apostolorum daretur Spiritus sanctus, obtulit eis pecuniam, dicens: Date et mihi hanc potestatem, ut cuicumque imposuero manus, accipiat Spiritum sanctum. Petrus autem dixit ad eum: Pecunia tua tecum sit in perditionem: quoniam donum Dei existimasti pecunia possideri. Non est tibi pars, neque sors in sermone isto: cor enim tuum non est rectum coram Domino. Pœnitentiam, inquit, age ab hac nequitia tua: et roga Dominum, si forte remittatur tibi hæc cogitatio cordis tui. In felle enim amaritudinis, et obligatione iniquitatis video te esse.

Respondens autem Simon dixit: Precamini vos pro me ad Dominum, ut nihil veniat super me horum, quæ dixistis. Et illi quidem testificati et locuti verbum Dei, rediebant ad Hierusalem, et multis regionibus Samaritanorum evangelizabant Dominum Jesum Christum.

R/. Amen.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles
Hch 8,14-25

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Cuando los apóstoles, que estaban en Jerusalén, se enteraron de que Samaría había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; ellos bajaron hasta allí y oraron por ellos, para que recibieran el Espíritu Santo; pues aún no había bajado sobre ninguno; estaban solo bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. Al ver Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se confería el Espíritu, les ofreció dinero, diciendo: «Dadme a mí también ese poder, de forma que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo imponga las manos». Pero Pedro le dijo: «¡Vaya tu dinero contigo a la perdición, pues has pensado que el don de Dios se compra con dinero! No tienes parte ni herencia en este asunto, porque tu corazón no es recto ante Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad y ruega al Señor, a ver si se te perdona este pensamiento de tu corazón, ya que veo que estás lleno de veneno amargo y esclavizado por la maldad».

Respondió Simón y dijo: «Rogad por mí al Señor para que no me sobrevenga lo que habéis dicho». Ellos, pues, después de haber dado testimonio y haber proclamado la palabra del Señor, regresaron a Jerusalén anunciando la Buena Nueva a muchas aldeas de samaritanos.

R/. Amén.

Inicio página

SEXTA FERIA VIERNES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Proverbiorum
Capitulo 4

R/. Deo gratias.

Fili,

Principium sapientiæ, posside sapientiam, et in omni possessione tua acquire sapientiam: arripe illam, et exaltabit te: glorificaberis ab illa, cum fueris amplexatus: dabit capiti tuo augmenta gratiarum, et corona Domini inclyta proteget te.

Audi fili mi, et suscipe verba mea, ut multiplicentur anni vitæ tuæ. Viam sapientiæ monstrabo tibi, ducam te per semitas æquitatis: quas cum ingressus fueris, non arctabuntur gressus tui, et currens non habebis offendiculum.
Tene disciplinam, ne dimittas eam: custodi illam, quia ipsa vita tua.
Ne delecteris in semitis impiorum, nec tibi placeat malorum via.
Fuge ab ea, ne transeas per illam: declina, et desere eam: non enim dormiunt nisi male fecerint: nec capietur somnus ab eis nisi supplantaverint.
Comedunt panem impietatis, et vinum iniquitatis bibunt.
Justorum autem semita, lux splendens, procedit et crescit usque in perfectum diem.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios
Prov 4,7-18

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

El comienzo de la sabiduría es adquirirla, con todos tus haberes compra prudencia; conquístala, y te hará noble; abrázala, y te colmará de honores; te tocará con hermosa diadema, te ceñirá una espléndida corona.

Escucha, hijo mío, recibe mis palabras, y aumentarán los años de tu vida.
Te instruiré en el camino de la sabiduría, te guiaré por la senda recta; al caminar, serán ágiles tus pasos; cuando corras, no tropezarás; agárrate a la instrucción, no la sueltes; consérvala, que en ello te va la vida.
No transites por rutas de malvados, no pises el camino de los perversos; déjalo a un lado, no cruces por él; apártate de él, pasa de largo.
Los malvados no duermen si no hacen el mal, pierden el sueño si no acaban con alguien; se hartan de crímenes como de pan, se embriagan de violencia como de vino.
La senda del justo es aurora luminosa, crece su luz hasta hacerse mediodía.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Numeri
Capitulo 27

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Dominus ad Moysen dicens: Ascende ad montem istum Abarim, et contemplare inde terram, quam daturus sum filiis Israel: cumque videris eam, ibis ad populum tu, sicut ivit et frater tuus Aaron: quia offendisti me in deserto Sin in contradictione multitudinis, nec sanctificare voluistis coram eis super aquis. Hæ sunt aquæ contradictionis in Cades in deserto Sin.

Cui respondit Moyses: Provideat Dominus spirituum omnis carnis, hominem, qui sit super multitudinem hanc: et possit exire et intrare ante eos, et educere illos vel introducere: ne sit populus Domini absque pastore. Dixitque Dominus ad eum: Tolle Josue filium Nun, virum in quo est spiritus, et pone manum tuam super eum. Qui stabit coram Eleazaro sacerdote et omni multitudine: et dabis ei præcepta cunctis videntibus, et partem gloriæ tuæ, ut audiat eum omnis synagoga filiorum Israel. Pro hoc, si quid agendum erit, Eleazar sacerdos consulet Dominum. Ad verbum ejus ingredietur et egredietur ipse, et omnes filii Israel cum eo, et cætera multitudo.

Fecit Moyses ut præceperat Dominus. Cum attulisset Josue, statuit eum coram Eleazaro sacerdote, et omni frequentia populi. Et impositis capiti ejus manibus, cuncta replicavit quæ mandaverat Dominus.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Números
Núm 27,12-23

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Sube ahí, al monte Abarín, y contempla la tierra que he dado a los hijos de Israel. Cuando la veas, irás a reunirte tú también con los tuyos, como se reunió con ellos tu hermano Aarón. Porque os rebelasteis en el desierto de Sin, cuando protestó la comunidad y yo os mandé manifestar delante de ella mi santidad por el agua». (Es la fuente de Meribá de Cadés, en el desierto de Sin).

Moisés dijo al Señor: «Que el Señor, Dios de los espíritus de todo viviente, ponga un hombre al frente de esta comunidad, uno que salga y entre al frente de ellos y que los conduzca en sus entradas y salidas, para que no quede la comunidad del Señor como rebaño sin pastor». Respondió el Señor a Moisés: «Toma a Josué, hijo de Nun, hombre en quien está el espíritu, imponle tu mano y preséntalo ante el sacerdote Eleazar y ante toda la comunidad, dale instrucciones en presencia de ellos y comunícale parte de tu autoridad, para que le obedezca toda la comunidad de los hijos de Israel. Que se presente al sacerdote Eleazar y que este consulte acerca de él al Señor, según el rito de los urim. A las órdenes de él saldrán y a las órdenes de él entrarán todos los hijos de Israel, toda la comunidad».

Moisés hizo lo que le había mandado el Señor: tomó a Josué, lo presentó ante el sacerdote Eleazar y ante toda la comunidad, le impuso las manos y le dio instrucciones, como había dicho el Señor por medio de Moisés.

R/. Amén.

 

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Iniquitas domus Israel et Juda, magna est nimis valde, et repleta terra est sanguinibus, et civitas repleta est aversione: dixerunt enim: Dereliquit Dominus terram, et Dominus non videt. Igitur et meus non parcet oculus, neque miserebor: viam eorum super caput eorum reddam. Et ecce vir, qui indutus erat lineis, qui habebat atramentarium in dorso suo, respondit verbo, dicens: Feci sicut præcepisti mihi.

Cap. 10. Et vidi, et ecce in firmamento, quod erat super caput Cherubim, quasi lapis sapphirus, et quasi species similitudinis solii apparuit super eum. Et dixit ad virum, qui indutus erat lineis, et ait: Sume ignem de medio rotarum, quæ sunt inter Cherubim: et ingressus vidi, et ecce quatuor rotæ juxta Cherubim: rota una juxta Cherubim in unum, et rota alia juxta Cherubim in unum: species autem rotarum quasi visio lapidis chrysolithi.

Stantibus illis, stabant: et cum elevatis elevabantur: spiritus enim vitæ erat in eis. Et egressa est gloria Domini a limine templi: et stetit super Cherubim.

Et elevavit me spiritus, et introduxit me ad portas Domini ad Orientem, qui respicit a solis ortu: Et ascendit gloria Domini de medio civitatis, stetitque super montem, qui est ad Orientem urbis, et gloria Dei Israel erat super eum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 9,9-10; 10,1-2a.9.17-18; 11,1a.23

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Grande, muy grande es el delito de la casa de Israel y de Judá; el país se ha llenado de crímenes; la ciudad está llena de perversión. Han llegado a decir: «El Señor ha abandonado el país, el Señor no ve nada». Pues tampoco yo tendré compasión ni piedad. He dado a cada uno su merecido. Entonces el hombre vestido de lino, con los avíos a la cintura, retomó la palabra y dijo: «He hecho como me ordenaste».

Sobre la plataforma que estaba por encima de la cabeza de los querubines vi una especie de zafiro en forma de trono que sobresalía por encima de ellos. El Señor dijo al hombre vestido de lino: «Llena tus palmas con brasas ardientes de las que hay entre los querubines». Lo vi entrar. Vi cuatro ruedas junto a los querubines, una rueda junto a cada querubín. Las ruedas tenían el aspecto de crisólito resplandeciente.

Cuando ellos se detenían, se detenían también ellas, y cuando ellos se elevaban, se elevaban ellas juntamente, pues el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas. La Gloria del Señor salió levantándose del umbral del templo y se colocó sobre los querubines.

El espíritu me arrebató y me llevó a la puerta oriental del templo del Señor, que mira hacia el este. La Gloria del Señor se elevó sobre la ciudad y fue a situarse sobre el monte al oriente de la ciudad.

R/. Amén.

 

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 13

 R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Erant in Ecclesia, quæ erat Antiochiæ, prophetæ, et doctores, in quibus Barnabas, et Simon, qui vocatur Niger, et Lucius Cyrenensis, et Manahen, qui erat Herodis tetrarchæ collactaneus, et Saulus. Ministrantibus autem illis Domino, et jejunantibus, dixit Spiritus: Separate mihi Barnabam, et Paulum in opus, ad quod assumpsi eos. Tunc jejunantes, et orantes, imposuerunt illis manus, dimiseruntque illos. Et ipsi quidem missi a Spiritu sancto abierunt Seleuciam; et inde navigabant Cyprum.

Et cum venissent Salaminam, prædicabant verbum Domini in synagogis Judæorum. Habebant autem et Joannem in ministerio. Et cum perambulassent universam insulam usque Paphum, invenerunt virum quemdam magum pseudo-prophetam, Judæum, cui nomen erat Barjesu, qui erat cum consule Sergio Paulo viro prudente. Hic, accersitis Barnaba et Paulo, desiderabat audire verbum Dei. Resistebat autem ille Elymas magus (sic interpretatur nomen ejus) quærens avertere Proconsulem a fide. Saulus autem, qui et Paulus, repletus Spiritu sancto, intuens eum, dixit: O plene omni dolo, et fallacia, fili diaboli, inimice omnis justitiæ, et non desinis subvertere vias Domini rectas. Et nunc ecce manus Domini super te, et eris cæcus: non videbis solem usque ad tempus.

Et confestim cecidit super eum caligo, et tenebræ, et circuiens quærebat qui ei manum daret. Tunc Proconsul cum vidisset factum, credidit admirans super doctrinam Domini.

R/. Amen.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles
Hch 13,1-12

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

En la Iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simeón, llamado Níger; Lucio, el de Cirene; Manahén, hermano de leche del tetrarca Herodes, y Saulo. Un día que estaban celebrando el culto al Señor y ayunaban, dijo el Espíritu Santo: «Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado». Entonces, después de ayunar y orar, les impusieron las manos y los enviaron. Con esta misión del Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí zarparon para Chipre.

Llegados a Salamina, anunciaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos, llevando también a Juan, que los ayudaba. Después de atravesar toda la isla hasta Pafos, encontraron a un mago, un falso profeta judío, llamado Barjesús, que estaba con el procónsul Sergio Paulo, hombre prudente. Este mandó llamar a Bernabé y Saulo y deseaba oír la palabra de Dios, pero se les oponía Elimas, el mago (pues esto es lo que significa su nombre), intentando apartar de la fe al procónsul. Entonces Saulo, que también se llama Pablo, lleno de Espíritu Santo, se quedó mirándolo y le dijo: «Hombre rebosante de todo tipo de mentira y maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia, ¿cuándo vas a dejar de oponerte a los rectos caminos del Señor? Ahora, mira, va a caer sobre ti la mano del Señor y vas a quedar ciego, sin ver el sol, durante algún tiempo».

Al instante cayó sobre él oscuridad y tinieblas e iba de un sitio para otro buscando quién lo llevase de la mano. Entonces el procónsul, viendo lo sucedido, creyó, impresionado por la doctrina del Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Esaiæ Prophetæ
Capitulo 29

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Obstupescite, et admiramini, fluctuate, et vacillate: et inebriamini, et non a vino: movemini, et non ebrietate. Quoniam miscuit vobis Dominus soporem, et claudet oculos vestros: prophetæ et principes vestri, qui vident visiones, peribunt.

Et erit vobis visio omnibus sicut verba libri signati, quem cum dederit scienti litteras, dicitque ei: Lege istud: respondebit: Non possum, signatus est enim.

Et dabitur liber nescienti litteras: diceturque ei: Lege, et respondabit: Nescio litteras.

Et dixit Dominus: Eo quod appropinquat populus iste ore suo, et labiis suis honorificat me, cor autem ejus longe est a me, et timuerunt me mandato hominis et doctrinis: Ideo ecce ego addam admirationem, faciam populo huic miraculo grandi et stupendo: peribit enim sapientia a sapientibus ejus, et intellectus prudentiæ ejus abscondetur.

Væ qui profundi estis corde, ut a Domino abscondatis consilium: quorum sunt in tenebris opera, et dicunt: Quis videt nos?

Nonne adhuc modicum, et in brevi convertetur Libanus in cermel, et cermel in saltum reputabitur?

Et audient in die illa surdi verba libri, et de tenebris et caligine oculi cæcorum videbunt.

Et addent mites in Domino lætitiam, et pauperes homines in sancto Israel exsultabunt.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 29,9-15.17-19a

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Mirad con atención, hasta quedar atónitos, o entornad vuestros ojos, hasta quedaros ciegos: embriagaos, y no de vino, tambaleaos, pero no por el licor, porque el Señor derramó sobre vosotros un espíritu de sopor que cierra vuestros ojos, y cubre con un velo vuestras cabezas.

Cualquier visión será para vosotros como el texto de un libro sellado: se lo dan a uno que sabe leer, diciéndole: «Por favor, lee esto», y él responde: «No puedo, está sellado».

Se lo dan a otro que no sabe leer, diciéndole: «Por favor lee esto». Y él responde: «No sé leer».

Dice el Señor: «Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, mientras su corazón está lejos de mí, y el culto que me rinde se ha vuelto precepto aprendido de otros hombres; por eso yo seguiré asombrando a este pueblo con prodigios maravillosos: perecerá la sabiduría de sus sabios, y desaparecerá la discreción de sus hombres prudentes».

¡Ay de los que, en lo profundo, ocultan sus planes al Señor para poder actuar en la oscuridad y decir: «¿Quién nos ve?

Pronto, muy pronto, el Líbano se convertirá en vergel, y el vergel parecerá un bosque. 1

Aquel día, oirán los sordos las palabras del libro; sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos.

Los oprimidos volverán a alegrarse en el Señor, y los pobres se llenarán de júbilo en el Santo de Israel.

R/. Amén.

Inicio página

SABBATO SÁBADO
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Proverbiorum Salomonis
Capitulo 16

R/. Deo gratias.

Fili:

Universa propter semetipsum operatus est Dominus; impium quidem ad diem malum.
Abominatio Domini omnis arrogans: etiam si manus ad manum fuerit, non erit innocens.
Misericordia et veritate redimitur iniquitas: et in timore Domini declinatur a malo.
Cum placuerint Domino viæ hominis, inimicos quoque ejus convertet ad pacem.
Melius est parvum cum justitia, quam multi fructus cum iniquitate.
Cor hominis disposuit viam suam: sed Domini est dirigere gressus ejus.
Divinatio in labiis regis, in judicio non errabit os ejus.
Pondus et statera judicia Domini sunt: et opera ejus omnes lapides sancti. Abominabiles regi qui agunt impie: quoniam justitia firmatur solium.
Voluntas regum labia justa: qui recta loquitur dirigetur.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios de Salomón
Prov 16,4-13

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

El Señor da a cada cosa su destino, al malvado el día funesto.
El Señor detesta al arrogante, tarde o temprano lo pagará.
Amor y fidelidad reparan la culpa, temer al Señor aparta del mal.
Si el Señor aprueba la conducta de alguien, lo reconcilia incluso con sus enemigos.
Más vale poco con justicia que muchas ganancias injustas.
El hombre proyecta su camino, el Señor dirige sus pasos.
Los labios del rey son un oráculo: su boca no yerra cuando juzga.
Balanza exacta es del Señor, obra suya las pesas de la bolsa.
Los reyes detestan el mal, el trono se afianza en la justicia.
El rey aprueba las palabras sinceras, ama al que habla con honradez.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Deuteronomii
Capitulo 28

R/. Deo gratias.

In illis diebus

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Loquere ad omnem cœtum filiorum Israel, et dices ad eos: Ego Dominus Deus tuus. Si audieris vocem Domini Dei tui, ut facias atque custodias omnia mandata ejus, quæ ego præcipio tibi hodie, faciatque te Dominus Deus tuus excelsiorem cunctis gentibus, quæ versantur in terra. Venientque super te universæ benedictiones istæ, et apprehendent te: si tamen præcepta ejus audieris.
Benedictus tu in civitate, et benedictus in agro.
Benedictus fructus ventris tui, et fructus terræ tuæ, fructusque jumentorum tuorum, greges armentorum tuorum, et caulæ ovium tuarum.
Benedictæ areæ tuæ, et benedictæ reliquiæ tuæ. benedictus eris egrediens et regrediens.
Dabit Dominus inimicos tuos qui surgunt adversum te, corruentes in conspectu tuo: per unam viam venient ad te, per septem fugient a facie tua.
Et mittet Dominus benedictionem super cellaria tua, et super omnia opera manuum tuarum: benedicetque tibi in terram quam acceperis.
Suscitabit te Dominus sibi in populum sanctum: si custodieris mandata Domini Dei tui, et ambulaveris in viis ejus.
Videbuntque omnes terrarum populi, quod nomen Domini invocatum sit super te, et timebunt te.
Abundare te faciat Dominus omnibus bonis, fructibus terræ tuæ, quam juravit Dominus patribus tuis ut daret eam tibi.
Aperiat Dominus thesaurum suum, cœlum, et pluviam tribuat terræ suæ in tempore suo: benedicetque cunctis operibus manuum tuarum.
Et fœnerabis gentibus multis, et ipse a nullo fœnus accipies.
Constituet te Dominus in caput et non in caudam: et eris supra, et non subter: si audieris mandata Domini Dei tui, quæ ego præcipio, ut bene sit tibi, et possideas terram, quam Dominus Deus tuus daturus est tibi.

R/. Amen.

Lectura del libro del Deuteronomio
Dt 28,1-13; 6,18b

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor habló así a Moisés: Di a la comunidad de los hijos de Israel: Yo soy el Señor tu Dios. Si escuchas de verdad la voz del Señor, tu Dios, observando y cumpliendo todos los preceptos que yo te mando hoy, el Señor, tu Dios, te elevará por encima de todas las naciones de la tierra, y vendrán sobre ti y te alcanzarán, por haber escuchado la voz del Señor, tu Dios, todas estas bendiciones:
Bendito serás en la ciudad y bendito serás en el campo.
Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu suelo y el fruto de tu ganado, el parto de tus vacas y las crías de tu rebaño.
Bendita tu cesta y tu artesa.
Bendito serás cuando entres y bendito serás cuando salgas.
El Señor te entregará derrotados a los enemigos que se alcen contra ti: vendrán contra ti por un camino y por siete caminos huirán ante ti.
El Señor mandará la bendición sobre ti, en tus graneros y en tus empresas, y te bendecirá en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.
El Señor te constituirá su pueblo santo, como te ha jurado, si observas los preceptos del Señor, tu Dios, y sigues sus caminos.
Y todos los pueblos de la tierra verán que el nombre del Señor es invocado sobre ti y te temerán.
El Señor te colmará de bienes con el fruto de tu vientre, con el fruto de tu ganado y con el fruto de tu suelo, en la tierra que el Señor juró a tus padres que te daría.
El Señor te abrirá su rico tesoro, el cielo, dando a su tiempo la lluvia de la tierra y bendiciendo todas tus tareas. Prestarás a muchas naciones y tú no pedirás prestado.
El Señor te pondrá a la cabeza y no a la cola, estarás siempre encima y nunca estarás debajo, si escuchas los preceptos del Señor, tu Dios, que yo te mando hoy observar y cumplir, para que te vaya bien, entres y tomes posesión de la tierra buena, que juró el Señor a tus padres.

R/. Amén.

 

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 18

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Convertimini, et agite pœnitentiam ab omnibus iniquitatibus vestris: et non erit vobis in ruinam iniquitas. Projicite a vobis omnes prævaricationes vestras, in quibus prævaricati estis, et facite vobis cor novum, et spiritum rectum: et quare moriemini domus Israel? Quia nolo mortem morientis, dicit Dominus, revertimini, et vivete.

Cap. 20. Et factus est sermo Domini ad me, dicens: Fili hominis loquere senioribus Israel, et dices ad eos: Hæc dicit Dominus: Numquid ad interrogandum me vos venistis? vivo ego, dicit Dominus, quia non respondebo vobis.

Si judicas eos, si judicas fili hominis, abominationes patrum eorum ostende eis.

In justitia mea ambulate, et judicia mea custodite, et facite ea: ut sit signum inter me, et vos, et sciatur, quia ego sum Dominus Deus vester.

R/. Amen.

 

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 18,30b-32; 20,2-4.19b.20b

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

«Arrepentíos y convertíos de vuestros delitos, y no tropezaréis en vuestra culpa. Apartad de vosotros los delitos que habéis cometido, renovad vuestro corazón y vuestro espíritu. ¿Por qué habríais de morir, casa de Israel? Yo no me complazco en la muerte de nadie -oráculo del Señor Dios-. Convertíos y viviréis».

Entonces me fue dirigida esta palabra del Señor: «Hijo de hombre, di a estos ancianos de Israel: “Esto dice el Señor Dios: ¿Habéis venido a consultarme? Por mi vida os juro que no me dejaré consultar por vosotros -oráculo del Señor Dios-”.

¡Júzgalos tú, hijo de hombre, júzgalos tú! Hazles conocer las acciones detestables de sus padres.

Comportaos según mis preceptos, observad y poned en práctica mis mandamientos: ellos serán el signo entre nosotros para que se sepa que yo soy el Señor, vuestro Dios”.

R/. Amén.

Lectio Actuum Apostolorum
Capitulo 20

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Proposuerat Paulus transnavigare Ephesum, nequa illi mora fieret in Asia. Festinabat enim, si possibile sibi esset, ut diem Pentecosten faceret Hierosolymis.

A Mileto autem mittens Ephesum, vocavit majores natu Ecclesiæ. Qui cum venissent ad eum, et simul essent, dixit eis: Vos scitis a prima die, qua ingressus sum in Asiam, qualiter vobiscum degerim per omne tempus, quo fuerim, serviens Deo cum humilitate, et lachrymis, et tentationibus, quæ mihi acciderunt ex insidiis Judæorum: quomodo subtraxerim vobis utilium, quominus adnuntiarem vobis, et docerem vos publice, et per domos, testificans Judæis atque Gentibus in Deum pœnitentiam, et fidem in Dominum nostrum Jesum Christum. Et nunc ecce alligatus ego spiritu, vado in Hierusalem; quæ in ea ventura sunt mihi ignorans: nisi quod Spiritus sanctus per omnes civitates protestetur mihi, dicens: quoniam vincula, et tribulationes me manent in Hierosolymis. Sed nihil horum vereor: nec facio animam meam pretiosiorem quam me, dummodo consummem cursum meum, et ministerium, quod accepi a Domino Jesu, testificari Evangelium gratia Dei. Et nunc ecce ego scio, quia amplius non videbitis faciem meam vos omnes, per quos transivi prædicans regnum Dei. Quapropter contestor vos hodierna die, quia mundus sum a sanguine omnium. Non enim subterfugi, quominus adnuntiarem omne consilium Dei vobis. Adtendite vobis, et universo gregi, in quo vos Spiritus Sanctus posuit episcopos, regere et Ecclesiam Dei, quam adquisivit sanguine suo.

R/. Amen.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles
Hch 20,16-28

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Pablo se había propuesto no hacer escala en Éfeso para no tener que demorarse en Asia, pues tenía prisa por estar en Jerusalén, si era posible, el día de Pentecostés.

Desde Mileto, envió recado a Éfeso para que vinieran los presbíteros de la Iglesia. Cuando se presentaron, les dijo: «Vosotros habéis comprobado cómo he procedido con vosotros todo el tiempo que he estado aquí, desde el primer día en que puse el pie en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, con lágrimas y en medio de las pruebas que me sobrevinieron por las maquinaciones de los judíos; cómo no he omitido por miedo nada de cuanto os pudiera aprovechar, predicando y enseñando en público y en privado, dando solemne testimonio tanto a judíos como a griegos, para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro Señor Jesús. Y ahora, mirad, me dirijo a Jerusalén, encadenado por el Espíritu. No sé lo que me pasará allí, salvo que el Espíritu Santo, de ciudad en ciudad, me da testimonio de que me aguardan cadenas y tribulaciones. Pero a mí no me importa la vida, sino completar mi carrera y consumar el ministerio que recibí del Señor Jesús: ser testigo del Evangelio de la gracia de Dios. Y ahora, mirad: sé que ninguno de vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino, volverá a ver mi rostro. Por eso testifico en el día de hoy que estoy limpio de la sangre de todos: pues no tuve miedo de anunciaros enteramente el plan de Dios. Tened cuidado de vosotros y de todo el rebaño sobre el que el Espíritu Santo os ha puesto como guardianes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio Hijo.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta
Ut in sexta Feria præterita / Como el viernes anterior

Lectio libri Esaiæ Prophetæ
Capitulo 29

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Obstupescite, et admiramini, fluctuate, et vacillate: et inebriamini, et non a vino: movemini, et non ebrietate. Quoniam miscuit vobis Dominus soporem, et claudet oculos vestros: prophetæ et principes vestri, qui vident visiones, peribunt.

Et erit vobis visio omnibus sicut verba libri signati, quem cum dederit scienti litteras, dicitque ei: Lege istud: respondebit: Non possum, signatus est enim.

Et dabitur liber nescienti litteras: diceturque ei: Lege, et respondabit: Nescio litteras.

Et dixit Dominus: Eo quod appropinquat populus iste ore suo, et labiis suis honorificat me, cor autem ejus longe est a me, et timuerunt me mandato hominis et doctrinis: Ideo ecce ego addam admirationem, faciam populo huic miraculo grandi et stupendo: peribit enim sapientia a sapientibus ejus, et intellectus prudentiæ ejus abscondetur.

Væ qui profundi estis corde, ut a Domino abscondatis consilium: quorum sunt in tenebris opera, et dicunt: Quis videt nos?

Nonne adhuc modicum, et in brevi convertetur Libanus in cermel, et cermel in saltum reputabitur?

Et audient in die illa surdi verba libri, et de tenebris et caligine oculi cæcorum videbunt.

Et addent mites in Domino lætitiam, et pauperes homines in sancto Israel exsultabunt.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 29,9-15.17-19a

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Mirad con atención, hasta quedar atónitos, o entornad vuestros ojos, hasta quedaros ciegos: embriagaos, y no de vino, tambaleaos, pero no por el licor, porque el Señor derramó sobre vosotros un espíritu de sopor que cierra vuestros ojos, y cubre con un velo vuestras cabezas.

Cualquier visión será para vosotros como el texto de un libro sellado: se lo dan a uno que sabe leer, diciéndole: «Por favor, lee esto», y él responde: «No puedo, está sellado».

Se lo dan a otro que no sabe leer, diciéndole: «Por favor lee esto». Y él responde: «No sé leer».

Dice el Señor: «Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, mientras su corazón está lejos de mí, y el culto que me rinde se ha vuelto precepto aprendido de otros hombres; por eso yo seguiré asombrando a este pueblo con prodigios maravillosos: perecerá la sabiduría de sus sabios, y desaparecerá la discreción de sus hombres prudentes».

¡Ay de los que, en lo profundo, ocultan sus planes al Señor para poder actuar en la oscuridad y decir: «¿Quién nos ve?

Pronto, muy pronto, el Líbano se convertirá en vergel, y el vergel parecerá un bosque. 1

Aquel día, oirán los sordos las palabras del libro; sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos.

Los oprimidos volverán a alegrarse en el Señor, y los pobres se llenarán de júbilo en el Santo de Israel.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona
Ut in sexta Feria præterita / Como el viernes anterior

Lectio libri Levitici
Capitulo 23

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Loquere filiis Israel, et dices ad eos: Cum ingressi fueritis terram, quam ego dabo vobis, et messueritis segetem, feretis manipulos spicarum, primitias messis vestræ, ad sacerdotem: qui levabit fasciculum coram Domino, ut acceptabilis sit pro vobis, altera die sabbati. Atque in eodem die quo manipulus consecratur, cædatur agnus immaculatus anniculus in holocaustum Domino. Et libamenta offerantur cum eo, duodecim offæ similæ conspersæ oleo in incensum Domino, odoremque suavissimum: liba quoque vini, quarta pars hin. Panem, et polentam, et pultes non comedetis ex segete, usque ad diem qua offeretis ex ea Domino Deo vestro. Præceptum est enim sempiternum in generationibus, cunctisque habitationibus vestris.

Numerabitis ab altera die sabbati, in qua obtulistis manipulos primitiarum, septem hebdomadas plenas, usque ad alterum diem expletionis hebdomadæ septimæ, id est, quinquaginta dies: et sic offeretis sacrificium novum Domino ex omnibus habitaculis vestris, panes primitiarum duos de duabus decimis similæ fermentatæ: quos coquetis, et offeretis primitias in odorem suavitatis.

R/. Amen.

 

Lectura del libro del Levítico
Lev 23,9-17

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor habló a Moisés: «Di a los hijos de Israel: “Cuando entréis en la tierra que yo os voy a dar y seguéis la mies, llevaréis al sacerdote una gavilla como primicia de vuestra cosecha. Este la balanceará ritualmente en presencia del Señor, para que os sea aceptada; la balanceará el sacerdote el día siguiente al sábado. El mismo día en que hagáis el balanceo con la gavilla, sacrificaréis un cordero de un año, sin defecto, como holocausto al Señor. La correspondiente oblación será de dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como oblación cuyo aroma aplaca al Señor, y la libación de vino será un cuarto de sextario. No comeréis ni pan ni grano tostado o crudo hasta el día mismo en que llevéis la ofrenda de vuestro Dios. Es una ley perpetua para todas vuestras generaciones, dondequiera que habitéis.

A partir del día siguiente al sábado en que llevéis la gavilla para el balanceo ritual, contaréis siete semanas completas: contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo sábado y ofreceréis una oblación nueva al Señor. Llevaréis de vuestras casas como ofrenda para el balanceo ritual dos panes, amasados con dos décimas de flor de harina y cocidos con levadura: son las primicias para el Señor.

R/. Amén.

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 35

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me, dicens:

Fili hominis pone faciem tuam adversus montem Seir, et prophetabis de eo, dicens illi: Hæc dicit Dominus: Ecce ego ad te mons Seir, et extendam manum meam super te, et dabo te desolatum atque desertum. Urbes tuas demoliar, et tu desertus eris: et scies quia ego Dominus. Eo quod fueris inimicus sempiternus, et concluseris filios Israel in manus gladii in tempore afflictionis eorum, in tempore iniquitatis extremæ. Propterea vivo ego, dicit Dominus Deus: quoniam sanguini tradam te, et sanguis te persequetur: et cum sanguinem oderis, sanguis persequetur te. Et dabo montem Seir desolatum et desertum: et auferam de eo euntem, et redeuntem. Et implebo montes eorum occisorum suorum: in collibus suis, et in vallibus tuis, atque torrentibus interfecti gladio cadent. In solitudines sempiternas tradam te, et civitates tuæ non habitabuntur: et scietis quia ego sum Dominus Deus.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 35,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre: dirige tu mirada hacia la montaña de Seír y profetiza contra ella. Le dirás: “Esto dice el Señor Dios: Aquí estoy contra ti, montaña de Seír. Extenderé mi mano contra ti y te dejaré solitaria y desolada. Dejaré tus ciudades en ruinas, y quedarás solitaria, y reconocerás que yo soy el Señor. Porque mantuviste una permanente enemistad contra los hijos de Israel, y los entregaste al poder de la espada en el tiempo del desastre, cuando su pecado llegó al colmo, por eso, por mi vida -oráculo del Señor Dios-, te anegaré en sangre, y la sangre te perseguirá. Porque no has aborrecido el crimen, el crimen te perseguirá. La montaña de Seír quedará solitaria y desolada, y exterminaré de ella a quien va y a quien viene. Llenaré de cadáveres tus montes: en tus colinas, valles y torrentes caerán los traspasados por la espada. Te convertiré para siempre en un desierto, no serán habitadas tus ciudades, y sabréis que yo soy el Señor.

R/. Amén.

 

Lectio libri Actuum Apostolorum
Capitulo 15

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Placuit Apostolis, et senioribus cum omni Ecclesia, eligere viros, et mittere Antiochiam cum Paulo, et Barnaba, et Silam, viros primos in fratribus, scribentes per manus eorum.

APOSTOLI et seniores fratres his, qui sunt Antiochiæ, et Siriæ, et Ciliciæ, fratribus ex Gentibus, salutem. Quoniam quidem audivimus quia quidam ex nobis exeuntes, turbaverunt vos verbis, evertentes animas vestras, quibus non mandavimus: placuit nobis collectis in unum, eligere viros, et mittere ad vos, cum charissimis nostris Barnaba et Paulo, hominibus, qui tradiderunt animas suas Deo. Misimus ergo Judam et Silam, qui et ipsi vobis verba referent eadem. Visum enim est Spiritui sancto, et nobis, nihil ultra imponere vobis oneris quam hæc necessaria: ut abstineatis vos ab immolatis simulachrorum, et sanguine, suffocato, et fornicatione; a quibus custodientes vos, bene agitis. Valete.

Illi igitur dimissi, venerunt Antiochiam: et congregata multitudine tradiderunt epistolam. Quam cum legissent, gavisi sunt super consolatione. Judas autem et Silas, et ipsi cum essent Prophetæ, verbo plurimo consolati sunt fratres, et confirmaverunt. Facto autem ibi tempore, dimissi sunt cum pace a fratribus, ad eos qui miserant illos. Visum est autem Silæ manere ibi: solus autem Judas abiit. Paulus autem, et Barnabas demorabantur Antiochiæ, docentes, et evangelizantes cum aliis verbum Dei.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles
Hch 15,22-35

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Entonces los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron elegir a algunos de ellos para mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Eligieron a Judas llamado Barsabás y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y enviaron por medio de ellos esta carta:

«Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia provenientes de la gentilidad. Habiéndonos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alborotado con sus palabras, desconcertando vuestros ánimos, hemos decidido, por unanimidad, elegir a algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, hombres que han entregado su vida al nombre de nuestro Señor Jesucristo. Os mandamos, pues, a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de uniones ilegítimas. Haréis bien en apartaros de todo esto. Saludos».

Los despidieron, y ellos bajaron a Antioquía, donde reunieron a la comunidad y entregaron la carta. Al leerla, se alegraron mucho por aquellas palabras alentadoras. Judas y Silas, que eran también profetas, hablaron largamente, exhortando y confirmando a los hermanos. Pasado algún tiempo, fueron despedidos en paz por los hermanos para volver a los que los habían enviado. Por su parte, Pablo y Bernabé permanecieron en Antioquía, enseñando y anunciando, junto con otros muchos, la Buena Nueva, la palabra del Señor.

R/. Amén.

Inicio página

IN SANCTUM PENTECOSTEN

EN EL SANTO PENTECOSTÉS

In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Joelis Prophetæ
Capitulo 2

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Noli timere terra, exsulta et lætare: quoniam magnificavit Dominus ut faceret.
Nolite timere animalia regionis: quia germinaverunt speciosa deserti, quia lignum attulit fructum suum, et ficus et vinea dederunt virtutem suam.
Et filiæ Sion exsultate, et lætamini in Domino Deo vestro: quia dedit vobis doctorem justitiæ, et descendere faciet ad vos imbrem matutinum et serotinum, in principio.
Et implebuntur areæ vestræ frumento, et redundabunt torcularia vino et oleo. Et comedetis vescentes, et saturabimini: et laudabitis nomen Dei nostri, qui fecit vobiscum mirabilia: et non confundetur populus meus in æternum.
Et scietis quia ego in medio Israelis solus. [Noli timere; sed exsulta et lætare, cum magnificavit Dominus]*, ut faceret: et ego Dominus Deus vester, et non est alius: et non confundetur populus meus in æternum.

Et erit post hæc: Effundam Spiritum meum super terram: et prophetabunt filii vestri, et filiæ vestræ: senes vestri somnia somniabunt, et juvenes vestri visiones videbunt.
Sed et super servos meos et ancillas meas in diebus illis effundam Spiritum meum.
Et dabo prodigia in cœlo sursum, et signa in terra deorsum, sanguinem, et ignem, et vaporem fumi.
Sol vertetur in tenebras, et luna in sanguinem: antequam veniat dies Domini magnus et terribilis.
Et omnis qui invocaverit nomen Domini salvus erit.

R/. Amen.

* Cf.  Jl 2,21.

Lectura del libro del profeta Joel
Jl 2,21-24.26-27; 3,1-5a

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

No temas, tierra; goza y alégrate, porque el Señor se engrandece por su acción.
No temáis fieras del campo, pues florecen las dehesas, y los árboles dan su producto, la higuera y la viña dan su fruto.
Hijos de Sión, gozaos y alegraos en el Señor vuestro Dios, pues os da la lluvia temprana en su momento, y os envía el agua: la temprana y la de primavera en el primer mes.
Se llenarán las eras de grano, los lagares rebosarán de mosto y aceite.
Comeréis y os hartaréis, y alabaréis el nombre del Señor vuestro Dios, que actuó con vosotros con tantas maravillas. Y mi pueblo no tendrá que avergonzarse nunca más.
Reconoceréis que yo estoy en medio de Israel, que yo soy el Señor vuestro Dios y que no hay otro. Y mi pueblo no tendrá que avergonzarse nunca más.

Después de todo esto, derramaré mi espíritu sobre toda carne, vuestros hijos e hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños y vuestros jóvenes verán visiones.
Incluso sobre vuestros siervos y siervas derramaré mi espíritu en aquellos días.
Pondré señales en el cielo y en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo.
El sol se convertirá en tinieblas, la luna, en sangre ante el Día del Señor que llega, grande y terrible.
Y todo el que invoque el nombre del Señor se salvará.

R/. Amen.

SEMANA I - DOMINGOS II A VII Y ASCENSIÓN - LETANÍAS ANTES DE PENTECOSTÉS Y PENTECOSTÉS


1. Breviarium Gothicum. ff. 401-405; 407-411; 412-415; 416-4017; 421, respectivamente.
Traducción y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX