La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

Inicio página

 

Nota previa
En el Breviarium Gothicum de 1775, los domingos «de Cotidiano», siguiendo el esquema del antiguo calendario hispano-mozárabe -coincidente en este punto con el del antiguo del rito romano- se agrupan en dos series: Domingos después de Epifanía (Aparición) y Domingos después de Pentecostés.

Sin embargo, la ordenación del Año Litúrgico vigente para el Rito Hispano-Mozárabe y a la que se adapta el Missale Hispano-Mozarabicum se rige por los principios enunciados en la constitución Sacrosanctum Concilium (nn. 102-111); teniendo presente lo dispuesto en SC nn. 3 y 4) sobre el Año Litúrgico y el Calendario, si bien posee unas disposiciones de orden práctico propias.

En concreto, el ciclo de los domingos «de Cotidiano», empieza el primer domingo tras la Aparición del Señor, se interrumpe el I Domingo de Cuaresma y prosigué desde Pentecostés hasta el I Domingo de Adviento, sin distinguir entre ambos periodos como hace el Breviarium.

Además, el Breviarium cierra el periodo de los domingos posteriores a la Epifanía o Aparición, con el Domingo antes de Cenizas, que no figura como tal en el nuevo calendario, como tampoco el Primer Domingo después de Pentecostés, en que el antiguo calendario celebraba la Santísima Trinidad, que igualmente no se contempla en el actual. Esto implica que la asignación de los oficios del Breviarium al tiempo de Cotidiano puede suponer alguna dificultad en cuanto a seguir un orden equivalente al del Missale Hispano-Mozarabicum.

En efecto, si bien hasta el Domingo anterior al I de Cuaresma podría seguirse la numeración equivalente a la del Misal (Domingos I a VIII), el Domingo antes de Cenizas -si se asigna al Domingo anterior al I de Cuaresma- rompería la serie, al depender de la fecha variable del inicio de la Cuaresma. Lo mismo ocurre con el Domingo antes de los Ayunos de Inicios de Noviembre, que depende de la festividad de san Martín, si bien en este caso al haber sólo formularios para tres domingos para después de Pentecostés (sin contar el Domingo antes de san Juan) no es tan problemático.

Por su parte, el Calendario Litúrgico del Rito Hispano-Mozárabe 2, que se edita todos los años, no ofrece una solución clara, pues hasta el Domingo séptimo después la Aparición sigue el orden del Breviarium, pero desde ahí en adelante simplemente indica: "Oficio de cualquier domingo posterior a Epifanía o Pentecostés". En cambio, la traducción parcial del Breviarium (inédita) 3 de la que nos valemos en La Ermita, sigue el criterio de numerar los domingos desde el I hasta el XIII, finalizando la serie con el Domingo anterior a san Juan. Según esto, el Domingo antes de Cenizas sería el Domingo IX y el Primer Domingo después de Pentecostés o Domingo de la Santísima Trinidad el Domingo X, mientras que el Domingo antes de los ayunos de noviembre, sería el Domingo XIII. De seguir el criterio del Misal, a partir de ese domingo se volverían a utilizar los formularios del Domingo I, hasta llegar al Adviento.

En lo que sigue mantenemos los títulos asignados por el Breviarium, añadiendo el Domingo antes de san Juan, que tanto el Missale como el Breviarium sitúan en el propio de santos, agrupando así, por orden, todos los domingos del tiempo de Cotidiano.

Inicio página

IN PRIMO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE DOMINI
PRIMER DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Proverbiorum Salomonis.
Capitulo 25.

R/. Deo gratias.

Gloria Dei celare verbum, et gloria regum investigare sermonem. Coelum sursum, et terra deorsum, et cor regum inscrutabile. Aufer rubiginem de argento, et egredietur vas purissimum. Aufer impietatem de vultu regis, et firmabitur justitia thronus ejus. Ne gloriosus appareas coram rege, et in loco magnatorum ne steteris. Melius est enim ut dicat tibi: Ascende huc; quam ut humilieris coram principe. Quae viderint oculi tui, ne proferas in jurgium cito: ne postea emendare non poteris, cum dehonestaveris amicum tuum. Causam tuam tracta cum amico tuo, et secretum extraneo ne reveles: ne forte insultet tibi cum audierit, et exprobrare non cesset. Mala aurea in lectis argenteis, qui loquitur verbum in tempore suo. Inauris aurea, et margarita fulgens, qui arguit sapientem, et aurem obedientem. Sicut frigus nivis in die messis, ita legatus fidelis ei, qui misit eum, cum requiescere facit animam illius.

R/. Amen.

Lectura del libro de los Proverbios
Prov 25,2-13

R/. Demos gracias a Dios.

Gloria de Dios es ocultar un asunto; gloria de los reyes, escrutarlo. La altura del cielo, la hondura de la tierra y el corazón de los reyes son inescrutables. Separa la escoria de la plata y el orfebre sacará una copa; separa al malvado del rey y su trono se afianzará en la justicia. No te des importancia ante el rey, no te coloques entre los grandes; mejor que te digan: «Sube acá», que verte humillado ante los nobles. Aunque hayas visto algo con tus ojos, no corras a contárselo al juez; ¿qué podrías hacer al final si el otro demuestra tu error? Resuelve tu pleito con tu prójimo, no reveles secretos ajenos, no sea que te avergüence el que los oye y no pueda borrarse tu infamia. Manzana de oro con adornos de plata, la palabra dicha a su tiempo. Anillo de oro y collar de oro fino, un sabio consejo a quien sabe escuchar. Frescura de nieve en canícula de siega, el mensajero fiel a quien lo envía.

R/. Amen.

Inicio página

IN SECUNDO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE
SEGUNDO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastes Salomonis.
Capitulo 3.

R/. Deo gratias.

Fili, homini bono in conspectu suo dedit Deus sapientiam, et intelligentiam, et laetitiam: peccatori autem dedit afflictionem, et curam superfluam, ut addat, et congreget, et tradat ei qui placuit Deo: sed hoc vanitas et cassa solicitudo mentis.

Omnia tempus habent, et suis spatiis transeunt universa sub sole.
Tempus nascendi, et tempus moriendi.
Tempus plantandi, et tempus evellendi quod plantatum est.
Tempus occidendi, et tempus sanandi.
Tempus destruendi, et tempus aedificandi.
Tempus flendi, et tempus ridendi.
Tempus plangendi, et tempus saltandi.
Tempus spargendi lapides, et tempus colligendi.
Tempus amplexandi, et tempus longe fieri a complexibus.
Tempus acquirendi, et tempus perdendi.
Tempus custodiendi, et tempus abjiciendi.
Tempus scindendi, et tempus consuendi.
Tempus tacendi, et tempus loquendi.
Tempus dilectionis, et tempus odii.
Tempus belli, et tempus pacis.

Quid habet amplius homo de labore suo? Vidi afflictionem, quam dedit Deus filiis hominum, ut distendantur in ea. Cuncta fecit bona in tempore suo, et mundum tradidit disputationi eorum, ut non inveniat homo opus, quod operatus est Deus ab initio usque ad finem.
Et cognovi quod non esset melius nisi laetare, et facere bonum in vita sua.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiatés
Ecl 2,26-3,12

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, al hombre que le agrada, Dios le concede sabiduría, ciencia y alegría; al pecador le proporciona la tarea de juntar y acumular, para dejárselo después a quien agrada a Dios. También esto es vanidad y caza de viento.

Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
Tiempo de nacer, tiempo de morir; tiempo de plantar, tiempo de arrancar; tiempo de matar, tiempo de sanar; tiempo de destruir, tiempo de construir; tiempo de llorar, tiempo de reír; tiempo de hacer duelo, tiempo de bailar; tiempo de arrojar piedras, tiempo de recogerlas; tiempo de abrazar, tiempo de desprenderse; tiempo de buscar, tiempo de perder; tiempo de guardar, tiempo de arrojar; tiempo de rasgar, tiempo de coser; tiempo de callar, tiempo de hablar; tiempo de amar, tiempo de odiar; tiempo de guerra, tiempo de paz.

¿Qué saca el obrero de sus fatigas? Comprobé la tarea que Dios ha encomendado a los hombres para que se ocupen en ella: todo lo hizo bueno a su tiempo, y les proporcionó el sentido del tiempo, pero el hombre no puede llegar a comprender la obra que hizo Dios, de principio a fin.
Y así he comprendido que el único bien del hombre es disfrutar y pasarlo bien en la vida.

R/. Amen.

Inicio página

IN TERTIO DOMINICO.
POST OCTAVAM EPIPHANIAE.

TERCER DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastes Salomonis.
Capitulo 9.

R/. Deo gratias.

Fili, sunt justi ac sapientes, et opera eorum in manu Dei: et tamen nescit homo, utrum amore an odio dignus sit: sed omnia in futurum reservantur incerta, eo quod universa aeque eveniant justo et impio, bono et malo, mundo et immundo, immolanti victimas, et sacrificia contemnenti: sicut bonus, sic et peccator: ut perjurus, ita et ille, qui verum dixerat. Hoc est pessimum inter omnia, quae fiunt sub sole, quia eadem cunctis eveniunt: unde et corda filiorum hominum implentur malitia et contemptu in vita sua, et post haec ad inferos deducentur.

Nemo est qui semper vivat, et qui hujus rei habeat fiduciam: melius est canis vivens leone mortuo. Viventes enim sciunt se morituros. Mortui vero nihil noverunt amplius, nec habent ultra mercedem: quia oblivioni tradita est memoria eorum. Amor quoque, et odium, et invidia simul perierunt, nec habent partem in hoc saeculo, et in opere quod sub sole geritur.

Vade ergo et comede in laetitia panem tuum, et bibe cum gaudio vinum tuum: quia Deo placent opera tua.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiastés
Ecl 9,1b-7

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, aunque los honrados y los sabios con sus obras están en manos de Dios, el hombre no sabe de amor ni de odio. Todo lo que tiene el hombre delante es vanidad, porque una misma suerte toca a todos: al inocente y al culpable, al puro y al impuro, al que ofrece sacrificios y al que no los ofrece, al honrado y al pecador, al que jura y al que tiene reparo en jurar. Y esta es la peor desgracia de cuanto sucede bajo el sol: que una misma suerte toca a todos. Por ello, el corazón de los hombres está lleno de maldad; mientras viven, piensan locuras, y después ¡a morir!

Es cierto que mientras se está entre los vivos aún hay esperanza, pues «más vale perro vivo que león muerto». Los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada: no reciben recompensa alguna, incluso su nombre se desvanece. Ya se acabaron sus amores, odios y pasiones; jamás tomarán parte en lo que se hace bajo el sol.

Anda, come tu pan con alegría y bebe contento tu vino, porque Dios ya ha aceptado tus obras.

R/. Amen.

Inicio página

IN QUARTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE
CUARTO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Sapientiae Salomonis.
Capitulo 6.

R/. Deo gratias.

Reges populi, diligite justitiam, ut in perpetuum regnetis: quid est autem sapientia, et quemadmodum facta sit, referam: et non abscondam a vobis sacramentum Dei, sed ab initio nativitatis investigabo, et ponam in luce scientiam illius, et non praeteribo veritatem: neque cum invidia tabescente iterabo: quoniam talis homo non erit particeps sapientiae. Multitudo autem sapientium sanitas est orbis terrarum: et rex sapiens populi stabilimentum est.

Ergo accipite disciplinam per sermones meos, et proderit vobis.

Cap. 7. Sum quidem et ego mortalis homo, similis omnibus, et ex genere terreno illius, qui prius factus est, et in ventre matris figuratus sum caro, novem mensium tempore coagulatus in sanguine, et semine hominis, et delectamento homini conveniente. Et ego natus accepi communem aerem, et similiter in factam decidi terram, primam vocem similem omnibus emisi plorans. In volumentis nutritus sum, et in cunis vagiens. Nemo enim ex regibus aliud habuit nativitatis initium. Unus ergo omnibus est introitus ad vitam, et similis exitus.

Propter hoc optavi, et datus est mihi sensus: et invocavi, et venit in me spiritus sapientiae.

R/. Amen.

Lectura del libro de la Sabiduría
Sab 6,21-7,1-7

R/. Demos gracias a Dios.

Si queréis tronos y cetros, soberanos de las naciones, honrad a la sabiduría y reinaréis eternamente. Os explicaré qué es la sabiduría y cuál su origen, sin ocultaros ningún secreto, sino que la rastrearé desde su origen, esclareciendo lo que se conoce de ella, sin pasar por alto la verdad. No haré camino con la envidia corrosiva, pues nada tiene que ver con la sabiduría. Abundancia de sabios salva el mundo, y un rey sensato da bienestar al pueblo.

Así pues, dejaos instruir por mis palabras y sacaréis provecho.

También yo soy un hombre mortal como todos y descendiente del primero, formado de la tierra. En el vientre materno fue modelada mi carne, durante diez meses me fui consolidando en su sangre, a partir de la simiente viril y del placer compañero del sueño. Al nacer, también yo respiré el aire común y al caer en la tierra que a todos recibe, lo primero que hice, como todos, fue llorar. Me criaron con mimos, entre pañales. Ningún rey empezó de otro modo su existencia: la entrada y la salida de la vida son iguales para todos.

Por eso, supliqué y me fue dada la prudencia, invoqué y vino a mí el espíritu de sabiduría.

R/. Amen.

Inicio página

IN QUINTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE
QUINTO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis.
Capitulo 1.

R/. Deo gratias.

Fili, omnis sapientia a Domino Deo est, et cum illo fuit semper, et est ante aevum.
Arenam maris, et pluviae guttas, et dies saeculi quis dinumerabit?
Altitudinem coeli, et latitudinem terrae, et profundum abyssi quis mensus est?
Sapientiam Dei omnia praecedentem quis investigavit?
Prior omnium creata est sapientia, et intellectus prudentiae ab aevo.
Fons sapientiae verbum Dei in excelsis, et ingressus illius mandata aeterna.
Radix sapientiae cui revelata est et manifestata est?
Et multiplicationem ingressus illius quis intellexit?
Unus est Altissimus Creator omnipotens, Rex potens, et metuendus nimis, sedens super thronum, et Dominus Deus.
Ipse creavit illum Spiritu Sancto.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 1,1-9a

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, toda sabiduría viene del Señor y está con él por siempre.
La arena de los mares, las gotas de la lluvia y los días del mundo, ¿quién los contará?
La altura de los cielos, la anchura de la tierra y la profundidad del abismo, ¿quién las escrutará?
Antes que todo fue creada la sabiduría, y la inteligencia prudente desde la eternidad.
La fuente de la sabiduría es la palabra de Dios en las alturas y sus canales son mandamientos eternos.
La raíz de la sabiduría, ¿a quién fue revelada? y sus recursos, ¿quién los conoció?
La ciencia de la sabiduría, ¿a quién fue revelada? y su mucha experiencia, ¿quién la conoció?
Uno solo es sabio, temible en extremo: el que está sentado en su trono.
El Señor mismo creó la sabiduría.

R/. Amen.

Inicio página

IN SEXTO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE
SEXTO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis.
Capitulo 6 et 7.

R/. Deo gratias.

Fili, cogitatum habe in praeceptis Dei, et in mandatis illius maxime assiduus esto: et ipse dabit tibi cor; concupiscentia sapientiae dabitur tibi.

Noli facere mala, et non te apprehendent. Discede ab iniquo, et deficient mala abs te.
Non semines mala in sulcis justitiae, et non metes ea in septuplum.
Noli quaerere ab homine ducatum, neque a rege cathedram honoris.
Non te justifices ante Deum, quoniam agnitor cordis ipse est: et penes regem noli velle videri sapiens.
Noli quaerere fieri judex, nisi valeas virtute inrumpere iniquitates: ne forte extimescas faciem potentis, et pones scandalum in agilitate tua.
Non pecces in multitudine civitatis, neque mittas te in populo, neque diliges duplicia peccata: nec enim immunis eris in uno.
Noli esse pusillanimis in anima tua: exorare, et facere eleemosynam ne despicias.
Ne dicas: In multitudine munerum meorum respiciet Deus, et offerente me, Altissimus suscipiet munera mea.
Non irrideas hominem in amaritudine animae suae: est enim qui humiliat et exaltat, circumspector Deus.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 6,37-7,11

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, Reflexiona sobre los preceptos del Señor y medita siempre sus mandatos. Él mismo fortalecerá tu corazón, y te será concedida la sabiduría que deseas.

No hagas el mal, y el mal no te alcanzará, sepárate del injusto, y él se alejará de ti. Hijo, no siembres en surcos de injusticia, no sea que coseches siete veces más.
No pidas al Señor el poder, ni al rey un puesto de honor.
No te hagas el justo delante del Señor, ni te las des de sabio ante el rey.
No aspires al puesto de juez, no sea que no puedas erradicar la injusticia, te acobardes ante el poderoso y pongas una mancha en tu rectitud.
No peques en la asamblea de la ciudad, ni te rebajes en la comunidad.
No cometas dos veces un pecado, porque ni una sola quedarás impune.
No digas: «Él tendrá en cuenta mis muchas ofrendas, y el Dios altísimo las aceptará, cuando se las presente».
No seas pusilánime en tu oración, ni te olvides de hacer limosnas.
No te burles del afligido, pues hay uno que humilla y exalta.

R/. Amen.

Inicio página

IN SEPTIMO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE

SÉPTIMO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Sapientiae Ecclesiastici Salomonis.
Capitulo 32 et 33.

R/. Deo gratias.

Fili, sine consilio nihil facias, et post factum non poeniteberis.
In viam ruinae non eas, et non offendes in lapide: nec reddas te viae laboriosae, nec ponas animae tuae scandalum: et a viis tuis cave, et a domesticis tuis attende.
In omni opere crede ex fide animae tuae: est enim conservatio mandatorum.
Qui credit Deo, et ejus attendit mandatis: et qui confidunt in illo, non minorabuntur.

Timenti Dominum non occurrunt mala, sed in tentatione Deus illum conservat, et liberat a malo.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 32,19-33,1

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, no hagas nada sin aconsejarte, y no te arrepentirás de tus acciones.
No vayas por caminos escabrosos, y no tropezarás con las piedras.
No te fíes de un camino inexplorado, e incluso con tus hijos mantén distancias.
En todos tus actos confía en ti, que también esto es guardar los mandamientos.
El que confía en la ley observa los mandamientos, y el que confía en el Señor no sufrirá ningún daño.

El que teme al Señor no sufrirá desgracias, e incluso en la prueba será liberado.

R/. Amen.

Inicio página

IN OCTAVO DOMINICO
POST OCTAVAM EPIPHANIAE
OCTAVO DOMINGO
DESPUÉS DE LA OCTAVA DE EPIFANÍA
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis.
Capitulo 34 et 35.

R/. Deo gratias.

Fili, qui timet Dominum, nihil trepidabit: quoniam ipse est spes ejus. Timenti Dominum beata est anima. Ad quem respiciet, quae est fortitudo ejus? Oculi Domini super timentes eum, protector potentiae, firmamentum virtutis, tegimen ardoris, et umbraculum meridiani, et precatio offensionis, et adjutorium casus, exaltans animam, et illuminans oculos, dans sanitatem, et vitam, et benedictionem.

Immolantis ex iniquo oblatio maculata, et non sunt beneplacitae subsannationes injustorum. Dominus solus sustinentibus es in via veritatis, et justitia.
Dona iniquorum non probat Altissimus, nec oblationes iniquorum: nec in multitudine sacrificiorum propitiatur peccatis.
Qui offert sacrificium ex substantia pauperum, quasi qui victimat filium in conspectu patris sui.
Qui aufert in sudore panem, quasi qui occidit proximum suum.
Qui effundit sanguinem, et qui fraudem facit mercenariis, fratres sunt.
Unus aedificans, alius destruens: quid prodest illis nisi labor?
Unus orans, et alius maledicens: cujus vocem exaudiet Deus?
Qui baptizatur a mortuo, et illerum tangit illum, quid proficit lavatio illius? sic qui jejunat in peccatis suis; et iterum eadem faciens, quid prosit, humiliando se? orationem illius quis exaudiet?

Qui conservat legem, multiplicat orationem. Sacrificium salutare est attendere mandatis, et discedere ab omni iniquitate.
Et deprecatio pro peccatis, discedere ab injustitia.
Non appatebis vacuus ante conspectum Domini. Haec enim propter mandatum Domini figunt.
Oblatio justi impinguat altare, et odor suavitatis est in conspectu Altissimi.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 34,14-35,1.3-5

R/. Demos gracias a Dios.

Hijo, quien teme al Señor de nada tiene miedo, de nada se acobarda, porque él es su esperanza.
Dichoso el que teme al Señor: ¿en quién confía?, ¿quién es su apoyo?
Los ojos del Señor están fijos en los que lo aman, él es para ellos protección poderosa, apoyo firme, refugio contra el viento abrasador y el calor del mediodía, defensa para no tropezar, auxilio para no caer.
Él levanta el ánimo, ilumina los ojos, da salud, vida y bendición.

Sacrificar el fruto de la injusticia es una ofrenda impura, los dones de los malvados no son aceptables.
El Altísimo no acepta las ofrendas de los impíos, ni perdona los pecados por la cantidad de sacrificios.
Como inmolar a un hijo en presencia de su padre, es ofrecer sacrificios con los bienes de los pobres.
El pan de la limosna es la vida de los pobres, quien se lo quita es un criminal.
Mata a su prójimo quien le roba el sustento, quien no paga el sueldo al jornalero derrama sangre.
Uno edifica y otro destruye, ¿qué ganan con ello sino fatiga?
Uno bendice y otro maldice, ¿a quién de los dos escuchará el amo?
Si uno se purifica del contacto de un cadáver y lo vuelve a tocar, ¿de qué le sirve su baño de purificación?
Así la persona que ayuna por sus pecados y después los vuelve a cometer; ¿quién escuchará su oración?, ¿de qué le sirve haberse humillado?

Quien observa la ley multiplica las ofrendas, quien guarda los mandamientos ofrece sacrificios de comunión.
Apartarse del mal es complacer al Señor, un sacrificio de expiación es apartarse de la injusticia.
No te presentes ante el Señor con las manos vacías, pues esto es lo que prescriben los mandamientos.
La ofrenda del justo enriquece el altar, su perfume sube hasta el Altísimo.

R/. Amen.

Inicio página

IN DOMINICO
ANTE DIEM CINERUM
DOMINGO
ANTES DEL DÍA DE CENIZAS
In Laudibus / En Laudes

Lectio libri Ecclesiastici Salomonis.
Capitulo 2.

R/. Deo gratias.

Metuentes Dominum sustinent misericordiam ejus: et non deflectatis ab illo ne cadatis.
Qui timetis Dominum, credite illum: et non evacuabitur merces vestra.
Qui timetis Dominum, sperate in illum, et in oblectatione veniet vobis misericordia.
Qui timetis Dominum, diligite illum, et illuminabuntur corda vestra.
Respicite filii nationum hominum: et scitote, quis speravit in Domino, et confusus est: permansit in mandatis ejus, et derelictus est? et quis invocavit eum, et despexit illum?
Quoniam pius et misericors Deus, et dimittit in tempore tribulationis peccata: omnibus exquirentibus se in veritate.
Vae duplici corde, et labiis sceleratis, et peccatori terram ingredienti duabus viis.
Vae dissolutis corde, qui non credent Deo: ideo non proteguntur ab eo.
Vae, qui perdiderunt sustinentiam, et qui dereliquerunt vias rectas, et diverterunt in vias pravas. Et quid facietis, cum aspicere coeperit Dominus? Qui timent Dominum, non erunt incredibiles verbo ejus: et qui diligunt illum. conservabunt viam illius.
Qui timent Dominum, inquirent quae beneplacita sunt illi: et qui diligunt eum, replebuntur lege ipsius.
Qui timent Dominum, parabunt corda sua, et in conspectu illius sanctificabunt animas suas.

R/. Amen.

Lectura del libro del Eclesiástico
Eclo 2,7-17

R/. Demos gracias a Dios.

Los que teméis al Señor, aguardad su misericordia y no os desviéis, no sea que caigáis.
Los que teméis al Señor, confiad en él, y no se retrasará vuestra recompensa.
Los que teméis al Señor, esperad bienes, gozo eterno y misericordia. Porque un don eterno con alegría es su recompensa.
Fijaos en las generaciones antiguas y ved: ¿Quién confió en el Señor y quedó defraudado?, o ¿quién perseveró en su temor y
fue abandonado?, o ¿quién lo invocó y fue desatendido?
Porque el Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en tiempo de desgracia.
¡Ay del corazón cobarde, de las manos inertes, y del pecador que va por dos caminos!
¡Ay del corazón desfallecido que no tiene fe, porque no será protegido!
¡Ay de vosotros, los que habéis perdido la esperanza! ¿Qué haréis cuando el Señor venga a visitaros?
Los que temen al Señor no desobedecen sus palabras, los que lo aman siguen sus caminos.
Los que temen al Señor buscan su agrado, los que lo aman cumplen su ley.
Los que temen al Señor tienen el corazón dispuesto, y se humillan delante de él.

R/. Amen.


1. Breviarium Gothicum, ff. 93; 112; 114-115; 117; 119; 122; 124-125; 127; 129, respectivamente.
Traducción y referencias bíblicas:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.
2. Aguilera López, Salvador, Ivorra Robles, Adolfo. Calendario Litúrgico del Rito Hispano-Mozárabe. Instituto Superior de Estudios Teológicos "San Ildefonso", Toledo (edición anual).
3. Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Oficio Divino. Liturgia de las Horas según el Rito Hispano-Mozárabe. Tomo IV: Tiempo de Cotidiano (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII