La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

INCIPIUNT CANTICI
DE RESURRECTIONE DOMINI

COMIENZAN LOS CÁNTICOS
DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

BREVIARIUM GOTHICUM 1

 
ÍNDICE
Cántico XXXIV. Gén 49,8-12.24-26
Cántico XXXV. Is 43,10b-21
Cántico XXXVI. Is 63,1-6
Cántico XXXVII. Jer 31,23-28
Cántico XXXVIII. Os 6,1-6
Cántico XXXIX. Sof 3,8-13

Inicio página

 

XXXIV.
CANTICUM DE LIBRO GENESIS.
Capitulo 49.

Aña. Ad praedam Domine ascendisti; requiescens accubuisti ut leo et virtute tua suscitatus es.

Iuda te laudabunt fratres tui: manus tue in cervicibus inimicorum tuorum.
Adorabunt te filii patris tui: catulus leonis Juda.

Ad praedam fili mi ascendisti: requiescens adcubuisti ut leo et quasi leena quis suscitabit eum.

Non auferetur sceptrum de Juda nec dux de femoribus eius donec veniat qui mittendus est: et ipse erit expectatio gentium.

Ligans ad vineam pullum suum: et ad vitem o fili mi asinum suum.
Lababit vino stolam suam: et in sanguine ube palleum suum.

Pulcriores oculi eius vino: et dentes lacte candidiores.

Sedit in forti arcus eius et dissoluta sunt vincula braciorum eius et manus illius per manum Dei omnipotentis: Jacob inde pastor egressus est lapis Srahel.

Deus patris tui erit adiutor tuus: et omnipotens benedicet tibi.
Benedictionibus celi desuper: benedictionibus abyssi jacentis deorsum.
Benedictionibus uberum et vulbe: benedictiones patris tui confortate sunt.

Benedictionibus patrum eius: donec veniret desiderium collium eternorum.
Fiant in capite Joseph: et in vertice Nazorei inter fratres suos.

XXXIV.
CÁNTICO DEL LIBRO DEL GÉNESIS.
Gén 49,8-12.24-26

Aña. Tras la presa corriste, Señor, después para descansar te has echado cual león, y te alzarás por tu poder.

A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, pondrás tu mano sobre la cerviz de tus enemigos, se postrarán ante ti los hijos de tu padre.

Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?

No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos.

Ata su asno a una viña, y a una cepa, el pollino de la asna; lava su sayo en vino, y su túnica en sangre de uvas.

Sus ojos son más oscuros que vino, y sus dientes más blancos que leche.

Pero su arco se queda rígido, y tiemblan sus manos y sus brazos, ante el Campeón de Jacob, el Pastor, la Roca de Israel.

El Dios de tu padre te auxilia, el Todopoderoso te bendice: bendiciones de lo alto del cielo, bendiciones de lo profundo del océano, bendiciones de pechos y ubres.

Las bendiciones de tu padre superan las bendiciones de los collados antiguos, las delicias de las colinas perdurables. Descansen sobre la cabeza de José, coronen al elegido entre sus hermanos.

Inicio página

XXXV.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 43.

Aña. Antiqua ne intueamini noba faciam: dicit Dominus.

Ante me non est formator Deus: et post me non erit.

Ego sum ego sum Dominus: et non est absque me salvator.

Ego adnunciabi et salvabi: auditum feci et non fui in vobis Deus alienus.
Vos testes mei dicit Dominus: et ego Deus ab initio.

Ego ipse et non est qui de manu mea eruat: operabor et quis avertit illut.

Hec dicit Dominus redemtor vester sanctus Srahel: propter vos emissi Babylonem et detraxi vectes universos: et Caldeos in nabibus suis gloriantes.

Ego Dominus sanctus vester: creans Srahel rex vester.

Hec dicit Dominus qui dedit in mari viam: et in aquis torrentibus semitam.
Qui eduxit quadrigam et equum, agmen et robustum simul obdormierunt: nec resurgerent.

Contriti sunt quasi linum et extincti sunt: ne memineritis priora et antiqua ne intueamini.
Ecce ego facio noba et nunc orietur: utique cognoscetis ea.

Ponam in deserto viam et in invio flumina: glorificabunt me vestie agri dracones et structiones.
Quia dedi in deserto aquas et flumina in invio: ut darem potum populo meo, electo meo, populum istum formabi mici, laudem meam narrabit.

XXXV.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 43,10b-21

Aña. No penséis en lo antiguo -dice el Señor- mirad que realizo algo nuevo.

Antes de mí no había sido formado ningún dios, ni lo habrá después.

Yo, yo soy el Señor, fuera de mí no hay salvador.

Yo lo anuncié y os salvé; lo anuncié y no hubo entre vosotros dios extranjero. Vosotros sois mis testigos -oráculo del Señor-: yo soy Dios.

Lo soy desde siempre, y nadie se puede liberar de mi mano. Lo que yo hago ¿quién podría deshacerlo?

Esto dice el Señor, vuestro libertador, el Santo de Israel: por vosotros he enviado una expedición a Babilonia, he traído a todos los fugitivos y a los caldeos que se glorían en sus naves.

Yo soy el Señor, vuestro Santo, el creador de Israel, vuestro rey.

Esto dice el Señor, que abrió camino en el mar y una senda en las aguas impetuosas; que sacó a batalla carros y caballos, la tropa y los héroes: caían para no levantarse, se apagaron como mecha que se extingue.

«No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis?

Abriré un camino en el desierto, corrientes en el yermo.

Me glorificarán las bestias salvajes, chacales y avestruces, porque pondré agua en el desierto, corrientes en la estepa, para dar de beber a mi pueblo elegido, a este pueblo que me he formado para que proclame mi alabanza.

Inicio página

XXXVI.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 63.

Aña. Salvabit mici bracium meum et iustitia mea ipsa auxiliata est mici.

Quis est iste qui venit de Edon: tinctis vestibus de Bosra.
Iste formosus in stola sua: gradiens in multitudine fortitudinis sue.
Ego qui loquor iustitiam: et propugnator sum ad salvandum.

Quare ergo rubrum est indumentum tuum et vestimentum tuum: sicut calcantium in torculari?

Torcular calcabi solus: et de gentibus non est vir mecum.
Calcabi eos in furore meo et conculcabi eos in ira mea et adsparsus est sanguis eorum super vestimenta mea: et omnia indumenta mea inquinabi.

Dies enim ultionis in corde meo est: et annus retributionis mee venit.

Circum inspexi et non erat auxiliator: quaesibi et non fuit qui adiubaret.
Salvabit mici bracium meum: et iustitia mea ipsa auxiliata est mici.

Conculcabi populos in furore meo et inebriabi eos in indignatione mea: et detraxi in terra virtutem eorum.

XXXVI.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 63,1-6

 Aña. Mi brazo me dio la victoria, mi furor fue mi apoyo.

¿Quién es ese que viene de Edón, de Bosra, con las ropas enrojecidas? ¿Quién es ese, vestido de gala, que avanza lleno de fuerza? Yo, que sentencio con justicia y soy poderoso para salvar.

¿Por qué están rojos tus vestidos, y la túnica como quien pisa en el lagar?

Yo solo he pisado el lagar, y de los otros pueblos nadie me ayudaba. Los pisé con mi cólera, los estrujé con mi furor; su sangre salpicó mis vestidos y me manché toda la ropa.

Porque es el día en que pienso vengarme; el año del rescate ha llegado.

Miraba sin encontrar un ayudante, espantado al no haber quien me apoyara; pero mi brazo me dio la victoria, mi furor fue mi apoyo.

He pisoteado los pueblos en mi cólera, los he embriagado con mi furor, hice correr por tierra su sangre.

Inicio página

XXXVII.
CANTICUM ESAYE [IEREMIE] PROPHETE.
Capitulo 31.

Aña. Tamquam de somno suscitatus sum et vidi et somnus meus dulcis mici.

Hec dicit Dominus exercituum Deus Srahel: adhuc dicent verbum istut in terra Juda et in urbibus eius quum convertero captivitatem eorum.
Benedicat tibi Dominus pulcritudo iustitie mons sanctus: et habitabunt in eo Iudas et omnes civitates eius, simul agricole et minantes greges.
Quia inebriabi animam lassam: et omnem animam esurientem saturabi.
Ideo quasi de somno suscitatus sum: et vidi et somnus meus dulcis mici.

Ecce dies veniunt dicit Dominus et seminabo domum Srahel et domum Juda semine hominis: et semine iumentorum.
Et sicut vigilabi super eos ut evellerem et demolirem et dissiparem et dispergerem et affligerem: sic vigilabi super eos ut edificem et plantem ayt Dominus.

XXXVII.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 31,23-28

Aña. Entonces me desperté y me di cuenta de que había tenido un dulce sueño.

Esto dice el Señor del universo, Dios de Israel: «Cuando yo cambie tu suerte, todavía se dirá esta palabra en el territorio de Judá y en sus poblados: “Que el Señor te bendiga, morada de justicia, montaña santa”. En Judá y en todos sus poblados habitarán juntos labradores y ganaderos trashumantes, pues refrescaré las gargantas resecas y saciaré las gargantas hambrientas». En esto, me desperté y me di cuenta de que había tenido un dulce sueño.

Ya llegan días -oráculo del Señor- en que sembraré en Israel y en Judá simiente de hombres y simiente de animales.
Del mismo modo que estuve atento para arrancar y arrasar, para destruir, deshacer y maltratar, así de atento estaré para edificar y plantar -oráculo del Señor-.

Inicio página

XXXVIII.
CANTICUM ESAYE [OSEAE] PROPHETE.
Capitulo 6.

Ana. Vivificabit nos Dominus post duos dies die tertia suscitabit nos et vibemus.

Venite revertamur ad Dominum quia ipse cepit et sanabit nos: percutiet et curabit nos.

Vivificabit nos post duos dies, die tertia suscitabit nos et vibemus in conspectu eius: sciemur sequamurque ut cognoscamus Dominum.

Quasi diluculo preparatus est egressus eius: et veniet nobis quasi imber temporaneus et serotinus terre.

Quid faciam tibi Efraym quid faciam tibi Juda: misericordia vestra quasi lux matutina et quasi ros mane pertransiens.

Propter hoc dolabi in Prophetis et occidi eos in verbo horis mei: et iudicia mea quasi lux egredietur.

Quia misericordiam volui et non sacrificium: et scientiam Dei plusquam holocaustum.

XXXVIII.
CÁNTICO DEL PROFETA OSEAS.
Os 6,1-6

Aña. En dos días el Señor nos volverá a la vida y al tercero nos hará resurgir y viviremos.

«Vamos, volvamos al Señor. Porque él ha desgarrado, y él nos curará; él nos ha golpeado, y él nos vendará.

En dos días nos volverá a la vida y al tercero nos hará resurgir; viviremos en su presencia y comprenderemos. Procuremos conocer al Señor.

Su manifestación es segura como la aurora. Vendrá como la lluvia, como la lluvia de primavera que empapa la tierra».

¿Qué haré de ti, Efraín, qué haré de ti, Judá? Vuestro amor es como nube mañanera, como el rocío que al alba desaparece.

Sobre una roca tallé mis mandamientos; los castigué por medio de los profetas con las palabras de mi boca. Mi juicio se manifestará como la luz.

Quiero misericordia y no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos.

Inicio página

XXXIX.
CANTICUM SOFFONIE PROPHETE.
Capitulo 3.

Aña. Expecta me in die resurrectionis mee dicit Dominus ut congregem gentes et colligam regna.

Expecta me dicit Dominus in die resurrectionis mee in futuro: quia iudicium meum ut congregem gentes et colligam regna.
Ut effundam super eos omnem indignationem meam: et omnem iram furoris mei.

In igne enim zeli mei devorabitur omnis terra: quia tunc reddam populis labium electum ut vocent omnes in nomine Domini et serviant ei humero uno.

Ultra flumina Eziopie inde supplices mei: filii dispersorum meorum deferent munus mici.

In die illa non confunderis super cunctis adinventionibus tuis: quibus prevaricata es in me.
Quia tunc auferam de medio tui magni locus supervie tue: et non adicies exaltari amplius in monte sancto meo.

Et derelinquam in medio tui populum pauperem et egenum: et sperabunt in nomine Domini reliquie Srahel.

Non faciet iniquitatem nec loquentur mendacium: et non invenietur in ore eorum lingua dolosa.
Quoniam ipsi pascentur et accubabunt: et non erit qui exterreat.

XXXIX.
CÁNTICO DEL PROFETA SOFONÍAS.
Sof 3,8-13

Aña. Preparaos -oráculo del Señor- para el día que me levante para acabar con los pueblos y convocar a los reinos.

Preparaos -oráculo del Señor- para el día que me levante como testigo, pues he decretado acabar con los pueblos, convocar a los reinos para derramar sobre ellos mi furor, todo el ardor de mi ira, pues en el fuego de mi celo se consumirá toda la tierra.

Entonces purificaré los labios de los pueblos para que invoquen todos ellos el nombre del Señor y todos lo sirvan a una.

Desde las orillas de los ríos de Cus, mis adoradores, los deportados, traerán mi ofrenda.

Aquel día, ya no te avergonzarás de las acciones con que me ofendiste, pues te arrancaré tu orgullosa arrogancia, y dejarás de engreírte en mi santa montaña.

Dejaré en ti un resto, un pueblo humilde y pobre que buscará refugio en el nombre del Señor.

El resto de Israel no hará más el mal, no mentirá ni habrá engaño en su boca. Pastarán y descansarán, y no habrá quien los inquiete.


1. Breviarium Gothicum, ff. LXXVII-LXXIX (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII