La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Oficio Divino hispano-mozárabe. Lecturas de Cuaresma

LECTURAS DE LOS OFICIOS DE LA
SEMANA II DE CUARESMA
 
ÍNDICE
DOMINGO II DE CUARESMA.
LAUDES. Lectura histórica.
LUNES DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MARTES DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
MIÉRCOLES DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
JUEVES DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
NONA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
VIERNES DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.
SÁBADO DE LA SEMANA II.
LAUDES. Lectura histórica.
TERCIA. Lectura sapiencial. Lectura histórica.
SEXTA. Profecía.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR

Inicio página

 

IN SECUNDO DOMINICO
QUADRAGESIM
Æ

SEGUNDO DOMINGO
DE CUARESMA

In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Genesis
Capitulo 39

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Joseph ductus est in Ægyptum, emitque eum Putiphar eunuchus Pharaonis, princeps exercitus sui, vir Ægyptius, de manu Ismaelitarum, a quibus perductus erat. Fuitque Dominus cum eo, et erat vir in cunctis prospere agens: habitavitque in domo Domini sui, qui optime noverat Dominum esse cum eo, et omnia quæ gereret, ab eo dirigi in manu illius. Invenitque Joseph gratiam coram Domino suo, et ministrabat ei, a quo præpositus omnibus, gubernabat creditam sibi domum, et universa quæ ei tradita fuerant: benedixitque Dominus domui Ægyptii propter Joseph, et multiplicavit tam in ædibus quam in agris cunctam ejus substantiam: nec quicquam aliud noverat, nisi panem quo vescebatur. Erat autem Joseph pulcher facie, et decorus aspectu.

Post multos itaque dies injecit domina sua oculos suos in Joseph, et ait: Dormi mecum. Qui nequaquam acquiescens operi nefario, dixit ad eam: Ecce dominus meus, omnibus mihi traditis, ignorat quid habeat in domo sua: nec quicquam est quod non in mea sit potestate, vel non tradiderit mihi, præter te, quæ uxor ejus es: quomodo ergo possum hoc malum facere, et peccare in Dominum meum? Hujuscemodi verbis per singulos dies loquebantur, et mulier molesta erat adolescenti, et ille recusabat stuprum.

Accidit autem quadam die, ut intraret Joseph domum, et operis quippiam absque arbitris faceret: et illa apprehensa lacinia vestimenti ejus, diceret: Dormi mecum. Qui relicto in manu ejus pallio, fugit, et egressus est foras. Cumque vidisset mulier vestem in manibus suis, et se esse contemptam, vocavit ad se homines domus suæ, et ait ad eos: En introduxit virum Hebræum, ut illuderet nobis: ingressus est ad me, ut coiret mecum: dumque ego succlamassem, et audisset vocem meam, reliquit pallium quod tenebam, et fugit foras. In argumentum ergo fidei retentum pallium ostendit marito revertenti domum, et ait: Ingressus est ad me servus Hebræus quem adduxisti ut illuderet mihi: cumque audisset me clamare, reliquit pallium quod tenebam, et fugit foras.

His auditis dominus, et nimium credulus verbis conjugis, iratus est valde: tradiditque Joseph in carcerem, ubi vincti regis custodiebantur, et erat ibi clausus. Fuit autem Dominus cum Joseph, et misertus est illius, et dedit ei gratiam in conspectu principis carceris. Qui tradidit in manu illius universos vinctos qui in custodia tenebantur: et quicquid fiebat, sub ipso erat. Nec noverat aliquid, cunctis ei creditis: Dominus enim erat cum illo, et omnia opera ejus dirigebat.

His itaque gestis, accidit ut peccarent duo eunuchi, pincerna regis Ægypti, et pistor, domino suo. Iratusque contra eos Pharao (nam alter pincernis præerat, alter pistoribus) misit eos in carcerem principis militum, in quo erat vinctus et Joseph. At custos carceris tradidit eos Joseph, qui et ministrabat eis.

Aliquantulum temporis fluxerat, et illi in custodia tenebantur. Videruntque ambo somnium nocte una juxta interpretationem congruam sibi: ad quos cum introisset Joseph mane, et vidisset eos tristes, sciscitatus est eos dicens: Cur tristior est hodie solito facies vestra? Qui responderunt: Somnium vidimus, et non est qui interpretetur nobis. Dixitque ad eos Joseph: Nunquid non Dei est interpretatio? referte mihi quid videritis.

Narravit prior, præpositus pincernarum, somnium: Videbam coram me vitem, in qua erant tres propagines, crescere paulatim in gemmas, et post flores uvas maturescere: calicemque Pharaonis in manu mea: tuli ergo uvas, et expressi in calicem quem tenebam, et tradidi poculum Pharaoni. Respondit Joseph: Hæc est interpretatio somnii: Tres propagines, tres adhuc dies sunt: post quos recordabitur Pharao ministerii tui, et restituet te in gradum pristinum: dabisque ei calicem juxta officium tuum, sicut ante facere consueveras.

Tantum memento mei, cum bene tibi fuerit, et facies mecum misericordiam: ut suggeras Pharaoni, et educat me de isto carcere: quia furtim sublatus sum de terra Hebræorum, et hic innocens in lacum missus sum.

Videns pistorum magister quod prudenter somnium dissolvisset, ait: Et ego vidi somnium, quod haberem tria canistra farinæ super caput meum: et in uno canistro quod excelsius, portare me putabam omnes cibos qui fiunt arte pistoria, avesque comedere ex eo. Respondit Joseph: Hæc est interpretatio somnii: Tria canistra, tres adhuc dies sunt: post quos auferet Pharao caput tuum, ac suspendet te in cruce, et lacerabunt volucres carnes tuas.

Et exinde tertius natalitius Pharaonis erat: qui faciens grande convivium pueris suis, recordatus est inter epulas magistri pincernarum, et pistorum principis. Restituitque alterum in locum suum ut porrigeret regi poculum: alterum suspendit in patibulum, ut conjectoris veritas probaretur.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 39,1-40,22

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Cuando bajaron a José a Egipto, un egipcio llamado Putifar, cortesano del faraón y jefe de la guardia, se lo compró a los ismaelitas, que lo habían llevado allí. El Señor estaba con José, de modo que fue hombre afortunado y permaneció en casa de su amo egipcio. Este vio que el Señor estaba con José y que hacía prosperar todo lo que él emprendía. Así obtuvo José el favor de su amo, quien lo puso a su servicio y lo constituyó administrador de su casa, confiándole todo lo que tenía. Desde que lo nombró administrador de su casa y de todo lo suyo, el Señor bendijo la casa del egipcio en atención a José, y la bendición del Señor descendió sobre todo lo que poseía, en la casa y en el campo. Él puso todo lo que poseía en manos de José, sin preocuparse de otra cosa que del pan que comía. José era de buen tipo y bello semblante.

Después de cierto tiempo, la mujer de su amo puso sus ojos en José y le dijo: «Acuéstate conmigo». Pero él rehusó, y dijo a la mujer de su amo: «Mira, mi amo no se preocupa de lo que hay en la casa y todo lo suyo lo ha puesto en mi mano. Él no ejerce más autoridad en esta casa que yo, y no se ha reservado nada sino a ti, porque eres su mujer. ¿Cómo voy a cometer yo semejante injusticia y a pecar contra Dios?». Y, aunque ella insistía un día y otro, José no accedió a acostarse ni a estar con ella.

Pero cierto día entró él en casa para hacer su trabajo y no había ningún criado allí en la casa. Ella lo agarró por su vestido y le dijo: «Acuéstate conmigo». Pero él, dejando el vestido en su mano, salió afuera y huyó. Cuando ella vio que él había dejado el traje en su mano y había huido afuera, llamó a sus criados y les dijo: «Mirad, nos han traído un hebreo para que se aproveche de nosotros; ha venido a mí para acostarse conmigo, pero yo he gritado. Al oír que yo alzaba la voz y gritaba, dejó su vestido junto a mí y huyó, saliendo afuera». Y ella mantuvo junto a sí el vestido hasta que volvió a casa su marido. Y le repitió la misma historia: «El esclavo hebreo que nos has traído ha venido a mí para aprovecharse de mí. Yo alcé la voz y grité, y él dejó el vestido junto a mí y huyó afuera».

Al oír el marido la historia que le contaba su mujer: «Esto y esto me ha hecho tu siervo», montó en cólera, prendió a José y lo metió en la cárcel, donde estaban los presos del rey. Y allí quedó, en la cárcel. Pero el Señor estaba con José y le concedió su benevolencia, haciendo que se ganara el favor del jefe de la cárcel. Este confió a José todos los presos de la cárcel, siendo él quien decidía todo lo que allí se hacía. El jefe de la cárcel no se preocupaba de nada de lo encargado a José, pues el Señor estaba con él; y cuanto este emprendía el Señor lo hacía prosperar.

Algún tiempo después, el copero y el panadero del rey de Egipto ofendieron a su señor, el rey de Egipto. El faraón se encolerizó contra sus dos cortesanos, el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos, y los puso bajo custodia en casa del jefe de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso. El jefe de la guardia se los confió a José para que les sirviera.

Después de permanecer en custodia durante algún tiempo, ambos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban presos en la cárcel, tuvieron sendos sueños la misma noche, cada sueño con su propio significado. Cuando José vino a ellos por la mañana, los vio tristes y preguntó a los cortesanos del faraón que estaban bajo custodia con él, en casa de su señor: «¿Por qué tenéis hoy mala cara?». Le contestaron: «Hemos tenido un sueño y no hay quien lo interprete». Dijo José: «¿No pertenecen a Dios las interpretaciones? Contádmelos».

El jefe de los coperos contó su sueño a José y le dijo: «Soñé que tenía una viña delante de mí. La viña tenía tres ramas, echó brotes y flores, y maduraron las uvas. Yo tenía en mi mano la copa del faraón; tomé las uvas, las exprimí en la copa del faraón, y puse la copa en su mano». José le contestó: «Esta es la interpretación: las tres ramas son tres días. Dentro de tres días, el faraón te hará comparecer, te restablecerá en tu cargo, y pondrás la copa del faraón en su mano, como hacías antes cuando eras copero.

A ver si te acuerdas de mí cuando te vaya bien y me haces el favor de recordarme al faraón para que me saque de esta prisión, pues fui raptado de la tierra de los hebreos, y aquí no he hecho nada malo para que me metan en el calabozo».

Viendo el jefe de los panaderos que la interpretación era favorable, dijo a José: «También yo soñé que llevaba tres cestas de mimbre sobre mi cabeza. En la cesta superior había toda clase de pastas, de las que hacen los reposteros para el faraón, y las aves las comían de la cesta que estaba sobre mi cabeza». José contestó: «Esta es la interpretación: las tres cestas son tres días. Dentro de tres días, el faraón te hará comparecer y te colgará de un palo, y las aves comerán tu carne».

Al tercer día, el faraón celebraba su cumpleaños y dio un banquete a todos sus servidores; e hizo comparecer ante estos al jefe de los coperos y al jefe de los panaderos. Al jefe de los coperos lo restableció en su cargo, para que pusiera la copa en la mano del faraón; pero al jefe de los panaderos lo colgó, como les había interpretado José.

R/. Amen.

Inicio página

SECUNDA FERIA LUNES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Genesis
Capitulo 41

R/. Deo gratias.

In diebus illis:

Triginta annorum erat Joseph quando stetit in conspectu regis Pharaonis, et circumivit omnes regiones Ægypti. Venitque fertilitas septem annorum: et in manipulos redactæ segetes congregatæ sunt in horrea Ægypti. Omnis etiam frugum abundantia in singulis urbibus condita est: tantaque fuit abundantia tritici, ut arenæ maris coæquaretur, et copia mensuram excederet.

Natique sunt Joseph filii duo antequam veniret fames: quos peperit ei Aseneth filia Putipharis sacerdotis Heliopoleos. Vocavitque nomen primogeniti. Manasses, dicens: Oblivisci me fecit Deus omnium laborum meorum, et domus patris mei. Nomen quoque secundi appellavit Ephraim, dicens: Crescere me fecit Deus in terra paupertatis meæ.

Igitur transactis septem annis ubertatis, qui fuerunt in Ægypto: cœperunt venire septem anni inopiæ, quos prædixerat Joseph: et in universo orbe fames prævaluit, in cuncta etiam terra Ægypti fames erat: qua esuriente, clamavit populus ad Pharaonem, alimenta petens. Quibus ille respondit: Ite ad Joseph: et quicquid ipse vobis dixerit, facite. Crescebat autem quotidie fames in omni terra: aperuitque Joseph universa horrea, et vendebat Ægyptiis: nam et illos oppresserat fames. Omnesque provinciæ veniebant in Ægyptum, ut emerent escas, et malum inopiæ temperarent.

Audiens autem Jacob quod alimenta venderentur in Ægypto, dixit filiis suis: Quare neglexistis? audivi quod triticum venundetur in Ægypto: descendite, et emite nobis necessaria, ut possimus vivere, et non consumamur inopia. Descendentes igitur fratres Joseph decem, ut emerent frumenta in Ægypto, Benjamin domi retento a Jacob, qui dixerat fratribus ejus: Ne forte in itinere quicquam patiatur mali:

Ingressi sunt terram Ægypti cum aliis qui pergebant ad emendum. Erat autem fames in terra Chanaan.

Et Joseph erat princeps in terra Ægypti, atque ad ejus nutum frumenta populis vendebantur. Cumque adorassent eum fratres sui, et agnovisset eos, quasi ad alienos durius loquebatur, interrogans eos: Unde venistis? Qui responderunt: De terra Chanaan, ut emamus victui necessaria.

Et tamen fratres ipse cognoscens, non est cognitus ab eis. Recordatusque somniorum, quæ aliquando viderat, ait ad eos: Exploratores estis: ut videatis infirmiora terræ, venistis. Qui dixerunt: Non est ita, domine, sed servi tui venerunt ut emerent cibos. Omnes filii unius viri sumus: pacifici venimus, nec quicquam famuli tui machinantur mali. Quibus ille respondit: Aliter est: immunita terræ hujus considerare venistis. Et illi: Duodecim, inquiunt, fratres servi tui sumus, filii viri unius in terra Chanaan: minimus cum patre versatur, alius non est super. Hoc est, ait, quod locutus sum: Exploratores estis. Jam nunc experimentum vestri capiam: per salutem Pharaonis non egrediemini hinc, donec veniat frater vester minimus. Mittite ex vobis unum, et adducat eum: vos autem eritis in vinculis, donec probentur quæ dixistis utrum vera an falsa sint: alioquin per salutem Pharaonis exploratores estis. Tradidit ergo illos custodiæ tribus diebus.

Die autem tertio eductis de carcere, ait: Facite quæ dixi, et vivetis. Deum enim timeo. Si pacifici estis, frater vester unus ligetur in carcere: vos autem abite, et ferte frumenta quæ emistis in domos vestras, et fratrem vestrum minimum ad me adducite, ut possim vestros probare sermones, et non moriamini.

Fecerunt ut dixerat, et locuti sunt ad invicem: Merito hæc patimur, quia peccavimus in fratrem nostrum, videntes angustias animæ illius, dum deprecaretur nos, et non audivimus: idcirco venit super nos ista tribulatio. E quibus unus Ruben, ait: Nunquid non dixi vobis: Nolite peccare in puerum: et non audistis me? en sanguis ejus exquiritur. Nesciebant enim quod intelligeret Joseph: eo quod per interpretem loqueretur ad eos. Avertitque se parumper, et flevit: et reversus locutus est ad eos. Tollensque Simeon, et ligans illis præsentibus, jussit ministris ut implerent eorum saccos tritico, et reponerent pecunias singulorum in sacculis suis, datis supra cibariis in viam: qui fecerunt ita.

At illi portantes frumenta in asinis, profecti sunt. Apertoque unus sacco, ut daret jumento pabulum in diversorio, contemplatus pecuniam in ore sacculi, dixit fratribus suis: Reddita est mihi pecunia, en habetur in sacco. Et obstupefacti turbatique, mutuo dixerunt: Quidnam est hoc quod fecit nobis Deus?

Veneruntque ad Jacob patrem suum in terram Chanaan, et narraverunt ei omnia quæ accidissent sibi, dicentes: Locutus est nobis Dominus terræ dure, et putavit nos exploratores esse provinciæ. Cui respondimus: Pacifici sumus, nec ullas molimur insidias. Duodecim fratres uno patre geniti sumus: unus non est super, minimus cum patre nostro est in terra Chanaan. Qui ait nobis: Sic probabo quod pacifici sitis: Fratrem vestrum unum dimittite apud me, et cibaria domibus vestris necessaria sumite, et abite, fratremque vestrum minimum adducite ad me, ut sciam quod non sitis exploratores: et istum, qui tenetur in vinculis, recipere possitis: ac deinceps quæ vultis, emendi habeatis licentiam.

His dictis, cum frumenta effunderent, singuli repererunt in ore saccorum ligatas pecunias: exterritisque simul omnibus, dixit pater Jacob: Absque liberis me esse fecistis, Joseph non est super, Simeon tenetur in vinculis, Benjamin auferetis: in me hæc omnia mala reciderunt. Cui respondit Ruben: Duos filios meos interfice, si non reduxero illum tibi: trade illum in manu mea, et ego eum tibi restituam. At ille: Non descendet, inquit, filius meus vobiscum: frater ejus mortuus est, et ipse solus remansit: si quid ei adversitatis acciderit in terra ad quam pergitis, deducetis canos meos cum dolore ad inferos.

Interim fames omnem terram vehementer premebat. Consumptisque cibis quos ex Ægypto detulerant, dixit Jacob filiis suis: Revertimini, et emite nobis pauxillum escarum. Respondit Judas: Denuntiavit nobis vir ille sub attestatione jurisjurandi, dicens: Non videbitis faciem meam, nisi fratrem vestrum minimum adduxeritis vobiscum. Si ergo vis eum mittere nobiscum, pergemus pariter, et ememus tibi necessaria: Sin autem non vis, non ibimus: vir enim, ut sæpe diximus, denuntiavit nobis, dicens: Non videbitis faciem meam absque fratre vestro minimo.

Dixit eis Israel: In meam hoc fecistis miseriam, ut indicaretis ei, et alium habere vos fratrem. At illi responderunt: Interrogavit nos homo per ordinem nostram progeniem: si pater viveret: si haberemus fratrem: et nos respondimus ei consequenter juxta illud quod fuerat sciscitatus: numquid scire poteramus quod dicturus esset: Adducite fratrem vestrum vobiscum?

Judas quoque dixit patri suo: Mitte puerum mecum, ut proficiscamur, et possimus vivere: ne moriamur nos, et parvuli nostri. Ego suscipio puerum: de manu mea require illum: nisi reduxero, et reddidero eum tibi, ero peccati reus in te omni tempore. Si non intercessisset dilatio, jam vice altera venissemus. Igitur Israel pater eorum dixit eis: Si sic necesse est, facite quod vultis: sumite de optimis terræ fructibus in vasis vestris, et deferte viro munera, modicum resinæ, et mellis, et storacis, stactes, et terebinthi, et amygdalarum. Pecuniamque duplicem ferte vobiscum: et illam, quam invenistis in sacculis, reportate, ne forte errore factum sit: sed fratrem vestrum tollite, et ite ad virum. Deus autem omnipotens faciat eum vobis placabilem.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 41,46-43,14

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

José tenía treinta años cuando se presentó al faraón, rey de Egipto. Después de salir de la presencia del faraón, José recorrió toda la tierra de Egipto. La tierra produjo copiosamente durante los siete años de abundancia. José recogió los productos de los siete años de abundancia en la tierra de Egipto y los almacenó en las ciudades, metiendo en cada una de ellas los productos de los campos de la comarca. José reunió grano en tan gran cantidad como la arena del mar, hasta que dejó de medirlo, porque era inconmensurable.

Antes de que sobreviniesen los años de hambre, le nacieron a José dos hijos que le dio Asenat, hija de Potipera, sacerdote de On. Al primogénito, José lo llamó Manasés, pues pensó: «Dios me ha hecho olvidar mis fatigas y la casa paterna». Al segundo lo llamó Efraín, porque se dijo: «Dios me ha hecho fructificar en la tierra de mi aflicción».

Se acabaron los siete años de abundancia en la tierra de Egipto y comenzaron los siete años de hambre, como había predicho José. Hubo hambre en todos los países y solo en Egipto había pan. Cuando llegó el hambre a todo Egipto y el pueblo reclamaba pan al faraón, este decía a los egipcios: «Id a José y haced lo que él os diga». El hambre se extendió a toda la tierra, y José abrió los graneros y repartió raciones a los egipcios, mientras arreciaba el hambre en Egipto. De todos los países venían a Egipto a comprarle a José, porque el hambre arreciaba en toda la tierra.

Cuando Jacob se enteró de que había grano en Egipto, dijo a sus hijos: «¿Qué hacéis mirándoos unos a otros?». Y añadió: «He oído que hay grano en Egipto. Bajad allá y comprad allí para nosotros, a fin de que sobrevivamos y no muramos». Bajaron, pues, diez hermanos de José a comprar grano en Egipto. A Benjamín, hermano de José, Jacob no lo dejó marchar con sus hermanos, temiendo que le sucediera una desgracia.

Los hijos de Israel fueron a Egipto a comprar grano junto con otros grupos, pues había hambre en la tierra de Canaán.

José mandaba en el país y distribuía las raciones a todo el mundo. Vinieron, pues, los hermanos de José y se postraron ante él, rostro en tierra. Al ver a sus hermanos José los reconoció, pero él no se dio a conocer, sino que les habló duramente: «¿De dónde venís?». Contestaron: «De la tierra de Canaán a comprar provisiones».

José reconoció a sus hermanos, pero ellos no lo reconocieron. Se acordó José de los sueños que había tenido acerca de ellos y les dijo: «¡Sois espías! Habéis venido a observar los lugares indefensos del país». Le respondieron: «¡No, señor! Tus servidores han venido a comprar provisiones. Todos nosotros somos hijos del mismo padre; somos personas honradas. Tus servidores no son espías». Pero él insistió: «No es cierto, habéis venido a observar los lugares indefensos del país». Contestaron: «Nosotros, tus servidores, éramos doce hermanos, hijos del mismo padre en la tierra de Canaán; el menor se ha quedado con nuestro padre y el otro desapareció». José replicó: «Lo que yo decía: sois espías. Pero voy a poneros a prueba: ¡Por vida del faraón que no saldréis de aquí hasta que no venga vuestro hermano menor! Enviad a uno de vosotros y que traiga a vuestro hermano, mientras los demás quedáis presos; así probaréis que decís la verdad; de lo contrario, ¡por vida del faraón, que sois unos espías!». Y los hizo detener durante tres días.

Al tercer día, José les dijo: «Yo temo a Dios, por eso haréis lo siguiente, y salvaréis la vida: si sois honrados, uno de vosotros quedará bajo custodia en la casa donde estáis detenidos y los demás irán a llevar el grano a sus familias hambrientas. Después me traeréis a vuestro hermano menor; así probaréis que habéis dicho la verdad y no moriréis. Ellos aceptaron.

Entonces se dijeron unos a otros: «Estamos pagando el delito contra nuestro hermano, cuando le veíamos suplicarnos angustiado y no le hicimos caso; por eso nos sucede esta desgracia». Intervino Rubén: «¿No os decía yo: “No pequéis contra el muchacho”, y vosotros no me hicisteis caso? Ahora nos piden cuentas de su sangre». Ellos no sabían que José les entendía, pues había usado intérprete. Él se retiró y lloró; después volvió a ellos y escogió a Simeón, a quien hizo encadenar en su presencia.

José mandó que les llenasen de grano los sacos, que metieran el dinero de cada uno en su saco y que les dieran provisiones para el camino. Y así se hizo. Cargaron el grano sobre los asnos y se marcharon de allí. Cuando uno de ellos abrió el saco para echar pienso al asno en la posada, vio que su dinero estaba en la boca del saco y dijo a sus hermanos: «Me han devuelto el dinero; está aquí en mi saco». Se les sobresaltó su corazón y, temblando, se decían unos a otros: «¿Qué ha hecho Dios con nosotros?».

Cuando llegaron a casa de su padre Jacob, la tierra de Canaán, le contaron todo lo sucedido: «El hombre, señor de aquel país, nos habló duramente y nos tomó por espías de su tierra. Nosotros le dijimos: “Somos personas honradas, no espías. Éramos doce hermanos, hijos del mismo padre; uno desapareció, y el menor se ha quedado con nuestro padre en la tierra de Canaán”. Pero el hombre, señor de aquella tierra, nos dijo: “En esto conoceré que sois honrados: dejad conmigo a uno de los hermanos; los demás, vayan a llevar el grano a sus familias hambrientas. Luego me traeréis a vuestro hermano menor, y así sabré que sois honrados, y no unos espías. Entonces os devolveré a vuestro hermano, y podréis moveros libremente por el país”».

Cuando vaciaron los sacos, cada uno tenía la bolsa de su dinero en su propio saco. Al ver las bolsas de su dinero, ellos y su padre se asustaron. Jacob, su padre, les dijo: «Me vais a dejar sin hijos. José desapareció, Simeón desapareció, y ahora os queréis llevar a Benjamín. Todo recae sobre mí». Pero Rubén contestó a su padre: «Haz morir a mis dos hijos si no te lo devuelvo; ponlo en mis manos y te lo devolveré». Él dijo: «Mi hijo no bajará con vosotros. Su hermano murió, y solo me queda él. Si le ocurriera una desgracia en el viaje que vais a emprender, hundiríais de pena mis canas en el abismo».

El hambre arreciaba en el país. Cuando terminaron las provisiones que habían traído de Egipto, su padre les dijo: «Volved y comprad algunos alimentos para nosotros». Pero Judá le contestó: «Aquel hombre nos advirtió reiteradamente: “No os presentéis ante mí si no me traéis a vuestro hermano”. Si dejas a nuestro hermano venir con nosotros, bajaremos a comprarte provisiones; pero si no lo dejas, no bajaremos, pues el hombre aquel nos dijo: “No os presentéis ante mí si no me traéis a vuestro hermano”».

Israel preguntó: «¿Por qué me habéis hecho el daño de decir a aquel hombre que teníais otro hermano?». Contestaron: «Aquel hombre nos preguntó insistentemente: “¿Vive todavía vuestro padre? ¿Tenéis más hermanos?”. Nosotros no hicimos más que responder a sus preguntas; ¿cómo podíamos saber que nos iba a decir: “Traed a vuestro hermano”?».

Judá dijo a su padre Israel: «Deja que el muchacho venga conmigo, para que podamos marchar y sobrevivir. De lo contrario, moriremos nosotros, tú y nuestros niños. Yo respondo de él; a mí me pedirás cuentas: si no te lo devuelvo y lo presento ante ti, seré culpable ante ti toda la vida. Si no nos hubiéramos entretenido tanto, ahora ya estaríamos de vuelta por segunda vez». Su padre Israel les respondió: «Si tiene que ser así, hacedlo; tomad de los mejores productos del país en vuestro equipaje y llevádselos como regalo a aquel hombre: un poco de bálsamo y un poco de miel, goma, ládano, pistachos y almendras. Tomad también doble cantidad de dinero, para restituir personalmente el dinero que pusieron en la boca de vuestros sacos, quizás por error. Tomad a vuestro hermano y volved a ver a aquel hombre. Que Dios todopoderoso os conceda el favor de ese hombre para que deje volver a vuestro hermano y a Benjamín. En cuanto a mí, si he de perder a mis hijos, los perderé».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 23

R/. Deo gratias.

Fili, audi, et esto sapiens: et dirige in via animum tuum.
Noli esse in conviviis potatorum, nec in comessationibus eorum, qui carnes ad vescendum conferunt: quia vacantes potibus, et dantes symbola consumentur, et vestietur pannis dormitatio.
Audi patrem tuum, qui genuit te: et ne contemnas cum senuerit mater tua.
Veritatem eme, et noli vendere sapientiam, et doctrinam, et intelligentiam.
Exultat gaudio pater justi: qui sapientem genuit, lætabitur in eo.
Gaudeat pater, et mater tua, et exultet, qui genuit te.

R/. Amen.

De los Proverbios de Salomón
Prov 23,19-25

R/. Demos gracias a Dios.

Escucha, hijo mío, sé sabio; pórtate siempre con rectitud.
No andes mezclado con bebedores ni con gente que se harta de carne;
pues borrachos y comilones empobrecen, los holgazanes se visten de harapos.
Escucha al padre que te engendró, no desprecies la vejez de tu madre.
Compra la verdad y no la vendas: sabiduría, instrucción y sensatez.
El padre del honrado rebosa de gozo, quien tiene un hijo sabio se alegra.
¡Ojalá tu padre se alegre por ti y pueda brincar de gozo tu madre!

R/. Amén.

 

Lectio libri Genesis
Capitulo 43

R/. Deo gratias.

In diebus illis:

Descenderunt filii Israel in Ægyptum, et steterunt coram Joseph. Quos cum ille vidisset, et Benjamin simul, præcepit dispensatori domus suæ, dicens: Introduc viros domum, et occide victimas, et instrue convivium: quoniam hodie mecum sunt comesturi meridie. Fecit ille sicut fuerat imperatum, et introduxit viros in domum. Ibique exter riti, dixerunt mutuo: Propter pecuniam, quam retulimus prius in saccis nostris, introducti sumus: ut devolvat in nos calumniam, et violenter subjiciat servituti, et nos, et asinos nostros. Quamobrem in ipsis foribus accedentes ad dispensatorem locuti sunt: Oramus, Domine, ut audias nos. Jam ante descendimus ut emeremus escas: quibus emptis, cum venissemus ad diversorium, aperuimus saccos nostros, et invenimus pecuniam in ore saccorum: quam nunc eodem pondere reportavimus. Sed et aliud attulimus argentum, ut emamus quæ nobis necessaria sunt: non est in nostra conscientia quis posuerit eam in marsupiis nostris. At ille respondit: Pax vobiscum, nolite timere: Deus vester, et Deus patris vestri, dedit vobis thesauros in saccis vestris: nam pecuniam, quam dedistis mihi, probatam ego habeo.

Eduxitque ad eos Simeon, et introductis domum, attulit aquam, et laverunt pedes suos, deditque pabulum asinis eorum. Illi vero parabant munera, donec ingrederetur Joseph meridie: audierant enim quod ibi comesturi essent panem. Igitur ingressus est Joseph domum suam, obtuleruntque ei munera, tenentes in manibus suis: et adoraverunt proni in terram. At ille, clementer resalutatis eis, interrogavit eos, dicens: Sanusne est pater vester senex, de quo dixeratis mihi? Adhuc vivit? Qui responderunt: Sospes est servus tuus pater noster, adhuc vivit. Et incurvati, adoraverunt eum. Attollens autem Joseph oculos, vidit Benjamin fratrem suum uterinum, et ait: Iste est frater vester parvulus, de quo dixeratis mihi? Et rursum: Deus, inquit, misereatur tui, fili mi. Festinavitque in domum, quia commota fuerant viscera ejus super fratre suo, et erumpebant lachrymæ: et introiens cubiculum, flevit. Rursumque lota facie egressus, continuit se, et ait: Ponite panes. Quibus appositis, seorsum Joseph, et seorsum fratribus, Ægyptiis quoque qui vescebantur simul, seorsum (illicitum est enim Ægyptiis comedere cum Hebræis, et profanum putant hujuscemodi convivium) sederunt coram eo, primogenitus juxta primogenita sua, et minimus juxta ætatem suam. Et mirabantur nimis, sumptis partibus quas ab eo acceperant: majorque pars venit Benjamin, ita ut quinque partibus excederet. Biberuntque et inebriati sunt cum eo.

Præcepit autem Joseph dispensatori domus suæ, dicens: Imple saccos eorum frumento, quantum possunt capere: et pone pecuniam singulorum in summitate sacci. Scyphum autem meum argenteum, et pretium quod dedit tritici, pone in ore sacci junioris. Fa tumque est ita. Et orto mane, dimissi sunt cum asinis suis. Jamque urbem exierant, et processerant paululum: tunc Joseph, accersito dispensatore domus, ait: Surge, inquit, et persequere viros: et apprehensis dicito: Quare reddidistis malum pro bono? Scyphus, quem furati estis, ipse est in quo bibit dominus meus, et in quo augurari solet: pessimam rem fecistis. Fecit ille ut jusserat.

Et apprehensis per ordinem locutus est. Qui responderunt: Quare sic loquitur dominus noster, ut servi sui tantum flagitii commiserint? Pecuniam, quam invenimus in summitate saccorum, reportavimus ad te de terra Chanaan: et quomodo consequens est ut furati simus de domo domini tui aurum vel argentum? Apud quemcumque fuerit inventum servorum tuorum quod quæris, moriatur, et nos erimus servi domini nostri. Qui dixit eis: Fiat juxta vestram sententiam: apud quemcumque fuerit inventum, ipse sit servus meus, vos autem eritis innoxii. Itaque festinato deponentes in terram saccos, aperuerunt singuli. Quos scrutatus, incipiens a majore usque ad minimum, invenit scyphum in sacco Benjamin. At illi, scissis vestibus, oneratisque rursum asinis, reversi sunt in oppidum.

Primusque Judas cum fratribus ingressus est ad Joseph (necdum enim de loco abierat) omnesque ante eum pariter in terram corruerunt. Quibus ille ait: Cur sic agere voluistis? an ignoratis quod non sit similis mei in augurandi scientia? Cui Judas: Quid respondebimus, inquit, domino meo? vel quid loquemur, aut juste poterimus obtendere? Deus invenit iniquitatem servorum tuorum: en omnes servi sumus domini mei, et nos, et apud quem inventus est scyphus. Respondit Joseph: Absit a me ut sic agam: qui furatus est scyphum, ipse sit servus meus: vos autem abite liberi ad patrem vestrum.

Accedens autem propius Judas, confidenter ait: Oro Domine, audi me: ut loquatur servus tuus verbum in auribus tuis, et ne irascaris famulo tuo: tu es enim post Pharaonem dominus meus. Interrogasti prius servos tuos: Habetis patrem, aut fratrem? et nos respondimus tibi domino meo: Est nobis pater senex, et puer parvulus, qui in senectute illius datus est; cujus uterinus frater est mortuus: et ipsum solum habet mater sua, pater vero tenere diligit eum. Dixistique servis tuis: Adducite eum ad me, et ponam oculos meos 187 super illum. Suggessimus tibi domino meo: Non potest puer relinquere patrem suum: si enim illum dimiserit, morietur. Et dixisti servis tuis: Nisi venerit frater vester minimus vobiscum, non videbitis amplius faciem meam. Cum ergo ascendissemus ad famulum tuum patrem nostrum, narravimus ei omnia quæ locutus est dominus meus. Et dixit pater noster: Revertimini, et emite nobis parum tritici. Cui diximus: Non possumus ire: si frater noster minimus descenderit nobiscum, proficiscemur simul: alioquin illo absente, non audemus videre faciem viri. At ille respondit: Vos scitis quod duos genuerit mihi uxor mea. Egressus est unus, et dixistis: Bestia devoravit eum: et hucusque non comparet. Si tuleritis et istum, et aliquid ei in via contigerit, deducetis canos meos cum mœrore ad inferos.

Igitur si intravero ad servum tuum patrem nostrum, et puer defuerit (cum anima illius ex hujus anima dependeat) videritque eum non esse nobiscum, morietur, et deducent famuli tui canos ejus cum dolore ad inferos. Ego proprie servus tuus sum, qui in meam hunc recepi fidem, et spopondi dicens: Nisi reduxero eum, peccati reus ero in patrem omni tempore. Manebo itaque servus tuus pro puero in ministerio domini mei, et puer ascendat cum fratribus suis. Non enim possum redire ad patrem, absente puero: ne calamitatis, quæ oppressura est patrem meum, testis assistam.

Non se poterat ultra cohibere Joseph multis coram astantibus: unde præcepit ut egrederentur cuncti foras, et nullus interesset alienus agnitioni mutuæ. Elevavitque vocem cum fletu: quam audierunt Ægyptii, omnisque domus Pharaonis. Et dixit fratribus suis: Ego sum Joseph: adhuc pater meus vivit? Non poterant respondere fratres nimio terrore perterriti. Ad quos ille clementer: Accedite, inquit, ad me. Et cum accessissent prope, Ego sum, ait, Joseph, frater vester, quem vendidistis in Ægyptum. Nolite pavere, neque vobis durum esse videatur quod vendidistis me in his regionibus: pro salute enim vestra misit me Deus ante vos in Ægyptum. Biennium est enim quod cœpit fames in terra esse: et adhuc quinque anni restant, quibus nec arari poterit, nec meti. Præmisitque me Deus ut reservemini super terram, et escas ad vivendum habere possitis. Non vestro consilio, sed Dei voluntate huc missus sum: qui fecit me quasi patrem Pharaonis, et dominum universæ domus ejus, ac principem in omni terra Ægypti.

Festinate, et ascendite ad patrem meum, et dicetis ei, Hæc mandat filius tuus Joseph: Deus fecit me dominum universæ terræ Ægypti: descende ad me, ne moreris, et habitabis in terra Gessen: erisque juxta me tu, et filii tui, et filii filiorum tuorum, oves tuæ, et armenta tua, et universa quæ possides. Ibique te pascam (adhuc enim quinque anni residui sunt famis) ne et tu pereas, et domus tua, et omnia quæ possides. En oculi nostri, et oculi fratris mei Benjamin, vident quod os meum loquatur ad vos. Nunciate patri meo universam gloriam meam, et cuncta quæ vidistis in Ægypto: festinate, et adducite eum ad me. Cumque amplexatus recidisset in collum Benjamin fratris sui, flevit: illo quoque similiter flente super collum ejus. Osculatus est Joseph omnes fratres suos, et ploravit super singulos: post quæ ausi sunt loqui ad eum.

Auditumque est, et celebri sermone vulgatum in aula regis: Venerunt fratres Joseph: et gavisus est Pharao, atque omnis familia ejus.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 43,15b-45,16

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Los hijos de Israel bajaron a Egipto y se presentaron a José. Cuando José vio con ellos a Benjamín, dijo a su mayordomo: «Lleva a estos hombres a casa, mata una res y prepárala, pues al mediodía comerán conmigo». El mayordomo hizo lo que ordenó José y llevó a los hombres a casa de José. Cuando los llevaba a casa de José, sintieron miedo y se decían: «Nos lleva allí por lo del dinero, devuelto en nuestros sacos la primera vez, para tendernos una trampa, detenernos, tomar nuestros asnos y hacernos esclavos». Y acercándose al mayordomo de José, le dijeron a la puerta de la casa: «Por favor, señor; nosotros bajamos en otra ocasión a comprar provisiones. Cuando llegamos a la posada y abrimos nuestros sacos, el dinero que había pagado cada uno estaba en la boca de su saco, y lo hemos traído con nosotros. Además traemos otra cantidad para comprar provisiones; no sabemos quién metió el dinero en nuestros sacos». Él contestó: «Estad tranquilos, no temáis. Vuestro Dios y el Dios de vuestro padre os metió ese tesoro en vuestros sacos; vuestro dinero lo recibí yo». Y les sacó a Simeón.

Después los hizo entrar en casa de José, les dio agua para que se lavaran los pies y echó pienso a sus asnos. Ellos dispusieron los regalos para cuando llegase José a mediodía, pues habían oído que iban a comer allí. Cuando José llegó a casa, ellos le ofrecieron los regalos que habían traído y se postraron ante él en tierra. Él les preguntó qué tal estaban y les dijo: «¿Está bien vuestro anciano padre, del que me hablasteis? ¿Vive aún?». Contestaron: «Tu servidor, nuestro padre, está bien; vive todavía». Y se inclinaron respetuosamente. José alzó la vista y, viendo a su hermano Benjamín, hijo de su madre, preguntó: «¿Es este vuestro hermano menor, de quien me hablasteis?». Y añadió: «Dios te conceda su favor, hijo mío». Entonces José salió deprisa, pues, conmovido por su hermano, le vinieron ganas de llorar; y entrando en su habitación, lloró allí. Después se lavó la cara, regresó y, conteniéndose, dijo: «Servid la comida». A él le sirvieron por un lado, a ellos por otro y a los egipcios que comían con él, por otro. (Porque los egipcios no pueden comer con los hebreos, pues sería detestable para ellos). Ellos se sentaron frente a él, por orden de antigüedad, desde el primogénito hasta el menor, y se miraban entre sí asombrados. José les hacía pasar porciones de lo que tenía ante sí; pero la porción de Benjamín era cinco veces mayor que las de todos ellos. Y bebieron y se alegraron en su compañía.

Luego dio la siguiente orden al mayordomo de su casa: «Llena los sacos de estos hombres con todos los víveres que quepan y pon el dinero de cada uno en la boca de su saco; y mi copa, la de plata, la metes en la boca del saco del menor junto con el dinero de su grano». Él hizo como le mandaban. Al amanecer, despacharon a los hombres con sus asnos. Apenas habían salido de la ciudad, no estaban lejos, cuando José dijo a su mayordomo: «Anda, sal en persecución de esos hombres y cuando los alcances diles: “¿Por qué me devolvéis mal por bien? ¿Por qué me habéis robado la copa de plata en que bebe mi señor y con la que suele adivinar? Habéis obrado mal”».

Cuando los alcanzó, les repitió estas palabras, pero ellos replicaron: «¿Por qué habla mi señor en estos términos? Lejos de tus servidores obrar de tal manera. Si te hemos devuelto desde la tierra de Canaán el dinero que encontramos en las bocas de nuestros sacos, ¿cómo íbamos a robar en casa de tu señor oro o plata? Si se la encuentras a alguno de tus servidores, que muera; y también los demás seremos esclavos de nuestro señor». Respondió él: «Sea como decís: a quien se la encuentre, será mi esclavo, pero los demás quedaréis libres». Cada uno se apresuró a descargar su saco en tierra y a abrirlo. Él los registró, comenzando por el del mayor y terminando por el del menor, y encontró la copa en el saco de Benjamín. Ellos se rasgaron entonces las vestiduras; cada uno cargó su asno y volvieron a la ciudad.

Judá y sus hermanos entraron en casa de José, que estaba todavía allí, y se echaron por tierra ante él. José les dijo: «¿Qué habéis hecho? ¿No sabíais que uno como yo es capaz de adivinar?». Judá contestó: «¿Qué podemos decir a mi señor? ¿Qué podemos alegar y cómo probar nuestra inocencia? Dios ha descubierto la culpa de tus servidores. Esclavos somos de mi señor, lo mismo que aquel en cuyo poder se ha encontrado la copa». Pero él respondió: «¡Lejos de mí obrar de tal manera! Aquel en cuyo poder se ha encontrado la copa será mi esclavo, los demás volveréis en paz a casa de vuestro padre».

Judá se acercó a José y le dijo: «Permite a tu servidor decir una palabra en presencia de su señor; no se enfade mi señor conmigo, pues eres como el faraón. Mi señor interrogó a sus servidores: “¿Tenéis padre o algún hermano?”, y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre anciano y un hijo pequeño que le ha nacido en la vejez; un hermano suyo murió, y solo le queda este de aquella mujer; su padre lo adora”. Tú dijiste a tus servidores: “Traédmelo para que lo conozca”. Nosotros respondimos a mi señor: “El muchacho no puede dejar a su padre; si se separa, su padre morirá”. Pero tú dijiste a tus servidores: “Si no baja vuestro hermano menor con vosotros, no volveréis a verme”. Cuando subimos a casa de tu servidor, nuestro padre, le contamos todas las palabras de mi señor; y nuestro padre nos dijo: “Volved a comprar algunos alimentos”. Le dijimos: “No podemos bajar si no viene nuestro hermano menor con nosotros”. Él replicó: “Sabéis que mi mujer me dio dos hijos: uno se apartó de mí y pienso que lo ha despedazado una fiera, pues no he vuelto a verlo; si arrancáis también a este de mi lado y le sucede una desgracia, hundiréis de pena mis canas en el abismo”.

Ahora, pues, si vuelvo a tu servidor, mi padre, sin llevar conmigo al muchacho, a quien quiere con toda el alma, cuando vea que falta el muchacho, morirá, y tus servidores habrán hundido de pena las canas de tu servidor, nuestro padre, en el abismo. Además, tu servidor ha salido fiador por el muchacho ante mi padre, jurando: “Si no te lo traigo, seré culpable ante mi padre toda la vida”. Ahora, pues, permite que tu servidor se quede como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho vuelva con sus hermanos, porque ¿cómo voy yo a volver a mi padre sin llevar conmigo al muchacho? No quiero ver la desgracia que se abatirá sobre mi padre».

José no pudo contenerse en presencia de su corte y gritó: «Salid todos de mi presencia». No había nadie cuando José se dio a conocer a sus hermanos. Rompió a llorar fuerte, de modo que los egipcios lo oyeron y la noticia llegó a casa del faraón. José dijo a sus hermanos: «Yo soy José; ¿vive todavía mi padre?». Sus hermanos, perplejos, se quedaron sin respuesta. Dijo, pues, José a sus hermanos: «Acercaos a mí». Se acercaron, y les repitió: «Yo soy José, vuestro hermano, el que vendisteis a los egipcios. Pero ahora no os preocupéis, ni os pese el haberme vendido aquí, pues para preservar la vida me envió Dios delante de vosotros. Van dos años de hambre en el país y aún quedan cinco años en que no habrá arada ni siega. Dios me envió delante de vosotros para aseguraros supervivencia en la tierra y para salvar vuestras vidas de modo admirable. Así pues, no fuisteis vosotros quienes me enviasteis aquí, sino Dios; él me ha hecho padre del faraón, señor de toda su casa y gobernador de toda la tierra de Egipto.

Apresuraos a subir adonde se encuentra mi padre y decidle: “Esto dice tu hijo José: Dios me ha hecho señor de todo Egipto; baja a mí sin demora. Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí con tus hijos y nietos, con tus ovejas, vacas y todo cuanto posees. Yo te mantendré allí, pues quedan todavía cinco años de hambre, para que no carezcas de nada ni tú, ni tu casa ni todo lo tuyo”. Vosotros estáis viendo con vuestros propios ojos, y también mi hermano Benjamín con los suyos, que os hablo yo en persona. Informad a mi padre de toda mi autoridad en Egipto y de todo lo que habéis visto, y apresuraos a bajar aquí a mi padre». Y echándose al cuello de su hermano Benjamín, rompió a llorar; y lo mismo hizo Benjamín. Luego besó a todos sus hermanos, llorando al abrazarlos. Entonces sus hermanos hablaron con él.

Llegó al palacio del faraón la siguiente noticia: «Han venido los hermanos de José»; el faraón y sus servidores se alegraron.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Esaiæ Prophetæ
Capitulo 65

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Quæsierunt me qui ante non interrogabant, invenerunt qui non quæsierunt me: dixi: Ecce ego, ecce ego ad gentem, quæ nesciebat me, et quæ non invocabat nomen meum. Expandi manus meas tota die ad populum incredulum, qui graditur in via non bona post cogitationes suas. Populus qui ad iracundiam provocat me ante faciem meam semper: qui immolant in hortis, et sacrificant super lateres: qui habitant in sepulcris, et in delubris idolorum dormiunt: qui comedunt carnem suillam, et jus profanum in vasis eorum. Qui dicunt, Recede a me, non appropinques mihi, quia immundus es: isti fumus erunt in furore meo, ignis ardens tota die. Ecce scriptum est coram me: non tacebo, sed reddam et retribuam in sinu eorum iniquitates vestras, et iniquitates patrum vestrorum simul, dicit Dominus, qui sacrificaverunt super montes, et super colles exprobraverunt mihi, et remetiar opus eorum primum in sinu eorum.

Hæc dicit Dominus: Quomodo si inveniatur granum in botro, et dicatur: Ne dissipes illud, quoniam benedictio est: sic faciam propter servos meos, ut non disperdam totum. Et educam de Jacob semen, et de Juda possidentem montes meos - et hereditabunt eam electi mei, et servi mei habitabunt ibi.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 65,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dice el Señor:

Me he dejado consultar por los que no preguntaban, me han encontrado los que no me buscaban; he dicho: «Heme aquí, heme aquí» a un pueblo que no invocaba mi nombre. Tenía mis manos extendidas todo el día hacia un pueblo rebelde, que va por mal camino, detrás de sus proyectos, un pueblo que me irrita sin cesar, sacrifica en los jardines y ofrece incienso sobre ladrillos, que encuentra su morada en los sepulcros, y que duerme en cavernas, come carne de cerdo y en sus tazas un caldo repugnante. Decían: «Retírate, no te acerques, pues quedarías consagrado». Estas cosas provocan el humo de mi cólera, un fuego que arde todo el día. La cuenta está escrita ante mis ojos y no descansaré hasta haberla pagado: vuestras culpas y las de vuestros padres -dice el Señor-, de quienes ofrecen incienso en las montañas y me ultrajan en las colinas; calcularé sus acciones pasadas y escondidas y se las pagaré.

Esto dice el Señor: Lo mismo que al encontrar mosto en un racimo se dice: «No lo destruyas, es una bendición», así haré por causa de mis siervos: no los destruiré a todos, sino que haré surgir un linaje de Jacob y de Judá, un heredero de mis montañas. Mis elegidos heredarán la tierra, y mis siervos habitarán allí.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 23

R/. Deo gratias.

Fili,

Ingrediatur ad doctrinam cor tuum, et aures tuæ ad verba scientiæ.
Noli subtrahere a puero disciplinam: si enim percusseris eum virga, non morietur.
Tu virga percuties eum: et animam ejus de inferno liberabis.

Fili mi, si sapiens fuerit animus tuus, gaudebit tecum cor meum: et exultabunt renes mei, cum locuta fuerint recta labia mea.
Non æmuletur cor tuum peccatores: sed in timore Domini esto tota die: quia habebis spem in novissimo, et præstolatio tua non auferetur.

R/. Amen.

De los Proverbios de Salomón
Prov 23,12-18

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Aplica tu mente a la instrucción, tus oídos a palabras sensatas.
No escatimes castigos al joven, no va a morir porque lo azotes; si lo azotas con la vara, librarás su vida del Abismo.

Hijo mío, si se hace sabio tu corazón, también mi corazón se ale-grará.
Me alegraré de todo corazón si tus labios hablan con acierto.
No tengas envidia del pecador, vive siempre en el temor del Señor, pues así tendrás porvenir y no se frustrará tu esperanza.

R/. Amén.

 

Lectio libri Genesis
Capitulo 45

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Auditumque est, et celebri sermone vulgatum in aula regis: Venerunt fratres Joseph: et gavisus est Pharao, atque omnis familia ejus. Dixitque ad Joseph ut imperaret fratribus suis, dicens: Onerantes jumenta, ite in terram Chanaan, et tollite inde patrem vestrum et cognationem, et venite ad me: et ego dabo vobis omnia bona Ægypti, ut comedatis medullam terræ. Præcipe etiam ut tollant plaustra de terra Ægypti, ad subvectionem parvulorum suorum ac conjugum: et dicito: Tollite patrem vestrum, et properate quantocius venientes. Nec dimittatis quicquam de supellectili vestra: quia omnes opes Ægypti vestræ erunt.

Feceruntque filii Israel ut eis mandatum fuerat. Quibus dedit Joseph plaustra, secundum Pharaonis imperium: et cibaria in itinere. Singulisque proferri jussit binas stolas: Benjamin vero dedit trecentos argenteos cum quinque stolis optimis: tantundem pecuniarum, et vestium mittens patri suo, addens eis asinos decem, qui subveherent ex omnibus divitiis Ægypti: et totidem asinas, triticum in itinere panesque portantes. Dimisit ergo fratres suos, et proficiscentibus ait: Ne irascamini in via.

Qui ascendentes ex Ægypto venerunt in terram Chanaan ad patrem suum Jacob. Nuntiaverunt ei, dicentes: Joseph filius tuus vivit: et ipse dominatur in omni terra Ægypti. Quo audito, quasi de gravi somno evigilans, tamen non credebat eis. Illi e contra referebant omnem ordinem rei. Cumque vidisset plaustra et universa quæ miserat, revixit spiritus ejus, et ait: Sufficit mihi si adhuc Joseph filius meus vivit, vadam, et videbo eum antequam moriar.

Profectusque Israel cum omnibus, quæ habebat, venit ad Puteum juramenti: et mactatis ibi victimis Deo patris sui Isaac, audivit eum per visionem nocte vocantem se, et dicentem sibi: Jacob, qui respondit: Ecce adsum. Ait illi Deus: Ego sum fortissimus Deus patris tui: noli timere, descende in Ægyptum, quia in gentem magnam faciam te ibi. Ego descendam tecum illuc, et ego inde adducam te revertentem: Joseph quoque ponet manum suam super oculos tuos.

Surrexit Jacob a Puteo juramenti: tuleruntque eum filii cum parvulis, et uxoribus in plaustris quæ miserat Pharao ad portandum senem, et omnia quæ possederat in terra Chanaan: venitque in Ægyptum cum omni semine suo, filii ejus, et nepotes, filiæ, et cuncta simul progenies.

R/. Amen.

Lectura de libro del Génesis
Gén 45,16-46,7

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Llegó al palacio del faraón la siguiente noticia: «Han venido los hermanos de José»; el faraón y sus servidores se alegraron. Dijo el faraón a José: «Di a tus hermanos: “Haced lo siguiente: cargad vuestros asnos y regresad a la tierra de Canaán; luego tomad a vuestro padre y vuestras familias y volved acá. Yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto y comeréis lo más sustancioso del país”. Diles también: “Tomad carros en Egipto para transportar a vuestros niños, a vuestras mujeres y a vuestro padre, y volved. No os preocupéis por vuestras pertenencias, pues lo mejor de la tierra de Egipto será para vosotros”».

Así lo hicieron los hijos de Israel. José les dio carros, según las órdenes del faraón, y provisiones para el camino. Dio además una muda a cada uno, y a Benjamín le dio trescientas monedas de plata y cinco mudas. A su padre le envió diez asnos cargados con lo mejor de Egipto y diez borricas cargadas de grano, de pan y de víveres para el camino. Después despidió a sus hermanos; cuando se iban, les dijo: «No riñáis por el camino».

Partieron, pues, de Egipto, y llegaron a la tierra de Canaán, donde estaba su padre Jacob. Cuando le comunicaron que José vivía aún y que gobernaba en toda la tierra de Egipto, se le encogió el corazón, pues no podía creerlo. Entonces le contaron todo lo que les había dicho José, y al ver los carros que José había enviado para transportarlo, Jacob su padre recobró el aliento. Dijo Israel: «¡Basta! Mi hijo José vive aún; iré a verle antes de morir».

Israel se puso en camino con todo lo que tenía, llegó a Berseba y allí ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac. Dios dijo a Israel en una visión nocturna: «Jacob, Jacob». Respondió: «Aquí estoy». Dios le dijo: «Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas bajar a Egipto, porque allí te convertiré en una gran nación. Yo bajaré contigo a Egipto, y yo mismo te haré subir; y José te cerrará los ojos».

Al salir Jacob de Berseba, los hijos de Israel hicieron montar a su padre con los niños y las mujeres en las carretas que el faraón había enviado para transportarlos. Tomaron el ganado y las posesiones que habían adquirido en la tierra de Canaán y emigraron a Egipto Jacob con todos sus descendientes:

R/. Amén.

Inicio página

TERTIA FERIA MARTES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Genesis
Capitulo 46

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Misit Jacob Judam ante se ad Joseph in Ægyptum, ut nuntiaret ei, et ille occurreret in Gessen. Quo cum pervenisset, juncto Joseph curru suo, ascendit obviam patri suo ad eumdem locum: vidensque eum, inruit super collum ejus, et inter amplexus flevit. Dixitque pater ad Joseph: Jam lætus moriar, quia vidi faciem tuam, et superstitem te relinquo.

Et ille locutus est ad fratres suos, et ad omnem domum patris sui: Ascendam et nuntiabo Pharaoni, dicamque ei: Fratres mei, et domus patris mei qui erant in terra Chanaan, venerunt ad me: et sunt viri pastores ovium, curamque habent alendorum gregum: pecora sua, et armenta, et omnia quæ habere potuerunt, adduxerunt secum. Cumque vocaverit vos, et dixerit: Quod est opus vestrum? Respondebitis: Viri pastores sumus servi tui, ab infantia nostra usque in præsens, et nos et patres nostri. Hæc autem dicetis, ut habitare possitis in terra Gessen: quia detestantur Ægyptii omnes pastores ovium.

Ingressus ergo Joseph nuntiavit Pharaoni, dicens: Pater meus et fratres mei, oves eorum et armenta, et cuncta quæ possident, venerunt de terra Chanaan: et ecce consistunt in terra Gessen. Extremos quoque fratrum suorum quinque viros statuit coram rege: quos ille interrogavit: Quid habetis operis: Responderunt: Pastores ovium sumus servi tui, et nos et patres nostri. Ad peregrinandum in terra tua venimus: quoniam non est herba gregibus servorum tuorum, ingravescente fame in terra Chanaan, petimusque ut esse nos jubeas servos tuos in terra Gessen. Dixit itaque rex ad Joseph: Pater tuus et fratres venerunt ad te. Terra Ægypti in conspectu tuo est: in optimo loco fac habitare eos, et trade eis terram Gessen. Quod si nosti in eis esse viros industrios, constitue eos magistros pecorum meorum.

Post hæc introduxit Joseph patrem suum ad Regem, et statuit eum coram eo: qui benedicens illi, et interrogatus ab eo: Quot sunt dies annorum vitæ tuæ? Respondit: Dies peregrinationis vitæ meæ centum triginta annorum sunt, parvi et mali, et non pervenerunt usque ad dies patrum meorum quibus peregrinati sunt. Et benedicto rege, egressus est foras. Joseph vero patri et fratribus suis dedit possessionem in Ægypto optimo loco terræ, Ramesses, ut præceperat Pharao. Et alebat eos, omnemque domum patris sui, præbens cibaria singulis.

R/. Amen.

Lectura de libro del Génesis
Gén 46,28-47,12

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Jacob envió a Judá por delante, adonde estaba José, para preparar el sitio en Gosén. Cuando llegaron a Gosén, José hizo enganchar la carroza y se dirigió a Gosén a recibir a su padre. Al verlo se le echó al cuello y lloró abrazado a él. Israel dijo a José: «Ahora puedo morir, después de haber contemplado tu rostro y ver que vives todavía».

José dijo a sus hermanos y a la familia de su padre: «Voy a subir a informar al faraón: “Han venido mis hermanos y la familia de mi padre, que estaban en la tierra de Canaán. Son pastores de rebaños, que cuidan del ganado; han traído sus ovejas, sus vacas y todo lo que tenían”. Cuando el faraón os llame y os pregunte: “¿Cuál es vuestra ocupación?”, responderéis: “Tus servidores han sido pastores desde la juventud hasta ahora, tanto nosotros como nuestros padres”. Así os dejará habitar en el territorio de Gosén». (Porque los egipcios detestan a todos los pastores de rebaños).

José fue a informar al faraón: «Mi padre y mis hermanos, con sus ovejas, sus vacas y todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán y están en el territorio de Gosén». Él había llevado consigo a cinco de sus hermanos y se los presentó al faraón. El faraón les preguntó: «¿Cuál es vuestra ocupación?». Respondieron al faraón: «Tus servidores son pastores de rebaños, tanto nosotros como nuestros padres». Y añadieron: «Hemos venido a residir en este país, porque en la tierra de Canaán no hay pasto para los rebaños de tus servidores y el hambre arrecia. Así pues, permite a tus servidores establecerse en el territorio de Gosén». Entonces el faraón dijo a José: «Tu padre y tus hermanos han venido a ti. La tierra de Egipto está a vuestra disposición; instala a tu padre y a tus hermanos en lo mejor del país. Que se establezcan en el territorio de Gosén y, si conoces entre ellos algunos hombres capaces, que se hagan cargo de mi ganado».

José hizo venir a su padre Jacob y se lo presentó al faraón, y Jacob saludó al faraón con una bendición. El faraón le preguntó: «¿Cuántos años tienes?». Respondió Jacob al faraón: «Ciento treinta son los años de mi peregrinación. Pocos y malos han sido estos años de mi vida, y no llegan a los que vivieron mis padres en su peregrinación». Después se despidió del faraón con una bendición y salió de su presencia. José instaló a su padre y a sus hermanos, y les dio propiedades en Egipto, en lo mejor del país, en la región de Ramsés, como había mandado el faraón. Además, José proveyó de pan a su padre, a sus hermanos y a toda la casa de su padre, hasta los más jóvenes.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 11

R/. Deo gratias.

Fili,

Desiderium justorum omne bonum est: præstolatio impiorum furor.
Alii dividunt propria, et ditiores fiunt: alii rapiunt non sua, et semper in egestate sunt.
Anima, quæ benedicit, impinguabitur: et qui inebriat, ipse quoque inebriabitur.
Qui abscondit frumenta, maledicetur in populo: benedictio autem super caput vendentium.
Bene consurgit diluculo qui quærit bona: qui autem investigator malorum est, opprimetur ab eis.
Qui confidit in divitiis suis, corruet: justi autem quasi virens folium germinabunt.
Qui conturbat domum suam, possidet ventos: et qui stultus est, serviet sapienti.
Fructus justorum lignum vitæ: et qui suscipit animam, sapiens est.
Si justus in terra recipit, quanto magis impius et peccator?

Qui diligit disciplinam, diligit scientiam: qui autem odit increpationes, insipiens est.
Qui bonus est, hauriet sibi gratiam a Domino: qui autem confidit in cogitationibus suis, impie agit.
Non roborabitur homo ex impietate: et radix justorum non commovebitur.

R/. Amen.

 

De los proverbios de Salomón
Prov 11,23-12,3

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo:

El deseo del honrado se cumple, la esperanza del malvado se malogra.
Hay quien es generoso y se enriquece, quien ahorra injustamente y empobrece.
El hombre generoso prosperará, quien alivia la sed será saciado.
El pueblo maldice al que acapara trigo; a quien lo vende, lo cubre de bendiciones.
Quien se afana en el bien será favorecido; al que busca el mal, el mal lo encontrará.
Quien confía en sus riquezas se marchita, como follaje reverdecen los honrados.
Quien descuida su casa hereda viento, el necio acaba esclavo del sabio.
El fruto de la honradez es árbol de vida, quien es sensato cautiva a la gente.
Si el honrado recibe su paga en la tierra, ¡cuánto más el hombre malvado y pecador!

Quien ama la reprensión ama el saber, quien odia la corrección se embrutece.
El honrado alcanza el favor del Señor, el hombre intrigante será condenado.
Quien se apoya en la maldad se tambalea, la raíz del honrado se afianza segura.

R/. Amén.

Lectio libri Genesis
Capitulo 47

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Venit cuncta Ægyptus ad Joseph, dicens: Da nobis panes: quare morimur coram te, deficiente pecunia? Quibus ille respondit: Adducite pecora vestra, et dabo vobis pro eis cibos, si pretium non habetis. Quæ cum adduxissent, dedit eis alimenta pro equis, et ovibus, et bobus, et asinis: sustentavitque eos illo anno pro commutatione pecorum.

Veneruntque anno secundo, et dixerunt ei: Non celabimus domino nostro quod deficiente pecunia, pecora simul defecerunt: nec clam te est, absque pecoribus et terra nihil habeamus. Cur ergo morimur te vidente? et nos et terra nostra tui erimus: eme nos in servitutem regiam, et præbe semina, ne pereunte cultore redigatur terra in solitudinem.

Emit igitur Joseph omnem terram Ægypti, vendentibus singulis possessiones suas præ magnitudine famis. Subjecitque eam Pharaoni, et cunctos populos ejus, a novissimis terminis Ægypti usque ad extremos fines ejus, præter terram sacerdotum, quibus statuta cibaria ex horreis publicis provehebantur, quæ a rege tradita fuerant eis, et idcirco non sunt compulsi vendere possessiones suas.

Dixitque Joseph ad populum: En ut cernitis, et vos et terram vestram Pharao possidet: accipite semina, et serite agros, ut fruges habere possitis. Quintam partem regi dabitis: quatuor reliquas permitto vobis in sementem, et in cibum famulis et liberis vestris. Qui responderunt: Salus nostra in manu tua est: respiciat nos tantumdem dominus noster et læti serviemus regi. Ex eo tempore usque in præsentem diem, in universa terra Ægypti, regibus quinta pars solvitur, et factum est quasi in legem, absque terra sacerdotali, quæ libera ab hac conditione fuit.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 47,15b-26

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Todos los egipcios acudían a José, diciendo: «Danos pan; ¿por qué hemos de morir ante tus ojos? El dinero se ha acabado». José replicó: «Traed vuestro ganado y os daré pan a cambio del ganado, si se os ha acabado el dinero». Ellos traían su ganado a José, que les daba pan a cambio de caballos, de ovejas, de vacas y de asnos. Durante un año les estuvo proveyendo de pan a cambio de todo su ganado.

Pasado aquel año, volvieron a él al año siguiente y le dijeron: «No podemos ocultar a mi señor que se nos ha acabado el dinero y que también el ganado pertenece a mi señor; a disposición de mi señor no nos quedan más que nuestras personas y nuestras tierras. ¿Por qué hemos de perecer a tus ojos, nosotros y nuestras tierras? Cómpranos a nosotros y a nuestras tierras a cambio de pan, y nosotros con nuestras tierras seremos esclavos del faraón. Danos semilla para que podamos sobrevivir y no perezcamos, y para que nuestras tierras no queden devastadas».

Así fue como José compró para el faraón toda la tierra de Egipto, porque los egipcios vendieron cada uno su campo, dado que arreciaba el hambre. Y así, la tierra pasó a ser propiedad del faraón, al tiempo que iba sometiendo a servidumbre a todo el pueblo, desde un extremo de Egipto hasta el otro. Solo dejó de comprar las tierras de los sacerdotes, porque a los sacerdotes les había asignado una renta el faraón y vivían de esta renta; por eso no tuvieron que vender sus tierras.

José dijo al pueblo: «Hoy os he comprado para el faraón, a vosotros con vuestras tierras; aquí tenéis simiente para sembrar la tierra. Al tiempo de la cosecha daréis la quinta parte al faraón, las otras cuatro partes serán para vosotros, para la siembra del campo y para alimento vuestro, de vuestras familias y niños». Ellos respondieron: «Nos has salvado la vida. Obtengamos el favor de mi señor y seremos esclavos del faraón». Y José impuso por ley, hoy todavía en vigor, que una quinta parte del suelo egipcio fuera para el faraón. Solo las tierras de los sacerdotes no pasaron a ser propiedad del faraón.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Esaiæ Prophetæ
Capitulo 63

R/. Deo gratias.

Attende, Domine, de cœlo, et vide de habitaculo sancto tuo, et gloriæ tuæ: ubi est zelus tuus, et fortitudo tua, multitudo viscerum tuorum, et miserationum tuarum? super me continuerunt se.
Tu enim pater noster, et Abraham nescivit nos, et Israel ignoravit nos: tu Domine pater noster, et redemptor noster, a sæculo nomen tuum.
Quare errare nos fecisti Domine de viis tuis: indurasti cor nostrum ne timeremus te? convertere propter servos tuos, tribus hereditatis tuæ.
Quasi nihilum possederunt populum sanctum tuum: hostes nostri conculcaverunt sanctificationem tuam.
Facti sumus quasi in principio, cum non dominareris nostri, neque invocaretur nomen tuum super nos.

Utinam disrumperes cœlos, et descenderes: a facie tua montes defluerent. Sicut exustio ignis tabescerent, aquæ arderent igni, ut notum fieret nomen tuum inimicis tuis: a facie tua gentes turbarentur.
Cum feceris mirabilia, non sustinebimus: descendisti, et a facie tua montes defluxerunt.
A sæculo non audierunt, neque auribus perceperunt: oculus non vidit Deus absque te, quæ præparasti expectantibus te.
Occurristi lætanti, et facienti justitiam: in viis tuis recordabuntur tui: ecce tu iratus es, et nos peccavimus: in ipsis fuimus semper, et salvabimur.
Et facti sumus ut immundi omnes nos, et quasi pannus menstruatæ universæ terræ: et cecidimus quasi folium universi, et iniquitates nostræ quasi ventus abstulerunt nos.
Non est qui invocet nomen tuum: qui consurgat, et te neat te: abscondisti faciem tuam a nobis, et allisisti nos in manu iniquitatis nostræ.
Et nunc Domine, pater noster es tu, nos vero lutum: et fictor noster tu, et opera manuum tuarum omnes nos.
Ne irascaris Domine satis, et ne ultra memineris iniquitatis nostræ.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Isaías
Is 63,15-64,8a

R/. Demos gracias a Dios.

Contempla desde los cielos y mira desde tu morada santa y gloriosa. ¿Dónde están tu celo y fortaleza? ¿Es que han sido reprimidas tu entrañable ternura y compasión hacia nosotros?
¡Tú eres nuestro padre! Abrahán nos desconoce, Israel nos ignora. Tú, Señor, eres nuestro padre, tu nombre desde siempre es «nuestro Libertador».
¿Por qué nos extravías, Señor, de tus caminos, y endureces nuestro corazón para que no te tema? Vuélvete, por amor a tus siervos y a las tribus de tu heredad.
Por poco tiempo tu pueblo santo había poseído su heredad, cuando nuestros enemigos pisotearon tu santuario.
Somos desde hace tiempo aquellos sobre los que tú ya no gobiernas, los que no llevamos ya tu nombre.

¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses! En tu presencia se estremecerían las montañas, lo mismo que el fuego abrasa los arbustos, y como el fuego hace hervir el agua; así harías conocer tu nombre a tus adversarios.
Ante ti temblarían las naciones cuando ejecutaras portentos inesperados: «Descendiste, y las montañas se estremecieron».
Jamás se oyó ni se escuchó, ni ojo vio un Dios, fuera de ti, que hiciera tanto por quien espera en él.
Sales al encuentro de quien practica con alegría la justicia y, andando en tus caminos, se acuerda de ti.
He aquí que tú estabas airado y nosotros hemos pecado. Pero en los caminos de antiguo seremos salvados.
Todos éramos impuros, nuestra justicia era un vestido manchado; todos nos marchitábamos como hojas, nuestras culpas nos arrebataban como el viento.
Nadie invocaba tu nombre, nadie salía del letargo para adherirse a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas al poder de nuestra culpa.
Y, sin embargo, Señor, tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú nuestro alfarero: todos somos obra de tu mano.
No te irrites, Señor, en demasía, no recuerdes por siempre nuestra culpa.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 23

R/. Deo gratias.

Fili,

Audi patrem tuum, qui genuit te: et ne contemnas cum senuerit mater tua.
Veritatem eme, et noli vendere sapientiam, et doctrinam, et intelligentiam.
Exultet gaudio pater justi: qui sapientiam genuit, lætabitur in eo.
Gaudeat pater tuus, et mater tua, et exultet qui genuit te.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 23,22-25

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Escucha al padre que te engendró, no desprecies la vejez de tu madre.
Compra la verdad y no la vendas: sabiduría, instrucción y sensatez.
El padre del honrado rebosa de gozo, quien tiene un hijo sabio se alegra. ¡Ojalá tu padre se alegre por ti y pueda brincar de gozo tu madre!

R/. Amén.

Lectio libri Genesis
Capitulo 47

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Habitavit Israel in Ægypto, id est in terra Gessen, et possedit eam: auctusque est, et multiplicatus nimis. Et vixit in eadem decem et septem annis: factique sunt omnes dies vitæ illius, centum quadraginta septem annorum.

Cumque appropinquare cerneret diem mortis, vocavit filium suum Joseph, et dixit ad eum: Si inveni gratiam in conspectu tuo, pone manum tuam sub femore meo: et facies mihi misericordiam et veritatem, ut non sepelias me in Ægypto: sed dormiam cum patribus meis, et auferas me de hac terra, condasque in sepulchro majorum meorum. Cui respondit Joseph: Ego faciam quod jussisti. Et ille: Jura ergo, inquit, mihi. Quo jurante, adoravit Israel Dominum, conversus ad lectuli caput.

His itaque transactis, nuntiatum est Joseph quod ægrotaret pater ejus: qui, assumptis duobus filiis suis Manasse et Ephraim, perrexit. Dictumque est seni: Ecce filius tuus Joseph venit ad te. Qui confortatus sedit in lectulo. Et ingresso ad se ait: Deus omnipotens apparuit mihi in Luza, quæ est in terra Chanaan: benedixitque mihi, et ait: Ego te augebo et multiplicabo, et faciam te in turbas populorum: daboque tibi terram hanc, et semini tuo post te, in possessionem sempiternam. Duo ergo filii tui, qui nati sunt tibi in terra Ægypti antequam huc venirem ad te, mei erunt: Ephraim, et Manasses, sicut Ruben et Simeon reputabuntur mihi. Reliquos autem quos genueris post eos, tui erunt, et ex nomine fratrum suorum vocabuntur in possessionibus suis. Mihi enim, quando veniebam de Mesopotamia, mortua est Rachel in terra Chanaan in ipso itinere, eratque vernum tempus: et ingrediebar Ephratam, et sepelivi eam juxta viam Ephratæ, quæ alio nomine appellatur Bethlehem.

Videns autem filios ejus, dixit ad eum: Qui sunt isti? Respondit: Filii mei sunt, quos dedit mihi Deus in hoc loco. Adduc, inquit, eos ad me, ut benedicam illis. Oculi autem Israel caligaverant præ nimia senectute, et clare videre non poterat. Applicatisque ad se, deosculatus est, et circumplexus, dixit ad filium: Non sum fraudatus aspectu tuo: insuper ostendit mihi Dominus semen tuum.

Cumque tulisset eos Joseph de gremio patris, adoravit pronus in terram: et posuit Ephraim ad dexteram suam, id est, ad sinistram Israel: Manassen vero in sinistra sua, ad dexteram scilicet patris, applicavitque ambos ad eum. Qui extendens manum dexteram, posuit super caput Ephraim junioris fratris: sinistram autem super caput Manasse qui major natu erat, commutans manus. Benedixitque Jacob filios Joseph, et ait: Deus, in cujus conspectu ambulaverunt patres mei Abraham et Isaac, Deus qui pascit me ab adolescentia mea usque in præsentem diem: Angelus, qui eruit me de cunctis malis benedicat pueris istis: et invocetur super hos nomen meum, nomina quoque patrum meorum Abraham et Isaac, et crescant in multitudinem super terram.

Videns autem Joseph quod posuisset pater suus dexteram manum super caput Ephraim, graviter accepit: et apprehensam manum patris levare conatus est de capite Ephraim, et transferre super caput Manasse. Dixitque ad patrem: Non ita convenit, pater: quia hic est primogenitus, pone dexteram super caput ejus. Qui renuens, ait: Scio fili mi, scio: et iste erit quidem in populos, et multiplicabitur: sed frater ejus junior, major illo erit: et semen illius crescet in gentes. Benedixitque eis in ipso tempore dicens: In te benedicetur Israel, atque dicetur: Faciat tibi Deus sicut Ephraim, et sicut Manasse. Constituitque Ephraim ante Manassen.

Et ait ad Joseph filium suum: En ego morior, et erit Deus vobiscum, reducetque vos ad terram patrum vestrorum. Do tibi partem unam extra fratres tuos, quam tuli de manu Amorrhæi in gladio et arcu meo.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 47,28-48,22

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Israel se estableció en la tierra de Egipto, en el territorio de Gosén; adquirió propiedades allí, fue fecundo y se multiplicó mucho. Jacob vivió en la tierra de Egipto diecisiete años; y toda la vida de Jacob duró ciento cuarenta y siete años.

Cuando se acercaba para Israel la hora de la muerte, llamó a su hijo José y le dijo: «Si he obtenido tu favor, pon tu mano bajo mi muslo en prenda de tu benevolencia y lealtad conmigo: no me entierres en Egipto. Cuando me duerma con mis padres, sácame de Egipto y entiérrame en la sepultura con ellos». Él contestó: «Haré lo que me dices». Dijo Israel: «Júramelo». Y se lo juró. E Israel se inclinó sobre la cabecera de la cama.

Después de estos sucesos le dijeron a José: «Tu padre está enfermo». Él tomó consigo a sus dos hijos, Manasés y Efraín. Cuando comunicaron a Jacob que había venido a verle su hijo José, entonces Israel hizo un esfuerzo y se sentó en la cama. Jacob dijo a José: «El Dios todopoderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, y me bendijo con estas palabras: “Yo te haré fecundo, te multiplicaré y haré de ti una multitud de pueblos; a tus descendientes daré esta tierra en posesión perpetua”. Ahora, los dos hijos que te nacieron en la tierra de Egipto antes de venir yo a vivir contigo en Egipto serán míos: Efraín y Manasés serán para mí como Rubén y Simeón. Los que te nazcan después serán tuyos, y se les convocará en nombre de sus hermanos para recibir la herencia. Cuando yo volvía de Padán, durante el viaje se me murió Raquel, en tierra de Canaán, cerca de Efratá; y la enterré allí, en el camino de Efratá» (hoy Belén).

Viendo Israel a los hijos de José, preguntó: «¿Quiénes son estos?». Y José respondió a su padre: «Son mis hijos, los que Dios me concedió aquí». Dijo él: «Tráemelos, para que los bendiga». Los ojos de Israel se habían debilitado por la vejez y no veía bien. José se los acercó, y él los besó y los abrazó. Luego dijo Israel a José: «No esperaba volver a verte, pero Dios me ha concedido ver también a tus descendientes».

José los retiró de las rodillas de su padre, y se postró rostro en tierra. Después tomó a los dos: a Efraín con su mano derecha, a la izquierda de Israel, y a Manasés con su mano izquierda, a la derecha de Israel, y se los acercó. Israel extendió su mano derecha y la puso sobre la cabeza de Efraín, el menor, y su mano izquierda sobre la cabeza de Manasés, cruzando los brazos, pues Manasés era el primogénito. Y los bendijo, diciendo: «El Dios en cuya presencia caminaron mis padres Abrahán e Isaac, el Dios que me ha pastoreado desde mi nacimiento hasta hoy, el ángel que me ha librado de todo mal, bendiga a estos muchachos. Se recuerde en ellos mi nombre y el nombre de mis padres Abrahán e Isaac, y se multipliquen sobremanera en medio de la tierra».

Cuando José vio que su padre había puesto su mano derecha sobre la cabeza de Efraín, le pareció mal; y, tomando la mano de su padre para cambiarla de la cabeza de Efraín a la de Manasés, le dijo a su padre: «Así no, padre; pues el primogénito es el otro; pon tu mano derecha sobre su cabeza». Pero su padre rehusó, diciendo: «Lo sé, hijo mío, lo sé; también este se convertirá en un pueblo y será grande. Pero su hermano menor será más grande que él y su descendencia será una multitud de naciones». Y los bendijo aquel día con estas palabras: «En tu nombre se bendecirá Israel; se dirá: Dios os haga como Efraín y Manasés». Y puso a Efraín delante de Manasés.

Después Israel dijo a José: «Yo voy a morir, pero Dios estará con vosotros y os llevará de nuevo a la tierra de vuestros padres. Yo te entrego Siquén, con preferencia a tus hermanos, pues la conquisté a los amorreos con mi espada y mi arco».

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUARTA MIÉRCOLES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Genesis
Capitulo
49

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Benedixit Jacob filiis suis, benedictionibus propriis.

Et præcepit eis, dicens: Ego congregor ad populum meum: sepelite me cum patribus meis in spelunca duplici quæ est in agro Ephron Hethæi, contra Mambre in terra Chanaan, quam emit Abraham cum agro ab Ephron Hethæo in possessionem sepulchri. Ibi sepelierunt eum, et Saram uxorem ejus: ibi sepultus est Isaac cum Rebecca conjuge sua: ibi et Lia condita jacet.

Finitisque mandatis quibus filios instruebat, collegit pedes suos super lectulum, et abiit: appositusque est ad populum suum.

Quod cernens Joseph, ruit super faciem patris flens et osculans eum. Præcepitque servis suis medicis ut aromatibus condirent patrem. Quibus jussa explentibus, transierunt quadraginta dies: ipse quippe mos erat cadaverum conditorum: flevitque eum Ægyptus septuaginta diebus. Et expleto planctus tempore, locutus est Joseph ad familiam Pharaonis, dicens: Si inveni gratiam in conspectu vestro, loquimini in auribus Pharaonis: eo quod pater meus adjuraverit mihi, dicens: En morior, in sepulchro meo quod fodi mihi in terra Chanaan, sepelies me. Ascendam igitur, et sepeliam patrem meum, ac revertar. Dixitque ei Pharao: Ascende et sepeli patrem tuum sicut adjuratus es.

Quo ascendente, ierunt cum eo omnes senes domus Pharaonis, cunctique majores natu omnis terræ Ægypti: domus Joseph cum fratribus suis, absque parvulis et gregibus, atque armentis, quæ dereliquerunt in terra Gessen. Habuit quoque in comitatu currus et equites: et facta est turba non modica.

Veneruntque ad aream Atad, quæ sita est trans Jordanem: ubi celebrantes exequias planctu magno atque vehementi, impleverunt septem dies. Quod cum vidissent habitatores terræ Chanaan, dixerunt: Planctus magnus est iste Ægyptiis. Et idcirco appellaverunt nomen loci illius, Planctus Ægypti.

Fecerunt ergo filii Jacob sicut præceperat eis: et portantes eum in terram Chanaan, sepelierunt in spelunca duplici, quam emerat Abraham cum agro in possessionem sepulchri ab Ephron Hethæo contra faciem Mambre.

Reversus est Joseph in Ægyptum cum fratribus suis, et omni comitatu, sepulto patre.

Quo mortuo, timentes fratres et conloquentes: Ne forte memor sit injuriæ quam passus est, et reddat nobis malum omne quod fecimus, mandaverunt ei dicentes: Pater tuus præcepit nobis antequam moreretur, ut hæc tibi verbis illius diceremus: Obsecro ut obliviscaris scelerum fratrum tuorum, et peccati atque malitiæ quam exercuerunt in te: nos quoque oramus ut servis Dei patris tui dimittas iniquitatem hanc. Quibus auditis, flevit Joseph. Veneruntque ad eum fratres sui: et proni in terram dixerunt: Servi tui sumus. Quibus ille respondit: Nolite metuere: num Dei possumus renuere voluntatem? Vos cogitastis de me malum: et Deus vertit illud in bonum, ut exaltaret me sicut in præsentiarum cernitis, et salvos faceret populos multos. Nolite metuere: ego pascam vos et parvulos vestros: consolatusque est eos, et blande ac leniter est locutus.

Et habitavit in Ægypto cum omni domo patris sui: vixitque centum decem annis. Et vidit Ephraim filios usque ad tertiam generationem. Filii quoque Machir filii Manasse, nati sunt in genibus Joseph.

Quibus transactis, locutus est fratribus suis: Post mortem meam Deus visitabit vos, et ascendere faciet de terra ista ad terram quam juravit Abraham, Isaac, et Jacob. Cumque adjurasset eos atque dixisset: Deus visitabit vos: asportate vobiscum ossa mea de loco isto: mortuus est, expletis centum decem vitæ suæ annis.

Et conditus aromatibus, repositus est in loculo in Ægypto.

R/. Amen.

Lectura del libro del Génesis
Gén 49,28b-31.33; 50,1-26

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Jacob bendijo a sus hijos, dando a cada uno su bendición pertinente.

Luego les dio estas instrucciones: «Cuando me reúna con los míos, enterradme con mis padres en la cueva del campo de Efrón, el hitita, la cueva del campo de Macpela frente a Mambré, en la tierra de Canaán, la que compró Abrahán a Efrón, el hitita, como sepulcro en propiedad. 31 Allí enterraron a Abrahán y Sara, su mujer; allí enterraron a Isaac y a Rebeca, su mujer; allí enterré yo a Lía».

Cuando Jacob terminó de dar instrucciones a sus hijos, recogió los pies en la cama, expiró y se reunió con los suyos.

José se echó sobre el rostro de su padre, lloró sobre él y lo besó. Después José mandó a los médicos de su servicio embalsamar a su padre y los médicos embalsamaron a Israel. Tardaron cuarenta días, que es lo que se suele tardar en embalsamar. Los egipcios le guardaron luto setenta días. Pasados los días del duelo, dijo José a la corte del faraón: «Si he obtenido vuestro favor, exponed ante el faraón este ruego mío: “Mi padre me hizo jurar, diciendo: cuando muera, me enterrarás en el sepulcro que me preparé en la tierra de Canaán. Ahora, pues, déjame subir a enterrar a mi padre y después volveré”». Contestó el faraón: «Sube y entierra a tu padre, como él te hizo jurar».

José subió a enterrar a su padre, y con él subieron todos los servidores del faraón, los ancianos de la corte y los ancianos de la tierra de Egipto y toda la familia de José, sus hermanos y la familia de su padre. Solo quedaron en la tierra de Gosén los niños, las ovejas y las vacas. Subieron con él también carros y jinetes. El cortejo era muy numeroso.

Cuando llegaron a Goren Atad, que está al otro lado del Jordán, celebraron un funeral solemne e impresionante; y José hizo duelo siete días por su padre. Al ver los cananeos, que habitaban el país, el funeral de Goren Atad, dijeron: «Gran duelo este de los egipcios». Por eso el lugar se llamó Abel Misráin, que está al otro lado del Jordán.

Así los hijos de Jacob hicieron con él lo que les había mandado: lo llevaron a la tierra de Canaán, lo enterraron en la cueva del campo de Macpela, frente a Mambré, el campo que Abrahán había comprado a Efrón, el hitita, como sepulcro en propiedad.

Después de enterrar a su padre, José volvió a Egipto con sus hermanos y con todos los que habían subido con él a enterrar a su padre.

Cuando los hermanos de José vieron que había muerto su padre, se dijeron: «A ver si José nos guarda rencor y quiere pagarnos todo el mal que le hicimos». Y mandaron decir a José: «Antes de morir tu padre nos encargó: “Esto diréis a José: Perdona a tus hermanos su crimen y su pecado y el mal que te hicieron. Por tanto, perdona el crimen de los siervos del Dios de tu padre”». José al oírlo se echó a llorar. Entonces vinieron sus hermanos, se postraron ante él y le dijeron: «Aquí nos tienes, somos tus siervos». Pero José les respondió: «No temáis, ¿soy yo acaso Dios? Vosotros intentasteis hacerme mal, pero Dios intentaba hacer bien, para dar vida a un pueblo numeroso, como hoy somos. Por tanto, no temáis; yo os mantendré a vosotros y a vuestros hijos». Y los consoló hablándoles al corazón.

José habitó en Egipto con la familia de su padre; y vivió ciento diez años. José llegó a conocer a los descendientes de Efraín, hasta la tercera generación, y también a los hijos de Maquir, hijo de Manasés, que nacieron sobre sus rodillas.

Más adelante, José dijo a sus hermanos: «Yo voy a morir, pero Dios cuidará de vosotros y os llevará de esta tierra a la tierra que juró dar a Abrahán, Isaac y Jacob». Luego José hizo jurar a los hijos de Israel: «Cuando Dios os visite, os llevaréis mis huesos de aquí».

José murió a los ciento diez años. Lo embalsamaron y lo pusieron en un sarcófago en Egipto.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Ecclesiastici Salomonis
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

Fili,

Secundum Judicem populi, sic et ministri ejus: et qualis est rector civitatis, tales et habitantes.
Rex insipiens perdet populum suum: et civitates inhabitabuntur per sensum prudentium.
In manu Dei potestas terræ: et utilem rectorem suscitabit in tempus super illam.
In manu Dei potestas hominis, et super faciem scribæ ponent honorem suum.
Omnis injuriæ proximi ne memineris, et nihil agas in operibus injuriæ.
Odibilis coram Deo est omnis superbia: et execrabilis omnis iniquitas gentium.
Regnum a gente in gentem transferetur propter injustitiam, et injurias, et contumelias, et diversos dolos.
Avaro autem nihil est scelestius. Quid superbis terra et cinis?
Nihil iniquius habens quam amare pecuniam: hic enim et animam suam venalem facit: quoniam in vita sua projecit intima sua.

Timor Domini est, non despicere justum pauperem, et non magnificare virum peccatorem divitem.

Sapientia humilis exaltabit caput suum, et in medio magnatorum consedere illum faciet in terra.

R/. Amen.

 

Del Eclesiástico de Salomón
Eclo 10,2-9.23; 11,1

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

A tal gobernante, tales ministros, a tal alcalde, tales vecinos.
Un rey sin instrucción arruina a su pueblo, pero la ciudad prospera por los gobernantes prudentes.
En manos del Señor está el gobierno de la tierra, sobre ella suscitará a su tiempo al hombre apto.
En manos del Señor está el éxito del hombre, y él otorga su gloria al legislador.
Por ningún agravio guardes rencor al prójimo, ni actúes guiado por un arrebato de insolencia.
La soberbia es odiosa al Señor y a los humanos, y para ambos es un delito la injusticia.
La soberanía pasa de una nación a otra, a causa de las injusticias, la violencia y el dinero.
Nadie es más injusto que el avaro, pues vende hasta la propia alma.
¿De qué se enorgullece el que es tierra y ceniza?

No es justo despreciar al pobre inteligente, ni es conveniente honrar al pecador.

La sabiduría del humilde levantará su cabeza, y se le hará sentar entre los grandes.

R/. Amén.

Principium libri Exodi
Capitulo 1

R/. Deo gratias.

Hæc sunt nomina filiorum Israel qui ingressi sunt in Ægyptum cum Jacob: singuli cum domibus suis introierunt: Ruben, Simeon, Levi, Judas, Issachar, Zabulon et Benjamin, Dan, et Nephtalim, Gad, et Aser. Erant igitur omnes animæ eorum qui ingressi sunt in Ægyptum de femore Jacob, septuaginta: Joseph autem in Ægypto erat.

Quo mortuo, et universis fratribus ejus, omnique cognatione illa, Filii Israel creverunt, et quasi germinantes multiplicati sunt: ac robusti nimis, impleveruntque terram.

Surrexit interea rex novus super Ægyptum, qui ignorabat Joseph: et ait ad populum suum: Ecce, populus filiorum Israel multus, et fortior nobis est. Venite, sapienter opprimamus eum, ne forte multiplicentur: et si ingruerit contra nos bellum, addatur virtus inimicis nostris, expugnatisque nobis, egrediatur a terra.

Præposuit itaque eis magistros operum, qui affligerent eos oneribus: ædificaveruntque urbes tabernaculorum Pharaoni, Phitom et Ramesses. Quantoque opprimebant eos, tanto magis multiplicabantur, et crescebant: oderantque filios Israel Ægyptii, et affligebant illudentes eis, et invidentes: atque ad amaritudinem perducebant vitam eorum operibus duris luti et lateris, omnique famulatu, quo in terræ operibus premebantur.

Dixit autem rex Ægypti obstetricibus Hebræorum: quarum una vocabatur Sephora, altera Phua, præcipiens eis: Quum obstetricaveritis Hebræas, et partus tempus advenerit; si masculus fuerit, interficite illum; si femina, reservate. Timuerant autem obstetrices Deum, et non fecerunt juxta præceptum regis Ægypti, sed conservabant mares. Quibus accersitis ad se, rex ait: Quidnam est hoc quod facere voluistis, ut pueros servaretis? Quæ responderunt: Non sunt Hebrææ sicut Aegyptiæ mulieres: ipsæ enim obstetricandi habent scientiam, et priusquam veniamus ad eas, pariunt. Bene ergo fecit Deus obstetricibus: et crevit populus, confortatusque est nimis. Et quia timuerunt obstetrices Deum, ædificavit eis domos.

Præcepit autem Pharao omni populo suo, dicens: Quidquid masculini sexus natum fuerit, in flumine projicite: quidquid feminei, reservate.

Egressus est post hæc vir de domo Levi: accepta uxore stirpis suæ: quæ concepit, et peperit filium: et videns eum elegantem, abscondit tribus mensibus. Cumque jam celare non posset, sumpsit fiscellam scirpeam, et linuit eam bitumine, ac pice: posuitque intus infantulum, et posuit eum in carecto ripæ fluminis, stante procul sorore ejus, et considerante eventum rei.

Ecce autem descendebat filia Pharaonis ut lavaretur in flumine: et puellæ ejus gradiebantur per crepidinem alvei. Quæ cum vidisset fiscellam in papyrione, misit unam e famulabus suis: et allatam aperiens, cernens in ea parvulum vagientem, miserta ejus, ait: De infantibus Hebræorum est: Cui soror pueri ait: Vis, ut vadam, et vocem tibi Hebræam mulierem, quæ nutrire possit infantulum? Respondit: Vade. Perrexit puella et vocavit matrem ejus. Ad quam locuta filia Pharaonis: Accipe, ait, puerum istum, et nutri mihi: ego tibi dabo mercedem tuam. Suscepit mulier, et nutrivit puerum: adultumque tradidit filiæ Pharaonis. Quem illa adoptavit in locum filii, vocavitque nomen ejus Moyses, dicens: Quia de aqua tuli eum.

R/. Amen.

Principio del libro del Éxodo
Éx 1,1-2,10

R/. Demos gracias a Dios.

Estos son los nombres de los hijos de Israel que fueron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Benjamín, Dan, Neftalí, Gad, Aser. Los descendientes de Jacob eran, en total, setenta personas. José ya estaba en Egipto.

Después murió José y sus hermanos y toda aquella generación, pero los hijos de Israel crecían y se propagaban, se multiplicaban y se hacían fuertes en extremo, e iban llenando la tierra.

Surgió en Egipto un faraón nuevo que no había conocido a José, y dijo a su pueblo: «Mirad, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y fuerte que nosotros: obremos astutamente contra él, para que no se multiplique más; no vaya a declararse una guerra y se alíe con nuestros enemigos, nos ataque y después se marche del país».

Así pues, nombraron capataces que los oprimieran con cargas, en la construcción de las ciudades granero, Pitón y Ramsés. Pero cuanto más los oprimían, ellos crecían y se propagaban más, de modo que los egipcios sintieron aversión hacia los israelitas. Los egipcios esclavizaron a los hijos de Israel con crueldad y les amargaron su vida con el duro trabajo del barro y de los ladrillos y con toda clase de faenas del campo; los esclavizaron con trabajos crueles.

Además, el rey de Egipto dijo a las comadronas hebreas, una de las cuales se llamaba Sifrá y otra Puá: «Cuando asistáis a las hebreas, y les llegue el momento del parto: si es niño, lo matáis; si es niña, la dejáis con vida». Pero las comadronas temían a Dios y no hicieron lo que les había ordenado el rey de Egipto, sino que dejaban con vida a los recién nacidos. Entonces, el rey de Egipto llamó a las comadronas y las interrogó: «¿Por qué obráis así y dejáis con vida a los niños?». Contestaron las comadronas al faraón: «Es que las mujeres hebreas no son como las egipcias: son robustas y dan a luz antes de que lleguen las comadronas». Dios premió a las comadronas y el pueblo crecía y se hacía muy fuerte. Y a las comadronas, como temían a Dios, también les dio familia.

Entonces el faraón ordenó a todo su pueblo: «Cuando nazca un niño, echadlo al Nilo; si es niña, dejadla con vida».

Un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de la misma tribu. Ella concibió y dio a luz un niño. Viendo que era hermoso, lo tuvo escondido tres meses. Pero, no pudiendo tenerlo escondido por más tiempo, tomó una cesta de mimbre, la embadurnó de barro y pez, colocó en ella a la criatura y la depositó entre los juncos, junto a la orilla del Nilo. Una hermana del niño observaba a distancia para ver en qué paraba todo aquello.

La hija del faraón bajó a bañarse en el Nilo, mientras sus criadas la seguían por la orilla del río. Al descubrir ella la cesta entre los juncos, mandó una criada a recogerla. La abrió, miró dentro y encontró un niño llorando. Conmovida comentó: «Es un niño de los hebreos». Entonces la hermana del niño dijo a la hija del faraón: «¿Quieres que vaya a buscarle una nodriza hebrea que críe al niño?». Respondió la hija del faraón: «Vete». La muchacha fue y llamó a la madre del niño. La hija del faraón le dijo: «Llévate al niño y críamelo, y yo te pagaré». La mujer tomó al niño y lo crió. Cuando creció el muchacho, se lo llevó a la hija del faraón, que lo adoptó como hijo y lo llamó Moisés, diciendo: «lo he sacado del agua».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 18

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me, dicens; quid est quod inter vos parabolam vertitis in proverbium istud in terra Israel, dicentes: Patres comederunt uvam acerbam, et dentes filiorum obstupescunt? Vivo ego, dicit Dominus Deus, si erit ultra vobis parabola hæc in proverbium Israel. Ecce omnes animæ, meæ sunt: ut anima patris, ita et anima filii mea est: anima, quæ peccaverit, ipsa morietur.

Et vir si fuerit justus, et fecerit judicium et justitiam, in montibus non comederit, et oculos suos non levaverit ad idola domus Israel: et uxorem proximi sui non violaverit, et ad mulierem menstruatam non accesserit: et hominem non contristaverit: pignus debitorum reddiderit, per vim nihil rapuerit: panem suum esurienti dederit, et nudum operuerit vestimento: ad usuram non commodaverit, et amplius non acceperit: ab iniquitate averterit manum suam, judicium verum fecerit inter virum et virum: in præceptis meis ambulaverit, judicia mea custodierit ut faciat veritatem: hic justus est, vita vivet, et non morietur: ait Dominus omnipotens.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 18,1-9

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor: «¿Por qué andáis repitiendo este refrán en la tierra de Israel?: “Los padres comieron agraces y los hijos tuvieron dentera”. Por mi vida -oráculo del Señor Dios- que nadie volverá a repetir ese refrán en Israel, porque todas las vidas son mías: la vida del padre como la del hijo. El que peque, ese morirá.

Si un hombre es inocente y se comporta recta y justamente; si no come en los montes ni levanta sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; si no deshonra a la mujer de su prójimo ni se une a su mujer durante la menstruación; si no oprime a nadie, si devuelve la prenda empeñada; si no despoja a nadie de lo suyo, si da de su pan al hambriento y viste al desnudo; si no presta con usura ni acepta intereses; si se mantiene lejos de la injusticia y aplica con equidad el derecho entre las personas; si se comporta según mis preceptos y observa mis leyes, cumpliéndolas fielmente: ese hombre es justo, y ciertamente vivirá --oráculo del Señor Dios-.

R/. Amén.

Inicio página

FERIA QUINTA JUEVES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Exodi
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Dixit Dominus ad Moysem: Vade, congrega seniores Israel, et dices ad eos: Dominus Deus patrum vestrorum apparuit mihi, Deus Abraham, et Deus Isaac, et Deus Jacob, dicens: Visitans visitavi vos: et omnia, quæ acciderunt vobis in Ægypto, vidi: Et dixi ut educam vos de afflictione Ægypti, ad terram Chananæi, et Hethæi, et Amorrhæi, Pherezæi, et Hevæi, et Jebusæi, ad terram fluentem lacte et melle. Et audient vocem tuam: ingredierisque tu, et seniores Israel, ad regem Ægypti, et dices ad eum: Dominus Deus Hebræorum vocavit nos: et ibimus viam trium dierum per solitudinem, ut immolemus Domino Deo nostro. Sed ego scio quod non dimittet vos rex Ægypti ut eatis, nisi per manum validam. Extendamque manum meam et percutiam Ægyptum in cunctis mirabilibus, quæ facturus sum in medio eorum: post hæc dimittet vos.

Daboque gratiam populo huic coram Ægyptiis: et cum egrediemini, non exhibitis vacui: sed postulabit mulier a vicina sua, et ab hospita vasa aurea et argentea, ac vestes: ponetisque eas super filios et filias vestras, et spoliabitis Ægyptum.

Respondit Moyses, et ait: Non credent mihi, neque audient vocem meam, sed dicent: Non apparuit tibi Dominus. Dixit ergo ad eum: Quid est quod tenes in manu tua? Respondit: Virga. Dixitque Dominus: Projice eam in terra. Projecit, et versa est in colubrum, ita ut fugeret Moyses. Dixitque Deus: Extende manum tuam, et apprehende caudam ejus. Extendit et tenuit, versaque est in virgam. Ut credant, inquit, quod apparuerit tibi Dominus Deus patrum tuorum, Deus Abraham, et Deus Isaac, et Deus Jacob.

Dixitque Dominus rursum: Mitte manum tuam in sinum tuum. Quam cum misisset in sinum, protulit leprosam instar nivis. Retrahe, ait, manum in sinum tuum. Retraxit, et protulit iterum, et erat similis carni reliquæ. Si non crediderint, inquit, tibi, neque audierint sermonem signi prioris, credent verbo signi sequentis. Quod si nec duobus quidem his signis crediderint, neque audierint vocem tuam: sume aquam fluminis, et effunde eam super aridam, et quicquid hauseris de fluvio, vertetur in sanguinem.

Ait Moyses: Obsecro Domine, non sum eloquens ab heri et nudius tertius: ex quo locutus es ad servum tuum, impeditioris et tardioris linguæ sum. Dixit Dominus ad eum: Quis fecit os hominis? aut quis fabricatus est mutum et surdum, et videntem et cœcum? nonne ego? Perge igitur, et ego ero in ore tuo: doceboque te quid loquaris. At ille: Obsecro, inquit, Domine, mitte quem missurus es. Iratus Dominus in Moysen, ait: Aaron frater tuus Levites, scio quod eloquens sit: ecce ipse egredietur in occursum tuum, vidensque te lætabitur corde. Loquere ad eum, et pone verba mea in ore ejus: ego ero in ore tuo, et in ore illius, et ostendam vobis quid agere debeatis: ipse loquetur pro te ad populum, et erit os tuum: tu autem eris in his quæ ad Deum pertinent. Virgam quoque hanc sume in manu tua, in qua facturus es signa. A

biit Moyses, et reversus est ad Jethro cognatum suum, dixitque ei: Vadam, et revertar ad fratres meos in Ægyptum, ut videam si adhuc vivant. Cui ait Jethro: Vade in pace.

Dixit ergo Dominus ad Moysen in Madiam: Vade, et revertere in Ægyptum: Mortui sunt enim omnes qui quærebant animam tuam. Tulit ergo Moyses uxorem suam, et filios suos, et imposuit eos super asinum, reversusque est in Ægyptum, portans virgam Dei in manu sua. Dixitque Dominus Moysi revertenti in Ægyptum: Vide ut omnia ostenta quæ posui in manu tua, facias coram Pharaone: ego indurabo cor ejus, et non dimittet populum. Dicesque ad eum: Hæc dicit Dominus: Filius meus primogenitus Israel. Dixi tibi: Dimitte filium meum ut serviat mihi; et noluisti dimittere eum: ecce ego interficiam filium tuum primogenitum.

Dixit autem Dominus ad Aaron: Vade in occursum Moysi in desertum, Qui perrexit obviam ei in montem Dei, et osculatus est eum. Narravitque Moyses Aaron omnia verba Domini pro quibus miserat eum, et signa quæ mandaverat. Veneruntque simul, et congregaverunt omnes seniores filiorum Israel. Locutusque est Aaron omnia verba quæ dixerat Dominus ad Moysen: et fecit signa coram populo, et credidit populus. Audieruntque quod visitasset Dominus filios Israel, et quod respexisset afflictionem eorum: et proni adoraverunt.

Post hæc ingressi sunt Moyses et Aaron, et dixerunt Pharaoni: Hæc dicit Dominus Deus Israel: Dimitte populum meum ut sacrificet mihi in deserto. At ille respondit: Quis est Dominus, ut audiam vocem ejus, et dimittam Israel? nescio Dominum, et Israel non dimittam. Dixeruntque: Deus Hebræorum vocavit nos, ut eamus viam trium dierum in solitudinem: et sacrificemus Domino Deo nostro: ne forte accidat nobis pestis, aut gladius. Ait ad eos rex Ægypti: Quare Moyses et Aaron solicitatis populum ab operibus suis? ite ad onera vestra. Dixitque Pharao: Multus est populus terræ: videtis quod turba succreverit: quanto magis si dederitis eis requiem ab operibus?

Præcepit ergo Pharao in die illo præfectis operum et exactoribus populi, dicens: Nequaquam ultra dabitis paleas populo ad conficiendos lateres, sicut prius: sed ipsi vadant, et colligant stipulas.

Et mensuram laterum quam prius faciebant, imponetis super eos, nec minuetis quicquam: vacant enim, et idcirco vociferantur, dicentes: Eamus, et sacrificemus Deo nostro. Opprimantur operibus, et expleant ea: ut non acquiescant verbis mendacibus.

Igitur egressi præfecti operum et exactores, ad populum dixerunt: Sic dicit Pharao; Non do vobis paleas: ite, et colligite sicubi invenire poteritis, nec minuetis quicquam de operibus vestris. Dispersus est populus in omnem terram Ægypti ad colligendas paleas. Præfecti quoque operum instabant, dicentes: Complete opus vestrum quotidie, ut prius facere solebatis quando dabantur vobis paleæ. Flagellatique sunt qui præerant operibus filiorum Israel, ab exactoribus Pharaonis, dicentibus: Quare non impletis mensuram laterum sicut prius, nec heri, nec hodie?

Veneruntque præpositi filiorum Israel, et vociferati sunt ad Pharaonem, dicentes: Cur ita agis contra servos tuos? Paleæ non dantur nobis, et lateres similiter imperantur: en famuli tui flagellis cædimur, et injuste agitur contra populum tuum.

Qui ait: Vacatis otio, et idcirco dicitis: Eamus, et sacrificemus Domino. Ite ergo, et operamini: paleæ non dabuntur vobis, et reddetis consuetum numerum laterum.

Videbantque præpositi filiorum Israel in malo, eo quod diceretur eis: Non minuetur quicquam de lateribus per singulos dies. Occurreruntque Moyses et Aaron, qui stabant ex adverso, egredientes a Pharaone: et dixerunt ad eos: Videat Dominus et judicet, quoniam fœtere fecistis odorem nostrum coram Pharaone et servis ejus, et præbuistis ei gladium, ut occideret nos. Reversusque Moyses ad Dominum, ait: Domine, cur afflixisti populum tuum? quare misisti me? Ex eo enim quo ingressus sum ad Pharaonem ut loquerer ex nomine tuo, afflixit populum tuum: et non liberasti eos.

Dixitque Dominus ad Moysen: Nunc videbis quid facturus sum Pharaoni: per manum enim fortem dimittet eos, et in manu robusta ejiciet illos de terra sua.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 3,16-4-23; 4,27-6,1

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: El Señor Dios de vuestros padres se me ha aparecido, el Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, y me ha dicho: “He observado atentamente cómo os tratan en Egipto y he decidido sacaros de la opresión egipcia y llevaros a la tierra de los cananeos, hititas, amorreos, perizitas, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel”. Ellos te harán caso; y tú, con los ancianos de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: “El Señor, Dios de los hebreos, nos ha salido al encuentro y ahora nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios”. Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar ni a la fuerza; pero yo extenderé mi mano y heriré a Egipto con prodigios que haré en medio de él, y entonces os dejará marchar.

Haré que este pueblo alcance el favor de los egipcios, de modo que cuando partáis, no salgáis con las manos vacías. Cada mujer pedirá a su vecina y a la dueña de su casa objetos de plata, objetos de oro y vestidos, que pondréis a vuestros hijos y a vuestras hijas. Así despojaréis a los egipcios».

Moisés respondió: «Mira que no me creerán ni me harán caso, pues dirán: “No se te ha aparecido el Señor”». El Señor le dijo: «¿Qué tienes en tu mano?». «Un bastón», respondió él. El Señor le dijo: «Tíralo al suelo». Él lo tiró al suelo y se convirtió en una serpiente; y Moisés huyó de ella. El Señor dijo a Moisés: «Échale mano y agárrala por la cola». Moisés le echó mano y, al agarrarla, se convirtió en bastón en su mano. «Así creerán que se te ha aparecido el Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abrahán, Dios de Isaac y Dios de Jacob».

El Señor le dijo aún: «Mete tu mano en el seno». Metió él la mano en su seno y, al sacarla, su mano estaba leprosa, blanca como la nieve. Entonces le dijo: «Vuelve tu mano a tu seno». Él volvió su mano a su seno y, al sacarla, estaba como el resto de su cuerpo. «Si no te creen ni te hacen caso al primer signo, te creerán al segundo. Y si tampoco te creen ni hacen caso a estos dos signos, toma agua del Nilo y derrámala en el suelo seco; y el agua que hayas tomado del río se convertirá en sangre en el suelo seco».

Pero Moisés dijo al Señor: «¡Por favor, Señor mío! Yo nunca he sido un hombre con facilidad de palabra, ni siquiera después de que tú has hablado con tu siervo, pues soy torpe de boca y de lengua». El Señor le dijo: «¿Quién dio la boca al hombre? ¿Quién lo hace mudo o sordo, vidente o ciego? ¿No soy yo, el Señor? Ahora pues, ve: yo estaré con tu boca y te enseñaré lo que has de decir». Insistió Moisés: «¡Por favor, Señor mío! Envía al que quieras». Entonces se encendió la ira del Señor contra Moisés y le dijo: «¿No está ahí tu hermano Aarón, el levita? Sé que él habla bien; además, él saldrá a tu encuentro y se alegrará de corazón al v erte. Tú le hablarás y pondrás las palabras en su boca. Yo estaré con tu boca y con su boca, y os enseñaré lo que tenéis que hacer. Él hablará por ti al pueblo, él será tu boca y tú serás su dios. Toma en tu mano ese bastón, con el que realizarás los signos».

Moisés regresó a casa de Jetró, su suegro, y le dijo: «Permíteme volver a mis hermanos que están en Egipto para ver si aún viven». Jetró le respondió: «Vete en paz».

El Señor dijo a Moisés en Madián: «Anda, vuelve a Egipto, porque han muerto todos los que te buscaban para matarte». Moisés tomó a su mujer y a su hijo, los montó en un asno y regresó a la tierra de Egipto. Moisés tomó en su mano el bastón de Dios. El Señor dijo a Moisés: «Cuando vuelvas a Egipto, fíjate en todos los signos que yo he puesto en tus manos y realízalos ante el faraón. Yo endureceré su corazón y no dejará salir al pueblo. Y dirás al faraón: “Así dice el Señor: Israel es mi hijo primogénito. Yo te digo: Deja salir a mi hijo para que me dé culto. Si te niegas a dejarlo salir, yo daré muerte a tu hijo primogénito”».

El Señor dijo a Aarón: «Vete al desierto al encuentro de Moisés». Él fue, lo encontró en la montaña de Dios y lo besó. Moisés contó a Aarón todas las palabras que el Señor le había encomendado y todos los signos que le había mandado realizar. Luego Moisés y Aarón fueron y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel. Aarón refirió todas las palabras que el Señor había dicho a Moisés y realizó los signos ante el pueblo. El pueblo creyó y, al oír que el Señor había visitado a los hijos de Israel y había visto su aflicción, se inclinaron y se postraron.

Moisés y Aarón se presentaron al faraón y le dijeron: «Así dice el Señor, el Dios de Israel: “Deja salir a mi pueblo, para que celebre una fiesta en mi honor en el desierto”». Respondió el faraón: «¿Quién es el Señor para que tenga que obedecerle dejando marchar a Israel? No conozco al Señor ni dejaré marchar a Israel». Replicaron ellos: «El Dios de los hebreos se nos ha aparecido: tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios, de lo contrario nos herirá con peste o espada». El rey de Egipto les dijo: «¿Por qué, Moisés y Aarón, soliviantáis al pueblo en su trabajo? Volved a vuestras tareas». Y añadió el faraón: «Ahora que son más numerosos que los naturales de la tierra, ¿queréis que dejen sus tareas?».

Aquel día el faraón ordenó a los capataces y a los inspectores: «No volváis a proveer de paja al pueblo para fabricar adobes, como hacíais antes; que ellos vayan y se busquen la paja.

Pero les exigiréis la misma cantidad de adobes que hacían antes, sin disminuir nada. Son unos holgazanes y por eso andan gritando: “Vamos a ofrecer sacrificios a nuestro Dios”. Imponedles un trabajo pesado y que lo cumplan; y no hagáis caso de palabras engañosas».

Los capataces y los inspectores salieron y dijeron al pueblo: «Así dice el faraón: “No os proveeré de paja. Id vosotros a recogerla donde la encontréis. Pero vuestra tarea no disminuirá en nada”». El pueblo se dispersó por toda la tierra de Egipto para recoger paja. Los capataces les apremiaban, diciendo: «Completad vuestro trabajo, la tarea de cada día, como cuando se os daba paja». Y golpeaban a los inspectores israelitas, que habían sido nombrados por los capataces del faraón, diciendo: «¿Por qué ni ayer ni hoy habéis completado vuestra cantidad de adobes, como antes?».

Entonces, los inspectores israelitas fueron a reclamar al faraón y le dijeron: «¿Por qué tratas así a tus siervos? No se provee de paja a tus siervos y encima nos exigen que hagamos adobes; golpean a tus siervos y tu pueblo tiene la culpa».

Contestó el faraón: «¡Holgazanes! Eso es lo que sois, unos holgazanes. Por eso andáis diciendo: “Vamos a ofrecer sacrificios al Señor”. Y ahora, id a trabajar; no se os proveerá de paja, pero produciréis la misma cantidad de adobes».

Los inspectores israelitas se vieron en un aprieto cuando les dijeron: «No disminuirá vuestra cantidad diaria de adobes»; y, encontrando a Moisés y a Aarón, que los esperaban a la salida del palacio del faraón, les dijeron: «El Señor os examine y os juzgue; nos habéis hecho odiosos al faraón y a su corte; le habéis puesto en la mano una espada para que nos mate». Entonces Moisés volvió al Señor y le dijo: «Señor, ¿por qué maltratas a este pueblo? ¿Por qué me has enviado? Desde que me presenté al faraón para hablar en tu nombre, él maltrata a este pueblo y tú no haces nada para librar a tu pueblo».

El Señor respondió a Moisés: «Ahora verás lo que voy a hacer al faraón, pues en virtud de una mano fuerte los dejará marchar; más aún, debido a una mano fuerte los expulsará de su tierra».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Sapientia Salomonis
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

Fili,

Sapientiam enim prætereuntes, non tantum in hoc lapsi sunt ut ignorarent bona, sed insipientiæ suæ relinquerunt hominibus memoriam, ut in his, quæ peccaverunt, nec latere potuissent.
Sapientia autem eos, qui se observant, a doloribus liberavit.
Et populum justum, et semen sine querela liberavit a nationibus, quæ illum deprimebant.
Intravit in animam servi Dei, et stetit contra reges horrendos in portentis et in signis.
Et reddidit justis mercedem laborum suorum, et deduxit eos in via mirabili: et fuit illis velamento diei, et in luce stellarum nocte: transtulit illos mare rubrum, et transvexit illos per aquam nimiam.
Inimicos autem illorum demersit in mare, et ab altitudine inferorum eduxit eos.
Ideo justi tulerunt spolia impiorum, et decantaverunt Domine nomen sanctum tuum, et victricem manum tuam laudaverunt pariter.

R/. Amen.

De la Sabiduría de Salomón
Sab 10,8-9.15-20

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Por abandonar el camino de la sabiduría, sufrieron la desgracia de ignorar el bien y legaron a la historia un recuerdo de su insensatez, para que sus faltas no quedaran ocultas.
La sabiduría, sin embargo, sacó de apuros a sus servidores.
Ella fue quien libró al pueblo santo, a la raza irreprochable de la nación opresora.
Entró en el alma de un siervo del Señor, Moisés, e hizo frente a reyes temibles con prodigios y señales.
Dio a los fieles la recompensa por sus trabajos, los condujo por un camino maravilloso, fue para ellos sombra durante el día y resplandor de estrellas por la noche.
Les abrió paso a través del mar Rojo y los condujo a través de aguas caudalosas; sumergió a sus enemigos y luego los sacó a flote desde lo hondo del abismo.
Por eso los justos despojaron a los impíos, cantaron himnos, Señor, a tu santo nombre y celebraron a coro tu mano vencedora.

R/. Amén.

 

Lectio libri Exodi
Capitulo 6
.

R/. Deo gratias.

In illis diebus: Locutus est Dominus ad Moysen, dicens:

Ego Dominus: loquere ad Pharaonem regem Ægypti, omnia quæ ego loquor tibi. Et ait Moyses coram Domino: En incircumcisus labiis sum, quomodo audiet me Pharao?

Dixitque Dominus ad eum: Ecce constitui te Deum Pharaonis: et Aaron frater tuus erit propheta tuus. Tu loqueris omnia quæ mando tibi: et ille loquetur ad Pharaonem, ut dimittat filios Israel de terra sua. Sed ego indurabo cor ejus, et multiplicabo signa et ostenta mea in terra Ægypti, et non audiet vos: immittamque manum meam super Ægyptum, et educam exercitum et populum meum filios Israel de terra Ægypti per judicia maxima. Et scient Ægyptii quia ego sum Dominus cum extenderim manum meam super Ægyptum, et eduxerim filios Israel de medio eorum.

Fecit itaque Moyses et Aaron sicut præceperat Dominus: ita egerunt. Erat autem Moyses octoginta annorum, et Aaron octoginta trium, quando locuti sunt ad Pharaonem.

Dixitque Dominus ad Moysen et Aaron: Cum dixerit vobis Pharao, Ostendite signa: dices ad Aaron: Tolle virgam tuam, et projice eam coram Pharaone, ac vertatur in colubrum. Ingressi itaque Moyses et Aaron ad Pharaonem, fecerunt sicut præceperat Dominus: tulitque Aaron virgam coram Pharaone et servis ejus, quæ versa est in colubrum. Vocavit autem Pharao sapientes et maleficos: et fecerunt etiam et ipsi per incantationes Ægyptiacas et arcana quædam similiter. Projeceruntque singuli virgas suas, quæ versæ sunt in dracones: sed devoravit virga Aaron virgas eorum. Induratumque est cor Pharaonis, et non audivit eos, sicut præceperat Dominus.

Dixit autem Dominus ad Moysen: Ingravatum est cor Pharaonis, et non vult dimittere populum meum. Vade ad eum mane, ecce egredietur ad aquas: et stabis in occursum ejus super ripam fluminis: et virgam, quæ conversa est in draconem, tolles in manu tua. Et dices ad eum: Dominus Deus Hebræorum misit me ad te, dicens: Dimitte populum meum ut sacrificet mihi in deserto: et usque ad præsens audire noluisti. Hæc igitur dicit Dominus: In hoc scies quod sim Dominus: ecce percutiam virga, quæ in manu mea est, aquam fluminis, et vertetur in sanguinem. Pisces quoque, qui sunt in fluvio, morientur, et computrescent aquæ, et affligentur Ægyptii bibentes aquas fluminis.

Dixit quoque Dominus ad Moysen: Dic ad Aaron, Tolle virgam tuam, et extende manum tuam super aquam Ægypti, et super fluvios eorum, et rivos ac paludes, et omnes lacus aquarum, et vertantur in sanguinem: et sit cruor in universa terra Ægypti, tam in ligneis vasis quam in saxeis. Fecerunt itaque Moyses et Aaron sicut præceperat Dominus: et elevans virgam, percussit aquam fluminis coram Pharaone et servis ejus: quæ versa est in sanguinem. Et pisces, qui erant in flumine, mortui sunt: computruitque fluvius, et non poterant Ægyptii bibere aquam fluminis, et fuit sanguis in tota terra Ægypti.

Feceruntque similiter malefici Ægyptiorum per incantationes suas; et induratum est cor Pharaonis, nec audivit eos, sicut præceperat Dominus. Avertitque se, et ingressus est domum suam, nec apposuit cor etiam hac vice. Foderunt autem Ægyptii per circuitum fluminis puteos, ut biberent aquas: non enim poterant bibere de aqua fluminis. Impleti sunt septem dies, postquam percussit Dominus fluvium.

Dixitque Dominus ad Moysen; Ingredere ad Pharaonem, et dices ad eum: Hæc dicit Dominus: Dimitte populum meum, ut sacrificet mihi: si autem nolueris dimittere, ecce ego percutiam omnes terminos tuos ranis. Et ebulliet fluvius ranas: quæ ascendent, et ingredientur domum tuam, et in cubiculum lectuli tui, et super stratum tuum, et in domos servorum tuorum, et ad populum tuum, et in furnos tuos, et in reliquias ciborum tuorum: et ad te, et ad populum tuum, et ad omnes servos tuos, intrabunt ranæ.

Dixitque Dominus ad Moysen: Dic ad Aaron: Extende manum tuam super fluvium et super rivos ac paludes, et educ ranas super terram Ægypti. Extendit Aaron manum super aquam Ægypti, et ascenderunt ranæ, operueruntque terram Ægypti. Fecerunt autem et malefici per incantationes suas similiter, eduxeruntque ranas super terram Ægypti.

Vocavitque Pharao Moysen et Aaron, et dixit eis: Orate ad Dominum ut auferat ranas a me et a populo meo: et dimittam populum ut sacrificet Domino. Dixitque Moyses Pharaoni: Constitue mihi quando deprecer pro te, et pro servis tuis, et pro populo tuo, ut abigantur a te ranæ, et a domo tua, et a servis tuis, et a populo tuo: et tantum in flumine remaneant. Qui respondit: Cras. Et Moyses: Juxta verbum, inquit, tuum, faciam: ut scias quoniam non est sicut Dominus Deus noster. Et recedent ranæ a te, et a domo tua, et a servis tuis, et a populo tuo: tantum in flumine remanebunt.

Egressique sunt Moyses et Aaron a Pharaone: et clamavit Moyses ad Dominum pro sponsione ranarum quam condixerat Pharaoni. Fecitque Dominus juxta verbum Moysi: et mortuæ sunt ranæ de domibus, et de villis, et de agris. Congregaveruntque eas in immensos aggeres, et computruit terra. Videns autem Pharao quod data esset requies, ingravavit cor suum, et non audivit eos, sicut præceperat Dominus.

Dixitque Dominus ad Moysen: Loquere ad Aaron: Extende virgam tuam, et percute pulverem terræ: et sint cinifes in universa terra Ægypti. Feceruntque ita. Extendit Aaron manum, virgam tenens: et percussit pulverem terræ, et facti sunt cinifes in hominibus, et jumentis: omnis pulvis terræ versus est in cinifes per totam terram Ægypti. Feceruntque similiter malefici per incantationes suas, ut educerent cinifes, et non potuerunt: erantque cinifes tam in hominibus quam in jumentis. Et dixerunt malefici ad Pharaonem: Digitus Dei est hic: induratumque est cor Pharaonis, et non audivit sicut præceperat Dominus.

Dixitque Dominus ad Moysen: Consurge diluculo, et sta coram Pharaone: egredietur enim ad aquas: et dices ad eum: Hæc dicit Dominus: Dimitte populum meum ut sacrificet mihi. Quod si non dimiseris eum, ecce ego mittam in te, et in servos tuos, et in populum tuum, et in domos tuas, omne genus muscarum: et implebuntur domus Ægyptiorum muscis diversi generis, et in universa terra in qua fuerint. Faciamque mirabilem in die illa terram Gessen, in qua populus meus est, ut non sint ibi muscæ: et scies quia ego Dominus in medio terræ. Ponamque divisionem inter populum meum et populum tuum: cras erit signum istud. Fecitque Dominus ita. Et venit musca gravissima in domo Pharaonis et in domo servorum ejus, et in omnem terram Ægypti: corruptaque est terra ab hujuscemodi muscis.

Vocavit Pharao Moysen et Aaron, et ait eis: Ite, sacrificate Domino vestro in terra. Et ait Moyses: Non potest ita fieri: abominationes enim Ægyptiorum immolabimus Domino Deo nostro: quod si mactaverimus ea quæ colunt Ægyptii coram eis, lapidibus nos obruent. Viam trium diorum pergemus in solitudinem: et sacrificabimus Domino Deo nostro, sicut præcepit nobis. Dixitque Pharao: Ego dimittam vos ut sacrificetis Domino Deo vestro in deserto: verumtamen longius ne abeatis, rogate pro me:

Et ait Moyses: Egressus a te, rogabo Dominum: et recedet musca a Pharaone, et a servis suis, et a populo ejus cras: verumtamen noli ultra fallere, ut non dimittas populum sacrificare Domino. Egressusque Moyses a Pharaone, oravit Dominum. Qui fecit juxta verba illius.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 6,28-8,27a

R/. Demos gracias a Dios.

Cuando el Señor habló a Moisés en la tierra de Egipto, le dijo:

«Yo soy el Señor. Transmite al faraón, rey de Egipto, todo lo que yo te digo». Y Moisés respondió al Señor: «Soy torpe de palabra, ¿cómo me va a hacer caso el faraón?».

El Señor dijo a Moisés: «Mira, te hago ser un dios para el faraón; y Aarón, tu hermano, será tu profeta. Tú dirás todo lo que yo te mande y Aarón dirá al faraón que deje salir a los hijos de Israel de su tierra. Yo endureceré el corazón del faraón y multiplicaré mis signos y prodigios contra la tierra de Egipto. El faraón no os hará caso, pero yo extenderé mi mano contra Egipto y sacaré de la tierra de Egipto con grandes castigos a mis escuadrones, a mi pueblo, los hijos de Israel; y así sabrán los egipcios que yo soy el Señor cuando extienda mi mano contra Egipto y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos».

Moisés y Aarón hicieron así; hicieron exactamente como el Señor les había mandado. Moisés tenía ochenta años y Aarón ochenta y tres, cuando hablaron al faraón.

El Señor dijo a Moisés y a Aarón: «Cuando os diga el faraón que hagáis algún prodigio, le dirás a Aarón: “Toma tu bastón y tíralo delante del faraón, y se convertirá en una serpiente”». Moisés y Aarón se presentaron al faraón e hicieron lo que el Señor les había mandado. Aarón tiró el bastón delante del faraón y sus ministros, y se convirtió en una serpiente. El faraón llamó a sus sabios y hechiceros, y los magos de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos: cada uno tiró su bastón, y se convirtieron en serpientes; pero el bastón de Aarón se tragó los otros bastones. Sin embargo, el corazón del faraón se endureció y no les hizo caso, como había anunciado el Señor.

El Señor dijo a Moisés: «El corazón del faraón se ha obstinado; se niega a dejar marchar al pueblo. Preséntate al faraón por la mañana, cuando salga al río, y espéralo a la orilla del Nilo, llevando en tu mano el bastón que se convirtió en serpiente. Dile: “El Señor, el Dios de los hebreos, me ha enviado a ti con este encargo: Deja salir a mi pueblo, para que me rinda culto en el desierto; pero hasta ahora no has hecho caso. Así dice el Señor: “En esto conocerás que yo soy el Señor: con el bastón que llevo en la mano golpearé el agua del Nilo y se convertirá en sangre. Los peces del Nilo morirán, el río apestará y los egipcios no podrán beber el agua del Nilo”».

El Señor dijo a Moisés: «Dile a Aarón: Toma tu bastón y extiende la mano sobre las aguas de Egipto: sobre sus ríos, canales, estanques y aljibes, y el agua se convertirá en sangre. Y habrá sangre por todo Egipto: en las vasijas de madera y en las de piedra». Moisés y Aarón hicieron lo que el Señor les había mandado. Levantó el bastón y golpeó el agua del Nilo a la vista del faraón y de su corte. Toda el agua del Nilo se convirtió en sangre. Los peces del Nilo murieron, el río apestaba y los egipcios no podían beber agua del Nilo. Y hubo sangre por toda la tierra de Egipto.

Los magos de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos, de modo que el corazón del faraón se obstinó y no les hizo caso, como había anunciado el Señor. El faraón se volvió y entró en su palacio, sin tomar en serio la cosa. Los egipcios cavaban a los lados del Nilo buscando agua de beber, pues no podían beber el agua del Nilo. Y se cumplieron siete días desde que el Señor mandó golpear el Nilo.

El Señor dijo a Moisés: «Preséntate al faraón y dile: “Así dice el Señor: Deja marchar a mi pueblo para que me rinda culto. Si te niegas a dejarlo marchar, yo infestaré toda tu tierra de ranas. Pulularán las ranas en el Nilo, saltarán y se meterán en tu palacio, en tu alcoba y en tu lecho, en las casas de tus servidores y entre tu pueblo, en tus hornos y artesas. Saltarán, pues, las ranas sobre ti, sobre tu pueblo y sobre tus servidores”».

El Señor dijo a Moisés: «Di a Aarón: Extiende tu mano con el bastón sobre los ríos, los canales y los estanques y haz saltar las ranas por toda la tierra de Egipto». Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto; saltaron las ranas y cubrieron la tierra de Egipto. Pero lo mismo hicieron los magos con sus encantamientos; hicieron saltar las ranas sobre la tierra de Egipto.

El faraón llamó a Moisés y Aarón, y les dijo: «Rogad al Señor que aleje las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré marchar al pueblo para que ofrezca sacrificios al Señor». Moisés respondió al faraón: «Dígnate indicarme cuándo he de rogar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que aleje las ranas de ti y de tu palacio, y queden solo en el Nilo». «Mañana», respondió él. Moisés le dijo: «Será según tu palabra, para que sepas que no hay otro como el Señor nuestro Dios. Las ranas se alejarán de ti, de tu palacio, de tus servidores y de tu pueblo y quedarán solo en el Nilo».

Moisés y Aarón salieron del palacio del faraón y Moisés suplicó al Señor acerca de las ranas, como había acordado con el faraón. El Señor obró conforme a la súplica de Moisés, y murieron las ranas en las casas, en los patios y en los campos. Las reunieron en montones y la tierra apestaba. Pero viendo el faraón que había un respiro, se obstinó y no les hizo caso, como había anunciado el Señor.

Dijo, pues, el Señor a Moisés: «Dile a Aarón: Extiende tu bastón y golpea el polvo del suelo y se convertirá en mosquitos por toda la tierra de Egipto». Así lo hicieron: Aarón extendió su mano y con el bastón golpeó el polvo del suelo; y aparecieron mosquitos que atacaban a hombres y animales. Todo el polvo del suelo se convirtió en mosquitos por toda la tierra de Egipto. Los magos pretendieron hacer lo mismo sacando mosquitos con sus encantamientos, pero no pudieron. Hubo, pues, mosquitos, que atacaban a hombres y animales. Los magos dijeron al faraón: «Es el dedo de Dios». Pero se endureció el corazón del faraón y no les hizo caso, como había anunciado el Señor.

El Señor dijo a Moisés: «Levántate de buena mañana y preséntate al faraón cuando salga hacia el río y dile: Así dice el Señor: “Deja marchar a mi pueblo para que me rinda culto. Si no dejas marchar a mi pueblo, enviaré tábanos contra ti, contra tus servidores, tu pueblo y tus casas, y se llenarán de tábanos las casas de los egipcios y las tierras donde habitan. Pero ese día trataré con distinción la región de Gosén, donde habita mi pueblo, para que no haya allí tábanos, a fin de que sepas que yo soy el Señor en medio de la tierra. Así haré distinción entre mi pueblo y el tuyo. Mañana ocurrirá este signo”». El Señor lo hizo así y un enjambre de tábanos invadió el palacio del faraón y la casa de sus servidores; en toda la tierra de Egipto, la tierra estaba infestada de tábanos.

El faraón llamó a Moisés y a Aarón y les dijo: «Id y ofreced sacrificios a vuestro Dios en esta tierra». Pero Moisés respondió: «No podemos hacer eso, porque los sacrificios que hemos de ofrecer al Señor nuestro Dios son una abominación para los egipcios. Si sacrificáramos delante mismo de los egipcios lo que ellos consideran una abominación, seguramente nos lapidarían. Tenemos que ir tres jornadas por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios, como nos ha ordenado». El faraón contestó: «Yo os dejaré marchar para que ofrezcáis sacrificios en el desierto al Señor vuestro Dios, a condición de que no os alejéis demasiado. Rogad por mí».

Moisés respondió: «Apenas salga de tu presencia, yo rogaré al Señor y mañana se alejarán los tábanos del faraón, de sus servidores y de su pueblo, con tal que el faraón no me engañe más, no dejando al pueblo que vaya a ofrecer sacrificios al Señor». Salió Moisés de la presencia del faraón y rogó al Señor. El Señor hizo lo que Moisés pedía.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Jeremiæ Prophetæ
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Convertimini filii revertentes, et sanabo adversiones vestras.
Ecce enim venimus ad te: tu enim es Dominus Deus noster.
Vere mendaces erant colles, multitudo montium: vere in Domino Deo nostro est salus Israel.
Confusio comedit labores patrum nostrorum ab adolescentia nostra, greges eorum, et armenta eorum, filios Israel, et filias eorum.
Dormiemus in confusione nostra, et operiet nos ignominia nostra: quoniam Domino Deo nostro peccavimus nos, et patres nostri, ab adolescentia nostra usque ad hanc diem: et non audivimus vocem Dei nostri.

Si reverteris ad me Israel, ait Dominus, ad me convertere: si abstuleris offendicula tua a facie mea, non commoveberis. Et juraveris: Vivit Dominus in veritate, et in judicio, et in justitia: et benedicent eum gentes, ipsumque laudabunt.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Jeremías
Jer 3,22-4,2

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dicel el Señor:

Volved, hijos apóstatas, yo curaré vuestra apostasía.
Aquí estamos, volvemos a ti, Señor, tú eres nuestro Dios.
¡Qué mentira eran los collados, todo el estrépito de los montes! Solo en el Señor, nuestro Dios, está la salvación de Israel.
La ignominia acabó devorando todo el trabajo de nuestros padres ya desde que éramos jóvenes: sus rebaños de ovejas y vacas, lo mismo sus hijos que sus hijas.
Tendremos por lecho nuestra vergüenza, nos taparemos con nuestra humillación, pues pecamos contra el Señor, nuestro Dios, nosotros igual que nuestros padres, desde la juventud hasta el día de hoy, y fuimos incapaces de oír la voz del Señor, nuestro Dios.

Si quieres volver, Israel, vuelve a mí -oráculo del Señor-. Si apartaras de mí tus abominaciones, no tendrías que andar extraviada; si jurases «¡Por vida del Señor¡» con verdad, justicia y derecho, todas las naciones se bendecirían, se darían parabienes entre sí utilizando el nombre del Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Nonam / A Nona

Sapientia Salomonis
Capitulo 11

R/. Deo gratias.

Fili,

Cum abundarent filii Israel, lætati sunt; per hæc, cum illis deessent, bene cum illis actum est.
Nam pro fonte quidem sempiterni fluminis, humanum sanguinem dedisti injustis.
Qui cum minuerentur in traductione infantium occisorum, dedisti illis abundantem aquam insperate, ostendens per sitim, quæ tunc fuit, quemadmodum tuos exaltares, et adversarios illorum necares.
Cum enim tentati sunt, et quidem cum misericordia disciplinam accipientes, scierunt quemadmodum cum ira judicati impii tormenta paterentur.
Hos quidem tanquam pater monens probasti: illos autem tanquam durus rex interrogans condemnasti.
Absentes enim et præsentes similiter torquebantur. Duplex enim illos acceperat tædium, et gemitus cum memoria præteritorum. Cum autem audirent per sua tormenta bene cum illis agi, commemorati sunt Deum, admirantes in finem exitus.
Quem enim in expositione probra projectum deriserunt, in finem eventus mirati sunt. Non similiter justis faciens.

Quoniam sicut momentum stateræ, sic ante te est orbis terrarum.
Tu enim misereris omnium, et omnia potes, et dissimulas peccata hominum propter pœnitentiam.

R/. Amen.

 

De la Sabiduría de Salomón
Sab 11,5-14.22a.23

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Lo que sirvió de castigo para sus enemigos fue para los hijos de Israel una ayuda en la necesidad.
En lugar de la corriente constante de un río, enturbiado por una mezcla de sangre y barro -castigo por su decreto infanticida-, les diste agua abundante sin esperarlo, mostrándoles por la sed que pasaron, cómo habías castigado a sus adversarios.
Pues cuando sufrían una prueba, aunque corregidos con amor, comprendían los tormentos de los impíos, juzgados con cólera.
Porque a unos los probaste como padre que corrige, pero a otros los castigaste como rey severo que condena.
Los ausentes y los presentes se consumían por igual, pues los embargó una doble tristeza y gemían recordando el pasado; cuando se enteraban de que sus propios castigos eran en beneficio de los otros, reconocían al Señor.
Al que antes abandonaron en el agua y rechazaron con burlas, al final de los sucesos lo admiraron, tras sufrir una sed bien distinta de la de los justos.

Porque el mundo entero es ante ti como un gramo en la balanza.
Pero te compadeces de todos, porque todo lo puedes y pasas por alto los pecados de los hombres para que se arrepientan.

R/. Amén.

Lectio libri Exodi
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

In illis diebus: Dixit Dominus ad Moysen:

Ingredere ad Pharaonem, et loquere ad eum: Hæc dicit Dominus Deus Hebræorum: Dimitte populum meum ut sacrificet mihi. Quod si adhuc renuis, et retines eos: ecce manus mea erit super agros tuos: et super equos, et camelos, et oves, et boves, pestis valde gravis. Et faciet Dominus mirabile inter possessiones Israel, et possessiones Ægyptiorum, ut nihil omnino intereat ex his quæ pertinent ad filios Israel. Constituitque Dominus tempus, dicens: Cras faciet Dominus verbum istud in terra Ægypti. Fecit ergo Dominus verbum hoc in altera die: mortuaque sunt omnia animantia Ægyptiorum: de animalibus vero filiorum Israel nihil omnino periit. Et misit Pharao ad videndum: nec erat quidquam mortuum de his quæ possidebat Israel. Ingravatumque est cor Pharaonis, et non dimisit populum.

Et dixit Dominus ad Moysen et Aaron: Tollite plenas manus cineris de camino, et spargat illum Moyses in cœlum coram Pharaone. Sitque pulvis super omnem terram Ægypti: erunt enim in hominibus, et jumentis vulnera, et vesicæ turgentes, in universa terra Ægypti. Tuleruntque cinerem de camino, et steterunt coram Pharaone, et sparsit illum Moyses in cœlum: factaque sunt vulnera vesicarum turgentium in hominibus et jumentis: nec poterant malefici stare coram Moyse propter vulnera quæ in illis erant, et in omni terra Ægypti. Induravitque Dominus cor Pharaonis, et non audivit eos, sicut præceperat eis Dominus.

Dixitque Dominus ad Moysen: Mane consurge, et sta coram Pharaone, et dices ad eum: Hæc dicit Dominus Deus Hebræorum: Dimitte populum meum ut sacrificet mihi. Quia in hac vice mittam omnes plagas meas super cor tuum, et super servos tuos, et super populum tuum: scias quod non sit similis mei in omni terra. Nunc enim extendens manum, percutiam te et populum tuum peste, peribitisque de terra. Idcirco posui te, ut ostendam in te fortitudinem meam, et narretur nomen tuum in omni terra. Adhuc retines populum meum: et non vis eum dimittere? En pluam hac ipsa hora cras grandinem multam nimis, qualis non fuit in Ægypto, a die qua fundata est, usque in præsens tempus. Mitte ergo jam nunc, et congrega jumenta tua, et omnia quæ habes in agro: homines enim, et jumenta, et universa quæ inventa fuerint foris, nec congregata de agris, cecideritque super ea grando, morientur. Qui timuit verbum Domini de servis Pharaonis, fecit confugere servos suos, et jumenta in domos: qui autem neglexit sermonem Domini, dimisit servos suos, et jumenta in agris.

Et dixit Dominus ad Moysen: Extende manum tuam in cœlum, ut fiat grando in universa terra Ægypti, super homines, et super jumenta, et super omnem herbam agri in terra Ægypti. Extendensque Moyses virgam in cœlum, et Dominus dedit tonitrua, et grandinem, ac discurrentia fulgura super terram Ægypti: et grando et ignis mista pariter ferebantur: tantæque fuit magnitudinis, quanta antea numquam apparuit in universa terra Ægypti ex quo gens illa condita est. Et percussit grando in omni terra Ægypti cuncta quæ fuerunt in agris, ab homine usque ad jumentum: cunctam herbam agri percussit grando, et omne lignum regionis confregit. Tantum in terra Gessen, ubi erant filii Israel, grando non accessit.

Misit quoque Pharao, et vocavit Moysen et Aaron, dicens ad eos: Peccavi etiam nunc: Deus justus: ego et populus meus, impii. Orate Dominum, et desinant tonitrua Dei, et grando: et dimittam vos, et nequaquam ultra hic maneatis. Ait Moyses: Cum egressus fuero de urbe, extendam palmas meas ad Dominum, et cessabunt tonitrua, et grando non erit: ut scias quia Domini est terra. Novi autem, quod et tu, et servi tui, nondum timeatis Dominum Deum. Linum enim et hordeum læsum est, eo quod hordeum esset virens, linum jam folliculos germinaret: triticum autem, et far non sunt læsa, quia serotina erant.

Egressusque Moyses a Pharaone ex urbe, extendit manus suas ad Dominum, et cessaverunt tonitrua et grando.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 9,1-33

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:

«Preséntate al faraón y dile: Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: Deja marchar a mi pueblo para que me rinda culto, pues si te niegas a dejarlo marchar y lo sigues reteniendo, la mano del Señor golpeará a tus ganados del campo -los caballos, los asnos, los camellos, las vacas y las ovejas- con una peste horrible. Pero el Señor hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de Egipto, y no morirá ni una res de los hijos de Israel. El Señor marcó un plazo, diciendo: Mañana cumplirá el Señor esta palabra contra la tierra». Al día siguiente cumplió el Señor su palabra y murió todo el ganado de Egipto, mientras que no murió ni una res del ganado de los hijos de Israel. El faraón mandó averiguar y, en efecto, no había muerto ni una res del ganado de Israel. Pero el corazón del faraón se endureció y no dejó marchar al pueblo.

El Señor dijo a Moisés y a Aarón: «Tomad un puñado de ceniza del horno, y que Moisés lo avente hacia el cielo en presencia del faraón. Se convertirá en polvo sobre toda la tierra de Egipto y producirá úlceras y llagas en hombres y ganados por toda la tierra de Egipto». Tomaron, pues, ceniza del horno y, en presencia del faraón, Moisés lo aventó hacia el cielo y los hombres y los ganados se cubrieron de úlceras y llagas. Los magos no pudieron permanecer ante Moisés a causa de las úlceras, que les afectaron como a todos los demás egipcios. Pero el Señor hizo que el faraón se obstinase y no les hiciese caso, como había anunciado a Moisés.

El Señor dijo a Moisés: «Madruga por la mañana, preséntate al faraón y dile: Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: “Deja salir a mi pueblo para que me rinda culto, porque esta vez voy a mandar todas mis plagas contra ti, tus servidores y tu pueblo, para que sepas que no hay nadie como yo en toda la tierra. Pues si hubiera alargado mi mano y os hubiera herido de peste a ti y a tu pueblo, ahora ya habríais desaparecido de la tierra. Pero te he dejado con vida para mostrarte mi poder y para que se proclame mi nombre en toda la tierra. Aún te alzas como un muro frente a mi pueblo para no dejarlo marchar; pues mira, mañana a estas horas haré caer una granizada tan fuerte como no la ha habido en Egipto desde su fundación hasta hoy. Ahora, manda recoger tu ganado y cuanto tienes en el campo, pues sobre todos los hombres y ganados que se encuentren en el campo y no sean recogidos en casa caerá el granizo y los matará”». Los servidores del faraón que temieron la palabra del Señor recogieron en casa a sus esclavos y ganados, mas los que no hicieron caso de la palabra del Señor dejaron en el campo a sus esclavos y ganados.

El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo, y caerá granizo en toda la tierra de Egipto: sobre los hombres, los ganados y sobre toda la hierba del campo en Egipto». Moisés extendió su bastón hacia el cielo y el Señor lanzó truenos, granizo y rayos a la tierra. El Señor desencadenó una lluvia de granizo sobre la tierra de Egipto. El granizo, con los rayos formados entre el granizo, fue tan fuerte que jamás se había visto algo semejante en la tierra de Egipto desde que comenzó a ser nación. El granizo golpeó en toda la tierra de Egipto cuanto había en el campo, desde los hombres hasta los ganados. Machacó también el granizo toda la hierba del campo y tronchó todos los árboles del campo. Solo en la región de Gosén, donde habitaban los hijos de Israel, no hubo granizo.

Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón y les dijo: «Esta vez he obrado mal; el Señor es justo, mientras yo y mi pueblo somos culpables. Rogad al Señor que ya basta de truenos y granizo. Yo os dejaré marchar y no os retendré más». Moisés le respondió: «Cuando salga de la ciudad, extenderé mis manos hacia el Señor y cesarán los truenos y no habrá más granizo, para que sepas que del Señor es la tierra. Aunque sé que tú y tus servidores no teméis aún al Señor Dios». (El lino y la cebada se estropearon, pues la cebada estaba en espiga y el lino estaba floreciendo. El trigo y la espelta no se estropearon, por ser tardíos).

Moisés salió de la presencia del faraón y de la ciudad, y extendió sus manos hacia el Señor; cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia dejó de caer sobre la tierra.

R/. Amén.

Inicio página

SEXTA FERIA VIERNES
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Exodi
Capitulo 9

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Videns Pharao quod cessasset pluvia, et grando, et tonitrua, auxit peccatum: et ingravatum est cor Pharaonis, et servorum illius, et induratum nimis: nec dimisit filios Israel, sicut præceperat Dominus per manum Moysi.

Et dixit Dominus ad Moysen: Ingredere ad Pharaonem: ego enim induravi cor ejus, et servorum illius: ut faciam signa mea hæc in eo, et narres in auribus filiorum tuorum, et nepotum tuorum, quotiens contriverim Ægyptios, et signa mea quæ fecerim in eis: et sciatis quia ego Dominus. Introierunt ergo Moyses et Aaron ad Pharaonem, et dixerunt ei: Dimitte populum meum, ut sacrificet mihi. Sin autem non vis dimittere eum: ecce ego inducam cras locustam in fines tuos, et cooperient faciem terræ, ne quidquam ejus virens appareat, sed comedatur quod residuum fuerit grandini: corrodet enim omnia ligna quæ germinant in agris. Et implebunt domos tuas, et servorum tuorum, et omnium Ægyptiorum: quantam non viderunt patres tui, a die, ex quo orti sunt super terram, usque in præsentem diem. Avertitque se, et egressus est a Pharaone.

Dixeruntque servi Pharaonis ad eum: Usquequo patiemur hoc scandalum: dimitte populum, ut sacrificent Domino Deo suo: nonne vides quod perierit Ægyptus? Revocaveruntque Moysen et Aaron ad Pharaonem: qui dixit eis: Ite, sacrificate Domino Deo vestro: quinam sunt qui ituri sunt? Ait Moyses: Cum parvulis nostris et senibus pergemus, cum filiis et filiabus, cum ovibus et armentis: est enim solemnitas Domini Dei nostri. Et respondit Pharao: Sic Dominus sit vobiscum, quomodo ego dimittam vos, et parvulos vestros: cui dubium est quod pessime cogitetis? Non fiet ita, sed ite tantum viri, et sacrificate Domino: hoc enim et ipsi petistis. Statimque ejecti sunt a conspectu Pharaonis.

Dixit autem Dominus ad Moysen: Extende manum tuam super terram Ægypti ad locustam, ut ascendat super eam, et devoret omnem herbam quæ residua fuerit grandini. Extendit Moyses virgam suam super terram Ægypti: et Dominus induxit ventum arentem tota die illa ac nocte: et mane facto, ventus levavit locustas. Quæ ascenderunt super omnem terram Ægypti: et sederunt in cunctis finibus Ægyptiorum innumerabiles, quales ante illud tempus non fuerunt, nec postea futuræ erant. Operueruntque universa super faciem terræ, vastantes omnia. Devorata est igitur herba terræ, et quidquid pomorum in arboribus fuit, quæ grando dimiserat: nihilque virens omnino relictum est in lignis, et in herbis terræ, in cuncta Ægypto.

Quamobrem festinans Pharao, vocavit Moysen et Aaron, et dixit eis: Peccavi in Dominum Deum vestrum, et in vos. Sed nunc dimittite peccatum mihi etiam hac vice, et orate ad Dominum Deum vestrum, ut auferat a me mortem istam. Egressus Moyses de conspectu Pharaonis, oravit ad Dominum. Qui flare fecit ventum ab occidente vehementissimum, et arreptam locustam projecit in mare Rubrum.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 9,34,-10,19

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Viendo el faraón que habían cesado la lluvia, el granizo y los truenos, volvió a obrar mal y se obstinó de nuevo, él y sus servidores. Se obstinó, pues, el faraón y no dejó marchar a los hijos de Israel, como había dicho el Señor por medio de Moisés.

El Señor dijo a Moisés: «Preséntate al faraón, porque yo he endurecido su corazón y el de sus servidores, para realizar mis signos en medio de ellos, y para que puedas contar a tus hijos y nietos cómo manejé a Egipto y los signos que realicé en medio de ellos. Así sabréis que yo soy el Señor». Moisés y Aarón se presentaron al faraón y le dijeron: «Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: “¿Hasta cuándo te negarás a humillarte ante mí? Deja marchar a mi pueblo para que me rinda culto. Si te niegas a dejar marchar a mi pueblo, mañana traeré la langosta sobre tu territorio; cubrirá la superficie de la tierra, de modo que esta no pueda verse. Devorará todo el resto que se salvó de la granizada y comerá todo árbol que crece en vuestros campos. Abarrotarán tus casas, las casas de todos tus servidores y de todos los egipcios; algo que no vieron tus padres ni tus abuelos desde que poblaron la tierra hasta hoy”». Moisés dio media vuelta y salió de la presencia del faraón.

Los servidores del faraón le dijeron: «¿Hasta cuándo va a ser ese una trampa para nosotros? Deja marchar a esa gente para que rinda culto al Señor su Dios. ¿Aún no te das cuenta de que Egipto se está arruinando?». Hicieron, pues, volver a Moisés y a Aarón ante el faraón, que les dijo: «Id a rendir culto al Señor vuestro Dios; pero decidme ¿quiénes van a ir?». Moisés respondió: «Iremos con nuestros niños y nuestros ancianos, con nuestros hijos y nues-tras hijas, con nuestras ovejas y nuestras vacas, pues hemos de celebrar la fiesta del Señor». Él les contestó: «¡Así esté el Señor con vosotros, como que yo os deje salir con vuestros pequeños! ¡A la vista están vuestras malas intenciones! No; marchad si queréis solo los hombres y rendid culto al Señor, pues eso es lo que pedíais». Y los echaron de la presencia del faraón.

El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto y que venga la langosta e invada la tierra de Egipto y devore toda la hierba de la tierra y cuanto quedó del granizo». Moisés extendió su bastón sobre la tierra de Egipto y el Señor hizo soplar el viento del Este sobre la tierra todo el día y toda la noche. Al amanecer, el viento del Este había traído la langosta. La langosta invadió toda la tierra de Egipto y se posó en todo el territorio egipcio; fue tal la cantidad de langostas que nunca la había habido ni la habrá. Cubrió toda la superficie de la tierra, ennegreciendo el territorio; devoró toda la hierba de la tierra y todos los frutos de los árboles que habían quedado del granizo.

El faraón se apresuró a llamar a Moisés y a Aarón, y dijo: «He pecado contra el Señor vuestro Dios y contra vosotros. Ahora, perdonad mi pecado, solo por esta vez, y rogad al Señor vuestro Dios que aparte de mí esta plaga mortal». Moisés salió de la presencia del faraón y rogó al Señor. El Señor cambió la dirección del viento, que sopló con fuerza del Poniente y se llevó la langosta arrojándola en el mar Rojo.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Sapientia Salomonis
Capitulo 3

R/. Deo gratias.

Fili, sapientiam enim, et disciplinam qui abjicit, infelix est: et vacua est spes illorum, et labores sine fructu, et inutilia opera eorum sunt.
Mulieres eorum insensatæ sunt, et nequissimi filii illorum.

Maledicta creatura illorum, quoniam felix sterilis incoinquinata, quæ nescit thorum in delicto, habebit fructum in respectione animarum sanctarum: et spado, qui non operatus est per manus suas malum, nec cogitavit adversus Dominum nequissima: dabitur enim illi fidei donum electum, et sors in templo Domini acceptissima.
Bonorum enim laborum gloriosus est fructus, et quæ non excidet radix sapientiæ.
Filii autem adulterorum in consummatione erunt, et ab iniquo thoro semen exterminabitur.
Et siquidem longæ vitæ erunt, in nihilum computabuntur, et sine honore erit novissima senectus eorum.
Et si celerius defuncti fuerint, non habebunt spem, nec in die magnitudinis allocutionem.

Cap. 4. Melior est enim generatio cum claritate: immortalis enim est memoria illius: quoniam et apud Deum nota est, et apud homines, et in perpetuum coronata triumphat.

R/. Amen.

 

De la Sabiduría de Salomón
Sab 3,11-18; 4,1.2b

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo: desgraciado el que desdeña la sabiduría y la instrucción; vana es su esperanza, baldíos sus esfuerzos e inútiles sus obras.
Sus mujeres son necias, depravados sus hijos y maldita su posteridad.

Dichosa la estéril intachable, cuyo lecho no conoció la infidelidad: obtendrá su fruto el día del juicio.
Dichoso también el eunuco en cuyas manos no hay pecado, ni tuvo malos pensamientos contra el Señor: por su fidelidad recibirá un favor especial y una herencia envidiable en el templo del Señor.
Porque el fruto del buen trabajo es glorioso y la raíz de la prudencia es imperecedera.
En cambio, los hijos de los adúlteros no llegarán a la madurez, y la prole nacida de unión ilegítima desaparecerá.
Aunque vivan largos años, nadie los tendrá en cuenta, y al final su vejez será deshonrosa.
Si mueren pronto, no tendrán esperanza, ni consuelo en el día del juicio.

Más vale no tener hijos y ser virtuoso, porque el recuerdo de la virtud es inmortal: la reconocen Dios y los hombres y en la eternidad triunfa y se ciñe la corona.

R/. Amén.

Lectio libri Exodi.
Capitulo 10

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Dixit Dominus ad Moysen: Extende manum tuam in cœlum: et sint tenebræ super terram Ægypti, tam densæ ut palpari queant. Extendit Moyses manum in cœlum: et factæ sunt tenebræ terribiles in universa terra Ægypti tribus diebus. Nec frater vidit fratrem suum, nec movit se de loco in quo erat: ubicumque autem habitabant filii Israel, lux erat.

Vocavitque Pharao Moysen et Aaron, et dixit eis: Ite, sacrificate Domino: oves tantum vestræ et armenta remaneant, parvuli vestri eant vobiscum. Ait Moyses: Hostias quoque et holocausta dabis nobis, quæ offeramus Domino Deo nostro. Cunctique greges pergent nobiscum: non remanebit ex eis ungula, quæ necessaria sunt in cultum Domini nostri: præsertim cum ignoremus quid debeat immolari, donec ad ipsum locum perveniamus.

Induravit autem Dominus cor Pharaonis, et noluit dimittere eos. Dixitque Pharao ad eum: Recede a me, cave ne ultra videas faciem meam: quocumque die apparueris mihi, morte morieris. Respondit Moyses: Ita fiet ut locutus es, non videbo ultra faciem tuam.

Et dixit Dominus ad Moysen: Adhuc una plaga tantum feriam Pharaonem et Ægyptum, et post hæc dimittet vos, et exire compellet. Dices ergo omni plebi, ut postulet vir ab amico suo, et mulier a vicina sua, vasa argentea et aurea. Dabit autem Dominus gratiam populo coram Ægyptiis. Fuitque Moyses vir magnus valde in terra Ægypti coram servis Pharaonis et omni populo.

Et ait Moyses: Hæc dicit Dominus: Media nocte ingrediar in Ægyptum: et morietur omne primogenitum in terra Ægyptiorum, a primogenito Pharaonis qui sedet in solio ejus, usque ad primogenitum ancillæ, quæ est ad molam, et omnia primogenita jumentorum. Eritque clamor magnus in universa terra Ægypti, qualis nec antea fuit, nec postea futurus est. Apud omnes autem filios Israel non mutiet canis ab homine usque ad pecus: ut sciatis quanto miraculo dividat inter Ægyptios et Israel. Descendentque omnes servi tui ad me, et adorabunt me, dicentes: Egredere tu, et omnis populus qui subjectus est tibi: post hæc egrediemur. Et exivit a Pharaone iratus nimis.

Dixit autem Dominus ad Moysen: Non audiet vos Pharao, ut multa signa fiant in terra Ægypti. Moyses autem et Aaron fecerunt omnia ostenta quæ scripta sunt coram Pharaone. Et induravit Dominus cor Pharaonis, nec dimisit filios Israel de terra sua.

Factum est autem in noctis medio, percussit Dominus omne primogenitum in terra Ægypti, a primogenito Pharaonis, qui sedebat in solio ejus, usque ac primogenitum jumentorum. Surrexitque Pharao nocte, et omnes servi ejus, cunctaque Ægyptus: et ortus est clamor magnus in Ægypto: neque erat domus in qua non jaceret mortuus. Vocatisque Moyse et Aaron, ait: Surgite, egredimini a populo meo, vos et filii vestri: ite, immolate Domino sicut dicitis. Oves vestras, et armenta assumite ut petieratis, et abeuntes benedicito mihi.

Urgebantque Ægyptii populum de terra exire velociter, dicentes: Omnes moriemur. Tulit igitur populus consparsam farinam antequam fermentaretur: et ligans in palliis, potuit super humeros suos. Fecerunt filii Israel sicut præceperat Dominus Moysi: et petierunt ab Ægyptiis vasa argentea et aurea, vestemque plurimam. Dedit autem Dominus gratiam populo coram Ægyptiis ut commodarent eis: et spoliaverunt Ægyptios.

Profectique sunt filii Israel de Ramesse in Socoth, sexcenta fere millia peditum virorum, absque parvulis. Sed et vulgus promiscuum innumerabile ascendit cum eis, oves et armenta et animantia diversi generis multa nimis. Coxeruntque farinam, quam dudum consparsam de Ægypto tulerunt: et fecerunt subcinericios panes azymos: neque enim poterant fermentari cogentibus exire Ægyptiis, et nullam facere sinentibus moram: nec pulmenti quicquam occurrerat præparasse.

Habitatio autem filiorum Israel qua manserunt in Ægypto, fuit quadringentorum triginta annorum. Quibus expletis, eadem die egressus est omnis exercitus Domini de terra Ægypti.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 10,21-11,9; 12,29-41

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo, y haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, una oscuridad palpable». Moisés extendió su mano hacia el cielo y una densa oscuridad cubrió la tierra de Egipto durante tres días. No se veían unos a otros ni se movieron de su sitio durante tres días, mientras que todos los hijos de Israel tenían luz en sus poblados.

El faraón llamó a Moisés y dijo: «Id a ofrecer culto al Señor; también los niños pueden ir con vosotros, pero dejad las ovejas y las vacas». Respondió Moisés: «Tienes que dejarnos llevar víctimas para los sacrificios y holocaustos que hemos de ofrecer al Señor nuestro Dios. También el ganado tiene que venir con nosotros, sin quedar ni una res, pues de ello tenemos que ofrecer al Señor, nuestro Dios, y no sabemos qué hemos de ofrecer al Señor hasta que lleguemos allá».

Pero el Señor hizo que el faraón se obstinara en no dejarlos marchar. El faraón, pues, le dijo: «Sal de mi presencia y cuidado con volver a presentarte; si te vuelvo a ver, morirás inmediatamente». Respondió Moisés: «Lo que tú dices: no volveré a presentarme ante ti».

El Señor dijo a Moisés: «Todavía tengo que enviar una plaga al faraón y a Egipto, tras lo cual os dejará marchar de aquí; más aún, os expulsará definitivamente de aquí. Habla al pueblo: que cada hombre pida a su vecino y cada mujer a su vecina utensilios de plata y oro». El Señor hizo que el pueblo se ganase el favor de los egipcios. Moisés era también muy estimado en la tierra de Egipto por los servidores del faraón y por el pueblo.

Dijo Moisés: «Así dice el Señor: A medianoche yo pasaré por medio de Egipto. Morirán en la tierra de Egipto todos los primogénitos: desde el primogénito del faraón que se sienta en su trono hasta el primogénito de la sierva que atiende al molino, y todos los primogénitos del ganado. Y se oirá un inmenso clamor en la tierra de Egipto como nunca lo ha habido ni lo habrá. Mientras que a los hijos de Israel ni un perro les ladrará, ni a los hombres ni a las bestias; para que sepan que el Señor distingue entre Egipto e Israel. Entonces todos estos servidores tuyos acudirán a mí y se postrarán ante mí, diciendo: “Sal con el pueblo que te sigue”. Entonces saldré». Y, encendido en cólera, salió de la presencia del faraón.

Después dijo el Señor a Moisés: «El faraón no os hará caso y así se multiplicarán mis prodigios en la tierra de Egipto». Moisés y Aarón hicieron todos estos prodigios en presencia del faraón; pero el Señor hizo que el faraón se obstinara en no dejar marchar a los hijos de Israel de su tierra.

A medianoche el Señor hirió de muerte a todos los primogénitos de la tierra de Egipto: desde el primogénito del faraón, que se sienta en el trono, hasta el primogénito del preso encerrado en el calabozo; y todos los primogénitos de los animales. Aquella noche se levantó el faraón, sus servidores y todos los egipcios, y se oyó un clamor inmenso en todo Egipto, pues no había casa en que no hubiera un muerto. El faraón llamó a Moisés y Aarón de noche y les dijo: «Levantaos, salid de en medio de mi pueblo, vosotros con todos los hijos de Israel, id a ofrecer culto al Señor, como habéis pedido. Llevaos también las ovejas y las vacas, como habéis dicho; marchad y rogad por mí».

Los egipcios urgían al pueblo para que saliese cuanto antes de la tierra, pues decían: «Moriremos todos». El pueblo recogió la masa sin fermentar y, envolviendo las artesas en mantas, se las cargaron al hombro. Además, los hijos de Israel hicieron lo que Moisés les había mandado: pidieron a los egipcios utensilios de plata y de oro, y ropa. El Señor hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, que les dieron lo que pedían. Así despojaron a Egipto.

Los hijos de Israel marcharon de Ramsés hacia Sucot: eran seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños. Además, les seguía una multitud inmensa, con ovejas y vacas, y una enorme cantidad de ganado. Cocieron la masa que habían sacado de Egipto en forma de panes ácimos, pues aún no había fermentado, porque los egipcios los echaban y no los dejaban detenerse. Tampoco se llevaron provisiones.

La estancia de los hijos de Israel en Egipto duró cuatrocientos treinta años. Cumplidos los cuatrocientos treinta años, el mismo día, salieron de Egipto las legiones del Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 18

R/. Deo gratias.

Hæc dicit Dominus:

Convertimini, et agite pœnitentiam ab omnibus iniquitatibus vestris: et non erit vobis in ruinam iniquitas. Projicite a vobis omnes prævaricationes vestras, in quibus prævaricati estis, et facite vobis cor novum, et spiritum rectum: et quare moriemini domus Israel? Quia nolo mortem morientis, dicit Dominus, revertimini, et vivete.

Et factus est sermo Domini ad me, dicens: Fili hominis loquere senioribus Israel, et dices ad eos: Hæc dicit Dominus: Numquid ad interrogandum me vos venistis? vivo ego, dicit Dominus, quia non respondebo vobis.

Si judicas eos, si judicas fili hominis, abominationes patrum eorum ostende eis.

In justitia mea ambulate, et judicia mea custodite, et facite ea: ut sit signum inter me, et vos, et sciatur, quia ego sum Dominus Deus vester.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 18,30b-32; 20,2-4.19b.20b

R/. Demos gracias a Dios.

Esto dicel el Señor:

«Arrepentíos y convertíos de vuestros delitos, y no tropezaréis en vuestra culpa. Apartad de vosotros los delitos que habéis cometido, renovad vuestro corazón y vuestro espíritu. ¿Por qué habríais de morir, casa de Israel? Yo no me complazco en la muerte de nadie -oráculo del Señor Dios-. Convertíos y viviréis».

Entonces me fue dirigida esta palabra del Señor: «Hijo de hombre, di a estos ancianos de Israel: “Esto dice el Señor Dios: ¿Habéis venido a consultarme? Por mi vida os juro que no me dejaré consultar por vosotros oráculo del Señor Dios-”.

¡Júzgalos tú, hijo de hombre, júzgalos tú! Hazles conocer las acciones detestables de sus padres.

Comportaos según mis preceptos, observad y poned en práctica mis mandamientos: ellos serán el signo entre nosotros para que se sepa que yo soy el Señor, vuestro Dios”

R/. Amén.

Inicio página

SABBATO SÁBADO
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Exodi
Capitulo 17

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Profecta omnis multitudo filiorum Israel de deserto Sin per mansiones suas, juxta sermonem Domini, castrametati sunt in Raphidim, ubi non erat aqua ad bibendum populo. Qui jurgati sunt contra Moysen, et dixerunt: Da nobis aquam, ut bibamus. Quibus respondit Moyses: Quid jurgamini contra me? cur tentatis Dominum? Sitivit ergo populus Ibi pro aquæ penuria, et murmuravit contra Moysen: Cur nos exire fecisti de Ægypto, ut occideres nos, et filios nostros, ac jumenta siti? Clamavit autem Moyses ad Dominum, dicens: Quid faciam populo huic? adhuc pusillum, et lapidabunt me. Ait Dominus ad Moysen: Antecede populum, et sume tecum de senioribus Israel: et virgam qua percussisti fluvium, tolle in manu tua, et vade. Ecce ego stabo coram te, supra petram Horeb: percutiesque petram, et exibit ex ea aqua, ut bibat populus. Fecit Moyses ita coram senioribus Israel: et vocavit nomen loci illius, Tentatio, propter jurgium filiorum Israel, et quia tentaverunt Deum, dicentes: Estne Deus in nobis, an non?

Venit autem Amalec, et pugnabat contra filios Israel in Raphidim. Dixitque Moyses ad Josue: Llige viros: et egressus, pugna contra Amalec cras: et ego stabo in verticem collis, habens virgam Dei in manu mea. Fecit Josue ut locutus fuerat Moyses, et pugnavit contra Amalec: Moyses autem et Aaron et Hur ascenderunt super verticem collis. Cumque elevasset Moyses manus, vincebat Israel: sin autem paululum remisisset, superabat Amalec. Manus autem Moysi erant graves: sumentes igitur lapidem, posuerunt subter eum, in quo sedit: Aaron autem et Hur sustentabant manus ejus ex utraque parte. Et factum est ut manus ejus non lassarentur usque ad occasum solis.

Fugavitque Josue Amalec, et populum ejus in ore gladii. Dixit autem Dominus ad Moysen: Scribe hoc in monumentum in libro, et trade auribus Josue: delebo enim memoriam Amalec sub cœlo. Ædificavitque Moyses altare Domino: et vocavit nomen ejus, Dominus exaltatio mea.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 17,1-15

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Toda la comunidad de los hijos de Israel se marchó del desierto de Sin, por etapas, según la orden del Señor, y acampó en Refidín, donde el pueblo no encontró agua que beber. El pueblo se querelló contra Moisés y dijo: «Danos agua que beber». Él les respondió: «¿Por qué os querelláis contra mí?, ¿por qué tentáis al Señor?». Pero el pueblo, sediento, murmuró contra Moisés, diciendo: «¿Por qué nos has sacado de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?». Clamó Moisés al Señor y dijo: «¿Qué puedo hacer con este pueblo? Por poco me apedrean». Respondió el Señor a Moisés: «Pasa al frente del pueblo y toma contigo algunos de los ancianos de Israel; empuña el bastón con el que golpeaste el Nilo y marcha. Yo estaré allí ante ti, junto a la roca de Horeb. Golpea la roca, y saldrá agua para que beba el pueblo». Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel. Y llamó a aquel lugar Masá y Meribá, a causa de la querella de los hijos de Israel y porque habían tentado al Señor, diciendo: «¿Está el Señor entre nosotros o no?».

Amalec vino y atacó a Israel en Refidín. Moisés dijo a Josué: «Escoge unos cuantos hombres, haz una salida y ataca a Amalec. Mañana yo estaré en pie en la cima del monte, con el bastón de Dios en la mano». Hizo Josué lo que le decía Moisés, y atacó a Amalec; entretanto, Moisés, Aarón y Jur subían a la cima del monte. Mientras Moisés tenía en alto las manos, vencía Israel; mientras las tenía bajadas, vencía Amalec. Y, como le pesaban los brazos, sus compañeros tomaron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentase; mientras, Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Así resistieron en alto sus brazos hasta la puesta del sol.

Josué derrotó a Amalec y a su pueblo, a filo de espada. El Señor dijo a Moisés: «Escribe esto en un libro para recuerdo y trasmítele a Josué que yo borraré la memoria de Amalec bajo el cielo». Moisés levantó un altar y lo llamó «Señor, mi estandarte».

R/. Amén.

Inicio página

Ad Tertiam / A Tercia

Proverbiorum Salomonis
Capitulo 28

R/. Deo gratias.

Fili,

Sicut avis transmigrans de loco suo, sic vir qui derelinquit locum suum.
Unguento et variis odoribus delectatur cor: et bonis amici consiliis anima dulcoratur.
Amicum tuum et amicum patris tui ne dimiseris in die afflictionis tuæ: et domum fratris tui ne ingrediaris in die afflictionis tuæ. Melior est vicinus juxta, quam frater procul.
Stude sapientiam, fili mi, et lætifica cor meum, ut possis exprobranti respondere sermonem.
Astutus videns malum, absconditus est: parvuli transeuntes sustinebunt dispendia.
Tolle vestimentum ejus, qui fidem facit pro extraneo: et pro alienis, aufer ei pignus.
Qui benedixit proximo suo voce grandi, de nocte consurgens maledicenti similis erit.
Ferrum ferro acuitur, et homo exacuit faciem amici sui.
Infernus et perditio numquam replentur: similiter et oculi hominum numquam satiantur.
Cor iniqui exquirit mala, cor autem rectum exquirit scientiam.

R/. Amen.

 

De los Proverbios de Salomón
Prov 27,8-11.13-14.17.20-21

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo,

Pájaro errante lejos de su nido, el hombre errante lejos de su hogar.
Perfume e incienso alegran el corazón, la ternura de un amigo consuela el ánimo.
No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre; no busques a tu hermano en momentos de apuro: más vale amigo cerca que hermano lejos.
Ten juicio, hijo mío, dame esa alegría, y podré responder al que me ofende.
El prudente ve el peligro y se esconde, el incauto va adelante y lo paga.
Quítale la ropa, exígele prendas, pues salió fiador de un extraño.
A quien bendice a un vecino a gritos de madrugada se le contará como maldición.
El hierro con el hierro se afila; el hombre, en el roce con su prójimo.
Abismo y Perdición son insaciables, e insaciables los ojos del hombre.
La plata en el crisol, el oro en el horno, el hombre en boca de quien lo alaba.

R/. Amén.

Lectio libri Exodi
Capitulo 18

R/. Deo gratias.

In illis diebus:

Cum audisset Jethro sacerdos Madian, cognatus Moysi omnia quæ fecerat Deus Moysi, et Israeli populo suo, eo quod eduxisset Dominus Israel de Ægypto: tulit Sephoram uxorem Moysi quam remiserat: et duos filios ejus, quorum unus vocabatur Gersam, dicente patre: Advena fui in terra aliena. Alter vero Eliezer: Dominus enim, ait, patris mei adjutor meus, et eruit me de manu Pharaonis.

Venit ergo Jethro cognatus Moysi, et uxor ejus, et filii ejus ad Moysen in desertum, ubi erat castrametatus juxta montem Dei. Et mandavit Moysi, dicens: Ego cognatus tuus Jethro venio ad te, et uxor tua, et duo filii tui cum ea. Qui egressus in occursum cognati sui, adoravit, et osculatus est eum: salutaveruntque se mutuo verbis pacificis.

Cumque intrassent tabernaculum; narravit Moyses cognato suo cuncta quæ fecerat Dominus Pharaoni, et Ægyptiis propter Israel; universumque laborem, qui accidisset eis in itinere, quo liberaverat eos Dominus. Lætatusque est Jethro super omnibus, quæ fecerat Deus Israeli, eo quod eruisset eum de manu Ægyptiorum, et ait: Benedictus Dominus, qui liberavit nos de manu Ægyptiorum, et de manu Pharaonis, qui eruit populum suum de manu Ægypti. Nunc cognovi, quia magnus est Dominus super omnes deos: eo quod superbe egerint contra eos. Obtulit ergo Jethro cognatus Moysi holocausta et hostias Deo: veneruntque Aaron et omnes senes Israel, et comederunt panem cum eo coram Domino.

Altera autem die sedit Moyses ut judicaret populum, qui assistebat Moysi de mane usque ad vesperum. Quod cum vidisset cognatus Moysi, omnia scilicet quæ agebat in populo, ait: Quid est hoc quod facis in plebe? cur solus sedes, et omnis populus præstolatur de mane usque in vesperum? Cui respondit Moyses: Venit ad me populus quærens sententiam Dei. Cumque acciderit eis aliqua disceptatio, veniunt ad me ut judicem inter eos, et ostendam præcepta Dei, et legem ejus. Et ille: Non bonam, inquit, rem facis: stulto labore consumeris et tu, et populus iste qui tecum est: ultra vires tuas est negotium, solus illud non poteris sustinere. Sed audi verba mea atque consilium, et erit Dominus tecum. Esto tu populo in his quæ ad Deum pertinent, ut referas quæ dicuntur ad eum: ostendasque populo cerimonias et ritum colendi, viamque per quam ingredi debeant, et opus quod facere debeant. Provide autem de omni plebe viros potentes, et timentes Deum, in quibus sit veritas, et qui oderunt avaritiam, et constitue ex eis tribunos, et centuriones, et quinquagenarios, et decanos, qui judicent populum omni tempore: quicquid autem majus fuerit, referant ad te, et ipsi minora tantummodo judicent: leviusque sit tibi, partito in alios honore. Si hoc feceris, implebis imperium Domini, et præcepta ejus poteris sustentare: et omnis hic populus revertetur cum pace ad loca sua.

Quibus auditis, Moyses fecit omnia quæ ille suggessit. Et electis viris strenuis de cuncto Israel, constituit eos principes super Israel, tribunos, et centuriones, et quinquagenarios, et decanos. Qui judicabant plebem Domini omni tempore: quicquid autem gravius erat, referebant ad eum, faciliora tantummodo judicantes. Dimisitque cognatum suum: qui reversus abiit in domum suam.

R/. Amen.

Lectura del libro del Éxodo
Éx 18,1-27

R/. Demos gracias a Dios.

En aquellos días:

Jetró, sacerdote de Madián, suegro de Moisés, se enteró de cuanto había hecho Dios en favor de Moisés y de Israel, su pueblo, y cómo el Señor había sacado a Israel de Egipto. Jetró, suegro de Moisés, tomó a Séfora, mujer de Moisés, a la que este había despedido, y a sus hijos: uno se llamaba Guersón (pues Moisés dijo: «Forastero soy en tierra extraña») y el otro se llamaba Eliécer (pues dijo Moisés: «El Dios de mi padre me auxilió y me libró de la espada del faraón»).

Jetró, suegro de Moisés, fue a ver a Moisés, con los hijos y la mujer de Moisés, al desierto, donde estaba acampado junto al monte de Dios, y mandó a decir a Moisés: «Yo, tu suegro Jetró, vengo a verte con tu mujer y tus dos hijos». Moisés salió al encuentro de su suegro, se postró, lo besó y, después de saludarse los dos, entraron en la tienda.

Moisés contó a su suegro todo lo que el Señor había hecho al faraón y a Egipto en favor de Israel y todos los contratiempos que habían tenido por el camino, y cómo les había librado el Señor. Jetró se alegró de todo el bien que el Señor había hecho a Israel, librándolo de la mano de los egipcios, y dijo: «Bendito sea el Señor que os ha librado de la mano de los egipcios y de la mano del faraón y ha salvado al pueblo del poder de los egipcios. Ahora reconozco que el Señor es más grande que todos los dioses, porque os libró del dominio egipcio cuando os trataban con tiranía». Después Jetró, suegro de Moisés, ofreció un holocausto y sacrificios a Dios; y Aarón y todos los ancianos de Israel vinieron a comer con el suegro de Moisés en presencia de Dios.

Al día siguiente, Moisés se sentó a resolver los asuntos del pueblo y todo el pueblo acudía a él, de la mañana a la noche. Viendo el suegro de Moisés todo lo que hacía este por el pueblo, le dijo: «¿Qué es lo que haces por este pueblo? ¿Por qué estás sentado tú solo mientras todo el pueblo acude a ti, de la mañana a la noche?». Moisés respondió a su suegro: «El pueblo acude a mí para consultar a Dios; cuando tienen un pleito, vienen a mí y yo decido entre unos y otros, y les enseño los mandatos del Señor y sus instrucciones». El suegro de Moisés le replicó: «No está bien lo que haces; os estáis matando tú y el pueblo que te acompaña. La tarea es demasiado grande y no puedes despacharla tú solo. Ahora, escúchame: te voy a dar un consejo, y que Dios esté contigo. Tú representas al pueblo ante Dios y presentas ante Dios sus asuntos. Incúlcales los mandatos y las instrucciones, enséñales el camino que deben seguir y las acciones que deben realizar. Después busca entre todo el pueblo algunos hombres valientes, temerosos de Dios, sinceros y enemigos del soborno, y establece de entre ellos jefes de mil, de cien, de cincuenta y de veinte. Ellos administrarán justicia al pueblo regularmente: los asuntos graves, que te los pasen a ti; los asuntos sencillos, que los resuelvan ellos. Así aligerarás tu carga, pues ellos la compartirán contigo. Si haces lo que te digo, cumplirás lo que Dios te manda y podrás resistir, y el pueblo se volverá a casa en paz».

Moisés aceptó el consejo de su suegro e hizo lo que le decía. Escogió entre todo Israel hombres valientes y los puso al frente del pueblo, como jefes de mil, de cien, de cincuenta y de veinte. Ellos administraban justicia al pueblo regularmente: los asuntos complicados se los pasaban a Moisés, los sencillos los resolvían ellos. Luego Moisés despidió a su suegro, que se volvió a su tierra.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Sextam / A Sexta

Lectio libri Ezechielis Prophetæ
Capitulo 33

R/. Deo gratias.

Factus est sermo Domini ad me, dicens:

Fili hominis dic ad domum Israel: sic locuti estis, dicentes: Iniquitates nostræ, et peccata nostra super nos sunt, et in ipsis tabescimus: quomodo ergo vivere poterimus? Dic ad eos: Vivo ego, dicit Dominus: nolo mortem impii, sed ut revertatur impius a via sua, et vivat. Convertimini a viis vestris pessimis: et quare moriemini domus Israel? Tu itaque fili hominis dic ad filios populi tui: Justitia justi non liberabit eum in quacumque die peccaverit: et impietas impii non nocebit ei, in quacumque die conversus fuerit ab iniquitate sua: et justus non poterit vivere in justitia sua, in quacumque die peccaverit. Etiam si dixero justo quod vita vivat, et confisus in justitia sua fecerit iniquitatem: omnes justitiæ ejus oblivioni tradentur, et in iniquitate sua, quam operatus est, in ipsa morietur. Si autem dixero impio: Morte morieris: et egerit pœnitentiam a peccato suo, feceritque judicium et justitiam, pignus restituerit ille impius, rapinamque reddiderit, in mandatis vitæ ambulaverit, nec fecerit quicquam injustum: vita vivet, et non morietur.

Ait Dominus Deus omnipotens.

R/. Amen.

Lectura del libro del profeta Ezequiel
Ez 33,1.10-15

R/. Demos gracias a Dios.

Me fue dirigida esta palabra del Señor:

«Y tú, hijo de hombre, di a la casa de Israel: «Vosotros andáis diciendo: “Nuestros delitos y nuestros pecados pesan sobre nosotros, y por eso nos estamos consumiendo. ¿Cómo podemos vivir así?”. Pues diles: “Por mi vida -oráculo del Señor Dios- que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado se convierta y viva. Convertíos, convertíos de vuestra perversa conducta. ¿Por qué os obstináis en morir, casa de Israel?”. Y tú, hijo de hombre, di a la gente de tu pueblo: “La buena conducta del hombre justo no lo salvará el día de su delito, ni la maldad del malvado será para él un obstáculo el día de su conversión. El hombre justo no podrá seguir viviendo por su buena conducta el día de su pecado. Si yo digo al justo: ‘Ciertamente vivirás’, pero él, confiado en su buena conducta, comete un acto inicuo, su buena conducta no será recordada. Deberá morir por causa del acto inicuo cometido. Y si digo al malvado: ‘Irremediablemente morirás’, pero él se convierte de su pecado y actúa con rectitud y justicia, devuelve la fianza que había exigido, restituye lo robado, practica los preceptos que dan vida y no hace ningún mal, ciertamente vivirá y no morirá».

Así dice el Señor todopoderoso.

R/. Amén.

SEMANA I - SEMANA II - SEMANA III - SEMANA IV - SEMANA V - SEMANA MAYOR


1. Breviarium Gothicum. ff. 180-181; 183-189; 190-194; 196-198; 199-205; 207-209; 211-213, respectivamente.
Traducción y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXIX