La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe. Lecturas de Cuaresma

LECTURAS DE LOS OFICIOS DE LA
SEMANA IV DE CUARESMA
 
ÍNDICE
DOMINGO IV DE CUARESMA.
LAUDES. Lectura histórica.
LUNES DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MARTES DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MIÉRCOLES DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
JUEVES DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
VIERNES DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
SÁBADO DE LA SEMANA IV.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR

Inicio página

 

IN QUARTO DOMINICO
QUADRAGESIM
Æ

CUARTO DOMINGO
DE CUARESMA

In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ruth
Capitulo 1

R/. Deo gratias.

In diebus unius judicis, quando judices præerant: facta est fames in terra. Abiitque homo de Bethlehem Juda, ut peregrinaretur in regione Moabitide cum uxore sua ac duobus liberis: ipse vocabatur Elimelech, et uxor eius Noemi: et duo filii, unus vocabatur Mahalon, et alter Chelion, Ephrathæi de Bethlehem Juda. Ingressique regionem Moabitidem, morabantur ibi. Et mortuus est Elimelech maritus Noemi: remansitque ipsa cum filiis. Qui acceperunt uxores Moabitidas, quarum una vocabatur Orpha, alteraque Ruth. Manseruntque ibi decem annis, et ambo mortui sunt, Mahalon videlicet, et Chelion: remansitque mulier orbata duobus liberis ac marito.

Surrexit ut in patriam pergeret, cum utraque nuru sua, de regione Moabitide: audierat enim quod respexisset Dominus populum suum, et dedisset eis escas. Egressa est itaque de loco peregrinationis suæ, cum utraque nuru sua: et jam in via posita revertendi in terram Juda, dixit ad eas: Ite in domum patris vestri, faciat Dominus vobiscum misericordiam, sicut fecistis cum mortuis et mecum. Det vobis invenire requiem in domibus virorum, quos sortituræ estis.
Et osculata est eas. Quæ levata voce flere cœperunt, et dicere: Tecum pergemus ad populum tuum.

Quibus illa respondit: Revertimini filiæ mi, cur venitis mecum? num ultra habebo filios in utero meo, ut viros ex me possetis sperare? Revertimini filiæ mi, et abite: jam enim in senectute confecta sum, nec apta vinculo conjugali: etiam si possem hac nocte concipere, et parere filios, si eos expectare velitis, donec crescant, et annos pubertatis impleant, ante eritis vetulæ quam nubatis. Nolite, quæso, filiæ mi, facere hoc: quia vestra angustia me magis pressit, et egressa est manus Domini contra me.

Elevata igitur voce, iterum flere cœperunt: Orpha osculata est socrum, ac reversa: Ruth adhæsit socrui suæ: cui dixit Noemi: En reversa est cognata tua ad populum suum, et ad deos suos, vade cum ea.

Quæ respondit: Ne adverseris mihi ut relinquam te, et abeam: quocumque perrexeris, pergam: et ubi morata fueris, et ego pariter morabor. Populus tuus populus meus, et Deus tuus et Deus meus. Quæ te morientem terra susceperit, in ea moriar: ibique locum accipiam sepulturæ. Hæc milii faciat Deus, et hæc addat, si non sola mors me et te separaverit.

Videns ergo Noemi, quod obstinato Ruth animo decrevisset secum pergere, adversari noluit, nec ultra ad suos reditum persuadere: profectæque sunt simul, et venerunt in Bethlehem.

Quibus urbem ingressis, velox apud cunctos fama percrebuit: dicebantque mulieres: Hæc est illa Noemi.

Quibus ait: Ne vocetis me Noemi (id est, pulchram) sed vocate me Mara (id est, amaram) quia valde amaritudine replevit me Omnipotens. Egressa sum plena, et vacuam reducit me Dominus. Cur igitur vocatis me Noemi, quam humiliavit Dominus, et afflixit Omnipotens?

Venit ergo Noemi cum Ruth Moabitide nuru sua, de terra peregrinationis suæ: ac reversa est in Bethlehem, quando primum hordea metebantur.

Cap. 2. Erat autem viro Elimelech consanguineus, homo potens, et magnarum facultatum, nomine Booz. Dixitque Ruth Moabitis ad socrum suam: Si jubes, vadam in agrum, et colligam spicas, quæ metentium fugerint manus, ubicumque clementis patrisfamilias reperero gratiam.

Cui illa respondit: Vade filia mi.

Abiit itaque et colligebat spicas post terga metentium. Accidit autem ut ager ille haberet Dominum nomine Booz, qui erat de cognatione Elimelech. Et ecce, ipse veniebat de Bethlehem, dixitque messoribus: Dominus vobiscum.

Qui responderunt ei: Benedicat tibi Dominus.

Dixitque Booz juveni, qui messoribus præerat: Cujus est hæc puella?

Cui respondit: Hæc est Moabitis, quæ venit cum Noemi, de regione Moabitide, et rogavit ut spicas colligeret remanentes, sequens messorum vestigia: et de mane usque nunc stat in agro, et ne ad momentum quidem domum reversa est.

Et ait Booz ad Ruth: Audi filia, ne vadas ad colligendum in alterum agrum, nec recedas ab hoc loco: sed jungere puellis meis, et ubi messuerint, sequere. Mandavi enim pueris meis, ut nemo tibi molestus sit: sed etiam si sitieris, vade ad sarcinulas, et bibe aquas, de quibus et pueri mei bibunt.

Quæ cadens in faciem suam et adorans ait: Unde mihi hoc, ut invenirem gratiam ante oculos tuos, et nosse me dignareris peregrinam mulierem?

Cui ille respondit: Nuntiata mihi sunt omnia, quæ feceris socrui tuæ post mortem viri tui: et quod dereliqueris parentes tuos, et terram in qua nata es, et veneris ad populum, quem ante nesciebas. Reddat tibi Dominus pro opere tuo, et plenam mercedem accipies a Domino meo Deo Israel, ad quem venisti, et sub cujus confugisti alas.

Quæ ait: Inveni gratiam ante oculos tuos, domine mi, qui consolatus es me, et locutus es ad cor ancillæ tuæ, quæ non sum similis unius puellarum tuarum.

Dixit ad eam Booz: Quando hora vescendi fuerit, veni huc, et comede panem, et tinge buccellam tuam in aceto.

Sedit itaque ad messorum latus, et congessit polentam sibi, comeditque, et saturata est, et tulit reliquias. Atque inde surrexit, ut spicas ex more colligeret. Præcepit autem Booz pueris suis, dicens: Etiam si vobiscum metere voluerit, ne prohibeatis eam: et de vestris quoque manipulis projicite de industria, et remanere permittite, ut absque rubore colligat, et colligentem nemo corripiat.

Collegit ergo in agro usque ad vesperum: et quæ colligerat virga cædens et excutiens, invenit hordei quasi ephi mensuram, id est, tres modios: quos portans reversa est in civitatem, et ostendit socrui suæ: insuper protulit, et dedit ei reliquias cibi sui, quo saturata fuerat. Dixitque ei socrus sua: Ubi hodie collegisti, et ubi fecisti opus? sit benedictus qui misertus est tui.

Indicavitque ei apud quem esset operata: et nomen dixit viri, quod Booz vocaretur. Cui respondit Noemi: Benedictus sit a Domino: quoniam eamdem gratiam, quam præbuerat vivis, servavit et mortuis. Rursusque: Propinquus noster est homo.

Et Ruth hoc quoque, inquit, præcepit mihi, ut tamdiu messoribus ejus jungerer, donec omnes segetes meterentur.

Cui dixit socrus: Melius est, filia mi, ut cum puellis ejus exeas ad metendum, ne in alio agro quispiam resistat tibi.

Juncta est igitur puellis Booz: et tamdiu cum eis messuit, donec hordea et triticum in horreis conderentur.

Cap. 3. Postquam autem reversa est ad socrum suam, audivit ab ea: Filia mi, quæram tibi requiem, et providebo ut bene sit tibi. Booz iste, cujus puellis in agro juncta es, propinquus noster est, et hac nocte aream hordei ventilat. Lavare igitur, et ungere, et induere cultioribus vestimentis, ac descende in aream: non te videat homo, donec esum potumque finierit.

Quando autem ierit ad dormiendum, nota locum in quo dormiat: veniesque, et discooperies pallium, quo operietur a parte pedum, et projicies te, et ibi jacebis: ipse autem dicet tibi quid agere debeas.

Quæ respondit: Quicquid præceperis mihi faciam.

Descenditque in aream, et fecit omnia, quæ sibi imperaverat socrus. Cumque comedisset Booz, et bibisset, et factus fuisset hilarior, issetque ad dormiendum juxta acervum manipulorum, venit abscondite, et discooperto a pedibus ejus pallio, se projecit.

Et ecce, jam noctis media expavit homo, et conturbatus est: viditque mulierem jacentem ad pedes suos, et ait illi: Quæ es?

Illa respondit: Ego sum Ruth ancilla tua: expande pallium super famulam tuam, quia propinquus es.

Et ille, Benedicta, inquit, es a Domino filia, et priorem misericordiam posteriore superasti: quia non es secuta juvenes, sive pauperes sive divites. Noli ergo metuere, sed quid dixeris mihi, faciam tibi. Scit autem omnis populus, qui habitat intra portas urbis meæ, mulierem te esse virtutis. Nec abnuo me propinquum, sed est alius me propinquior. Quiesce hac nocte: et facto mane, si te voluerit propinquitatis jure retinere, bene res acta est: sin autem ille noluerit, ego te absque ulla dubitatione suscipiam, vivit Dominus: dormi usque mane.

Dormivit itaque ad pedes ejus usque noctis abscessum. Surrexitque antequam homines se cognoscerent mutuo, et dixit Booz: Cave ne quis noverit quod huc veneris. Et rursum, Expande, inquit, pallium tuum quo operiris, et tene utraque manu.

Qua extendente, et tenente, mensus est sex modios hordei, et posuit super eam.

Quæ portans ingressa est civitatem, et venit ad socrum suam. Quæ dixit ei: Quid egisti filia?

Narravitque omnia, quæ sibi fecisset homo. Et ait: Ecce sex modios hordei dedit mihi, et ait: Nolo vacuam te reverti ad domum tuam.

Dixitque Noemi: Expecta filia donec videamus quem exitum habeat. Neque enim cessabit homo nisi compleverit quod locutus est.

Cap. 4. Ascendit ergo Booz ad portam, et sedit ibi. Cumque vidisset propinquum præterire, de quo prius sermo habitus est, dixit ad eum: Declina paulisper, et sede hic, vocato eo nomine suo. Qui divertit, et sedit. Tollens autem Booz decem viros de senioribus civitatis, dixit ad eos: Sedete hic. Quibus resedentibus, locutus est ad propinquum: Partem agri fratris nostri Elimelech vendit Noemi, quæ reversa est de regione Moabitide: quod audire te volui, et tibi dicere coram cunctis sedentibus, et majoribus natu de populo meo. Si vis possidere jure propinquitatis, eme, et posside: sin autem displicet tibi, hoc ipsum indica mihi, ut sciam quid facere debeam: nullus est enim propinquus, excepto te, qui prior es; et me, qui secundus sum.

At ille respondit: Ego agrum emam.

Cui dixit Booz: Quando emeris agrum de manu mulieris, Ruth quoque Moabitidem, quæ uxor defuncti fuit, debes accipere: ut suscites nomen propinqui tui.

Qui respondit: Cedo jure propinquitatis: neque enim posteritatem familiæ meæ delere debeo. Tu meo utere privilegio, quo me libenter carere profiteor.

Hic autem erat mos antiquitatis in Israel inter propinquos, si quando alter alteri suo jure cedebat, ut esset firma concessio, solvebat homo calciamentum suum, et dabat proximo suo: hoc erat testimonium concessionis in Israe.

Dixit ergo propinquo suo Booz: Tolle calciamentum.

Quod statim solvit de pede suo. At ille majoribus natu, et universo populo ait: Testes, inquit, vos estis hodie, quod possederim omnia quæ fuerunt Elimelech, et Chelion, et Mahalon, tradente Noemi: et Ruth Moabitidem, uxorem Mahalon, in conjugium sumpserim, ut suscitem nomen defuncti in hereditate sua, ne vocabulum ejus de familia sua ac fratribus et populo deleatur. Vos, inquam, hujus rei testes estis.

Respondit omnis populus, qui erat in porta, et majores natu: Nos testes sumus: faciat Dominus hanc mulierem, quæ ingreditur domum tuam, sicut Rachel et Liam, quæ ædificaverunt domum Israel: ut sit exemplum virtutis in Ephrata, et habeat celebre nomen in Bethlehem: fiatque domus tua, sicut domus Phares quem Thamar peperit Judæ, de semine quod dederit tibi Dominus ex hac puella.

Tulit itaque Booz Ruth, et accepit uxorem: ingressus est ad eam, et dedit illi Dominus, ut conciperet, et pareret filium. Dixeruntque mulieres ad Noemi: Benedictus Dominus, qui non est passus ut deficeret successor familiæ tuæ, et vocaretur nomen ejus in Israel. Et habeas qui consoletur animam tuam, et enutriet senectutem: de nuru enim tua natus est, qui te diliget: et multo tibi est melior, quam si septem haberes filios.

Susceptum Noemi puerum posuit in sinu suo, et nutricis ac gerulæ officio fungebatur. Vicinæ autem mulieres congratulantes ei, ac dicentes: Natus est filius

Noemi: vocaverunt nomen ejus Obed: hic est pater Isai, patris David.

Hæc sunt generationes Phares: Phares genuit Esron, Esron genuit Aram, Aram genuit Aminadab, Aminadab genuit Nahasson, Nahasson genuit Salmon, Salmon genuit Booz, Booz genuit Obed, Obed genuit Isai, Isai genuit David regem.

R/. Amen.

Lectura del libro de Rut
Ru 1,1-4,22

R/. Demos gracias a Dios.

Sucedió, en tiempos de los jueces, que hubo hambre en el país y un hombre decidió emigrar, con su mujer y sus dos hijos, desde Belén de Judá a la región de Moab. El hombre se llamaba Elimélec; su mujer, Noemí, y sus hijos Majlón y Kilyón. Eran efrateos de Belén de Judá. Llegados a la región de Moab, se establecieron allí. Murió Elimélec, el marido de Noemí, y quedó ella sola con sus dos hijos. Estos tomaron por mujeres a dos moabitas llamadas Orfá y Rut. Pero, después de residir allí unos diez años, murieron también Majlón y Kilyón, quedando Noemí sin hijos y sin marido.

Entonces Noemí, enterada de que el Señor había bendecido a su pueblo procurándole alimentos, se dispuso a abandonar la región de Moab en compañía de sus dos nueras. Salió, pues, con ellas del lugar en que residían y emprendió el camino de regreso a Judá. Noemí dijo a sus nueras: «Volved a casa de vuestras madres. Que el Señor tenga piedad de vosotras como vosotras la habéis tenido con mis difuntos y conmigo; que él os conceda felicidad en la casa de un nuevo marido». Y las abrazó. Ellas, echándose a llorar, replicaron: «Eso no. Iremos contigo a tu pueblo».

Noemí insistió: «Volved, hijas mías. ¿Para qué vais a venir conmigo? ¿Imagináis que puedo tener más hijos que os sirvan de maridos? ¡Ánimo, hijas, volved! Soy demasiado vieja para casarme de nuevo. Y aunque todavía tuviera esperanzas, aunque me casara esta misma noche y tuviera hijos, ¿aguardaríais a que fueran mayores? ¿Renunciaríais a otro matrimonio? No, hijas mías. Mi amargura es mayor que la vuestra, porque la mano del Señor ha caído sobre mí».

Ellas lloraban. Después Orfá dio un beso a su suegra y se volvió a su pueblo, mientras que Rut permaneció con Noemí. «Ya ves -dijo Noemí- que tu cuñada vuelve a su pueblo y a sus dioses. Ve tú también con ella».

Pero Rut respondió: «No insistas en que vuelva y te abandone. Iré adonde tú vayas, viviré donde tú vivas; tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios; moriré donde tú mueras, y allí me enterrarán. Juro ante el Señor que solo la muerte podrá separarnos».

Viendo que Rut estaba decidida a seguirla, Noemí no insistió. Y las dos continuaron el camino hasta llegar a Belén.

Su llegada produjo cierta conmoción en la ciudad. Las mujeres se preguntaban: «¿No es ésta Noemí?».

Pero ella respondía: «No me llaméis Noemí; llamadme Mará, porque el Todopoderoso me ha colmado de amargura. Salí llena y el Señor me devuelve vacía. ¿Por qué me llamáis Noemí, si el Señor me ha afligido tanto y el Todopoderoso me ha hecho tan desgraciada?».

Así fue como Noemí volvió de la región de Moab junto con Rut, su nuera moabita. Cuando llegaron a Belén, comenzaba la siega de la cebada.

Tenía Noemí un pariente por parte de su marido; un hombre muy acomodado de la familia de Elimélec; su nombre era Booz. Rut, la moabita, dijo a Noemí: «¿Puedo ir a espigar en el campo de quien me lo permita?».

Noemí respondió: «Sí, hija mía».

Marchó Rut a recoger espigas detrás de los segadores, y sucedió que vino a parar en una parcela de Booz, el de la familia de Elimélec. Llegó entonces el mismo Booz, procedente de Belén, y saludó a los segadores: «El Señor sea con vosotros».

A lo que ellos respondieron: «El Señor te bendiga».

Luego preguntó Booz a su capataz: «¿De quién es esa muchacha?».

 «Es una moabita -explicó el capataz-: la que ha venido con Noemí de la región de Moab. Me ha pedido que le permita espigar y recoger entre los rastrojos detrás de los segadores. Desde que vino esta mañana se ha mantenido en pie hasta ahora, sin descansar un momento».

Booz dijo entonces a Rut: «Escucha, hija mía. No vayas a espigar a otro campo, no te alejes de aquí. Quédate junto a mis criados. Fíjate dónde siegan los hombres y ve detrás de ellos. He mandado que no te molesten. Cuando tengas sed, bebe de los cántaros que ellos han llenado».

Ella se postró ante él y le dijo: «¿Por qué te interesas con tanta amabilidad por mí, que soy una simple extranjera?».

Booz respondió: «Me han contado cómo te has portado con tu suegra después de morir tu marido; cómo has dejado a tus padres y tu tierra natal para venir a un pueblo que no conocías. El Señor te pague lo que has hecho; el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te conceda lo que mereces».

Rut dijo: «Gracias, señor. Tus palabras me consuelan y alivian mi corazón. Si lo tienes a bien, trátame como a una de tus criadas».

A la hora de la comida, Booz le dijo: «Acércate aquí; puedes tomar pan y mojarlo en la salsa».

Ella se sentó junto a los segadores y él le ofreció trigo tostado. Rut comió hasta saciarse y todavía le sobró. Cuando se puso de nuevo a espigar, Booz ordenó a sus hombres: «No la molestéis si espiga entre las gavillas.
Dejad caer incluso algunas espigas de los manojos para que ella pueda recogerlas libremente».

Rut estuvo espigando en el campo hasta el atardecer. Cuando desgranó lo que había recogido, había más de veinte kilos de cebada.

Llegó hasta la ciudad con la carga a cuestas y mostró a su suegra lo recogido. Sacó luego lo que le había sobrado de la comida y se lo dio.
Noemí le preguntó: «¿Dónde has estado espigando? ¿Adónde has ido? Bendito sea quien te ha tratado tan bien».

Rut dijo a su suegra que había estado trabajando con Booz. Noemí exclamó: «¡El Señor le bendiga! El Señor ha mostrado su fidelidad con los vivos y con los muertos. Ese hombre es pariente nuestro, uno de los que han de protegernos».

Rut, la moabita, añadió: «Me ha dicho además que siga a sus segadores hasta que terminen toda la siega».

Noemí le respondió: «Es mejor, hija mía, que salgas con ellos; así no te molestarán en otro campo».

Rut continuó, pues, con los segadores de Booz, espigando hasta que terminó la siega de la cebada y del trigo. Mientras tanto vivía con su suegra.

Un día, Noemí dijo a su nuera Rut: «Hija mía, mi deseo es procurarte un lugar donde seas feliz. Pues bien, Booz, nuestro pariente, con cuyos criados has estado, aventará esta noche la cebada en su era. Lávate, perfúmate, cúbrete con el manto y baja a la era, pero no te dejes ver hasta que él haya terminado de comer y beber.

Cuando se retire para dormir, fíjate dónde se acuesta. Entonces vas, le destapas los pies y te acuestas allí. Él te dirá lo que debes hacer».

Rut respondió: «Haré todo lo que me dices».

Bajó, pues, a la era e hizo cuanto le había sugerido su suegra. Booz, con el corazón alegre después de comer y beber, se retiró a dormir junto al montón de grano. Luego se acercó ella sigilosamente, le destapó los pies y se acostó.

A media noche, el hombre se despertó asustado, se incorporó y, viendo a la mujer acostada a sus pies, preguntó: «¿Quién eres tú?».

Ella respondió: «Soy Rut, tu sierva. Cúbreme con tu manto , porque tú eres mi protector».

Él replicó: «El Señor te bendiga, hija mía. Esta muestra de piedad es mayor que la primera, pues no has buscado un pretendiente joven, fuera rico o pobre. No te preocupes, hija mía. Haré cuanto me pidas, porque, como todo el pueblo sabe, eres una mujer ejemplar. Pero resulta que, si bien yo soy pariente y protector, hay otro pariente más cercano que yo. Pasa aquí esta noche, y mañana, si él quiere actuar como protector, que lo haga; si no, te juro ante el Señor que lo haré yo. Ahora acuéstate hasta que amanezca».

Ella durmió a sus pies hasta el día siguiente y se levantó a una hora en que una persona no puede reconocer a otra, pues Booz no quería que nadie se enterase de que la mujer había ido a la era. Luego dijo: «Quítate el manto que llevas y sujétalo».

Él midió seis medidas de cebada, y Rut, con el hato a cuestas, volvió a la ciudad.

Al entrar en casa de su suegra, esta le preguntó: «¿Qué tal te ha ido, hija mía?».

Rut le contó todo lo que el hombre había hecho por ella y añadió: «Me ha regalado estas seis medidas de cebada, pues no quería que volviera a casa de mi suegra con la manos vacías».

Noemí le dijo: «Ten paciencia, hija mía, hasta que veas cómo acaba el asunto. Él no parará hasta haberlo resuelto hoy mismo».

Booz subió a la puerta de la ciudad y se sentó. Cuando, al cabo de un rato, pasó por allí el mencionado pariente, le dijo: «Oye, fulano, acércate y siéntate».

Se acercó y se sentó. Booz llamó luego a diez ancianos de la ciudad y les pidió asimismo que se sentaran. Una vez sentados, dijo Booz al pariente: «Conoces el campo que perteneció a nuestro hermano Elimélec. Noemí, que ha vuelto de la región de Moab, desea venderlo. Te lo hago saber y te digo que lo compres ante los aquí presentes, ante los ancianos de la ciudad. Si quieres comprarlo, cómpralo; si no, dímelo, porque detrás de ti voy yo como pariente más próximo con derecho a compra».

El otro respondió: «Lo compraré».

Booz continuó: «De acuerdo. Pero, si compras el campo a Noemí, deberás tomar por mujer a Rut, la moabita, mujer del difunto, a fin de perpetuar el nombre de este junto con su propiedad».

Entonces el pariente más próximo dijo: «Eso no puedo hacerlo, porque correría el riesgo de perder mi propio patrimonio. Te cedo el derecho. Yo no puedo ejercerlo».

Antiguamente, en los casos de compra o cambio, era costumbre que uno se quitara la sandalia y se la diera al otro. Así se cerraban los tratos en Israel.

El tal pariente dijo a Booz: «Cómpralo tú».

Y se quitó la sandalia. Entonces Booz declaró ante los ancianos y ante todo el pueblo: «Sois testigos en este día de que adquiero de manos de Noemí todas las posesiones de Elimélec, de Kilyón y Majlón, y de que tomo por mujer a Rut, la moabita, la que fue mujer de Majlón, para perpetuar el nombre del difunto junto con su propiedad y para que su nombre no desaparezca de entre sus parientes en esta ciudad. Vosotros sois testigos en este día».

Los ancianos y todos los que estaban en la puerta dijeron: «Somos testigos. A esta mujer que entra en tu casa la haga el Señor como a Raquel y Lía, las dos que edificaron la casa de Israel. Y tú sé poderoso en Efratá y famoso en Belén. Que, por la descendencia que el Señor te conceda de esta joven, tu familia sea como la de Peres, el hijo que Tamar dio a Judá».

Booz tomó a Rut por mujer. Se unió a ella, y el Señor hizo que concibiera y diera a luz un hijo. Las mujeres dijeron a Noemí: «Bendito sea el Señor, que no te ha dejado sin protección. El nombre del difunto seguirá vivo en Israel. El niño será tu consuelo y amparo en la vejez, pues lo ha dado a luz tu nuera, que te quiere y ha demostrado ser para ti mejor que siete hijos».

Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y se encargó de criarlo. Las vecinas exclamaron: «A Noemí le ha nacido un hijo».

Y le pusieron por nombre Obed. Fue padre de Jesé, el padre de David.

Estos son los descendientes de Peres: Peres engendró a Jesrón, Jesrón a Ram, Ram a Aminadab, Aminadab a Najsón, Najsón a Salmá, Salmá a Booz, Booz a Obed, Obed a Jesé, y Jesé a David.

R/. Amen.

Inicio página

SECUNDA FERIA
POST MEDIANTE DIE FESTO
LUNES
DESPUÉS DE "EN MEDIO DEL DÍA DE LA FIESTA"
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Samuelis, Primi, Regum
Capitulo 1

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Concepit Anna, et peperit filium, vocavitque nomen ejus Samuel; eo quod a Domino postulasset eum. Ascendit autem vir Elcana, et omnis domus ejus, ut immolaret Domino hostiam solemnem, et votum suum, et Anna non ascendit: dixit enim viro suo: Non ascendam, donec ablactetur infans, et ducam eum, et appareat in conspectu Dei, et maneat ibi jugiter. Et ait Elcana vir suus: Fac quod tibi bonum videtur, et mane donec ablactes eum. Mansit ergo mulier, et lactabat filium suum, donec amoveret eum a lacte.

Et adduxit eum secum, postquam ablactaverat, in vitulis tribus, et tribus modiis farinæ, et amphora vini, et adduxit eum in domum Domini in Silo. Puer autem erat infantulus: et immolaverunt vitulum, et obtulerunt puerum Heli, Annaque ait: Obsecro mi Domine, vivat anima tua: ego sum illa mulier, quæ steti coram te hic orans Dominum. Pro puero isto oravi, et dedit mihi Dominus petitionem meam, quam postulavi eum. Idcirco commodavi eum Domino, cunctis diebus quibus fuerit accomodatus Domino. Et adoravit ibi Dominum.

Et oravit Anna, et ait: Exultavit cor meum in Domino, et exaltatum est cor meum in Deo salutari meo.

Cap. 2. Et abiit Elcana in Ramatha, urbem suam: puer autem Samuel erat minister in conspectu Domini ante faciem Heli sacerdotis.

Porro filii Heli, filii Belial, nescientes Dominum, neque officium sacerdotum ad populum: sed quicumque immolasset victimam, veniebat puer sacerdotis, dum coquerentur carnes, et habebat fuscinulam tridentem in manu sua, et mittebat eam in lebetem, vel in caldariam, aut in ollam, sive cacabum: et omne quod levabat fuscinula, tollebat sacerdos sibi: sic quoque faciebat universo Israeli venientium in Silo. Etiam antequam adolerent adipem, veniebat puer sacerdotis, et dicebat immolanti: Da mihi carnem; ut coquam sacerdoti: non enim accipiam a te carnem coctam, sed crudam. Dicebat quoque immolans: Accendatur primum juxta morem adeps, et tolle tibi quantum desiderat anima tua. Qui respondens ajebat ei: Nequaquam: sic enim dabis, alioquin tollam vi. Erat autem peccatum puerorum grande nimis coram Domino: quia retrahebant homines a sacrificio Domini.

Samuel autem ministrabat in conspectu Domini, puer autem accinctus ephod lineo. Et tunicam parvam faciebat ei mater sua, quam offerebat ei statutis diebus, ascendens cum viro suo, ut immolarent hostiam solemnem. Et benedixit Heli Elcanæ et uxori ejus Annæ: dixitque: Reddat tibi Dominus semen de muliere hac, pro fœnore quod commodasti Domino. Et abierunt in locum suum. Visitavit ergo Dominus Annam, et concepit, et peperit tres filios, et duas filias: et magnificatus est puer Samuel apud Deum.

Heli autem erat senex valde, et audivit omnia quæ faciebant filii sui universo Israeli: et quomodo dormiebant cum mulieribus quæ observabant ad ostium tabernaculi: et dixit eis: Quare facitis res hujuscemodi, quas ego audio, res pessimas, ab omni Israel? Nolite filii mi: non enim est bona fama, quam ego audio, ut transgredi faciatis populum Domini. Si peccaverit vir in virum, placare eis poterit Dominus: si autem in Dominum peccaverit, quis orabit pro eo? Et non audierunt vocem patris sui: quia voluit Dominus occidere eos. Puer autem Samuel proficiebat, atque crescebat, et placebat tam Deo quam hominibus.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 1,20-2,1; 2,11-26

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Al cabo de los días Ana concibió y dio a luz un hijo, al que puso por nombre Samuel, diciendo: «Se lo pedí al Señor». El esposo Elcaná y toda su casa subieron a ofrecer al Señor el sacrificio anual y cumplir su voto. Ana, en cambio, no subió, manifestando a su esposo: «Esperemos hasta que el niño sea destetado. Entonces lo llevaré, lo ofreceré al Señor y se quedará allí para siempre». Su esposo Elcaná, le dijo: «Haz lo que te parezca bien. Quédate hasta que lo hayas destetado. Y que el Señor cumpla su palabra». La mujer se quedó y siguió amamantando a su hijo hasta que lo hubo destetado.

Una vez destetado, lo subió consigo, junto con un novillo de tres años, unos cuarenta y cinco kilos de harina y un odre de vino. Lo llevó a la casa del Señor a Siló y el niño se quedó como siervo. Inmolaron el novillo y presentaron el niño a Elí. Ella le dijo: «Perdón, por tu vida, mi señor, yo soy aquella mujer que estuvo aquí en pie ante ti, implorando al Señor. Imploré este niño y el Señor me concedió cuanto le había pedido. Yo, a mi vez, lo cedo al Señor. Quede, pues, cedido al Señor de por vida». Y Elcaná se postró allí ante el Señor.

Ana oró, diciendo: «Mi corazón se regocija en el Señor, porque gozo con tu salvación».

Elcaná volvió a su casa de Ramá. Y el niño quedó al servicio del Señor al lado del sacerdote Elí.

Los hijos de Elí eran unos desalmados, que no reconocían al Señor. Esta era la manera de proceder de los sacerdotes con el pueblo: cada vez que alguien ofrecía un sacrificio, venía el siervo del sacerdote con un tenedor de tres dientes en mano, cuando se estaba cociendo la carne, y pinchaba en la caldera o en la olla o en el puchero o en la cazuela. Y el sacerdote tomaba para él cuanto sacaba el tenedor. Así hacían con todo israelita que acudía a Siló. Incluso antes de quemar la grasa, venía el criado del sacerdote a decir a la persona que ofrecía el sacrificio: «Dame la carne y yo la asaré para el sacerdote, pues no aceptará de ti carne cocida, sino cruda». Y si aquella persona le replicaba: «Se ha de quemar primero la grasa, luego coge cuanto quieras», le respondía: «Lo has de entregar ahora, y si no, lo cogeré por la fuerza». El pecado de aquellos jóvenes era muy grande ante el Señor, pues trataban con desprecio la oblación del Señor.

Samuel servía en presencia del Señor, revestido de un efod de lino. Su madre le hacía cada año una túnica pequeña y se la llevaba cuando subía con su esposo a ofrecer el sacrifico anual. Elí bendecía entonces a Elcaná y a su mujer: «El Señor te conceda descendencia de esta mujer en lugar del hijo que cedió al Señor en la súplica que hizo». Luego, regresaban a su localidad. El Señor visitó a Ana, que concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas. El joven Samuel crecía junto al Señor.

Elí era muy anciano. Había oído cuanto hacían sus hijos a todo Israel y que cohabitaban con las mujeres que prestaban servicio a la entrada de la Tienda del Encuentro. Él les dijo: «¿Por qué hacéis tales cosas, esas maldades que yo mismo oigo a todo el pueblo? No, hijos míos, no es bueno el rumor que llega a mis oídos; estáis ofendiendo al pueblo del Señor. Si un hombre peca contra otro hombre, el Señor puede hacer de árbitro, pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién intercederá por él?». Pero ellos no hicieron caso de su padre, porque el Señor quería hacerlos morir. En cuanto al joven Samuel, iba creciendo y era grato al Señor y a los hombres.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 28

R/. Deo gratias.

Fili,

Qui dat pauperi, non indigebit: qui despicit deprecantem, sustinebit penuriam.
Cum surrexerint impii, abscondentur homines: cum illi perierint, multiplicabuntur justi.

Cap. 29. Viro, qui corripientem dura cervice contemnit, repentinus super eum veniet interitus: et eum sanitas non sequetur.
In multiplicatione justorum lætabitur vulgus: cum impii sumpserint principatum, gemit populus.
Vir, qui amat sapientiam, lætificat patrem suum: qui autem nutrit scortum, perdet substantiam.
Rex justus erigit terram, vir avarus destruit eam.
Homo blandus, qui sermonibus loquitur amico suo, rete expandit gressibus ejus.
Peccantem virum iniquum involvit laqueus: et justus laudabit, atque gaudebit.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 28,27-28; 29,1-6

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Quien da al pobre no pasará necesidad, quien no lo ayuda será maldecido.
Se imponen los malvados y todos se esconden; cuando desaparecen, aumentan los honrados.

Hombre que rechaza la corrección fracasará de repente y sin remedio.
Cuando gobierna el honrado, el pueblo se alegra; cuando domina el malvado, el pueblo se queja.
El que ama la sabiduría alegra a su padre, el que anda con rameras malgasta sus bienes.
Un rey justo consolida el país, el amigo de impuestos lo arruina.
El hombre que adula a su amigo le tiende una trampa a los pies.
El pecado del malvado es su trampa, y el honrado lo celebra y se alegra.

R/. Amén.

Lectio libri Samuelis, Primi
Capitulo 2

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Venit vir Dei ad Heli, et ait ad eum: Hæc dicit Dominus: Numquid non aperte revelatus sum domui patris tui, cum esset in Ægypto in domo Pharaonis? Et elegi eum ex omnibus tribubus Israel mihi in sacerdotem, ut ascenderet ad altare meum, et adoleret mihi incensum, et portaret ephod coram me: et dedi domui patris tui omnia de sacrificiis filiorum Israel. Quare calce abjecistis victimam meam, et munera mea quæ præcepi ut offerrentur in templo: et magis honorasti filios tuos quam me, ut comederetis primitias omnis sacrificii populi mei? Propterea ait Dominus Deus Israel: Loquens locutus sum, ut domus tua, et domus patris tui, ministraret in conspectu meo, usque in sempiternum. Nunc autem dicit Dominus: Absit hoc a me: sed quicumque honorificaverit me, glorificabo eum: qui autem contemnunt me, erunt ignobiles. Ecce dies veniunt, et præcidam brachium tuum, et brachium domus patris tui, ut non sit senex in domo tua. Et videbis æmulum tuum in templo, in universis prosperis Israel: et non erit senex in domo tua omnibus diebus. Verumtamen non auferam ex te penitus virum ab altari meo: sed ut deficiant oculi tui, et tabescat anima tua: et pars magna domus tuæ morietur, cum ad virilem ætatem venerint. Hoc autem erit tibi signum, quod venturum est: duo filii tui, Ophni et Phinees in die una morientur ambo. Et suscitabo mihi sacerdotem fidelem, qui juxta cor meum et animam meam faciet: et ædificabo illi domum fidelem, et ambulabit coram Christo meo cunctis diebus. Futurum est autem, ut quicumque remanserit in domo tua, veniet ut oretur pro eo, et offerat nummum argenteum, et tortam panis, dicatque: Dimitte me obsecro ad unam partem sacerdotalem, ut comedam bucellam panis.

Cap. 3. Puer autem Samuel ministrabat coram Heli, et sermo Domini erat pretiosus; in diebus illis non erat visio manifesta. Factum est autem in die quadam, Heli jacebat in loco suo, et oculi ejus caligaverant, nec poterat videre lucernam Dei antequam extingueretur, Samuel autem dormiebat in templo Domini, ubi erat arca Dei. Et vocavit Dominus Samuel. Qui respondit: Ecce ego. Et cucurrit ad Heli, et dixit: Ecce ego, quem vocasti me. Qui dixit: Non vocavi te fili: revertere, et dormi. Et abiit, et dormivit. Et adjecit Dominus vocare rursum, Samuel. Consurgensque Samuel, abiit ad Heli, et dixit: Ecce ego: vocasti enim me. Qui respondit: Non vocavi te, fili mi: revertere, dormi. Porro Samuel nec dum sciebat Dominum, neque revelatus fuerat ei sermo Domini. Et adjecit Dominus, et vocavit Samuel rursum tertio. Qui consurgens abiit ad Heli, et ait: Ecce ego: quem vocasti me. Intellexit igitur Heli quia Dominus vocaret puerum: et ait ad Samuel: Vade, dormi: et si deinceps vocaverit te, dices: Loquere Domine, quia audit servus tuus. Abiit igitur Samuel, et dormivit in loco suo.

Et venit Dominus, et stetit: et vocavit, sicut vocaverat secundo, et tertio, Samuel. Et ait Samuel: Loquere Domine, quia audit servus tuus. Et dixit Dominus ad Samuel: Ecce ego facio verbum in Israel: quod quicumque audierit, tinnient ambæ aures ejus. In die illo suscitabo adversus Heli omnia quæ locutus sum super domum ejus: incipiam, et complebo. Prædixi enim ei quod judicaturus essem domum ejus in æternum, propter iniquitatem filiorum ejus, eo quod noverat indigne agere filios suos, et non corripuit eos. Idcirco juravi domui Heli, quod non expietur iniquitas domus ejus victimis et muneribus usque in sempiternum.

Dormivit autem Samuel usque mane, apperuitque ostia domus Domini. Et Samuel timebat indicare visionem Heli. Vocavit ergo Heli Samuelem, et dixit ei: Fili mi Samuel? Qui respondens, ait: Presto sum. Et interrogavit eum: Quis est sermo Domini, quem locutus est ad te? Ne celaveris mihi: hæc faciat tibi Deus, et hæc addat, si celaveris a me sermonem, ex omnibus quæ dicta sunt tibi. Indicavit itaque Samuel universos sermones, et non abscondit ab eo quicquam. Et ille respondens ait: Dominus est: quod bonum est in oculis suis faciat. Crevit autem Samuel, et Dominus erat cum eo.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 2,27-3,19

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Un hombre de Dios se presentó a Elí, y le dijo: «Así dice el Señor: Yo me manifesté a los antepasados de tu padre, cuando vivían en Egipto sometidos a la casa del faraón. Lo escogí entre todas las tribus de Israel para que fuera mi sacerdote, subiera al altar a ofrecer incienso y llevara el efod en mi presencia. Concedí a la casa de tu padre todos los sacrificios de los hijos de Israel. ¿Por qué pisoteáis el sacrificio y la ofrenda que prescribí en mi Morada, y temes a tus hijos más que a mí, cebándolos con las primicias de toda ofrenda de mi pueblo Israel? Por ello -oráculo del Señor, Dios de Israel-, aunque había prometido que tu casa y la casa de tu padre caminarían en mi presencia para siempre, ahora lejos de mí tal cosa -oráculo del Señor-, pues honro a los que me honran, pero los que se burlan de mí son despreciados. He aquí que vienen días en que cortaré tu brazo y el de la casa de tu padre, de modo que en tu casa nadie llegará a ser anciano. Y verás un rival en el Templo, llevando a cabo la prosperidad de Israel, mientras en tu casa nadie llegará a ser anciano. Pero mantendré a uno de los tuyos junto a mi altar hasta que se agoten tus ojos y se consuma tu vida. Pero todos los retoños de tu casa morirán en edad viril. Te servirá de señal lo que les va a ocurrir a tus dos hijos, Jofní y Pinjás: los dos morirán el mismo día. Suscitaré, luego, un sacerdote fiel, que obre según mi corazón y mi deseo. Le construiré una casa estable, y caminará siempre en presencia de mi ungido. Entonces, todo superviviente de tu casa vendrá a postrarse ante él por alguna moneda de plata y una hogaza de pan, diciendo: “Adscríbeme a un servicio sacerdotal cualquiera, para poder comer un pedazo de pan”».

El joven Samuel servía al Señor al lado de Elí. En aquellos días era rara la palabra del Señor y no eran frecuentes las visiones. Un día Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos habían comenzado a debilitarse y no podía ver. La lámpara de Dios aún no se había apagado y Samuel estaba acostado en el templo del Señor, donde se encontraba el Arca de Dios. Entonces el Señor llamó a Samuel. Este respondió: «Aquí estoy». Corrió adonde estaba Elí y dijo: «Aquí estoy, porque me has llamado». Respondió: «No te he llamado. Vuelve a acostarte». Fue y se acostó. El Señor volvió a llamar a Samuel. Se levantó Samuel, fue adonde estaba Elí y dijo: «Aquí estoy, porque me has llamado». Respondió: «No te he llamado, hijo mío. Vuelve a acostarte». Samuel no conocía aún al Señor, ni se le había manifestado todavía la palabra del Señor. El Señor llamó a Samuel, por tercera vez. Se levantó, fue adonde estaba Elí y dijo: «Aquí estoy, porque me has llamado». Comprendió entonces Elí que era el Señor el que llamaba al joven. Y dijo a Samuel: «Ve a acostarte. Y si te llama de nuevo, di: “Habla Señor, que tu siervo escucha”». Samuel fue a acostarse en su sitio.

El Señor se presentó y llamó como las veces anteriores: «Samuel, Samuel». Respondió Samuel: «Habla, que tu siervo escucha». El Señor le dijo: «Mira, voy a hacer algo en Israel, que a cuantos lo oigan les zumbarán los dos oídos. Ese día cumpliré respecto a Elí cuanto predije de su casa, de comienzo a fin. Le anuncié que iba a castigar para siempre su casa, por el pecado de no haber reñido a sus hijos, sabiendo que despreciaban a Dios. Por ello, he jurado a la casa de Elí que el pecado de su casa no será expiado jamás ni con sacrificio ni con ofrenda».

Samuel se acostó hasta la mañana y abrió, luego, las puertas del templo del Señor. Samuel temía dar a conocer la visión a Elí. Entonces, Elí le llamó: «Samuel, hijo mío». Respondió: «Aquí estoy». Elí preguntó: «¿Qué es lo que te ha dicho? Por favor, no me lo ocultes. Que Dios te castigue si me ocultas algo de cuanto te ha dicho». Samuel le dio a conocer entonces todas las palabras sin ocultarle nada. Elí dijo: «Es el Señor, haga lo que le parezca bien». Samuel creció. El Señor estaba con él, y no dejó que se frustrara ninguna de sus palabras.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 34

R/. Deo gratias.

Factum est verbum Domini ad me, dicens:

Fili hominis propheta de pastoribus Israel: propheta, et dices pastoribus: Hæc dixit Dominus: Væ pastoribus Israel, qui pascebant semetipsos: nonne greges pascuntur a pastoribus? Lac comedebatis, et lanis operiebamini, et quod crassum erat occidebatis: gregem autem meum non pascebatis. Quod infirmum fuit non solidastis, et quod ægrotum non sanastis, quod confractum est non alligastis, et quod abjectum est non reduxistis, et quod perierat non quæsistis: sed cum austeritate imperabamini eis, et cum potentia. Et dispersæ sunt oves meæ, eo quod non esset pastor: et factæ sunt in devorationem omnium bestiarum agri, et dispersæ sunt. Erraverunt greges mei in cunctis montibus, et in universo colle excelso: et super omnem faciem terræ dispersi sunt greges mei, et non erat qui requireret. Propterea pastores audite verbum Domini: Vivo ego, dicit Dominus: quia pro eo quod facti sunt greges mei in rapinam, et oves meæ in devorationem omnium bestiarum agri, eo quod non esset pastor: neque enim quæsierunt pastores gregem meum, semetipsos, et non greges meos pascebant. Propterea pastores audite verbum Domini: Hæc dicit Dominus Deus: Ecce ego ipse super pastores requiram gregem meum de manu eorum, et cessare faciam ut ultra non pascant gregem meum de ore eorum, et non erit ultra eis in escam: ait Dominus omnipotens.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 34,1-10

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza y diles: “¡Pastores!, esto dice el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No deben los pastores apacentar las ovejas? Os coméis las partes mejores, os vestís con su lana; matáis las más gordas, pero no apacentáis el rebaño. No habéis robustecido a las débiles, ni curado a la enferma, ni vendado a la herida; no habéis recogido a la descarriada, ni buscado a la que se había perdido, sino que con fuerza y violencia las habéis dominado. Sin pastor, se dispersaron para ser devoradas por las fieras del campo. Se dispersó mi rebaño y anda errante por montes y altos cerros; por todos los rincones del país se dispersó mi rebaño y no hay quien lo siga ni lo busque. Por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor: ¡por mi vida! -oráculo del Señor Dios-; porque mi rebaño ha sido expuesto al pillaje, y a ser devorado por las fieras del campo por falta de pastor; porque mis pastores no cuidaron mi rebaño, y se apacentaron a sí mismos pero no apacentaron mi rebaño, por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor: Esto dice el Señor Dios: Me voy a enfrentar con los pastores: les reclamaré mi rebaño, dejarán de apacentar el rebaño, y ya no podrán apacentarse a sí mismos. Libraré mi rebaño de sus fauces, para que no les sirva de alimento”»

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Fili,

Quam magna potentia Dei solius, et ab omnibus honoratur.
Altiora te ne præscrutaberis, et fortiora te ne quæsieris: sed quæ præcepit tibi Deus, illa cogita semper, et in pluribus eius ne fueris curiosus.
Non sunt enim tibi necessaria ea, quæ abscondita sunt ab oculis tuis.
In supervacuis rebus noli scrutari multipliciter, et in pluribus operibus eius non eris curiosus.
Plurima enim supra sensum hominis ostensa sunt tibi.
Multos enim supplantavit suspectio illorum, et in vanitate detinuit sensus illorum.

Cor durum male habebit in novissimo: et qui amat periculum, in ipso peribit.
Cor ingrediens duas vias, non habebit successus, et pravi cordis in illis scandalizabitur.
Cor nequam gravabitur doloribus, et peccator adjiciet ad peccandum.
Cor sapiens intelligitur in sapientia, et auris bona audiet concupiscentiæ sapientiam.
Ignem ardentem extinguit aqua, et eleemosyna extinguit peccatum.
Sapiens cor, et intelligibile abstinebit se a peccato et in operibus justitiæ successus habebit.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico de Salomón
Eclo 3,20-24.26-27.29-30*

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Grande es el poder del Señor y es glorificado por todos.
No pretendas lo que te sobrepasa, ni investigues lo que te excede.
Pon atención a lo que se te encomienda, porque no tienes necesidad de cosas secretas.
No te afanes por lo que supera tus capacidades, pues ya te han enseñado cosas que te desbordan.
Pues a muchos desvió su presunción, y las falsas ilusiones extraviaron sus pensamientos.

Corazón obstinado mal acaba, y el que ama el peligro en él sucumbe.
Corazón obstinado se acarrea fatigas, y el pecador acumula pecado tras pecado.
Un corazón prudente medita los proverbios, un oído atento es el deseo del sabio.
El agua apaga el fuego ardiente, y la limosna perdona los pecados.

R/. Amén.

* En la Vulgata y la Neovulgata Eclo 3 cuenta con tres versículos más que en la Biblia de la CEE. En la traducción se omiten los versículos 28 y 32 de la versión latina del Breviarium.

Lectio libri Samuelis, Primi
Capitulo 4

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Egressi sunt Israel obviam Philisthiim, et castrametatus est juxta Lapidem adjutorii. Porro Philisthiim venerunt in Aphec, et instruxerunt aciem contra Israel. Inito autem certamine, terga vertit Israel ante Philisthæos: et cæsa sunt illa die passim per agros, quasi quatuor millia virorum. Et reversus est populus ad castra: dixeruntque majores natu Israel: Quare percussit nos Dominus hodie coram Philisthiim? Afferamus ad nos arcam fœderis Domini de Silo, et veniat in medio nostri, et salvet nos de manu inimicorum nostrorum. Misit ergo populus in Silo, et tulerunt inde arcam fœderis Domini exercituum sedentis super Cherubim: erantque duo filii Heli cum arca fœderis Domini, Ophni, et Phinees.

Cumque venisset arca fœderis Domini in castra, vociferatus est omnis populus clamore grandi, et personuit terra. Et audierunt Philistim vocem clamoris, dixeruntque: Quænam hæc est vox clamoris magni in castris Hebræorum? Et cognoverunt quod arca Domini esset in castris. Timueruntque Philistiim, dicentes: Venit Dominus in castra. Et ingemuerunt, dicentes: Væ nobis: non enim fuit tanta exultatio heri, et nudiustertius: væ nobis. Quis nos servabit de manu Deorum istorum sublimium? hi sunt Dii qui percusserunt Ægyptum omni plaga, in deserto. Confortamini, et estote viri Philistiim: ne serviatis Hebræis, sicut illi servierunt nobis: confortamini, bellate. Pugnaverunt ergo Philistiim et cæsus est Israel, et fugit unusquisque in tabernacula sua, et facta est plaga magna nimis: et ceciderunt de Israel triginta millia peditum. Et arca Dei capta ducta est; et duo filii Ophni, et Phinees mortui sunt.

Currens autem vir de Benjamin ex acie, venit in Silo in die illa, scissa veste, et conspersus pulvere caput. Cumque ille venisset, Heli sedebat super sellam contra viam aspectans. Erat enim cor pavens pro arca Domini. Vir autem ille postquam ingressus est, nuntiavit urbi: et ululavit omnis civitas.

Et audivit Heli sonitum clamoris, dixitque: Quis est sonitus hujus tumultus? At ille festinavit, et venit, et annuntiavit Heli: Heli autem erat nonaginta, et octo annorum, et oculi ejus caligaverant, et videre non poterat. Et dixit ad Heli: Ego sum qui venio de prælio, et ego de acie fugi hodie. Cui ille ait: Quid actum est fili mi? Respondens autem qui annuntiabat, fugit, inquit, Israel a facie Philisthiim, et ruina magna est in populo: insuper et duo filii tui mortui sunt, Ophni et Phinees: et arca Dei capta est. Cumque ille nominasset arcam Dei, cecidit Heli de sella retrorsum, et fractis cervicibus mortuus est. Senex enim erat, et grandævus vir: et ipse judicavit Israel quadraginta annis.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 4,1-18

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

La palabra de Samuel llegó a todo el país. Por entonces salió Israel a la guerra contra los filisteos y acamparon en Ebenézer, mientras los filisteos acamparon en Afec. Los filisteos formaron frente a Israel, la batalla se extendió e Israel fue derrotado por los filisteos. Abatieron en el campo unos cuatro mil hombres de la formación. Cuando la tropa volvió al campamento, dijeron los ancianos de Israel: «¿Por qué nos ha derrotado hoy el Señor frente a los filisteos? Traigamos de Siló el Arca de la Alianza del Señor. Que venga entre nosotros y nos salve de la mano de nuestros enemigos». El pueblo envió gente a Siló para que trajeran de allí el Arca de la Alianza del Señor del universo, que se sienta sobre querubines. Allí, junto al Arca de la Alianza de Dios, se encontraban Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

Cuando el Arca de la Alianza del Señor llegó al campamento, todo Israel prorrumpió en un gran alarido y la tierra se estremeció. Los filisteos oyeron la voz del alarido, y se preguntaron: «¿Qué es ese gran alarido en el campamento de los hebreos?». Y supieron que el Arca del Señor había llegado al campamento. Los filisteos se sintieron atemorizados y dijeron: «Dios ha venido al campamento». Después gritaron: «¡Ay de nosotros!, nada parecido nos había ocurrido antes. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos poderosos dioses? Estos son los dioses que golpearon a Egipto con todo tipo de plagas en el desierto. Filisteos, cobrad fuerzas y portaos como hombres, para que no tengáis que servir a los hebreos, como os han servido a vosotros. Portaos como hombres y luchad». Los filisteos lucharon e Israel fue derrotado. Cada uno huyó a su tienda. Fue una gran derrota: cayeron treinta mil infantes de Israel. El Arca de Dios fue apresada y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

Un benjaminita corrió desde el frente de batalla y llegó a Siló aquel mismo día con los vestidos rasgados y tierra en la cabeza. Cuando llegó, Elí se encontraba sentado en su sitial, expectante al borde del camino. Su corazón estaba inquieto por el Arca de Dios. Llegó el hombre a dar la noticia a la ciudad y toda ella se llenó de lamentos.

Elí oyó el griterío y preguntó: «¿Qué significa ese alboroto?». El hombre se acercó apresuradamente a Elí y le dio la noticia. Elí tenía noventa y ocho años, sus ojos estaban ciegos y no podía ver. El hombre le dijo: «Vengo del frente de batalla, de donde tuve que huir hoy». Elí le preguntó: «¿Qué ha sucedido, hijo mío?». El mensajero le respondió: «Israel ha huido ante los filisteos, y además ha habido una gran mortandad entre el pueblo. También murieron tus dos hijos Jofní y Pinjás, e incluso el Arca de Dios fue apresada». En cuanto mencionó el Arca de Dios, Elí cayó de su sitial hacia atrás contra un lado de la puerta, se partió la nuca y murió, porque el hombre era anciano y pesado. Había juzgado a Israel cuarenta años.

R/. Amén.

Inicio página

TERTIA FERIA MARTES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Samuelis, Primi
Capitulo
7

R/. Deo gratias.

In illis diebus.

Venerunt viri Cariathiarim, et reduxerunt arcam Domini, et intulerunt eam in domum Abinadab in Gabaa: Eleazarum autem ejus filium sanctificaverunt, ut custodiret arcam Domini in Cariathiarim.

Et factum est, ex qua die mansit arca Domini in Cariathiarim, multiplicati sunt dies (erat quippe jam annus vicesimus) et requievit omnis domus Israel post Deum. Ait autem Samuel ad universam domum Israel, dicens: Si in toto corde vestro convertimini ad Dominum, auferte deos alienos de medio vestri, Baalim, et Astaroth: et præparate corda vestra Domino: et servite ei soli, et eruet vos de manu Philisthiim. Abstulerunt ergo filii Israel Baalim, et Astaroth, et servierunt Domino soli. Dixit autem Samuel: Congregate universum Israel in Masphath, ut orem pro vobis ad Dominum. Et convenerunt in Masphath: hauseruntque aquam, et effuderunt in conspectu Domini, et jejunaverunt in die illa, atque dixerunt: Tibi peccavimus Domine. Judicavitque Samuel filios Israel in Masphath.

Audieruntque Philisthiim quod congregati essent filii Israel in Masphath, et ascenderunt satrapes Philisthinorum ad Israel. Quod cum audissent filii Israel, timuerunt a facie Philisthinorum. Dixeruntque filii Israel ad Samuel: Ne cesses clamare pro nobis ad Dominum Deum nostrum, ut salvet nos de manu Philisthinorum. Tulit autem Samuel agnum lactantem unum, et obtulit illum holocaustum integrum Domino: et clamavit Samuel ad Dominum pro Israel, et exaudivit eum Dominus.

Factum est autem, cum Samuel offerret holocaustum, Philisthiim iniere prælium contra Israel: intonuit autem Dominus fragore magno in die illa super Philisthiim, et exterruit eos, et cæsi sunt a filiis Israel. Egressique filii Israel de Masphath, persecuti sunt Philisthæos, et percusserunt eos, usque ad locum Bethchar. Tulit autem Samuel lapidem unum, et posuit eum inter Masphath, et inter Sen: et vocavit nomen ejus, Lapis adjutorii. Dixitque: Hucusque auxiliatus est nobis Dominus.

Et humiliati sunt Philisthiim, nec apposuerunt ultra, ut venirent in terminos Israel. Facta est autem manus Domini super Philisthæos, cunctis diebus Samuel. Et redditæ sunt urbes, quas tulerant Philisthiim Israeli, ab Accaron usque Geth, et terminos suos: liberaverunt de manu Philisthinorum, eratque pax inter Israel, et Amorrhæum. Judicabatque Samuel Israel cunctis diebus vitæ suæ. Et ibat per singulos annos circumiens Bethel, et in Galgala, et Masphath, et judicabat Israel in supradictis locis. Et revertebatur in Ramatha: ubi erat domus ejus, et ibi judicabat Israel: ædificavitque ibi altare Domino.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 7,1-17

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Vinieron las gentes de Quiriat Yearín y subieron el Arca del Señor. La llevaron a la casa de Abinadab, en la colina, y consagraron a su hijo Eleazar, para que custodiara el Arca del Señor.

Pasó mucho tiempo, desde que el Arca se hubo asentado en Quiriat Yearín, unos veinte años. Toda la casa de Israel suspiraba por el Señor. Entonces Samuel habló a toda la casa de Israel: «Si queréis convertiros de todo corazón al Señor, retirad de vosotros los dioses extranjeros y las astartés, disponed vuestro corazón hacia el Señor, servidle solo a él, y él os librará de la mano de los filisteos». Los hijos de Israel retiraron los baales y las astartés, y sirvieron solo al Señor. Samuel ordenó: «Reunid a todo Israel en Mispá e intercederé por vosotros ante el Señor». Se reunieron en Mispá, sacaron agua y la derramaron ante el Señor. Ayunaron aquel día y dijeron allí mismo: «Hemos pecado contra el Señor». Samuel juzgó a los hijos de Israel en Mispá.

Al oír los filisteos que los hijos de Israel se habían reunido en Mispá, sus príncipes subieron contra Israel. Cuando se enteraron los hijos de Israel, les entró miedo de los filisteos. Y dijeron a Samuel: «No dejes de invocar por nosotros al Señor, nuestro Dios, para que nos salve de la mano de los filisteos». Samuel tomó un cordero lechal y lo ofreció íntegro en holocausto al Señor. Invocó al Señor en favor de Israel, y el Señor le escuchó.

Mientras Samuel ofrecía el holocausto, los filisteos trabaron batalla con Israel. Pero el Señor hizo tronar aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, aterrorizándolos, e Israel los derrotó. Los israelitas salieron de Mispá en persecución de los filisteos. Los batieron hasta más allá de Bet Car. Samuel cogió una piedra, la colocó entre Mispá y Sen, y le dio el nombre de Ebenézer, diciendo: «Hasta aquí nos ha socorrido el Señor».

Los filisteos quedaron sometidos y no volvieron a entrar en el territorio de Israel. La mano del Señor se dejó sentir con dureza sobre los filisteos mientras vivió Samuel. Tornaron entonces a Israel las ciudades que los filisteos le habían arrebatado, desde Ecrón hasta Gat. E Israel recuperó el territorio en poder de los filisteos. Hubo paz entre Israel y el amorreo. Samuel juzgó a Israel hasta su muerte. Cada año recorría Betel, Guilgal y Mispá, juzgando a Israel en todos esos lugares. Volvía luego a Ramá, donde tenía su casa. Allí juzgaba a Israel y allí edificó un altar al Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastes Salomonis
Capitulo 8

R/. Deo gratias.

Fili,

Non est in hominis conditione prohibere spiritum, nec habet potestatem in die mortis, nec sinitur quiescere ingruente bello, neque salvabit impietas impium. Omnia hæc consideravi, et dedi cor meum in multis operibus, quæ fiunt sub sole. Interdum dominatur homo homini in malum suum.

Vidi impios sepultos: qui etiam dum adhuc viverent, in loco sancto erant, et laudabantur in civitate quasi justorum operum: sed et hoc vanitas est. Etenim quia non profertur cito contra malos sententia, absque ullo timore filii hominum perpetrant mala. Attamen quod peccator centies fecit malum, et per patientiam sustentatur, ego cognovi quod erit bonum timentibus Deum, qui verentur faciem ejus. Non sit bonum impio, nec prolongentur dies ejus, sed quasi umbra transeant qui non timent faciem Dei.

Amor quoque, et odium simul pereunt, nec habent partem in sæculo, et in opere quod sub sole geritur. Vade ergo et comede in lætitia panem tuum, et bibe cum gaudio vinum tuum: quia Deo placent opera tua.

R/. Amen.

 

Del Eclesiastés de Salomón
Ecl 8,8-13; 9,6-7

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

El hombre no es dueño de su aliento vital ni puede retenerlo; tampoco es dueño del día de la muerte ni puede librarse del combate. Ni la maldad librará a quien la practique. Todo esto lo he observado fijándome en todo lo que sucede bajo el sol, cuando una persona domina a otra para su mal.

También he observado lo siguiente: sepultan a los malvados y la gente, al volver del lugar santo, se olvida en la ciudad de cómo habían obrado. También esto es vanidad: como la sentencia dictada contra un delito no se ejecuta enseguida, el corazón humano está dispuesto a hacer el mal. El pecador obra cien veces mal y tiene una larga vida, aunque ya conozco eso de que: «Le irá bien al que tema a Dios, precisamente porque lo teme», y aquello otro: «No le irá bien al malvado, ni alargará su vida como sombra, por no temer a Dios».

Ya se acabaron sus amores, odios y pasiones; jamás tomarán parte en lo que se hace bajo el sol. Anda, come tu pan con alegría y bebe contento tu vino, porque Dios ya ha aceptado tus obras.

R/. Amén.

Lectio libri Samuelis. Primi
Capitulo 8

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum senuisset Samuel, posuit filios suos judices Israel. Fuitque nomen filii ejus primogeniti Joel: et nomen secundi Abia, judicum in Bersabee. Et non ambulaverunt filii ejus in viis ejus: sed declinaverunt post avaritiam, acceperuntque munera, et perverterunt judicium.

Congregati ergo universi majores natu Israel, venerunt ad Samuel in Ramatha. Dixeruntque ei: Ecce tu senuisti, et filii tui non ambulant in viis tuis: constitue nobis regem, ut judicet nos, sicut et universæ habent nationes. Displicuitque sermo in oculis Samuelis, eo quod dixissent: Da nobis regem, ut judicet nos. Et oravit Samuel ad Dominum. Dixit autem Dominus ad Samuel: Audi vocem populi in omnibus quæ loquuntur tibi: non enim te abjecerunt, sed me, ne regnem super eos. Juxta omnia opera sua, quæ fecerunt a die quo eduxi eos de Ægypto usque ad diem hanc: sicut dereliquerunt me, et servierunt diis alienis, sic facient etiam tibi. Nunc ergo audi vocem eorum: verumtamen contestare eos, et prædic eis jus regis, qui regnaturus est super eos. Dixit itaque Samuel omnia verba Domini ad populum, qui petierat a se regem, et ait:

Hoc erit jus regis, qui imperaturus est vobis: Filios vestros tollet, et ponet in curribus suis, facietque sibi equites et præcursores quadrigarum suarum, et constituet sibi tribunos, et centuriones, et aratores agrorum suorum, et messores segetum, et fabros armorum et curruum suorum. Filias quoque vestras faciet sibi unguentarias, et focarias, et panificas. Agros quoque vestros, et vineas, et oliveta optima tollet, et dabit servis suis. Sed segetes vestras, et vinearum reditus addecimabit, ut det eunuchis et famulis suis. Servos quoque vestros, et ancillas, et juvenes optimos, et asinos auferet, et ponet in opere suo. Greges vestros addecimabit, vosque eritis ei servi. Et clamabitis in die illa a facie regis vestri, quem elegistis vobis: et non exaudiet vos Dominus in die illa, quia petistis vobis regem.

Noluit autem populus audire vocem Samuelis, sed dixerunt: Rex enim erit super nos, et erimus quoque nos, sicut et omnes gentes: et judicabit nos rex, et pugnabit bella nostra pro nobis. Et audivit Samuel omnia verba populi, et locutus est ea in auribus Domini. Dixit autem Dominus ad Samuel: Audi vocem eorum, et constitue super eos regem.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 8,1-22

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Cuando Samuel se hizo anciano, nombró a sus hijos jueces de Israel. Su hijo primogénito se llamaba Joel y el segundo, Abías. Ejercieron de jueces en Berseba. Ahora bien, sus hijos no siguieron sus caminos. Tendieron al lucro, aceptando regalos y torciendo el derecho.

Se reunieron todos los ancianos de Israel y fueron a Ramá, donde estaba Samuel. Le dijeron: «Tú eres ya un anciano y tus hijos no siguen tus caminos. Nómbranos, por tanto, un rey, para que nos gobierne, como se hace en todas las naciones». A Samuel le pareció mal que hubieran dicho: «Danos un rey, para que nos gobierne». Y oró al Señor. El Señor dijo a Samuel: «Escucha la voz del pueblo en todo cuanto te digan. No es a ti a quien rechazan, sino a mí, para que no reine sobre ellos. Según han actuado, desde el día que los hice subir de Egipto hasta hoy, abandonándome y sirviendo a otros dioses, así hacen también contigo. Escucha, pues, su voz. Pero adviérteles con claridad y exponles el derecho del rey que reinará sobre ellos». Samuel transmitió todas las palabras del Señor al pueblo, que le había pedido un rey.

Samuel explicó: «Este es el derecho del rey que reinará sobre vosotros: se llevará a vuestros hijos para destinarlos a su carroza y a su caballería, y correrán delante de su carroza. Los destinará a ser jefes de mil o jefes de cincuenta, a arar su labrantío y segar su mies, a fabricar sus armas de guerra y los pertrechos de sus carros. Tomará a vuestras hijas para perfumistas, cocineras y panaderas. Se apoderará de vuestros mejores campos, viñas y olivares, para dárselos a sus servidores. Cobrará el diezmo de vuestros olivares y viñas, para dárselo a sus eunucos y servidores. Se llevará a vuestros mejores servidores, siervas y jóvenes, así como vuestros asnos, para emplearlos en sus trabajos. Cobrará el diezmo de vuestro ganado menor, y vosotros os convertiréis en esclavos suyos. Aquel día os quejaréis a causa del rey que os habéis escogido. Pero el Señor no os responderá».

El pueblo se negó a hacer caso a Samuel y contestó: «No importa. Queremos que haya un rey sobre nosotros. Así seremos como todos los otros pueblos. Nuestro rey nos gobernará, irá al frente y conducirá nuestras guerras». Samuel oyó todas las palabras del pueblo y las transmitió a oídos del Señor. El Señor dijo a Samuel: «Escucha su voz y nómbrales un rey». Samuel ordenó a las gentes de Israel: «Vuelva cada cual a su ciudad».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 28

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me dicens:

Fili hominis, pone faciem tuam contra Sidonem: et prophetabis de ea, et dices: Hæc dicit Dominus: Ecce ego ad te Sidon, et glorificabor in medio tui: et scient quia ego Dominus, cum fecero in ea judicia, et sanctificatus fuero in ea.

Et mittam ei pestilentiam, et sanguinem in plateis ejus. et corruent interfecti in medio ejus gladio per circuitum: et scient quia ego Dominus.

Et non erit ultra domus Israel offendiculum amaritudinis, et spina dolorem inferens undique per circuitum eorum, qui adversantur eis: et scient quia ego sum Dominus Deus.

Quando congrega vero domum Israel de populis, in quibus dispersi sunt, sanctificabor in eis coram gentibus: et habitabunt in terram suam, quam dedi servo meo Jacob. Et habitabunt in ea securi: et ædificabunt domos, plantabuntque vineas, et habitabunt confidenter, cum fecero judicia in omnibus qui adversantur eis per circuitum: et scient quia ego Dominus Deus eorum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Ez 28,20-26

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre: dirige tu mirada hacia Sidón, profetiza contra ella y di: Esto dice el Señor Dios: Aquí estoy contra ti, Sidón; a tus expensas me cubriré de gloria. Y sabrán que yo soy el Señor, cuando haga justicia en ella y en ella manifieste mi santidad.

Enviaré contra ella la peste, habrá sangre en sus calles. En su interior, por todas partes, caerán los traspasados por la espada y sabrán que yo soy el Señor.

Ya no habrá más espinas punzantes ni zarzas hirientes para la casa de Israel de parte de los vecinos que los hostigan. Y sabrán que yo soy el Señor Dios».

Esto dice el Señor Dios: «Cuando yo reúna a la casa de Israel de entre los pueblos adonde fueron dispersados, manifestaré en ellos mi santidad a la vista de las naciones y habitarán en su tierra, que yo había concedido a mi siervo Jacob. Vivirán seguros, construirán casas y plantarán viñas. Vivirán seguros cuando ejecute mi sentencia contra todos sus vecinos que los hostigaban. Y sabrán que yo soy el Señor, su Dios».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Ecclesiastes
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

Fili,

Verba oris sapientis gratia: et labia insipientis præcipitabunt eum. Initium verborum ejus stultitia, et novissimum oris illius error pessimus. Stultus verba multiplicat. Ignorat homo, quid ante fuerit: et quid post futurum est: quis illi poterit indicare? Labor stultorum affliget eos, qui nesciunt in urbem pergere. Væ tibi terra, cujus rex est puer, et cujus principes mane comedunt. Beata terra, cujus rex nobilis est, et cujus principes vescuntur in tempore suo, ad reficiendum, et non est ad luxuriam. In pigritia humiliabitur contignatio, et infirmitatate manuum præstillabit domus. In risu faciunt panem, et vinum ut epulentur viventes: et pecuniæ obediunt omnia. In cogitatione tua regi ne detrahas, et in secreto cubiculi tui ne maledixeris diviti: quia aves cœli portabunt vocem tuam, et qui habet pennas annuntiabit sententiam.

Mitte panem tuum super transeuntes aquas: quia post multa tempora invenies eum.

R/. Amen.

 

Del Eclesiastés
Ecl 10,12-11,1

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Las palabras de un sabio agradan, los labios de un necio lo arruinan: empieza diciendo necedades, y acaba su discurso en trágica locura. El necio no para de charlar, pero el hombre no sabe en realidad lo que va a suceder. ¿Quién le puede predecir lo que sucederá después de él? La fatiga acaba con el necio, pues no sabe ni volver a la ciudad. ¡Ay del país gobernado por un muchacho, cuyos príncipes amanecen entre comilonas! ¡Dichoso el país donde reina un hombre digno, cuyos príncipes comen a su hora, para recobrar el vigor y no por libertinaje! Manos perezosas permiten que se hunda el techo, brazos caídos dejan que se desplome la casa. Se divierten celebrando banquetes, el vino les alegra la vida, ¡y el dinero todo lo arregla! No critiques al rey, ni siquiera de pensamiento; no critiques a un poderoso, ni siquiera en tu habitación, pues un pajarito correría la voz y un ser alado contaría la cosa.

Envía tu grano por el mar y después de cierto tiempo podrás recuperarlo.

R/. Amén.

Lectio libri Samuelis (Primi)
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Erat vir de Benjamin nomine Cis, filius Abiel, filii Seor, filii Bechoreth, filii Aphia, filii viri Jemini, fortis robore. Erat ei filius vocabulo Saul, electus, et bonus: et non erat de filiis Israel melior illo: ab humero et sursum eminebat super omnem populum. Peregre ierant autem asinæ Cis patris Saul: et dixit Cis ad Saul filium suum: Tolle tecum unum de pueris, et consurgens vade, et quære asinas. Cumque transissent per montem Ephraim, et per terram Salisa, et non invenissent; transierunt etiam per terram Salim, et non erant: sed et per terram Jemini, et minime repererunt.

Cum autem venissent in terram Suph, et non invenissent, dixit Saul ad puerum suum qui erat cum eo: Veni et revertamur, ne forte dimiserit pater meus asinas, et solicitus sit pro nobis. Qui ait: Ecce est vir Dei in civitate hac, vir nobilis: omne quod loquitur, absque ambiguitate venit. Nunc ergo eamus, si forte indicet nobis de re nostra, propter quam venimus. Dixitque Saul ad puerum suum: Ecce ibimus: quid feremus ad virum? panis defecit in sitarciis nostris: et sportulam non habemus, ut demus homini Dei, nec quicquam aliud. Rursum puer respondit Saul, et ait: Ecce inventa est in manu mea quarta pars stateris argenti, demus homini Dei, ut indicet nobis viam nostram. (Olim in Israel sic loquebatur unusquisque vadens consulere Dominum: Venite, et eamus ad Videntem. Qui enim Propheta dicitur hodie, vocabatur olim Videns.) Et dixit Saul ad puerum suum: Optimus sermo tuus. Veni, eamus. Et ierunt in civitatem, in qua erat vir Dei.

Cumque ascenderent clivum civitatis, invenerunt puellas egredientes ad hauriendam aquam, et dixerunt eis: Num hic est Videns? Quæ respondentes, dixerunt illis: Hic est: ecce ante te, festina nunc: hodie enim venit in civitatem, quia sacrificium est populo in excelso. Ingredientes urbem, statim invenietis eum antequam ascendat in excelsum ad vescendum: neque enim comesurus est populus donec ille veniat: quia ipse benedicet hostiæ, et deinceps comedunt qui vocati sunt. Nunc ergo conscendite, quia hodie reperietis eum.

Et ascenderunt in civitatem. Cumque illi ambularent in medio urbis apparuit Samuel egrediens obviam eis, ut ascenderet in excelsum. Dominus autem revelaverat auriculam Samuelis ante unam diem quam veniret ad Saul, dicens: Hac ipsa, quæ nunc est, hora, cras mittam ad te virum de terra Benjamin, et unges eum ducem super populum meum: et salvabit populum meum de manu Philisthinorum: quia respexi populum meum, venit ergo clamor eorum coram me. Cumque aspexisset Samuel Saulem, Dominus ait ei: Ecce vir quem dixeram tibi, iste dominabitur populo meo. Accessit autem Saul ad Samuelem in medio portæ, et ait: Indica, oro, mihi, ubi est domus Videntis. Et respondit Samuel dicens: Ego sum Videns: ascende ad me in excelsum, ut comedas mecum hodie, et dimittam te mane: et omnia quæ sunt in corde tuo, indicabo tibi. Et de asinis, quas perdidisti nudiustertius, ne solicitus sis, quia inventæ sunt. Et cujus erunt optima quæque Israel? nonne tibi, et omni domui patris tui? Respondens autem Saul, ait: Numquid non filius Jemini ego sum, de minima tribu Israel, et cognatio mea novissima inter omnes cognationes de tribu Benjamin? quare ergo locutus es mihi sermonem istum?

Assumens itaque Samuel Saulem, et puerum ejus, introduxit eos in triclinium, et dedit eis locum in capite eorum qui fuerant invitati: erant enim quasi triginta viri. Dixitque Samuel eoquo: Da partem, quam dedi tibi, et præcepi ut reponeres seorsum apud te. Levavit autem coquus armum, et posuit ante Saul. Dixitque ei Samuel: Ecce quod remansit, pone apud te, et comede: quia de industria servatum est tibi, quando populum vocavi. Et comedit Saul cum Samuele in die illa. Et descenderunt de excelso in oppidum.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 9,1-25

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Había un hombre de Benjamín, de nombre Quis, hijo de Abiel, hijo de Seror, hijo de Becorat, hijo de Afij, hijo de un benjaminita. Era un hombre de buena posición. Tenía un hijo llamado Saúl, fornido y apuesto. No había entre los hijos de Israel nadie mejor que él. De hombros para arriba, sobrepasaba a todo el pueblo. Las borricas de Quis, padre de Saúl, se habían extraviado; por ello ordenó a su hijo: «Toma contigo a uno de los criados, ponte en camino y vete a buscar las borricas». Atravesaron la montaña de Efraín y recorrieron la comarca de Salisá, sin encontrarlas. Atravesaron la comarca de Saalín y el territorio benjaminita, pero no dieron con ellas.

Al llegar a la comarca de Suf, Saúl dijo al criado que estaba con él: «Vamos a volvernos, no sea que mi padre deje de ocuparse de las borricas y esté inquieto por nosotros». Le contestó el criado: «Precisamente hay un hombre de Dios en esta ciudad. Es un hombre estimado; cuanto predice sucede sin falta. Vayamos allá. Quizá nos aclare algo respecto al viaje que estamos haciendo». Saúl le dijo: «Vamos, pues. Pero ¿qué llevaremos a ese hombre? Porque se ha agotado el pan de los zurrones y no tenemos nada que llevar como obsequio al hombre de Dios. ¿Qué nos queda?». El criado volvió a decirle: «Tengo en mi poder unos tres gramos de plata. Se lo daré al hombre de Dios, para que nos aclare algo acerca del viaje». (Antiguamente, en Israel, la persona que iba a consultar a Dios decía: «Vamos a ver al vidente». Pues al profeta de hoy se le llamaba entonces vidente). Saúl dijo al criado: «Tu propuesta es acertada. Hala, vayamos». Y se encaminaron a la ciudad donde se encontraba el hombre de Dios.

Mientras subían la cuesta de la ciudad, encontraron unas jóvenes que salían en busca de agua, y les preguntaron: «¿Está aquí el v idente?». Les respondieron: «Sí, está aquí. Date prisa. Ha venido a la ciudad, porque hoy celebra el pueblo un sacrifico en el altozano. Al entrar en la ciudad, le encontraréis antes de que suba al altozano a comer. El pueblo no se pondrá a comer hasta que llegue, dado que ha de bendecir el sacrificio. Después se pondrán a comer los invitados. Subid ahora y lo encontraréis al momento».

Subieron a la ciudad. Y justo al entrar, Samuel salía a su encuentro, para subir al altozano. Un día antes de la llegada de Saúl, el Señor había hecho esta revelación a Samuel: «Mañana a esta hora te enviaré a un hombre de la tierra de Benjamín, para que lo unjas como jefe de mi pueblo Israel. Salvará a mi pueblo de la mano de los filisteos, porque me he fijado en mi pueblo y su grito ha llegado hasta mí». En cuanto Samuel vio a Saúl, el Señor le advirtió: «Ese es el hombre de quien te hablé. Ese gobernará a mi pueblo». Saúl se acercó a Samuel en medio de la puerta, y le dijo: «Haz el favor de indicarme dónde está la casa del vidente». Samuel respondió: «Yo soy el vidente. Sube delante de mí al altozano y comeréis hoy conmigo. Mañana te dejaré marchar y te aclararé cuanto te preocupa. Por lo que se refiere a las borricas que se te extraviaron, hoy hace tres días, no te preocupes por ellas, porque han aparecido. ¿De quién es cuanto hay de preciado en Israel? ¿No es tuyo y de la casa de tu padre?». Saúl respondió: «¿No soy yo benjaminita, de la más pequeña de las tribus de Israel, y mi familia la más pequeña de las familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué me dices eso?».

Samuel se llevó con él a Saúl y a su criado, los introdujo en la sala y les dio un puesto a la cabecera de los convidados. Eran unas treinta personas. Samuel advirtió al cocinero: «Sirve la ración que te entregué, de la que te dije: resérvala junto a ti». El cocinero sacó el pernil y la cola y los puso ante Saúl. Samuel le dijo: «Ahí tienes lo que ha quedado: come. Se te reservó para esta ocasión, cuando propuse invitar al pueblo». Saúl comió con Samuel aquel día. Después bajaron del altozano a la ciudad y siguió hablando con Saúl en la azotea.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUARTA MIÉRCOLES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Samuelis, Primi
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Vocavit Samuel Saul in solario domus, dicens: Surge, et dimittam te. Et surrexit Saul: et egressi sunt ambo, ipse videlicet, et Samuel. Cumque descenderent in extrema parte civitatis, Samuel dixit ad Saul: Dic puero ut antecedat nos, et transeat: tu autem subsiste paulisper, ut indicem tibi verbum Domini.

Cap. 10. Tulit autem Samuel lenticulam olei, et fudit super caput ejus, et osculatus est eum, et ait: Ecce, unxit te Dominus super hereditatem suam in principe. Cumque abieris hodie a me, invenies duos viros juxta sepulchrum Rachelis in finibus Benjamin, meridie, dicentque tibi: Inventæ sunt asinæ, quas ieras perquirendas: et intermissis pater tuus asinis, solicitus est pro vobis, et dicit: Quid faciam de filio meo? Cumque abieris inde, et ultra transieris ad quercum Thabor, invenient te ibi tres viri ascendentes ad Dominum in Bethel, unus portans tres hædos, et alius tres tortas panis, et alius portans lagenam vini. Cumque te salutaverint, dabunt tibi duos panes, et accipies de manibus eorum. Post hæc venies in collem Domini, ubi est statio Philisthinorum: et cum ingressus fueris urbem, obviam habebis gregem prophetarum descendentium de excelso, et ante eos psalterium, et tympanum, et tibiam, et citharam, ipsosque prophetantes. Et insiliet in te spiritus Domini, et prophetabis cum eis, et mutaberis in virum alium. Quando ergo venerint signa hæc omnia tibi, fac quæcumque invenerit manus tua, quia Dominus tecum est. Et descendes ante me in Galgala, et ego quippe descendam ad te, ut offeras victimas pacificas: septem diebus expectabis, donec veniam ad te, et ostendam tibi quid facias.

Itaque cum avertisset humerum suum, ut abiret a Samuele, immutavit ei Deus cor aliud, et venerunt omnia signa hæc in die illa.

Veneruntque ad prædictum collem, et ecce cuneus prophetarum obvius ei: et insiluit super eum Spiritus Domini, et prophetavit in medio eorum. Videntes autem qui noverant eum ab heri, et nudiustertius, quod esset cum prophetis, et prophetaret, dixerunt ad invicem: Quænam res accidit filio Cis? num et Saul inter prophetas? Responditque alter ad alterum dicens: Et quis pater eorum? Propterea versum est in proverbium: Num et Saul inter prophetas? Cessavit autem prophetare, et venit ad excelsum. Dixit autem pater Saul ad eum, et ad puerum ejus: Quo abistis? Qui responderunt: Quærere asinas: quas cum non reperissemus, venimus ad Samuelem. Et dixit ei pater suus: Indica mihi quid dixerit tibi Samuel. Et ait Saul ad patrem suum: Indicavit nobis quia inventæ sunt asinæ. De sermone autem regni non indicavit ei quem locutus fuerat ei Samuel.

Et convocavit Samuel populum ad Dominum in Masphat: et ait ad filios Israel: Hæc dicit Dominus Deus Israel: Ego eduxi Israel de Ægypto, et erui vos de manu Ægyptiorum, et de manu omnium regum, qui affligebant vos. Vos autem hodie projecistis Dominum Deum vestrum, qui solus salvavit vos de universis malis, et tribulationibus vestris: et dixistis: Nequaquam: sed regem constitue nobis. Nunc autem state coram Domino per tribus vestras, et familias. Et applicavit Samuel omnes tribus Israel, et cecidit sors tribui Benjamin. Et applicavit tribum Benjamin et cognationes ejus, et cecidit in cognatione viri, et pervenit usque ad Saul filium Cis. Quæsierunt ergo eum, et non est inventus. Et consulerunt post hæc Dominum utrumnam venturus esset illuc. Responditque Dominus: Ecce absconditus est domi. Miserunt itaque, et tulerunt eum inde: et stetit in medio populi, et altior fuit universo populo ab humero et sursum. Et ait Samuel ad omnem populum: Certe videtis quem elegit Dominus, quoniam non est similis ei in omni populo. Et clamavit omnis populus, et ait: Vivat Rex. Locutus est Samuel ad populum legem regni, et scripsit in libro, et reposuit coram Domino.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 9,26-10,25a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Se levantaron temprano y, al despuntar el alba, Samuel llamó a Saúl a la azotea: «Levántate, quiero despedirte». Se levantó Saúl y salieron fuera los dos, él y Samuel. Cuando bajaban por el extremo de la ciudad, le dijo Samuel: «Manda al criado que pase delante de nosotros. -Y pasó-. Tú, detente un momento; quiero comunicarte una palabra de Dios».

Tomó entonces Samuel el frasco del óleo, lo derramó sobre su cabeza y le besó, diciendo: «El Señor te unge como jefe sobre su heredad. Hoy, cuando te vayas de mi lado, encontrarás a dos hombres junto al sepulcro de Raquel, en el término de Benjamín, en Selsaj, que te dirán: “Han aparecido las borricas que saliste a buscar. Tu padre se ha desentendido del asunto de las borricas y está, en cambio, inquieto por vosotros, preguntándose: ¿qué puedo hacer por mi hijo?”. Desde allí, seguirás adelante, y cuando llegues a la encina del Tabor, te saldrán al encuentro tres hombres que suben a visitar a Dios en Betel. Uno lleva tres cabritos, el otro tres tortas de pan y el otro un odre de vino. Te saludarán y te darán dos panes que recibirás de su mano. Después llegarás a Guibeá de Dios, donde se encuentra una guarnición filistea. Al entrar en la ciudad, tropezarás con una agrupación de profetas, que bajan del altozano, precedidos de arpas, tambores, flautas y cítaras, todos ellos profetizando. Entonces vendrá sobre ti el espíritu del Señor, profetizarás con ellos y te convertirás en otro hombre. Cuando te sucedan estas señales, haz lo que se te ponga a mano, porque Dios está contigo. Bajarás antes que yo a Guilgal. Yo bajaré luego a tu lado, para ofrecer holocaustos y hacer sacrificios de comunión. Esperarás siete días, hasta que llegue a tu lado para indicarte lo que has de hacer».

Al volver la espalda, para alejarse de Samuel, Dios le cambió el corazón, y aquel mismo día se cumplieron todas las señales.

Cuando llegaron a Guibeá, salió a su encuentro una agrupación de profetas. Vino sobre él el espíritu de Dios y empezó a profetizar entre ellos. Todos cuantos le conocían de antes vieron que estaba profetizando con los profetas, y se comentó entre el pueblo: «¿Qué le ha sucedido al hijo de Quis? ¿También Saúl está entre los profetas?». Uno de allí replicó: «¿Quién es su padre?». De modo que se hizo proverbial: «¿También Saúl entre los profetas?». Al acabar de profetizar, llegó al altozano. El tío de Saúl les preguntó a él y a su criado: «¿Adónde habéis ido?». Respondió: «A buscar las borricas. Pero no vimos nada y fuimos adonde estaba Samuel». Su tío le dijo: «Cuéntame, por favor, lo que os dijo Samuel». Saúl le respondió: «Nos indicó que las borricas habían aparecido». Pero no le contó nada de lo que le había dicho Samuel respecto a la realeza.

Samuel convocó al pueblo ante el Señor en Mispá. Y dijo a los hijos de Israel: «Así dice el Señor, Dios de Israel: yo hice subir a Israel de Egipto y os libré del poder de los egipcios y del poder de todos los reinos que os oprimían. Pero vosotros habéis rechazado hoy a vuestro Dios, el que os salvó de todos vuestros males y aflicciones, y le habéis dicho: designa un rey sobre nosotros. Pues bien, presentaos ante el Señor, según vuestras tribus y familias». Samuel hizo que se acercaran todas las tribus de Israel y le tocó la suerte a la tribu de Benjamín. Mandó acercarse a la tribu de Benjamín, según sus familias, y le tocó la suerte a la familia de Matrí. Finalmente, le tocó la suerte a Saúl, hijo de Quis. Lo buscaron, pero no apareció. Consultaron de nuevo al Señor: «¿Va a venir aquí ese hombre?». El Señor respondió: «Está escondido entre el bagaje». Corrieron a sacarlo de allí, y compareció en medio del pueblo. Sobrepasaba a todos los del pueblo del hombro para arriba. Samuel dijo entonces al pueblo: «Estáis viendo al que os ha escogido el Señor. No hay como él en todo el pueblo». Todos aclamaron: «Viva el rey». Samuel expuso al pueblo el derecho de la monarquía, lo escribió en un libro y lo depositó ante el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 14

R/. Deo gratias.

Fili,

Qui despicit proximum suum, peccat: qui autem miseretur pauperi, beatus erit.
Errant qui operantur malum: misericordia et veritas praeparant bona.
In omni opere erit abundantia: ubi autem verba sunt plurima, frequenter egestas.
Corona sapientiae, divitiae eorum: fatuitas stultorum, impietas.
Liberat animas testis fidelis: et profert mendacia versipellis.
In timore Domini fiducia fortitudinis; et filiis ejus erit spes.
Timor Domini fons vitae, ut declinet a ruina mortis.
In multitudine populi dignitas regis: et in paucitate plebis ignominia principis.
Qui patiens est, multa gubernatur prudentia: qui autem impatiens, exaltat stultitiam suam.
Vita carnium, sanitas cordis: putredo ossium, invidia.
Qui calumniatur egentem, exprobrat factori ejus: honorat autem eum, qui miseretur pauperis.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 14,21-31

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Quien desprecia a su prójimo peca, dichoso quien se apiada del pobre.
Los que traman el mal se pierden, amor y lealtad al que hace el bien.
Todo esfuerzo obtiene recompensa, el mucho hablar conduce a la miseria.
Corona de los sabios es su saber; diadema de los necios, su torpeza.
El testigo veraz salva vidas, el impostor propaga mentiras.
Temer al Señor es refugio seguro, servirá de defensa a los hijos.
Temer al Señor es fuente de vida, libra de los lazos de la muerte.
Pueblo numeroso, gloria del rey; escasez de súbditos, ruina del príncipe.
Quien tiene paciencia abunda en prudencia, quien es impulsivo demuestra torpeza.
Ánimo tranquilo es vida del cuerpo, la envidia carcome los huesos.
Quien oprime al pobre ofende a su Hacedor, quien se apiada del indigente lo honra.

R/. Amén.

Lectio libri Samuelis, Primi
Capitulo 11

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Saul abiit in domum suam in Gabaa: et abiit cum eo pars exercitus, quorum tetigerat Deus corda. Filii vero Belial dixerunt: Num salvare nos poterit iste? Et despexerunt eum, et non attulerunt ei munera: ille vero dissimulabat se audire.

Ascendit autem Naas Ammonites, et pugnare cœpit adversus Jabes Galaad. Dixeruntque universi viri Jabes ad Naas: Habeto nos fœderatos, et serviemus tibi. Et respondit ad eos Naas Ammonites: In hoc feriam vobiscum fœdus, ut eruam omnium vestrorum oculos dextros, ponamque vos obprobrium in universo Israel. Et dixerunt ad eum seniores Jabes: Concede nobis septem dies, ut mittamus nuntios ad universos terminos Israel: et si non fuerit qui defendat nos, egrediemur ad te.

Venerunt autem nuntii in Gabaa ad Saul: et locuti sunt verba, audiente populo: et levavit omnis populus vocem suam et flevit. Et ecce Saul: veniebat, sequens boves de agro, et audiens quod populus plorat. Et narraverunt ei verba virorum Jabes. Et insiluit spiritus Domini in Saul, cum audisset verba hæc, et iratus est furor ejus nimis. Assumens utrumque bovem, concidit in frusta, misitque in omnes terminos Israel per manum nuntiorum, dicens: Quicumque non exierit, secutusque fuerit Saulem, et Samuelem, sic fiet bobus ejus. Invasit ergo populum timor Domini, et egressi sunt quasi vir unus in Bezech: fueruntque filii Israel trecenta millia: virorum autem Juda triginta millia.

Et dixerunt nuntiis, qui venerant: Sic dicetis viris, qui sunt in Jabes Galaad: Cras enim erit nobis salus, cum incaluerit sol. Venerunt ergo nuntii, annuntiaverunt viris Jabes: qui lætati sunt; atque dixerunt: Mane exibimus ad vos: et facietis nobis omne, quod placuerit vobis. Et factum est, cum venisset dies crastina, constituit Saul populum in tres partes: et ingressus est media castra in vigilia matutina, et percussit Ammon usque dum inclaresceret dies: reliqui autem dispersi sunt, ita ut non derelinquerentur in eis duo pariter.

Et ait populus ad Samuel: Quis est iste qui dixit: Saul num regnabit super nos? Date viros, et interficiemus eos. Et ait Saul: Non occidetur quisque in die hac, quia hodie fecit Dominus salutem in Israel. Dixit autem Samuel ad populum: Venite, et eamus in Galgala, et innovemus ibi regnum. Et perrexit omnis populus in Galgala, et fecerunt ibi regem Saul coram Domino in Galgala, et immolaverunt ibi victimas pacificas coram Domino. Et lætatus ibi Saul, et cuncti viri Israel.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 10,26-11,15

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Saúl se marchó a su casa de Guibeá. Con él fueron los valientes a quienes Dios había tocado el corazón. Sin embargo, algunos desalmados dijeron: «¿De qué va a salvarnos este?». Lo menospreciaron y no le presentaron regalo alguno. Saúl hizo como que no oía.

Najas, el amonita, subió y acampó contra Yabés de Galaad. Los de Yabés propusieron entonces a Najas: «Haz un pacto con nosotros y te serviremos». Respondió Najas, el amonita: «Pactaré con vosotros con la condición de sacaros a todos el ojo derecho. Lo convertiré en escarnio para todo Israel». Los ancianos de Yabés contestaron: «Concédenos siete días, para que podamos enviar mensajeros a todo el territorio de Israel. Si no encontramos quien nos salve, nos rendiremos a ti».

Llegaron los mensajeros a Guibeá de Saúl y repitieron el mensaje ante el pueblo. Y todos alzaron la voz y rompieron a llorar. Saúl, que llegaba entonces del campo tras los bueyes, preguntó: «¿Qué le ocurre al pueblo para estar llorando?». Y le contaron el mensaje de la gente de Yabés. Al oír aquellas palabras, vino sobre él el espíritu de Dios y estalló en cólera. Tomó la pareja de bueyes y la hizo pedazos. Y repartiéndolos por todo el territorio de Israel por medio de mensajeros, hizo saber: «Así se hará a los bueyes de los que no sigan a Saúl y Samuel». El temor del Señor cayó entonces sobre el pueblo, de modo que salieron como un solo hombre. Pasó revista en Bezec, resultando ser trescientos mil los hijos de Israel y treinta mil los judaítas.

Luego encargó a los mensajeros que habían venido: «Así habréis de decir a las gentes de Yabés de Galaad: mañana os llegará el auxilio al calentar el sol». Llegaron los mensajeros y se lo comunicaron a las gentes de Galaad, que se llenaron de alegría. Los de Yabés le dijeron a Najas: «Mañana saldremos hacia vosotros y podréis hacernos lo que mejor os parezca». A la mañana siguiente dispuso Saúl al pueblo en tres grupos, que penetraron en el campamento de madrugada y batieron a los amonitas hasta que calentó el día. Los supervivientes se desperdigaron, de modo que no quedaron dos juntos.

El pueblo dijo a Samuel: «¿Quién es el que decía: “¿Saúl va a reinar entre nosotros?”. Entregadnos a esos hombres para matarlos». Pero Saúl respondió: «Nadie ha de morir, porque el Señor ha salvado hoy a Israel». Samuel dijo al pueblo: «Hala, vayamos a Guilgal. Allí instauraremos la monarquía». El pueblo marchó a Guilgal. Y en Guilgal proclamaron rey a Saúl en presencia del Señor. Allí mismo ofrecieron sacrificios pacíficos al Señor. Saúl y todas las gentes de Israel desbordaban de alegría.

R/. Amén.

 

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 29

R/. Deo gratias.

Factum est verbum Domini ad me, dicens:

Fili hominis pone faciem tuam contra Pharaonem regem Ægypti; et prophetabis de eo, et de Ægypto universa: Loquere, et dices: Hæc dicit Dominus Deus: Ecce ego ad te Pharao rex Ægypti, draco magne, qui cubas in medio fluminum tuorum, et dixisti: Meus est fluvius, et ego feci me ipsum.

Et ponam frenum in maxillis tuis: et adglutinabo pisces fluminum tuorum. Et projiciam te in desertum, et omnes pisces fluminum tuorum: super faciem terræ cades, non colligeris, neque congregaberis: hestiis terræ, et volatilibus cœli, dedi te ad devorandum:

Et scient omnes habitatores Ægypti quia ego Dominus: pro eo quod fuisti baculus arundineus domui Israel. Quando apprehenderunt te manu, et confractus es, et lacerasti omnem humerum eorum: et innitentibus eis super te, comminutus es, dissolvisti omnes renes eorum. Propterea hæc dicit Dominus Deus: Ecce ego adducam super te gladium, et interficiam de te hominem, et jumentum.

Et erit terra Ægypti in desertum, et solitudinem: et scient quia ego Dominus.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 29,2-9a

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre, dirige tu mirada hacia el faraón, rey de Egipto, y profetiza contra él y contra todo Egipto. Dirás: Esto dice el Señor Dios: Aquí estoy contra ti, faraón, rey de Egipto, cocodrilo gigante que yaces en el cauce del Nilo y dices: “Mío es el Nilo, soy yo quien lo ha hecho”.

Yo te pondré arpones en las quijadas, sujetaré a tus escamas los peces del Nilo, y te sacaré del Nilo con todos los peces sujetos a tus escamas.

Te arrojaré al desierto a ti con todos los peces del Nilo. Quedarás en campo abierto, no serás recogido ni enterrado. Te doy como comida a las fieras de la tierra.

Así sabrán todos los habitantes de Egipto que yo soy el Señor. Porque fuiste un apoyo de caña para la casa de Israel, y, cuando su mano te aferraba, te quebraste y le rasgaste la mano, y, cuando en ti se apoyaban, te rompiste y los hiciste tambalear; por ello, así dice el Señor Dios: hago venir la espada contra ti, y exterminaré de ti hombres y animales.

La tierra de Egipto quedará desierta y arrasada, y sabrán que yo soy el Señor».

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUINTA JUEVES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 14, et 15

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Pugnavit Saul contra Moab, et filios Ammon, et Edom, et reges Soba, et Philisthæos. et quocumque se verterat, superabat. Congregatoque exercitu, percussit Amalec, et eruit Israel de manu. vastatorum ejus.

Fuerunt autem filii Saul Jonathas, et Jessui, et Melchisua: nomina duarum filiarum ejus, nomen primogenitæ Merob, et nomen minoris Michol. Et nomen uxoris Saul, Achinoam filia Achimaas: et nomina principum militiæ ejus Abner, filius Ner, patruelis Saul. Porro Cis fuerat pater Saul, et Ner pater Abner, filius Abiel.

Erat autem bellum potens adversum Philisthæos omnibus diebus Saul. Nam quemcumque viderat Saul virum fortem, et aptum ad prælium, sociabat eum sibi.

Et dixit Samuel ad Saul: Me misit Dominus, ut ungerem te in regem super populum ejus Israel: nunc ergo audi vocem Domini: Hæc dicit Dominus exercituum: Recensivi quæcumque fecit Amalec Israeli, quomodo restitit ei in via cum ascenderent de Ægypto. Nunc igitur vade, et percute Amalec, et demolire universa ejus: non parcas ei, sed interfice a viro usque ad mulierem, et parvulum atque lactantem, bovem et ovem, camelum atque asinum.

Præcepit itaque Saul populo, et recensuit eos quasi agnos: ducenta millia peditum, et decem millia virorum Juda. Cumque venisset Saul usque ad civitatem Amalec, tetendit insidias in torrente. Dixitque Saul Cinæo: Abite, et recedite, atque discedite ab Amalec: ne forte involvam te cum eo: tu enim fecisti misericordiam cum omnibus filiis Israel, cum ascenderent de Ægypto. Et recessit Cinæus de medio Amalec. Percussitque Saul Amalec, ab Hevila, donec venit ad Sur, quæ est regionis Ægypti. Et apprehendit Agag regem Amalec vivum: omne autem vulgus interfecit in ore gladii. Et pepercit Saul, et omnis populus, Agag, et optimis gregibus ovium et armentorum, et vestibus, et arietibus, et universis quæ pulchra erant, nec voluerunt disperdere ea: quidquid vero vile fuit, et reprobum, hoc demoliti sunt.

Factum est verbum Domini ad Samuel, dicens: Pœnitet me quod constituissem Saulem regem: quia dereliquit me, et verba mea opere non implevit. Contristatusque est Samuel, et clamavit ad Dominum tota nocte illa. Cumque surrexisset Samuel de nocte, ut iret ad Saul mane, nuntiatum est Samueli, eo quod venisset Saul in Carmelum, et erexisset sibi fornicem triumphalem, et reversus transisset, descendissetque in Galgala.

Venit ergo Samue ad Saul, et dixit Samuel: Et quæ est hæc vox gregum, quæ resonat in auribus meis, et armentorum, quam ego audio? Et ait Saul: De Amalec adduxerunt ea: pepercit enim populus melioribus ovibus, et armentis, ut immolarentur Domino Deo tuo; reliqua vero occidimus. Dixit autem Samuel ad Saul: Sine me, et indicabo tibi quæ locutus sit Dominus ad me nocte. Dixitque ei: Loquere. Et ait Samuel: Nonne cum parvulus esses in oculis tuis, caput in tribubus Israel factus es? unxitque te Dominus in regem super Israel, et misit te Dominus in viam, et ait: Vade, et interfice peccatores Amalec, et pugnabis contra eos usque ad internecionem eorum. Quare ergo non audisti vocem Domini: sed versus ad prædam es, et fecisti malum in oculis Domini? Et ait Saul ad Samuelem: Immo audivi vocem Domini et ambulavi in via per quam misit me Dominus, et adduxi Agag regem Amalec, et Amalec interfeci. Tulit autem populus de præda oves et boves, primitias eorum quæ cæsa sunt, ut immolarent Domino Deo suo in Galgalis.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 14,47-15,21

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Saúl luchó contra Moab, contra los amonitas, contra Edón, contra los reyes de Soba y contra los filisteos. Y fuera adonde fuera, siempre vencía. Con el uso de la fuerza batió a Amalec y salvó a Israel de manos de los que lo saqueaban.

Los hijos de Saúl fueron: Jonatán, Yisví y Malquisúa. Y sus dos hijas se llamaban Merab, la primogénita, y Mical, la pequeña. Su mujer se llamaba Ajinoán, hija de Ajimaas. Y el jefe de su ejército se llamaba Abner, hijo de Ner, tío de Saúl. Quis, el padre de Saúl, y Ner, el padre de Abner, eran hijos de Abiel.

La guerra contra los filisteos fue encarnizada en los días de Saúl. En cuanto veía algún hombre valiente y aguerrido, Saúl lo reclutaba para él.

Samuel dijo a Saúl: «El Señor me ha enviado a ti, para ungirte rey sobre su pueblo Israel. Escucha las palabras del Señor. Así dice el Señor del universo: “Voy a pedir cuentas a Amalec de lo que hizo a Israel, cerrándole el camino, cuando subía de Egipto. Ve ahora y bate a Amalec. Entregaréis al anatema todo cuanto tiene, sin perdonarlo. Darás muerte a hombres y mujeres, a muchachos, niños de pecho, a vacas y ovejas, a camellos y asnos”».

Saúl convocó al pueblo y les pasó revista en Telán: doscientos mil de a pie y diez mil hombres de Judá. Llegó a una ciudad de Amalec y atacó por el torrente. Entonces dijo a los quenitas: «Andad, retiraos, salid de entre los amalecitas, para que no os coja entre ellos. Pues os portasteis lealmente con los hijos de Israel, cuando subían de Egipto». Los quenitas se retiraron de Amalec. Saúl batió luego a Amalec, desde Javila a la entrada de Sur, que está frente a Egipto. Capturó vivo a Agag, rey de Amalec. En cambio, entregó al anatema a todo el pueblo, exterminándolo completamente a filo de espada. Pero Saúl y el pueblo perdonaron a Agag y a lo más selecto de las vacas y de las ovejas, de los segundos partos, de los corderos y todo lo bueno. Y no quisieron entregar al anatema sino los objetos despreciables y de poco valor.

El Señor dirigió la palabra a Samuel: «Me arrepiento de haber hecho rey a Saúl, pues me ha dado la espalda y no cumple mis mandatos». Samuel se entristeció e invocó al Señor durante la noche. A la mañana siguiente, madrugó Samuel para ir al encuentro de Saúl. Pero le advirtieron: «Saúl se ha marchado a Carmel donde erigió un monumento, luego ha dado la vuelta, y ha cruzado a Guilgal».

Samuel llegó junto a Saúl y le saludó Saúl: «Bendito seas del Señor. He cumplido las órdenes del Señor». Samuel preguntó: «¿Qué significan esos balidos de oveja y esos mugidos de vaca que estoy oyendo?». Saúl respondió: «Los han traído de Amalec. El pueblo ha dejado con vida lo más selecto de las ovejas y vacas, para ofrecerlo en sacrificio al Señor, tu Dios. El resto fue entregado al anatema». Samuel replicó: «Voy a comunicarte lo que me ha manifestado el Señor esta noche». Saúl contestó: «Habla». Samuel siguió diciendo: «¿No es cierto que siendo pequeño a tus ojos eres el jefe de las doce tribus de Israel? El Señor te ha ungido como rey de Israel. El Señor te envió con esta orden: “Ve y entrega al anatema a esos malvados amalecitas y combátelos hasta aniquilarlos”. ¿Por qué no has escuchado la orden del Señor, lanzándote sobre el botín, y has obrado mal a sus ojos?». Saúl replicó: «Yo he cumplido la orden del Señor y he hecho la campaña a la que me envió. Traje a Agag, rey de Amalec, y entregué al anatema a Amalec. El pueblo tomó del botín ovejas y vacas, lo más selecto del anatema, para ofrecérselo en sacrifico al Señor, tu Dios, en Guilgal».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 13

R/. Deo gratias.

Fili,

De fructu oris homo saturabitur bonus: anima autem praevaricatorum iniqua.
Qui custodit os suum, custodit animam suam: qui autem inconsideratus est ad loquendum, sentiet mala.
Vult et non vult piger: anima autem operantium impinguabitur.
Verbum mendax justus detestabitur: impius confunditur, justitia custodit innocentiam: impietas vero peccatorem supplantat.
Est quasi dives, cum nihil habeat: et est quasi pauper, cum multis divitiis sit. Redemptio animae viri divitiae suae: qui autem pauper est, increpationem non sustinet.
Lux justorum laetificat: lucerna autem impiorum extinguitur.
Inter superbos jurgia semper sunt: qui autem agunt cuncta consilio, reguntur sapientia.
Qui detrahit alicui rei, ipse in futurum obligat: qui autem timet praeceptum, in pace versabitur.

R/. Amen.

De los Proverbios de Salomón
Prov 13,2-10.13

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Hombre de bien se nutre de lo que dice, hombre malvado se alimenta de violencia.
Guarda su vida quien vigila sus palabras, busca su ruina quien habla sin sentido.
Anhela el perezoso y no logra nada, desea el diligente y queda satisfecho.
El honrado odia la mentira, el malvado calumnia y deshonra.
La rectitud protege al honrado, la maldad destruye al pecador.
Hay quien se hace el rico y nada tiene, y quien pasa por pobre y tiene mucho.
Al rico lo protegen sus riquezas, al pobre no le importan amenazas.
La luz del honrado brilla con fuerza, la lámpara del malvado se apaga.
La insolencia provoca conflictos, el sabio se deja aconsejar.
Quien desprecia la palabra se pierde, quien respeta el mandato está a salvo.

R/. Amén.

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Congregaverunt Philisthiim agmina sua in prælium, conveneruntque in Socho Judæ: et castrametati sunt inter Socho, et Azeca in finibus Domim. Porro Saul, et viri Israel congregati venerunt in valle terebinthi, et direxerunt acies ad bellandum contra Philisthiim. Et Philisthii stabant super montem ex altera parte, et Israel stabant super montem ex altera parte: vallisque erat inter eos.

Et egressus est vir spurius de castris Philisthinorum, nomen Goliath, de Geth, altitudinis sex cubitorum, et palmi: et cassis ærea super caput ejus, et lorica armata induebatur: porro pondus loricæ ejus quinque millia siclorum æris: et ocreas æreas habebat in cruribus suis: et clypeus æreus tegebat humeros ejus: hastile autem hastæ ejus, erat quasi liciatorium texentium: ipsum autem ferrum hastæ ejus, sexcentos siclos habebat ferri: et armiger ejus antecedebat eum.

Stansque clamabat adversus phalanges Israel, et dicebat eis: Quare venistis parati ad prælium? Numquid ego non sum Philisthæus, et vos servi Saul? Eligite ex vobis virum, et descendat ad singulare certamen: si quiverit pugnare mecum, et percusserit me, erimus vobis servi: si autem ego prævaluero, et percussero eum, vos servi eritis, et servietis nobis. Et ajebat Philisthæus: Ego exprobrabo agminibus Israel hodie: Date mihi virum, et ineat mecum singulare certamen. Audiens autem Saul, et omnes viri Israelitæ sermones Philisthæi hujuscemodi, stupebant, et metuebant nimis.

David autem erat filius viri Ephrathæi, de quo supra dictum est, de Bethlehem Juda, cui nomen erat Isai, qui habebat octo filios, et erat vir in diebus Saul senex, et grandævus inter viros. Abierunt autem tres filii ejus majores post Saul in prælium: et nomina trium filiorum ejus, qui perrexerunt ad bellandum, Eliab primogenitus, et secundus Abinadab, tertiusque Samma. David autem erat minimus. Tribus ergo majoribus secutis Saulem, abiit David, et reversus est a Saule, ut pasceret gregem patris sui in Bethlehem.

Dixit autem Isai ad David filium suum: Accipe fratribus tuis ephi polentæ, et decem panes istos, et curre in castra ad fratres tuos, et decem formellas casei has deferes ad tribunum: et fratres tuos visitabis, si recte agunt: et cum quibus ordinati sunt, disce. Saul autem, et omnes filii Israel, in valle terebinthi pugnabant adversus Philisthiim.

Surrexit itaque David mane, et commendavit gregem custodibus: et onustus abiit, sicut præceperat ei Isai. Et venit ad locum Magala, et ad exercitum, qui egressus ad pugnam vociferatus erat in certamine. Direxerat enim aciem Israel, sed et Philisthiim ex adverso fuerant præparati. Derelinquens ergo David vasa, quæ attulerat, sub manu custodis ad sarcinas, cucurrit ad locum certaminis, et interrogavit si omnia recte agerentur erga fratres suos. Cumque ille adhuc loqueretur, apparuit eis ille spurius, Philisthæus, Goliath nomine, ascendens de Geth, ex castris Philithinorum: et loquente eo hæc eadem verba audivit David. Omnes Israelitæ, cum vidissent virum, fugerunt a facie ejus, timentes eum valde. Et dixit unus quispiam de Israel: Num vidisti virum hunc qui ascendit? Virum ergo qui percusserit eum, ditabit rex divitiis magnis, et filiam suam dabit ei, et domum patris ejus faciet in Israel absque tributo.

Et ait David ad viros qui stabant secum, dicens: Quid dabitur viro, qui percusserit Philisthæum hunc, et tulerit opprobrium? quis est enim hic Philisthæus incircumcisus, qui exprobravit aciem Dei viventis? Referebat autem ei populus eumdem sermonem, dicens: Hæc dabuntur viro, qui percusserit eum.

Quod cum audisset Eliab frater ejus major, loquente eo cum aliis, iratus est contra David, et ait: Quare venisti, et quare derelinquisti paucas oves in deserto? ego novi superbiam tuam, et nequitiam cordis tui: quia ut videres prælium, descendisti. Et dixit David: Quid feci? numquid non verbum est? Et declinavit paululum ab eo ad alium: dixitque eumdem sermonem. Et respondit ei populus verbum sicut et prius. Audita sunt autem verba, quæ locutus est David, et annuntiata in conspectu Saulis. Ad quem cum fuisset adductus, locutus est ei David: Non concidat cor cujusquam in eo: ego servus tuus vadam, et pugnabo adversus Philisthæum.

Et ait Saul ad David: Non vales resistere Philisthæo isti; nec pugnare adversus eum: quia puer es, hic autem vir bellator est ab adolescentia sua. Dixitque David ad Saul: Pascebam servus tuus patris mei gregem, et veniebat leo, vel ursus, tollebantque arietem de medio gregis: et sequebar eos, et percutiebam, eruebamque de ore eorum: et illi consurgebant adversum me: et apprehendebam mentum eorum, et suffocabam, interficiebamque eos. Nam et leonem et ursum interfeci ego servus tuus: erit igitur et Philisthæus incircumcisus, quasi unus ex eis: qui ausus est maledicere exercitui Dei viventis? Et ait: Dominus qui eripuit me de manu leonis, et de manu ursi, liberabit me de manu Philisthæi hujus.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 17,1-15.17-37a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Los filisteos reunieron sus tropas para la guerra. Se juntaron en Soco de Judá y acamparon entre Soco y Azeca, en Efes Damín. Saúl y los hombres de Israel se reunieron, y acamparon en el valle del Terebinto. Y formaron en orden de batalla frente a los filisteos. Los filisteos se encontraban a un lado de la montaña e Israel al otro lado, con un valle entre ellos.

De las huestes filisteas salió entonces un guerrero. Se llamaba Goliat, era de Gat y medía unos tres metros. Llevaba un yelmo de bronce en la cabeza y vestía una coraza de escamas de bronce que pesaba unos sesenta kilos. Llevaba grebas de bronce en las piernas y una jabalina de bronce en la espalda. El asta de la lanza era semejante a un enjullo de tejedor, y su punta de hierro pesaba unos seis kilos. El escudero caminaba delante de él.

Goliat se puso en pie y gritó a los escuadrones de Israel: «¿Por qué salís en orden de batalla? ¿No soy yo un filisteo y vosotros servidores de Saúl? Escoged a uno de vosotros para bajar contra mí. Si puede conmigo en el combate y me mata, seremos vuestros esclavos. Pero, si yo puedo con él y lo mato, seréis nuestros esclavos y nos serviréis». Y añadió: «Hoy he avergonzado a los batallones de Israel con mi desafío. Dadme un hombre, para luchar cuerpo a cuerpo». Cuando Saúl y todo Israel oyeron las palabras del filisteo, quedaron consternados y con mucho miedo.

David era hijo de un efrateo de Belén de Judá, llamado Jesé, que tenía ocho hijos. Ese hombre era en tiempos de Saúl un anciano, un notable entre la población. Los tres hijos mayores de Jesé habían seguido a Saúl a la guerra. El primogénito se llamaba Eliab, el segundo, Abinadab, y el tercero, Samá. David era el menor. Los tres mayores habían seguido a Saúl. David iba y venía de junto a Saúl para pastorear el rebaño de su padre en Belén.

Jesé dijo a su hijo David: «Toma cuarenta y cinco kilos de grano tostado y estos diez panes para tus hermanos, y ve rápido al campamento donde se encuentran. Lleva también estos diez quesos al jefe de mil. Infórmate del estado de tus hermanos y toma su recibo. Saúl, ellos y todos los hijos de Israel se encuentran en el valle del Terebinto luchando contra los filisteos».

David se levantó temprano, encomendó el rebaño al pastor, cogió la carga y se puso en camino, como le había ordenado Jesé. Llegó al cerco, cuando el ejército salía en formación, lanzando el alarido de guerra. Israel y los filisteos formaron, escuadrón frente a escuadrón. David dejó un guardián a cargo del bagaje que traía en su mano y se acercó corriendo al escuadrón. Al llegar, saludó a sus hermanos. Estaba hablando con ellos, cuando el retador, de nombre Goliat, de Gat, subía de los escuadrones filisteos. Pronunció aquellas palabras, de modo que David las escuchó. Al ver a aquel hombre, todos los israelitas huyeron de su presencia muy aterrados. Uno dijo: «¿Habéis visto a ese hombre que sube? Ha subido a retar a Israel. El rey colmará de riquezas a quien le mate, le dará como esposa a su hija y eximirá de impuestos a la casa de su padre en Israel».

David preguntó a los que estaban a su lado: «¿Qué le harán a quien mate a ese filisteo y haga desaparecer tal afrenta de Israel? ¿Porque quién es ese filisteo incircunciso para insultar a los escuadrones del Dios vivo?». Los soldados le respondieron con las mismas palabras: «Así harán a quien lo mate».

Su hermano mayor Eliab le oyó hablar con los soldados. Se enardeció de ira contra David y le dijo: «¿A qué has venido aquí y a quién has confiado aquel pequeño rebaño en el desierto? Conozco tu arrogancia y la malicia de tu corazón. Bajaste a ver la batalla». David respondió: «¿Pero qué he hecho yo ahora? Una simple pregunta». Y se apartó de su lado, dirigiéndose a otro. Preguntó lo mismo y los soldados le respondieron igual que antes. Las palabras de David tuvieron eco. Se lo comunicaron a Saúl y lo mandó llamar. David dijo a Saúl: «Que no desmaye el corazón de nadie por causa de ese hombre. Tu siervo irá a luchar contra ese filisteo».

Pero Saúl respondió: «No puedes ir a luchar con ese filisteo. Tú eres todavía un joven y él es un guerrero desde su mocedad». David replicó a Saúl: «Cuando tu siervo pastoreaba el rebaño de su padre, si venía el león o el oso y se llevaba una oveja del hato, yo corría tras él, lo golpeaba y la rescataba de sus fauces. Y si me atacaba, lo agarraba por la melena y lo mataba a golpes. Tu siervo ha matado osos y leones. Ese filisteo incircunciso va a ser como uno de ellos, porque ha insultado a los escuadrones del Dios vivo». David añadió: «El Señor, que me ha librado de las garras del león y del oso, me librará también de la mano de ese filisteo».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Hieremiæ Prophetæ
Capitulo 2

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Verterunt ad me tergum filii Israel, et non faciem, et in tempore afflictionis suæ dicent: Surge, et libera nos.
Ubi sunt dii tui, quos fecisti tibi? surgant et liberent te in tempore afflictionis tuæ: secundum numerum quippe civitatum tuarum erant dii tui Juda.
Quid vultis mecum judicio contendere? omnes dereliquistis me, dicit Dominus.
Frustra percussi filios vestros, disciplinam non receperunt: devoravit gladius vester prophetas vestros, quasi leo vastator generatio vestra.
Videte verbum Domini: Numquid solitudo factus sum Israeli, aut terra serotina? quare ergo dixit populus meus: Recessimus, non veniemus ultra ad te?
Numquid obliviscetur mulier ornamenti sui, aut sponsa fasciæ pectoralis suæ? populus autem meus oblitus est mei diebus innumeris.
Quid niteris bonam ostendere viam tuam ad quærendam dilectionem, quæ insuper et malitias tuas docuisti vias tuas, et in alis tuis inventus est sanguis animarum pauperum innocentum? non in fossis inveni eos, sed in omnibus quæ supra memoravi.
Et dixisti: Absque peccato et innocens ego sum: et propterea avertatur furor tuus a me. Et ego judicio contendam tecum, eo quod dixeris: Non peccavi.
Quam vilis facta es nimis, iterans vias tuas! et ab Ægypto confunderis, sicut confusa es ab Assur.
Nam et ab ista egredieris, et manus tuæ erunt super caput tuum: quoniam obtrivit Dominus confidentiam tuam, et nihil habebis prosperum.

Vulgo dicitur: Si dimiserit vir uxorem suam, et recedens ab eo, duxerit virum alterum: numquid revertetur ad eam ulterius? numquid non polluta et contaminata erit mulier illa? tu autem fornicata es cum amatoribus multis: tamen revertere ad me, dicit Dominus.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Jeremías
Jer 2,27b-3,1

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

¡Los hijos de Israel me han dado la espalda, no la cara! Pero luego, llegan los apuros y me dicen: «¡Ven a salvarnos!».
¿Dónde están ahora tus dioses, aquellos que te habías fabricado? ¡Que vengan ellos ahora, que os salven en la hora aciaga! Pues cuantas son tus ciudades, Judá, otros tantos son tus dioses.
¿Por qué os querelláis conmigo si vosotros me habéis traicionado? -oráculo del Señor-.
En vano castigué a vuestros hijos, pues no aceptaron la corrección. Vuestra espada acabó con los profetas, como león que todo lo destroza.
(Vosotros, los de esta generación, atended a la palabra del Señor). ¿He sido un desierto para Israel, o quizá una tierra tenebrosa? ¿Entonces por qué mi pueblo me dice ahora: «Nos vamos, no volveremos contigo»?
¿Olvida una chica sus joyas, o quizá una novia su traje? Pues mi pueblo sí me ha olvidado desde hace tiempo y tiempo.
¡Qué bien conoces el camino para ir en busca del amor! ¡Qué bien conoces el mal camino!
En tus manos hay restos de sangre de gente pobre e inocente a la que no sorprendiste robando.
Y con todo dices que eres inocente, que se aparte de ti la ira del Señor. Pues por eso te voy a juzgar, por decir que no eres culpable.
¡Cuidado que eres ligera para cambiar tu estilo de vida! Egipto te va a decepcionar, igual que ocurrió con Asiria.
También de allí volverás con las manos en la cabeza al ver que el Señor ha rechazado a aquellos en quienes confiabas, y que no tendrás éxito con ellos.

Si un hombre repudia a su mujer, y ella se va de su lado y luego se casa con otro, ¿podrá volver al primero? ¿No ha quedado profanada esa mujer? Y tú, que has andado fornicando con todos los amantes que has querido, ¿podrás volver a mí? -oráculo del Señor-.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 12

R/. Deo gratias.

Fili,

Fructus justi lignum vitæ: et qui suscipit animas, sapiens est.
Si justus in terra recipit, quanto magis peccator, et impius?

Qui diligit disciplinam, diligit scientiam: qui autem odit increpationes, insipiens est.
Qui bonus est, haurit a Domino gratiam: qui autem confidit in cogitationibus suis, impie agit.
Non roborabitur homo ex impietate: et radix justorum non commovebitur.
Mulier diligens, corona est viro suo: et putredo ossibus ejus, quæ confusione res dignas gerit.
Cogitationes justorum judicia: et consilia impiorum fraudulenta.
Verba impiorum insidiantur sanguini: os justorum liberabit eos.
Verte impios, et non erunt: domus autem justorum permanebit.

R/. Amen.

 

De la Sabiduría de Salomón
Prov 11,30-31; 12,1-7

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

El fruto de la honradez es árbol de vida, quien es sensato cautiva a la gente.
Si el honrado recibe su paga en la tierra, ¡cuánto más el hombre malvado y pecador!

Quien ama la reprensión ama el saber, quien odia la corrección se embrutece.
El honrado alcanza el favor del Señor, el hombre intrigante será condenado.
Quien se apoya en la maldad se tambalea, la raíz del honrado se afianza segura.
Mujer de valía es corona del marido; mujer indigna, carcoma de sus huesos.
Los planes del honrado son rectos; las ideas del malvado, traidoras.
Las palabras del malvado son trampa mortal, lo que dice el honrado salva a la gente.
El malvado se hunde y desaparece, la casa del honrado se mantiene.

R/. Amén.

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Ait David: Dominus qui eruit me de manu leonis, et de manu ursi, ipse liberabit me de manu Philisthæi hujus. Et dixit Saul ad David: Vade, et Dominus tecum.

Et induit Saul David vestimentis suis, et imposuit galeam æream super caput ejus, et vestivit eum lorica. Accinctus ergo David gladio ejus super veste sua, cœpit tentare si armatus posset incedere: non enim habebat consuetudinem. Dixitque David ad Saul: Non possum sic incedere, quia nec usum habeo. Et deposuit ea, et tulit baculum quem semper habebat in manibus: et elegit sibi quinque limpidissimos lapides de torrente, et misit in peram pastoralem, quam habebat secum, et fundam in manu tulit: et processit adversus Philisthæum. Ibat autem Philisthæus incedens, et appropinquans adversum David, et armiger ejus ante eum. Cumque inspexisset Philisthæus, et vidisset David, despexit eum. Erat enim adolescens, rufus, et pulcher aspectu. Et dixit Philisthæus ad David: Numquid ego canis sum, quod tu venisti ad me cum baculo? Et maledixit Philisthæus David in diis suis:

Dixitque ad David: Veni ad me, et dabo carnes tuas volatilibus cœli et bestiis terræ. Dixit autem David ad Philisthæum: Tu venis ad me cum gladio, et hasta, et clypeo: ego autem venio ad te in nomine Domini exercituum, Dei agminum Israel, quibus exprobrasti hodie, et dabit te Dominus in manu mea, et percutiam te, et auferam caput tuum a te: et dabo cadavera castrorum Philisthinorum hodie volatilibus cœli et bestiis terræ: ut sciat omnis terra, quia est Deus in Israel. Et noverit universa hæc, quia non in gladio, nec in hasta salvavit Dominus: ipsius enim est bellum, et tradet vos in manus nostras.

Cum ergo surrexisset Philisthæus, et veniret, et appropinquaret contra David, festinavit David, et occurrit ad pugnam ex adverso Philisthæi. Et misit manum suam in peram, tulitque lapidem unum, et funda jecit, et percussit Philisthæum in fronte: et infixus est lapis in fronte, et cecidit in faciem suam super terram. Prævaluitque David adversus Philisthæum, et interfecit. Cumque gladium non haberet in manu sua David, cucurrit, et stetit super Philisthæum, et tulit gladium ejus, eduxit de vagina sua: et interfecit eum, præciditque caput ejus. Videntes autem Philisthiim, quod mortuus esset fortissimus eorum, fugierunt.

Et consurgentes viri Israel, et Juda vociferati sunt, et persecuti Philisthæos usque dum venirent in vallem, et usque ad portas Accaron, cecideruntque vulnerati Philisthiim in viam Saraim, usque ad Geth, et usque ad Accaron. Et revertentes filii Israel postquam persecuti fuerant Philisthæos, invaserunt castra eorum. Assumens autem David caput Philisthæi, attulit illud in Hierusalem: arma vero ejus posuit in tabernaculo suo.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 17,37-54

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

David añadió: «El Señor, que me ha librado de las garras del león y del oso, me librará también de la mano de ese filisteo». Entonces Saúl le dijo: «Vete, y que el Señor esté contigo».

Saúl ordenó armar a David con su propia armadura. Le puso el yelmo de bronce en la cabeza y lo revistió con la coraza. Después le ciñó su propia espada sobre la armadura. David intentó caminar así, pero no estaba acostumbrado. Le dijo a Saúl: «No puedo caminar así, porque no estoy acostumbrado». Y se despojó de ellos. Agarró el bastón, se escogió cinco piedras lisas del torrente y las puso en su zurrón de pastor y en el morral, y avanzó hacia el filisteo con la honda en mano. El filisteo se fue acercando a David, precedido de su escudero. Fijó su mirada en David y lo despreció, viendo que era un muchacho, rubio y de hermoso aspecto. El filisteo le dijo: «¿Me has tomado por un perro, para que vengas a mí con palos?». Y maldijo a David por sus dioses.

El filisteo siguió diciéndole: «Acércate y echaré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo». David le respondió: «Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina. En cambio, yo voy contra ti en nombre del Señor del universo, Dios de los escuadrones de Israel al que has insultado. El Señor te va a entregar hoy en mis manos, te mataré, te arrancaré la cabeza y hoy mismo entregaré tu cadáver y los del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras de la tierra. Y toda la tierra sabrá que hay un Dios de Israel. Todos los aquí reunidos sabrán que el Señor no salva con espada ni lanza, porque la guerra es del Señor y os va a entregar en nuestras manos».

Cuando el filisteo se puso en marcha, avanzando hacia David, este corrió veloz a la línea de combate frente a él. David metió su mano en el zurrón, cogió una piedra, la lanzó con la honda e hirió al filisteo en la frente. La piedra se le clavó en la frente y cayó de bruces en tierra. Así venció David al filisteo con una honda y una piedra. Le golpeó y le mató sin espada en la mano. David echó a correr y se detuvo junto al filisteo. Cogió su espada, la sacó de la vaina y le remató con ella, cortándole la cabeza. Los filisteos huyeron, al ver muerto a su campeón.

Los soldados de Israel y Judá se pusieron en pie, lanzaron el alarido de guerra y persiguieron a los filisteos hasta la entrada del valle y hasta las puertas de Ecrón. Los filisteos acribillados quedaron tendidos en el camino de Saarayin hasta Gat y Ecrón. Los hijos de Israel regresaron de perseguir a los filisteos y saquearon su campamento. David cogió la cabeza del filisteo y la llevó a Jerusalén. Las armas, las dejó en su tienda.

R/. Amén.

Inicio página

SEXTA FERIA VIERNES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

Eo autem tempore, quo viderat Saul David egredientem contra Philisthæum, ait ad Abner principem militiæ: De qua stirpe descendit hic adolescens? dixitque Abner: Vivat anima tua, rex, si novi. Et ait rex: Interroga tu, cujus filius sit iste puer.

Cumque regressus esset David, percusso Phisthæo, tulit eum Abner, et introduxit coram Rege Saul, caput Philisthæi habentem in manu sua. Et ait Saul ad David: De qua progenie es tu, o adolescens? Dixitque David: Filius servi tui Isai Bethlehemitæ ego sum.

Cap. 18. Et factum est cum complesset loqui ad Saul: anima Jonathæ conglutinata est animæ David, et dilexit eum Jonathas quasi animam suam. Nam expoliavit se Jonathas tunica, qua erat vestitus, et dedit eam David, et reliqua vestimenta sua, usque ad gladium et arcum suum, et usque ad balteum.

Egrediebatur quoque David ad omnia quæcumque misisset eum Saul, et prudenter se agebat: posuitque eum Saul super viros belli, et acceptus est in oculis universi populi, maximeque in conspectu famulorum Saul. Porro cum reverteretur percusso Philisthæo David, egressæ sunt mulieres de universis urbibus, cantantes, chorosque ducentes in occursum Saul regis, in tympanis lætitiæ, et in sistris. Et præcinebant mulieres laudantes, atque dicentes: Percussit Saul mille, et David decem millia.

Iratus est autem Saul nimis, et displicuit in oculis ejus iste sermo: dixitque: Dederunt David decem millia, et mihi dederunt mille: quid ei superest nisi solum regnum? Non rectis ergo oculis Saul aspiciebat David ex die illa, et deinceps.

Post diem autem alterum, invasit spiritus Domini malus Saul, et prophetabat in medio domus suæ: David autem psallebat in manu sua, sicut per singulos dies: tenebatque Saul lanceam, et misit eam, putans quod configere posset David in pariete: et declinavit David a facie ejus secundo. Et timuit Saul David, eo quod esset Dominus cum eo, et a se recessisset. Amovit ergo eum Saul a se, et fecit eum tribunum super mille viros: et egrediebatur, et intrabat in conspectu populi. In omnibus quoque viis suis David prudenter se agebat, et Dominus erat cum eo. Vidit itaque Saul David quod prudens esset nimis, et cœpit cavere eum. Omnis autem Israel, et Juda diligebat David: ipse enim egrediebatur, et ingrediebatur ante eos.

Dixit autem Saul ad David: Ecce filia mea major Merob, ipsam dabo tibi uxorem: tantummodo esto vir fortis, et præliare bella Domini. Saul autem reputabat, dicens: Non sit super illum manus mea, sed Philisthinorum. Ait autem David ad Saul: Quis ego sum, aut quæ est vita mea, aut cognatio patris mei in Israel, ut fiam gener regis? Factum est autem tempus, cum deberet dari Merob filia Saul David, data est Hadrieli Molathitæ uxor. Dilexit autem Michol filiam Saul alteram David, et nuntiatum est Saul, et placuit ei.

Dixitque Saul: Dabo eam illi, ut fiat ei in scandalum, et sit super eum manus Philisthinorum. Dixit ergo Saul ad David: In duabus rebus gener meus eris hodie. Et mandavit Saul servis suis: Loquimini ad David clam me, dicentes: Ecce places regi, et omnes servi ejus diligunt te. Nunc ergo esto gener regis. Et locuti sunt servi Saul in auribus David omnia verba hæc. Et ait David: Num parum vobis videtur, generum esse regis? Ego autem sum vir pauper et tenuis. Et renuntiaverunt servi Saul, dicentes: Hujuscemodi verba locutus est David. Dixit autem Saul: Sic loquimini ad David: Non habet necesse rex sponsalia, nisi tantum centum præputia Philisthinorum, ut fiat ultio de inimicis regis. Porro Saul cogitabat tradere David in manibus Philisthinorum. Cumque renuntiassent servi ejus David, verba quæ dixerat Saul, placuit sermo in oculis David, ut fieret gener regis. Et post dies paucos surgens David, abiit cum viris, qui sub eo erant. Et percussit Philisthiim ducentis viris, et attulit præputia eorum, et annumeravit ea regi, ut esset gener regis. Dedit itaque ei Saul Michol filiam suam uxorem.

Et vidit Saul, et intellexit quod Dominus esset cum David. Michol autem filia Saul diligebat eum. Et Saul magis timere cœpit David: factusque est Saul inimicus David cunctis diebus. Et egressi sunt principes Philisthinorum: a principio autem egressionis eorum, prudentius se gerebat David quam omnes viri Saul, et celebre factum est nomen ejus nimis.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 17,55-18,30

R/. Demos gracias a Dios.

En aquel tiempo, cuando Saúl vio a David salir al encuentro del filisteo, preguntó a Abner, jefe del ejército: «Abner, ¿de quién es hijo ese muchacho?». Abner respondió: «Por tu vida, majestad, que no lo sé». El rey le ordenó: «Pregunta de quién es hijo ese muchacho».

Cuando David volvió de matar al filisteo, lo tomó Abner y lo condujo ante Saúl. Traía en su mano la cabeza del filisteo. Saúl le preguntó: «Muchacho, ¿de quién eres hijo?». David respondió: «Soy hijo de tu siervo Jesé, el de Belén».

Cuando David acabó de hablar con Saúl, el ánimo de Jonatán quedó unido al de David y lo amó como a sí mismo. Aquel día Saúl lo tomó a su servicio, y no le permitió volver a casa de su padre. Jonatán hizo un pacto con David, a quien amaba como a sí mismo. Se despojó del manto que llevaba y se lo dio a David, lo mismo que sus vestiduras y hasta su espada, su arco y su cinturón.

Cuando David salía en expedición adonde quiera que le enviaba Saúl, tenía éxito, y Saúl le puso al frente de los soldados. Cayó bien a todo el pueblo y también a los servidores de Saúl. A su regreso, cuando David volvía de matar al filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel al encuentro del rey Saúl para cantar danzando con tambores, gritos de alborozo y címbalos. Las mujeres cantaban y repetían al bailar: «Saúl mató a mil, David a diez mil».

A Saúl lo enojó mucho aquella copla y le pareció mal, pues pensaba: «Han asignado diez mil a David y mil a mí. No le falta más que la realeza». Desde aquel día Saúl vio con malos ojos a David.

Al día siguiente vino sobre Saúl un mal espíritu de Dios y se puso frenético en palacio. Entretanto, David tocaba su instrumento como de costumbre. Saúl, que tenía en mano una lanza, la arrojó, pensando: «Clavaré a David contra la pared». Pero David lo esquivó por dos veces. Saúl cogió miedo a David, al ver que el Señor estaba con David y se había apartado de él. Lo alejó de su lado, nombrándolo jefe de mil. David salía a las campañas y volvía de ellas al frente del ejército. Y tenía éxito en todas sus expediciones, porque el Señor estaba con él. Al ver Saúl que David tenía mucho éxito, llegó a tenerle miedo. En cambio, todo Israel y Judá amaba a David, que salía y volvía de las campañas al frente de ellos.

Saúl dijo a David: «Ahí tienes a mi hija mayor, Merab. Tómala como esposa, a condición de que te portes como un valiente a mi servicio, peleando las guerras del Señor». Saúl pensaba: «No será mi mano la que se alce contra él, sino la mano de los filisteos». David le respondió: «¿Quién soy yo y quién mi parentela, la familia de mi padre en Israel, para llegar a ser yerno del rey?». Ahora bien, llegado el momento de entregarle a Merab, hija de Saúl, esta le fue dada como esposa a Adriel, el mejolatita. Pero Mical, hija de Saúl, amaba a David. Y cuando se lo dijeron a Saúl, el asunto le pareció bien.

Saúl pensaba: «Se la entregaré para que le resulte una trampa y caiga sobre él la mano de los filisteos». Saúl le propuso dos veces a David: «Hoy puedes ser mi yerno». Luego ordenó a sus servidores: «Decid a David en secreto: “El rey te aprecia y todos sus servidores te estiman. Hazte ahora yerno del rey”». Los servidores de Saúl pronunciaron estas palabras a oídos de David. Él respondió: «¿Os parece cosa fácil ser yerno del rey? Yo soy un hombre sencillo y pobre». Los servidores de Saúl le informaron: «David ha hablado en estos términos». Saúl replicó: «Decid a David: “Al rey no le interesa la dote, sino cien prepucios de filisteos, para vengarse de sus enemigos”». Saúl pensaba que David caería a manos de los filisteos. Sus servidores repitieron a David estas palabras y la propuesta le pareció bien, para llegar a ser yerno del rey. No se había cumplido el plazo, plazo, cuando David se puso en camino con sus hombres, mató doscientos de entre los filisteos y llevó al rey el número completo de prepucios para ser su yerno. Entonces Saúl le entregó por esposa a su hija Mical.

Saúl se dio perfecta cuenta de que el Señor estaba con David y de que su hija Mical lo amaba. Creció aún más el miedo que tenía a David y fue su enemigo de por vida. Los príncipes de los filisteos seguían hostigando, pero en cada una de sus salidas David tenía más éxito que todos los servidores de Saúl y su nombre se hizo famoso.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 25

R/. Deo gratias.

Fili,

Nubes, et caligo, et ventus, et pluviæ, non sequentes, vir gloriosus, et promissa non complens.
Patientia lenietur princeps, et lingua mollis confringit duritiam.
Mel invenisti, comede quod sufficit tibi, ne forte satiatus evomas illud.
Subtrahe pedem tuum de domo proximi tui, nequando satiatus tui oderit te.
Jaculum, et gladius, et sagitta acuta, homo qui loquitur contra proximum suum falsum testimonium. Dens putridus, et pes lapsus, qui sperat super infidele in die angustiæ, et amittit pallium in die frigoris.
Acetum in nitro, et qui cantat carmina cordi pessimo.
Sicut tinea vestimento, et vermis ligno: ita tristitia viri nocet cordi.
Si esurierit inimicus tuus, ciba illum: si sitit, da ei aquam bibere: prunas enim congregabis super caput ejus, et Dominus reddet tibi.
Ventus aquilo dissipat pluvias, et facies tristis linguam detrahentem.
Melius est sedere in angulo domatis, quam cum muliere litigiosa, et in domo communi.
Aqua frigida animæ sitienti, et nuntius bonus de terra longinqua.
Fons turbatus pede, et vena corrupta, justus cadens coram impio.
Sicut qui mel multum comedit, non est ei bonum: sic qui scrutator est majestatis, opprimetur a gloria.
Sicut urbs patens, et absque murorum ambitu, ita vir, qui non potest in loquendo cohibere spiritum suum.

Comede, fili mi, mel, quia bonum est, et favum dulcissimum gutturi tuo. Sic et doctrina animæ tuæ: quam cum inveneris, habebis in novissimis spem, et spes tua non peribit.

 R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 25,14-28; 24,13-14

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Nubes y viento que no traen lluvia, quien presume de dar y no da.
La paciencia persuade a un gobernante, palabras suaves quebrantan huesos.
Si encuentras miel, come lo justo, no sea que te empaches y vomites.
No prodigues tus visitas al vecino, no sea que se canse y te aborrezca.
Garrote, espada y flecha afilada es quien acusa en falso a su prójimo.
Diente picado y pie que cojea es confiar en un traidor en la desgracia.
Como andar sin ropa con frío, como echar vinagre en una herida, así es quien canta coplas al corazón afligido.
Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; 22 así amontonarás brasas sobre su cabeza, y el Señor además te lo pagará.
Viento del norte trae la lluvia; lengua embustera, rostro furioso.
Mejor vivir en rincón de azotea que en palacio con mujer pendenciera.
Agua fresca en garganta sedienta, la buena noticia de tierra lejana.
Fuente turbia y manantial contaminado, el honrado que tiembla ante el malvado.
No está bien comer miel en exceso ni empacharse de palabras elogiosas.
Ciudad abierta y sin murallas, el hombre sin dominio de sí mismo.

Come miel, hijo mío, que es buena, el panal es dulce al paladar: 14 así es la sabiduría para tu vida; si la encuentras, tendrás porvenir, tu esperanza no fracasará.

R/. Amén.

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 19

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Saul ad Jonathan filium suum, et ad omnes servos suos, ut occiderent David. Porro Jonathas filius Saul diligebat David valde, et indicavit Jonathas David, dicens: Quærit Saul pater meus occidere te: quapropter observa te, quæso, mane, et manebis clam, et absconderis. Ego autem egrediens stabo juxta patrem meum, in agro ubicumque fuerit: et ego loquar de te bona ad patrem meum: et quodcumque videro, nuntiabo tibi.

Locutusque est Jonathas de David bona ad patrem suum: dixitque ad eum: Ne pecces rex in servum tuum David, quia non peccavit tibi, et opera ejus bona tibi sunt valde. Et posuit animam suam in manu tua, et percussit Philisthæum, et fecit Dominus salutem magnam universo Israeli: vidisti, et lætatus es. Quare ergo peccas in sanguine innoxio, interficiens David, qui est absque culpa? Quod cum audisset Saul, placatus voce Jonathæ, juravit: Vivit Dominus, quia non occidetur. Vocavit itaque Jonathas David, et indicavit ei omnia verba hæc: et introduxit Jonathas David ad Saul, et fuit ante eum, sicut fuerat heri et nudiustertius.

Motum est autem rursum bellum: et egressus David, pugnavit adversus Philisthiim: percussitque eos plaga magna, et fugierunt a facie ejus. Et factus est spiritus Domini malus in Saul: sedebat autem in domo sua, et tenebat lanceam: porro David psallebat in manu sua. Nisusque est Saul configere lancea David in pariete, et declinavit a facie Saul: lancea autem casso vulnere perlata est in parietem,et David fugit, et salvatus est nocte illa.

Misit autem Saul satellites suos nocte in domum David, ut custodirent eum, et interficeretur mane. Quod cum annuntiasset David Michol uxor sua, dicens: Nisi salvaveris te nocte hac, cras morieris: et deposuit eum per fenestram. Porro ille abiit, et fugit, et salvatus est.

Tulit autem Michol statuam, et posuit eam super lectum, et pellem pilosam caprarum posuit ad caput ejus, et operuit eam vestimentis. Misit autem Saul apparitores, qui raperent David: et responsum est quod ægrotaret. Rursumque misit Saul nuntios, ut viderent David, dicens: Afferte eum ad me in lecto, ut occidatur. Cumque venissent nuntii, inventum est simulachrum super lectum, et pellis caprarum ad caput ejus. Dixitque Saul ad Michol: Quare sic inlusisti me, et dimisisti inimicum meum, ut fugeret? Et respondit Michol ad Saul: Quia ipse locutus est mihi: Dimitte me, alioquin interficiam te.

David autem fugiens, salvatus est, et venit ad Samuel in Ramatha, et renuntiavit ei omnia quæ fecerat sibi Saul: et abierunt ipse et Samuel, et morati sunt in Naioth. Nuntiatum est autem Sauli a dicentibus: Ecce David in Naioth in Ramatha. Misit ergo Saul lictores, ut raperent David: qui cum vidissent cuneum prophetarum vaticinantium, et Samuel stantem super eos, factus est etiam Spiritus Domini in illis, et prophetare cœperunt etiam ipsi. Quod cum nuntiatum esset Sauli, misit et alios nuntios: prophetaverunt autem et illi. Et rursum misit Saul tertios nuntios: qui et ipsi prophetaverunt.

Et iratus iracundia Saul, abiit etiam ipse in Ramatha, et venit usque ad cisternam magnam, quæ est in Socho, et interrogavit, et dixit: In quo loco sunt Samuel et David? Dictumque est ei: Ecce in Naioth sunt in Ramatha. Et abiit in Naioth in Ramatha, et factus est etiam super eum Spiritus Domini, et ambulabat ingrediens, et prophetabat usque dum veniret in Naioth in Ramatha. Et expoliavit se etiam ipse vestimentis suis, et prophetavit cum cæteris coram Samuel, et cecinit nudus tota die, et nocte. Unde et exivit proverbium: Num et Saul inter prophetas?

Cap. 20. Fugit autem David de Naioth, quæ erat in Ramatha, veniensque locutus est coram Jonatha: Quid feci? quæ est iniquitas mea, et quod peccatum meum in patrem tuum, quia quærit animam meam? Qui dixit ei: Absit, non morieris: neque enim faciet pater meus quicquam grande vel parvum, nisi prius indicaverit mihi: hunc ergo celavit pater meus sermonem me tantummodo? nequaquam erit istud. Et juravit rursum Davidi. Et ille ait: Scit profecto pater tuus, quia inveni gratiam in oculis tuis, et dicit: Nesciat hoc Jonathas, ne forte contristetur. Quinimo vivit Dominus, et vivit anima tua, quia uno tantum (ut ita dicam) gradu, ego morsque dividimur. Et ait Jonathas ad David: Quodcumque dixerit mihi anima tua, faciam tibi. Dixit autem David ad Jonathan: Ecce calendæ sunt crastino, et ego ex more sedere soleo juxta regem ad vescendum: dimitte ergo me ut abscondar in agro usque ad vesperum diei te tii. Si respiciens requisierit me pater tuus, respondebis ei: Rogavit me David, ut iret celeriter in Bethlehem civitatem suam: quia victimæ solemnes ibi sunt universis contribulibus ejus. Si dixerit, Bene: pax erit servo tuo: si autem fuerit iratus, scito quia completa est malitia ejus. Fac ergo misericordiam in servum tuum: quia fœdus Domini me famulum tuum tecum inire fecisti.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 19,1-20,8a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Saúl manifestó a su hijo Jonatán y a sus servidores la intención de matar a David. Jonatán, hijo de Saúl, amaba mucho a Dav id. Y le advirtió: «Mi padre busca el modo de matarte. Mañana toma precauciones, quédate en lugar secreto y permanece allí oculto. Yo saldré y me colocaré al lado de mi padre en el campo donde te encuentres. Le hablaré de ti, veré lo que hay y te lo comunicaré».

Jonatán habló bien de David a su padre Saúl. Le dijo: «No haga daño el rey a su siervo David, pues él no te ha hecho mal alguno y su conducta ha sido muy favorable hacia ti. Expuso su vida, mató al filisteo y el Señor concedió una gran victoria a todo Israel. Entonces te alegraste al verlo. ¿Por qué hacerte culpable de sangre inocente, matando a David sin motivo?». Saúl escuchó lo que le decía Jonatán, y juró: «Por vida del Señor, no morirá». Jonatán llamó a David y le contó toda aquella conversación. Le trajo junto a Saúl y siguió a su servicio como antes.

La guerra se reanudó. David salió a luchar contra los filisteos y les infligió una gran derrota; los filisteos huyeron ante él. Un mal espíritu del Señor vino sobre Saúl, cuando estaba sentado en su casa con la lanza en mano, mientras David tañía. Saúl intentó clavar a David en la pared con la lanza. Pero él esquivó a Saúl, que clavó la lanza en la pared. David huyó, poniéndose a salvo aquella noche.

Saúl mandó emisarios a casa de David, para que lo vigilaran y lo mataran al amanecer. Pero su mujer Mical le avisó: «Si no pones a salvo tu vida esta noche, mañana habrás muerto». Mical lo descolgó por una ventana y David emprendió la huida, para ponerse a salvo.

Mical cogió luego los terafim y los colocó sobre la cama, colocando una estera de pelos de cabra a la cabecera y tapándolo todo con un cobertor. Cuando Saúl mandó emisarios a prender a David, ella les dijo: «Está enfermo». Saúl envió de nuevo emisarios a visitar a David, y les ordenó: «Traédmelo en la cama, para matarlo». Al llegar los emisarios, encontraron los terafim sobre la cama y la estera de pelos de cabra a la cabecera. Saúl recriminó a Mical: «¿Por qué me has engañado y has dejado a mi enemigo ponerse a salvo?». Mical respondió: «Él me amenazó: “Déjame marchar o te mato”».

David huyó y se puso a salvo. Llegó a casa de Samuel en Ramá y le contó todo cuanto le había hecho Saúl. Y marchó con Samuel a habitar en Nayot. Cuando avisaron a Saúl de que David se encontraba en Nayot de Ramá, mandó emisarios a prenderlo. Divisaron al grupo de profetas en trance de profetizar y a Samuel a la cabeza; el espíritu de Dios vino sobre ellos y se pusieron igualmente a profetizar. Se lo comunicaron a Saúl y envió nuevos emisarios, que también se pusieron a profetizar. Saúl envió por tercera vez emisarios, y también se pusieron a profetizar.

Entonces partió él mismo para Ramá y llegó hasta la gran cisterna que hay en Secu. Preguntó: «¿Dónde están Samuel y David?». Le contestaron: «En Nayot de Ramá». Fue allá, a Nayot de Ramá, y también vino sobre él el espíritu de Dios de manera que marchó profetizando hasta entrar en Nayot de Ramá. Se despojó de sus vestidos, y quedó profetizando ante Samuel. Permaneció desnudo en tierra todo aquel día y toda aquella noche. Por eso se dice: «¿También Saúl entre los profetas?».

David huyó de Nayot de Ramá, y fue a decirle a Jonatán: «¿Qué he hecho yo? ¿Cuál es mi crimen y mi pecado contra tu padre, para que busque matarme?». Jonatán le respondió: «De ninguna manera. No morirás. Mi padre no hace cosa grande o pequeña sin dármela a conocer. ¿Por qué habría de ocultarme este asunto? Nada de eso». David juró de nuevo: «Tu padre sabe bien que he hallado gracia a tus ojos y se habrá dicho: “Que no sepa esto Jonatán, para que no se apene”. Pero juro, por la vida del Señor y por tu vida, que estoy a un paso de la muerte». Jonatán le dijo a David: «¿Qué quieres que haga por ti?». David le contestó: «Mañana es novilunio y yo habría de sentarme con tu padre a comer. Déjame partir y me ocultaré en el campo hasta pasado mañana por la tarde. Si tu padre me echa de menos, le dirás: “David me rogó encarecidamente hacer una escapada a su ciudad de Belén, porque celebran allí el sacrificio anual de toda la familia”. Si responde: “Está bien”, entonces tu siervo estará seguro. Pero si se encoleriza, sábete que está decidido el mal por su parte. Actúa lealmente con tu siervo, porque le has hecho entrar contigo en una alianza ante el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 35

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me, dicens:

Fili hominis pone faciem tuam adversum montem Seir: et extendam manum meam super te, et dabo te desolatum atque desertum. Urbes tuas demoliar, et tu desertus eris: et scies quia ego Dominus. Eo quod fueris inimicus sempiternus, et concluseris filios Israel in manu gladii in tempore iniquitatis extremæ. Propterea vivo ego, dicit Dominus Deus: quoniam sanguini tradam te, et sanguis persequetur te: et dabo montem Seir desolatum et desertum: et auferam de eo euntem, et redeuntem. Et implebo montes ejus occisorum suorum: et in collibus suis, atque in vallibus suis, et in torrentibus interfecti gladio cadent. In solitudines sempiternas tradam te, et civitates tuæ non inhabitabuntur: et scies quia ego Dominus.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 35,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Hijo de hombre: dirige tu mirada hacia la montaña de Seír y profetiza contra ella. Le dirás: “Esto dice el Señor Dios: Aquí estoy contra ti, montaña de Seír. Extenderé mi mano contra ti y te dejaré solitaria y desolada. Dejaré tus ciudades en ruinas, y quedarás solitaria, y reconocerás que yo soy el Señor. Porque mantuviste una permanente enemistad contra los hijos de Israel, y los entregaste al poder de la espada en el tiempo del desastre, cuando su pecado llegó al colmo, por eso, por mi vida -oráculo del Señor Dios-, te anegaré en sangre, y la sangre te perseguirá. Porque no has aborrecido el crimen, el crimen te perseguirá. La montaña de Seír quedará solitaria y desolada, y exterminaré de ella a quien va y a quien viene. Llenaré de cadáveres tus montes: en tus colinas, valles y torrentes caerán los traspasados por la espada. Te convertiré para siempre en un desierto, no serán habitadas tus ciudades, y sabréis que yo soy el Señor».

R/. Amén.

Inicio página

SABBATO SÁBADO
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 21

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Venit David in Nobe ad Achimelech sacerdotem: et obstupuit Achimelech, eo quod venisset David. Et dixit ei: Quare tu solus, et nullus est tecum? Et ait David ad Achimelech sacerdotem: Rex præcepit mihi sermonem, et ait: Nemo sciat rem, propter quam a me missus es, et cujusmodi tibi præcepta dederim: nam et pueris condixi in illum et illum locum. Nunc igitur si quid habes ad manum, vel quinque panes, da mihi, aut quicquid inveneris. Et respondens sacerdos ad David, ait ei: Non habeo panes laicos ad manum, sed tantum panem sanctum: si mundi sunt pueri, maxime a mulieribus? Et respondit David sacerdoti, et dixit ei: Equidem, si de mulieribus agitur: continuimus nos ab heri, et nulliustertius, quando egrediebamur, et fuerunt vasa puerorum sancta: porro via hæc pollata est, sed ea ipsa hodie sanctificabitur in vasis. Dedit ergo ei sacerdos sanctificatum panem: neque enim erat ibi panis, nisi tantum panes propositionis, qui sublati fuerant a facie Domini, ut ponerentur panes calidi.

Erat autem ibi vir de servis Saul, in die illa, intus in tabernaculo Domini: et nomen ejus Dœg Idumæus, potentissimus pastor Saul; hic pascebat mulas Saul. Dixit autem David ad Achimelech: Si habes huc ad manum gladium, aut hastam? da mihi, quia gladium meum, et arma mea non tuli mecum: sermo enim regis urgebat. Et dixit sacerdos: Ecce hic gladius Goliath Philisthæi, quem percussisti in Vallem terebinthi, est involutus pallio post ephod: si istum vis tollere, tolle: neque enim est hic alius absque eo. Et ait David: Si non est hic alius absque eo, da mihi eum.

Surrexit itaque David, et fugit in die illa a facie Saul: et venit ad Achis regem Geth: dixeruntque servi Achis, cum vidissent David: Numquid non iste est David rex terræ? nonne huic cantabant per choros, dicentes: Percussit Saul mille, et David decem millia?

Posuit autem David sermones istos in corde suo, et extimuit valde a facie Achis regis Geth. Et mutavit os suum coram Achis, et conlabebatur inter manus eorum, et impingebat in ostia portæ, defluebantque salivæ ejus in barbam. Et ait Achis ad servos suos: Vidistis hominem insanum: quare adduxistis eum ad me? An desunt nobis furiosi, quia introduxistis istum, ut fureret me præsente? dimittite illum: hinc ne ingrediatur domum meam?

Cap. 22. Abiit ergo inde David, et fugit in speluncam Odollam. Quod cum audissent fratres ejus, descenderunt ad eum illuc. Et convenerunt ad eum omnes, qui erant in angustia constituti, et oppressi a rege alieno, et amaro animo: et factus est eorum princeps, fueruntque cum eo quasi quadringenti viri.

Et profectus est David inde in Maspha, quæ est Moab: et dixit ad regem Moab: Maneat, oro, pater meus et mater mea vobiscum, donec sciam quid faciat mihi Deus. Et reliquit eos ante faciem regis Moab: manseruntque apud eum cunctis diebus, quibus David fuit in præsidio.

Dixitque Gad propheta ad David: Noli manere in præsidio, proficiscere, et vade in terram Juda. Et profectus David, et venit in saltum Hareth. Et audivit Saul quod apparuisset David, et viri qui erant cum eo. Saul autem cum maneret in Gabaa, et esset in nemore, quod est in Rama, hastam manu tenens, cunctique servi ejus circumstarent eum, ait ad servos qui assistebant ei: Audite filii Jemini: numquid omnibus vobis dabit filius Isai agros et vineas, et universos vos faciet tribunos, et centuriones: quoniam conjurastis omnes adversum me, et non est qui mihi renuntiet, maxime cum et filius meus fœdus inierit cum filio Isai: Non est qui vicem meam doleat ex vobis, nec qui annuntiet mihi: eo quod suscitaverit filius meus servum meum adversum me, insidiantem mihi usque hodie.

Respodens autem Doeg Idumæus, qui ei assistebat, et erat primus inter servos Saul. Vidi, inquit, filium Isai in Nobe, apud Achimelech filium Achitob sacerdotem. Qui consuluit pro eo Dominum, et cibaria dedit ei: sed et gladium Goliath Philisthæi dedit illi. Misit ergo rex ad accersendum Achimelech filium Achitob, sacerdotem, et omnem domum patris ejus, sacerdotum, qui erant in Nobe, qui venerunt universi ad regem. Et ait Saul ad eos: Audi fili Architob. Qui respondit. Præsto sum domine. Dixitque ad eum Saul: Quare conjurastis adversum me, tu et filius Isai; et dedisti eis panes et gladium, et consuluisti eis Dominum, ut consurgeret adversum me, insidiator usque hodie permanens? Responditque Achimelech regi, et ait: Et quis in omnibus servis tuis, sicut David fidelis, et gener regis, et pergens ad imperium tuum, et gloriosus in domo tua? Num hodie cœpi consulere pro eo Dominum? absit hoc a me: ne suspicetur rex adversus servum suum rem hujuscemodi in universa domo patris mei: non enim scivit servus tuus quicquam super hoc negotium vel modicum vel grande. Dixitque rex: Morte morieris Achimelech, tu, et omnis domus patris tui. Et ait rex emissariis, qui circumstabant eum: Convertimini, et interficite sacerdotes Domini: nam manus eorum cum David est: scientes quod fugisset, et non indicaverunt mihi. Noluerunt autem servi regis extendere manum suam in sacerdotes Domini. Et ait ad Doeg Idumæum: Convertere tu, et inrue in sacerdotes Domini.

Conversusque Doeg Idumæus, inruit in sacerdotes Domini, et trucidavit in die illa octoginta quinque viros vestitos ephod lineo. Nobe autem civitatis sacerdotum percussit in ore gladii, viros et mulieres, parvulos et lactantes, bovem et asinum, et ovem in ore gladii.

Evadens autem unus filius Achimelech, filii Achitob, cujus nomen erat Abiathar, fugit ad David, et annuntiavit ei quod occidisset Saul sacerdotes Domini. Et ait David ad Abiathar: Sciebam in die illa, quod cum ibi esset Dœg Idumæus, proculdubio annuntiaret Sauli: ego sum reus omnium animarum patris tui. Mane mecum, si quis quæsierit animam meam, quæret et animam tuam, mecumque servaberis.

Cap. 23. Et nuntiaverunt David, dicentes: Ecce Philisthiim oppugnant Ceilam, et diripiunt areas. Consuluit igitur David Dominum, dicens: Nunc vadam, et percutiam Philisthæos istos? Et ait Dominus ad David: Vade, et percuties Philisthæos, et salvabis Ceilam. Et dixerunt viri, qui erant cum David, ad eum: Ecce nos hic in Juda consistentes timemus: quanto magis si ierimus in Ceila adversum agmina Philisthinorum? Rursum ergo David consuluit Dominum. Qui respondens, ait: Surge, et vade in Ceila: ego enim tradam Philisthæos in manu tua. Abiit ergo David, et viri ejus in Ceila, et pugnavit adversum Philisthæos, et abegit jumenta eorum, et percussit eos plaga magna: et salvavit David habitatores Ceilæ.

Porro eo tempore, quo fugiebat Abiathar filius Achimelech ad David in Ceilam, ephod secum habens descenderat. Nuntiatumque est Sauli quod venisset David in Coila: et ait Saul: Tradidit cum Dominus in manus meas, conclususque est, introgressus urbem, in qua portæ et seræ sunt. Et præcepit Saul omni populo, ut ad pugnam descenderet in Ceilam: et obsideret David et viros ejus. Quod cum rescisset David, quia præpararet ei Saul clam manum, dixit ad Abiathar sacerdotem: Applica ad me ephod. Et ait David: Domine Deus Israel, audivit famam servus tuus, quod disponat Saul venire in Ceilam, ut evertat urbem propter me: Si tradent me viri Ceilæ in manu ejus? et si descendet Saul sicut audivit servus tuus? Domine Deus Israel indica servo tuo. Et ait Dominus: Descendet. Dixitque David: Si tradent viri Ceilæ me, et viros qui sunt mecum, in manus Saul? Et dixit Dominus: Tradent. Surrexit ergo David et viri ejus quasi sexcenti, et egressi de Ceila, huc atque illuc vagabantur incerti: nuntiatumque est Saul quod fugisset David de Ceila. Quamobrem dissimulabat exire. Morabatur autem

David in deserto in locis fortissimis, mansitque in montem solitudinis Ziph: quærebat tamen eum Saul cunctis diebus: et non tradidit eum Deus in manus ejus. Et vidit David quod egressus est Saul ut quæreret animam ejus. Porro David erat in deserto Ziph in silva. Et surrexit Jonathas filius Saul in sylvam, et confortavit manus ejus in Domino, dixitque ei: Ne timeas: neque enim inveniet te manus Saul patris mei, et tu regnabis super Israel, et ego ero tibi secundus, sed et Saul pater meus scit hoc. Percusserunt igitur uterque fœdus eoram Domino: mansitque David in silva: Jonathas autem reversus est in domum suam.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 21,2-23,18

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

David llegó a Nob, donde se encontraba el sacerdote Ajimélec. Este salió con miedo a su encuentro, y le preguntó: «¿Cómo vienes solo y sin compañía?». David le respondió: «El rey me ha dado órdenes, diciéndome: “Nadie sepa nada del asunto al que te envío y de lo que te he ordenado”. A los criados, los he citado en tal lugar. Y bien, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes o lo que haya». El sacerdote le dijo: «No tengo a mano pan común, sino pan consagrado; bastaría con que los criados se hayan guardado al menos de mujer». David le respondió: «Ciertamente. Siempre que salgo a luchar, nos abstenemos de mujeres y los criados se mantienen puros. Aunque es un viaje profano, hoy están puros sus cuerpos». El sacerdote le entregó el pan consagrado, pues no había otro pan que el de la proposición, que se retira de la presencia del Señor para poner pan reciente ese día.

Aquel día se encontraba allí uno de los servidores de Saúl, detenido ante el Señor. Se llamaba Doeg, edomita, jefe de los pastores de Saúl. David preguntó a Ajimélec: «No hay por aquí a mano una lanza o una espada? Pues ni siquiera cogí la espada ni las armas, por tratarse de un asunto urgente del rey». El sacerdote respondió: «Ahí está la espada de Goliat, el filisteo, al que mataste en el valle del Terebinto, envuelta en un paño, detrás del efod. Si la quieres, cógela, ya que aquí no hay más que esa». David dijo: «No hay otra mejor. Dámela».

David emprendió aquel día la huida lejos de la presencia de Saúl y llegó adonde estaba Aquís, rey de Gat. Los servidores de Aquís le dijeron: «¡Oh rey del país! ¿No es este David, de quien se cantaba en los corros: “Saúl mató a mil, David a diez mil”?».

David se dio cuenta del comentario y sintió mucho miedo de Aquís, rey de Gat. Entonces fingió ante él tener perturbada la razón. Tambaleándose ante ellos, hacía signos en las hojas del portón, dejando caer la baba sobre la barba. Aquís dijo a sus servidores: «¿No veis que es un hombre que está loco? ¿Por qué me lo habéis traído? ¿Necesito yo locos, para que me hayáis traído a este a hacer locuras delante a mí? ¿Pensáis que va a entrar a mi servicio?».

David marchó de allí y se puso a salvo en la cueva de Adulán. Cuando se enteraron sus hermanos y toda la casa de su padre, bajaron adonde estaba. Se le unieron las gentes en apuros, con deudas o de ánimo desesperado, y él se convirtió en su jefe. Unos cuatrocientos estaban con él.

David marchó de allí a Mispá de Moab y dijo al rey de Moab: «Permite a mis padres vivir entre vosotros, hasta que sepa lo que el Señor va a hacer de mí». Los llevó a la presencia del rey de Moab y vivieron allí todo el tiempo que David permaneció en el refugio.

El profeta Gat dijo a David: «No sigas en el refugio. Ve y adéntrate en la tierra de Judá». David partió hasta llegar al bosque de Járet. Saúl se encontraba en Guibeá, sentado bajo el tamarisco que hay en el altozano, con la lanza en mano, rodeado de sus servidores, cuando se enteró de que habían sido vistos David y los hombres que estaban con él. Saúl les dijo: «Escuchadme, benjaminitas, ¿es que el hijo de Jesé os va a dar también a todos vosotros campos y viñedos, y os va a nombrar jefes de mil o jefes de cien, para que os hayáis confabulado contra mí? Nadie me ha descubierto la alianza de mi hijo con el hijo de Jesé. Ninguno de vosotros se ha compadecido de mí ni me ha advertido que mi hijo sublevaba a mi siervo contra mí, tendiéndome emboscadas, como está pasando ahora».

Doeg, el edomita, que se encontraba entre los servidores de Saúl, tomó la palabra: «Vi llegar al hijo de Jesé a Nob, donde estaba el sacerdote Ajimélec, hijo de Ajitob. Consultó al Señor por él, le suministró víveres y le entregó la espada de Goliat, el filisteo». El rey mandó llamar al sacerdote Ajimélec, hijo de Ajitob, y a toda su familia, los sacerdotes de Nob. Todos ellos llegaron ante el rey. Saúl dijo: «Escucha, hijo de Ajitob». Este contestó: «Aquí estoy, mi señor». Saúl le preguntó: «¿Por qué os habéis confabulado, tú y el hijo de Jesé, contra mí? ¿Le habéis entregado pan y una espada y has consultado a Dios por él, para que se subleve contra mí y me tienda emboscadas, como está pasando ahora?». Ajimélec le contestó: «¿Quién entre todos tus servidores es tan fiel como David, yerno del rey, destinado a tu guardia personal y honrado en tu casa? ¿Acaso es hoy la primera vez que he consultado a Dios por él? ¡Lejos de mí tal cosa! No impute el rey tal asunto a su siervo ni a toda su familia, pues tu siervo no sabía nada de tal asunto ni poco ni mucho». Pero el rey dijo: «Ajimélec, vas a morir tú con toda tu familia». Ordenó luego a los escoltas que le rodeaban: «Volveos y matad a los sacerdotes del Señor, porque también ellos están de parte de David y, sabiendo que huía, no me lo comunicaron». Pero los servidores del rey no quisieron extender la mano y herir a los sacerdotes del Señor.

Entonces el rey ordenó a Doeg: «Acércate y mata a los sacerdotes». Doeg, el edomita, se acercó y mató a los sacerdotes. Aquel día mató a ochenta y cinco hombres que llevaban el efod de lino. Pasaron a filo de espada a Nob, la ciudad de los sacerdotes, de hombres a mujeres, y de jóvenes a niños de pecho, toros, asnos y ovejas.

Solo se salvó uno de los hijos de Ajimélec, hijo de Ajitob, llamado Abiatar, que huyó en busca de David. Y le contó que Saúl había matado a los sacerdotes del Señor. David le dijo: «Bien sabía yo aquel día que, encontrándose allí Doeg, el edomita, le informaría de seguro a Saúl. Yo soy el que ha hecho morir a todos los de tu familia. Quédate conmigo, no temas. Quien trate de quitarte la vida, tratará de quitármela a mí. Junto a mí estarás a buen recaudo».

A David le llegó este aviso: los filisteos están atacando Queilá y saqueando las eras. David consultó entonces al Señor: «¿Puedo ir a derrotar a esos filisteos?». El Señor le respondió: «Ve, derrotarás a los filisteos y salvarás a Queilá». Las gentes de David le dijeron: «Nosotros estamos asustados aquí en Judá. Cuánto más si vamos a Queilá, contra los escuadrones filisteos». David volvió a consultar al Señor. El Señor le respondió: «Levántate, baja a Queilá, que yo voy a entregar a los filisteos en tu mano». David marchó con sus hombres a Queilá. Combatió a los filisteos, se llevó su ganado, les infligió una gran derrota y salvó a los habitantes de Queilá.

Cuando Abiatar, hijo de Ajimélec, huyó al lado de David a Queilá, llevó consigo el efod. Informaron a Saúl de que David había entrado en Queilá y comentó: «Dios lo pone en mi mano, pues se ha encerrado en una ciudad con puertas y cerrojo». Convocó entonces a todo el ejército a la guerra, para bajar a Queilá y cercar a David y a sus hombres. David supo que Saúl tramaba su ruina y ordenó al sacerdote Abiatar: «Acerca el efod». David dijo: «Señor, Dios de Israel, tu siervo ha oído que Saúl tiene la intención de venir contra Queilá y destruir la ciudad por mi causa. ¿Me entregarán los notables de Queilá en manos de Saúl? ¿Bajará Saúl, como ha oído tu siervo? Señor, Dios de Israel, manifiéstaselo, por favor, a tu siervo». «Bajará», respondió el Señor. David repitió: «¿Me entregarán los notables de Queilá junto con mis hombres en mano de Saúl?». El Señor respondió: «Os entregarán». David y su gente, unos seiscientos, salieron de Queilá y anduvieron errantes. Se enteró Saúl de que David había escapado de Queilá, y abandonó la expedición.

David se instaló en los riscos del desierto, en las montañas del desierto de Zif. Saúl le buscó todo el tiempo, pero Dios no lo entregó en su mano. Vio David que Saúl había salido en busca de su vida, cuando estaba en el desierto de Zif, en Jores. Entonces Jonatán, hijo de Saúl, se puso en camino para ver a David en Jores y le animó en nombre de Dios, diciéndole: «No temas, no te alcanzará la mano de mi padre Saúl. Tú reinarás sobre Israel y yo seré tu segundo. Hasta mi padre lo entiende así». Los dos hicieron un pacto en presencia del Señor. David se quedó en Jores y Jonatán volvió a su casa.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Proverbiorum
Capitulo 22

R/. Deo gratias.

Fili,

Melius est nomen bonum, quam divitiæ multæ: super aurum et argentum, gratia bona.
Dives et pauper obviaverunt sibi: utriusque operator est Dominus.
Callidus videt malum, et abscondet se innocens pertransiit, et afflictus est damno.
Finis modestiæ timor Domini, divitiæ et gloria et vita.
Arma et gladii in via perversi: custos animæ suæ longe recedit ab eis.
Proverbium est: Adolescens juxta viam suam, etiam cum senuerit, non recedet ab ea.
Dives pauperibus imperat: et qui accipit mutuum, servus est fœnerantis.
Qui seminat iniquitatem, metet et mala, et virgam iræ suæ consummabit.
Qui pronus est ad misericordiam, benedicetur: de panibus enim suis dedit pauperi.

R/. Amen.

 

Lectura del libro de los Proverbios
Prov 22,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Más vale fama que riqueza, mejor estima que plata y oro.
Rico y pobre tienen en común que a los dos los hizo el Señor.
El prudente ve el mal y se protege, los incautos se arriesgan para su mal.
Si eres humilde y temes al Señor tendrás riquezas, vida y honor.
En la senda del perverso, espinas y trampas; quien cuida de sí mismo se aleja de ellas.
Educa al muchacho en el buen camino: cuando llegue a viejo seguirá por él.
El rico se hace dueño de los pobres; el deudor, esclavo del acreedor.
Quien siembra maldad cosecha desgracia, el ímpetu de su cólera se esfumará.
El hombre generoso será bendecido, pues comparte su pan con el pobre.

R/. Amén.

Lectio libri (primi) Samuelis
Capitulo 23

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Ascenderunt Ziphæi ad Saul in Gabaa, dicentes: Nonne David latitat apud nos in locis tutissimis silvæ, in colle Hachila, qui est ad dexteram deserti? Nunc ergo, sicut deliberavit anima tua ut descenderes, descende: nostrum autem erit ut tradamus eum in manu regis. Dixitque Saul: Benedicti vos a Domino, qui doluistis vicem meam. Abite, oro, et diligentius properate, et curiosius agite, et considerate locum ubi sit pes ejus, vel quis viderit eum ibi: recogitat enim de me, quod callide insidier ei. Considerate et videte omnia latibula ejus, in quibus abscinditur: et revertimini ad me ad rem certam, et vadam vobiscum: quod si etiam in terram se obstruxerit, præscrutabor eum in multis millibus Juda.

At illi surgentes abierunt in Ziph ante Saul: David autem et viri ejus erant in deserto Maon, in campestribus, ad dexteram Lesimuth. Abiit ergo Saul et socii ejus ad quærendum: et nuntiatum est David, statimque descendit ad petram, et versabatur in deserto Maon: quod cum audisset Saul, persecutus est David in deserto Maon. Et ibat Saul in latus montis ex parte una: David autem et viri ejus erant in latere montis ex parte altera: porro David desperabat se posse evadere a facie Saulis: itaque Saul et viri ejus in modum coronæ cingebant David et viros ejus, ut caperent eos. Et nuntius venit ad Saul, dicens: Festina, et veni, quoniam infuderunt se Philisthiim super terram. Reversus est ergo Saul desistens persequi David, et perrexit in occursum Philisthinorum: propter hoc vocaverunt locum illum, Petram dividentem.

Ascendit ergo David inde: et abiit in locis tulissimis Engaddi. Cumque reversus esset Saul cum tria millia electorum virorum ex omni Israel, perrexit ad investigandum David et viros ejus, etiam super abruptissimas petras, quæ solis ibicibus perviæ sunt. Venit ad caulas ovium, quæ se offerebant vianti: eratque ibi spelunca, in quam ingressus est Saul, ut purgaret ventrem: porro David et viri ejus in interiori parte speluncæ latebant. Et dixerunt servi David ad eum: Ecce dies, de qua locutus est Dominus ad te: Ego tradam tibi inimicum tuum, ut facias ei sicut placuerit in oculis tuis. Surrexit ergo David, et præcidit oram chlamydis Saul silenter. Post hæc percussit cor suum, eo quod abscidisset oram chlamydis Saul. Dixitque ad viros suos: Propitius sit mihi Dominus, nec faciam hunc rem Domino meo, christo Domini, ut mittam manum meam in eum, quia christus Domini est. Et confregit David viros sermonibus, et non permisit eos, ut consurgerent in Saul: porro Saul exurgens de spelunca, pergebat cœpto itinere. Resurrexit autem et David post eum: et egressus de spelunca, clamavit post tergum Saulis, dicens: Domine mi rex. Et respexit Saul post se: et inclinans se David pronus in terra, adoravit, dixitque ad Saul: Quare audis verba hominum loquentium, David quærit malum adversum te? Ecce hodie viderunt oculi tui, quod tradidit te Dominus in manu mea in spelunca: et cogitavi ut occiderem te, sed pepercit tibi oculus meus: dixi enim: Non extendam manum meam in domino meo, quia christus Domini est. Quin potius pater mi, vide, et cognosce oram chlamydis tuæ in manu mea: quomodo cum præciderem summitatem chlamydis tuæ, nolui extendere manum meam in te. Animadverte, et vide, quoniam non est in manu mea malum, neque iniquitas, neque peccavi in te: tu autem insidiaris animæ meæ ut auferas eam. Judicet Dominus inter me et te, et ulciscatur me Dominus ex te: manus autem mea non sit in te. Sicut et in proverbio antiquo dicitur: Ab impiis egredietur impietas: manus ergo mea non sit in te. Quem sequeris? canem mortuum persequeris, et pulicem unum. Sit Dominus judex, et judicet inter me et te: et videat, et judicet causam meam, et eruat me de manu tua. Cum autem complesset David loqui sermones hujuscemodi ad Saul, dixit Saul: Numquid vox tua hæc est, fili mi, David? Et levavit Saul vocem suam, et flevit: dixitque ad David: Justior es tu quam ego: tu enim tribuisti mihi bona: ego autem reddidi tibi mala. Et tu indicasti hodie quæ feceris mihi bona: quomodo tradiderit me Dominus in manu tua, et non occideris me. Quis enim cum invenerit inimicum suum, dimittet eum in via bona? Sed Dominus reddat tibi vicissitudinem hanc, pro eo quod hodie operatus es in me. Et nunc quia scio quod certissime regnaturus sis, et habiturus in manu tua regnum Israel: jura ergo mihi in Dominum, ne deleas semen meum post me, neque auferas nomen meum de domo patris mei. Et juravit David Sauli. Abiit ergo Saul in domum suam: et David et viri ejus ascenderunt ad tutiora loca deserti.

R/. Amen.

Lectura del primer libro de Samuel
1Sam 23,19-23

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Los de Zif subieron a ver a Saúl en Guibeá con esta información: «David está escondido entre nosotros, en los riscos en Jores, en el collado de Jaquilá, al sur de la estepa. Ahora, pues, si el rey desea bajar, baje. Es cosa nuestra entregárselo al rey». Saúl contestó: «Benditos seáis del Señor, porque os habéis compadecido de mí. Andad, seguid preparando todo, reconoced y ved los lugares por donde anda. Quienes lo han visto por allí, me han asegurado que es muy astuto. Observad y mirad todos los escondrijos donde se oculta. Volved a verme con algo seguro e iré con vosotros. Y si se encuentra en el país, lo buscaré por todos los clanes de Judá».

Se pusieron en camino hacia Zif, delante de Saúl. David estaba en el desierto de Maón, en la llanura que hay al sur de la estepa. Saúl y sus hombres fueron en su búsqueda. Pero avisaron a David, que bajó a la peña y se estableció en el desierto de Maón. Lo oyó Saúl y salió en su persecución por el desierto de Maón. Saúl iba por un lado de la montaña y David y sus hombres por el otro. David huía a toda prisa, mientras Saúl y los suyos lo tenían acorralado para apoderarse de él y sus hombres; entonces llegaron unos mensajeros adonde estaba Saúl, diciendo: «Vuelve urgentemente, pues los filisteos han hecho una incursión en el país». Saúl dejó de perseguir a David y marchó al encuentro de los filisteos. Por lo que aquel lugar se llamó: la peña de las separaciones.

David subió de allí y se estableció en los riscos de Engadí. Cuando Saúl volvió de perseguir a los filisteos, le informaron: «David se encuentra en el desierto de Engadí». Entonces tomó tres mil hombres escogidos de todo Israel y marchó en busca de David y su gente frente a Sure Hayelín. Llegó a un corral de ovejas, junto al camino, donde había una cueva. Saúl entró a hacer sus necesidades, mientras David y sus hombres se encontraban al fondo de la cueva. Los hombres de David le dijeron: «Este es el día del que te dijo el Señor: “Yo entregaré a tus enemigos en tu mano”. Haz con él lo que te parezca mejor». David se levantó y cortó, sin ser visto, la orla del manto de Saúl. Después de ello, sintió pesar por haber cortado la orla del manto de Saúl. Y dijo a sus hombres: «El Señor me libre de obrar así contra mi amo, el ungido del Señor, alargando mi mano contra él; pues es el ungido del Señor». David disuadió a sus hombres con esas palabras y no les dejó alzarse contra Saúl. Este salió de la cueva y siguió su camino.

A continuación, David se levantó, salió de la cueva y gritó detrás de Saúl: «¡Oh rey, mi señor!». Saúl miró hacia atrás. David se inclinó rostro a tierra y se postró. Y dijo a Saúl: «¿Por qué haces caso a las palabras que dice la gente: “David busca tu desgracia”? Tus ojos han visto hoy mismo en la cueva que el Señor te ha entregado en mi mano. Han hablado de matarte, pero te he perdonado, diciéndome: “No alargaré mi mano contra mi amo, pues es el ungido del Señor”. Padre mío, mira por un momento, la orla de tu manto en mi mano. Si la he cortado y no te he matado, comprenderás bien que no hay en mí ni maldad ni culpa y que no te he ofendido. Tú, en cambio, estás buscando mi vida para arrebatármela. Que el Señor juzgue entre los dos y me haga justicia. Pero mi mano no estará contra ti. Como dice el antiguo proverbio: “De los malos sale maldad”. Pero en mí no hay maldad. ¿A quién ha salido a buscar el rey de Israel? ¿A quién persigues? A un perro muerto, a una simple pulga. El Señor sea juez y juzgue entre nosotros. Juzgará, defenderá mi causa y me hará justicia, librándome de tu mano». Cuando David acabó de dirigir estas palabras a Saúl, este dijo: «¿Es esta tu voz, David, hijo mío?». Saúl levantó la voz llorando. Y siguió diciendo: «Eres mejor que yo, pues tú me tratas bien, mientras que yo te trato mal. Hoy has puesto de manifiesto tu bondad para conmigo, pues el Señor me había puesto en tus manos y tú no me has matado. ¿Si uno encuentra a su enemigo, le deja seguir por las buenas el camino? Que el Señor te recompense el favor que hoy me has hecho. Ahora sé que has de reinar y que en tu mano se consolidará la realeza de Israel. Júrame por el Señor que no harás desaparecer mi descendencia después de mí ni borrarás mi nombre de mi familia». David se lo juró. Saúl volvió a su casa, y David y sus hombres subieron al refugio.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Hieremiæ Prophetæ
Capitulo 5

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Audi popule, qui non habes cor: qui habentes oculos, non videtis. Me ergo non timebitis, ait Dominus: et a facie mea non dolebitis? Qui posui arenam terminum mari, præceptum sempiternum, quod non præteribit: et commovebuntur, et non potuerunt; et intumescent fluctus ejus, et non transibunt illuc: populo autem huic factum est cor incredulum et exasperans, recesserunt et abierunt. Et non dixerunt in corde suo: Metuamus Dominum Deum nostrum, qui dat nobis pluviam temporaneam et serotinam in tempore suo; plenitudinem annuæ messis custodientem nobis. Iniquitates vestræ declinaverunt ab eo: et peccata nostra prohibuerunt bonum a nobis: qui inventi sunt in populo meo impii insidiantes quasi aucupes, laqueos ponentes et pedicas ad capiendos viros. Sicut decipula plena avibus, sic domus eorum plenæ dolo: quia magnificati sunt et ditati. Incrassati sunt et impinguati: et præterierunt sermones meos pessime. Causam viduæ non judicaverunt, causam pupilli non direxerunt, et judicium pauperum non judicaverunt. Numquid super his visitabo, dicit Dominus? aut super gentem hujuscemodi non ulciscetur anima mea? Stupor et mirabilia facta sunt in terra: prophetæ prophetabant mendacium, et sacerdotes applaudebant manibus suis: et populus meus dilexit talia: quid igitur fiet in novissimo ejus?

Confortamini filii Benjamin in medio Hierusalem.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Jeremías
Jer 5,21-6,1a

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Oíd bien lo que voy a decir, gente insensata, sin juicio (tienen ojos y no ven, oídos, pero no escuchan): ¿Es que a mí no me teméis?, ¿no tembláis en mi presencia? -oráculo del Señor-. Yo puse la arena como límite al mar, una frontera que jamás traspasará; se agitan las aguas, pero son impotentes, mugen sus olas, pero no lo traspasan. En cambio, este pueblo tiene corazón indócil y rebelde; se apartan de mí, se van, y son incapaces de pensar: «Temamos al Señor, nuestro Dios, que nos da la lluvia temprana y la lluvia tardía, a su tiempo. Él ha asignado las semanas necesarias para el tiempo de la siega». Todo esto lo han cambiado vuestras culpas, vuestros pecados os privan de la lluvia, pues abundan los canallas en mi pueblo, al acecho, como quien pone lazos; y cazan hombres con trampas. Como un cesto repleto de aves, sus casas rebosan de fraudes. Así prosperan y se enriquecen, engordan y se ponen lustrosos. También rebosan malicia, no juzgan conforme a derecho, desatienden la causa del huérfano, no defienden el derecho del pobre. ¿Y no he de pediros cuentas? -oráculo del Señor-; a un pueblo que actúa de ese modo, ¿no le he de dar su merecido? Algo espantoso y horrible está ocurriendo en el país: los profetas profetizan en falso, los sacerdotes actúan en su provecho, y a mi pueblo le agradan estas cosas. ¿Qué haréis cuando llegue el final?

¡Huid, benjaminitas, de Jerusalén!

R/. Amén.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR


1. Breviarium Gothicum. ff. 254-257; 260-264; 266-270; 271-274; 276-281; 283-286; 288-292, respectivamente.
Traducción y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX