La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe. Lecturas de Cuaresma

LECTURAS DE LOS OFICIOS DE LA
SEMANA MAYOR
 
ÍNDICE
DOMINGO DE RAMOS.
LAUDES.
LUNES DE LA SEMANA MAYOR.
LAUDES. Profecía.
TERCIA. Lectura sapiencial.
SEXTA. Profecía
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MARTES DE LA SEMANA MAYOR.
LAUDES. Profecía.
TERCIA. Lectura sapiencial. Profecía.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MIÉRCOLES DE LA SEMANA MAYOR.
LAUDES.
TERCIA. Lectura sapiencial. Profecía.
SEXTA. Profecía.
JUEVES DE LA SEMANA MAYOR.
LAUDES.
TERCIA. Lectura sapiencial. Profecía.
VIERNES DE PARASCEVE
TERCIA. Lectura sapiencial.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR

Inicio página

 

DOMINICO IN RAMIS PALMARUM

DOMINGO DE RAMOS

In Laudibus

 En Laudes

Lectio libri Samuelis.
1 Regum. Capitulo 16

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Dixit Dominus ad Samuelem: Usquequo tu luges Saul, cum ego projecerim eum ne regnet super Israel? Imple cornu tuum oleo, et veni, ut mittam te ad Isai Bethlehemitem: providi enim in filiis ejus mihi regem. Et ait Samuel: Quo vadam? audiet enim Saul, et interficiet me. Et ait Dominus: Vitulum de armento tolles in manu tua, et dices: Ad immolandum Domino veni. Et vocabis Isai ad victimam, et ego ostendam tibi quid facias, et unges quemcumque monstravero tibi.

Fecit ergo Samuel, sicut locutus est ei Dominus. Venitque in Bethlehem, et admirati sunt seniores civitatis, occurrentes ei. Dixeruntque: Pacificusne est ingressus tuus? Et ait: Pacificus: ad immolandum Domino veni, sanctificamini, et venite mecum ut immolem. Sanctificavit ergo Isai et filios ejus, et vocavit eos ad sacrificium.

Cumque ingressi essent, vidit Heliab, et ait: Num coram Domino est Christus ejus? Dixit Dominus ad Samuelem: Ne respicias vultum ejus, neque altitudinem staturae ejus: quoniam abjeci eum, neque juxta intuitum hominis ego judico: homo enim videt ea quae parent, Dominus autem intuetur cor. Et vocavit Isai Aminadab, et adduxit eum coram Samuel. Qui dixit: Nec hunc elegit Dominus. Adduxit autem Isai Samma, de quo ait: Etiam hunc non elegit Dominus.

Adduxit itaque Isai septem filios suos coram Samuel: et ait Samuel ad Isai: Non elegit Dominus ex istis. Dixitque Samuel Isai: Numquid jam completi sunt filii? Qui respondit: Adhuc reliquus est parvulus, et pascit oves. Et ait Samuel ad Isai: Mitte, et adduc eum: nec enim discumbemus priusquam huc ille veniat. Misit ergo, et adduxit eum. Erat autem rufus, et pulcher aspectu, decoraque facie: et ait Dominus: Surge, et unge eum, ipse est enim. Tulit ergo Samuel cornu olei, et unxit eum in medio fratrum ejus: et directus est Spiritus Domini a die illa in David.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 16,1-13

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Samuel: «¿Hasta cuándo vas a estar sufriendo por Saúl, cuando soy yo el que lo he rechazado como rey sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y ponte en camino. Te envío a casa de Jesé, el de Belén, porque he visto entre sus hijos un rey para mí». Samuel respondió: «¿Cómo voy a ir? Si lo oye Saúl, me mata». El Señor respondió: «Llevas de la mano una novilla y dices que has venido a ofrecer un sacrificio al Señor. Invitarás a Jesé al sacrificio y yo te indicaré lo que has de hacer. Me ungirás al que te señale».

Samuel hizo lo que le había ordenado el Señor. Una vez llegado a Belén, los ancianos de la ciudad salieron temblorosos a su encuentro. Preguntaron: «¿Es de paz tu venida?». Respondió: «Sí. He venido para ofrecer un sacrifico al Señor. Purificaos y venid conmigo al sacrificio». Purificó a Jesé y a sus hijos, y los invitó al sacrificio.

Cuando estos llegaron, vio a Eliab y se dijo: «Seguro que está su ungido ante el Señor». Pero el Señor dijo a Samuel: «No te fijes en su apariencia ni en lo elevado de su estatura, porque lo he descartado. No se trata de lo que vea el hombre. Pues el hombre mira a los ojos, mas el Señor mira el corazón». Jesé llamó a Abinadab y lo presentó a Samuel, pero le dijo: «Tampoco a este lo ha elegido el Señor». Jesé presentó a Samá. Y Samuel dijo: «El Señor tampoco ha elegido a este». Jesé presentó a sus siete hijos ante Samuel. Pero Samuel dijo a Jesé: «El Señor no ha elegido a estos».

Entonces Samuel preguntó a Jesé: «¿No hay más muchachos?». Y le respondió: «Todavía queda el menor, que está pastoreando el rebaño». Samuel le dijo: «Manda a buscarlo, porque no nos sentaremos a la mesa, mientras no venga». Jesé mandó a por él y lo hizo venir. Era rubio, de hermosos ojos y buena presencia. El Señor dijo a Samuel: «Levántate y úngelo de parte del Señor, pues es este». Samuel cogió el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y el espíritu del Señor vino sobre David desde aquel día en adelante.

R/. Amén.

Inicio página

SECUNDA FERIA POST RAMOS LUNES DESPUÉS DE RAMOS

In Laudibus

En Laudes

Lectio libri Malachim.
3 Regum. Capitulo 11

R/. Deo gratias.

In illis diebus cum esset Salomon senex, depravatum est cor ejus per mulieres, ut sequeretur deos alienos: nec erat cor ejus perfectum cum Domino Deo suo, sicut cor David patris ejus. Sed colebat Salomon Astherthen deam Sidoniorum, et Chamos deum Moabitarum, et Moloch idolum Ammonitarum. Fecitque Solomon quod non placuerat coram Domino, et non adimplevit ut sequeretur Dominum, sicut David pater ejus. Tunc aedificavit Salomon fanum Chamos idolo Moab, in monte contra Hierusalem, et Moloch idolo filiorum Ammon. Atque in hunc modum fecit universis uxoribus suis alienigenis, quae adolebant thura, et immolabant diis suis. Igitur iratus est Dominus Salomoni, quod aversa esset mens ejus a Domino Deo Israel, qui apparuerat ei secundo, et praeceperat de verbo hoc ne sequeretur deos alienos, et non custodivit quae mandavit ei Dominus.

Dixit itaque Dominus Salomoni: Quia habuisti hoc apud te, et non custodisti pactum meum, et praecepta mea quae mandavi tibi, disrumpens scindam regnum tuum, et dabo illud servo tuo. Verumtamen in diebus tuis non faciam, propter David patrem tuum: de manu filii tui scindam illud, nec totum regnum auferam, sed tribum unam dabo filio tuo, propter David servum meum, et Hierusalem quam elegi.

Suscitavit autem Dominus adversarium Salomoni, Adad Idumaeum de semine regio, qui erat in Edom. Cum enim esset David in Idumaea, et ascendisset Joab princeps militiae ad sepeliendum eos qui fuerant interfecti, et occidisset omne masculum in Idumaea (sex enim mensibus ibi moratus est Joab, et omnis Israel, donec interimeret omne masculum in Idumaea), fugit Adad ipse, et viri Idumaei de servis patris ejus cum eo, ut ingrederetur Aegyptum: erat autem Adad puer parvulus. Cumque surrexissent de Madian, venere in Pharan, tuleruntque secum viros de Pharan, et introierunt Aegyptum ad Pharaonem regem Aegypti: qui dedit ei domum, et cibos constituit, et terram delegavit. Et invenit Adad gratiam coram Pharaone valde intimam, ut daret ei uxorem sororem uxoris suae germanam Taphnes reginae. Genuitque ei soror Taphnes Genebath filium, et nutrivit eum Taphnes in domo Pharaonis: eratque Genebath habitans apud Pharaonem cum filiis ejus. Cumque audisset Adad in Aegypto, dormisse David cum patribus suis, et mortuum esse Joab principem militiae, dixit Pharaoni: Dimitte me, ut vadam in terram meam. Dixitque ei Pharao: Qua enim re apud me indiges, ut quaeras ire ad terram tuam? At ille respondit: Nulla: sed obsecro te ut dimittas me.

Suscitavit quoque ei Deus adversarium Razon filium Eliadam, qui fugerat ad Adarezer regem Soba dominum suum: et congregavit contra eum viros, et factus est princeps latronum cum interficeret eos David: abieruntque Damascum, et habitaverunt ibi, et constituerunt eum regem in Damasco, eratque adversarius Israeli cunctis diebus Salomonis: et hoc est malum Adad, et odium contra Israel, regnavitque in Syria.

Hieroboam quoque filius Nabath Euphrataeus de Sareda servus Salomonis, cujus mater erat nomine Sarva, mulier vidua: levavit manum contra regem. Et haec est causa rebellionis adversus eum, quia Salomon aedificavit Mello, et coaequavit voraginem civitatis David patris sui. Erat autem Hieroboan vir fortis et potens: vidensque Salomon adolescentem bonae indolis et industrium, constituerat eum praefectum super tributa universae domus Joseph.

Factum est igitur in tempore illo, ut Hieroboan egrederetur de Hierusalem, et inveniret eum. Ahias Silonites propheta in via, opertus pallio novo: erant autem duo tantum in agro. Apprehendensque Ahias pallium suum novum, quo coopertus erat, scidit in duodecim partes, et ait ad Hieroboan: Tolle tibi decem scissuras: haec enim dicit Dominus Deus Israel; Ego scindam regnum de manu Salomonis, et dabo tibi decem tribus. Porro una tribus remanebit ei, propter servum meum David, et Hierusalem civitatem, quam elegi ex omnibus tribubus Israel: eo quod dereliquerit me, et adoravit Astherthen deam Sidoniorum, et Chamos deum Moab, et Moloch deum filiorum Ammon: et non ambulaverit in viis meis, ut faceret justitiam coram me, et praecepta mea et judicia, sicut David pater ejus. Nec auferam omne regnum de manu ejus, sed ducem ponam eum cunctis diebus vitae suae, propter David servum meum, quem elegi, qui custodivit mandata mea et praecepta mea. Auferam autem regnum de manu filii ejus, et dabo tibi decem tribus: filio autem ejus dabo tribum unam, ut remaneat lucerna David servo meo cunctis diebus coram me in Hierusalem civitate, quam elegi ut esset nomen meum ibi. Te autem assumam, et regnabis super omnia, quae desiderat anima tua, erisque rex super Israel. Si igitur audieris omnia quae praecepero tibi, et ambulaveris in viis meis, et feceris quod rectum est coram me, custodiens mandata mea et praecepta mea, sicut fecit David servus meus: ero tecum, et aedificabo tibi domum fidelem, quomodo aedificavi David domum, et tradam tibi Israel: et affligam semen David super hoc, verumtamen non cunctis diebus.

Voluit ergo Salomon interficere Hieroboam: qui surrexit, et aufugit in Aegyptum ad Sesac regem Aegypti, et fuit in Aegypto usque ad mortem Salomonis.

Reliquum autem verborum Salomonis, et omnia, quae fecit, et sapientia ejus: ecce universa scripta sunt in libro verborum Salomonis. Dies autem, quos regnavit Salomon in Hierusalem super omnem Israel, quadraginta anni sunt. Dormivitque Salomon cum patribus suis, et sepultus est in civitate David patris sui, regnavitque Roboam filius ejus pro eo.

Venit autem Roboam in Sichem: illuc enim congregatus erat omnis populus Israel ad constituendum eum regem. At vero Hieroboam filius Nabath, cum adhuc esset in Aegypto profugus a facie regis Salomonis, audita morte ejus, reversus est de Aegypto. Miseruntque et vocaverunt eum: venit ergo Hieroboam, et omnis multitudo Israel, et locuti sunt ad Roboam, dicentes: Pater tuus durissimum jugum imposuit nobis: tu itaque nunc imminue paululum de imperio patris tui durissimo, et de jugo gravissimo quod imposuit nobis, et serviemus tibi. Qui ait eis: Ite usque ad tertium diem, et revertimini ad me.

Cumque abiisset populus, iniit consilium rex Roboam cum senioribus, qui assistebant coram Salomone patre ejus, cum adhuc viveret, et ait eis: Quod datis consilium, ut respondeam populo? Qui dixerunt ei: Si hodie obedieris populo huic, et servieris, et petitioni eorum cesseris, locutusque fueris ad eos verba lenia, erunt tibi servi cunctis diebus: qui dereliquit consilium senum, quod dederant ei, et adhibuit adolescentes, qui nutriti fuerant cum eo, et assistebant illi, dixitque ad eos: Quod mihi datis consilium, ut respondeam populo huic, qui dixerunt mihi: Levius fac jugum quod imposuit pater tuus super nos? Et dixerunt ei juvenes qui nutriti fuerant cum eo: Sic loquere populo huic, qui locuti sunt ad te, dicentes: Pater tuus aggravavit jugum nostrum, tu releva nos. Sic loqueris ad eos: Minimus digitus meus grossior est dorso patris mei.

Et nunc pater meus posuit super vos jugum grave, ego autem addam super jugum vestrum: pater meus cecidit vos flagellis; ego autem caedam vos scorpionibus.

Et non acquievit rex populo: quoniam adversatus fuerat eum Dominus, ut suscitaret verbum suum, quod locutus fuerat in manu Abiae Silonitae ad Hieroboam filium Nabath. Videns itaque populus, quod noluisset eos audire rex, respondit ei dicens: Quae nobis pars in David? vel quae hereditas in filio Isai? Vade in tabernacula tua Israel, nunc vide domum tuam David. Et abiit Israel in tabernacula sua. Super filios autem Israel, quicumque habitabant in civitatibus Juda, regnavit Roboam.

Misit ergo rex Roboam Aduram, qui erat super tributa: et lapidavit eum omnis Israel, et mortuus est. Porro rex Roboam festinus ascendit currum, et fugit in Hierusalem: recessitque Israel, a domo David, usque in presentem diem.

Factum est autem cum audisset omnis Israel, quod reversus esset Hieroboam, miserunt, et vocaverunt eum congregato coetu, et constituerunt eum regem super omnem Israel, nec secutus est quispiam domum David praeter tribum Juda solam.

Venit autem Roboam Hierusalem, et congregavit universam domum Juda, et tribum Benjamin centum octoginta millia electorum virorum et bellatorum, ut pugnarent contra domum Israel, et reducerent regnum Roboam filio Salomonis. Factus est autem sermo Domini ad Semeiam virum Dei, dicens: Loquere ad Roboam filium Salomonis regem Juda, et ad omnem domum Juda, et Benjamin, et reliquos de populo, dicens:

 Haec dicit Dominus: Non ascendetis, neque bellabitis contra fratres vestros filios Israel: revertatur vir in domum suam: a me enim factum est verbum hoc. Audierunt sermonem Domini, et reversi sunt de itinere, sicut eis praeceperat Dominus.

R/. Amen.

Lectura de libro de primer libro de los Reyes
1Re 11,4-12,24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días, cuando llegó a viejo, sus mujeres desviaron el corazón de Salomón tras otros dioses y su corazón no fue por entero del Señor, su Dios, como lo había sido el corazón de David, su padre. Salomón iba en pos de Astarté, diosa de los sidonios, y de Milcón, abominación de los amonitas. Salomón hizo así lo malo a los ojos del Señor, no manteniéndose del todo al lado del Señor como David, su padre. Edificó Salomón por entonces un altar a Camós, abominación de Moab, sobre el monte que está frente a Jerusalén, y otro a Milcón, abominación de los amonitas. Lo mismo hizo con todas sus mujeres extranjeras que quemaban incienso y sacrificaban a sus dioses. Y se enojó el Señor contra Salomón por haber desviado su corazón del Señor, Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, dándole instrucciones sobre este asunto: que no fuera en pos de otros dioses. Pero no guardó lo que el Señor le había ordenado.

El Señor dijo a Salomón: «Por haber actuado así y no guardar mi alianza y las leyes que te ordené, voy a arrancar el reino de tus manos y lo daré a un siervo tuyo. Pero no lo haré en vida tuya, en atención a David, tu padre, sino que lo arrancaré de manos de tu hijo. Tampoco le arrancaré todo el reino, en atención a David, mi siervo, sino que daré a tu hijo una tribu en consideración a Jerusalén, a la que he elegido».

Suscitó entonces el Señor a Salomón un adversario, Hadad el edomita, de la estirpe real de Edón. Cuando David hubo derrotado a Edón, Joab, jefe del ejército, subió a dar sepultura a los muertos y mató a todos los varones de Edón, pues Joab y todo Israel permanecieron allí seis meses hasta que exterminaron a todos los varones de Edón. Pero Hadad huyó en dirección a Egipto, junto con algunos hombres edomitas servidores de su padre. Era entonces Hadad un muchacho joven. Partieron de Madián y llegaron a Farán; tomaron consigo hombres de allí y llegaron a Egipto, ante el faraón, rey de Egipto, quien le proporcionó casa con la promesa de sustento y le concedió tierras. Halló Hadad gran favor a los ojos del faraón, que le dio como mujer a la hermana de su mujer, la hermana de la Gran Dama Tajfenés. La hermana de Tajfenés le dio a luz un hijo, Guenubat. Lo crió Tajfenés en casa del faraón y Guenubat vivió en la casa del faraón con los hijos del faraón. Cuando Hadad se enteró de que David había reposado con sus padres y que Joab, jefe del ejército, estaba muerto, Hadad dijo al faraón: «Déjame partir y regresar a mi tierra». El faraón le preguntó: «¿Qué te falta aquí a mi lado para que trates de ir a tu tierra?». Respondió: «Nada, pero déjame partir».

Dios le suscitó otro adversario, Rezón, hijo de Elyadá, que había huido de su señor Hadadézer, rey de Sobá: se le unieron algunos hombres y se hizo jefe de banda (cuando David los mató). Fueron a Damasco, allí se instalaron y establecieron un reino en Damasco. Durante toda la vida de Salomón, Damasco fue un adversario de Israel.

Jeroboán era hijo de Nebat, efraimita de Seredá; su madre, mujer viuda, se llamaba Seruá. Se hallaba al servicio de Salomón, pero alzó la mano contra el rey. Las circunstancias de su alzamiento fueron estas: construía Salomón el Miló con objeto de cerrar la brecha de la ciudad de David, su padre. Jeroboán era un líder valeroso. Salomón pudo observar que el joven era un experto trabajador y lo puso al frente de toda la leva de la casa de José.

Sucedió entonces que Jeroboán salía de Jerusalén y se le presentó el profeta Ajías de Siló cubierto con un manto nuevo. Estando los dos solos en campo abierto, tomó Ajías el manto nuevo que llevaba puesto, lo rasgó en doce jirones y dijo a Jeroboán: «Toma diez jirones para ti, porque así dice el Señor, Dios de Israel: “Rasgaré el reino de manos de Salomón y te daré diez tribus. La otra tribu será para él, en atención a mi siervo David y a Jerusalén, la ciudad que me elegí entre todas las tribus de Israel. Porque me ha abandonado postrándose ante Astarté, diosa de los sidonios, ante Camós, dios de Moab, y ante Milcón, dios de los amonitas, no siguiendo mis caminos ni haciendo lo que es justo a mis ojos, mis decretos y sentencias, como su padre David. No tomaré de su mano todo el reino; lo mantendré como príncipe todos los días de su vida en atención a David mi siervo, a quien yo elegí y que guardó mis mandatos y decretos. Pero tomaré de mano de su hijo el reino, las diez tribus, y te lo daré, aunque daré a su hijo una tribu para que a David mi siervo le quede siempre una lámpara en mi presencia en Jerusalén, la ciudad que me elegí para poner allí mi Nombre. A ti te tomaré y tú reinarás sobre cuanto desees: serás rey de Israel. Si escuchas todo cuanto te ordene y andas por mi camino y haces lo recto a mis ojos, guardando mis decretos y mis mandamientos, como hizo David mi siervo, yo estaré contigo y te daré una dinastía estable como se la di a David. Te entrego a Israel y humillaré el linaje de David por esta causa, mas no por siempre”».

Salomón intentó matar a Jeroboán, pero Jeroboán emprendió la huida a Egipto, junto a Sosac, rey de Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Salomón.

El resto de los hechos de Salomón, todo cuanto hizo y su sabiduría ¿no está escrito en el libro de los Hechos de Salomón? El tiempo que reinó en Jerusalén sobre todo Israel fue de cuarenta años. Salomón se durmió con sus padres y lo enterraron en la ciudad de su padre David. Le sucedió en el trono Roboán, su hijo.

Roboán fue a Siquén, porque todo Israel había ido a Siquén para proclamarlo rey. Pero Jeroboán, hijo de Nebat, estaba todavía en Egipto, prófugo del rey Salomón. Cuando oyó esta noticia, volvió de Egipto. Entonces mandaron a llamarlo. Vino, pues, Jeroboán con toda la asamblea de Israel y se dirigieron a Roboán con estas palabras: «Tu padre nos impuso un pesado yugo; aligera tú ahora la dura servidumbre de tu padre, el pesado yugo que nos impuso, y te serviremos». Roboán contestó: «Marchaos, y al cabo de tres días volved luego a mí». Y el pueblo se fue.

El rey Roboán consultó entonces con los ancianos que habían servido a su padre Salomón en vida de este: «¿Qué me aconsejáis que responda a este pueblo?». Ellos le contestaron: «Si hoy tú te conviertes en servidor de este pueblo y les sirves y ofreces buenas palabras, ellos serán tus siervos por siempre». Pero él ignoró la advertencia que los ancianos le daban y buscó consejo entre los jóvenes que se habían criado con él y estaban a su servicio. Les dijo: «¿Qué me aconsejáis que responda a este pueblo que me ha hablado diciendo: “Aligera el yugo que tu padre puso sobre nosotros”?». Los jóvenes que se criaron junto a él respondieron: «A este pueblo que te ha dicho: “Tu padre hizo pesado nuestro yugo, aligéralo tú ahora”, diles así: “Mi dedo meñique es más grueso que los lomos de mi padre.

Mi padre os impuso un yugo pesado, yo añadiré peso a vuestro yugo. Mi padre os azotaba con látigos, yo os azotaré con escorpiones”».

Al cabo de tres días, Jeroboán y todo el pueblo vinieron a Roboán, como había dicho el rey: «Al cabo de tres días volved a mí».

El rey respondió al pueblo con dureza, ignorando el consejo que los ancianos le habían dado y, hablándoles según el consejo de los jóvenes, dijo: «Mi padre hizo pesado vuestro yugo, yo añadiré peso a vuestro yugo. Mi padre os azotaba con látigos, yo os azotaré con escorpiones». El rey no escuchó al pueblo, pues se trataba de algo dispuesto por el Señor, para que se cumpliera la palabra que el Señor había anunciado a Jeroboán, hijo de Nebat, por medio de Ajías de Siló. Viendo todo Israel que el rey no había querido escucharles, le replicaron diciendo: «¿Qué parte tenemos con David? ¡No tenemos herencia con el hijo de Jesé! ¡A tus tiendas, Israel! ¡Mira ahora por tu casa, David!». Israel regresó a sus tiendas. Roboán reinó sobre los hijos de Israel que habitaban en las ciudades de Judá.

El rey envió entonces a Adorán, jefe de la leva, pero todo Israel lo apedreó hasta matarlo y Roboán se apresuró a subir a su carro para huir a Jerusalén. Es así como Israel se rebeló contra la casa de David, hasta el día de hoy.

Cuando Israel supo que Jeroboán había vuelto, enviaron a llamarlo a la asamblea y lo proclamaron rey sobre todo Israel; nadie se puso de parte de la casa de David, excepto la tribu de Judá.

Al llegar a Jerusalén, Roboán reunió a toda la casa de Judá y a la tribu de Benjamín, ciento ochenta mil jóvenes dispuestos para la guerra, con objeto de combatir contra la casa de Israel y devolver el reino a Roboán, hijo de Salomón. La palabra de Dios se dirigió a Semaías, hombre de Dios, diciendo: «Habla a Roboán, hijo de Salomón, rey de Judá, y a toda la casa de Judá, a Benjamín y al resto del pueblo, y diles:

“Así dice el Señor: No subáis a combatir con vuestros hermanos, los hijos de Israel. Que cada uno se vuelva a su casa, pues soy yo quien lo ha hecho”». Obedecieron ellos la palabra del Señor y dieron la vuelta yéndose conforme a lo dicho por el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 37

R/. Deo gratias.

Fili, omnis amicus dicet: Et ego amicitiam copulavi: sed est amicus solo nomine amicus.
Nonne tristitia inest usque ad mortem? Sodalis autem et amicus ad inimicitiam convertentur.
O praesumptio nequissima, unde creata es cooperire aridam malitia, et dolositate illius?
Sodalis amico condolet causa ventris, et contra hostem accipiet scutum.
Non obliviscaris amici tui in animo tuo, et non immemor sis illius in operibus tuis.

Omnis consiliarius prodit consilium, sed est consiliarius in semetipso.
A consiliario serva animam tuam: prius scito quae sit illius necessitas: et quod ipse in animo suo cogitabit: ne forte mittat sudem in terram, et dicat tibi: Bona est via tua; et stet e contrario videre quid tibi eveniat.

Cum viro religioso tracta de sanctitate, et cum justo do justitia.

R/. Amen.

Eclesiástico de Salomón
Eclo 37,1-3.5-9.12

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, todo amigo dice: «También yo soy tu amigo», pero hay amigo que lo es solo de nombre.
¿No es un disgusto mortal que un compañero o amigo se convierta en enemigo?
¡Oh intención perversa! ¿De dónde saliste para cubrir la tierra de engaño?
El compañero compadece al amigo por interés, y cuando llega el combate, embraza el escudo.
No te olvides de tu amigo del alma, ni dejes de recordarlo cuando seas rico.

Todo consejero da consejos, pero hay quien aconseja en su interés.
Ten cuidado con el consejero, entérate primero de qué necesita, porque en su propio provecho te aconsejará; no sea que eche sobre ti la suerte y te diga: «Vas por buen camino», y luego se quede esperando para ver qué te sucede.

Recurre siempre a un hombre piadoso, de quien sabes seguro que guarda los mandamientos.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetae
Capitulo 25

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me, dicens: Fili hominis, pone faciem tuam contra filios Ammon, et prophetabis de eis. Et dices filiis Ammon: Audite verbum Domini Dei: Haec dicit Dominus Deus: Pro eo quod dixisti: Euge, euge super sanctuarium meum, quia pollutum est; et super domum Juda, quoniam ducti sunt in captivitatem: idcirco ecce ego tradam te filiis orientalibus in hereditatem, et collocabunt caulas suas in te, et ponent in te tentoria sua: ipsi comedent fruges tuas: et ipsi bibent lac tuum. Daboque Rabbath in habitaculum Camelorum, et filios Ammon in cubile pecorum: et scietis quia ego Dominus.

Quia haec dicit Dominus Deus: Pro eo quod plausisti manu, et percussisti pede, et gavisa es ex toto affectu super terram Israel: Idcirco ecce ego extendam manum meam super te, et tradam te in direptionem gentium, et interficiam te de populis, et perdam te de terris, et conteram: et scietis quia ego sum Dominus Deus vester.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 25,1-7

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor: «Hijo de hombre, dirige tu mirada hacia los amonitas y profetiza contra ellos. Les dirás: “Escuchad la palabra del Señor Dios. Esto dice el Señor Dios: Porque os alegrasteis cuando profanaban mi santuario, cuando devastaban el país, cuando la casa de Judá marchaba al exilio, por eso, os entrego en propiedad a los hijos de Oriente: ellos levantarán en medio de ti sus campamentos, plantarán en ti sus tiendas, se comerán tus frutos y beberán tu leche. Haré de Rabá un campo de pastoreo para camellos y de la tierra de Amón un corral de ovejas, y reconoceréis que yo soy el Señor”.

Esto dice el Señor Dios: “Por haber aplaudido y saltado de júbilo, porque te regocijaste con todo el desprecio de tu corazón hacia la tierra de Israel, 7 por eso, extiendo mi mano contra ti, te entregaré como presa a las naciones, te suprimiré de entre los pueblos, te haré desaparecer de entre los países, te exterminaré y sabrás que yo soy el Señor”».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 27

R/. Deo gratias.

Fili, dilige proximum, et conjungere fide cum illo. Quod si denudaveris absconsa illius, non persequeris post eum. Sicut enim homo, qui perdit amicum suum, sic et qui perdit amicitiam proximi sui.

Et sicut qui dimittit avem de manu sua, sic qui reliquisti proximum tuum: et non eum capies: non illum sequaris, quoniam longe abest.
Denudare autem amici mysteria, desperatio est animae infelicis.

Annuens oculo fabricat iniqua, et nemo eum abjiciet: in conspectu oculorum tuorum conculcavit os suum, et super sermones tuos admirabitur: novissime autem pervertet os suum, et in verbis tuis dabit scandalum.
Qui in altum mittit lapidem, super caput ejus cadet: et plaga dolosa, dolosi dividet vulnera.
Et qui foveam fodit, incidet in eam: et qui statuit lapidem proximo suo, offendet in eo: et, qui laqueum alii ponit, peribit in illo.
Facienti nequissimum consilium, super ipsum devolvetur, et non agnoscet unde adveniet illi.
Illusio, et improperium superborum, et vindicta sicut leo insidiabitur illi.
Laqueo peribunt qui oblectantur casu justorum: dolor autem consumet illos antequam moriantur.

Relinque proximo tuo nocenti te: et tunc deprecanti tibi peccata solventur.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico de Salomón
Eclo 27,17-22.25-29; 28,2

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, ama a tu amigo y confíate a él, pero si revelas sus secretos, deja de ir tras él; porque como el asesino elimina a su víctima, así tú has destruido la amistad de tu prójimo.

Como pájaro que has dejado escapar de tu mano, no vayas en su busca, porque se fue lejos.
No hay esperanza para el que ha revelado un secreto.

El que guiña el ojo, algo malo está tramando, y nadie podrá disuadirlo de ello.
En tu presencia habla con dulzura y muestra admiración por tus palabras; pero luego cambiará de lenguaje y se escandalizará de tus palabras.
Quien tira una piedra al aire, sobre su cabeza la tira, el golpe a traición hiere al que lo da.
Quien cava una fosa, caerá en ella, quien tiende una trampa, en ella quedará atrapado.
Quien hace el mal, se le volverá contra él, aunque no sepa de dónde le viene.
Escarnios e insultos le esperan al orgulloso, pues la venganza le acecha como un león.
Los que se alegran de la caída del piadoso caerán en la trampa y el dolor los consumirá antes de morir.

Perdona la ofensa a tu prójimo y, cuando reces, tus pecados te serán perdonados.

R/. Amén.

 

Lectio libri Malachim.
3 Regum. Capitulo 12

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Hieroboam fecit solemnitatem filiis Israel, et ascendit super altare, ut adoleret incensum.

Et ecce vir Dei venit de Juda in sermone Domini in Bethel, Hieroboam stante super altare, et thus jaciente. Et exclamavit contra altare in sermone Domini, et ait: Altare, altare, haec dicit Dominus: Ecce filius nascetur domui David, Josias nomine, et immolabit super te sacerdotes excelsorum, qui nunc in te thura succendunt, et ossa hominum super te incendet. Deditque in illa die signum, dicens: Hoc erit signum, quod locutus est Dominus: Ecce altare scindetur, et effundetur cinis, qui in eo est. Cumque audisset rex sermonem hominis Dei, quem inclamaverat contra altare in Bethel, extendit manum suam de altari, dicens: Apprehendite eum. Et exaruit manus ejus, quam extenderat contra eum: nec valuit retrahere eam ad se. Altare quoque scissum est, et effusus est cinis de altari juxta signum quod praedixerat vir Dei in sermone Domini. Et ait rex ad virum Dei: Deprecare faciem Domini Dei tui, et ora pro me, ut restituatur manus mea mihi. Oravit vir Dei faciem Domini, et reversa est manus regis ad eum, et facta est sicut prius fuerat. Locutus est autem rex ad virum Dei: Veni mecum domum ut prandeas, et dabo tibi munera. Responditque vir Dei ad regem: Si dederis mihi mediam partem domus tuae, non veniam tecum, neque comedam panem, neque bibam aquam in loco isto: sic enim mandatum est mihi in sermone Domini praecipientis: Non comedes panem, neque bibes aquam, nec reverteris per viam qua venisti. Abiit ergo per aliam viam, et non est reversus per iter, quo venerat in Bethel.

Prophetes autem quidam senex habitabat in Bethel, ad quem venerunt filii sui, et narraverunt ei omnia opera, quae fecerat vir Dei in illa die in Bethel; et verba quae locutus fuerat ad regem, narraverunt patri suo. Et dixit eis pater eorum: Per quam viam abiit? Ostenderunt ei filii sui viam, per quam abierat vir Dei, qui venerat de Juda. Et ait filiis suis: Sternite mihi asinum. Qui cum stravissent, ascendit, et abiit post virum Dei, et invenit eum sedentem subtus terebinthum: et ait illi: Tu ne es vir Dei, qui venisti de Juda? Respondit ille: Ego sum. Dixitque ad eum: Veni mecum domum, ut comedas panem. Qui ait: Non possum reverti, neque venire tecum, nec comedam panem, neque bibam aquam in loco isto: quia locutus est Dominus ad me in sermone Domini, dicens: Non comedes panem, et non bibes aquam ibi, nec reverteris per viam qua ieris. Qui ait illi: Et ego propheta sum similis tui: et Angelus locutus est in sermone Domini, dicens: Reduc eum tecum in domum tuam, ut comedat panem, et bibat aquam. Fefellit eum, et reduxit secum: comedit ergo panem in domo ejus, et bibit aquam.

Cumque sederent ad mensam, factus est sermo Domini ad prophetam, qui reduxerat eum. Et exclamavit ad virum Dei qui venerat de Juda, dicens: Haec tibi dicit Dominus: Quia non obediens fuisti ori Domini, et non custodisti mandatum quod praecepit tibi Dominus Deus tuus, et reversus es, et comedisti panem, et bibisti aquam in loco in quo praecepit tibi ne comederes panem, neque biberes aquam, non inferetur cadaver tuum in sepulchrum patrum tuorum. Cumque comedisset et bibisset, stravit asinum suum prophetae, quem reduxerat. Qui cum abiisset, invenit eum leo in via, et occidit, et erat cadaver ejus projectum in itinere: asinus autem stabat juxta illum, et leo stabat juxta cadaver. Et ecce; viri transeuntes viderunt cadaver projectum in via, et leonem stantem juxta cadaver. Et venerunt, et divulgaverunt in civitatem, in qua propheta ille senex habitabat. Quod cum audisset propheta ille, qui reduxerat eum de via, ait: Vir Dei est, qui inobediens fuit ori Domini, et tradidit eum Dominus leoni, et confregit eum, et occidit juxta verbum Domini, quod locutus est ei. Dixitque ad filios suos: Sternite mihi asinum. Qui cum stravissent, et ille abiisset, invenit cadaver ejus projectum in via, et asinum et leonem stantes juxta cadaver: non comedit leo de cadavere, nec laesit asinum. Tulit quoque prophetes cadaver viri Dei, et posuit illud super asinum, et reversus intulit in civitatem prophetae senis, ut plangerent eum, et posuit cadaver ejus in sepulcro suo: et planxerunt eum: Heu, heu, mi frater. Cumque planxissent eum, dixit ad filios suos: Cum mortuus fuero, sepelite me in sepulcro, in quo vir Dei sepultus est: juxta ossa ejus ponite ossa mea:

R/. Amen.

Lectura de libro de primer libro de los Reyes
1Re 12,33-13,31

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Jeroboán ofreció incienso sobre el altar e instituyó una fiesta para los hijos de Israel.

Bajo la orden del Señor, un hombre de Dios llegó de Judá a Betel en el momento en que Jeroboán estaba en pie sobre el altar dispuesto a quemar incienso. Por orden del Señor, gritó al altar: «Altar, altar, así dice el Señor: un hijo nacerá a la casa de David, de nombre Josías. Sacrificará él sobre ti a los sacerdotes de los lugares de culto, a los que queman incienso sobre ti. Huesos humanos se quemarán sobre ti». Y realizó aquel día un signo portentoso, al decir: «Este es el signo y el portento que el Señor ha decretado: el altar se hará pedazos y las cenizas que hay sobre él quedarán esparcidas». Cuando el rey Jeroboán oyó lo que el hombre de Dios gritaba contra el altar de Betel, extendió su mano desde lo alto del altar diciendo: «Prendedlo». Pero la mano extendida quedó seca y no podía volverla hacia sí, el altar se hizo pedazos y las cenizas que había sobre el altar quedaron esparcidas, conforme al signo milagroso que había realizado el hombre de Dios por orden del Señor. El rey respondió al hombre de Dios: «Aplaca, por favor, el rostro del Señor tu Dios, para que mi mano pueda volver a mí». Entonces el hombre de Dios aplacó el rostro del Señor y la mano de Jeroboán volvió hacia él y quedó como antes. Dijo el rey al hombre de Dios: «Entra a palacio conmigo para reconfortarte y te haré un regalo». El hombre de Dios replicó al rey: «Aunque me dieras la mitad de tu palacio, no entraré contigo. No comeré pan ni beberé agua en este lugar, porque así me ha sido ordenado a través de la palabra del Señor: “No comerás pan ni beberás agua ni volverás por el camino por el que has ido”». Y se fue por otro camino; no volvió por el camino por donde había venido a Betel.

Vivía en Betel un anciano profeta. Sus hijos vinieron y le contaron cuanto el hombre de Dios había hecho aquel día en Betel y las palabras que había pronunciado ante el rey. Cuando terminaron su relato, el padre les preguntó: «¿Por qué camino se ha ido?». Sus hijos le mostraron el camino por el que se había ido el hombre de Dios venido de Judá. Y ordenó a sus hijos: «Aparejadme el asno». Aparejaron el asno y se montó en él. Fue en pos del hombre de Dios y lo encontró sentado bajo el terebinto. «¿Eres tú el hombre de Dios que ha venido de Judá?», le preguntó. Él respondió: «Yo soy». El anciano profeta le dijo: «Ven conmigo a casa y toma algo de comer». El hombre de Dios respondió: «No puedo volver contigo ni entrar en tu casa. No puedo comer pan ni beber agua en este lugar, porque he recibido orden, por la palabra de Dios: “No comerás pan ni beberás agua ni volverás por el camino por el que viniste”». Pero el anciano profeta le dijo: «También yo soy profeta como tú y un ángel me ha hablado por orden del Señor diciendo: “Hazle volver contigo a tu casa y que coma pan y beba agua”», mas le estaba mintiendo. Lo hizo volver y comió pan y bebió agua en su casa.

Estando ellos sentados a la mesa, llegó la palabra de Dios al profeta que lo había hecho volver. Gritó este al hombre de Dios venido de Judá: «Así dice el Señor: has desobedecido la voz del Señor y no guardaste la orden que el Señor tu Dios te había dado, sino que has vuelto y has comido pan y bebido agua en el lugar del que dijo: “No comerás pan y no beberás agua”. Por ello, tu cadáver no acabará en la tumba de tus padres». Después que hubo comido y bebido, le aparejó su asno (al profeta al que había hecho volver). Este partió y de camino un león le salió al encuentro y lo mató. Su cadáver yacía en el camino; el asno se mantenía junto a él de pie y el león erguido también. Algunos hombres que pasaban vieron el cadáver tirado en el camino y al león de pie junto al cadáver; fueron y lo contaron en la ciudad en la que vivía el anciano profeta. Lo oyó el profeta que le había hecho volver del camino y dijo: «Es el hombre de Dios que desobedeció la orden del Señor y el Señor lo ha entregado al león que lo ha destrozado y matado, según la palabra que el Señor le dijo». Y ordenó a sus hijos: «Aparejadme el asno». Se lo aparejaron. Marchó hasta encontrar el cadáver tendido en el camino, y al asno y al león de pie junto al cadáver. El león no había devorado el cadáver ni había descuartizado el asno. El profeta recogió entonces el cadáver del hombre de Dios, lo acomodó sobre el asno y regresó a la ciudad del anciano profeta para enterrarlo. Depositó el cadáver en su propio sepulcro y entonaron lamentaciones por él: «¡Ay, hermano mío!». Tras enterrarlo, dijo a sus hijos: «Cuando yo muera, enterradme en el sepulcro en el que está el hombre de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

TERTIA FERIA MARTES DE LA SEMANA MAYOR

In Laudibus

En Laudes

Lectio libri Malachim
3 Regum. Capitulo 17

R/. Deo gratias.

In illis diebus locutus est Dominus ad Heliam Thesbitem, dicens:

Recede hinc, et vade contra orientem, et abscondere in torrente Carith, qui est contra Jordanem, et ibi de torrente bibes: corvisque praecepi ut pascant te ibi. Abiit ergo, et fecit juxta verbum Domini: cumque abiisset, sedit in torrente Carith, qui est contra Jordanem. Corvi quoque deferebant ei panem et carnes mane, similiter panem et carnes vesperi, et bibebat de torrente.

Post dies autem aliquantos siccatus est torrens: non enim pluerat super terram. Factus est ergo sermo Domini ad eum, dicens: Surge, et vade in Sareptam Sidoniorum, et manebis ibi: praecepi enim ibi mulieri viduae ut pascat te. Surrexit, et abiit in Sareptam Sidoniorum. Cumque venisset ad portam civitatis, apparuit ei mulier vidua colligens ligna, et vocavit eam, dixitque ei: Da mihi paululum aquae in vase, ut bibam. Cumque illa pergeret ut afferret, clamavit post tergum ejus, dicens: Affer mihi, obsecro, et buccellam panis in manu tua. Quae respondit: Vivit Dominus Deus tuus, quia non habeo panem, nisi quantum pugillus capere potest farinae in hydria, et paululum olei in lecytho: en colligo duo ligna, ut ingrediar et faciam illud mihi et filio meo, ut comedamus, et moriamur. Ad quam Helias ait: Noli timere, sed vade, et fac, sicut dixisti: verumtamen mihi primum fac de ipsa farinula subcinericium panem parvulum, et affer ad me: tibi autem et filio tuo facies postea. Haec autem dicit Dominus Deus Israel: Hydria farinae non deficiet, nec lecythus olei minuetur usque in diem in qua Dominus daturus est pluviam super faciem terrae.

Quae abiit, et fecit juxta verbum Heliae: et comedit ipse, et illa, et domus ejus: et ex illa die hydria farinae non defecit, et lecythus olei non est imminutus juxta verbum Domini, quod locutus fuerat in manu Heliae.

Factum est autem post verba haec, aegrotavit filius mulieris matrisfamilias, et erat languor fortissimus, ita ut non remaneret in eo balitus. Dixit ergo ad Heliam: Quid mihi et tibi vir Dei? ingressus es ad me, ut rememorarentur iniquitates meae, et interficeres filium meum? Et ait ad eam Helias. Da mihi filium tuum. Tulitque eum de sinu ejus, et portavit in coenaculum ubi ipse manebat, et posuit super lectum suum. Et clamavit ad Dominum, et dixit: Domine Deus meus, etiamne viduam, apud quam ego utcumque sustentor, afflixisti ut interficeres filium ejus? Et expandit se, atque mensus est super puerum tribus vicibus, et clamavit ad Dominum, et ait: Domine Deus meus, revertatur, obsecro, anima pueri hujus in viscera ejus. Et exaudivit Dominus vocem Heliae: et reversa est anima pueri intra eum, et revixit. Tulitque Helias puerum, et deposuit eum de coenaculo in inferiorem domum, et tradidit matri suae, et ait illi: En vivit filius tuus. Dixitque mulier ad Heliam: Nunc in isto cognovi, quoniam vir Dei es tu, et verbum Domini in ore tuo verum est.

R/. Amen.

Lectura de libro de primer libro de los Reyes
1Re 17,3-24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días, habló el Señor a Elías, el tesbita, y le dijo:

«Sal de aquí, dirígete hacia oriente y escóndete en el torrente de Querit, frente al Jordán. Habrás de beber sus aguas y he ordenado a los cuervos que allí te suministren alimento». Fue a establecerse en el torrente de Querit, frente al Jordán, procediendo según la palabra del Señor. Los cuervos le llevaban pan y carne por la mañana y lo mismo al atardecer; y bebía del torrente.

Al cabo de unos días se secó el torrente, pues no hubo lluvia sobre el país. La palabra del Señor llegó entonces a Elías diciendo: «Levántate, vete a Sarepta de Sidón y establécete, pues he ordenado a una mujer viuda de allí que te suministre alimento». Se alzó y fue a Sarepta. Traspasaba la puerta de la ciudad en el momento en el que una mujer viuda recogía por allí leña. Elías la llamó y le dijo: «Tráeme un poco de agua en el jarro, por favor, y beberé». Cuando ella fue a traérsela, él volvió a gritarle: «Tráeme, por favor, en tu mano un trozo de pan». Ella respondió: «Vive el Señor, tu Dios, que no me queda pan cocido; solo un puñado de harina en la orza y un poco de aceite en la alcuza. Estoy recogiendo un par de palos, entraré y prepararé el pan para mí y mi hijo, lo comeremos y luego moriremos». Pero Elías le dijo: «No temas. Entra y haz como has dicho, pero antes prepárame con la harina una pequeña torta y tráemela. Para ti y tu hijo la harás después. Porque así dice el Señor, Dios de Israel: “La orza de harina no se vaciará la alcuza de aceite no se agotará hasta el día en que el Señor conceda lluvias sobre la tierra”».

Ella se fue y obró según la palabra de Elías, y comieron él, ella y su familia. Por mucho tiempo la orza de harina no se vació ni la alcuza de aceite se agotó, según la palabra que había pronunciado el Señor por boca de Elías.

Después de estos hechos, cayó enfermo el hijo de la dueña de la casa; su mal fue agravándose hasta el punto de que no le quedaba ya aliento. Entonces la viuda dijo a Elías: «¿Qué hay entre tú y yo, hombre de Dios? ¡Has venido a recordarme mis faltas y a causar la muerte de mi hijo!». Elías respondió: «Entrégame a tu hijo». Lo tomó de su regazo, lo subió a la habitación de arriba donde él vivía, y lo acostó en su lecho. Luego clamó al Señor, diciendo: «Señor, Dios mío, ¿vas a hacer mal a la viuda que me hospeda, causando la muerte de su hijo?». Luego se tendió tres veces sobre el niño, y gritó al Señor: «Señor, Dios mío, que el alma de este niño vuelva a su cuerpo». El Señor escuchó el grito de Elías y el alma del niño volvió a su cuerpo y el niño volvió a la vida. Tomó Elías al niño, lo bajó de la habitación de arriba al interior de la casa y se lo entregó a su madre, diciendo: «Mira, tu hijo está vivo». La mujer dijo a Elías: «Ahora sé que eres un hombre de Dios, y que la palabra del Señor está de verdad en tu boca».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 15

R/. Deo gratias.

Fili:

Multa est sapientia Dei, et fortis in potentia, videns omnes sine intermissione.
Oculi Domini ad timentes eum, et ipse agnoscit omnem operam hominis.
Attendite ab homine iniquo, et a proximo cave.

Viae eorum coram ipso sunt semper, non sunt absconditae ab oculis ipsius. In unamquamque gentem praeposuit rectorem: et pars Dei Israel facta est manifesta. Et omnia opera eorum sicut sol in conspectu Dei: et oculi ejus sine intermissione inspicientes in viis eorum. Non sunt abscondita testamenta per iniquitatem eorum, et omnes iniquitates eorum in conspectu Dei.

Eleemosyna viri quasi signaculum in ipso, et gratiam hominis quasi pupillam conservabit: et postea resurget, et retribuet illis retributionem, unicuique in caput illorum, et convertet inferiores partes terrae.
Poenitentibus autem dedit viam justitiae, et corroboravit deficientes sustinere, et destinavit sortem veritatis.
Convertere ad Dominum, et relinque peccata tua: et sta in sortem praepositionis et orationis altissimi Dei.

R/. Amen.

Del Eclesiástico de Salomón
Eclo 15,18-20; 17,15.17.19-20.22-25

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

Grande es la sabiduría del Señor, fuerte es su poder y lo ve todo.
Sus ojos miran a los que le temen, y conoce todas las obras del hombre.
A nadie obligó a ser impío, y a nadie dio permiso para pecar.

La conducta humana está siempre ante Dios, no puede ocultarse a sus ojos. Pues al repartir las naciones de toda la tierra, a cada nación asignó un jefe, pero la porción del Señor es Israel.Para el Señor todas sus obras son como el sol, y sus ojos están siempre sobre su conducta. No se le pueden ocultar injusticias de ellos, y todos sus pecados están delante del Señor.

La limosna del hombre es para él como un sello, y custodia la generosidad como la niña del ojo. Reparte arrepentimiento entre sus hijos e hijas. Después de esto se levantará y les retribuirá, y dará a cada uno su recompensa.
Pero a los que se arrepienten les permite volver, y consuela a los que han perdido la esperanza.
Retorna al Señor y abandona el pecado, reza ante su rostro y elimina los obstáculos.

R/. Amén.

 

Lectio Hieremiae Prophetae
Threnorum. Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Ego vir videns paupertatem meam, et virga indignationis ejus. Me minavit, et adduxit in tenebris, et non in lucem. Tantum in me vertit manum suam tota die.

Vetustam fecit pellem meam, et carnem meam, contrivit ossa mea. Aedificavit in gyro meo, et circumdedit me felle, et labore. In tenebrosis conlocavit me, quasi mortuos sempiternos.

Circumaedificavit adversum me, ut non egrediar: aggravavit compedem meum. Sed et cum clamavero, et oravero, exclusit orationem meam. Conclusit vias meas lapidibus quadris, semitas subvertit.

Ursus insidians factus est mihi, leo in abscondito. Semitas meas subvertit, et confregit me: posuit me desolatam. Tetendit arcum suum, et posuit me quasi signum ad sagittam: misit in renibus meis filias pharetrae suae.

Factus sum in derisum omni populo meo, canticum eorum tota die. Replevit me amaritudinibus, inebriavit me absynthio.

Confregit ad numerum dentes meos, cibavit me cinere.

Venatione ceperunt me quasi avem inimici mei gratis. Lapsa est in lacum vita mea, et posuerunt lapidem super me. Inundaverunt aquae super caput meum: et dixi: Perii.

Invocavi nomen tuum Domine de lacis novissimis. Vocem meam audisti: ne avertas aurem tuam a singultu meo gravissimo et clamoribus. Appropinquasti in die, qua te invocavi: dixisti: Ne timeas. Judicasti Domine causam animae meae, redemptor vitae meae. Vidisti Domine iniquitates eorum adversum me: judica judicium meum.

Audisti obprobria eorum Domine, omnes cogitationes eorum adversum me; labia insurgentium mihi, et meditationes eorum adversum me tota die. Sessionem eorum, et resurrectionem eorum vide; ego sum psalmus eorum.

Redde eis vicem Domine juxta opera manuum suarum. Dabis eis scutum cordis laborem tuum.

Velociores fuerunt persecutores nostri aquilis coeli: super montes persecuti sunt nos, in deserto insidiati sunt nobis. Spiritus oris nostri Christus Dominus captus est in peccatis nostris: cui diximus: In umbra tua vivemus in gentibus.

R/. Amen.

Lectura de libro de las Lamentaciones
Lam 3,1-16.52-65a; 4,19-20

R/. Demos gracias a Dios.

Yo soy el hombre que ha conocido el sufrimiento bajo la vara de su cólera; me ha conducido y llevado a la tiniebla y no a la luz; contra mí ha vuelto sin parar su mano todo el día.

Ha consumido mi carne y mi piel, ha quebrado mis huesos; ha levantado un cerco y me ha rodeado de veneno y pesadumbre; me ha confinado en las tinieblas, como a los muertos de antaño.

Me ha tapiado y no puedo salir, me ha cargado con pesadas cadenas; aunque grito y pido socorro, cierra sus oídos a mi súplica; ha cerrado mis caminos con sillares, ha retorcido mis sendas.

Ha sido para mí un oso al acecho, un león entre escondrijos; ha desbaratado mis caminos para despedazarme, me ha dejado desolado; ha disparado su arco y me ha hecho blanco de sus saetas.

Me ha clavado en los riñones las flechas de su aljaba; soy la burla de todo mi pueblo, su copla todo el día; me ha colmado de amarguras, me ha saciado de ajenjo.

Me ha roto los dientes con piedras, me ha aplastado en el polvo.

Los que me odian sin motivo me cazaron como a un pájaro; me arrojaron vivo a una fosa y echaron piedras sobre mí; las aguas cubrieron mi cabeza y pensé: «¡Estoy perdido!».

Invoqué tu nombre, Señor, desde lo hondo de la fosa; escuchaste mi voz: «No cierres tus oídos a mi suspiro, a mi grito de auxilio»; te acercaste a mí el día en que te invoqué y me dijiste: «¡No temas!». Has defendido, Señor, mi causa, has rescatado mi vida; has visto, Señor, mi opresión: ¡Defiende mi causa!; has visto toda su venganza, sus planes contra mí.

Has oído sus insultos, Señor, sus maquinaciones en mi contra; lo que dicen mis adversarios y sus intrigas contra mí todo el día; mira, en todo momento soy objeto de sus burlas.

Págales, Señor, conforme a la obra de sus manos; dales una mente obcecada.

Nuestros perseguidores, más rápidos que las águilas del cielo, nos hostigaban por los montes, nos tendían emboscadas en el desierto. El que era nuestro aliento, el Ungido del Señor, ha caído apresado en sus fosas; aquel de quien decíamos: «¡A su sombra viviremos entre las naciones!».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Michaeae Prophetae
Capitulo 7

R/. Deo gratias.

Haec dicit Dominus:

Periit sanctus de terra, et rectus in hominibus non est: omnes in sanguine insidiantur, vir fratrem suum ad mortem venatur.

Malum manuum suarum dicunt bonum: princeps postulat, et judex in reddendo est: et magnus locutus est desiderium animae suae, et conturbaverunt eam.

Qui optimus in eis est, quasi paliurus: et qui rectus, quasi spina de sepe. Dies speculationis tuae, visitatio tua venit: nunc erit vastitas eorum.

Nolite credere ab amico: et nolite confidere in duce: ab ea, quae dormit in sinu tuo, custodi claustra oris tui.

Quia filius contumeliam facit patri, et filia consurget adversus matrem suam, nurus adversus socrum suam: et inimici hominis domestici ejus.

Ego autem ad Dominum aspiciam, expectabo Deum salvatorem meum: audiet me Deus meus.

Ne laetaris inimica mea super me, quia cecidi: consurgam, cum sedero in tenebris, Dominus lux mea est.

Iram Domini portabo, quoniam peccavi ei, donec causam meam judicet, et faciat judicium meum: educet me in lucem, videbo justitiam ejus.

Et aspiciet inimica mea, et operietur confusione, quae dicit ad me: Ubi est Dominus Deus tuus? Oculi mei videbunt in eam: nunc erit in conculcatione ut lutum platearum.

Dies, ut aedificentur maceriae tuae: in die illa longe fiet lex. In die illa et usque ad te veniet Assur, et usque ad civitates munitas; et a civitatibus munitis usque ad flumen, et ad mare de mari, et ad montem de monte.

Et terra erit in desolationem propter habitatores suos, et propter fructum cogitationum eorum.

Pasce populum tuum in virga tua, gregem hereditatis tuae.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Miqueas
Miq 7,2-14b

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

La gente fiel ha desaparecido del país, los justos, de entre los hombres; todos acechan para matar, unos y otros andan a la caza.

Son hábiles para hacer el mal: el jefe y el juez piden regalos, el poderoso se agita y suda de ambición.

El mejor es como zarza, el más honrado, como espino. El día anunciado por tus vigilantes, el día de la cuenta, ha llegado; ahí tenéis vuestra humillación.

No creáis en el compañero, no confiéis en el amigo; ojo con lo que dices a tu compañera en la cama.

Pues el hijo desprecia al padre, la hija se rebela contra la madre, la nuera contra la suegra. Los enemigos del hombre son los de su propia casa.

Yo, en cambio, aguardaré al Señor, esperaré en el Dios que me salva. Mi Dios me escuchará.

No te alegres por mi causa, enemiga mía, pues si caí me levantaré; si vivo en tinieblas, el Señor es mi luz.

Cargaré con la cólera del Señor, pues pequé contra él, hasta que se vea mi causa y se proclame mi sentencia; me hará salir a la luz y veré su justicia.

Cuando lo vea mi enemiga se cubrirá de vergüenza, esa que me decía: «¿Dónde está el Señor, tu Dios?». Mis ojos llegarán a verla convertida en lugar pisoteado, como barro de la calle.

Llega el día de reconstruir tus muros, el día de ensanchar las fronteras; día en que lleguen a ti desde Asiria hasta Egipto, desde Egipto hasta el Éufrates, de mar a mar, de montaña a montaña.

Todo el país y sus habitantes se convertirán en una desolación, por el fruto de sus acciones.

Pastorea a tu pueblo con tu cayado, al rebaño de tu heredad.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Sapientiae Salomonis
Capitulo 16

R/. Deo gratias.

Fili, Deus sermone suo omnia sanat.
Ipse enim vitae et mortis habet potestatem, et deducit ad portas mortis, et reducit: homo autem occidit per malitiam animam suam, et cum exibit spiritus, non revertetur, nec revocabit animam, quae recepta est: sed tuam, Domine, effugere manum impossibile est.
Negantes enim te nosse impii, per fortitudinem brachii tui flagellati sunt: novis aquis, et grandinibus persecutionem passi, per ignem consummati.
Quod enim mirabile in aqua erat, quod omnia extinguit, plus ignis valebat: vindex enim est orbis justorum: sed ut ipsi videntes scirent, quoniam Dei judicio patiuntur persecutionem.
Et quodam tempore in aqua supra virtutem ignis ardebat, ut iniquae terram nativitatis exterminaret.
Pro quibus angelorum esca nutristi populum tuum, et paratum panem de coelo praestitisti eis sine labore, omne delectamentum in se habentem, et omnis saporis suavitatem.

Ut scirent filii tui, quos dilexisti, Domine, quoniam non nativitatis fructus pascunt homines, sed sermo tuus hos, qui in te credunt, conservat.
Quod enim ab igne non poterat exterminari, statim ab exiguo radio solis calefactum tabescebat: ut notum omnibus esset, quoniam oportet praevenire solem ad benedictionem, et ad orientem lucis te Dominum adorare.

R/. Amen.

De la Sabiduría de Salomón
Sab 16,12b-20.26-28

R/. Demos gracias a Dios.

Tu palabra, Señor, todo lo sana.
Pues tú tienes poder sobre la vida y la muerte, haces bajar a las puertas del Hades y haces regresar.
El hombre, en cambio, puede matar con su maldad, pero no puede devolver el espíritu que se fue, ni rescatar el alma ya prisionera.
Es imposible escapar de tu mano.
Los impíos que no querían conocerte fueron castigados con la fuerza de tu brazo: los persiguieron extrañas lluvias, granizadas, tormentas implacables y el fuego los devoró.
Y lo más sorprendente era que con el agua, que todo lo apaga, el fuego cobraba una violencia mayor, pues el universo es paladín de los justos.
Unas veces la llama se amortiguaba, para no abrasar a los animales enviados contra los impíos y para que, al verlos, comprendieran que los impulsaba el juicio de Dios; pero, otras veces, aun en medio del agua, la llama ardía con más fuerza que el fuego, para destruir los frutos de una tierra malvada.
A tu pueblo, en cambio, lo alimentaste con manjar de ángeles, y les mandaste desde el cielo un pan preparado sin esfuerzo, lleno de toda delicia y grato a cualquier gusto.

Así aprenderán tus hijos queridos, Señor, que la variedad de frutos no alimenta al hombre, sino tu palabra, que mantiene a los que creen en ti.
Pues lo que el fuego no pudo devorar se derritió simplemente al calor de un tenue rayo de sol, 28 para que supieran que hay que adelantarse al sol para darte gracias y salir a tu encuentro al rayar el alba.

R/. Amén.

 

Lectio libri Malachim
3 Regum. Capitulo 18

R/. Deo gratias.

In diebus illis:

Factus est sermo Domini ad Heliam Thesbitem, dicens: Vade, et ostende te Achab, ut dem pluviam super faciem terrae. Ivit ergo Helias ut ostenderet se Achab: erat autem fames vehemens in Samaria. Vocavitque Achab Abdiam dispensatorem domus suae: Abdias autem timebat Dominum Deum valde. Nam cum interficeret Jezabel prophetas Domini, tulit ille centum prophetas, et abscondit eos quinquagenos, et quinquagenos in speluncis, et pavit eos pane et aqua. Dixit ergo Achab ad Abdiam: Vade in terram ad universos fontes aquarum, et in cunctas valles, si forte possimus invenire herbam, et salvare equos et mulos, et non penitus jumenta intereant. Diviseruntque sibi regiones, ut circumirent eas: Achab ibat per viam unam, et Abdias per viam alteram seorsum.

Cumque esset Abdias in via, Helias occurrit ei: qui cum cognovisset eum, cecidit super faciem suam, et ait: Num tu es domine mi, Helias? Cui ille respondit: Ego. Et dixit: Vade, et dic domino tuo: Adest Helias. Et ille, Quid peccavi, inquit, quoniam tradis me servum tuum in manu Achab, ut interficiat me? Vivit Dominus Deus tuus, quia non est gens aut regnum, in quo non miserit dominus meus, te requirens: et respondentibus cunctis: Non est hic: adjuravit regna singula et gentes, eo quod minime reperireris. Et nunc dicis mihi: Vade, et dic domino tuo: Adest Helias. Cumque recessero a te, spiritus Domini asportabit te in locum, quem ego ignoro: et ingressus nunciabo Achab, et non inveniens te, interficiet me: servus autem tuus timet Dominum ab infantia sua. Numquid non indicatum est tibi domino meo, quid fecerim cum interficeret Jezabel prophetas Domini, quod absconderim de prophetis Domini centum viros quinquagenos et quinquagenos in speluncis, et paverim eos pane et aqua? Et nunc tu dicis: Vade, et dic domino tuo: Adest Helias: ut interficiat me? Et dixit Helias: Vivit Dominus exercituum, ante cujus vultum sto, quia hodie apparebo ei.

Abiit ergo Abdias in occursum Achab, et indicavit ei. Venitque Achab in occursum Heliae. Et cum vidisset eum, ait: Tu ne es ille, qui conturbas Israel? Et ille ait: Non ego turbavi Israel, sed tu, et domus patris tui, qui dereliquistis mandata Domini, et secuti estis Baalim. Verumtamen nunc mitte, et congrega ad me universum Israel in monte Carmeli, et prophetas Baal quadringentos quinquaginta, prophetasque lucorum quadringentos, qui comedunt de mensa Jezabel.

Misit Achab ad omnes filios Israel, et congregavit prophetas in monte Carmeli. Accedens autem Helias ad omnem populum Israel, ait: Usquequo claudicatis in duas partes? si Dominus est Deus, sequimini eum: si autem Baal, sequimini illum. Et non respondit ei populus verbum. Et ait rursus Helias ad populum: Ego remansi propheta Domini solus: prophetae autem Baal quadringenti et quinquaginta, prophetaeque Incorum quadringenti viri sunt. Dentur nobis duo boves; et illi eligant sibi bovem unum, et in frusta caedentes, ponant super ligna, ignem autem non supponant: et ego faciam bovem alterum, et imponam super ligna, ignem autem non supponam. Invocate nomina deorum vestrorum, et ego invocabo nomen Dei mei: et Deus qui exaudierit per ignem, ipse sit Deus. Respondens omnis populus, ait: Optima propositio, quam locutus est Helias. Dixit ergo Helias prophetis Baal: Eligite vobis bovem unum, et facite primi, quia vos plures estis: et invocate nomina deorum vestrorum, ignemque non supponatis. Qui cum tulissent bovem, quem dederat eis, fecerunt: et invocabant nomen Baal de mane usque ad meridiem, dicentes: Baal, exaudi nos. Et non erat vox, nec qui responderet: transiliebantque altare, quod fecerant. Cumque esset jam meridies, illudebat illis Helias, dicens: Clamate voce majore: Deus enim est, et forsitan loquitur, aut in diversorio est, aut in itinere, aut certe dormit, ut excitetur. Clamabant ergo voce magna, et incidebant se juxta ritum suum cultris, et lanceolis, donec perfunderentur sanguine. Postquam autem transiit meridies, et illis prophetantibus venerat tempus, quo sacrificium offerri solet, nec audiebatur vox, nec aliquis respondebat, nec attendebat orantes: dixit Helias omni populo:

Venite ad me. Et accedente ad se populo, curavit altare Domini, quod destructum fuerat: et tulit duodecim lapides juxta numerum tribuum filiorum Jacob, ad quem factus est sermo Domini, dicens: Israel erit nomen tuum Et aedificavit de lapidibus altare in nomine Domini: fecitque aquaeductum, quasi per duas aratiunculas, in circuitu altaris, et composuit ligna: divisitque per membra bovem, et posuit super ligna, et ait: Implete quatuor hydrias aqua, et fundite super holocaustum, et super ligna. Rursumque dixit: Etiam secundo hoc facite. Qui cum fecissent secundo, ait: Etiam tertio id ipsum facite. Feceruntque tertio, et currebant aquae circum altare, et fossa aquaeductus repleta est. Cumque jam tempus esset ut offerretur holocaustum, accedens Helias propheta, ait: Domine Deus Abraham, et Isaac, et Israel, ostende hodie quia tu es Deus Israel, et ego servus tuus, et juxta praeceptum tuum feci omnia verba haec. Exaudi me Domine, exaudi me: ut discat populus iste, quia tu es Dominus Deus, et tu convertisti cor eorum iterum. Cecidit autem ignis Domini, et voravit holocaustum, et ligna, et lapides, pulverem quoque et aquam quae erat in aquaeductu lambens. Quod cum vidisset omnis populus, cecidit in faciem suam, et ait: Dominus ipse est Deus, Dominus ipse est Deus. Dixitque Helias ad eos: Apprehendite prophetas Baal, et ne unus quidem effugiat ex eis. Quos cum apprehendissent, duxit eos Helias ad torrentem Cison, et interfecit eos ibi.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de los Reyes
1Re 18,1-40

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Llegó la palabra del Señor a Elías, diciendo: «Vete, preséntate ante Ajab, pues voy a conceder lluvia sobre la superficie de la tierra». Entonces Elías partió para presentarse ante Ajab, cuando el hambre arreciaba en Samaría. Mientras tanto, Ajab llamaba a Abdías, mayordomo de palacio. Abdías era profundamente temeroso del Señor. Cuando Jezabel exterminó a los profetas del Señor, Abdías había tomado a cien de ellos y los había ocultado en una cueva, en dos grupos de cincuenta, alimentándolos con pan y agua. Ajab ordenó a Abdías: «Vete por el país, recorre todas las fuentes y torrenteras; tal vez encontremos hierba, para que sigan vivos los caballos y los mulos y no perezca el ganado». Luego se repartieron el país para recorrerlo: Ajab se fue solo por un camino y Abdías solo por el otro.

Estando Abdías de camino, Elías salió a su encuentro. Lo reconoció, cayó rostro en tierra y dijo «¿Eres tú, Elías, mi señor?». Él respondió: «Yo soy. Ve y di a tu señor: “Elías está aquí”». Abdías dijo: «¿Qué pecado he cometido? Así entregas a tu siervo en manos de Ajab para que me mate. ¡Vive el Señor, tu Dios, que no hay pueblo ni reino adonde mi señor no haya enviado a alguien a buscarte! Y si decían: “No está aquí”, hacía jurar al pueblo o al reino que no te habían encontrado. Y ahora tú dices: “Vete y di a tu señor: Elías está aquí”. Cuando me aleje de ti, el espíritu del Señor te llevará adonde yo no sepa; entonces, si llego con la noticia donde está Ajab y resulta que luego no te encuentra, seguro que me mata. Sin embargo, tu siervo es temeroso del Señor desde su juventud. ¿Nadie ha hecho saber a mi señor lo que hice cuando Jezabel mató a los profetas del Señor? Oculté a cien de ellos, de cincuenta en cincuenta, en una cueva y los alimenté con pan y agua. Y ahora tú me dices: “Ve y di a tu señor: Elías está aquí”... ¡Me matará!». Respondió Elías: «¡Vive el Señor del universo a quien sirvo que hoy me presentaré ante él!».

Abdías fue al encuentro de Ajab y le transmitió la noticia. Ajab partió al encuentro de Elías y, al verlo, le dijo: «¿Eres tú, ruina de Israel?». Él respondió: «No soy yo quien ha arruinado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, por abandonar los mandatos del Señor y seguir a los baales. Pero ahora, manda que todo Israel se reúna en torno a mí en el monte Carmelo, especialmente a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal que comen a la mesa de Jezabel».

Ajab dio una orden entre todos los hijos de Israel y reunió a los profetas en el monte Carmelo. Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: «¿Hasta cuándo vais a estar cojeando sobre dos muletas? Si el Señor es Dios, seguidlo; si lo es Baal, seguid a Baal». El pueblo no respondió palabra. Elías continuó: «Quedo yo solo como profeta del Señor, mientras que son cuatrocientos cincuenta los profetas de Baal. Que nos den dos novillos; que ellos elijan uno, lo descuarticen y lo coloquen sobre la leña, pero sin encender el fuego. Yo prepararé el otro novillo y lo pondré sobre la leña, también sin encender el fuego. Vosotros clamaréis invocando el nombre de vuestro dios y yo clamaré invocando el nombre del Señor. Y el dios que responda por el fuego, ese es Dios». Todo el pueblo acató: «¡Está bien lo que propones!». Elías se dirigió a los profetas de Baal: «Elegid un novillo y preparadlo vosotros primero, pues sois más numerosos. Clamad invocando el nombre de vuestro dios, pero no pongáis fuego». Tomaron el novillo que les dieron, lo prepararon y estuvieron invocando el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: «¡Baal, respóndenos!». Mas no hubo voz ni respuesta. Brincaban en torno al altar que habían hecho. A mediodía, Elías se puso a burlarse de ellos: «¡Gritad con voz más fuerte, porque él es dios, pero tendrá algún negocio, le habrá ocurrido algo, estará de camino; tal vez esté dormido y despertará!». Entonces gritaron con voz más fuerte, haciéndose incisiones con cuchillos y lancetas hasta chorrear sangre por sus cuerpos según su costumbre. Pasado el mediodía, entraron en trance hasta la hora de presentar las ofrendas, pero no hubo voz, no hubo quien escuchara ni quien respondiese.

Elías dijo a todo el pueblo: «Acercaos a mí», y todo el pueblo se acercó a él. Entonces se puso a restaurar el altar del Señor, que había sido demolido. Tomó Elías doce piedras según el número de tribus de los hijos de Jacob, al que se había dirigido esta palabra del Señor: «Tu nombre será Israel». Erigió con las piedras un altar al nombre del Señor e hizo alrededor una zanja de una capacidad de un par de arrobas de semilla. Luego dispuso leña, descuartizó el novillo y lo colocó encima. «Llenad de agua cuatro tinajas y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña», ordenó y así lo hicieron. Pidió: «Hacedlo por segunda vez»; y por segunda vez lo hicieron. «Hacedlo por tercera vez» y una tercera vez lo hicieron. Corrió el agua alrededor del altar, e incluso la zanja se llenó a rebosar. A la hora de la ofrenda, el profeta Elías se acercó y comenzó a decir: «Señor, Dios de Abrahán, de Isaac y de Israel, que se reconozca hoy que tú eres Dios en Israel, que yo soy tu servidor y que por orden tuya he obrado todas estas cosas. Respóndeme, Señor, respóndeme, para que este pueblo sepa que tú, Señor, eres Dios y que has convertido sus corazones». Cayó el fuego del Señor que devoró el holocausto y la leña, lamiendo el agua de las zanjas. Todo el pueblo lo vio y cayeron rostro en tierra, exclamando: «¡El Señor es Dios. El Señor es Dios!». Entonces Elías sentenció: «Echad mano a los profetas de Baal, que no escape ni uno». Les echaron mano y Elías les hizo bajar al torrente de Quisón, y allí los degolló.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUARTA MIÉRCOLES DE LA SEMANA MAYOR
In Laudibus En Laudes

Lectio libri Malachim
3 Regum. Capitulo 18

R/. Deo gratias.

In illis diebus ait Helias ad Achab: Ascende, comede et bibe: quia sonus multae pluviae est. Ascendit Achab ut comederet, et biberet: Helias autem ascendit in verticem Carmeli, et pronus in terram posuit faciem suam inter genua sua, et dixit ad puerum suum: Ascende, et prospice contra mare. Qui cum ascendisset, contemplatus ait: Non est quicquam. Et rursum ait illi: Revertere septem vicibus. In septima autem vice, Ecce nubecula parva quasi vestigium hominis ascendebat de mari. Qui ait: Ascende, et dic Achab: Junge currum tuum et descende, ne occupet te pluvia. Cumque se verteret huc atque illuc, ecce coeli contenebrati sunt, et nubes, et ventus, et facta est pluvia grandis. Ascendens itaque Achab abiit in Jezrahel: et manus Domini facta est super Heliam, accinctisque lumbis currebat ante Achab, donec veniret in Jezrahel.

Nunciavit autem Achab Jezabel omnia quae fecerat Helias, et quomodo occidisset universos prophetas Baal gladio. Misitque Jezabel nuncium ad Heliam, dicens: Haec mihi faciant dii, et haec addant, nisi hac hora cras posuero animam tuam sicut animam unius ex illis. Timuit ergo Helias, et surgens abiit, quocumque eum ferebat voluntas: venitque in Bersabee Juda, et dimisit ibi puerum suum, et perrexit in desertum, viam unius diei Cumque venisset, et sederet subter unam juniperum, petivit animae suae, ut moreretur, et ait: Sufficit mihi Domine, tolle animam meam: neque enim melior sum, quam patres mei. Projecitque se, et obdormivit in umbra juniperi: et ecce angelus Domini tetigit eum, et dixit illi: Surge, comede. Respexit, et ecce ad caput suum subcinericius panis, et vas aquae: comedit ergo, et bibit, et rursum obdormivit. Reversusque est angelus Domini secundo, et tetigit eum, dixitque illi: Surge, comede: grandis enim tibi restat via. Qui cum surrexisset, comedit, et bibit, et ambulavit in fortitudine cibi illius quadraginta diebus et quadraginta noctibus, usque ad montem Dei Oreb.

Cumque venisset illuc, mansit in spelunca: et ecce sermo Domini ad eum, dixitque illi: Quid hic agis Helia? At ille respondit: Zelo zelatus sum pro Domino Deo exercituum, quia dereliquerunt pactum Domini filii Israel: altaria tua destruxerunt, et prophetas tuos occiderunt gladio, et derelictus sum ego solus, et quaerunt animam meam, ut auferant cam. Et ait ei: Egredere, et sta in monte coram Domino: et ecce Dominus transiit, et spiritus grandis et fortis subvertens montes, et conterens petras ante Dominum: non in spiritu Dominus, et post spiritum commotio: non in commotione Dominus, et post commotionem ignis: non in igne Dominus, et post ignem sibilus aurae tenuis. Quod cum audisset Helias, operuit vultum suum pallio, et egressus stetit in ostio speluncae, et ecce vox ad eum, dicens: Quid hic agis, Helia? et ille respondit: Zelo zelatus sum pro Domino Deo exercituum, quia dereliquerunt pactum tuum filii Israel: altaria tua destruxerunt, et prophetas tuos occiderunt gladio, et derelictus sum ego solus, et quaerunt animam meam, ut auferant eam.

Et ait Dominus ad eum: Vade, et revertere in viam tuam per desertum in Damascum: cumque perveneris illuc, unges Azael regem super Syriam, et Jehu filium Namsi unges regem super Israel: Heliseum autem filium Saphat, qui est de Abelmeula, unges prophetam pro te. Et erit, quicumque fugerit gladium Azael, occidet eum Jehu: et quicumque fugerit gladium Jehu, interficiet eum Heliseus. Et derelinquam mihi in Israel septem millia virorum, quorum genua non sunt incurvata ante Baal, et omne os, quod non adoravit eum osculans manum.

Profectus ergo inde Helias, reperit Heliseum filium Saphat arantem in duodecim jugis boum: et ipse in duodecim jugis boum arantibus unus erat: cumque venisset Helias ad eum, misit pallium suum super eum. Qui statim relictis bobus cucurrit post Heliam, et ait: Osculer, oro te, patrem meum, et matrem meam, et sic sequar te. Dixitque ei: Vade, et revertere: quod enim meum erat, feci tibi. Reversus autem ab eo, tulit par boum, et mactavit illud, et in aratro boum coxit carnes, et dedit populo, et comederunt: consurgensque abiit, et secutus est Heliam, et ministrabat ei.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de los Reyes
1Re 18,41-19,21

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días Elías dijo a Ajab: «Sube, come y bebe, porque va a llover mucho». Ajab subió a comer y beber, mientras Elías subía a la cima del Carmelo para encorvarse hacia tierra, con el rostro entre las rodillas. Había ordenado a su criado: «Sube y mira hacia el mar»; el criado subió, miró y dijo: «No hay nada». Elías repitió: «Vuelve»; y así siete veces. A la séptima dijo el criado: «Aparece una nubecilla como la palma de una mano que sube del mar». Entonces le ordenó: «Sube y dile a Ajab: “Engancha el carro y desciende, no te vaya a detener la lluvia”». En unos instantes los cielos se oscurecieron por las nubes y el viento, y sobrevino una gran lluvia. Ajab montó en su carro y marchó a Yezrael. La mano del Señor se posó sobre Elías; este, ciñéndose la cintura, iba corriendo delante de Ajab hasta que llegó a Yezrael.

Ajab transmitió a Jezabel cuanto había hecho Elías y cómo pasó a cuchillo a todos los profetas de Baal. Jezabel envió un mensajero para decirle: «Que los dioses me castiguen si mañana a estas horas no he hecho con tu vida como has hecho tú con la vida de uno de estos». Entonces Elías tuvo miedo, se levantó y se fue para poner a salvo su vida. Llegó a Berseba de Judá y allí dejó a su criado. Luego anduvo por el desierto una jornada de camino, hasta que, sentándose bajo una retama, imploró la muerte diciendo: «¡Ya es demasiado, Señor! ¡Toma mi vida, pues no soy mejor que mis padres!». Se recostó y quedó dormido bajo la retama, pero un ángel lo tocó y dijo: «Levántate y come». Miró alrededor y a su cabecera había una torta cocida sobre piedras calientes y un jarro de agua. Comió, bebió y volvió a recostarse. El ángel del Señor volvió por segunda vez, lo tocó y de nuevo dijo: «Levántate y come, pues el camino que te queda es muy largo». Elías se levantó, comió, bebió y, con la fuerza de aquella comida, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el Horeb, el monte de Dios.

Allí se introdujo en la cueva y pasó la noche. Le llegó la palabra del Señor preguntando: «¿Qué haces aquí, Elías?». Y él respondió: «Ardo en celo por el Señor, Dios del universo, porque los hijos de Israel han abandonado tu alianza, derribado tus altares y pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para arrebatármela». Le dijo: «Sal y permanece de pie en el monte ante el Señor». Entonces pasó el Señor y hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y quebraba las rocas ante el Señor, aunque en el huracán no estaba el Señor. Después del huracán, un terremoto, pero en el terremoto no estaba el Señor. Después del terremoto fuego, pero en el fuego tampoco estaba el Señor. Después del fuego el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se mantuvo en pie a la entrada de la cueva. Le llegó una voz que le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías?», y él respondió: «Ardo en celo por el Señor, Dios del universo, porque los hijos de Israel han abandonado tu alianza, derribado tus altares y pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para arrebatármela».

Le dijo el Señor: «Vuelve a tu camino en dirección al desierto de Damasco. Cuando llegues, unge rey de Siria a Jazael, rey de Israel a Jehú, hijo de Nimsí, y profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Abel Mejolá. Al que escape a la espada de Jazael lo matará Jehú, y al que escape a la espada de Jehú, lo matará Eliseo. Dejaré un resto de siete mil en Israel: todas las rodillas que no se doblaron ante Baal y todas las bocas que no lo besaron».

Partió Elías de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, quien se hallaba arando. Frente a él tenía doce yuntas; él estaba con la duodécima. Pasó Elías a su lado y le echó su manto encima. Entonces Eliseo abandonó los bueyes y echó a correr tras Elías, diciendo: «Déjame ir a despedir a mi padre y a mi madre y te seguiré». Le respondió: «Anda y vuélvete, pues ¿qué te he hecho?». Eliseo volvió atrás, tomó la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio. Con el yugo de los bueyes asó la carne y la entregó al pueblo para que comiera. Luego se levantó, siguió a Elías y se puso a su servicio.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

Fili, qui despicit pauperem, exprobrat factori ejus: et qui in ruina laetatur alterius, non erit impunitus.
Qui reddit mala pro bonis, non recedet malum de domo ejus.
Et qui justificat impium, et qui condemnat justum, abominabilis est uterque ante Deum.
Quid prodest divitias stulto habere, cum sapientiam mereri non possit?
Omni tempore diligit, qui amicus est: et frater in angustiis comprobatur.
Homo stultus plaudet manibus, cum spoponderit pro amico suo.
Qui meditatur discordias, diligit rixas; et qui exaltat cor suum, quaerit ruinam.
Qui perversi cordis est, non inveniet bonum: et qui vertit linguam, incidet in malum.
Munera de sinu impius accipit, ut pervertat semitas justi.
Non est bonum, damnum inferre justo: nec percutere principem, qui recta judicat.

Occasiones quaerit qui vult recedere ab amico: omni tempore erit exprobrabilis.
Aqua profunda verba justi: et torrens redundans fons sapientiae.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 17,5.13.15-20.23; 18,2.4

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, quien se burla del pobre afrenta a su Hacedor, quien se alegra de su desgracia lo pagará.
A quien devuelve mal por bien, el mal rondará por su casa.
Absolver al culpable y condenar al inocente: dos cosas que detesta el Señor.
¿De qué le servirá al necio su dinero?; ¿comprará sabiduría si no tiene seso?
El amigo ama en todo tiempo, el hermano nace para el peligro.
¡Qué imprudente quien estrecha la mano, quien sale fiador de su compañero!
Quien ama peleas ama el delito, quien agranda sus puertas invita al robo.
Mente retorcida no encuentra dicha, lengua embustera cae en desgracia.
El malvado acepta sobornos a escondidas, con ánimo de torcer el curso de la justicia.

Quien quiere desunir busca pretextos, por todos los medios provoca peleas.
Las palabras del hombre son agua profunda, torrente desbordado, fuente de sabiduría.

R/. Amén.

Lectio Esaiae Prophetae
Capitulo 63

R/. Deo gratias.

Haec dicit Dominus:

Quis est iste, qui venit de Edon, tinctis vestibus de Bosra? iste formosus in stola sua, gradiens in multitudine fortitudinis suae. Ego, qui loquor justitiam, et propugnator sum ad salvandum.
Quare ergo rubrum est indumentum tuum, et vestimenta tua sicut calcantium in torculari?
Torcular calcavi solus, et de gentibus non est vir mecum: calcavi eos in furore meo, et conculcavi eos in ira mea: et aspersus est sanguis eorum super vestimenta mea, et omnia indumenta mea inquinavi.
Dies enim ultionis in corde meo, annus retributionis meae venit.
Circumspexi, et non erat auxiliator: quaesivi, et non fuit qui adjuvaret: et salvavit mihi brachium meum, et indignatio mea ipsa auxiliata est mihi.
Et conculcavi populos in furore meo, et inebriavi eos indignatione mea, et detraxi in terram virtutem eorum.

Miserationum Domini recordabor, laudem Domini super omnibus, quae reddidit nobis Dominus, et super multitudinem bonorum domus Israel, quae largitus est eis secundum indulgentiam suam, et secundum multitudinem misericordiarum suarum.
Et dixit: Verumtamen populus meus est, filii non negantes: et factus est eis salvator. In omni tribulatione eorum non est tribulatus, et angelus faciei ejus salvavit eos: in dilectione sua, et in indulgentia sua ipse redemit eos, et portavit eos, et elevavit eos cunctis diebus saeculi.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 63,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

¿Quién es ese que viene de Edón, de Bosra, con las ropas enrojecidas? ¿Quién es ese, vestido de gala, que avanza lleno de fuerza? Yo, que sentencio con justicia y soy poderoso para salvar.
¿Por qué están rojos tus vestidos, y la túnica como quien pisa en el lagar?
Yo solo he pisado el lagar, y de los otros pueblos nadie me ayudaba. Los pisé con mi cólera, los estrujé con mi furor; su sangre salpicó mis vestidos y me manché toda la ropa.
Porque es el día en que pienso vengarme; el año del rescate ha llegado.
Miraba sin encontrar un ayudante, espantado al no haber quien me apoyara; pero mi brazo me dio la victoria, mi furor fue mi apoyo.
He pisoteado los pueblos en mi cólera, los he embriagado con mi furor, hice correr por tierra su sangre.

Quiero recordar la misericordia del Señor, las alabanzas del Señor: todo lo que hizo por nosotros el Señor, sus muchos beneficios a la casa de Israel, que llevó a cabo con compasión, y su gran misericordia.
Él dijo: «Son mi pueblo, hijos que no engañarán», y fue su salvador en todas sus angustias. No fue un ángel ni un mensajero, fue él mismo en persona quien los salvó, los rescató con su amor y su clemencia, los levantó y soportó, todos los días del pasado.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Hieremiae Prophetae
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

Haec dicit Dominus:

Ecce ego longe projiciam habitatores terrae in hac vice: et tribulabo eos ita ut non inveniantur. Vae mihi super contritione mea, pessima plaga mea. Ego autem dixi: Plane haec infirmitas mea est, et portabo illam. Tabernaculum meum vastatum est: omnes funiculi mei dirupti sunt, filii mei exierunt a me, et non subsistunt: non est qui extendat ultra tentorium meum, et erigat pelles meas. Quia stulte egerunt pastores, et Dominum non quaesierunt: propterea non intellexerunt, et omnis grex eorum dispersus est. Vox auditionis ecce venit, et commotio magna de terra Aquilonis: ut ponat civitates Juda solitudinem, et habitaculum draconum.

Audite verba pacti hujus, et loquimini ad viros Juda, et ad habitatores Hierusalem, et dices ad eos: Haec dicit Dominus Deus Israel: Maledictus vir, qui non audierit verba pacti hujus, quod praecopi patribus vestris in die, qua eduxi eos de terra Aegypti, de fornace ferrea, dicens: Audite vocem meam, et facite omnia quae praecepi vobis, et eritis mihi in populum, et ego ero vobis in Deum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Jeremías
Jer 10,18-22; 11,2-4

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

«Esta vez lanzaré con la honda a los habitantes de este país; voy a ponerlos en aprieto, de modo que no puedan escapar». ¡Pobre de mí, qué desastre, tengo una herida incurable! Y pensar que me decía: «Solo es un mal soportable». Mi tienda ha sido saqueada, las cuerdas han sido arrancadas; mis hijos me han abandonado, ya no los tengo conmigo. Ya no hay quien monte mi tienda, no hay quien levante mis toldos. Los pastores carecían de juicio, ya no consultaban al Señor; por ello no acertaron y se ha dispersado el rebaño. Se oyen rumores. Ya llega un estruendo del país del norte: convertirá los poblados de Judá en desierto, en guarida de chacales.

Escucha los términos de esta alianza y transmíteselos a la gente de Judá y a los habitantes de Jerusalén. Les dirás: «Esto dice el Señor, Dios de Israel: Maldito quien no haga caso de los términos de esta alianza, que impuse a vuestros antepasados cuando los saqué de Egipto, del horno de hierro, cuando les dije: "Hacedme caso y obrad conforme a lo que os mande. Así seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios".

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUINTA JUEVES DE LA SEMANA MAYOR
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Malachim
4 Regum. Capitulo 6

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Congregavit Benadab rex Syriae universum exercitum suum, et ascendit, et obsidebat Samariam. Factaque est fames magna in Samaria: et tamdiu obsessa est, donec venumdaretur caput asini octoginta argenteis, et quarta pars cavi stercoris columbarum quinque argenteis.

Cumque rex Israel transiret per murum, mulier quaedam exclamavit ad eum, dicens: Salva me, Domine mi rex. Qui ait: Non te salvat Dominus: unde te possum salvare? de area, vel de torculari? Dixitque ad eam rex: Quid tibi vis? Quae respondit: Mulier ista dixit mihi: Da filium tuum, ut comedamus eum hodie, et filium meum comedemus cras. Coximus ergo filium meum, et comedimus: dixique ei altera die: Da filium tuum, ut comedamus eum. Quae abscondit filium suum. Quod cum audisset rex, scidit vestimenta sua, et transibat per murum. Viditque omnis populus cilicium, quo vestitus erat ad carnem intrinsecus. Et ait rex: Haec mihi faciat Deus, et haec addat, si steterit caput Helisei filii Saphat super ipsum hodie.

Heliseus autem sedebat in domo sua, et senes sedebant cum eo. Praemisit itaque virum: et antequam veniret nuncius ille, dixit ad senes: Numquid scitis, quod miserit filius homicidae hic, ut praecidatur caput meum? videte ergo, cum venerit nuncius, claudite ostium, et non sinatis eum introire: ecce enim sonitus pedum domini ejus post eum est. Adhuc illo loquente eis, apparuit nuncius, qui veniebat ad eum. Et ait: Ecce tantum malum a Domino est: quid amplius expectabo a Domino?.

Dixit autem Heliseus: Audite verbum Domini: haec dicit Dominus: In tempore hoc cras modius similae uno statere erit, et duo modii hordei statere uno, in porta Samariae. Respondens unus de ducibus, super cujus manum rex incumbebat, homini Dei, ait: Si Dominus etiam fecerit cataractas in coelo, numquid poterit esse, quod loqueris? Qui ait: Videbis oculis tuis, et inde non comedes.

Quatuor ergo viri erant leprosi juxta introitum portae: qui dixerunt ad invicem: Quid hic esse volumus, donec moriamur? sive ingredi voluerimus civitatem, fame moriemur: sive manserimus hic, nobis moriendum est: venite ergo, et transfugiamus ad castra Syriae: si pepercerint nobis, vivemus: si autem occidere voluerint, nihilominus moriemur. Surrexerunt ergo vesperi, ut venirent ad castra Syriae. Cumque venissent ad principium castrorum Syriae, nullum ibidem repererunt. Siquidem Dominus sonitum audiri fecerat curruum et equorum, et exercitus plurimi: dixeruntque ad invicem: ecce mercede conduxit adversum nos rex Israel reges Hethaeorum, et Aegyptiorum, et venerunt super nos. Surrexerunt ergo, et fugerunt in tenebris, et dereliquerunt tentoria sua, et equos et asinos et mulos, in castris, fugeruntque, animas tantum suas salvare cupientes. Igitur cum venissent leprosi illi ad principium castrorum, ingressi sunt unum tabernaculum, et comederunt et biberunt tuleruntque inde argentum, et aurum, et vestes, et abierunt, et absconderunt: et rursum reversi sunt ad aliud tabernaculum, et inde similiter auferentes absconderunt.

Dixeruntque ad invicem: Non recte facimus: haec enim dies boni nuncii est. Si tacuerimus, et noluerimus nunciare usque mane, sceleris arguemur: venite, eamus, et nunciemus in aula regis. Cumque venissent ad portam civitatis, narraverunt eis, dicentes: Ivimus ad castra Syriae, et nullum ibidem reperimus hominem, nisi equos, et asinos alligatos, et fixa tentoria. Ierunt ergo portarii, et nunciaverunt in palatio regis intrinsecus.

Qui surrexit nocte, et ait ad servos suos: Dico vobis quid fecerint nobis Syri: sciunt quia fame laboramus, et idcirco egressi sunt de castris, et latitant in agris, dicentes: Cum egressi fuerint de civitate, capiemus eos vivos, et tunc civitatem ingredi poterimus. Respondit autem unus servorum ejus: Tollamus quinque equos, qui remanserunt in urbe (quia ipsi tantum sunt in universa multitudine Israel, alii enim consumpti sunt) et mittentes, explorare poterimus. Adduxerunt ergo duos equos, misitque rex in castra Syrorum, dicens: Ite, et videte. Qui abierunt post eos usque ad Jordanem: ecce autem omnis via plena erat vestibus et vasis, quae projecerant Syri cum turbarentur: reversique nuncii indicaverunt regi.

Et egressus populus, diripuit castra Syriae: factusque est modius similae statere uno, et duo modii hordei statere uno, juxta verbum Domini. Porro rex ducem illum, in cujus manu incubuerat, constituit ad portam: quem conculcavit turba in introitu portae, et mortuus est, juxta quod locutus fuerat vir Dei.

R/. Amen.

Lectura del segundo libro de los Reyes
2Re 6,24-7,17

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Ben Hadad, el rey de Siria, movilizó todas sus tropas, se puso en marcha y sitió Samaría. El hambre comenzó a arreciar en Samaría y el asedio se prolongaba, hasta el punto que una cabeza de asno llegó a costar ochenta siclos de plata, y el cuarto de una medida de estiércol de paloma, cinco.

El rey de Israel pasaba por la muralla cuando una mujer le gritó: «¡Ayúdame, rey, mi señor!». Él respondió: «No hables así. ¡Que el Señor te salve! ¿De dónde puedo yo sacar ayuda?, ¿de la era o del lagar?». Luego el rey le preguntó: «¿Qué te aflige?». Ella respondió: «Esa mujer me dijo: “Entrega a tu hijo y lo comeremos hoy y mañana comeremos el mío”. Así que cocimos a mi hijo y nos lo comimos. Al otro día le dije: “Entrega a tu hijo y lo comeremos”, pero ella lo escondió». Al oír el rey las palabras de la mujer rasgó sus vestiduras. Caminaba por la muralla y el pueblo pudo ver que vestía debajo un sayal. Y sentenció: «Dios me castigue, si la cabeza de Eliseo, hijo de Safat, permanece hoy sobre sus hombros».

Eliseo estaba sentado en su casa y los ancianos sentados también con él. El rey envió por delante a un heraldo, pero, antes de que este llegara ante Eliseo, el hombre de Dios dijo a los ancianos: «¿Habéis visto? Ese hijo de asesino ha enviado a uno a cortarme la cabeza. ¡Estad vigilantes! Cuando llegue el heraldo, cerrad la puerta y sostenedla bien contra él. ¿No es ese el ruido de los pasos de su señor?». Aún se encontraba hablando con ellos, cuando el rey descendió adonde estaba él y exclamó: «¡Esta desgracia procede del Señor! ¿Qué puedo esperar todavía del Señor?».

Entonces Eliseo repuso: «Escucha la palabra del Señor: “Así dice el Señor: A esta hora, mañana en la puerta de Samaría, la arroba de flor de harina se venderá a un siclo y a otro las dos de cebada”». El ayudante en cuyo brazo se apoyaba el rey, respondió al hombre de Dios y le dijo: «Incluso si el Señor abriese ventanas en el cielo, ¿podría ocurrir tal cosa?». Y Eliseo respondió: «Lo verás con tus ojos, pero de ello no has de comer».

Había cuatro leprosos a la entrada de la puerta que se decían entre sí: «¿Qué estamos haciendo aquí sentados hasta fallecer? Si decidimos entrar en la ciudad, con el hambre que hay en ella, moriremos y, si nos quedamos aquí, moriremos igual. ¡Ea!, pasémonos al campamento de Siria; si nos dejan vivir, viviremos y, si nos matan, moriremos». Al oscurecer se pusieron en camino hacia el campamento arameo. Al llegar a sus límites, vieron que no había nadie. Pues el Señor había hecho oír allí el estrépito de carros y caballos, estrépito de un gran ejército, cuando se dijeron unos a otros: «El rey de Israel ha pagado a los reyes de los hititas y a los de Egipto para que vengan contra Siria». Y emprendieron la huida al anochecer, abandonando sus tiendas, caballos y asnos; dejaron el campamento tal como estaba; huyeron así para salvar sus vidas. Cuando los leprosos llegaron al límite del campamento, entraron en una tienda, comieron y bebieron; luego se llevaron de allí plata, oro y vestidos, y fueron a esconderlo. Regresaron y entraron en otra tienda, se llevaron lo que allí había y lo escondieron.

Entonces se dijeron unos a otros: «No está bien esto que hacemos. Hoy es un día de alegría y nosotros estamos callados. Nos tratarán como culpables si aguardamos hasta la luz de la mañana. ¡Andando!, vayamos a informar a palacio». Así es que llegaron y llamaron a los guardias de la puerta de la ciudad informando: «Hemos ido al campamento arameo y allí no hay nadie ni una voz humana, solo hay caballos atados, asnos atados y las tiendas tal como estaban». Y los centinelas llamaron y pasaron la noticia al interior de palacio.

El rey se levantó de noche y dijo a sus oficiales: «Os diré lo que nos han hecho los arameos. Como saben que nos estamos muriendo de hambre, han abandonado el campamento y se han escondido en descampado, pensando: “Seguro que saldrán de la ciudad. Los prenderemos vivos y entraremos en ella”». Uno de los oficiales respondió: «Tomemos cinco de los caballos que nos quedan en la ciudad; al fin y al cabo les puede ocurrir lo que a toda la muchedumbre de Israel, que ha perecido». El rey envió dos tiros de caballos en pos del ejército arameo, ordenando: «Id y ved». Los siguieron estos hasta el Jordán. Todo el camino estaba lleno de vestidos y objetos que los arameos habían arrojado en sus prisas. Los mensajeros regresaron y dieron cuenta al rey.

Entonces salió el pueblo y saqueó el campamento arameo. La arroba de flor de harina comenzó a venderse a un siclo y a otro las dos de cebada, conforme a la palabra del Señor. El rey puso de vigía a la puerta al ayudante en cuyo brazo se apoyaba, pero el pueblo lo pisoteó allí mismo y murió, conforme a la palabra del hombre de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 1

R/. Deo gratias.

Fili mi, audi disciplinam patris tui, et ne dimittas legem matris tuae: ut addatur gratia capiti tuo, et torques eollo tuo.
Fili mi, si te lactaverint peccatores, ne acquiescas eis.
Si dixerint: Veni nobiscum, insidiemur sanguini, abscondamus tendiculas contra insontem frustra: deglutiamus eum sicut infernus viventem, et integrum quasi descendentem in lacum. Omnem pretiosam substantiam reperiemus, implebimus domos nostras spoliis. Sortem mitte nobiscum, marsupium sit unum omnium nostrum.
Fili mi, ne ambules cum eis, prohibe pedem tuum a semitis eorum. Pedes enim illorum ad malum currunt, et festinant ut effundant sanguinem.
Frustra autem jacitur rete ante oculos pennatorum.
Ipsi quoque contra sanguinem suum insidiantur, et moliuntur fraudes contra animas suas.

Fili mi, si intraverit sapientia cor tuum, et scientia animae tuae placuerit: consilium custodiet te, et prudentia servabit te, ut eruaris a via mala, et ab homine, qui perversa loquitur: qui relinquunt iter rectum, et ambulant per vias tenebrosas: qui laetantur cum malefecerint, et exultant in rebus pessimis: quorum viae perversae sunt, et infames gressus eorum.

Serva, fili mi, mandata mea, et vives: et legem meam quasi pupillam oculi tui.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 1,8-18; 2,10-15; 7,2

R/. Demos gracias a Dios.

Escucha, hijo mío, los consejos de tu padre, no rechaces la instrucción de tu madre: pues serán diadema en tu cabeza, como una gargantilla en tu cuello.
Hijo mío, no te dejes seducir, no accedas a gente sin escrúpulos.
Si te dicen: «Ven con nosotros, preparemos emboscadas mortales, acechemos sin motivo al honrado; lo tragaremos vivo, como el Abismo, entero, como quien baja a la tumba; nos haremos con grandes riquezas, llenaremos de botín nuestra casa; comparte tu suerte con nosotros, haremos bolsa común».
Tú, hijo mío, no sigas su camino, aparta tus pies de su senda, pues sus pies corren tras el mal, se apresuran a derramar sangre.
Mas en vano se ponen redes cuando son vistas por las aves.
Sus emboscadas les resultarán mortales, atentarán contra su propia vida.

Hijo mío, si aceptas mis palabras la sabiduría penetrará en tu mente y te agradará el saber. La perspicacia cuidará de ti, la prudencia te protegerá; te librará del mal camino, del hombre perverso, que abandona la senda recta para ir por caminos tenebrosos; que goza haciendo el mal, complacido en sus perversas ideas; que va por rumbos tortuosos y sigue caminos extraviados.

Hijo mío, conserva mis mandatos y vivirás, mi enseñanza como la niña de tus ojos.

R/. Amén.

Lectio libri Esaiae Prophetae
Capitulo 50

R/. Deo gratias.

Quis est hic liber repudii matris vestrae, quo dimisi eam? aut quis est creditor meus, cui vendidi vos? ecce enim in iniquitatibus vestris venditi estis, et in sceleribus vestris dimisi matrem vestram. Quia veni, et non erat vir: vocavi, et non erat qui audiret: numquid abbreviata et parvula facta est manus mea, ut non possem redimere? aut non est in me virtus ad liberandum? Ecce in increpatione mea desertum faciam mare, ponam flumina in siccum: computrescent pisces sine aqua, et morientur in siti. Induam coelos tenebris, et saccum ponam operimentum eorum.

Dominus dedit mihi linguam eruditam, ut sciam sustentare eum, qui lapsus est verbo: erigit mane, mane erigit mihi aurem, ut audiam quasi magistrum, Dominus Deus aperuit mihi aurem, ego autem non contradico: retrorsum non abii.
Corpus meum dedi percutientibus, et genas meas vellentibus: faciem meam non averti ab increpantibus, et conspuentibus in me.
Dominus Deus auxiliator meus, et ideo non sum confusus: ideo posui faciem meam ut petram durissimam, et scio quoniam non confundar.
Juxta est qui justificat me, quis contradicet mihi? stemus simul, quis est adversarius meus? accedat ad me.
Ecce Dominus meus auxiliator meus: quis est qui condemnet me? Ecce omnes quasi vestimentum conterentur, tinea comedet eos.

Quis ex vobis timens Dominum, audiens vocem servi sui?.

Haec dicit Dominus: Ecce confundentur et erubescent omnes, qui pugnant adversum te: erunt quasi non sint, et peribunt viri, qui contradicunt tibi.
Quaeres eos, et non invenies, viros rebelles tuos: et erunt quasi non sint: et veluti consumptio homines bellantes adversum te.
Quia ego Dominus Deus tuus apprehendens manum tuam, dicensque tibi: Ne timeas, ego adjuvi te, dicit Dominus omnipotens.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 50,1-10; 41,11-13

R/. Demos gracias a Dios.

¿Dónde está el acta de repudio con que despedí a vuestra madre? ¿O a cuál de mis acreedores os he vendido? Mirad, por vuestras culpas fuisteis vendidos, por vuestros crímenes fue repudiada vuestra madre. ¿Por qué, cuando yo vine, no había nadie, y nadie respondió cuando llamé? ¿Tan corto es mi brazo que no puede liberaros? ¿No tengo yo poder para salvaros? Pues con una amenaza seco el mar y convierto los ríos en desierto. Los peces apestan por falta de agua y mueren de sed. Yo visto de luto el cielo, lo cubro de sayal.

El Señor Dios me ha dado una lengua de discípulo; para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los discípulos.
El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás.
Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes y salivazos.
El Señor Dios me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.
Mi defensor está cerca, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos, ¿quién me acusará? Que se acerque.
Mirad, el Señor Dios me ayuda, ¿quién me condenará? Mirad, todos se consumen como un vestido, los roe la polilla.

¿Quién de vosotros teme al Señor y escucha la voz de su siervo?

Esto dice el Señor: Se avergonzarán humillados los que se enfurecían contra ti; serán aniquilados y perecerán los que pleiteaban contra ti.
Buscarás a tus adversarios, y no podrás encontrarlos: serán aniquilados, como nada, los que te combaten.
Porque yo, el Señor, tu Dios, te tomo por tu diestra y te digo: «No temas, yo mismo te auxilio».

R/. Amén.

Inicio página

SEXTA FERIA IN PARASCEVE VIERNES DE PARASCEVE
Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Fili, Si dormieris, salvus eris: quiesces, et suavis erit somnus tuus: ne paveas repentino terrore, et inruentes tibi potentias impiorum. Dominus erit in latere tuo, et custodiet pedem tuum, ne capiaris a malo.

R/. Amen.

De los Proverbios de Salomón
Prov 3,24-26

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, Podrás descansar sin temor, dormir con un sueño relajado. No temerás el terror repentino ni el ataque de los malvados cuando llegue, pues el Señor estará a tu lado y librará tu pie de la trampa.

R/. Amén.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR


1. Breviarium Gothicum. ff. 336; 338-343; 344-349; 351-353; 355-357; 362.
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX