La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe. Lecturas de Cuaresma

LECTURAS DE LOS OFICIOS DE LA
SEMANA III DE CUARESMA
 
ÍNDICE
DOMINGO III DE CUARESMA.
LAUDES. Lectura histórica.
LUNES DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MARTES DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MIÉRCOLES DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
JUEVES DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
VIERNES DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica. Profecía.
SEXTA. Profecía.
SÁBADO DE LA SEMANA III.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR

Inicio página

 

IN TERTIO DOMINICO
QUADRAGESIM
Æ
TERCER DOMINGO
DE CUARESMA

In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Numeri.
Capitulo 13.

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Locutus est Dominus ad Moysen, dicens: Mitte viros, qui considerent terram Chanaan, quam datuurus sum filiis Israel, singulos de singulis tribubus, ex principibus.

Fecit Moyses quod Dominus imperaverat, mittens principes viros de deserto Pharan, quorum ista sunt nomina.

De tribu Ruben, Semmua filium Zechur.
De tribu Simeon, Saphat filium Huri.
De tribu Juda, Caleb filium Jephone.
De tribu Issachar, Igal filium Joseph.
De tribu Ephraim, Osee filium Nun.
De tribu Benjamin, Phalti filium Raphu.
De tribu Zabulon, Geddiel filium Sodi.
De tribu Joseph, sceptri Manasse, Gaddi filium Susi.
De tribu Dan, Ammiel filium Gemalli.
De tribu Aser, Sthur filium Michæl.
De tribu Nephtali, Nahabi filium Vapsi.
De tribu Gad, Guel filium Maachi: hæc sunt nomina virorum, quos misit Moyses ad considerandam terram: vocavitque Josue filium Nun: misit ergo eos ad considerandam terram Chanaan, et dixit ad eos: Ascendite per meridianam plagam.

Cumque veneritis ad montes, considerate terram, qualis sit: et populum qui habitator est ejus, utrum fortis sit an infirmus: pauci numero an plures: ipsa terra, bona an mala: urbes quales, muratæ an absque muris: humus, pinguis an sterilis, nemorosa an absque arboribus. Confortamini, et afferte nobis de fructibus terræ illius.

Erat autem tempus quando jam præcoquæ uvæ vesci possunt. Cumque ascendissent, exploraverunt terram a deserto Sin, usque Rohob intrantibus Emath. Ascenderuntque ad meridiem, et venerunt in Hebron, ubi erant Achiman et Sisai et Tolmai filii Enac: nam Hebron septem annis ante Tanim urbem Ægypti condita est. Pergentesque usque ad Torrentem botri, absciderunt palmitem cum uva sua, quem portaverunt in virga duo viri. De malis quoque granatis et de ficis loci illius tulerunt: qui appellatus est locus ille Neheleschol, id est, Torrens botri, eo quod botrum inde portassent filii Israel.

Reversique exploratores terræ post quadraginta dies, omni regione circumita, venerunt ad Moysen et Aaron et ad omnem cœtum filiorum Israel in desertum Pharan, quod est in Cades. Locutique sunt ad eos et omni multitudini ostenderunt fructus terræ: et narraverunt, dicentes: Venimus in terram, ad quam misistis nos, quæ revera fluit lacte et melle, quod ex his fructibus cognosci potest: sed cultores fortissimos habet, et urbes grandes, atque muratas. Stirpem Enac vidimus ibi. Amalec habitat in meridie, et Hethæus et Jebusæus et Amorrhæus in montanis: Chananæus vero moratur juxta mare et circa fluenta Jordanis.

Inter hæc Caleb compescens murmur populi, qui oriebatur contra Moysen, ait: Ascendamus, et possideamus terram, quoniam poterimus obtinere eam. Alii vero, qui fuerant cum eo, dicebant: Nequaquam ad hunc populum valemus ascendere, quia fortior nobis est.

Detraxeruntque terram, quam inspexerant apud filios Israel, dicentes: Terra, quam lustravimus, devorat habitatores suos: populus, quem aspeximus, proceræ staturæ est. Ibi vidimus monstra quædam filiorum Enac de genere giganteo, quibus comparati, quasi locustæ videbamur.

Cap. 14. Igitur vociferans omnis turba flevit nocte illa, et murmurati sunt contra Moysen cuncti filii, dicentes: Utinam mortui essemus: et non in hac vasta solitudine! utinam pereamus: et non inducat nos Dominus ad terram istam, ne cadamus gladio, et uxores ac liberi nostri ducantur captivi. Nonne melius est reverti in Ægyptum? Dixeruntque alter ad alterum: Constituamus nobis ducem, et revertamur in Ægyptum.

Quo audito Moyses et Aaron ceciderunt proni in terram coram multitudine filiorum Israel. At vero Josue filius Nun, et Caleb filius Jephone, qui et ipsi lustraverant terram, scinderunt vestimenta sua, et ad omnem multitudinem filiorum Israel locuti sunt: Terra, quam circuivimus, valde bona est: si propitius fuerit Dominus, inducet nos in eam, et tradet humum lacte et melle manantem. Nolite rebelles esse contra Dominum: neque timeatis populum terræ hujus, quia sicut panem ita et possumus eum devorare: recessit ab illis omne præsidium: Dominus vobiscum est, nolite timere.

Cumque clamaret omnis multitudo, et lapidibus eos vellet opprimere, apparuit gloria Domini super tectum fœderis cunctis filiis Israel. Et dixit Dominus ad Moysen: Usquequo detrahit mihi populus iste? Quousque non credent mihi, in omnibus signis quæ feci coram eis? Feriam igitur eos pestilentia, atque consumam: te autem faciam principem super gentem magnam, et fortiorem quam hæc est. Et ait Moyses ad Dominum: Ut audiant Ægyptii, de quorum medio eduxisti populum istum, et habitatores terræ hujus, qui audierunt quod tu Domine in populo isto sis, et facie ad faciem videaris, et nubes tua protegat illos, et in columna nubis præcedas eos per diem, et in columna ignis per noctem: quod occideris tantam multitudinem quasi unum hominem, et dicant: Non poterat introducere populum istum in terram, pro qua juraverat: idcirco occidit eos in solitudine. Magnificetur ergo fortitudo Domini sicut jurasti, dicens: Dominus patiens et multæ misericordiæ, auferens iniquitates et scelera, nullumque innoxium derelinquens, qui visitas peccata patrum in filiis in tertiam et quartam generationem. Dimitte, obsecro, peccata populi hujus secundum magnitudinem misericordiæ tuæ, sicut propitius fuisti de egredientibus ex Ægypto usque ad locum istum.

Dixitque Dominus: Dimisi secundum verbum tuum. Vivo ego, dixit Dominus: et impletur gloria Domini universa terra. Attamen omnes homines qui viderunt majestatem meam, et signa quæ feci in Ægypto et in solitudine, et tentaverunt me jam per decem vices, nec obedierunt voci meæ, non videbunt Terram quam juravi patribus eorum, nec quisquam ex illis qui detraxit mihi, intuebitur eam. Servum autem meum Caleb, qui plenus alio spiritu secutus est me, inducam in Terram hanc, quam circumivit: et semen ejus possidebit eam.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Números
Núm 13,1-14,24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Envía gente a explorar la tierra de Canaán, que voy a entregar a los hijos de Israel: envía uno de cada tribu y que todos sean jefes».

Moisés los envió desde el desierto de Farán, según la orden del Señor. Todos eran jefes de los hijos de Israel.

Sus nombres eran estos:
por la tribu de Rubén, Samúa, hijo de Zacur;
por la tribu de Simeón, Safat, hijo de Jorí;
por la tribu de Judá, Caleb, hijo de Jefuné;
por la tribu de Isacar, Yigal, hijo de José;
por la tribu de Efraín, Oseas, hijo de Nun;
por la tribu de Benjamín, Paltí, hijo de Rafú;
por la tribu de Zabulón, Gadiel, hijo de Sodí;
por la tribu de José: por la tribu de Manasés, Gadí, hijo de Susí;
por la tribu de Dan, Amiel, hijo de Guemalí;
por la tribu de Aser, Setur, hijo de Miguel;
por la tribu de Neftalí, Najbí, hijo de Vafsí;
por la tribu de Gad, Gueuel, hijo de Maquí.

Esos son los nombres de los que envió Moisés a explorar el país. Pero a Oseas, hijo de Nun, Moisés lo llamó Josué.

Moisés los envió a explorar la tierra de Canaán, diciéndoles: «Subid por el Sur hasta llegar a la montaña. Observad cómo es el país; y cómo sus habitantes, si fuertes o débiles, escasos o numerosos; y cómo es la tierra, si buena o mala; cómo son las ciudades que habitan, de tiendas o amuralladas; y cómo es la tierra, fértil o pobre, con árboles o sin ellos. Sed valientes y traednos frutos del país».

Era la estación en que maduran las primeras uvas. Subieron ellos y exploraron el país, desde Sin hasta Rejob, junto a la entrada de Jamat. Subieron por el Negueb y llegaron hasta Hebrón, donde vivían Ajimán, Sesay y Tolmay, hijos de Anac. Hebrón había sido fundada siete años antes que Soán de Egipto. Llegados al valle del Racimo, cortaron un ramo con un solo racimo de uvas, lo colgaron en una vara y lo llevaron entre dos. También cortaron granadas e higos. Ese lugar se llama valle del Racimo, por el racimo que cortaron allí los hijos de Israel.

Al cabo de cuarenta días volvieron de explorar el país; y se presentaron a Moisés y Aarón y a toda la comunidad de los hijos de Israel, en el desierto de Farán, en Cadés. Presentaron su informe a toda la comunidad y les enseñaron los frutos del país. Y le contaron: «Hemos entrado en el país adonde nos enviaste; y verdaderamente es una tierra que mana leche y miel; aquí tenéis sus frutos. Pero el pueblo que habita el país es poderoso, tienen grandes ciudades fortificadas (incluso hemos visto allí hijos de Anac). Amalec vive en la región del Negueb, los hititas, jebuseos y amorreos viven en la montaña, los cananeos junto al mar y junto al Jordán».

Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés y dijo: «Tenemos que subir y apoderarnos de ese país, porque podemos con él». Pero los que habían subido con él replicaron: «No podemos atacar a ese pueblo, porque es más fuerte que nosotros».

Y desacreditaban ante los hijos de Israel la tierra que habían explorado, diciendo: «La tierra que hemos recorrido y explorado es una tierra que devora a sus propios habitantes; toda la gente que hemos visto en ella es de gran estatura. Hemos visto allí nefileos, hijos de Anac: parecíamos saltamontes a su lado, y lo mismo les parecíamos nosotros a ellos».

Entonces toda la comunidad empezó a dar gritos y el pueblo se pasó llorando toda la noche. Los hijos de Israel murmuraban contra Moisés y Aarón, y toda la comunidad les decía: «¡Ojalá hubiéramos muerto en Egipto; o, si no, ojalá hubiéramos muerto en ese desierto! ¿Por qué nos ha traído el Señor a esta tierra, para que caigamos a espada, y nuestras mujeres e hijos caigan cautivos? ¿No es mejor volvernos a Egipto?». Y se decían unos a otros: «Nombraremos un jefe y nos volveremos a Egipto».

Moisés y Aarón se postraron rostro en tierra ante toda la comunidad de los hijos de Israel. Josué, hijo de Nun, y Caleb, hijo de Jefuné, dos de los que habían explorado el país, se rasgaron los vestidos y dijeron a la comunidad de los hijos de Israel: «La tierra que hemos recorrido y explorado es una tierra excelente. Si el Señor nos es favorable, nos introducirá en ella y nos la entregará: es una tierra que mana leche y miel. Pero no os rebeléis contra el Señor ni temáis al pueblo del país, pues nos los comeremos. Su sombra protectora se ha apartado de ellos, mientras que el Señor está con nosotros. ¡No les tengáis miedo!».

Pero la comunidad entera hablaba de apedrearlos, cuando la gloria del Señor apareció en la Tienda del Encuentro ante todos los hijos de Israel. El Señor dijo a Moisés: «¿Hasta cuándo me va a rechazar este pueblo? ¿Hasta cuándo van a desconfiar de mí, con todos los signos que he hecho entre ellos? Voy a herirlo de peste y a desheredarlo. Pero de ti sacaré un pueblo grande y más numeroso que ellos». Moisés replicó al Señor: «Se enterarán los egipcios, de entre los cuales sacaste poderosamente a este pueblo y se lo contarán a los habitantes de esta tierra; estos han oído decir que tú, Señor, estás en medio de este pueblo y te dejas ver cara a cara; y que tu Nube está sobre ellos y caminas delante de ellos en columna de nube de día, y en columna de fuego de noche; y oirán que has dado muerte a este pueblo como a un solo hombre. Entonces dirán las naciones que han oído hablar de ti: “El Señor no ha podido llevar a este pueblo a la tierra que les había prometido con juramento, por eso los ha matado en el desierto”. Por tanto, muestra tu gran fuerza, como lo has prometido diciendo: “Señor, lento a la ira y rico en piedad, que perdona la culpa y el delito, pero no lo deja impune, que castiga la culpa de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación”. Perdona, pues, la culpa de este pueblo, por tu gran piedad, igual que lo has soportado desde Egipto hasta aquí»

El Señor respondió: «Le perdono, como me lo pides. Pero, ¡por mi vida y por la gloria del Señor que llena toda la tierra!, ninguno de los hombres que vieron mi gloria y los signos que hice en Egipto y en el desierto, y me han puesto a prueba diez veces ya, y no han escuchado mi voz; ninguno de ellos verá la tierra que prometí con juramento a sus padres. Nadie de los que me han rechazado la verá. Pero a mi siervo Caleb, que tuvo otro espíritu y me fue enteramente fiel, lo haré entrar en la tierra que ha visitado, y sus descendientes la poseerán.

R/. Amen.

Inicio página

SECUNDA FERIA LUNES

In Laudibus

En Laudes

Lectio libri Deuteronomii
Capitulo 34

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Ascendit Moyses de campestribus Moab super montem Nebo, in verticem Phasga contra Jericho: ostenditque ei Dominus omnem terram Galaad usque Dan, et universum Nephtalim, terramque Ephraim et Manasse, et omnem terram usque ad mare novissimum, et australem partem, et latitudinem campi Jericho civitatis palmarum usque Segor. Dixitque Dominus ad eum: Hæc est terra, pro qua juravi Abraham, Isaac, et Jacob, dicens: Semini tuo dabo eam. Vidisti eam oculis tuis, et non transibis ad illam.

Mortuusque est Moyses servus Domini, in terra Moab, jubente Domino: sepelivit eum in valle terræ Moab contra Phogor: et non cognovit homo sepulcrum ejus usque in præsentem diem. Moyses centum et viginti annorum erat quando mortuus est: non caligavit oculus ejus, nec dentes illius commoti sunt. Fleveruntque illum filii Israel in campestribus Moab viginti diebus: et completi sunt dies planctus lugentium Moysen. Josuo vero filius Nun repletus est spiritu sapientiæ, quia Moyses posuit super eum manus suas. Et obedierunt ei filii Israel, feceruntque sicut præceperat Dominus Moysi.

Et non surrexit propheta ultra in Israel sicut Moyses, quem nosset Dominus facie ad faciem, in omnibus signis atque portentis, quæ misit per eum, ut faceret in Ægypto Pharaoni, et omnibus servis, universæque terræ illius, et cunctam manum robustam, magnaque mirabilia, quæ fecit Moyses coram universo Israel.

R/. Amen.

Lectura del libro del Deuteronomio
Dt 34,1-12

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Moisés subió de la estepa de Moab al monte Nebo, a la cima del Pisgá, frente a Jericó; y el Señor le mostró toda la tierra: Galaad hasta Dan, todo Neftalí, el territorio de Efraín y de Manasés, y todo el territorio de Judá hasta el mar occidental, el Negueb y la comarca del valle de Jericó (la ciudad de las palmeras) hasta Soar; y le dijo: «Esta es la tierra que prometí con juramento a Abrahán, a Isaac y a Jacob, diciéndoles: “Se la daré a tu descendencia”. Te la he hecho ver con tus propios ojos, pero no entrarás en ella».

Y allí murió Moisés, siervo del Señor, en el territorio de Moab, como había dispuesto el Señor. Lo enterraron en el valle de Moab, frente a Bet Peor; y hasta el día de hoy nadie ha conocido el lugar de su tumba. Moisés murió a la edad de ciento veinte años: no había perdido vista ni había decaído su vigor. Los hijos de Israel lloraron a Moisés en la estepa de Moab durante treinta días, hasta que terminó el tiempo del duelo por Moisés. Josué hijo de Nun estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés le había impuesto las manos, los hijos de Israel lo obedecieron e hicieron como el Señor había mandado a Moisés.

No surgió en Israel otro profeta como Moisés, con quien el Señor trataba cara a cara; ni semejante a él en los signos y prodigios que el Señor le envió a hacer en Egipto contra el faraón, su corte y su país; ni en la mano poderosa, en los terribles portentos que obró Moisés en presencia de todo Israel.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Sapientiae Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

Fili,

Secundum virtutem tuam cave te a proximo, et cum sapientibus, et prudentibus tracta:
Viri justi sint tibi convivae, et in timore Domini sit tibi gloriatio tua, et in sensu sit tibi Dei cogitatus, et omnis narratio tua in praeceptis Altissimi.
In manu artificum opera laudabitur, et principes populi in sapientia sermonis sui, in sensu vero seniorum verbum. Terribilis est in civitate sua homo linguosus: et temerarius in lingua sua odibilis.

Cap. 10. Judex sapiens vindicabit populum suum, et principatus sensati stabilis erit.
Rex insipiens perdet populum suum: et civitates inhabitabuntur per sensum prudentium.
In manu Dei potestas terrae: et utilem rectorem suscitabit in tempus super illam.

R/. Amen.

 

Del Eclesiástico de Salomón
Eclo 9,14-10,1.3-4

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

En cuanto puedas, atiende a tu prójimo y aconséjate con los sabios.
Conversa con los inteligentes y habla siempre de la ley del Altísimo.
Hombres justos compartan tu mesa, y sea tu orgullo el temor del Señor.
La obra es loada por la destreza del artista y el gobernante, por su palabra sabia.
El charlatán es temido en su ciudad, y el deslenguado se hace odioso por sus palabras.

Gobernante sabio instruye a su pueblo, autoridad inteligente está bien consolidada.
Un rey sin instrucción arruina a su pueblo, pero la ciudad prospera por los gobernantes prudentes.
En manos del Señor está el gobierno de la tierra, sobre ella suscitará a su tiempo al hombre apto.

R/. Amén.

Lectio libri Josue
Capitulo 1

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Factum est post mortem Moysi servi Domini, ut loqueretur Dominus ad Josue filium Nun, ministrum Moysi, et diceret ei: Moyses servus meus mortuus est: surge, et transi Jordanem istum tu, et omnis populus tecum, in terram, quam ego dabo filiis Israel. Omnem locum, quem calcaverit vestigium pedis vestri, vobis tradam, sicut locutus sum Moysi. A deserto et Libano usque ad fluvium magnum Euphraten, omnis terra Hethæorum usque ad mare magnum contra solis occasum erit terminus vester. Nullus vobis poterit resistere cunctis diebus vitæ tuæ: sicut fui cum Moyse, ero et tecum: non dimittam, nec derelinquam te.

Confortare, et esto robustus valde: ut custodias, et facias omnem legem, quam præcepit tibi Moyses servus meus: nec declines ab ea ad dexteram vel ad sinistram, ut intelligas cuncta quæ agis. Non recedat volumen legis hujus de ore tuo: sed meditaberis in eo diebus ac noctibus, ut custodias, et facias omnia quæ scripta sunt in eo: tunc diriges viam tuam, et intelliges eam. Ecce præcipio tibi, confortare, et esto robustus. Noli metuere: quoniam tecum est Dominus Deus tuus in omnibus ad quæcumque perrexeris.

Præcepitque Josue principibus populi, dicens: Transite per medium castrorum, et imperate populo, ac dicite: Præparate vobis cibaria: quoniam post diem tertium transibitis Jordanem, et intrabitis ad possidendam terram, quam Dominus Deus vester daturus est vobis.

Rubenitis quoque et Gaditis, et dimidiæ tribui Manasse ait: Mementote sermonem, quem locutus est vobis Moyses famulus Domini, dicens: Dominus Deus vester dedit vobis requiem, et omnem terram. Uxores vestræ, et filii, ac jumenta manebunt in terra, quam tradidit nobis Moyses trans Jordanem: vos autem transite armati inter fratres vestros, omnes fortes manu, et pugnate pro eis, donec det Dominus requiem fratribus vestris sicut et vobis dedit, et possideant ipsi quoque terram possessionis vestræ, et habitabitis in terra, quam dedit vobis Moyses famulus Domini trans Jordanem contra solis ortum.

Responderuntque ad Josue, atque dixerunt: Omnia, quæ præcepisti nobis, faciemus: et quocumque, miseris, ibimus. Sicut obedivimus in cunctis Moysi, ita obediemus et tibi: tantum sit Dominus Deus tecum, sicut fuit cum Moyse. Qui contradixerit tibi, et non obedierit cunctis sermonibus quos præceperis ei, moriatur: tantum confortare, et viriliter age.

Cap. 2. Misit ergo Josue filius Nun de Setim duos viros exploratores in abscondito: et dixit eis: Ite, et considerate terram, urbemque Jericho. Qui pergentes ingressi sunt domum mulieris meretricis, nomine Rahab, et quieverunt apud eam. Nuntiatumque est regi Jericho, et dictum: Ecce viri ingressi sunt huc per noctem de filiis Israel, ut explorarent terram.

Misitque rex Jericho ad Rahab, dicens: Educ viros, qui venerunt ad te, et ingressi sunt domum tuam: exploratores quippe sunt, et omnem terram considerare venerunt. Tollensque mulier viros, abscondit, et ait. Fateor, venerunt ad me, sed nesciebam unde essent: cumque porta clauderetur in tenebris, et illi pariter exierunt, nescio quo abierunt: persequimini cito, et comprehendite eos.

Ipsa autem fecit ascendere viros in solarium domus suæ, operuitque eos lini stipula, quæ ibi erat. Hi autem qui missi fuerant, secuti sunt eos per viam quæ ducit ad vadum Jordanis: illisque egressis statim porta clausa est.

Nec dum obdormierunt qui latebant, et ecce mulier ascendit ad eos, et ait: Novi quod tradiderit Dominus vobis terram: et irruerit in nos terror vester, et elanguerunt omnes habitatores terræ. Audivimus quia siccavit Dominus aquas maris Rubri ad vestrum introitum, quando egressi estis ex Ægypto: et quæ feceritis duobus Amorrhæorum regibus, qui erant trans Jordanem, Sehon et Og, quos interfecistis. Et hæc audientes pertimuimus, et elanguit cor nostrum, nec remansit in nobis spiritus vitæ ad introitum vestrum: Dominus enim Deus vester, ipse est Dominus in cœlo sursum, et in terra deorsum. Nunc ergo jurate mihi per Dominum, ut quomodo ego feci vobiscum misericordiam, ita et vos faciatis cum domo patris mei: detisque mihi signum, et salvetis patrem meum et matrem, fratres ac sorores meas, et omnia quæ meorum sunt, et eruatis animas nostras de morte.

Qui responderunt: Anima nostra sit pro vobis ad mortem, si non tamen prodideris nos: cumque tradiderit nobis Dominus terram, faciemus in te misericordiam et veritatem. Demisit ergo eos per funem de fenestra: domus enim ejus hærebat muro. Dixitque ad eos: Ad montana conscendite, ne forte occurrant vobis revertentes: ibique latitate diebus tribus, donec redeant, et sic ibitis per viam vestram. Qui dixerunt ad eam: Innoxii erimus a juramento hoc, quo adjurasti nos: si ingredientibus nobis terram, signum fuerit funiculus iste coccineus; et ligaveris eum per fenestram, qua nos demisisti: et patrem tuum et matrem, fratresque et omnem cognationem tuam congregaveris in domum tuam. Qui ostium domus tuæ egressus fuerit, sanguis ipsius erit super caput ejus, et nos erimus alieni. Cunctorum autem sanguis, qui tecum fuerat in domo, redundabit in caput nostrum, si eos aliquis tetigerit. Quod si nos prodere volueris, et sermonem istum proferre in medium, erimus mundi ab hoc juramento, quo adjurasti nos.

Et illa respondit: Sicut locuti estis, ita fiat: dimittensque eos ut pergerent, appendit funiculum coccineum in fenestram. Illi vero ambulantes pervenerunt ad montana, et manserunt ibi tres dies, donec reverterentur qui fuerant persecuti: quærentes per omnem viam, non repererunt eos. Quibus urbem ingressis, reversi sunt, et descenderunt exploratores de monte: et Jordane transmisso, venerunt ad Josue filium Nun, narraveruntque omnia quæ acciderant sibi, atque dixerunt: Tradidit Dominus in manus nostras omnem terram hanc, et timore prostrati sunt cuncti habitatores ejus.

Cap. 3. Igitur Josue de nocte consurgens præmovit castra: egredientesque ad Setim venerunt ad Jordanem ipse et omnes filii Israel, et morati sunt ibi tres dies. Quibus evolutis, transierunt præcones per castrorum medium, et clamare cœperunt: Quando videritis arcam fœderis Domini Dei vestri, et sacerdotes stirpis leviticæ portantes eam: vos quoque consurgite, sequimini præcedentes: sitque inter vos, et arcam spatium cubitorum duum millium: ut procul videre possitis, et nosse per quam viam ingrediamini: quia prius non ambulastis per eam: et cavete ne appropinquetis ad arcam.

Dixitque Josue ad populum: Sanctificamini: cras enim faciet Dominus inter vos mirabilia.

R/. Amen.

Lectura del libro de Josué
Jos 1,1-3,5

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Después de la muerte de Moisés, siervo del Señor, dijo el Señor a Josué, hijo de Nun, ayudante de Moisés: «Moisés, mi siervo, ha muerto. Anda, pasa el Jordán con todo este pueblo, en marcha hacia el país que voy a darles a los hijos de Israel. Os voy a dar toda la tierra en la que pongáis la planta de vuestros pies, como le prometí a Moisés. Vuestro territorio se extenderá desde el desierto hasta el Líbano, y desde el gran río Éufrates hasta el Mar Grande, en occidente (toda la tierra de los hititas). Mientras vivas, nadie podrá resistirte. Como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré. ¡Ánimo, sé valiente!, que tú repartirás a este pueblo la tierra que prometí con juramento a sus padres.

Tú ten mucho ánimo y sé valiente para cumplir toda la ley que te dio mi siervo Moisés; no te desvíes a derecha ni a izquierda y tendrás éxito en todas tus empresas. Que el libro de esta ley no se te caiga de los labios; medítalo día y noche, para poner por obra todo lo que se prescribe en él; así tendrás suerte y éxito en todas tus empresas. Lo que yo te mando es que tengas valor y seas valiente. No tengas miedo ni te acobardes, que contigo está el Señor, tu Dios, en cualquier cosa que emprendas».

Entonces Josué dio a los responsables del pueblo la orden siguiente: «Recorred el campamento y dad esta orden al pueblo: “Abasteceos de víveres, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán, para ir a tomar posesión de la tierra que el Señor, vuestro Dios, os da en propiedad”».

A los de Rubén, Gad y media tribu de Manasés les dijo: «Acordaos de lo que os mandó Moisés, siervo del Señor. El Señor, vuestro Dios, os da el descanso, dándoos esta tierra. Vuestras mujeres, vuestros pequeños y vuestro ganado se quedarán en la tierra que os ha dado Moisés en Transjordania; pero vosotros, los soldados, pasaréis el Jordán en orden de batalla, al frente de vuestros hermanos, para ayudarles, hasta que el Señor les dé el descanso, lo mismo que a vosotros, y también ellos tomen posesión de la tierra que el Señor, vuestro Dios, les va a dar. Entonces volveréis a la tierra de vuestra propiedad, la que Moisés, siervo del Señor, os dio aquí en Transjordania».

Ellos le respondieron: «Haremos lo que nos has ordenado, iremos adonde nos mandes; te obedeceremos a ti igual que obedecimos en todo a Moisés. Basta que el Señor, tu Dios, esté contigo como estuvo con él. El que se rebele y no obedezca tus órdenes, las que sean, que muera. ¡Tú, ten ánimo, sé valiente!».

Josué, hijo de Nun, mandó en secreto dos espías desde Sitín, con este encargo: «Id y reconoced la región y la ciudad de Jericó». Ellos se fueron, llegaron a Jericó y entraron en casa de una prostituta llamada Rajab y se hospedaron allí. Pero llegó el aviso al rey de Jericó: «Mira, unos hijos de Israel han llegado aquí esta tarde a reconocer el país».

Entonces el rey de Jericó mandó decir a Rajab: «Saca a los hombres que han entrado en tu casa, porque han venido a reconocer todo el país». Pero ella metió a los dos hombres en un escondite y luego respondió: «Es cierto, vinieron esos hombres a mi casa, pero yo no sabía de dónde eran. Y, al oscurecer, cuando se iban a cerrar las puertas, los hombres se marcharon, pero no sé adónde. Si salís rápidamente tras ellos, los alcanzaréis».

Rajab había hecho subir a los espías a la azotea y los había escondido entre unos haces de lino que tenía apilados allí. Salieron algunos hombres en su busca camino del Jordán, hacia los vados; en cuanto salieron, se cerró la puerta de la villa.

Antes de que los espías se acostaran, Rajab subió a la azotea, donde ellos estaban, y les dijo: «Sé que el Señor os ha dado el país, pues nos ha invadido una ola de terror, y toda la gente de aquí tiembla ante vosotros; porque hemos oído que el Señor secó el agua del mar Rojo ante vosotros cuando os sacó de Egipto, y lo que hicisteis con los dos reyes amorreos de Transjordania, Sijón y Og, consagrándolos al exterminio; al oírlo, ha desfallecido nuestro corazón y todos se han quedado sin aliento a vuestra llegada; porque el Señor, vuestro Dios, es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra. Ahora, pues, juradme por el Señor que, por haberos tratado yo con bondad, vosotros también trataréis con bondad a la casa de mi padre. Y dadme una señal segura 13 de que dejaréis con vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas y a todos los suyos y que nos libraréis de la matanza».

Ellos le respondieron: «¡Nuestra vida a cambio de la vuestra, con tal de que no nos denuncies! Cuando el Señor nos dé el país, te trataremos con bondad y lealtad». Entonces ella los descolgó con una soga por la ventana, porque su casa estaba pegando a la muralla y vivía en la misma muralla. Y les dijo: «Caminad hacia el monte para que no os encuentren los que os andan buscando. Quedaos allí escondidos tres días, hasta que ellos regresen; luego podréis seguir vuestro camino». Contestaron: «Nosotros respondemos de ese juramento que nos has exigido, con esta condición: cuando entremos en el país, ata esta cinta roja a la ventana por la que nos has descolgado y reúnes aquí, en tu casa, a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. Si alguien sale de las puertas de tu casa, su sangre caerá sobre su cabeza. Nosotros no seremos responsables. Pero, si alguien pone su mano sobre cualquiera que esté contigo en casa, su sangre caerá sobre nuestras cabezas. En cambio, si nos denuncias, quedaremos libres del juramento que nos has exigido». Rajab contestó: «De acuerdo».

Y los despidió. Ellos se marcharon y ella ató la cinta roja a la ventana. Se metieron en el monte y estuvieron allí tres días, hasta que regresaron los que fueron en su busca; por más que los buscaron por todo el camino, no dieron con ellos. Entonces los dos espías se volvieron monte abajo, cruzaron el río, llegaron hasta Josué, hijo de Nun, y le contaron todo lo que les había pasado. Le dijeron: «El Señor nos da todo el país. Toda la gente está ya temblando ante nosotros».

Josué madrugó, levantó el campamento de Sitín, llegó hasta el Jordán con todos los hijos de Israel y pernoctaron en la orilla antes de cruzarlo. Al cabo de tres días, los responsables fueron por el campamento y dieron esta orden a la gente: «Cuando veáis moverse el Arca de la Alianza del Señor, vuestro Dios, transportada por los sacerdotes levitas, empezad a caminar desde vuestros puestos detrás de ella. Así sabréis el camino por donde tenéis que ir, porque nunca hasta ahora habéis pasado por él; pero a una distancia del Arca como de unos dos mil codos; no os acerquéis más».

Josué ordenó al pueblo: «Purificaos, porque mañana el Señor obrará prodigios en medio de vosotros».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio Jeremiæ Prophetæ.
Capitulo 33

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Clama ad me, et exaudiam te: et annuntiabo tibi grandia, et firma quæ nescis. Quia hæc dicit Dominus exercituum Deus Israel, et ad domos urbis hujus, et ad domos regis Juda, quæ destructæ sunt, et ad munitiones, et ad gladium venientium ut dimicent cum Chaldæis, et impleant eas cadaveribus hominum, quos percussi in furore meo et indignatione mea, abscondens faciem meam a civitate hac, propter malitiam eorum omnem. Ecce ego obducam eis cicatricem et sanitatem, et curabo eos: et revelabo illis deprecationem pacis et veritatis. Et convertam conversionem Juda, et conversionem Hierusalem: et ædificabo eos sicut a principio. Et emundabo illos ab omni iniquitate sua, in qua peccaverunt mihi: et propitius ero cunctis iniquitatibus eorum, in quibus derelinquerunt, et spreverunt me. Et erit mihi in nomen, et in gaudium, et in laudem, et in exultationem cunctis gentibus terræ, quæ audierunt omnia bona, quæ ego facturus sum eis: et pavebunt, et turbabuntur in universis bonis, et in omni pace, quam faciam ego eis.

Hæc dicit Dominus: Adhuc audietur in loco isto (quem vos dicitis esse desertum, eo quod non sit homo et jumentum: in civitatibus Juda, et foris Hierusalem, quæ desolatæ sunt absque homine, et absque habitatare, et absque pecore), vox gaudii et vox lætitiæ, vox sponsi et vox sponsæ, vox dicentium: Confitemini Domino exercituum, quoniam bonus Dominus, quoniam in sæculum misericordia ejus.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Jeremías
Jer 33,3-11

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Llámame y te responderé; te revelaré cosas importantes y recónditas que tú desconoces. Porque esto dice el Señor, Dios de Israel, respecto a las casas de esta ciudad y a las viviendas reales de Judá que han sido destruidas por el asedio y la espada. Ahora se disponen a luchar contra los caldeos, pero solo servirá para llenar las casas con los cadáveres de quienes decidí destruir en el colmo de mi ira y de mi cólera, pues a causa de su maldad aparté mi vista de esta ciudad. Pero después yo mismo la curaré y le proporcionaré remedio, sanearé sus casas y les revelaré la seguridad y el bienestar que voy a concederles. Haré que cambie la suerte de Judá y la suerte de Israel, y los reconstruiré tal como eran antes. Los purificaré de todos los pecados que cometieron contra mí y les perdonaré todos sus crímenes y sus rebeldías. Jerusalén será para mí motivo de satisfacción: todas las naciones de la tierra me alabarán y honrarán cuando oigan los beneficios que le voy a conceder; y se estremecerán y conmoverán cuando vean el bienestar y la prosperidad que voy a proporcionarle.

Esto dice el Señor: En este lugar del que decís que es una ruina, sin hombres ni ganados, en todos los poblados de Judá y en las calles desoladas de Jerusalén, sin hombres, sin habitantes y sin ganados, todavía volverán a escucharse la voz de la alegría y de la fiesta, la voz del novio y de la novia, cantando: “Dad gracias al Señor del universo, porque es bueno, porque es eterna su misericordia”.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 28

R/. Deo gratias.

Fili,

Susurro et bilinguis maledictus: multos enim turbavit pacem habentes.
Lingua tertia multos commovit, et dispersit illos a gente in gentem: civitates muratas destruit, et domos magnorum effodit.
Virtutes populorum concidit, et gentes fortes dissolvit.
Lingua tertia mulieres viratas ejecit, et privavit illas laboribus suis: qui respicit illam, non habet requiem, nec habebit amicum, in quo requiescat.
Flagelli plaga livorem facit: plaga autem linguae comminuit ossa.
Multi ceciderunt in ore gladii, sed non sic quomodo qui ceciderunt per linguam suam.
Sepi aures tuas spinis, et noli audire linguam nequam, et ori tuo fac retia et seras.
Beatus qui tectus est a lingua sua nequam, qui in iracundiam illius non transivit, et qui non traxit jugum ejus, et in vinculis illius non est ligatus.

R/. Amen.

Del Eclesiástico de Salomón
Eclo 28,13-18.24-25.19

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Maldice al charlatán y al mentiroso, porque han perdido a muchos que vivían en paz.
A muchos ha sacudido la lengua calumniadora, y los ha dispersado de nación en nación; ha arrasado ciudades fuertes y ha arruinado familias de príncipes.
La lengua calumniadora ha repudiado a mujeres excelentes, privándoles del fruto de sus trabajos.
El que la escucha no encontrará descanso, ni plantará su tienda en paz.
Un golpe del látigo produce moratones, un golpe de lengua quebranta los huesos.
Muchos han caído a filo de espada, pero no tantos como las víctimas de la lengua.
Mira, valla tu hacienda con espinos, guarda bien tu oro y tu plata.
Balanza y pesos para tus palabras, puerta y cerrojo para tu boca.
Dichoso el que de ella se protege, y no ha estado expuesto a su furor, el que no ha cargado su yugo, ni ha sido atado con sus cadenas.

R/. Amén.

 

Lectio libri Josue
Capitulo 5

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum esset Josue in agro urbis Jericho, levavit oculos, et vidit virum stantem contra se, evaginatum tenentem gladium, perrexitque ad eum, et ait: Noster es, an adversariorum? Qui respondit: Nequaquam: sed sum princeps exercitus Domini, et nunc venio. Cecidit Josue pronus in terram, et adorans ait: Quid Dominus meus loquitur ad servum suum? Solve, inquit, calceamentum de pedibus tuis: locus enim, in quo stas, terra sancta est. Fecitque Josue ut sibi fuerat imperatum.

Cap. 6. Jericho autem clausa erat atque munita, timore filiorum Israel, et nullus egredi audebat aut ingredi. Dixitque Dominus ad Josue: Ecce dedi in manus tuas Jericho, et regem ejus, omnesque fortes viros. Circuite urbem cuncti bellatores semel per diem: sic facietis sex diebus. Septimo autem die sacerdotes tollant septem buccinas, quarum usus est in jubilæo, et præcedant arcam fœderis: septiesque circuibitis civitatem, et sacerdotes clangent buccinis. Cumque insonaverit vox longior atque concisior, et in auribus vestris concrepuerit, clamabit omnis populus vociferatione maxima, et muri funditus conruent civitatis, ingredienturque singuli per locum circa quem steterint.

Vocavit ergo Josue filius Nun sacerdotes, et dixit ad eos: Tollite arcam fœderis: et septem alii sacerdotes tollent jubilæorum buccinas septem, et incedant ante arcam Domini. Ad populum quoque ait: Ite, et circuite civitatem, armati, præcedentes arcam Domini.

Cumque Josue verba finisset, et septem sacerdotes septem buccinis clangerent ante arcam fœderis Domini, omnisque Israel præcederet armatus exercitus, reliquum vulgus arcam sequebatur, ac buccinis omnia concrepabant. Præceperat autem Josue populo: Non clamabitis, nec audietur vox vestra, neque ullus sermo ex ore vestro egredietur: donec veniat dies in quo dicam vobis: Clamate et vociferamini.

Circuivit ergo arca Domini civitatem semel per diem, et reversa in castra, mansit ibi. Igitur Josue de nocte consurgente, tulerunt sacerdotes arcam Domini, et septem ex eis septem buccinas, quarum in jubilæis usus est: præcedebant arcam Domini ambulantes atque clangentes: et armatus populus ibat ante eos, vulgus autem reliquum sequebatur arcam, et buccinis personabat. Circuieruntque civitatem secundo die semel, et reversi sunt in castra. Sic fecerunt sex diebus.

Die autem septimo, diluculo consurgentes, circuierunt urbem, sicut dispositum erat, septies. Cumque septimo circuitu clangerent buccinis sacerdotes, dixit Josue ad omnem Israel: Vociferamini: tradidit enim Dominus vobis civitatem: sitque civitas hæc anathema: et omnia quæ in ea sunt, Domino: sola Rahab meretrix vivat, cum universis qui cum ea in domo sunt: abscondit enim nuntios quos direximus.

Vos autem cavete, ne de his, quæ præcepta sunt, quidpiam contingatis, et sitis prævaricationis rei, et omnia castra Israel in peccato sint, atque turbentur. Quicquid autem auri et argenti fuerit, et vasorum æneorum ac ferri, Domino consecretur, repositum in thesauris ejus.

Igitur omni vociferante populo, et clangentibus tubis, postquam in aures multitudinis vox sonitusque increpuit, muri illico corruerunt: et ascendit unusquisque per locum, qui contra se erat: ceperuntque civitatem, et interfecerunt omnia quæ erant in ea, a viro usque ad mulierem, ab infante usque ad senem. Boves quoque et oves et asinos in ore gladii occiderunt.

Duobus autem viris, qui exploratores missi fuerant, dixit Josue: Ingredimini domum mulieris meretricis, et producite eam, et omnia quæcumque illi sunt, sicut illi juramento firmastis. Ingressique juvenes, eduxerunt Rahab, et parentes ejus, fratres quoque, et omnem supellectilem ac cognationem illius, et extra castra Israel manere fecerunt. Urbem autem, et omnia quæ in ea erant, succenderunt; absque argento et auro, et vasis æneis, ac ferro, quæ in ærarium Domini consecraverunt. Rahab vero meretricem, et domum patris ejus, atque omnia quæ habebat, fecit Josue vivere, et habitaverunt in medio Israel usque in præsentem diem: eo quod absconderit nuntios, quos miserat ut explorarent Jericho.

In tempore illo, imprecatus est Josue, dicens:
Maledictus vir coram Domino, qui suscitaverit et ædificaverit Jericho. In primogenito suo fundamenta ejus jaciat, et in novissimo liberorum ponat portas ejus.

Fuit ergo Dominus cum Josue, et nomen ejus in omni terra vulgatum est.

R/. Amen.

Lectura de libro de Josué
Jos 5,13-6,27

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Sucedió que, estando ya cerca de Jericó, Josué alzó los ojos y vio a un hombre en pie frente a él, con la espada desenvainada en la mano. Josué se adelantó hacia él y le preguntó: «¿Eres de los nuestros o del enemigo?». Contestó aquel: «No. Soy el general del ejército del Señor y acabo de llegar». Josué cayó rostro en tierra, adorándolo. Después le preguntó: «¿Qué manda mi señor a su siervo?». El general del ejército del Señor le contestó: «Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado». Josué lo hizo así.

Jericó estaba cerrada a cal y canto por miedo a los hijos de Israel. Nadie salía ni entraba. El Señor dijo a Josué: «Mira, entrego en tu poder a Jericó, a su rey y a sus valientes guerreros. Todos los combatientes, rodead la ciudad, dando una vuelta a su alrededor; así durante seis días. Siete sacerdotes llevarán delante del Arca siete trompas de cuerno de carnero. El séptimo día, daréis siete vueltas a la ciudad y los sacerdotes tocarán las trompas. Cuando suene el cuerno de carnero y oigáis el sonido de la trompa, todo el pueblo lanzará el alarido de guerra; y se desplomarán las murallas de la ciudad. Y el pueblo la asaltará, cada uno por el lugar que tenga enfrente».

Josué, hijo de Nun, llamó a los sacerdotes y les mandó: «Tomad el Arca de la Alianza y que siete sacerdotes lleven siete trompas de cuerno de carnero delante del Arca del Señor». Y luego al pueblo: «Id y dad una vuelta alrededor de la ciudad; y que la vanguardia pase delante del Arca del Señor».

En cuanto Josué acabó de dar estas órdenes al pueblo, los siete sacerdotes, llevando siete trompas de cuerno de carnero delante del Señor, empezaron a tocar. El Arca de la Alianza del Señor los seguía. La vanguardia marchaba delante de los sacerdotes que tocaban las trompas; la retaguardia marchaba detrás del Arca. Según iban caminando, tocaban las trompas. Josué había dado esta orden al pueblo: «No gritéis, no alcéis la voz, no se os escape una palabra hasta el momento en que yo os mande lanzar el alarido de guerra; entonces gritaréis».

Dieron con el Arca del Señor una vuelta a la ciudad, rodeándola una vez y se volvieron al campamento para pasar la noche. Josué se levantó de madrugada y los sacerdotes tomaron el Arca del Señor. Los siete sacerdotes que llevaban las siete trompas de cuerno de carnero delante del Arca del Señor iban tocando las trompas según caminaban. Las tropas de vanguardia iban delante de ellos y el resto detrás del Arca del Señor; y tocaban las trompetas según caminaban. Aquel segundo día dieron otra vuelta a la ciudad y se volvieron al campamento. Así hicieron seis días.

El día séptimo, se levantaron al alba y dieron siete vueltas a la ciudad, del mismo modo. Solo que el día séptimo dieron siete vueltas a la ciudad. A la séptima vuelta, los sacerdotes tocaron las trompas y Josué ordenó al pueblo: «¡Gritad, que el Señor os da la ciudad! Jericó, consagrada al exterminio

La ciudad, con todo lo que hay en ella, está consagrada al exterminio, en honor del Señor. Solo han de quedar con vida la prostituta Rajab y todos los que estén con ella en casa, porque escondió a nuestros emisarios. Cuidado no prevariquéis quedándoos con algo de lo consagrado al exterminio; porque acarrearíais la desgracia sobre todo el campamento de Israel, haciéndolo objeto de exterminio. Toda la plata y el oro y todos los objetos de bronce o de hierro están consagrados al Señor: ingresarán en su tesoro».

El pueblo lanzó el alarido de guerra y sonaron las trompas. En cuanto el pueblo oyó el son de la trompa, todo el pueblo lanzó un poderoso alarido de guerra. Las murallas se desplomaron y el ejército se lanzó al asalto de la ciudad, cada uno desde el lugar que tenía enfrente; y la conquistaron. Consagraron al exterminio todo lo que había dentro: hombres y mujeres, muchachos y ancianos, vacas, ovejas y burros; todo lo pasaron a cuchillo.

Josué había encargado a los dos hombres que habían explorado el país: «Id a casa de la prostituta y haced salir de ella a esa mujer con todo lo suyo, como se lo jurasteis». Los jóvenes espías fueron y sacaron a Rajab, a su padre, a su madre, a sus hermanos, con todo lo suyo, y a todos los de su familia, y los dejaron fuera del campamento de Israel. Luego prendieron fuego a la ciudad con cuanto había en ella. Solo la plata, el oro y los objetos de bronce y de hierro los depositaron en el tesoro de la casa del Señor. Pero Josué respetó la vida a Rajab, la prostituta, así como a la casa de su padre y a todos los suyos. Ella se quedó viviendo en medio de Israel hasta el día de hoy, por haber escondido a los espías que envió Josué a explorar Jericó.

En aquella ocasión Josué pronunció este juramento:
«¡Maldito sea ante el Señor el hombre que reedifique esta ciudad! ¡A costa de su primogénito echará sus cimientos y a costa del hijo menor asentará las puertas!».

Y el Señor estuvo con Josué, cuya fama se divulgó por toda la comarca.

R/. Amén.

Inicio página

TERTIA FERIA MARTES
In Laudibus

En Laudes

Lectio libri Josue
Capitulo 7

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Fuit Dominus cum Josue, et nomen ejus in omni terra vulgatum est.

Filii autem Israel prævaricati sunt mandatum, et usurpaverunt de anathemate. Nam Achan filius Charmi, filii Zabdi, filii Zare de tribu Juda, tulit aliquid de anathemate: iratusque est Dominus contra filios Israel.

Cumque mitteret Josue de Jericho viros contra Hay, quæ est juxta Bethaven, ad orientalem plagam de oppidis Bethel, dixit eis: Ascendite, et explorate terram. Qui præcepta complentes exploraverunt Hay. Et reversi dixerunt ei: Non ascendat omnis populus, sed duo vel tria millia virorum pergant, et deleant civitatem: quare omnis populus frustra vexetur contra hostes paucissimos?

Ascenderunt ergo tria millia pugnatores. Qui statim terga vertentes, percussi sunt a viris urbis Hay, et corruerunt ex eis triginta sex homines: persecutique eos de porta usque ad Sabbarum, ceciderunt per prona fugientes: protimuitque cor populi, et ad instar aquæ liquefactum est.

Josue vero filius Nun scidit vestimenta sua, et cecidit pronus in terram coram arcam Domini usque ad vesperum, tam ipse quam omnis Israel: miseruntque pulverem super capita sua, et dixit Josue: Heu Domine Deus, quid voluisti transducere populum istum Jordanem fluvium istum, ut traderes nos in manus Amorrhæi, et perderes? utinam ut cœpimus, mansissemus trans Jordanem. Mi Domine Deus, quid dicam, videns Israel hostibus suis terga vertentem? Audient Chananæi, et omnes habitatores terræ, ac pariter conglobati circumdabunt nos, atque delebunt nomen nostrum de terra: et quid facies nomini tuo magno?

Dixitque Dominus ad Josue: Surge, cur jaces pronus in terram? Peccavit Israel, et prævaricatus est pactum meum: tuleruntque de anathemate, et furati sunt atque mentiti, et absconderunt inter vasa sua. Nec poterit Israel stare ante hostes suos, eosque fugiet: quia pollutus est anathemate: non ero vobiscum, donec conteratis eum qui hujus sceleris reus est. Sanctificamini in crastinum: hæc enim dicit Dominus Deus Israel: Anathema in medio tui Israel: non poteris stare coram hostibus tuis, donec deleatur ex te qui hoc contaminatus est scelere. Accedetisque singuli mane per tribus vestras: et quamcumque tribum sors invenerit, accedet per cognationes suas, et cognatio per domos, domusque per viros. Et quicumque ille in hoc facinore fuerit deprehensus, comburatur igni cum omni substantia sua: quoniam prævaricatus est pactum Domini, et fecit nefas in Israel.

Surgens itaque Josue mane, applicuit Israel per tribus suas, et inventa est tribus Juda. Quæ cum juxta familias suas esset oblata, inventa est familia Zare. Illam quoque per viros offerens, reperit Zabdi: cujus domum in singulos dividens viros, invenit Achan filium Charmi, filii Zabdi, filii Zare de tribu Juda.

Et ait ad Achan: Fili mi, da gloriam Domino Deo Israel, et confitere, atque indica mihi quid feceris, ne abscondas.

Respondit: Vere ego peccavi Domino Deo Israel, et sic et sic feci: vidi enim pallium inter spolia coccineum valde bonum, et ducentos siclos argenti, regulam quoque auream quinquaginta siclorum: et concupiscens abstuli, et abscondi in terra contra medium tabernaculi mei, argentumque fossa humo operui.

Misit ergo Josue ministros: qui currentes ad tabernaculum illius, repererunt cuncta abscondita in eodem loco. Auferentesque de tentorio tulerunt ea ad Josue, et ad omnes filios Israel, projeceruntque ante Dominum. Tollens itaque Josue Achan filium Zare, argentumque et pallium, et auream regulam, filiosque ejus et filias, boves et asinos, oves, ipsumque tabernaculum, et cunctam supellectilem (et omnis Israel cum eo) duxerunt eos ad vallem Achor, ubi dixit Josue: Quia turbasti nos, exturbet te Dominus in die hac.

Lapidavitque eum omnis Israel: et cuncta quæ illius erant igni combusta sunt. Congregaveruntque super eum acervum magnum, qui permanet usque in præsentem diem.

R/. Amen.

Lectura de libro de Josué
Jos 6,27-7,26

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor estuvo con Josué, cuya fama se divulgó por toda la comarca.

Pero los hijos de Israel cometieron un gran delito con lo consagrado . Porque Acán, hijo de Carmí, hijo de Zabdí, hijo de Céraj, de la tribu de Judá, se quedó con algo de lo consagrado y el Señor se encolerizó contra los hijos de Israel.

Josué mandó unos hombres desde Jericó hacia Ay, junto a Bet Avén, al este de Betel, con esta orden: «Subid a explorar la comarca». Los hombres subieron y exploraron Ay. Al volver donde estaba Josué le dijeron: «Que no suba toda la gente; para atacar Ay basta con que suban dos o tres mil hombres. No molestes a toda la gente haciéndoles subir, porque ellos son pocos».

Subieron allá unos tres mil hombres del pueblo, pero tuvieron que huir ante los hombres de Ay. Los hombres de Ay les mataron unos treinta y seis hombres y los persiguieron fuera de la puerta de la ciudad hasta Sebarín y los derrotaron en la bajada. Entonces desfalleció el corazón del pueblo y se les derritió.

Josué se rasgó los vestidos, se postró rostro en tierra delante del Arca del Señor y así estuvo hasta la tarde; con él estaban los ancianos de Israel y todos se echaban polvo sobre las cabezas. Dijo Josué: «¡Ah, Señor, Señor! ¿Para qué hiciste pasar el Jordán a este pueblo? ¿Para darnos en manos de los amorreos y acabar con nosotros? ¡Ojalá nos hubiésemos quedado al otro lado del Jordán! ¡Por favor, Señor! ¿Qué voy a decir después que Israel ha vuelto la espalda ante sus enemigos? Se enterarán los cananeos y todos los habitantes del país: nos cercarán y borrarán nuestro nombre de la tierra. ¿Qué harás tú entonces por el honor de tu nombre?».

El Señor respondió a Josué: «¡Vamos! ¡Levántate! ¿Por qué estás ahí rostro en tierra? Israel ha pecado. Ha violado la alianza que yo les había prescrito. Se han quedado con algo de lo consagrado, lo han robado y lo han escondido metiéndolo entre su ajuar. Los hijos de Israel no podrán resistir a sus enemigos; volverán la espalda ante ellos, porque se han hecho objeto de exterminio. Yo no estaré más con vosotros, mientras no hagáis desaparecer de en medio de vosotros lo consagrado. Levántate, purifica al pueblo y diles: “Purificaos para mañana, porque así dice el Señor, el Dios de Israel: hay algo consagrado dentro de ti, Israel; no podrás resistir a tus enemigos mientras no extirpéis lo consagrado de en medio de vosotros. Mañana por la mañana os presentaréis por tribus y aquella tribu que el Señor señale por suertes se presentará por clanes; el clan que el Señor señale se presentará por familias y la familia que el Señor señale se presentará hombre por hombre. El señalado por la suerte como consagrado al exterminio será entregado al fuego con todo lo que le pertenece, por haber quebrantado la alianza del Señor y haber cometido una infamia en Israel”».

Josué se levantó de mañana y mandó que se presentara Israel por tribus, la suerte señaló a la tribu de Judá. Mandó que se presentaran los clanes de Judá y la suerte señaló al clan de Céraj. Mandó que se presentara el clan de Céraj por familias y la suerte señaló a Zabdí. Mandó que se presentara la familia de Zabdí, hombre por hombre, y la suerte señaló a Acán, hijo de Carmí, hijo de Zabdí, hijo de Céraj, de la tribu de Judá.

Dijo entonces Josué a Acán: «Hijo mío, da gloria al Señor, Dios de Israel, y ríndele alabanza; confiésame lo que has hecho, no me lo ocultes».

Acán respondió a Josué: «Es verdad, yo soy el que ha pecado contra el Señor, Dios de Israel. Esto y esto es lo que he hecho: vi entre el botín un manto de Senaar precioso, unos dos kilos y medio de plata y un lingote de oro de unos seiscientos gramos de peso, me gustaron y me los guardé. Está todo escondido en tierra en medio de mi tienda, y la plata debajo».

Josué mandó a unos que fueran corriendo a la tienda y, en efecto, el manto estaba escondido en la tienda y la plata debajo. Lo sacaron de la tienda, se lo llevaron a Josué y a todos los hijos de Israel y lo depositaron delante del Señor. Entonces Josué cogió a Acán, hijo de Céraj, con la plata, el manto y el lingote de oro, y a sus hijos e hijas, sus bueyes, asnos y ovejas, y su tienda con todo lo suyo, y los subió al valle de Acor. Todo Israel lo acompañaba. Josué dijo: «¿Por qué nos has acarreado la desgracia? Que el Señor te haga desgraciado hoy».

Y todo Israel lo apedreó (y los quemaron en la hoguera y los apedrearon). Y levantaron sobre él un gran montón de piedras, que existe todavía hoy. Así se aplacó el furor de la cólera del Señor. Por eso se llama aquel lugar valle de Acor hasta el día de hoy.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

Fili,

Corona dignitatis senectus, in viis justitiæ reperietur.
Melior est patiens viro forti: et qui dominatur animo suo, expugnatore urbium.
Sortes mittuntur in signum, sed a Domino temperantur.

Melior est buccella sicca cum gaudio, quam domus plena victimis cum jurgio.
Servus sapiens dominabitur filiis stultis, et inter fratres hereditatem dividet.
Sicut igne probatur argentum, et aurum in camino: ita corda probat Dominus.
Malus obedit linguæ iniquæ, et fallax obtemperat labiis mendacibus.
Qui despicit pauperem, exprobrat factori ejus: et qui lætatur in ruina alterius, non erit impunitus.
Corona senum filii filiorum: et gloria filiorum patres eorum.
Non decent stultum verba composita: nec principem labium mentientis.
Gemma gratissima, expectatio præstolantis: quocumque se verterit prudenter intelligit.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 16,31-33; 17,1-8

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Las canas son corona de gloria, el fruto de una vida honrada.
Más vale ser paciente que valiente, dominarse que conquistar ciudades.
Se tiran los dados sobre la mesa, pero la decisión viene del Señor.

Más vale mendrugo seco con paz que casa llena de festines y discordia.
Un siervo inteligente suplanta al hijo indigno y comparte la herencia con los hermanos.
La plata en el crisol, el oro en el horno; los corazones los prueba el Señor.
El malvado hace caso de embustes, el mentiroso da oído a la malicia.
Quien se burla del pobre afrenta a su Hacedor, quien se alegra de su desgracia lo pagará.
Corona de los ancianos, sus nietos; gloria de los hijos, sus padres.
No le va al necio lenguaje distinguido, menos al noble palabras engañosas.
El soborno es talismán para quien lo hace: en cualquier circunstancia tiene éxito.

R/. Amén.

Lectio libri Josue
Capitulo 8

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Dixit Dominus ad Josue: Tolle tecum omnem multitudinem pugnatorum, et consurgens ascende in oppidum Hay: ecce tradidi in manu tua regem ejus, et populum, urbemque ac terram. Faciesque urbi Hay, et regi ejus, sicut fecisti Jericho, et regi ejus: prædam vero, et omnia animantia diripietis vobis: pone insidias urbis post eam.

Surrexitque Josue, et omnis exercitus bellatorum cum eo, ut ascenderent in Hay: et electa triginta millia virorum fortium misit nocte, præcepitque eis, dicens: Ponite insidias post civitatem: nec longius recedatis: et eritis omnes parati: ego autem, et reliqua multitudo quæ mecum est, accedemus ex adverso contra urbem. Cumque exierint contra nos, sicut ante fecimus, fugiemus, et terga vertemus: donec persequentes ab urbe longius protrahantur: putabunt enim fugere nos sicut prius. Nobis ergo fugientibus, et illis sequentibus, consurgetis de insidiis, et vastabitis civitatem: tradetque eam Dominus Deus vester in manus vestras. Cumque ceperitis, succendite eam: sic omnia facietis, ut jussi.

Dimisitque eos, et perrexerunt ad insidiarum locum, sederuntque inter Bethel et Hay, ad occidentalem plagam urbis Hay: Josue autem nocte illa in medio mansit populi, surgensque diluculo recensivit socios, et ascendit cum senioribus in fronte exercitus, vallatus auxilio pugnatorum. Cumque venissent omnes, et ascendissent ex adverso civitatis, steterunt ad septentrionalem urbis plagam, inter quam et eos vallis media erat. Quinque millia autem viros elegerat, et posuerat in insidiis inter Bethaven, et Hay, ex occidentali parte ejusdem civitatis: omnis vero reliquus exercitus ad aquilonem aciem direxerunt, ita ut novissimi multitudinis occidentalem plagam urbis attingerent. Abiit ergo Josue nocte illa, et stetit in vallis medio.

Quod cum vidisset rex Hay, festinavit mane, et egressus est cum omni exercitu civitatis, direxitque aciem contra desertum, ignorantes quod post tergum laterent insidiæ. Josue vero, et omnis Israel recesserunt in loco, simulantes metum, et fugientes per viam solitudinis. At illi vociferantes, et se mutuo cohortantes, persecuti sunt eos.

Cumque recessissent a civitate, et nec unus in urbe Hay, et Bethel remansisset, qui non persequeretur Israel (sicut eruperat aperta oppida relinquentes), dixit Dominus ad Josue: Leva clypeum, qui in manu tua est, contra urbem Hay, quoniam tibi tradam eam. Cumque elevasset clypeum ex adverso civitatis, insidiæ, quæ latebant, surrexerunt confestim: et pergentes ad civitatem, ceperunt, et succenderunt eam.

Viri autem civitatis, qui persequebantur Josue, respicientes et videntes fumum urbis ad cœlum usque conscendere, non potuerunt ultra huc illucque diffugere: præsertim cum hi, qui simulaverant fugam, et tendebant ad solitudinem, contra persequentes fortissime restitissent. Vidensque Josue et omnis Israel quod capta esset civitas, et fumus urbis ascenderet, reversus percussit viros Hay. Siquidem et illi qui ceperant et succenderant civitatem, egressi contra suos, medium hostium ferire cœperunt. Cum ergo ex utraque parte adversarii cæderentur, ita ut nullus de tanta multitudine salvaretur, regem quoque urbis Hay apprehenderunt viventem, et obtulerunt Josue. Igitur omnibus interfectis, qui Israel ad deserta fugientem fuerant persecuti, in eodem loco gladio corruentibus, reversi filii Israel percusserunt civitatem. Erant autem qui in eo die conciderant a viro usque ad mulierem, duodecim millia hominum, omnes urbis Hay.

Josue vero non retraxit manum, quam in sublime porrexit, tenens clypeum donec interficeret omnes habitatores Hay. Jumenta autem, et prædam civitatis diviserunt sibi filii Israel, sicut præceperat Dominus Josue.

Qui succendit urbem, et fecit eam tumulum sempiternum: regem quoque ejus suspendit in patibulo usque ad vesperam et post solis occasum. Præcepitque Josue, et deposuerunt cadaver ejus de cruce: projeceruntque in ipso introitu civitatis, congesto super eum magno acervo lapidum, qui permanet usque in præsentem diem.

Tunc ædificavit Josue altare Domino Deo Israel.

R/. Amen.

Lectura del libro de Josué
Jos 8,1-30

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Josué: «¡No tengas miedo ni te acobardes! Toma contigo a toda la gente de guerra para atacar Ay, porque voy a poner en tus manos al rey de Ay, a su pueblo, su ciudad y su territorio. Harás con Ay y su rey como hicisteis con Jericó y su rey. Solo que podréis quedaros con el botín y el ganado. Prepara una emboscada por detrás de la ciudad».

Josué, con toda la gente de guerra, se dispuso a marchar sobre Ay. Escogió Josué treinta mil guerreros valientes y los hizo salir de noche, con esta orden: «Mirad, os ocultaréis por detrás de la ciudad, pero sin alejaros mucho de ella, y estad alerta. Yo, con toda la gente que queda conmigo, me acercaré a la ciudad. Cuando la gente de Ay salga contra nosotros, como la primera vez, huiremos ante ellos. Saldrán tras de nosotros y los alejaremos de la ciudad, porque se dirán: “Huyen delante de nosotros como la primera v ez”. Entonces vosotros saldréis de la emboscada y os apoderaréis de la ciudad; el Señor, vuestro Dios, os la dará. En cuanto toméis la ciudad le daréis fuego. Lo haréis así según la orden del Señor. Mirad que os lo mando yo».

Los despachó Josué y se fueron a poner la emboscada, apostándose entre Betel y Ay, al oeste de Ay. Josué pasó aquella noche con la gente. Se levantó Josué de mañana, pasó revista a la tropa y se dirigió contra Ay; él iba, con los ancianos de Israel, al frente de la tropa. Toda la gente de guerra que estaba con él se fue acercando hasta llegar frente a la ciudad y acampó al norte de Ay. El valle quedaba entre ellos y la ciudad. (Josué había tomado unos cinco mil hombres y había tendido con ellos una emboscada entre Betel y Ay, al oeste de la ciudad. Pero el grueso de la tropa acampó al norte, quedando la emboscada al oeste). Josué pasó aquella noche en medio del valle.

Cuando vio esto el rey de Ay, se dio prisa: madrugaron y salieron a presentar batalla a Israel en la bajada que da a la Arabá, sin saber que tenían una emboscada detrás de la ciudad. Josué y todo Israel se hicieron los derrotados y se dieron a la fuga camino del desierto. Entonces toda la gente que estaba en la ciudad salió gritando tras ellos. Al perseguir a Josué, se alejaron de la ciudad. No quedó un solo hombre en Ay (ni en Betel) que no saliera en persecución de Israel. Y, por perseguir a Israel, dejaron la ciudad desguarnecida.

El Señor dijo entonces a Josué: «Apunta hacia Ay con la jabalina que llevas en la mano, porque la voy a poner en tu mano». Josué apuntó hacia la ciudad con la jabalina que llevaba en la mano. Tan pronto como extendió la mano, los emboscados salieron corriendo de su escondite y entraron en la ciudad, se apoderaron de ella e inmediatamente la incendiaron.

Los hombres de Ay volvieron la vista atrás y vieron la humareda que subía de la ciudad hasta el cielo; no tenían escapatoria ni por un lado ni por otro, pues la gente que había huido hacia el desierto se volvió contra los perseguidores. Josué y todo Israel, viendo que los emboscados habían tomado la ciudad, de la que subía una humareda, se dieron la vuelta y atacaron a los hombres de Ay. Los otros salieron de la ciudad a su encuentro, de modo que los hombres de Ay se encontraron copados por los israelitas, por un lado y por otro. Israel los derrotó hasta no dejar superviviente ni fugitivo. Pero al rey de Ay lo prendieron vivo y lo condujeron ante Josué. Cuando Israel acabó de matar por el campo y el desierto a todos los habitantes de Ay, que habían salido hasta allí en su persecución, todos los cuales cayeron a filo de espada hasta no quedar uno, se volvieron los hijos de Israel contra Ay y pasaron a su población a filo de espada. El total de los que cayeron aquel día, hombres y mujeres, fue de doce mil: todos los habitantes de Ay.

Josué no retiró el brazo que tenía extendido con la jabalina hasta que fueron consagrados al exterminio todos los habitantes de Ay. Israel se repartió solamente el ganado y el botín de dicha ciudad, como había ordenado el Señor a Josué.

Josué incendió Ay y la convirtió para siempre en una ruina, en desolación hasta el día de hoy. Al rey de Ay lo colgó de un árbol y lo dejó allí hasta la tarde; a la puesta del sol ordenó Josué que bajaran del árbol el cadáver. Lo tiraron a la entrada de la puerta de la ciudad y amontonaron sobre él un montón enorme de piedras, que existe todavía hoy.

Entonces Josué construyó un altar al Señor, Dios de Israel.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 11

R/. Deo gratias.

Factum est verbum Domini ad me, dicens:

Fili hominis, fratres tui, viri propinqui tui, et omnis domus Israel, universi, quibus dixerunt habitatores Hierusalem: Longe recedite a Domino, nobis data est terra in possessione.

Propterea hæc dicit Dominus Deus, quia longe feci eos in gentibus, et quia dispersi eos in terris: ero eis in sanctificationem non modicam in terris, ad quas venerunt. Propterea loquere: Hæc dicit Dominus Deus: Congregabo vos de populis, et adunabo vos de terris, in quibus dispersi estis, daboque vobis humum Israel. Et ingredientur illuc, et auferent omnes offensiones, cunctasque abominationes ejus de illa. Et dabo eis cor novum, et spiritum rectum tribuam in visceribus eorum: et auferam cor lapideum de carne eorum, et dabo eis cor carneum: ut in præceptis meis ambulent, et judicia mea custodiant, faciantque ea: et sint mihi in populum, et ego sim eis in Deum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 11,14-20

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

 «Hijo de hombre, esto es lo que dicen los habitantes de Jerusalén acerca de tus hermanos deportados y de toda la casa de Israel: “Ellos se han alejado del Señor; a nosotros se nos ha dado la tierra en posesión”.

Por eso, diles: “Esto dice el Señor Dios: Es cierto, los llevé a naciones lejanas, los dispersé por tierras extrañas, pero yo mismo fui para ellos un santuario provisorio en los países adonde fueron”. Por eso, di: “Esto dice el Señor: Os recogeré de entre los pueblos, os reuniré de los países en los que estáis dispersos, y os daré la tierra de Israel. Entrarán en ella y quitarán de ella todos sus ídolos y objetos detestables. Les daré otro corazón e infundiré en ellos un espíritu nuevo: les arrancaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que sigan mis preceptos y cumplan mis leyes y las pongan en práctica: ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 21

R/. Deo gratias.

Fili,

Anima impii desiderat malum, non miserebitur proximo suo.
Mulctato pestilente sapiens erit parvulus: et si sectetur sapientem, sumet scientiam.
Excogitat justus de domo impii, ut detrahat impios a malo.
Qui obdurat aurem suam ad clamorem pauperis, et ipse clamabit, et non exaudietur.
Munus absconditum extinguit iras, et donum in sinum indignationem maximam.
Gaudium justo est facere judicium, et pavor operantibus iniquitatem.
Vir, qui erraverit a via doctrinae, in cœtu gigantum commorabitur.
Qui diligit epulas, in egestate erit: et qui amat vinum, et pinguia, non ditabitur.
Pro justo dabitur impius: et pro rectis iniquus.
Melius est habitare in deserto, quam cum muliere rixosa et iracunda.
Thesaurus desiderabilis, et oleum in habitaculo justi: imprudens homo dissipabit illud.
Qui sequitur justitiam et misericordiam, inveniet vitam, et justitiam et gloriam.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 21,10-21

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

El malvado se afana en el mal, nunca se apiada del prójimo.
Castigas al cínico y aprende el inexperto, pero el sabio aprende oyendo la lección.
El honrado observa la casa del malvado y ve cómo se hunde en la desgracia.
Quien cierra los oídos al clamor del pobre no será escuchado cuando grite.
Regalo a escondidas calma la ira; obsequio discreto, el furor violento.
Al justo le alegra la justicia; en cambio, al culpable le aterroriza.
Quien deja el camino de la prudencia habitará en compañía de los muertos.
Quien ama el placer acaba en la miseria, amigo de vino y perfumes no prospera.
El malvado pagará por el justo; el impío, por el hombre honrado.
Mejor vivir en desierto que con mujer pendenciera e irritable.
En casa del sabio, tesoro y perfumes; el necio despilfarra lo que tiene.
Quien busca justicia y bondad encontrará vida y gloria.

R/. Amén.

Lectio Libri Josue
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum audissent qui habitabant in Gabaon, cuncta, quae fecerat Josue Jericho et Hay, et callide cogitantes, tulerunt sibi cibaria, saccos veteres asinis imponentes, et utres vinarios scissos atque consutos, calceamentaque perantiqua quae ad indicium vetustatis pittaciis consuta erant, induti veteribus vestimentis: panes quoque, quos portabant ob viaticum, duri erant, et in frustra comminuti: perrexeruntque ad Josue, qui tunc morabatur in castris Galgalae, et dixerunt ei, atque omni simul Israeli: De terra longinqua venimus, pacem vobiscum facere cupientes. Responderuntque filii Israel, atque dixerunt ad eos: Ne forsitan in terra, quae nobis sorte debetur, habitetis, et non possimus fœdus inire vobiscum. At illi ad Josue, Servi, inquiunt, tui sumus. Quibus Josue: Quinam, inquit, estis? et unde venistis? Responderunt: de terra longinqua valde venerunt servi tui in nomine Dei tui. Audivimus enim famam potentiae ejus, et cuncta, quae fecit in Aegypto, et duobus Amorrhaeorum regibus trans Jordanem, Sehon regi Hesebon, et Og regi Basan, qui erat in Astaroth: dixeruntque nobis seniores, et omnes habitatores terrae: Tollite in manibus cibaria ob longissimam viam, et occurrite eis, et dicite: Servi vestri sumus, fœdus inite nobiscum. En, panes quando egressi sumus de domibus nostris, ut veniremus ad vos, calidos sumpsimus, nunc sicci facti sunt, et vetustate nimia comminuti: utres vini novos implevimus, nunc rupti sunt, et solutae vestes, et calceamenta quibus induimur, et quae habemus in pedibus, ob longitudinem longioris viae trita sunt, et pene consumpta.

Susceperunt igitur de cibariis eorum, et os Domini non interrogaverunt. Fecitque Josue cum eis pactum, et inito fœdere policitus est quod non occiderentur: principes quoque multitudinis juraverunt eis.

Post dies autem tres initi fœderis, audierunt quod in vicino habitarent, et inter eos futuri essent. Moveruntque castra filii Israel, et venerunt in civitates eorum die tertio, quarum haec vocabula sunt, Gabaon, et Caphira, et Beroth, et Cariathiarim. Et non percusserunt eos, eo quod jurassent eis principes multitudinis in nomine Domini Dei Israel. Murmuravit itaque omne vulgus contra principes.

Qui responderunt eis: Juravimus illis in nomine Domini Dei Israel, idcirco non possumus eos contingere. Sed hoc faciemus eis: Reserventur quidem ut vivant, ne contra nos ira Domini concitetur, si perjuraverimus: sed sic vivant, ut in usus universae multitudinis ligna caedant, aquasque comportent.

Quibus haec loquentibus: vocavit Gabaonitas Josue, et dixit eis: Cur nos decipere fraude voluistis, ut diceretis: Procul valde habitamus a vobis, cum in medio nostri sitis? Itaque sub maledictione eritis, et non deficiet de stirpe vestra ligna caedens, aquasque comportans in domum Domini Dei mei. Qui responderunt: Nuntiatum est nobis servis tuis, quod promisisset Dominus Deus tuus Moysi servo suo, ut traderet vobis omnem terram, et disperderet cunctos habitatores ejus. Timuimus igitur valde, et providimus animabus nostris, vestro terrore compulsi, et hoc consilium inivimus. Nunc autem in manu tua sumus: quod tibi bonum et rectum videtur, fac nobis.

Fecit ergo Josue ut dixerat, et liberavit eos de manibus filiorum Israel, ut non occiderentur. Decrevitque illo die esse eos in ministerium cuncti populi, et altaris Domini, caedentes ligna, et aquam comportantes, usque in praesens tempus.

R/. Amen.

Lectura del libro de Josué
Jos 9,3-27

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Cuando los habitantes de Gabaón se enteraron de lo que había hecho Josué con Jericó y con Ay, recurrieron también ellos a la astucia. Fueron y se proveyeron de víveres, cargaron sus asnos con alforjas viejas y odres de vino viejos, rotos y recosidos; se pusieron sandalias viejas y remendadas, y ropas viejas. El pan que llevaban para su sustento era todo él seco y hecho migajas. Fueron adonde estaba Josué, al campamento de Guilgal, y le dijeron, a él y a los hombres de Israel: «Venimos de un país lejano: haced, pues, un pacto con nosotros». Los hombres de Israel respondieron a aquellos heveos: «¿A ver si habitáis en nuestro territorio? En ese caso, no podemos hacer ningún pacto con vosotros». Respondieron a Josué: «Siervos tuyos somos». Josué les dijo: «¿Quiénes sois y de dónde venís?». Le respondieron: «Tus siervos vienen de una tierra muy lejana, atraídos por la fama del Señor tu Dios, pues hemos oído hablar de él, de todo lo que hizo en Egipto y de todo lo que hizo con los dos reyes amorreos de Transjordania, con Sijón, rey de Jesbón, y con Og, rey de Basán, que vivía en Astarot. Nuestros ancianos y todos los habitantes de nuestra tierra nos han dicho: “Coged provisiones para el viaje, id a su encuentro y decidles: Siervos vuestros somos: haced, pues, un pacto con nosotros”. Nuestro pan estaba caliente cuando hicimos provisión de él en nuestras casas para el viaje, cuando partimos para salir a vuestro encuentro: miradlo ahora duro y hecho migajas. Estos odres de vino eran nuevos cuando los llenamos y ahora están rotos; nuestras sandalias y nuestros vestidos están gastados por lo largo del camino».

Los israelitas tomaron de las provisiones de ellos, aunque sin consultar el oráculo del Señor. De este modo, Josué estableció una alianza de paz con ellos y se comprometió a respetar sus vidas; y los jefes de la comunidad se lo juraron.

Pero tres días después de cerrado este pacto, supieron que vivían cerca y habitaban en territorio de Israel. Los hijos de Israel partieron del campamento y llegaron al tercer día a las ciudades de ellos, que eran Gabaón, Quefirá, Beerot y Quiriat Yearín. Los hijos de Israel no los mataron, porque los jefes de la comunidad se lo habían jurado por el Señor, Dios de Israel. Pero toda la comunidad murmuró de los jefes.

Los jefes declararon a la comunidad: «Nosotros se lo hemos jurado por el Señor, Dios de Israel; no podemos, pues, hacerles ningún daño. Lo que vamos a hacer con ellos es esto: les respetaremos la vida y así no descargará sobre nosotros la cólera por quebrar el juramento que les hemos hecho». Y añadieron los jefes: «Que queden con vida, pero que sean leñadores y aguadores para toda la comunidad».

Según lo que habían dicho los jefes, Josué llamó a los gabaonitas y les dijo: «¿Por qué nos habéis engañado diciendo: “Vivimos muy lejos de vosotros”, siendo así que habitáis en nuestro territorio? Sois, pues, unos malditos y nunca dejaréis de servir como leñadores y aguadores de la casa de mi Dios». Le respondieron a Josué: «Es que nosotros tus siervos nos habíamos enterado de lo que había dicho el Señor, tu Dios, a Moisés su siervo, que os daría todo este país y exterminaría a vuestra llegada a todos sus habitantes. Cuando llegasteis, temimos por nuestras vidas y por eso hemos hecho esto. Ahora, aquí estamos en tus manos: haz con nosotros lo que te parezca bueno y justo».

Así hizo con ellos, los salvó de la mano de los hijos de Israel y no los mataron. Aquel día los puso Josué de leñadores y aguadores de la comunidad y del altar del Señor en el lugar que el Señor había de elegir, hasta el día de hoy.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUARTA MIÉRCOLES
In Laudibus En Laudes

Lectio libri Josue
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum audisset Adonisedec rex Hierusalem, quod scilicet cepisset Josue Hay, et subvertisset eam (sicut fecerat Jericho, et regi ejus, sic fecit Hay, et regi ejus) et quod transfugissent Gabaonitæ ad Israel, et essent fœderati eorum, timuit valde. Urbs enim magna erat Gabaon, et una regalium civitatum, et major oppido Hay, omnesque bellatores ejus fortissimi. Misit ergo Adonisedec rex Hierusalem ad Ohaam regem Hebron, et ad Pharam regem Jerimoth, ad Jabis quoque regem Lachis, et ad Dabir regem Eglon, dicens: Ascendite ad me, et ferte præsidium, ut expugnemus Gabaon, quare transfugerit ad Josue, filios Israel.

Congregati igitur ascenderunt quinque reges Amorrhæorum, rex Hierusalem, rex Hebron, rex Jerimoth, rex Lachis, et rex Eglon, cum exercitibus suis, et castrametati sunt circa Gabaon, ut oppugnarent eam.

Habitatores autem Gabaon urbis obsessæ miserunt ad Josue, qui tunc morabatur in castris Galgalæ, et dixerunt ei: Ne retrahas manus tuas ab auxilio servorum tuorum: ascende cito, et libera nos: ferque præsidium: convenerunt enim adversum nos omnes reges Amorrhæoorum, qui habitant in montanis.

Ascenditque Josue de Galgalis, et omnis exercitus bellatorum cum eo, fortissimi. Dixitque Dominus ad Josue: Ne timeas eos: in manus enim tuas tradidi eos: nullusque tibi ex eis resistere potest.

Inruit itaque Josue super eos repente, tota ascendens nocte de Galgalis. Et conturbavit eos Dominus a facie Israel: contrivitque plaga magna in Gabaon, ac persecutus est per viam ascensus Beth horon, et percussit usque ad Azeca, et Maceda. Cumque fugerent filios Israel, et essent in ascensu Beth horon, Dominus misit super eos lapides magnos de cœlo usque ad Azeca: et mortui sunt multo plures lapidibus grandinis, quam quos gladio percusserunt filii Israel.

Tunc locutus est Josue Domino in die, qua tradidit Amorrhæum in conspectu filiorum Israel, dixitque coram eis: Sol contra Gabaon ne movearis, et Luna contra vallem Haylon.

Steteruntque Sol et Luna. donec ulcisceretur se gens de inimicis suis. Nonne scriptum est hoc in libro justorum? Stetit itaque Sol in medio cœli, et non festinavit occumbere spatio unius diei. Non fuit ante, et postea tam longa dies, obediente Domino voci hominis expugnantis pro Israel.

Reversusque est Josue cum omni Israel in castra Galgalæ.

Fugerunt enim quinque reges, et se absconderunt in spelunca urbis Maceda. Nuntia tum est Josue, quod inventi essent quinque reges latentes in spelunca Maceda. Qui præcepit sociis, et ait: Volvite saxa ingentia ad os speluncæ, et ponite viros industrios, qui clausos custodiant: vos autem nolite stare, sed persequimini hostes, et extremos quosque fugientium cædite: nec dimittatis eos urbium suarum intrare pras dia, quos tradidit Deus in manus vestras.

Cæsis ergo adversariis plaga magna, et usque ad internecionem pene consumptis, hi qui Israel fugere potuerunt, ingressi sunt civitates munitas. Reversusque est omnis exercitus ad Josue in Maceda, ubi tunc erant castra, sani, et integro numero: nullusque contra filios Israel mutire ausus est. Præcepitque Josue, dicens: Aperite os speluncæ, et producite ad me quinque reges, qui in ea latitant.

Fecerunt ministri, ut sibi fuerat imperatum, et eduxerunt ad eum quinque reges de spelunca, regem Hierusalem, regem Hebron, regem Hierimoth, regem Lachis, regem Eglon. Cumque educti fuissent ad eum, vocavit omnes viros Israel, et ait ad principes exercitus, qui secum erant: Ite, et ponite pedes super colla regum istorum. Qui cum perrexissent, et subjectorum pedibus colla calcarent, rursum ait ad eos: Nolite timere, nec paveatis, confortamini, et estote robusti: sic enim faciet Dominus cunctis hostibus vestris, adversus quos dimicatis.

Percussitque Josue, et interfecit eos, suspendit super quinque stipites: fueruntque atque suspensi usque ad vesperum. Cumque occumberet Sol, præcepit sociis, ut deponerent eos de patibulis. Qui depositos projecerunt in speluncam, in qua latuerant, et posuerunt super eos saxa ingentia, quæ permanent usque in præsens.

R/. Amen.

Lectura del libro de Josué
Jos 10,1-27

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Cuando Adonisédec, rey de Jerusalén, oyó que Josué había tomado Ay y la había consagrado al exterminio (haciendo con Ay y su rey lo mismo que con Jericó y su rey) y que los de Gabaón habían hecho una alianza de paz con Israel y convivían con los israelitas, se asustó enormemente. Porque Gabaón era una ciudad importante, como cualquier capital real, mayor que Ay, y todos sus hombres eran valientes. Entonces Adonisédec, rey de Jerusalén, envió este mensaje a Ohán, rey de Hebrón, a Pirán, rey de Yarmut, a Yafia, rey de Laquis, y a Debir, rey de Eglón: «Venid en mi ayuda, a ver si derrotamos a Gabaón, que ha hecho las paces con Josué y los hijos de Israel».

Entonces los cinco reyes, el de Jerusalén, el de Hebrón, el de Yarmut, el de Laquis y el de Eglón, se juntaron, subieron con sus ejércitos, acamparon frente a Gabaón y la atacaron. Victoria israelita sobre los cinco reyes en Gabaón

Los de Gabaón despacharon emisarios a Josué, al campamento de Guilgal, con este ruego: «No abandones a tus siervos. Ven enseguida a salvarnos. Ayúdanos, porque se han aliado contra nosotros todos los reyes amorreos de la montaña».

Entonces Josué subió desde Guilgal con toda la gente armada y con todos los guerreros más valientes, y el Señor le dijo: «No les tengas miedo, que yo te los doy; ninguno de ellos podrá resistirte».

Josué caminó toda la noche desde Guilgal y cayó sobre ellos de repente. El Señor los desbarató ante Israel, que les infligió una severa derrota en Gabaón y los persiguió por la cuesta de Bet Jorón, destrozándolos hasta Acecá (y hasta Maquedá). Y, cuando iban huyendo de los hijos de Israel por la cuesta de Bet Jorón, el Señor les lanzó desde el cielo un gran pedrisco en el camino hasta Acecá, del que murieron. Y murieron más por el pedrisco que por la espada de los hijos de Israel.

El día en que el Señor puso a los amorreos en manos de los hijos de Israel, Josué habló al Señor y gritó en presencia de Israel: «¡Detente, sol, en Gabaón! ¡Y tú, luna, en el valle de Ayalón!».

Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que el pueblo se vengó de los enemigos. Así está escrito en el Libro del Justo: «El sol se detuvo en medio del cielo y tardó un día entero en ponerse». Ni hubo antes ni ha habido después un día como aquel, en que el Señor obedeciera a la voz de un hombre. Es que el Señor luchaba por Israel.

Josué volvió con todo Israel al campamento de Guilgal.

Los cinco reyes habían huido y se habían escondido en la cueva de Maquedá. Y se informó a Josué: «Han sido descubiertos los cinco reyes: están escondidos en la cueva de Maquedá». Josué ordenó: «Rodad unas piedras grandes a la entrada de la cueva y poned junto a ella hombres que la custodien. Y vosotros no os quedéis quietos: perseguid a vuestros enemigos, cortadles la retirada, no les dejéis entrar en sus ciudades, porque el Señor vuestro Dios os los ha dado».

Cuando Josué y los hijos de Israel les causaron aquella grandísima derrota, hasta acabar con ellos, los que lograron escapar se refugiaron en las plazas fuertes. Todo el pueblo volvió sano y salvo al campamento de Josué, en Maquedá. Y no hubo quien moviera a los hijos de Israel. Dijo entonces Josué: «Destapad la boca de la cueva y sacadme a esos cinco reyes».

Así lo hicieron; sacaron de la cueva a los cinco reyes: al rey de Jerusalén, al rey de Hebrón, al rey de Yarmut, al rey de Laquis y al rey de Eglón. Cuando sacaron a los reyes y se los presentaron a Josué, este llamó a todos los hombres de Israel y dijo a los capitanes de tropa que le habían acompañado: «Acercaos y poned vuestros pies sobre la nuca de esos reyes». Ellos se acercaron y pusieron los pies sobre las nucas de ellos. Josué añadió: «No tengáis miedo, ni os acobardéis; sed valientes y decididos, porque de igual manera tratará el Señor a todos los enemigos contra los que tenéis que combatir».

Acto seguido, Josué los hirió de muerte y los colgó de cinco árboles, de los que quedaron colgados hasta la tarde. A la puesta del sol, a una orden de Josué, los descolgaron de los árboles y los arrojaron a la cueva en donde se habían escondido. Y rodaron unas piedras grandes a la entrada de la cueva: allí están todavía hoy.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastes
Capitulo ultimo

R/. Deo gratias.

Fili, cum esset sapiens Ecclesiastes, docuit populum, et narravit quæ fecerat: et investigans composuit parabolas multas, quæ sunt verba utilia, et sanctos scripsit sermones rectissimos, ac veritate plenos. Verba sapientium ut stimuli, et quasi clavi in altum fixi, quæ per magistrorum consilium data sunt a pastore uno.

His amplius fili mi ne requiras. Faciendi plures libros nullus est finis: frequensque meditatio, carnis afflictio est. Hoc est enim omnis homo: et cuncta, quæ fiunt, adducit Deus in judicium pro omni reatu, sive bonum, sive malum sit. Finem loquendi omnes audiamus. Deum time, et mandata ejus observa.

R/. Amen.

 

Del Eclesiastés
Ecl 12,9-14

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, Qohélet, además de ser un sabio, enseñó al pueblo lo que él sabía. Estudió, inventó y formuló muchos proverbios. Qohélet procuró un estilo atractivo y escribió la verdad con acierto. Las sentencias de los sabios son como aguijadas, o como clavos bien clavados sus colecciones de textos: todos pronunciados por un solo pastor.

Un último aviso, hijo mío: nunca se acaba de escribir más y más libros, y el mucho estudiar desgasta el cuerpo. En conclusión, y después de oírlo todo, teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque eso es ser hombre. Que Dios juzgará todas las acciones, aun las ocultas, sean buenas o malas.

R/. Amén.

Lectio libri Josue
Capitulo 24

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Congregavit Josue omnes tribus Israel in Sichem, et vocavit majores natu, ac principes, judices, et magistratus: steterunt in conspectu Domini: et ad populum sic locutus est: Hæc dicit Dominus Deus Israel: Trans fluvium habitaverunt patres vestri ab initio, Thare pater Abraham, et Nachor: servierunt diis alienis. Tulit ergo patrem vestrum Abraham de Mesopotamiæ finibus: et adduxit eum in terram Chanaan: multiplicavitque semen ejus, et dedit ei Isaac: illique rursum dedit montem Seir ad possidendum: Jacob vero, et filii ejus descenderunt in Ægyptum. Misitque Moysen et Aaron, et percussit Ægyptum multis signis et portentis. Eduxitque patres vestros ex Ægypto, et venistis ad mare: persecutique sunt Ægyptii patres vestros cum curribus et equitatu, usque ad mare Rubrum. Clamaverunt autem ad Dominum filii Israel: qui posuit tenebras inter vos, et Ægyptios, et adduxit super eos mare, et operuit illos. Viderunt oculi nostri cuncta quæ in Ægypto fecit, et habitastis in solitudine multo tempore: et introduxit in Amorrhæum, qui habitabat trans Jordanem. Cumque pugnarent contra vos, tradidit eos in manus vestras, et possidetis terram, atque interfecistis illos. Surrexit autem Balac filius Sephor rex Moab, et pugnavit contra filios Israel. Misitque et vocavit Balaam filium Beor, ut malediceret vobis: et ego nolui audire eum, sed e contrario per illum benedixi vobis, et liberavi vos de manu ejus. Transistis Jordanem, et venistis ad Jericho. Pugnaveruntque contra vos viri civitatis ejus Amorrhæus, et Pherezæus, et Chananæus, et Hethæus, et Gergesæus, et Hevæus, et Jebusæus: et tradidi illos in manus vestras. Misitque ante vos crabrones: et ejeci eos de locis suis, duos reges Amorrhæorum, non gladio et arcu tuo. Deditque vobis terram, in qua non laborastis, et urbes quas non ædificastis, ut habitaretis in eis: vineas et oliveta, quæ non plantastis.

Nunc ergo timete Dominum, et servite ei perfecto corde atque verissimo: et auferte deos, quibus servierunt patres vestri in Mesopotamia et in Ægypto, ac servite Domino. Sin autem malum vobis videtur ut non serviatis ei, optio vobis datur: eligite hodie quod placet, cui servire potissimum debeatis, utrum diis, quibus servierunt patres vestri in Mesopotamia, an diis Amorrhæorum, in quorum terra habitatis: ego autem et domus mea serviemus Domino.

Responderuntque populi, et dixerunt: Absit a nobis ut relinquamus Dominum, et serviamus diis alienis. Dominus Deus noster ipse eduxit nos, et patres nostros, de terra Ægypti, de domo servitutis: fecitque videntibus nobis signa ingentia, et custodivit nos in omni via, per quam ambulavimus, et in cunctis populis, per quos transivimus. Et ejecit universas gentes, Amorrhæum habitatorem terræ, quam nos intravimus. Serviemus igitur Domino, quia est ipse Dominus Deus noster.

Dixitque Josue ad populum: Non poteritis servire Domino: Dominus enim sanctus, et fortis et æmulator est, nec ignoscet sceleribus nostris atque peccatis. Si dimiseritis pro diis alienis, convertet se, et affliget vos, atque subvertet postquam vobis præstiterit dona. Dixitque populus: Nequaquam ita ut loqueris, erit, sed Domino serviemus. Et Josue ad populum, Testes, inquit, vos estis, quia ipsi vobis elegeritis Dominum ut serviatis ei. Responderuntque: Testes. Nunc ergo, ait, auferte deos alienos de medio vestrum, et inclinate corda vestra ad Dominum Deum Israel. Dixitque populus ad Josue: Domino Deo serviemus obedientes præceptis ejus.

Percussit igitur Josue in die illo fœdus, et posuit populo præcepta atque judicia in Sichem. Scripsitque omnia verba hæc in volumine legis Dei: et tulit lapidem grandem, posuitque eum subter quercum, quæ erat in sanctuario Domini: et dixit ad omnem populum: En lapis iste erit vobis in testimonium, quod audieritis omnia verba Domini, quæ locutus est vobis: ne forte postea negare velitis, et mentiri Domino Deo vestro.

Dimisitque populum, singulos in possessiones suas.

Et post hæc mortuus est Josue filius Nun servus Domini, centum et decem annorum: Sepelieruntque eum in finibus possessionis suæ in Thamaiath, quæ sita est in monte Ephraim, ad septentrionalem partem montis Gaas.

Servivitque Israel Domino cunctis diebus Josue.

R/. Amen.

Lectura del libro de Josué
Jos 24,1-31a

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Josué reunió todas las tribus de Israel en Siquén y llamó a los ancianos de Israel, a los jefes, a los jueces y a los magistrados. Y se presentaron ante Dios. Josué dijo a todo el pueblo: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Al otro lado del río Éufrates vivieron antaño vuestros padres: Téraj, padre de Abrahán y de Najor, y servían a otros dioses. Yo tomé a Abrahán vuestro padre del otro lado del Río, lo conduje por toda la tierra de Canaán y multipliqué su descendencia, dándole un hijo, Isaac. A Isaac le di dos hijos: Jacob y Esaú. A Esaú le di en propiedad la montaña de Seír, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto. Envié después a Moisés y Aarón y castigué a Egipto con los portentos que hice en su tierra. Luego os saqué de allí. Saqué de Egipto a vuestros padres y llegasteis al mar. Los egipcios persiguieron a vuestros padres con sus carros y caballos hasta el mar Rojo; pero ellos gritaron al Señor y él tendió una nube oscura entre vosotros y los egipcios; después hizo que se desplomara sobre ellos el mar, que los anegó. Con vuestros propios ojos visteis lo que hice con Egipto. Después vivisteis en el desierto muchos años. Os llevé luego a la tierra de los amorreos que vivían al otro lado del Jordán: ellos os atacaron, pero yo os los di. Así tomasteis posesión de sus tierras, y yo los exterminé a vuestra llegada. Entonces se alzó Balac, hijo de Sipor, rey de Moab, para atacar a Israel; y mandó llamar a Balaán, hijo de Beor, para que os maldijera; pero yo no quise escuchar a Balaán, que no tuvo más remedio que bendeciros, y así os libré de sus manos. Pasasteis después el Jordán y llegasteis a Jericó. Los jefes de Jericó (y los amorreos, perizitas, cananeos, hititas, guirgaseos, heveos y jebuseos) os atacaron, pero yo os los di; mandé delante de vosotros avispas, que expulsaron, al llegar vosotros, a los dos reyes amorreos: no fue con tu espada ni con tu arco. Y os di una tierra por la que no habíais sudado, ciudades que no habíais construido y en las que ahora vivís, viñedos y olivares que no habíais plantado y de cuyos frutos ahora coméis”.

Pues bien: temed al Señor; servidle con toda sinceridad; quitad de en medio los dioses a los que sirvieron vuestros padres al otro lado del Río y en Egipto; y servid al Señor. Pero si os resulta duro servir al Señor, elegid hoy a quién queréis servir: si a los dioses a los que sirvieron vuestros padres al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos, en cuyo país habitáis; que yo y mi casa serviremos al Señor».

El pueblo respondió: «¡Lejos de nosotros abandonar al Señor para ir a servir a otros dioses! Porque el Señor nuestro Dios es quien nos sacó, a nosotros y a nuestros padres, de Egipto, de la casa de la esclavitud; y quien hizo ante nuestros ojos aquellos grandes prodigios y nos guardó en todo nuestro peregrinar y entre todos los pueblos por los que atravesamos. Además, el Señor expulsó ante nosotros a los pueblos amorreos que habitaban el país. También nosotros serviremos al Señor, ¡porque él es nuestro Dios!».

Y Josué dijo al pueblo: «No lograréis servir al Señor, porque es un Dios santo, un Dios celoso. No perdonará vuestros delitos ni vuestros pecados. Si abandonáis al Señor y servís a dioses extranjeros, él también se volverá contra vosotros y, después de haberos hecho tanto bien, os maltratará y os aniquilará». El pueblo le respondió: «¡No! Nosotros serviremos al Señor». Josué insistió: «Vosotros sois testigos contra vosotros mismos de que habéis elegido al Señor para servirle». Respondieron: «¡Testigos somos!». «Entonces, quitad de en medio los dioses extranjeros que conserváis, e inclinad vuestro corazón hacia el Señor, Dios de Israel». El pueblo respondió: «¡Al Señor nuestro Dios serviremos y obedeceremos su voz!». Alianza de Siquén

Aquel día Josué selló una alianza con el pueblo y les dio leyes y mandatos en Siquén. Josué escribió estas palabras en el libro de la ley de Dios. Cogió una gran piedra y la erigió allí, bajo la encina que hay en el santuario del Señor. Y dijo Josué a todo el pueblo: «Mirad, esta piedra será testigo contra nosotros, porque ha oído todas las palabras que el Señor nos ha dicho. Ella será testigo contra vosotros, para que no podáis renegar de vuestro Dios».

Luego Josué despidió al pueblo, cada cual a su heredad.

Y después de todo esto, murió Josué, hijo de Nun, siervo del Señor, a la edad de ciento diez años. Fue enterrado en el término de su heredad, en Timná Séraj, que está en la montaña de Efraín, al norte del monte Gaás.

Israel sirvió al Señor durante toda la vida de Josué.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Danielis Prophetæ.
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum, et laudabile, et gloriosum nomen tuum in saecula: quia justus es in omnibus quae fecisti nobis, et universa opera tua vera, et viae tuae rectae, et omnia judicia tua vera.
Judicia enim vera fecisti juxta omnia quae induxisti super nos, et super civitatem sanctam patrum notrorum Hierusalem: quia in veritate, et judicio induxisti omnia haec propter peccata nostra.
Peccavimus enim, et inique egimus recedentes a te: et deliquimus in omnibus: et praecepta tua non audivimus, nec fecimus, sicut praeceperas nobis ut bene nobis esset: omnia ergo, quae induxisti super nos, et universa, quae fecisti nobis, in vero judicio fecisti: et tradidisti nos in manu inimicorum iniquorum, et pessimorum, praevaricatorumque, et regi injusto, et pessimo ultra omnem terram.
Et nunc non possumus aperire os: confusio et obprobrium facti sumus servis tuis, et his qui colebant te.
Ne, quaesumus, tradas nos in perpetuum propter nomen tuum, et ne dissipes testamentum tuum: neque auferas misericordiam tuam a nobis, propter Abraham dilectum tuum, et Isaac servum tuum, et Israel sanctum tuum: quibus locutus es pollicens quod multiplicares semen eorum sicut stellas cœli, et sicut arenam quae est in littore maris: quia Domine imminuti sumus plusquam omnes gentes, sumusque humiles in universa terra hodie propter peccata nostra.
Et non est in hoc tempore princeps, neque propheta, et dux, neque holocaustum, neque sacrificium, neque oblatio, neque incensum, neque locus primitiarum coram te, ut possimus invenire misericordiam: sed in anima contrita, et spiritu humilitatis suscipiamur.
Sicut in holocausto arietum, et taurorum, et sicut in millibus agnorum pinguium: sic fiat sacrificium nostrum in conspectu tuo hodie, ut placeat tibi, et perfice subsequentes te: quoniam non est confusio confideentibus in te.
Et nunc sequimur te in toto corde, et timemus te, et quaerimus faciem tuam. Ne confundas nos.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Daniel
Dan 3,26-41

R/. Demos gracias a Dios.

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres, digno de alabanza y glorioso es tu nombre.
Porque eres justo en cuanto has hecho con nosotros y todas tus obras son verdad, y rectos tus caminos, y justos todos tus juicios.
Has decretado sentencias justas en todo lo que has hecho caer sobre nosotros y sobre la ciudad santa de nuestros padres, Jerusalén, pues lo has hecho con rectitud y justicia a causa de nuestros pecados.
Porque hemos pecado y cometido iniquidad apartándonos de ti, y en todo hemos delinquido, sin obedecer tus mandatos.
No los hemos guardado, ni puesto en práctica, como se nos mandó para que nos fuese bien.
Cuanto has hecho recaer sobre nosotros y cuanto nos has hecho, lo has hecho con verdadera justicia.
Nos has entregado en poder de enemigos impíos, los peores adversarios, y de un rey injusto, el más inicuo en toda la tierra.
Ahora no podemos abrir la boca, vergüenza y oprobio abruman a tus siervos y a quienes te adoran.
Por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre, no rompas tu alianza, no apartes de nosotros tu misericordia. Por Abrahán, tu amigo; por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; a quienes prometiste multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo, como la arena de las playas marinas.
Pero ahora, Señor, somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados.
En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia.
Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados.
Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados.
Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos, y buscamos tu rostro; no nos defraudes, Señor.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUINTA JUEVES
In Laudibus En Laudes

Lectio libri Judicum
Capitulo 6

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Fecerunt filii Israel malum in conspectu Domini: qui tradidit eos in manu Madian septem annis, et oppressi sunt valde ab eis. Feceruntque sibi antra et speluncas in montibus, et munitissima ad repugnandum loca.

Cumque sevisset Israel, ascendebat in Madian, et Amalec, et caeteris orientalium nationum: et apud eos figentes tentoria, sicut erant in herbis cuncta vastabant usque ad introitum Gazae: nihilque omnino ad vitam pertinens relinquebant in Israel, non oves, non boves, non asinas. Ipsi enim et universi greges eorum veniebant cum tabernaculis, et instar locustarum universa complebant, innumera multitudo hominum, et camelorum, quidquid tetigerant devastantes. Humiliatusque est Israel valde in conspectu Madian. Et clamavit ad Dominum postulans auxilium contra Madianitas.

Qui misit ad eos virum prophetam, et locutus est: Haec dicit Dominus Deus Israel: Ego vos feci conscendere de Aegypto, et eduxi de domo servitutis, et liberavi de manu Aegyptiorum, et omnium inimicorum, qui affligebant vos: ejecique eos ad introitum vestrum, et tradidi vobis terram eorum. Et dixi: Ego Dominus Deus vester, ne timeatis terram Amorrhaeorum, in quorum terra habitatis. Et noluistis audire vocem meam.

Venit autem Angelus Domini, sedit sub quercu, quae erat in Ephrai, et pertinebat ad Joas patrem familiae Ezri. Cumque Gedeon filius ejus excuteret atque purgaret frumenta in torculari, ut fugeret Madian apparuit ei Angelus, et ait: Dominus tecum, virorum fortissime. Dixitque ei Gedeon: Obsecro, Domine, si nobiscum est Dominus, cur adprehenderunt nos haec omnia? ubi sunt mirabilia ejus, quae narraverunt patres nostri, atque dixerunt: De Aegypto eduxit nos Dominus? Nunc autem dereliquit nos, et tradidit in manibus Madian. Respexitque ad eum Dominus, et ait: Vade in hac fortitudine tua, et liberabis Israel de manu Madian: scito quod miserim te. Qui respondens ait: Obsecro, Domine, in quo liberabo Israel? ecce familia mea infirma est in Manasse, et ego minimus in domo patris mei. Dixitque ad eum Dominus: Ego ero tecum: et percuties Madian quasi unum virum.

Et ille: Si inveni, inquit, gratiam coram te, da mihi signum quod tu sis qui loquaris ad me. Ne recedas hinc, donec revertar ad te, portans sacrificium, et offerens tibi. Qui respondit: Ego praestolabor adventum tuum. Ingressus est itaque Gedeon et coxit haedum, et de farinae modio azymos panes: carnesque ponens in canistro, et jus carnium mittens in ollam, tulit omnia sub quercum, et obtulit ei. Cui dixit Angelus Domini: Tolle panes azymos et carnes, et pone super petram illam, et jus desuper funde. Cumque fecisset ita, extendit Angelus Domini summitatem virgae, quam tenebat in manu, et tetigit carnes et azymos panes: ascenditque ignis de petra, et consumpsit: Angelus autem Domini evanuit ex oculis ejus. Vidensque Gedeon quod esset Angelus Domini, ait: Heu Domine Deus: quia vidi Angelum Domini facie ad faciem. Dixitque ei Dominus: Pax tecum: ne timeas, non morieris. Aedificavit ergo ibi Gedeon altare Domino, vocavitque illud, Domini pax, usque in praesentem diem.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 6,1-24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Los hijos de Israel obraron mal a los ojos del Señor y él los entregó durante siete años en manos de Madián. Madián dejó sentir su poder sobre Israel y, por su causa, los hijos de Israel se refugiaron en las cavernas que hay en los montes, en las cuevas y en los riscos.

Cada vez que Israel sembraba, Madián, Amalec y los hijos de Oriente subían contra él. Acampaban frente a ellos y saqueaban la cosecha del país hasta la entrada de Gaza. Y no dejaban víveres en Israel, ni oveja, ni buey, ni asno. Pues subían con sus ganados y sus tiendas, numerosos como langostas. Ellos y sus camellos eran innumerables, y llegaban al país para devastarlo. Israel se empobreció muchísimo a causa de Madián y los hijos de Israel clamaron al Señor.

En cuanto los israelitas clamaron al Señor por causa de Madián, les mandó un profeta, que les dijo: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Yo os hice subir de Egipto y os saqué de la casa de la esclavitud. Os libré de la mano de los egipcios y de todos vuestros opresores; los expulsé delante de vosotros y os entregué su país. Os dije: yo soy el Señor, vuestro Dios, no veneréis a los dioses de los amorreos en cuyo país habitáis, pero no escuchasteis mi voz”».

Vino, entonces, el ángel del Señor y se sentó bajo el terebinto que hay en Ofrá, perteneciente a Joás, de los de Abiezer. Su hijo Gedeón estaba desgranando el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. Se le apareció el ángel del Señor y le dijo: «El Señor esté contigo, valiente guerrero». Gedeón respondió: «Perdón, mi señor; si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos ha sucedido todo esto? ¿Dónde están todos los prodigios que nos han narrado nuestros padres, diciendo: el Señor nos hizo subir de Egipto? En cambio ahora, el Señor nos ha abandonado y nos ha entregado en manos de Madián». El Señor se volvió hacia él y le dijo: «Ve con esa fuerza tuya y salva a Israel de las manos de Madián. Yo te envío». Gedeón replicó: «Perdón, mi Señor, ¿con qué voy a salvar a Israel? Mi clan es el más pobre de Manasés y yo soy el menor de la casa de mi padre». El Señor le dijo: «Yo estaré contigo y derrotarás a Madián como a un solo hombre».

Gedeón insistió: «Si he hallado gracia a tus ojos, dame una señal de que eres tú el que estás hablando conmigo. Te ruego que no te retires de aquí hasta que vuelva a tu lado, traiga mi ofrenda y la deposite ante ti». El Señor respondió: «Permaneceré sentado hasta que vuelvas». Gedeón marchó a preparar un cabrito y panes ácimos con unos cuarenta y cinco kilos de harina. Puso la carne en un cestillo, echó la salsa en una olla, lo llevó bajo la encina y se lo presentó. El ángel de Dios le dijo entonces: «Coge la carne y los panes ácimos, deposítalos sobre aquella peña, y vierte la salsa». Así lo hizo. El ángel del Señor alargó la punta del bastón que tenía en la mano, tocó la carne y los panes ácimos, y subió un fuego de la peña que consumió la carne y los panes ácimos. Después el ángel del Señor desapareció de sus ojos. Cuando Gedeón reconoció que se trataba del ángel del Señor, dijo: «¡Ay, Señor mío, Señor, que he visto cara a cara al ángel del Señor!». El Señor respondió: «La paz contigo, no temas, no vas a morir». Gedeón erigió allí un altar al Señor y lo llamó «el Señor paz». Todavía hoy existe en Ofrá de Abiezer.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Sapientia Salomonis
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

Fili,

Magna sunt judicia Domini, et inenarrabilia opera ejus: et propter hoc indisciplinatae animae erraverunt.
Dum enim persuasum habent iniqui posse dominari nationi sanctae: vinculis tenebrarum et longae noctis compediti, inclusi sub tectis, fugitivi perpetuae providentiae jacuerunt.
Et dum putant se latere in obscuris peccatis, tenebroso oblivionis velamento dispersi sunt, paventes horrende, et cum admiratione nimia perturbati.
Neque enim quae continebat illos spelunca, sine timore custodiebat eos: cum sonitus descendens perturbabat illos, et personae tristes apparentes pavorem illis praestabant.
Et ignis quidem nullum poterat illis lumen praebere, nec siderum limpdiae flammae inluminare poterant illam noctem horrendam.
Apparebat autem illis subitaneus ignis, timore plenus: et timore perculsi illius, quae non videbatur, faciei, aestimabant deteriora esse quae videbantur: et magicae artis appositi erant derisus, et sapientiae gloriae correptio cum contumelia.
Solis autem illis superposita erat gravis nox, imago tenebrarum, quae superventura illis erat. Ipsi ergo sibi erant graviores tenebrae; sanctis autem tuis magna erat lux.

R/. Amen.

De la Sabiduría de Salomón
Sab 17,1-7.21; 18,1a

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Grandes e inenarrables son los juicios del Señor, por eso las almas ignorantes se extraviaron.
Cuando los malvados creían que podían oprimir a la nación santa, se encontraron prisioneros de las tinieblas, encadenados en una larga noche, recluidos bajo su techo, desterrados de la eterna providencia.
Pensaban permanecer ocultos con sus secretos pecados bajo el oscuro velo del olvido, pero se vieron dispersos, presa de terrible espanto, sobresaltados por alucinaciones.
El escondrijo que los protegía no los libraba del miedo, pues a su alrededor retumbaban ruidos escalofriantes y se les aparecían sombríos espectros de lúgubre aspecto.
No había fuego capaz de alumbrarlos, ni el brillo resplandeciente de las estrellas lograba iluminar aquella noche horrible.
Para ellos solo lucía una hoguera espantosa que ardía por sí misma, y cuando desaparecía la visión, quedaban tan aterrados que les parecía más macabro aún lo que habían visto.
Los trucos de la magia habían fracasado y su alarde de sabiduría quedó en ridículo.
Solo sobre ellos se cernía una noche agobiante, imagen de las tinieblas que les esperaban, aunque ellos eran para sí mismos más agobiantes que las tinieblas. Para tus fieles, en cambio, brillaba una espléndida luz.

R/. Amén.

Lectio libri Judicum
Capitulo 6

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Omnis Madian, et Amalec, et orientales populi congregati sunt simul: et transeuntes Jordanem, castrametati sunt in vallem Jezrael. Spiritus autem Domini induit Gedeon, qui clangens buccina convocavit domum Abiezer, ut sequeretur eum. Misitque nuntios in universum Manassen, qui et ipse secutus est eum: et alios nuntios in Aser, et Zabulon, et Nephtalim, qui occurrerunt ei. Dixitque Gedeon ad Dominum: Si salvum facis per manum meam Israel, sicut locutus es, ponam hoc vellus lanae in area: si ros in solo vellere fuerit, et in omni terra siccitas, sciam quod per manum meam, sicut locutus es, liberabis Israel. Factumque est ita. Et de nocte consurgens, expresso vellere, concham complevit rore. Dixitque reversus ad Dominum: Ne irascatur furor tuus contra me si adhuc semel tentavero, signum quaerens in vellere. Oro ut solum vellus siccum sit, et omnis terra rore madens. Fecitque Dominus nocte illa ut postulaverat: et fuit siccitas in solo vellere, et ros in omni terra.

Cap. 7. Igitur Jerobaal qui et Gedeon, de nocte consurgens, et omnis populus cum eo, venit ad fontem qui vocatur Harad: erant autem castra Madian in valle ad septentrionalem plagam collis excelsi. Dixitque Dominus ad Gedeon: Multus tecum est populus, nec tradetur Madian in manus ejus: ne glorietur Israel contra me, et dicat: Meis viribus liberatus sum. Loquere ad populum, et cunctis audientibus praedica: qui formidolosus est et timidus, revertatur. Recesseruntque de monte Galaad, et reversi sunt ex populo viginti millia virorum, et tantum decem millia remanserunt. Dixitque Dominus ad Gedeon: Adhuc populus multus est, duc eos ad aquas, et ibi probabo illos: et de quibus dixero tibi ut tecum vadant, ipsi pergant: quem reprobavero, revertatur. Cumque descendisset populus ad aquas, dixit Dominus ad Gedeon: Qui lingua lambuerint aquas, sicut solent canes lambere, separabis eos seorsum: qui autem curvatis genibus biberint, in altera parte erunt. Fuit itaque numerus eorum, qui manu ad os projicientes aquas lambuerunt, trecenti viri: omnis autem reliqua multitudo flexo poplite biberat.

Et ait Dominus ad Gedeon: In trecentis viris, qui lambuerunt aquas, liberabo vos, et tradam in manu tua Madian: omnis autem reliqua multitudo revertatur in locum suum. Sumptis itaque pro numero cibariis et tubis, omnem reliquam multitudinem abire praecepit ad tabernacula sua: et ipse cum trecentis viris se certamini dedit. Castra autem Madian erant subter in valle.

Eadem nocte dixit Dominus ad eum: Surge, et descende in castra: quia tradidi eos in manu tua: sin autem solus ire formidas, descendat tecum Phara puer tuus. Et cum audieris quid loquantur, tunc confortabuntur manus tuae, et securior ad hostium castra descendes. Descendit ergo ipse, et Phara puer ejus in partem castrorum, ubi erant armatorum vigiliae. Madian autem et Amalec, et omnes orientales populi, fusi jacebant in valle, ut locustarum densitudo: cameli quoque innumerabiles erant, sicut arena, quae jacet in littore maris.

Cumque venisset Gedeon, narrabat aliquis somnium proximo suo: et in hunc modum referebat quod viderat: Vidi somnium, et videbatur mihi quasi subceniricius panis ex hordeo volvi, et in Madian castra descendere: cumque pervenisset ad tabernaculum, percussit illud, atque subvertit, et terrae funditus coaequavit. Respondit is, cui loquebatur: Non est hoc aliud, nisi gladius Gedeonis filii Joas viri Israelitae: tradidit enim Dominus in manus ejus Madian, et omnia castra ejus. Cumque audisset Gedeon somnium, et interpretationem ejus, adoravit: et reversus est ad castra Israel, et ait: Surgite, tradidit enim Dominus in manus nostras castra Madian. Divisitque trecentos viros in tres partes, et dedit tubas in manibus eorum, lagenasque vacuas ac lampades in medio lagenarum. Et dixit ad eos: Quod me facere videritis, hoc facite: ingrediar partem castrorum, et quod fecero sectamini. Quando personuerit tuba in manu mea, vos quoque per gyrum castrorum in circuitu clangite et conclamate, Domino et Gedeoni.

Ingressusque est Gedeon, et trecenti viri qui erant cum eo, in partem castrorum, incipientibus vigiliis noctis mediae, et custodibus suscitatis, cœperunt buccinis conclamare, complodere et inter se lagenas. Cumque per gyrum castrorum in tribus personarent locis, et hydrias confregissent, tenuerunt sinistra lampades, et dextera sonantes tubas clamaveruntque: Gladius Domini et Gedeonis: stantes singuli in loco suo per circuitum castrorum hostilium. Omnia itaque castra turbata sunt, et vociferantes, ululantesque fugerunt: et nihilominus insistebant trecenti viri buccinis personantes. Immisit Dominus gladium in omnibus castris, et mutua se caede truncaverunt, fugientes usque in Bethseca, et crepidinem Abelmehula in Tebbath.

Conclamantes autem viri Israel de Nephtali, et Aser, et omni Manasse, persequebantur Madian. Misitque nuntios in omnem montem Ephraim, dicens: Descendite in occursum Madian, et occupate aquas usque in Bethbera atque Jordanem. Clamavitque omnis Ephraim, et praeoccupavit aquas atque Jordanem usque in Bethbera. Apprehensosque duos viros Madian, Oreb et Zeb, interfecit Oreb in petra Oreb, Zeb vero in torculari Zeb. Et persecuti sunt Madian, capita Oreb et Zeb portantes ad Gedeon trans fluenta Jordanis.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 6,33-7,25

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Madián, Amalec y los hijos de Oriente se juntaron a una, cruzaron el Jordán y acamparon en el valle de Yezrael. El espíritu del Señor revistió a Gedeón, que tocó el cuerno, y Abiezer se incorporó tras él. Despachó mensajeros a todo Manasés, que también sele unió. Despachó mensajeros a Aser, a Zabulón y a Neftalí, y subieron a su encuentro. Gedeón dijo a Dios: «Si vas a ser tú el que salve a Israel por mi mano, según has dicho, mira, voy a dejar un vellón de lana en la era. Si cae rocío únicamente sobre el vellón, y todo el suelo queda seco, sabré que salvarás a Israel por mi mano, tal y como has dicho». Así ocurrió. Se levantó de madrugada, estrujó el vellón y exprimió el rocío del vellón, llenando una cazuela de agua. Gedeón dijo a Dios: «No se encienda tu ira contra mí, si hablo una vez más. Permíteme que pruebe solo otra vez con el vellón. Quede seco solo el vellón, mientras que en todo el suelo haya rocío». Y así lo hizo el Señor aquella noche. Quedó únicamente seco el vellón y cayó rocío en todo el suelo.

Jerubaal, es decir Gedeón, y todo el pueblo que estaba con él madrugaron y acamparon en En Jarod, quedando el campamento de Madián al norte del suyo, junto a la colina de Moré, en el valle. El Señor dijo a Gedeón: «Es todavía mucha gente. Hazlos bajar a la fuente y allí te los seleccionaré. Y del que yo te diga que vaya contigo, ese te acompañará; y aquel del que te diga que no vaya contigo, ese no te acompañará». Ahora, pues, pregona a oídos del pueblo: «Quien tenga miedo y tiemble, vuelva y márchese por el monte Galaad». Se volvieron veintidós mil del pueblo y quedaron diez mil. 4 Mas el Señor dijo a Gedeón: «Es todavía mucha gente. Haz que bajen a la fuente y allí los seleccionaré. Y del que yo te diga: “Ese ha de ir contigo”, ese irá contigo; y del que te diga: “Ese no ha de ir contigo”, ese no irá contigo». Gedeón hizo que el pueblo bajara a la fuente y el Señor le dijo: «A todo el que beba lamiendo el agua con su lengua, como lame el perro, lo pondrás aparte, y lo mismo a cuantos doblen la rodilla para beber». El número de los que lamieron el agua llevándola con las manos a la boca fue de trescientos. El resto de la gente dobló la rodilla para beber agua.

El Señor declaró a Gedeón: «Os salvaré con los trescientos hombres que han lamido y entregaré a Madián en tu mano. El resto de la gente, que cada uno se vuelva a su casa». Entonces cogieron en sus manos las vituallas del pueblo y los cuernos. Despidió a todos los demás israelitas, cada cual a su tienda, y retuvo a los trescientos hombres. El campamento de Madián se encontraba más abajo del suyo, en el valle.

El Señor le dijo aquella noche: «Levántate, baja al campamento, pues voy a entregarlo en tus manos. Y si tienes miedo de bajar, desciende hasta el campamento con tu criado Furá. Cuando escuches lo que hablan, se fortalecerá tu mano y bajarás contra el campamento». Él y su criado Furá bajaron hasta el extremo de las avanzadillas del campamento. Madián, Amalec y todos los hijos de Oriente estaban echados en el valle, numerosos como las langostas, y sus camellos eran incontables, tan numerosos como la arena de la orilla del mar.

Al llegar Gedeón, uno estaba contando un sueño a su compañero. Decía: «He tenido un sueño. Una hogaza de pan de cebada rodaba por el campamento de Madián. Llegó hasta la tienda, la golpeó y se vino abajo. La volcó y la tienda se desmontó». Su compañero tomó la palabra y dijo: «Eso no es otra cosa que la espada de Gedeón, hijo de Joás, el israelita. Dios ha entregado en su mano a Madián y a todo el campamento». Al oír Gedeón el relato del sueño y su interpretación, se postró. Volvió al campamento de Israel y ordenó: «¡Levantaos, pues el Señor ha entregado en vuestras manos el campamento de Madián!». Dividió los trescientos hombres en tres cuerpos y puso en manos de todos ellos cuernos y cántaros vacíos con antorchas en el interior de los cántaros. Les ordenó: «Miradme y haced lo mismo. Cuando llegue al extremo del campamento, haced lo mismo que yo. Tocaré el cuerno con todos los que estén conmigo. Entonces, también vosotros tocaréis el cuerno alrededor del campamento y exclamaréis: ¡por el Señor y por Gedeón!».

Gedeón y los cien hombres que estaban con él llegaron al extremo del campamento al comienzo de la segunda vigilia, cuando acababan de relevarse los centinelas. Tocaron los cuernos y rompieron los cántaros que llevaban en las manos. Los tres grupos tocaron los cuernos y rompieron los cántaros. Cogieron en la izquierda las antorchas y en la derecha los cuernos para tocar, y gritaron: «¡Espada para el Señor y para Gedeón!». Permanecieron cada cual en su puesto, alrededor del campamento. Todos los del campamento corrían y, dando gritos, huían. Los trescientos tocaron los cuernos y el Señor hizo que esgrimieran la espada unos contra otros en todo el campamento y que huyeran hasta Bet Sitá, hacia Sererá, hasta la ribera de Abel Mejolá, en dirección de Tabat.

Los israelitas de Neftalí, de Aser y de todo Manasés se reunieron y persiguieron a Madián. Gedeón despachó mensajeros a toda la montaña de Efraín, para decir: «Bajad al encuentro de Madián y tomadles los puntos de agua hasta Bet Bará y el Jordán». Se reunieron todos los hombres de Efraín y tomaron los puntos de agua hasta Bet Bará y el Jordán. Capturaron a dos príncipes de Madián, a Oreb y a Zeeb. Mataron a Oreb en la roca de Oreb y a Zeeb lo mataron en el trujal de Zeeb. Persiguieron luego a Madián, y trajeron a Gedeón las cabezas de Oreb y Zeeb de allende el Jordán.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Danielis Prophetæ
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

Justus Dominus Deus noster in omnibus operibus suis, quae fecit: non enim audivimus vocem ejus.

Et nunc Domine Deus noster, qui eduxisti populum tuum de terra Aegypti in manu Moysi, et fecisti tibi nomen secundum diem hanc: peccavimus, iniquitates 239 fecimus, Domine in omnem justitiam tuam: avertatur obsecro ira tua, et furor tuus a civitate tua, Hierusalem, et a monte sancto tuo. Propter peccata enim nostra, et iniquitates patrum nostrorum, Hierusalem et populus tuus in obprobrium sunt omnibus per circuitum nostrum. Nunc autem Dominus Deus noster exaudi orationem servi tui, et preces ejus: et ostende faciem tuam super sanctuarium tuum, quod desertum est propter temetipsum.

Inclina Deus meus aurem tuam, et exaudi: aperi oculos tuos, et vide desolationem nostram, et civitatem, super quam invocatum est nomen sanctum tuum: neque enim in justificationibus nostris prosternimus preces ante faciem tuam, sed in miserationibus tuis multis. Exaudi Domine, placare Domine: attende Domine, et fac: ne moreris propter temetipsum Deus meus: quia nomen tuum invocatum est super civitatem, et super populum tuum.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Daniel
Dan 9,14b-19

R/. Demos gracias a Dios.

El Señor, nuestro Dios, es justo en todo lo que hace y no hemos escuchado su voz.

Ahora, mi Señor, Dios nuestro, que sacaste a tu pueblo de Egipto con mano fuerte y te hiciste un nombre como el que hoy tienes, hemos pecado y obrado inicuamente. Señor mío, según toda tu justicia, retira, por favor, tu ira y tu furor de tu ciudad de Jerusalén, tu monte santo, porque, por nuestros pecados y por los crímenes de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son afrenta ante todos los que nos rodean. Escucha ahora, Dios nuestro, la oración de tu siervo y sus súplicas, y por tu honor haz brillar tu rostro sobre tu santuario asolado, mi Señor.

Ay, mi Señor, inclina tu oído y escúchame; abre los ojos y mira nuestra desolación y la ciudad que lleva tu nombre; pues, al presentar ante ti nuestras súplicas, no confiamos en nuestra justicia, sino en tu gran compasión. Escucha, Señor; perdona, Señor; atiende, Señor; actúa sin tardanza, Señor mío, por tu honor, pues tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Sapientiae Salomonis
Capitulo 6

R/. Deo gratias.

Fili, melior est sapientia quam vires: et vir prudens quam fortis *.
Audite ergo reges, et intelligite, et discite judices finium terrae.
Praebete aures vos, qui continetis multitudinem, et placetis vobis in turbis nationum: quoniam data est a Domino potestas vobis, et virtus ab Altissimo, qui interrogabit opera vestra, et cogitationes scrutabitur: quoniam cum essetis ministri regni illius, non recte judicastis neque custodistis legem justitiae, neque secundum voluntatem Dei ambulastis.
Horrende et cito apparebit vobis: quoniam judicium durissimum in his, qui praesunt, fiet.
Exiguo enim conceditur misericordia: potentes autem potenter tormenta patientur.
Non enim subtrahet personam cujusque Deus, qui est omnium dominator, nec reverebitur magnitudinem cujusquam: quoniam pusillum et magnum ipse fecit, et aequaliter cura est illi de omnibus.

R/. Amen.

* No coincide con el primer versículo de la versión de la Biblia de la CEE

De la Sabiduría de Salomón
Sab 6,1-8

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, más vale la sabiduría que la fuerza y el varón prudente más que el valeroso *.
Escuchad, reyes, y entended; aprended, gobernantes de los confines de la tierra.
Prestad atención, los que domináis multitudes y os sentís orgullosos de tener muchos súbditos: el poder os viene del Señor y la soberanía del Altísimo. Él examinará vuestras acciones y sondeará vuestras intenciones.
Porque, siendo ministros de su reino, no gobernasteis rectamente, ni guardasteis la ley, ni actuasteis según la voluntad de Dios.
Terrible y repentino caerá sobre vosotros, porque un juicio implacable espera a los grandes.
Al más pequeño se le perdona por piedad, pero los poderosos serán examinados con rigor.
El Dios de todo no teme a nadie, ni lo intimida la grandeza, pues él hizo al pequeño y al grande y de todos cuida por igual, pero a los poderosos les espera un control riguroso.

R/. Amén.

 

Lectio libri Judicum
Capitulo 8

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum venisset Gedeon ad Jordanem, transivit eum cum trecentis viris, qui secum erant: et præ lassitudine, fugientes persequi non poterant. Dixitque ad viros Soccoth: Date, obsecro, populo qui mecum est, panes, quia valde defecerunt: ut possimus persequi Zebee et Salmana reges Madian. Responderunt principes Soccoth: Forsitan palmæ manuum Zebee et Salmana in manu tua sunt, et idcirco postulas ut demus exercitui tuo panes? Quibus ille ait: Cum ergo tradiderit Dominus Zebee et Salmana in manus meas, conteram carnes vestras cum spinis tribulisque deserti.

Et inde conscendens, venit in Phanuel: locutusque est ad viros loci illius similia. Cui et illi responderunt, sicut responderant viri Soccoth. Dixit itaque eis: Cum reversus fuero victor in pace, destruam turrim hanc.

Zebee autem et Salmana requiescebant cum omni exercitu suo. Quindecim enim millia viri remanserunt ex omnibus turmis orientalium populorum, cæsis centum viginti millibus bellatorum educentium gladium. Ascendensque Gedeon per viam eorum qui in tabernaculis morabantur ad orientalem plagam Nobe, et Jacbaa, percussit castra hostium, qui securi erant, et nihil adversi suspicabantur. Fugeruntque Zebee et Salmana, quos persequens Gedeon comprehendit, turbato omni exercitu eorum.

Revertensque de bello ante solis ortum, apprehendit puerum de viris Soccoth: interrogavitque eum nomina principum et seniorum Soccoth, et descripsit septuaginta et septem viros. Venitque ad Soccoth, et dixit eis: En Zebee et Salmana, super quibus exprobrastis mihi, dicentes: Forsitan manus Zebee et Salmana in manibus tuis sunt? et idcirco postulas ut demus viris, qui lassi sunt et defecerunt, panes. Tulit ergo seniores civitatis et spinas deserti ac tribulos, et contrivit cum eis, atque comminuit viros Soccoth. Turrim quoque Phanuel subvertit, occisis habitatoribus civitatis.

Dixitque ad Zebee et Salmana: Quales fuerunt viri, quos occidistis in Thabor? Qui responderunt: Similes tui, et unus ex eis quasi filius regis. Quibus ille ait: Fratres mei fuerunt, filii matris meæ. Vivit Dominus, si servassetis eos, non vos occiderem. Dixitque Jether primogenito suo: Surge, et interfice eos. Qui non eduxit gladium: timebat enim, quia adhuc puer erat. Dixeruntque Zebee et Salmana. Tu surge, et irrue in nos: quia juxta ætatem robur est hominis. Surrexitque Gedeon, et interfecit Zebee et Selmana: et tulit ornamenta ac bullas, quibus colla regalium camelorum decorari solent.

Dixeruntque omnes viri Israel ad Gedeon: Dominare nostri tu, et filius tuus, et filius filii tui: quia liberasti nos de manu Madian. Quibus ille ait: Non dominabor vestri, neque dominabitur in vos filius meus, sed dominabitur vobis Dominus. Dixitque ad eos: Unam petitionem postulo a vobis: Date mihi inaures ex præda vestra. Inaures enim aureas Ismaelitæ habere consueverant. Qui responderunt: Libentissime dabimus. Expandentesque super terram pallium, projecerunt in eo inaures de præda: et fuit pondus postulatarum inaurium, mille septingenti auri sicli, absque ornamentis, et monilibus, et veste purpurea, quibus Madian reges uti soliti erant, et præter torques aureas camelorum. Fecitque de eo Gedeon Ephod, et posuit illud in civitate sua Ephra. Fornicatusque est omnis Israel in eo, et factum est Gedeoni et omni domui ejus in ruinam.

Humiliatus est autem Madian coram filiis Israel, nec poterant ultra elevare cervicem: sed quievit terra per quadraginta annos, quibus præfuit Gedeon. Abiit itaque Jerobaal filius Joas, et habitavit in domo sua: habuitque septuaginta filios, qui egressi sunt de femore ejus: eo quod plures haberet uxores. Concubina autem illius, quam habebat in Sichem, genuit ei filium nomine Abimelech. Mortuusque est Gedeon filius Joas in senectute bona, et sepultus est in sepulchro Joas patris sui.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 8,4-32

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Gedeón llegó al Jordán. Y lo cruzó con los trescientos hombres que iban con él. Como estaban agotados, casi no podían continuar la persecución. Gedeón dijo entonces a los habitantes de Sucot: «Dadnos, por favor, hogazas de pan para los que siguen mis pasos, pues están agotados. Yo voy tras Zébaj y Salmuná, reyes de Madián». Los príncipes de Sucot respondieron: «¿Acaso están en tus manos las palmas de Zébaj y de Salmuná, como para que hayamos de dar pan a tu tropa?». Gedeón replicó: «Pues bien, en cuanto el Señor entregue a Zébaj y a Salmuná en mi mano, trillaré vuestras carnes con espinos y cardos del desierto».

Subió de allí a Penuel y les habló de igual modo. Los hombres de Penuel respondieron como las gentes de Sucot. Y dijo a los de Penuel: «Cuando vuelva en paz, derribaré esta torre».

En cuanto a Zébaj y a Salmuná, se encontraban en Carcor con su campamento, unos quince mil hombres que quedaban de todo el campamento de los hijos de Oriente. Los caídos habían sido ciento veinte mil hombres armados de espada. Gedeón subió por el camino de los que habitan en tiendas, al este de Nóbaj y Yogbohá, y batió al campamento, pues la tropa estaba confiada. Zébaj y Salmuná huyeron, pero fue tras ellos. Capturó a los dos reyes de Madián, Zébaj y Salmuná, y amedrentó a toda la tropa.

Gedeón, hijo de Joás, regresó de la campaña por la subida de Jeres. Capturó a un muchacho de las gentes de Sucot y le interrogó. Él le escribió el nombre de los príncipes de Sucot y de sus ancianos: setenta y siete hombres. Llegó luego donde estaban las gentes de Sucot y dijo: «He aquí a Zébaj y a Salmuná, por cuya causa me ofendisteis, diciendo: “¿Están acaso en tus manos las palmas de Zébaj y Salmuná como para que hayamos de dar pan a tu gente desfallecida?”». Cogió a los ancianos de la ciudad y dio una lección a las gentes de Sucot con espinos y cardos del desierto. Derribó la torre de Penuel y mató a las gentes de la ciudad.

Dijo luego a Zébaj y a Salmuná: «¿Cómo eran los hombres que matasteis en el Tabor?». Respondieron: «Eran como tú. Cada uno tenía prestancia de hijo de rey». Él les dijo: «Eran mis hermanos, hijos de mi madre. ¡Por vida del Señor!, si los hubieseis dejado vivos, no os mataría». Después ordenó a Yéter, su primogénito: «¡Vamos, mátalos!». Pero el muchacho no desenvainó su espada, pues tenía mucho miedo; era todavía joven. Entonces Zébaj y Salmuná dijeron: «Vamos, arremete contra nosotros, pues el hombre se mide por su bravura». Gedeón se levantó y mató a Zébaj y a Salmuná. Luego recogió las lunetas del pescuezo de sus camellos.

Los israelitas dijeron a Gedeón: «Manda tú sobre nosotros, y lo mismo tu hijo y el hijo de tu hijo, pues nos has salvado de la mano de Madián». Pero Gedeón les respondió: «Ni yo ni mi hijo mandaremos sobre vosotros. El Señor es quien mandará sobre vosotros». Y seguidamente Gedeón les pidió: «Quiero haceros un ruego: que cada uno me dé un anillo de su botín» -los vencidos llevaban anillos de oro porque eran ismaelitas-. Respondieron: «Los entregaremos de buen grado». Extendieron un manto y cada uno echó allí el anillo de su botín. El peso de los anillos de oro que había pedido fue de unos diecinueve kilos de oro, aparte de las lunetas, los pendientes y vestidos de púrpura que llevaban los reyes de Madián, y de los collares que llevaban al pescuezo sus camellos. Gedeón hizo con todo ello un efod que erigió en su ciudad, en Ofrá. Todo Israel se prostituyó ante el efod, de modo que se convirtió en una trampa para Gedeón y su casa.

Madián quedó sometido a los hijos de Israel y no volvió a levantar cabeza. El país estuvo en paz cuarenta años, mientras vivió Gedeón. Jerubaal, hijo de Joás, se fue a vivir a su casa. Gedeón tuvo setenta hijos, nacidos de él, pues tenía muchas mujeres. En cuanto a la concubina que vivía en Siquén, también le engendró un hijo, a quien puso de nombre Abimélec. Gedeón, hijo de Joás, murió en buena vejez y fue enterrado en el sepulcro de su padre Joás, en Ofrá de Abiezer.

R/. Amén.

Inicio página

SEXTA FERIA VIERNES
In Laudibus En Laudes

Lectio libri Judicum
Capitulo 13

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Erat vir quidam de Saraa, de stirpe Dan, nomine Manue, habens uxorem sterilem. Cui apparuit Angelus Domini, et dixit ad eam: Sterilis es, et absque liberis: sed concipies et paries filium, cujus non tanget caput novacula: erit enim nazaræus ab infantia sua, et ex matris utero, ipse incipiet liberare Israel de manu Philisthinorum.

Quæ cum venisset ad maritum, dixit ei: Vir Dei venit ad me habens vultum Angelicum terribilis nimis. Quem cum interrogassem, quis esset, aut unde venisset aut quo nomine vocaretur, noluit mihi dicere: sed hoc respondit: Ecce concipies et paries filium: cave ne vinum bibas, nec siceram, et ne aliquo vescaris immundo: erit enim puer nazaræus ab infantia sua, et ex utero matris usque ad diem mortis suæ.

Oravit itaque Manue ad Deum, et ait: Obsecro Domine, ut vir, quem misisti, veniat iterum, et doceat nos, quid debeamus facere de puero, qui nasciturus est. Exaudivitque Dominus precantem Manue, et apparuit rursum Angelus Domini uxori ejus sedenti in agro: Manue autem maritus ejus non erat cum ea. Quæ cum vidisset Angelum festinavit, et cucurrit ad virum suum: dixitque ei: Ecce apparuit mihi, quem ante videram. Qui surrexit, et secutus est uxorem suam: veniensque ad virum, dixit ei: Tu es qui locutus es mulieri? Et ille respondit: Ego sum. Cui Manue: Quando, inquit, sermo tuus fuerit expletus, quid vis ut faciat puer? aut quod observare debeamus? Dixitque Angelus Domini ad Manue: Ab omnibus, quæ locutus sum uxori tuæ, abstineat se: et quidquid ex vinea nascitur, non comedat: vinum et siceram non bibat, nullo vescatur immundo: et quod ei præcepi, impleat atque custodiat. Dixitque Manue ad Angelum Domini: Obsecro te ut acquiescas precibus meis, et faciemus tibi hædum de capris: cui respondit Angelus Domini: Si me cogis, non comedam panes tuos: si autem vis holocaustum facere, offer illud Deo. Et nesciebat Manue quod Angelus Domini esset. Dixitque ad eum: Quod est tibi nomen, ut, si sermo tuus fuerit expletus, honorificemus te? Cui ille respondit: Nomen meum est mirabile.

Tulit itaque Manue hædum de capris, et libamenta, et posuit super petram, offerens Domino, qui fecit mirabilia: ipse autem et uxor ejus intuebantur. Cumque ascenderet flamma altaris in cœlum, Angelus Domini pariter in flamma ascendit. Quod cum vidissent Manue et uxor ejus, proni ceciderunt in terram, et ultra non eis apparuit Angelus Domini. Statimque intellexit Manue Angelum esse Domini, et dixit ad uxorem suam: Morte moriemur, quia vidimus Deum. Cui respondit mulier: Si Dominus nos vellet occidere, de manibus nostris holocaustum et libamenta non suscepisset, nec ostendisset nobis hæc omnia, neque ea quæ sunt ventura dixisset.

Peperit itaque filium et vocavit nomen ejus Samson. Crevitque puer, et benedixit ei Dominus. Cœpitque Spiritus Domini esse cum eo.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 13,2-24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Había en Sorá un hombre de estirpe danita, llamado Manoj. Su esposa era estéril y no tenía hijos. El ángel del Señor se apareció a la mujer y le dijo: «Eres estéril y no has engendrado. Pero concebirás y darás a luz un hijo. Ahora, guárdate de beber vino o licor, y no comas nada impuro, pues concebirás y darás a luz un hijo. La navaja no pasará por su cabeza, porque el niño será un nazir de Dios desde el seno materno. Él comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos».

La mujer dijo al esposo: «Ha venido a verme un hombre de Dios. Su semblante era como el semblante de un ángel de Dios, muy terrible. No le pregunté de dónde era, ni me dio a conocer su nombre. Me dijo: «He aquí que concebirás y darás a luz un hijo. Ahora, pues, no bebas vino o licor, y no comas nada impuro; porque el niño será nazir de Dios desde el seno materno hasta el día de su muerte».

Manoj imploró así al Señor: «Te ruego, Señor mío, que venga nuevamente a nosotros el hombre de Dios que enviaste, para que nos indique qué hemos de hacer con el niño que nazca». Dios escuchó la voz de Manoj, y el ángel de Dios se presentó de nuevo a la mujer, cuando se encontraba en el campo. Su esposo Manoj no estaba con ella. Al punto, la mujer corrió a anunciárselo a su marido. Le dijo: «Se me ha aparecido el hombre que vino a verme el otro día». Manoj se levantó y siguió a su esposa. Llegó donde estaba el hombre y le preguntó: «¿Eres tú el hombre que habló a mi esposa?». Respondió: «Yo soy». Manoj dijo: «Ahora que se van a cumplir tus palabras, ¿cuál será la norma de vida del niño y el comportamiento respecto a su misión?». El ángel del Señor le respondió: «La mujer ha de guardarse de todo cuanto le dije. No probará nada que provenga del fruto de la vid. No beberá vino o licor, ni probará nada impuro. Guardará cuanto le ordené». Manoj dijo al ángel del Señor: «Permítenos retenerte y que te preparemos un cabrito». Pero el ángel del Señor le respondió: «Aunque me retengas, no probaré tu pan. Pero, si quieres ofrecer un holocausto al Señor, hazlo». Y es que Manoj no sabía que se trataba del ángel del Señor. Manoj le preguntó: «¿Cuál es tu nombre, para que podamos honrarte, cuando se cumplan tus palabras?». El ángel del Señor le respondió: «¿Por qué preguntas mi nombre? Es misterioso».

Manoj tomó el cabrito y la ofrenda, y lo ofreció sobre la peña al Señor que obra misteriosamente. Manoj y su esposa observaban. Al subir al cielo la llama del altar, subió el ángel del Señor con la llama del altar. Cuando Manoj y su esposa lo vieron, cayeron rostro a tierra. Y el ángel del Señor no volvió a aparecérseles. Entonces supo Manoj que se trataba del ángel del Señor. Y le dijo a su esposa: «Seguramente vamos a morir, pues hemos visto a Dios». Pero su esposa repuso: «Si el Señor hubiera querido matarnos, no habría recibido de nuestras manos ni el holocausto ni la ofrenda, ni nos habría mostrado todo esto, ni nos habría hecho oír algo semejante».

La mujer dio a luz un hijo, al que puso el nombre de Sansón. El niño creció, y el Señor lo bendijo.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 25

R/. Deo gratias.

Fili,

Omnis plaga, tristitia cordis est: et omnis malitia, nequitia mulieris.
Et omnem plagam, et non plagam videbit cordis: et omnem nequitiam, et non nequitiam mulieris: et omnem obductum, et non obductum odientium: et omnem vindictam, et non vindictam inimicorum.
Non est caput nequius super caput colubri: et non est ira super iram inimici.
Commorari leoni et draconi placebit, quam habitare cum muliere nequam.
Nequitia mulieris immutat faciem ejus: et obcæcat vultum suum tanquam ursus: et quasi saccum ostendit.
In medio proximorum ingemuit vir ejus, et audiens suspiravit modicum.
Brevis omnis malitia super malitiam mulieris, sors peccatorum cadat super illam.
Sicut ascensus arenosus in pedibus veterani, sic mulier linguata homini quieto.
Mulier si primatum habeat, contraria est viro suo.
Cor humile, et facies tristis, et plaga mortis, mulier nequam.
Manus debiles, et genua dissoluta, mulier, quæ non beatificat virum suum.
A muliere initium factum est peccati, et per illam omnes morimur.

Mulier fortis oblectat virum suum, et annos vitæ illius in pace implebit.

R/. Amen.

Del Eclesiástico de Salomón
Eclo 25,13-20.22-24; 26,2

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

¡Cualquier herida, menos la del corazón! ¡cualquier maldad, menos la de mujer!
¡Cualquier desgracia, menos la que proviene de los adversarios! ¡Cualquier venganza, menos la de los enemigos!
No hay veneno como el de la serpiente, ni furia como la del enemigo.
Prefiero vivir con un león o dragón que convivir con una mujer malvada.
La maldad de la mujer desfigura su semblante y oscurece su rostro como el de un oso.
Su marido se sienta entre los vecinos y sin poder contenerse suspira amargamente.
Toda malicia es poca junto a la de la mujer, ¡que la suerte del pecador caiga sobre ella!
Cuesta arenosa para pies de anciano, así es la mujer charlatana para un marido pacífico.
Motivo de indignación, deshonra y vergüenza es la mujer que mantiene a su marido.
Corazón abatido, rostro sombrío y herida del corazón es la mujer malvada. Manos caídas y rodillas vacilantes es la mujer que no hace feliz a su marido.
Por la mujer empezó el pecado, y por su culpa todos morimos.

Mujer valerosa es la alegría de su marido, él vivirá en paz todos los años de su vida.

R/. Amén.

 

Lectio libri Judicum
Capitulo 14

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Descendit Samson in Thamnatha: vidensque illic mulierem de filiabus Philisthiim, ascendit, et nuntiavit patri suo, et matri, dicens: Vidi mulierem in Thamnatha de filiabus Philisthinorum: quam quæso ut mihi accipiatis uxorem. Cui dixerunt pater et mater sua: Numquid non est mulier de filiabus fratrum tuorum, et in omni populo meo, quia vis accipere uxorem de Philisthiim, qui incircumcisi sunt? Dixitque Samson ad patrem suum: Hanc accipe mihi: quia placuit oculis meis. Parentes autem ejus nesciebant quod res a Domino fieret, et quæreret occasiones contra Philisthiim, qui dominabantur Israel.

Descendit itaque Samson cum patre suo, et matre in Thamnatha. Cumque venissent ad vineas oppidi apparuit catulus leonis sævus, rugiens, et occurrit ei. Irruit autem Spiritus Domini in Samson, et dilaceravit leonem, quasi hædum in frusta concerperet, nihil omnino habens in manu: et hoc patri noluit indicare. Descenditque, et locutus est mulieri, quæ placuerat oculis ejus.

Et post aliquos dies revertens ut acciperet eam, declinavit ut videret cadaver leonis, et ecce examen apum in ore leonis erat ac favus mellis. Quem cum sumpsisset in manibus, comedebat in via: veniensque ad patrem suum et matrem, dedit eis partem qui et ipsi comederunt: nec tamen eis voluit indicare quod mel de corpore leonis assumpserat.

Descendit itaque pater ejus ad mulierem, et fecit filio suo Samson convivium. Sic enim juvenes facere consueverant. Cum ergo cives loci vidissent illum, dederunt ei sodales, qui essent cum eo triginta. Quibus locutus est Samson: Proponam vobis problema: quod si solveritis mihi intra septem dies convivii, dabo vobis triginta sindones, et totidem tunicas: sin autem vos non potueritis solvere, vos dabitis mihi triginta sindones, ejusdemque numeri tunicas. Qui responderunt ei: Propone problema, ut audiamus. Dixitque eis: De comedente exivit cibus, et de forti egressa est dulcedo: nec potuerunt per tres dies propositionem solvere. Cumque adesset dies septimus, dixerunt ad uxorem Samsonis: Blandire viro tuo, et suade ei, ut indicet tibi quid significet problema: quod si facere nolueris, incendimus te, et domum patris tui: an idcirco vocastis nos ad nuptias ut spoliaretis?

Quæ fundebat apud Samson lachrymas, et querebatur dicens: Odis me, et non diligis: idcirco problema, quod proposuisti filiis populi mei non vis mihi exponere. At ille respondit: Patri meo et matri nolui dicere: et tibi indicare potero? Septem igitur diebus convivii flebat apud eum: tandemque die septimo, cum ei molesta esset, exposuit. Quæ statim indicavit civibus suis. Et illi dixerunt ei die septimo ante solis occubitum: Quid dulcius melle, aut quid leone fortius? Qui ait ad eos: Si non arassetis cum vitula mea, non invenissetis propositionem meam.

Irruit itaque in eo spiritus Domini, descenditque Ascalonem, et percussit triginta viros: quorum ablatas vestes dedit iis qui problema solverant. Iratusque nimis ascendit in domum patris sui: uxor autem ejus accepit maritum de amicis ejus et pronubis.

Cap. 15. Post aliquantum autem temporis, cum dies tritici messis instarent, venit Samson, visere volens uxorem suam, et attulit ei hœdum de capris. Cumque cubiculum ejus solito vellet intrare, prohibuit eum pater illius, dicens: Putavi quod odisses eam, et ideo tradidi illam amico suo: sed habet sororem, quæ junior et pulchrior illa est, sit tibi pro ea uxor. Cui respondit Samson: Ab hac die non erit culpa in me contra Philisthæos: faciam enim vobis mala.

Perrexitque et cepit trecentas vulpes, caudasque earum junxit ad caudas, et faces ligavit in medio: quas igne succendens, dimisit, ut huc illucque discurrerent. Quæ statim perrexerunt in segetes Philisthinorum. Quibus succensis, et comportatæ jam fruges, adhuc stantes in stipula, concrematæ sunt, in tantum, ut vineas quoque, et oliveta flamma consumeret. Dixeruntque Philisthiim: Quis fecit hanc rem? Quibus dictum est: Samson gener Thamnathæi: quia tulit uxorem ejus, et alteri tradidit, hæc operatus est. Ascenderuntque Philisthiim: et combusserunt tam mulierem quam patrem ejus. Quibus ait Samson: Licet hæc feceritis, tamen adhuc ex vobis expetam ultionem, et tunc quiescam. Percussitque eos ingenti plaga, ita ut stupentes suram femori imponerent. Et descendit, et habitavit in spelunca petræ Etham.

Igitur ascendentes Philisthiim in terram Juda, castrametati sunt in loco, qui postea vocatus Lechi, id est, Maxilla, ubi eorum est fusus exercitus. Dixeruntque ad eos de tribu Juda: Cur ascendistis adversum nos? Qui responderunt: Ut ligemus Samson, venimus, et reddamus ei quæ in nos operatus est. Descenderunt ergo tria millia virorum de Juda, ad speluncam silicis Etham, dixeruntque ad Samson: Nescis quod Philisthiim imperent nobis? quare hoc facere voluisti? Quibus ille ait: Sicut fecerunt mihi, feci eis. Ligare, inquiunt, te venimus, et tradere in manu Philisthinorum. Jurate ergo, inquit, mihi quod non me occidatis. Dixerunt: Non te occidemus. Ligaveruntque eum duobus novis funibus, et tulerunt eum de petra Etham.

Qui cum venisset ad locum Maxillæ, et Philisthiim vociferantes occurrissent ei, irruit Spiritus Domini in eum: et sicut solent ad ardorem ignis ligna consumi, ita vincula quibus ligatus erat, dissipata sunt et soluta. Inventamque maxillam, id est, mandibulam asini, quæ jacebat, arripiens, interfecit in ea mille viros; et ait: In maxilla asini, in mandibula pulli asinarum delevi eos, et percussi mille viros.

Cumque hæc canens verba complesset, projecit mandibulam de manu, et vocavit nomen loci illius Ramathlechi, quod interpretatur elevatio maxillæ. Sitiensque valde, clamavit ad Dominum, et ait. Tu dedisti in manu servi tui salutem hanc maximam atque victoriam: et en siti morior, incidamque in manus incircumcisorum. Aperuit itaque Dominus molarem dentem in maxillam asini, et exierunt ex eo aquæ. Quibus haustis, refocillavit spiritum, et vires recepit. Idcirco vocatum est nomen loci illius, Fons invocantis de maxilla, usque in præsentem diem.

R/. Amen.

 

Lectura del libro de los Jueces
Jue 14,1-15,19

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Sansón bajó a Timná y allí se fijó en una mujer filistea. Subió, y se lo contó a sus padres. Les dijo: «He visto en Timná una mujer filistea. Pedídmela como esposa». Sus padres le contestaron: «¿No hay mujeres entre tus parientes y en todo el pueblo, para que tengas que ir a desposarte con una mujer de los incircuncisos filisteos?». Pero Sansón replicó a su padre: «Pídeme a esta, que es la que me agrada». Ni su padre ni su madre sabían que esto venía del Señor, que estaba buscando un pretexto contra los filisteos, que dominaban por entonces a Israel.

Sansón bajó a Timná con sus padres. Cuando llegaron a las viñas de Timná, un león joven salió rugiendo a su encuentro. Le invadió, entonces, el espíritu del Señor, y despedazó al león como se despedaza un cabrito, sin nada en la mano. Pero no contó a sus padres lo que había hecho. Bajó luego y habló con la mujer que le agradaba.

Volvió al cabo de los días para desposarla, dando un rodeo para ver el cadáver del león. Y vio que en la osamenta de león había un enjambre de abejas con miel. La extrajo con las manos y siguió su camino comiendo. Llegó donde estaban sus padres, les dio y comieron. Pero nos les contó que había extraído la miel de la osamenta del león.

Su padre bajó luego adonde vivía la mujer y Sansón celebró allí un banquete, como suelen hacer los mozos. En cuanto lo vieron, eligieron treinta compañeros, para que estuvieran con él. Sansón les dijo: «Permitidme que os proponga un enigma. Si lo descubrís y acertáis en los siete días que dura el banquete, os daré treinta túnicas y treinta mudas de vestidos. Pero si no sois capaces de descubrirlo, vosotros me daréis treinta túnicas y treinta mudas de vestidos». Le respondieron: «Propón tu enigma y lo escucharemos». Les dijo: «Del que come salió comida y del fuerte salió dulzura». En tres días no lograron descubrir el enigma. Y al séptimo día dijeron a la mujer de Sansón: «Engaña a tu esposo, para que nos aclare el enigma. Si no, te quemaremos a ti y a la casa de tu padre. ¿Nos habéis invitado para despojarnos?».

La mujer de Sansón se puso a llorarle: «Solo me tienes odio y no me amas. Has propuesto un enigma a los de mi pueblo y no me lo has desvelado». Le respondió: «No se lo he desvelado ni a mi padre ni a mi madre, ¿y te lo voy a desvelar a ti?». Le estuvo llorando los siete días del convite. Al séptimo se lo desveló, cansado de su importunidad. Y ella desveló el enigma a los de su pueblo. Las gentes de la ciudad le dijeron el séptimo día, antes de ponerse el sol: «¿Qué más dulce que la miel y qué más fuerte que el león?». Él les dijo: «Si no hubieseis arado con mi novilla, no habríais descubierto mi enigma».

Lo invadió entonces el espíritu del Señor. Bajó a Ascalón, mató a treinta de sus hombres y tomó sus despojos. Luego entregó las mudas de vestidos a los que habían descifrado el enigma. Después subió a la casa de su padre, ardiendo de ira. En cuanto a la mujer de Sansón, tomó como marido a uno de los amigos de él, que era uno de sus guardianes.

Algún tiempo después, en la época de la siega de los trigos, Sansón visitó a su esposa, llevando un cabrito. Pidió: «Quiero llegarme a mi esposa, en la alcoba». Pero su suegro no le permitió entrar. Y le dijo: «Pensé que la habías aborrecido, y la entregué a tu compañero. Sin embargo, su hermana menor es mejor que ella. Ten a bien que sea tuya en lugar de la otra». Sansón replicó: «Esta vez seré inocente ante los filisteos, si les causo algún mal».

Fue y atrapó trescientos zorros. Tomó teas, juntó rabo con rabo y puso una tea entre cada par de ellos. Prendió fuego a las teas y soltó los zorros por las mieses de los filisteos, incendiando gavillas y mieses e incluso viñas y olivos. Los filisteos preguntaron: «¿Quién ha hecho esto?». Les respondieron: «Sansón, el yerno del timnita, porque este tomó a su esposa y la dio a su compañero». Entonces subieron los filisteos y los quemaron, a ella y a su padre. Sansón les dijo: «Por haber obrado así, no voy a parar hasta que me haya vengado de vosotros». Les tundió piernas y muslos, causándoles un gran estrago. Bajó y se estableció en una cueva de la peña de Etán.

Los filisteos subieron a acampar contra Judá y se desplegaron en Lejí. Los de Judá preguntaron: «¿Por qué habéis subido contra nosotros?». Respondieron: «Hemos subido a capturar a Sansón, para tratarlo como él nos ha tratado». Tres mil hombres de Judá bajaron a la cueva de la peña de Etán y dijeron a Sansón: «¿No sabes que los filisteos nos dominan? ¿Por qué nos has hecho esto?». Les respondió: «Según me trataron, así los he tratado». Le dijeron: «Hemos bajado a maniatarte, para entregarte en manos de los filisteos». Sansón les dijo: «Juradme que no me mataréis». Le respondieron: «No, que solo hemos venido a atarte y entregarte en sus manos. No te vamos a matar». Lo ataron con dos cordeles nuevos y lo subieron de la peña.

Cuando llegó a Lejí, los filisteos salieron gritando a su encuentro. Entonces lo invadió el espíritu del Señor, y los cordeles que tenía en sus brazos fueron como hilos de lino, consumidos por el fuego, y las ataduras de sus manos se deshicieron. Encontró una quijada fresca de asno, alargó la mano, la agarró y mató con ella a mil hombres. Sansón exclamó: «Con una quijada de asno un montón, dos montones. Con una quijada de asno maté mil hombres».

Cuando hubo acabado de hablar, tiró la quijada y llamó a aquel lugar Ramat Lejí. Después sintió mucha sed e invocó al Señor: «Has logrado esta gran victoria por mano de tu siervo. Pero ahora voy a morir de sed y a caer en manos de los incircuncisos». Entonces el Señor agrietó la hoya que hay en Lejí y manó agua de ella. Sansón bebió, recobró el aliento y se reanimó. Por ello se puso el nombre de En Coré a la fuente que hasta el día de hoy se encuentra en Lejí. Sansón juzgó veinte años a Israel, en tiempo de los filisteos.

R/. Amén.

Lectio libri Osee Prophetæ
Capitulo 4

R/. Deo gratias.

Audite verbum Domini filii Israel, quia judicium Domini cum habitatoribus terrae: non est enim veritas, et non est misericordia, et non est scientia Dei in terra.

Maledictum, et mendacium, homicidium, et furtum, et adulterium inundaverunt, et sanguis sanguinem tetigit.

Propter hoc lugebit terra, et infirmabitur omnis qui habitat in ea, in bestia agri, et in volucre cœli: sed et pisces maris congregabuntur.

Verumtamen unusquisque non judicet: et non arguatur vir: populus enim tuus, sicut hi qui contradicunt sacerdoti.

Et corrues hodie, et corruet etiam propheta tecum: nocte tacere feci matrem tuam.

Conticuit populus meus, eo quod non habuerit scientiam: quia tu scientiam repulisti, repellam te, ne sacerdotio fungaris mihi: et quia oblita es legis Dei tui, obliviscar filiorum tuorum et ego.

Secundum multitudinem eorum sic peccaverunt mihi: gloriam eorum in ignominiam commutabo.

Peccata populi mei comedent, et ad iniquitatem eorum sublevabunt animas eorum.

Et erit sicut populus, sic sacerdos: et visitabo super eum vias ejus, et cogitationes ejus reddam ei. Et comedent, et non saturabuntur: fornicati sunt, et non cessaverunt: quoniam Dominum dereliquerunt in non custodiendo.

Fornicatio enim, et vinum, et ebrietas aufert cor.

Populus meus in ligno suo interrogavit, et baculus ejus annuntiavit ei: spiritus enim fornicationis decepit eos, et fornicati sunt a Deo suo.

Super capita montium sacrificabant, et super colles accendebant thymiama; subter quercum, et populum, et terebinthum, quia bona erat umbra ejus: ideo fornicabuntur filiae vestrae, et sponsae vestrae adulterae erunt.

Non visitabo super filias vestras cum fuerint fornicatae, et super sponsas vestras cum adulteraverint: quoniam ipsi cum meretricibus versabantur, et cum effeminatis sacrificabant, et populus non intelligens vapulabit.

Si fornicaveris tu Israel, non derelinquam saltem Juda: et nolite ingredi in Galgala, et ne ascenderitis in Bethaven, neque juraveritis: Vivit Dominus.

Quoniam sicut vacca lasciviens declinavit Israel: nunc pascet eos Dominus, quasi agnum in solitudine?.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Oseas
Os 4,1-16

R/. Demos gracias a Dios.

¡Escuchad la palabra del Señor, hijos de Israel! El Señor tiene un proceso contra los habitantes del país, porque falta fidelidad y falta amor, falta el conocimiento de Dios en el país.

Se multiplican juramento y mentira, asesinato, robo y adulterio, y el crimen limita con el crimen.

Por eso está de luto el país, y languidecen sus habitantes, junto con los animales del campo y las aves del cielo. ¡Si hasta los peces desaparecen del mar!

Pero que nadie acuse, nadie critique. ¡Contra ti va mi pleito, sacerdote!

Tropiezas de día, y también tropieza el profeta contigo de noche. Reduzco a tu madre al silencio.

Perece mi pueblo por falta de conocimiento. Ya que tú rechazaste el conocimiento, yo te rechazo de mi sacerdocio; ya que olvidaste la enseñanza de tu Dios, también yo me olvido de tus hijos.

Cuantos más eran, más pecaban contra mí, cambiaré su gloria en ignominia.

Se alimentan del pecado de mi pueblo, ansían el fruto de su pecado.

¡Como el pueblo, así el sacerdote! Le pediré cuentas de sus andanzas, le retribuiré según sus obras: comerán, pero no se saciarán, se prostituyeron pero no se multiplicarán, porque abandonaron al Señor.

Prostitución, vino y mosto poseen el corazón.

Mi pueblo consulta a su madero, su cayado lo instruye. La pasión de la prostitución los ha extraviado, se prostituyen alejándose del abrigo de su Dios.

Sacrifican sobre la cumbre de los montes, queman incienso sobre las colinas, al abrigo de la encina, del álamo y del terebinto, porque su sombra es buena. ¡Por eso se prostituyen vuestras hijas y vuestras nueras cometen adulterio!

No pediré cuentas a vuestras hijas si se prostituyen, ni a vuestras nueras si cometen adulterio: porque son ellos, los sacerdotes, los que se van con prostitutas y sacrifican con las consagradas. ¡Y un pueblo que no comprende, se pierde!

Si tú te prostituyes, Israel, que Judá no incurra en culpa. No vayáis a Guilgal, no subáis a Betavén, no juréis «por vida del Señor».

Puesto que Israel se empecinó como una vaca obstinada, ¿puede apacentarlos el Señor como a cordero en la pradera?

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Michææ Prophetæ
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Audite principes Jacob, et duces domus Israel: Numquid non vestrum est scire judicium, qui odio habetis bonum, et diligitis malum: qui violenter tollitis pelles eorum desuper eis, et carnem eorum desuper ossibus eorum? Qui comederunt carnem populi mei, et pelles eorum desuper expoliaverunt: et ossa eorum confregerunt, et conciderunt sicut in lebete, et quasi carnem in medio ollæ.
Tunc clamabunt ad Dominum, et non exaudiet eos: et abscondet faciem suam ab eis in tempore illo, sicut nequiter egerunt in adinventionibus suis.

Hæc dicit Dominus super prophetas, qui seducunt populum meum: qui mordent dentibus suis, et prædicant pacem: et si quis non dederit in ore eorum quippiam, sanctificant super eum prælium.
Propterea nox vobis pro visione erit, et tenebræ vobis pro divinatione: et occumbet sol super prophetas, et obtenebrabitur super eos dies.
Et confundentur qui vident visiones, et confundentur divini: et operient vultus suos omnes, quia non est responsum Dei in eis.
Verumtamen ego repletus sum fortitudine spiritus Domini, judicio, et veritate.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Miqueas
Mi 3,1-8

R/. Demos gracias a Dios.

¡Escuchad, líderes de Jacob, jefes de la casa de Israel! ¿No es cosa vuestra conocer el derecho? Pero odiáis el bien y os gusta el mal. Les arrancáis la piel y hasta raéis los huesos; os coméis al resto de mi pueblo, lo despojáis de su piel, le machacáis los huesos, lo ponéis en trozos en la olla, como carne en caldereta.
Cuando llamen y griten, no les escuchará el Señor; entonces se esconderá de ellos, a causa de sus crímenes.

Esto dice el Señor contra los profetas que extravían a mi pueblo: «¿Tienen algo entre los dientes?, gritan paz; a quien no les pone algo en la boca, les declaran la guerra».
Por eso, en vez de visión tendrán noche, en vez de presagio, oscuridad; se pondrá el sol para los profetas, se les oscurecerá el día.
Se avergonzarán los videntes, los adivinos quedarán en ridículo, se taparán la cara todos ellos, pues Dios no les responde.
Pero yo estoy lleno de fuerza -por el espíritu de Dios-, de derecho y coraje, para anunciar a Jacob su culpa, a Israel su pecado.

R/. Amén.

Inicio página

SABBATO SÁBADO
In Laudibus En Laudes

Lectio libri Judicum
Capitulo19

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Fuit quidam vir Levites habitans in latere montis Ephraim, qui accepit uxorem de Bethlehem Juda: quæ reliquit eum, et reversa est in domum patris sui in Bethlehem, mansitque apud eam quatuor mensibus. Secutusque est eam vir suus, volens ei reconciliari, atque blandiri, et secum reducere, habens in comitatu puerum, et duos asinos: quæ suscepit eum, et introduxit in domum patris sui. Quod cum audisset socer ejus, eumque vidisset, occurrit ei lætus, et amplexatus est hominem.

Mansitque gener in domo soceri tribus diebus, comedens cum eo, et bibens familiariter. Die autem quarto consurgens de nocte, proficisci voluit: quem tenuit socer, et ait: Gusta prius pusillum panis, et conforta stomachum, et sic proficisceris. Sederuntque simul, et comederunt ac biberunt. Dixitque pater puellæ ad generum suum: Quæso te ut hodie hic maneas, pariterque lætemur. Et ille consurgens, cœpit velle proficisci. Et nihilominus obnixe eum socer tenuit, et apud se fecit manere. Mane autem facto, parabat Levites iter.

Cui rursum socer: Obsecro, inquit, ut paululum cibi capias, et assumptis viribus, donec increscat dies, postea proficiscaris. Comederunt ergo simul. Surrexitque adolescens, ut pergeret cum uxore sua, et puero. Cui rursum locutus est socer: Considera quod dies ad occasum declivior sit, et declinet ad vesperum: mane apud me etiam hodie, et duc lætum diem, et cras proficisceris ut vadas in domum tuam. Noluit gener acquiescere sermonibus ejus: Sed statim surrexit et venit contra Jebus, quæ altero nomine vocatur Hierusalem, ducens secum duos asinos onustos, et concubinam.

Jamque aderant juxta Jebus, et dies mutabatur in noctem: dixitque puer ad Dominum suum: Veni, obsecro, declinemus ad urbem Jebusæorum, et manea nus in ea. Cui respondit Dominus: Non ingrediar oppidum gentis alienæ, quæ non est de filiis Israel, sed transibo usque Gabaa: et cum illuc venero, maneamus in ea, aut certe in urbe Rama. Transierunt igitur Jebus, et cœptum pergebant iter, occubuitque eis sol juxta Gabaa, quæ est in tribu Benjamin: Diverteruntque ad eam, ut manerent ibi. Quo cum intrassent, sedebant in platea civitatis, et nullus eos recipere volebat hospitio.

Et ecce, apparuit homo senex, revertens de agro et de opere suo vesperi, qui et ipse erat de monte Ephraim, et peregrinus habitabat in Gabaa. Homines autem regionis illius erant filii Jemini. Levatisque oculis, senex vidit sedentem hominem cum sarcinulis in platea civitatis: et dixit ad eum: Unde venis? et quo vadis? Qui respondit ei: Profecti sumus de Bethlehem Juda, et pergimus ad locum nostrum, qui est in latere montis Ephraim, unde ieramus Bethlehem: et nunc vadimus ad domum Dei, nullusque nos sub tectum suum vult recipere, habentes paleas, et fœnum in asinorum pabulum, et panem ac vinum in meos et ancillæ tuæ usus, et pueri qui mecum est: nulla re indigemus nisi hospitio. Cui respondit senex: Pax tecum sit, ego præbebo omnia, quæ necessaria sunt: tantum vos quæso, ne in platea maneatis.

Introduxitque eum in domo sua, et pabulum asinis præbuit: ac postquam laverunt pedes suos, recepit eos in convivium. Illis epulantibus, ac post laborem itineris cibo, et potu reficientibus corpora, venerunt viri civitatis illius, filii Belial (id est absque jugo), et circumdantes domum senis, fores pulsare cœperunt, clamantes ad dominum domus, atque dicentes: Educ virum, qui ingressus est domum tuam, ut abutamur eo. Egressusque est ad eos senex, et ait: Nolite, fratres, nolite facere malum hoc: quia ingressus est domum hospitii mei, et cessate ab hac stultitia: habeo filiam virginem, et hic homo habet concubinam, educam eas ad vos, ut humilietis eas, et vestram libidinem compleatis: tantum, obsecro, ne scelus hoc contra naturam operemini in virum. Nolebant audire sermonibus ejus. Quod cernens homo, educit ad eos concubinam suam, et eis tradidit illudendam: qua cum tota nocte abusi essent, dimiserunt eam mane.

At mulier, recedentibus tenebris, venit ad ostium domus, ubi manebat Dominus suus, et ibi corruit. Mane facto, surrexit homo, et aperuit ostium, ut cœptam expleret viam: et ecce concubina ejus jacebat ante ostium expansis in limine manibus. Cui ille, putans eam quiescere, loquebatur: Surge, et ambulemus. Qua nihil respondente, intelligens quod erat mortua, tulit eam, et imposuit asino, reversusque est in domum suam.

Quam cum esset ingressus, arripuit gladium, et cadaver uxoris cum ossibus suis in duodecim partes, ac frusta concidens, misit in omnes terminos Israel. Quod cum vidissent singuli, clamabant: Numquam res talis facta est in Israel, ex ea die qua ascenderunt patres nostri de Ægypto, usque in præsens tempus: ferte sententiam, et in commune decernite, quid facto opus sit.

Cap. 20. Egressi sunt itaque omnes filii Israel, et pariter conglobati sunt, quasi vir unus de Dan usque Bersabee, et terra Galaad ad Dominum in Maspha: omnesque anguli populorum, et cunctæ tribus Israel in Ecclesiam populi Dei convenerunt quadraginta millia peditum pugnatorum.

(Nec latuit filios Benjamin, quod ascendissent filii Israel in Maspha.) Interrogatusque Levita maritus mulieris interfectæ, quomodo tantum scelus perpetratum esset, respondit: Veni in Gabaa Benjamin cum uxore mea, illucque diverti: et ecce homines civitatis illius circumdederunt nocte domum, in qua manebam, volentes me occidere, et uxorem meam incredibili libidinis furore vexantes, denique mortua est. Quam arreptam, in frusta concidi, misique partes in omnes terminos possessionis vestræ: quia numquam tantum nefas, et tam grande piaculum factum est in Israel. Adestis omnes filii Israel, decernite quid facere debeatis.

Stansque omnis populus, quasi unius hominis sermone respondebant: Non recedemus in tabernacula nostra, nec suam quisque intrabit domum: sed hoc contra Gabaa in commune faciemus. Decem viri eligantur de centum ex omnibus tribubus Israel, et centum de mille, et mille de decem millibus, et comportent exercitui cibaria, ut possimus pugnantes contra Gabaa Benjamin, reddere ei pro scelere, quod meretur.

Convenitque omnis Israel ad civitatem, quasi unus homo, eadem mente, unoque consilio: et miserunt nuntios ad omnem tribum Benjamin, qui dicerent: Cur tantum nefas in vobis repertum est? Tradite homines de Gabaa, qui hoc flagitium perpetrarunt, ut moriantur, et auferatur malum de Israel.

Qui noluerunt fratrum suorum filiorum Israel audire mandatum: sed ex cunctis urbibus, quæ suæ sortis erant, convenerunt in Gabaa, ut illis ferrent auxilium, et contra universum populum Israel dimicarent. Inventique sunt viginti quinque millia de Benjamin educentium gladium, præter habitatores Gabaa qui septingenti erant viri fortissimi, ita sinistra, ut dextra præliantes: et sic fundis ad certum jactantes lapides, ut capillum quoque possent percutere, et nequaquam in alteram partem ictus lapidis deferretur.

Virorum autem Israel absque filiis Benjamin inventa sunt quadraginta millia educentium gladios, et paratorum ad pugnam. Qui surgentes venerunt in domum Dei, hoc est in Silo: consulueruntque Dominum, atque dixerunt: Quis erit in exercitu nostro princeps certaminis contra filios Benjamin? Quibus respondit Dominus: Judas sit dux vester.

Statimque filii Israel surgentes mane, castrametati sunt juxta Gabaa: et inde procedentes ad pugnam contra Benjamin, urbem oppugnare cœperunt. Egressique filii Benjamin de Gabaa, occiderunt de filiis Israel die illo viginti duo millia virorum. Rursum filii Israel et fortitudine et numero confidentes, in eodem loco, in quo prius certaverunt, aciem direxerunt: ita tamen ut prius ascenderent, et flerent coram Domino usque ad noctem: consulueruntque Deum, et dixerunt: Debeo ultra procedere ad dimicandum contra filios Benjamin fratres meos, an non? Quibus ille respondit: Ascendite ad eum, et inite certamen.

Cumque filii Israel altera die processissent ad prælium contra Benjamin de portis Gabaa: occurrerunt eos, tantaque in eis cæde bacchati sunt, ut decem et octo millia virorum educentium gladium prosternerent.

Quamobrem omnes filii Israel venerunt in domum Dei, et sedentes flebant coram Domino: jejunaveruntque die illo usque ad vesperum, et obtulerunt ei holocausta, et pacificas victimas.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 19,1-20,26

R/. Demos gracias a Dios.

Por aquellos días:

Un levita que vivía como extranjero en los confines de la montaña de Efraín se casó con una concubina de Belén de Judá. Su concubina se enfadó con él y se marchó de su lado, yéndose a la casa de su padre, a Belén de Judá. Allí permaneció algún tiempo, unos cuatro meses. Su marido se puso en camino tras ella, para hablarle al corazón y hacerla volver, llevando consigo a su criado y una pareja de borricos. Ella le hizo pasar a la casa de su padre. Cuando lo vio el padre de la joven, se alegró de encontrarlo.

Su suegro, el padre de la joven, lo retuvo, y permaneció con él tres días. Comieron, bebieron y pasaron la noche allí. Al cuarto día, se levantaron temprano y se dispusieron a partir. El padre de la joven dijo entonces a su yerno: «Reconforta tu corazón con un bocado de pan, y luego partiréis». Se sentaron a comer y a beber juntos. El padre de la joven le dijo: «Accede, por favor, a pasar la noche y que tu corazón se alegre». El hombre se levantó para marchar, pero su suegro le insistió, y él volvió a pasar la noche allí.

Al quinto día se levantó de madrugada para irse. Pero el padre de la joven le dijo: «Por favor, reconforta tu corazón, y demoraos hasta que decline el día». Y comieron los dos. Cuando el hombre se levantaba para irse con su concubina y su criado, le dijo su suegro, el padre de la joven: «El día declina y se va a hacer de noche. Por favor, pasad aquí la noche, pues el día se acaba. Pernocta aquí y que tu corazón se alegre. Mañana madrugaréis para hacer vuestro viaje e irás a tu tienda». Pero aquel hombre no accedió a pasar la noche. Emprendió el camino, y llegó frente a Jebús, es decir, Jerusalén, con los dos borricos aparejados, y su concubina.

Cuando se encontraban cerca de Jebús, el día iba muy de caída. El criado dijo a su amo: «Vamos a desviarnos a esta ciudad jebusea, para pasar allí la noche». Su amo le replicó: «No nos desviaremos a una ciudad extranjera en la que no vive ninguno de los hijos de Israel. Continuaremos hasta Guibeá». Dijo luego a su criado: «Vamos y acerquémonos a una de las localidades, para pasar la noche en Guibeá o en Ramá». Continuaron el camino, hasta que se les puso el sol cerca de Guibeá de Benjamín. Se desviaron de allí para ir a pasar la noche en Guibeá. El levita entró y se sentó en la plaza de la ciudad, pero no hubo nadie que los acogiera para que pasaran la noche en su casa.

Entre tanto, un anciano regresaba al atardecer de su faena en el campo. Era un hombre de la montaña de Efraín que residía como emigrante en Guibeá, mientras que las gentes de la localidad eran benjaminitas. El anciano levantó los ojos y, al ver al caminante en la plaza de la ciudad, preguntó: «¿Adónde vas y de dónde vienes?». Le contestó: «Vamos de paso desde Belén de Judá a los confines de la montaña de Efraín, de donde soy yo. He ido hasta Belén de Judá. Yo voy frecuentemente a la casa de Dios, pero nadie me ha acogido en su casa. Tenemos paja y forraje para nuestros borricos, y también pan y vino para mí, para tu sierva y para el criado que está con tu siervo. No tenemos necesidad de ninguna cosa». El anciano le dijo: «La paz sea contigo. Todas tus necesidades corren de mi cuenta. No has de pasar la noche en la plaza».

Los hizo entrar en su casa y echó forraje a los borricos. Ellos se lavaron los pies, comieron y bebieron. Se encontraban animados cuando la gente de la ciudad, unos malvados, cercaron la casa, aporrearon la puerta y dijeron a gritos al anciano, dueño de la casa: «Saca al hombre que has recogido en tu casa, para que lo conozcamos». El dueño de la casa salió ante ellos y les dijo: «Hermanos míos, por favor, no obréis mal. Puesto que este hombre ha entrado en mi casa, no cometáis esa infamia. Ahí está mi hija, que es virgen, y la concubina de él. Voy a sacarlas; forzadlas y haced con ellas lo que mejor os parezca. Pero con este hombre no cometáis tal infamia». Aquellos hombres no le hicieron caso. El hombre tomó entonces a su concubina y la sacó fuera; ellos la forzaron y abusaron de ella toda la noche, hasta el amanecer. Al rayar el alba, la dejaron.

La mujer llegó al despuntar el alba, y quedó tendida a la entrada de la casa del hombre donde se encontraba su señor, hasta que se hizo de día. Su señor se levantó de madrugada, abrió la puerta de la casa, y cuando salía para emprender la marcha, vio a su concubina tendida a la entrada de la casa, con las manos sobre el umbral. Le dijo: «Levántate y vamos». Pero no hubo respuesta. La cargó sobre el borrico y se fue a su localidad.

Al llegar a su casa, tomó un cuchillo y, agarrando el cadáver de su mujer, la descuartizó miembro por miembro en doce trozos y los envió por todo el territorio de Israel. Cuantos lo veían, decían: «No ha ocurrido ni se ha visto cosa semejante, desde la subida de los hijos de Israel de Egipto hasta el día de hoy. Consideradlo, deliberad y pronunciaos».

Todos los hijos de Israel, desde Dan hasta Berseba y Galaad, fueron como un solo hombre a reunirse en asamblea ante el Señor en Mispá. Los jefes del pueblo y todas las tribus de Israel asistieron a la asamblea del pueblo de Dios: cuatrocientos mil hombres de a pie, diestros con la espada.

Los benjaminitas se enteraron de que los hijos de Israel habían subido a Mispá. Los hijos de Israel les preguntaron: «Decidnos cómo se ha cometido semejante maldad». El levita, esposo de la mujer asesinada, respondió: «Mi concubina y yo habíamos llegado a Guibeá de Benjamín para pasar la noche. Entonces se alzaron contra mí los señores de Guibeá y me rodearon en la casa durante la noche. Planeaban matarme. Y en cuanto a mi concubina, la forzaron hasta matarla. Yo, agarrándola, la descuarticé y la envié por todo el territorio de la heredad de Israel, porque se ha cometido una abominación y una infamia en Israel. Aquí estáis todos vosotros, hijos de Israel. Proponed aquí mismo una resolución y un dictamen».

Todo el pueblo se levantó como un solo hombre, diciendo: «Nadie irá a su tienda ni volverá a su casa. Esto es lo que haremos respecto a Guibeá: subiremos contra ella según sorteo. Escogeremos diez hombres por cada cien de todas las tribus de Israel, y cien por cada mil y mil por cada diez mil, a fin de procurar vituallas para la tropa que vaya a tratar a Guibeá de Benjamín según merece la infamia que se ha cometido en Israel».

Todos los israelitas, aliados como un solo hombre, se reunieron contra la ciudad. Las tribus de Israel despacharon emisarios por toda la tribu de Benjamín a decirles: «¿Qué maldad es esa que se ha cometido entre vosotros? Ahora, pues, entregadnos a esos hombres despreciables de Guibeá, para que los matemos y extirpemos esta maldad de Israel». Pero los de Benjamín no quisieron escuchar la voz de sus hermanos israelitas.

Los benjaminitas dejaron sus ciudades y se reunieron en Guibeá, para salir a luchar con los hijos de Israel. Aquel día, de entre los benjaminitas procedentes de las ciudades y diestros en el uso de la espada, fueron alistados veintiséis mil, sin contar a los habitantes de Guibeá. De entre todos ellos, había setecientos hombres aguerridos, zurdos, capaces de lanzar con la honda una piedra contra un cabello sin que el golpe de la piedra se desviara lo más mínimo.

Los israelitas se alistaron, sin Benjamín: cuatrocientos mil hombres armados de espada, todos ellos gente de guerra. Se pusieron en marcha, y subieron a Betel a consultar a Dios. Preguntaron: «¿Quién de nosotros subirá primero a luchar contra los benjaminitas?». El Señor respondió: «Judá será el primero». Los hijos de Israel se levantaron de madrugada y acamparon cerca de Guibeá.

Los hijos de Israel salieron a luchar contra Benjamín y formaron contra ellos en orden de batalla, frente a Guibeá. Pero los benjaminitas de Guibeá salieron y aquel día dejaron muertos en tierra veintidós mil hombres de Israel. Se rehicieron y volvieron a formar en orden de batalla en el mismo lugar donde habían formado el primer día. Los hijos de Israel subieron a llorar ante el Señor, hasta la tarde. Consultaron al Señor: «¿He de volver a presentar batalla a mi hermano Benjamín?». El Señor Respondió: «Subid contra él».

Al segundo día, los hijos de Israel se acercaron a los benjaminitas. Entonces, Benjamín salió de Guibeá a su encuentro aquel segundo día, y dejó muertos por tierra dieciocho mil israelitas más, todos ellos armados de espada.

Los hijos de Israel y todo el pueblo subieron a Betel. Allí lloraron sentados ante el Señor. Aquel día ayunaron hasta el atardecer, y ofrecieron holocaustos y víctimas pacíficas ante el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Lectio libri Proverbiorum Salomonis
Capitulo 24

R/. Deo gratias.

Fili,

Sapientia aedificavit sibi domum, et prudentia roborabitur. In doctrina replebuntur cellaria, universa substantia pretiosa et pulcherrima.
Vir sapiens, fortis est: et vir doctus, robustus et validus.
Quia cum dispositione initur bellum: et erit salus ubi multa consilia sunt.
Qui cogitat mala facere, stultus vocabitur.
Cogitatio stulti peccatum est: et abominatio hominum detractor.
Si desperaveris lassus in die angustiae: imminuetur fortitudo tua.
Erue eos, qui ducuntur ad mortem: et qui trahuntur ad interitum liberare non cesses.
Si dixeris, Vires non suppetunt: qui inspector est cordis, ipse intelligit, et servatorem animae tuae nihil fallit, reddetque homini juxta opera sua.
Ne insidieris, et quaeras impietatem in domo justi, neque vastes requiem ejus.
Septies enim in die cadit justus, et resurgit: impii autem corruent in malum.
Cum ceciderit inimicus tuus, ne gaudeas, in ruina ejus ne exultet cor tuum: ne forte videat Dominus, et displiceat ei, et auferat, ab eo iram suam.
Ne contendas cum pessimis, nec aemuleris impios: quoniam non habent spem futurorum mali, et lucerna impiorum extinguetur: quoniam repente consurget perditio eorum: et ruinam utriusque quis novit?

Ne sis testis frustra contra proximum tuum: nec lactes quemquam in labiis tuis. Ne dicas: Quomodo fecit mihi, sic faciam: et reddam unicuique secundum opus suum.

R/. Amen.

 

Lectura del libro de los Proverbios de Salomón
Prov 24,3-12.15-22.28-29

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Una casa se edifica con sabiduría, se consolida usando inteligencia; 4 con el saber se llenan las estancias de objetos preciosos, deseables.
Más vale sabio que fuerte, hombre experto que forzudo.
Con estrategia se gana la guerra, el triunfo es fruto del consejo.
La sabiduría supera al necio, en público no abre la boca.
Al hombre que trama maldades la gente lo llama intrigante; el necio intriga para pecar, la gente detesta al insolente.
Si flaqueas cuando llega la desgracia es que tu valor es limitado.
Libra a los condenados a muerte, atiende a los que van a morir.
Aunque digas: «No me daba cuenta», el que pesa los corazones lo sabe, el que vigila tu vida se entera: pagará a cada cual por sus obras.
No aceches el hogar del justo, no intentes derribar su morada, pues cae siete veces y se levanta, pero el malvado se hunde en la desgracia.
Si cae tu enemigo, no te alegres; si tropieza, no lo celebres, no sea que al Señor no le agrade y retire de él su castigo.
No pierdas la paz por el perverso ni tengas envidia del malvado, pues no hay porvenir para el perverso, la lámpara del malvado se extingue.
Teme, hijo mío, al Señor y al rey, no te enemistes con ninguno de los dos, pues su castigo suele llegar sin avisar, ¿y quién conoce el alcance de su ira?

No declares sin motivo contra el prójimo ni engañes a nadie con tus labios.
No digas: «Le haré lo que me hizo, le pagaré con la misma moneda».

R/. Amén.

Lectio libri Judicum
Capitulo
20

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Consuluerunt filii Israel Dominum, atque dixerunt: Exire ultra debemus ad pugnandum contra filios Benjamin fratres nostros, an quiescere? Quibus ait Dominus: Ascendite, cras enim tradam eos in manus vestras.

Posueruntque filii Israel insidias per circuitum urbis Gabaa: et tertia vice sicut semel et bis, contra Benjamin exercitum produxerunt. Sed et filii Benjamin audaciter erumperunt de civitate, et fugientes adversarios longius persecuti sunt, ita ut vulnerarent ex eis sicut primo et secundo die, et caederent per duas semitas terga vertentes, quarum una ferebatur in Bethel, et altera in Gabaa, atque prosternerent triginta circiter viros: putaverunt enim solito eos more caedere. Qui fugam arte simulantes, inierunt consilium ut abstraherent eos de civitate, et quasi fugientes ad supradictas semitas perducerent.

Omnes itaque filii Israel surgentes de sedibus suis, tetenderunt aciem in loco, qui vocabatur Baalthamar. Insidiae quoque, quae circa urbem erant, paulatim se aperire cœperunt, et ad occidentalem urbis partem procedere. Sed et alia decem millia virorum de universo Israel, habitatores urbis ad certamina provocabant. Ingravatumque est bellum contra filios Benjamin: et non intellexerunt quod ex omni parte illis staret interitus. Percussitque eos Dominus in conspectu filiorum Israel, et interfecerunt ex illis illo die viginti quinque millia et centum viros, omnes bellatores et educentes gladium.

Filii autem Benjamin, cum se inferiores esse vidissent, cœperunt fugere. Quod cernentes filii Israel, dederunt eis ad fugiendum locum, ut ad praeparatas insidias devenirent, quas juxta urbem posuerant. Qui cum repente de latibulis surrexissent, et Benjamin terga caedentibus daret, ingressi sunt civitatem, et percusserunt eam in ore gladii.

Signum autem dederunt filii Israel his quos in insidiis collocaverant, ut postquam urbem cepissent, igne accenderent: ut ascendente in altum fumo, captam urbem demonstrarent. Quod cum cernerent filii Israel in ipso certamine positi, (putaverunt enim filii Benjamin eos fugere, et instantius sequebantur, caesis de exercitu eorum triginta viris): Israel vero retro aspiciens, cum captam cernerent civitatem, et flammas in sublime ferri: qui prius simulaverant fugam, versa facie fortiter resistebant. Quod cum vidissent filii Benjamin, in fugam versi sunt, et ad viam deserti ire cœperunt, illuc quoque eos adversariis persequentibus: sed et hi qui urbem succenderant, occurrerunt eis. Atque ita factum est, ut ex utraque parte ab hostibus caederentur, nec erat ulla morientium requies. Ceciderunt, atque prostrati sunt ad orientalem plagam urbis Gabaa. Fuerunt autem qui in eo loco interfecti sunt, decem et octo millia virorum, omnes robustissimi pugnatores.

Quod cum vidissent qui remanserunt de Benjamin, fugerunt in solitudinem: et pergebant ad petram, cujus vocabulum est Remmon. In illa quoque fuga palantes, et in diversa tendentes, occiderunt quinque millia virorum. Et cum ultra tenderent persecuti sunt eos, et interfecerunt etiam alia duo millia. Et sic factum est, ut omnes qui ceciderant de Benjamin in diversis locis, essent viginti quinque millia, pugnatores ad bella promptissimi.

Remanserunt itaque de omni numero Benjamin, qui evadere potuerant, et fugere in solitudine, sexcenti viri; sederuntque in petra Remmon mensibus quatuor. Regressi autem filii Israel omnes reliquias civitatis a viris usque ad jumenta gladio percusserunt, cunctasque urbes et viculos Benjamin vorax flamma consumpsit.

Cap. 21. Juraverunt quoque filii Israel in Maspha, et dixerunt: Nullus nostrum dabit filiis Benjamin de filiabus suis uxorem. Veneruntque omnes ad domum Dei in Silo, et in conspectu ejus sedentes usque ad vesperam, levaverunt vocem, et magno ululatu cœperunt flere, dicentes: Quare Domine Deus Israel, factum est hoc malum in populo tuo, ut hodie una tribus auferretur ex nobis? Altera autem die diluculo consurgentes, extruxerunt altare: obtuleruntque ibi holocausta, et pacificas victimas, et dixerunt:

Quis non ascendit in exercitum Domini de universis tribubus Israel? Grandi enim juramento se constrinxerunt, cum essent in Maspha, interfici eos qui defuissent.

Ductique pœnitentia filii Israel super fratre suo Benjamin, cœperunt dicere. Ablata est una tribus de Israel, unde uxores accipient? omnes enim in communi juravimus, non daturos nos his filias nostras. Idcirco dixerunt: Quis est de universis tribubus Israel, qui non ascendit ad Dominum in Maspha? Et ecce inventi sunt viri Jabis Galaad in illo exercitu non fuisse. (Eo quoque tempore cum essent in Silo, nullus est ex eis ibi repertus.)

Miserunt itaque decem millia viros robustissimos, et praeceperunt eis: Ite, et percutite habitatores Jabis Galaad in ore gladii, tam uxores quam parvulos eorum. Et hoc erit quod observare debetis: Omne generis masculini, et mulieres quae cognoverunt viros, interficite, virgines autem reservate. Inventaeque sunt de Jabis Galaad quadringentae virgines, quae nesciebant viri thorum, adduxeruntque eas ad castra in Silo, in terra Chanaan. Miseruntque nuntios ad filios Benjamin, qui erant in petra Remmon, et praeceperunt eis, ut eos in pace susciperent. Veneruntque filii Benjamin in illo tempore, et datae sunt eis uxores de filiabus Jabis Galaad: alias autem non repererunt quas simili modo traderent.

Universusque Israel valde doluit, et egit pœnitentiam super interfectionem unius tribus ex Israel. Dixeruntque majores natu: Quid faciemus reliquis, qui non acceperunt uxores? omnes de Benjamin feminae conciderunt, et magna nobis cura, ingentique studio providendum est, ne una tribus deleatur ex Israel. Filias eis dare non possumus, constricti juramento et maledictione, qua diximus: Maledictus qui dederit de filiaabus suis uxorem Benjamin.

Ceperuntque consilium, atque dixerunt: Ecce solemnitas Domini est in Silo anniversaria, quae sita est ad septentrionalem urbis Bethel, et ad orientalem partem viae, quae de Bethel tendit ad Sichimam, et ad meridiem oppidi Lebona. Praeceperuntque filiis Benjamin, atque dixerunt: Ite et latitate in vineis. Cumque videritis filias Silo ad ducendos choros ex more procedere, ite repente de vineis, et rapite eas, singuli uxores singulas, et pergite in terra Benjamin. Cumque venerint patres earum, aut fratres, et adversum vos queri cœperint, atque jurgari, dicemus eis: Miseremini eorum: non enim rapuerunt eas jure bellantium, atque victorum, sed rogantibus ut acciperent, non dedistis, et a vestra parte peccatum est.

Feceruntque filii Benjamin, ut sibi fuerat imperatum: et juxta numerum suum rapuerunt sibi de his quae ducebant choros, uxores singulas: abieruntque in possessionem suam, aedificantes urbes, et habitantes in eis. Filii quoque Israel reversi sunt per tribus et familias in tabernacula sua. In diebus illis non erat rex in Israel: sed unusquisque, quod sibi rectum videbatur, hoc faciebat.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Jueces
Jue 20,27-21,24

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Los hijos de Israel consultaron al Señor, diciendo: «¿Continuaré saliendo a luchar contra los de mi hermano Benjamín o desistiré?». El Señor respondió: «Subid, pues mañana lo entregaré en vuestras manos».

Israel puso emboscadas en torno a Guibeá. Al tercer día subieron los hijos de Israel contra los benjaminitas, y formaron contra Guibeá como las veces anteriores. Los benjaminitas salieron al encuentro de la tropa, alejándose de la ciudad. Y, lo mismo que las veces anteriores, comenzaron a causar bajas entre la tropa por los caminos, uno de los cuales sube a Betel y el otro a Guibeá por el campo: unos treinta israelitas. Los benjaminitas se dijeron: «Ya están derrotados ante nosotros como anteriormente». Pero es que los hijos de Israel se habían dicho: «Huyamos y alejémoslos de la ciudad, hacia los caminos».

Entonces los israelitas se levantaron de sus posiciones para formar en Baal Tamar, mientras la emboscada de Israel salía de su posición, del flanco desguarnecido de Guibeá. Diez mil hombres escogidos de Israel llegaron frente a Guibeá y arreció la batalla. Los benjaminitas no sabían que la desgracia se les echaba encima. El Señor batió a Benjamín ante Israel. Y los hijos de Israel mataron aquel día a veinticinco mil cien benjaminitas, todos ellos armados de espada.

Los benjaminitas se dieron cuenta de que habían sido derrotados. Los hijos de Israel, sin embargo, cedieron terreno a Benjamín, pues confiaban en la emboscada que habían tendido junto a Guibeá. Los emboscados se apresuraron a asaltar Guibeá. Se desplegó la emboscada, y pasaron a filo de espada a toda la ciudad.

Los hijos de Israel tenían con los emboscados el acuerdo de hacer subir una señal de humo de la ciudad. Los hijos de Israel retrocedieron en la batalla. Y Benjamín comenzó a causarles bajas —unos treinta hombres—, de modo que se dijeron: «Están ya derrotados ante nosotros, como en el primer combate». Entonces comenzó a salir de la ciudad la señal, una columna de humo. Cuando Benjamín volvió su rostro, vio que toda la ciudad subía en llamas al cielo. Los israelitas volvieron a hacerles frente, mientras los benjaminitas permanecían aterrorizados, al ver que la desgracia había caído sobre ellos. Se volvieron por el camino del desierto ante los israelitas, pero el combate los fue siguiendo. Los que salían de las ciudades, sorprendiéndolos en medio, los aniquilaban. Cercaron a Benjamín, lo acosaron sin descanso y lo persiguieron hasta llegar frente a Guibeá, a levante. Cayeron dieciocho mil benjaminitas, todos ellos valerosos.

Los restantes se volvieron y huyeron al desierto, a la peña de Rimón. Los rastrearon por los senderos: cinco mil hombres caídos. Los persiguieron hasta Guidón, matándoles dos mil. Aquel día cayeron de Benjamín veinticinco mil hombres armados de espada, todos ellos valerosos.

Seiscientos hombres se habían vuelto, y habían huido al desierto, a la peña de Rimón. Y permanecieron en la peña de Rimón cuatro meses. Los hijos de Israel se volvieron contra los benjaminitas. Y pasaron a filo de espada desde la población de la ciudad al ganado menor y todo cuanto había en ella. Asimismo, prendieron fuego a todas las ciudades que encontraban.

Los hijos de Israel habían jurado en Mispá: «Ninguno de nosotros entregará su hija como esposa a un benjaminita». 2 El pueblo llegó a Betel y allí permanecieron sentados ante Dios, hasta la tarde. Levantaron su voz y lloraron con grandes gemidos. 3 Decían: «¿Por qué, Señor, Dios de Israel, ha ocurrido esto en Israel, que le falte hoy una tribu?». 4 El pueblo se levantó de madrugada, edificaron allí un altar y ofrecieron holocaustos y sacrificios pacíficos.

Los hijos de Israel preguntaron: «¿Quién de entre todas las tribus de Israel es el que no ha subido a la asamblea ante el Señor?». Pues se había hecho un juramento solemne contra quien no subiera ante el Señor a Mispá, en estos términos: «Morirá sin remedio».

Los hijos de Israel sentían lástima de su hermano Benjamín y repetían: «Hoy ha sido extirpada una tribu de Israel. ¿Qué mujeres podemos procurarles a los que quedan, pues hemos jurado por el Señor no darles esposas de entre nuestras hijas?». Preguntaron: «¿Quién hay entre las tribus de Israel que no haya subido ante el Señor a Mispá?». Y resultó que no había subido al campamento, a la asamblea, ningún hombre de Yabés de Galaad. Se pasó revista al pueblo y vieron que no había allí ninguno de los habitantes de Yabés de Galaad.

Entonces la asamblea envió doce mil hombres aguerridos, a los que dio esta orden: «Id y pasad a filo de espada a los habitantes de Yabés de Galaad, incluidas las mujeres y los niños. Esto es lo que haréis: consagraréis al anatema a todo varón y a toda mujer que haya conocido el lecho de un varón, pero a las vírgenes las dejaréis con vida». Así lo hicieron. Hallaron entre los habitantes de Yabés de Galaad cuatrocientas jóvenes vírgenes, que no habían conocido el lecho de un varón. Y las condujeron al campamento de Siló, en la tierra de Canaán.

Toda la asamblea despachó mensajeros para hablar con los benjaminitas que se encontraban en la peña de Rimón y proponerles la paz. Los benjaminitas regresaron entonces, y les entregaron las que habían quedado vivas de entre las mujeres de Yabés de Galaad. Pero no había bastantes para todos ellos.

El pueblo tuvo lástima de Benjamín, porque el Señor había abierto una brecha en las tribus de Israel. Los ancianos de la comunidad preguntaron: «¿Qué haremos para dar esposas a los supervivientes, puesto que han sido exterminadas las mujeres de Benjamín?». Dijeron: «Tenga Benjamín una posibilidad de supervivencia, a fin de que no sea exterminada una tribu de Israel. Aunque nosotros no podemos darles esposas de entre nuestras hijas». En efecto, los hijos de Israel habían jurado: «Maldito quien dé esposa a Benjamín».

Se dijeron: «Mirad, llega la fiesta anual del Señor en Siló». Siló se encuentra al norte de Betel, a oriente del camino que sube de Betel a Siquén y al sur de Libná. Entonces ordenaron a los benjaminitas: «Id y apostaos en las viñas. Estad atentos, y cuando salgan las jóvenes de Siló a bailar en corro, salid de las viñas y cada cual raptará una joven de Siló. Después os marcharéis al territorio de Benjamín. Y si vinieren sus padres o sus hermanos a querellarse contra vosotros, les diremos: Sednos benignos con ellos, pues no hemos sido capaces de tomar una mujer para cada uno en la guerra. Ciertamente no sois vosotros quienes se las habéis dado, pues en ese caso habríais incurrido en culpa».

Los benjaminitas lo hicieron así. Tomaron mujeres con arreglo a su número de las danzarinas que habían raptado. Luego emprendieron el regreso a su heredad. Reedificaron las ciudades y las habitaron. También los israelitas se fueron de allí, cada uno a su tribu y a su parentela. De allí salió cada cual a su heredad. En aquel tiempo no había rey en Israel. Y cada uno hacía lo que le parecía bien.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio Osee Prophetæ
Capitulo 5

R/. Deo gratias.

Audite hoc sacerdotes, et attendite domus Israel, et domus regis auscultate: quia vobis judicium est, quoniam laqueus facti estis speculationi, et sicut rete expansum super Thabor.
Et victimas declinastis in profundum: et ego eruditor omnium eorum.
Ego scio Ephraim, et Israel non est absconditus a me: quia nunc fornicatus est Ephraim, contaminatus est Israel.
Non dabunt cogitationes suas ut revertantur ad Dominum suum: quia spiritus fornicationum in medio eorum, et Dominum non cognoverunt.
Et respondebit arrogantia Israel in faciem ejus: et Israel, et Ephraim ruerunt iniquitate sua, ruet etiam Judas cum eis.
In gregibus suis, et armentis suis vadent ad quaerendum Dominum, et non invenient: quia ablatus est ab eis.
In Domino praevaricati sunt, quia filios alienos genuerunt: et nunc devorabit eos messis cum parentibus suis.

Clangite buccina in Gabaa, tuba in Rama: ululate in Bethaven, post tergum tuum Benjamin.
Ephraim in dessolatione erit in die corruptionis: in tribubus Israel ostendi fidem.
Facti sunt principes Juda quasi assumentes terminum: super eos effundam quasi aquam iram meam.
Calumniam patiens, et quasi putredo domui Juda.
Et vidit Ephraim languorem suum, et Judas vinculum suum: et abiit Ephraim ad Assur, et misit ad regem Ultorem: et ipse non poterit sanare vos, nec solvere poterit a vobis vinculum.
Quoniam ego quasi leaena Ephraim, et quasi catulus leonis domui Juda: ego capiam, et vadam: tollam, et non est qui eruat.
Vadens revertar ad locum meum: donec deficiatis, et quaeratis meam faciem.

In tribulatione sua mane consurgunt ad me: Venite, revertamur ad Dominum, quia ipse cepit, et sanabit nos.

R/. Amen.

Lectura del profeta Oseas
Os 5,1-6,1a

R/. Demos gracias a Dios.

¡Escuchad, sacerdotes! Atención, casa de Israel! Corte del rey, prestad oídos: ¡Contra vosotros es el proceso! Porque fuisteis una trampa en Mispá y un lazo tendido en el Tabor.
Llevaron al colmo las inmolaciones en Sitín. Yo soy una advertencia para todos.
Yo conozco a Efraín, Israel no se me oculta. Ahora has inducido a Efraín a prostituirse, se ha manchado Israel.
Sus acciones no les permiten volver a su Dios, porque la pasión de la prostitución está en ellos y desconocen al Señor.
La soberbia de Israel ha testimoniado contra ellos, Israel y Efraín tropiezan por sus faltas, hasta Judá tropieza con ellos.
Con su rebaño y su ganado irán a buscar al Señor, pero no lo encontrarán: se despojó de ellos.
Traicionaron al Señor engendrando bastardos. Ahora los devorará la luna nueva, a ellos con su herencia.

¡Tocad el cuerno en Guibeá, la trompeta en Ramá! ¡Suene la alarma en Betavén, al estilo de Benjamín!
Efraín quedará en ruinas el día del castigo. Lo anuncio como cosa segura entre las tribus de Israel.
Las autoridades de Judá han sido como los que desplazan los linderos. Sobre ellos derramaré mi furor como agua.
Efraín está oprimido, quebrantado su derecho porque prefirió conducirse según sus propias normas.
Yo soy como tiña para Efraín, como podredumbre para la casa de Judá.
Efraín ha visto su enfermedad y Judá su úlcera. Y así Efraín se dirigió a Asiria y envió un mensaje al Gran Rey. Pero este no puede sanaros, ni curar vuestra llaga.
Pero yo soy como un león para Efraín, y como un cachorro de león para la casa de Judá. Yo, yo desgarro la presa y me marcho, la llevo conmigo, nadie podrá salvarla.
Me voy, me vuelvo a mi guarida hasta que expíen su falta y me busquen.

En su angustia me buscarán, diciendo: «Vamos, volvamos al Señor. Porque él ha desgarrado, y él nos curará.

R/. Amén.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR


1. Breviarium Gothicum. ff. 216-217; 220-224; 225-230; 231-234; 236-240; 242-245; 247-251, respectivamente.
Traducción y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX