La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

CANTICI / CÁNTICOS
BREVIARIUM GOTHICUM
1

 
ÍNDICE
Cántico LI. 2 Crón 6,14-20.40-42
Cántico LII. Tob 13,13-18
Cántico LIII. Núm 23,7,10
Cántico LIV. 1 Tim 6,12b; 4,12b-16

Inicio página

 

LI.
CANTICUM SALOMONIS
IN SACRATIONE BASELICE.

PARALIPOM. II.
Capitulo 6.

Aña. Sint Domine oculi tui aperti super domum istam.

Domine Deus Srahel non est similis tui Deus in coelo et in terra: qui custodis pactum et misericordiam cum servis tuis, qui ambulant coram te in toto corde suo.
Qui prestitisti servo tuo David patri meo quecumque locutus fueras ei: et que hore promiseras opere complesti sicut et presens tempus probat.
Nunc ergo Domine Deus Srahel: imple servo tuo David patri meo quecumque locutus es ei dicens:
Non deficiet ex te vir coram me: qui sedeat super thronum Srahel.
Ita tamen si custodierint filii tui vias meas et ambulaberint in lege mea: sicut et tu ambulasti coram me.
Et nunc Domine Deus Srahel: firmetur sermo tuus quem locutus es servo tuo David.
Ergo nec [ne] credibile est: ut habitet Deus cum hominibus super terram?
Si celum et celi celorum non te capiunt: quanto magis domus ista quam edificabi.
Set ad hoc tantum facta est ut respicias ad orationem servi tui: et obsecrationem eius.
Domine Deus meus audi preces quas fundit famulus tuus coram te: ut aperias oculos tuos super domum istam diebus hac noctibus super locum in quo pollicitus es ut invocaretur nomen tuum et exaudias orationem quam servus tuus orat in eo.
Exaudi preces famuli tui et populi tui Srahel: quicumque oraberit in loco isto.
Exaudi de habitaculo sancto tuo id est de celis et propitiare: tu es enim Deus meus.

Aperiantur queso oculi tui: et aures tue intente sint ad orationem que fit in loco isto.

Nunc igitur consurge Domine Deus in requiem tuam: tu et arca sanctificationis tue.
Sacerdotes tui Domine Deus induantur iustitiam: et sancti tui letentur in bonis.

Domine Deus ne avertas faciem Christi tui: memento misericordiarum David servi tui.

LI.
CÁNTICO DE SALOMÓN
EN LA CONSAGRACIÓN DE UNA IGLESIA

2 Crón 6,14-20.40-42

Ant. Estén abiertos tus ojos, Señor, sobre esta casa.

Señor, Dios de Israel, ni en el cielo ni en la tierra hay un Dios como tú, que guardas la alianza y el amor con tus siervos, que caminan ante ti con todo su corazón. Tú has cumplido, en favor de mi padre David, la promesa que le hiciste, y hoy tu mano ha realizado lo que había prometido tu boca. Ahora, pues, Señor, Dios de Israel, mantén en favor de tu siervo, mi padre, lo que le prometiste: “No te faltará un descendiente que esté en mi presencia sentado en el trono de Israel, a condición de que tus hijos guarden mis preceptos y caminen según mi ley, lo mismo que tú caminaste ante mí”. Ahora, Señor, Dios de Israel, confirma la promesa que hiciste a tu siervo David. Aunque, ¿es posible que Dios habite con los hombres en la tierra? El cielo y lo más alto del cielo no pueden contenerte, ¡cuánto menos este templo que te he construido! Vuelve tu rostro a la oración y súplica de tu siervo, Señor, Dios mío; escucha el clamor y la oración que tu siervo eleva ante ti. Día y noche estén tus ojos abiertos sobre este templo, sobre el lugar del que dijiste: “Allí estará mi Nombre”. ¡Escucha la oración que tu siervo te dirige en este lugar! Escucha las súplicas de tu siervo y de tu pueblo, Israel, cuando oren en este lugar; escucha tú desde tu morada del cielo, escucha y perdona.

Que tus ojos, Dios mío, estén abiertos y tus oídos atentos a la súplica que se haga en este lugar.

Y ahora, levántate, Señor Dios, ven a tu mansión, tú y el Arca de tu poder; Señor Dios, que tus sacerdotes se revistan de salvación, que tus fieles rebosen felicidad.

Señor Dios, no rechaces el rostro de tu ungido; recuerda la lealtad de David, tu siervo.

Inicio página

LII.
CANTICUM DE RESTAURATIONE BASELICE.
TOBIE. Capitulo 13.

Luce clara fulgebis: in omnibus finibus terre.
Nationes multe de loginco venient tibi: et habitatores a nobissimis partibus terre ad nomen Domini Dei.
Et munera sua in manibus habentes, regi celorum offerunt cum letitia: et nomen Domini magnum erit in omnibus seculis seculorum.

Maledicti omnes qui spernunt te: et omnes qui blasfemant te.
Maledicti omnes qui oderunt te: et omnes qui dixserunt in te verbum durum.
Maledicti omnes qui deponunt te: et omnes qui dextruunt muros tuos, et omnes qui subvertunt turres tuas, et omnes qui succendunt habitationes tuas, et benedicti erunt in te omnes qui diligunt te in eternum.

Tunc gaude et letare cum filiis iustorum: quia omnes colligentur et benedicent Dominum in eternum.
Felices qui diligunt te, felices qui gaudent in pace tua, et felices omnes homines qui contristabuntur in flagellis tuis: quoniam gaudebunt omne gaudium tuum in secula.
Anima mea benedicet Dominum regem magnum quia liberabit Iherusalem: et edificabitur iterum domus eius, in omnibus seculis seculorum confitebitur regi celorum.

Ostie Iherusalem izmaracdo et saffiro fabricabuntur: et lapides pretiosi omnes muri tui.
Turres Iherusalem gemmis edificabuntur: et propugnacula eius auro mundo.
Platee Iherusalem canticum letitie dicunt: et per omnes vicos eius Alleluia cantabitur.
Benedictus Dominus qui exaltat te, et benedictus in omnibus seculis seculorum: quoniam in te benedicet omne sanctum in eternum.

LII.
CÁNTICO EN LA RESTAURACIÓN DE UNA IGLESIA.
Tob 13,13-18

Una luz esplendente iluminará a todas las regiones de la tierra. Vendrán a ti de lejos muchos pueblos. Y los habitantes del confín de la tierra vendrán a visitar al Señor, tu Dios, con ofrendas para el Rey del cielo. Generaciones sin fin cantarán vítores en tu recinto, y el nombre de la elegida durará para siempre.

Malditos quienes te agravien, quienes te destruyan y abatan tus muros, arrasen tus torres y quemen tus casas. Pero benditos sean por siempre quienes trabajen por construirte.

Saldrás entonces con júbilo al encuentro del pueblo justo, porque todos se reunirán para bendecir al Señor del mundo.
Dichosos los que te aman, dichosos los que te desean tu paz.

Dichosos los que lloraron tus castigos: se alegrarán viendo tu gozo por siempre. Bendice, alma mía, al Señor, al Rey soberano, porque Jerusalén será reconstruida, y allí su templo para siempre.

Seré feliz si el resto de mi raza puede contemplar tu gloria y dar gracias al Rey del cielo. Las puertas de Jerusalén serán renovadas con zafiros y esmeraldas, y todos tus muros con piedras preciosas. Las torres de Jerusalén serán edificadas con oro, y sus baluartes con oro fino. El pavimento de sus plazas será de azabaches y piedras de Ofir.

Las puertas de Jerusalén resonarán con cantos de júbilo, y todas sus casas aclamarán: ¡Aleluya! ¡Bendito sea el Dios de Israel! Los bendecidos por él bendecirán su santo nombre por siempre jamás.

Inicio página

LIII.
CANTICUM BALE DE LIBRO NUMERI.
Capitulo 23.

Adsumta parabola sua dixit Balaam: de Aran adduxit me Balaac rex Moabitarum de montibus orientis.
Veni inquid et maledicere Jacob: propera et detestare Srahel.

Quomodo maledicam cui non maledixit Dominus: aut qua ratione detester quem Deus non detestatur.

De summis silicibus videbo eum: et de collibus considerabo illum.
Populus enim solus habitabit: inter gentes non reputabitur.

Quis dinumerare posit pulberem Jacob: aut nosse numerum stirpis Srahel.
Moriatur anima mea morte iustorum: et fiant nobissima mea horum similia.

Non est Deus sicut homo ut mentiatur: nec ut filius hominis ut mutetur.

LIII.
CÁNTICO DE BALAÁN DEL LIBRO DE LOS NÚMEROS.
Núm 23,7,10.19a

Balaán recitó sus versos diciendo: «De Siria me hace venir Balac, el rey de Moab de los montes de oriente: Ven, maldíceme a Jacob; ven, augura males a Israel.

¿Cómo maldeciré, si no maldice Dios? ¿Cómo auguraré males, si no los augura el Señor?

De la cumbre de las peñas lo diviso, de lo alto de las colinas lo contemplo: es un pueblo que vive aparte; no se cuenta entre las naciones.

¿Quién podrá contar el polvo de Jacob, quién calcular la polvareda de Israel? Muera mi alma con la muerte de los justos, sea mi paradero como el de ellos.

No es Dios un hombre, para mentir, ni hijo de hombre, para volverse atrás.

Inicio página

LIV.
CANTICUM DE APOSTOLO.
Epist. 1. ad Timot. Capitulo 4 et 6.

Adprehende vitam eternam in qua vocatus es: et confessus bonam confessionem coram multis testibus.

Exemplum esto fidelium in verbo, in conversatione, in caritate: in fide et in castitate.

Dum venio adtende lectioni: exortationi doctrine.

Noli neglegere gratiam que in te est: que data est tibi per profetiam cum impositione manuum.

Hec meditare in his esto: ut profectus tuus manifestus sit omnibus.

Adtende tibi et doctrine: insta in illis.
Hoc enim faciens: et te ipsum salvum facies et qui te audiunt.

LIV.
CÁNTICO DEL APÓSTOL.
1 Tim 6,12b; 4,12b-16

Conquista la vida eterna, a la que fuiste llamado y que tú profesaste noblemente delante de muchos testigos.

Sé un modelo para los fieles en la palabra, la conducta, el amor, la fe, la pureza.

Hasta que yo llegue, centra tu atención en la lectura, la exhortación, la enseñanza.

No descuides el don que hay en ti, que te fue dado por intervención profética con la imposición de manos del presbiterio.

Medita estas cosas y permanece en ellas, para que todos vean cómo progresas.

Cuida de ti mismo y de la enseñanza. Sé constante en estas cosas, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan.


1. Breviarium Gothicum, ff. LXXXII-LXXXIII (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoÍndice cánticosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII