La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

INCIPIUNT CANTICI
DE TRADITIONE DOMINI

COMIENZAN LOS CÁNTICOS
DE LA ENTREGA DEL SEÑOR

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Tiempo de Traditione Domini. Ilustración de las Arma Christi.
 
ÍNDICE
Cántico XXVI. 2 Mac 1,24-29
Cántico XXVII. Jer 11,18-20; 12,1-3
Cántico XXVIII. Jer 15,15-21
Cántico XXIX. Jer 18,19-23
Cántico XXX. Jer 20,7-12
Cántico XXXI. Jer 23,9-12
Cántico XXXII. Miq 7,5-10a
Cántico XXXIII. Ez 36,24-28

Inicio página

 

XXVI.
CANTICUM DE LIBRO MACCABEORUM II.
Capitulo 1.

Aña. Domine Domine Deus omnium creator terribilis et fortis iustus et misericors congrega dispersionem nostram, libera eos qui serviunt gentibus.

Alia. Domine Domine contemtos et abominatos respice, afflige comprimentes et contumeliam facientes in superbia ut sciant gentes quod tu es Deus noster.

Domine Domine Deus omnium creator: terribilis fortis et misericors.
Qui solus es rex bonus, solus prestans, solus iustus: omnipotens et eternus.
Qui liberas Srahel de omni malo: qui fecisti patres electos et sanctificasti eos.
Accipe sacrificium pro universo populo tuo Srahel: et custodi partem tuam et sanctifica [congrega] dispersionem nostram.
Libera eos qui serviunt gentibus: contemtos et abominatos respice, ut sciant gentes quod tu es Dominus Deus noster.
Afflige comprimentes: et contumeliam facientes in superviam.
Constitue populum tuum in loco sancto tuo: sicut dixit Moyses.

XXVI.
CÁNTICO DEL LIBRO II DE LOS MACABEOS.
2 Mac 1,24-29.

Ant. Señor, Señor Dios, creador de todo, temible y fuerte, justo y misericordioso reúne a los nuestros dispersos, da libertad a los que están esclavizados entre las naciones.

Otra. Señor, Señor, vuelve tus ojos a los despreciados y abominados, aflige a los que tiranizan y ultrajan con arrogancia, para que conozcan los gentiles que tú eres nuestro Dios.

Señor, Señor Dios, creador de todo, temible y fuerte, justo y misericordioso; tú, rey único y bueno, tú, el único generoso, el único justo, todopoderoso y eterno, que salvas a Israel de todo mal, que elegiste a nuestros padres y los santificaste, acepta el sacrificio por todo tu pueblo Israel, guarda tu heredad y santifícala.
Reúne a los nuestros dispersos, da libertad a los que están esclavizados entre las naciones, vuelve tus ojos a los despreciados y abominados, y conozcan los gentiles que tú eres nuestro Dios.
Aflige a los que tiranizan y ultrajan con arrogancia.
Planta a tu pueblo en tu lugar santo, como dijo Moisés.

Inicio página

XXVII.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 11.

Aña. Quasi agnus mansuetus ductus sum ad victimam.

Tu Domine demonstrasti mici: et ego cognobi.
Nunc ostendisti mici studia eorum: et salvam fecisti a persequentibus animam meam.
Et ego quasi agnus mansuetus qui portatur ad victimam: et nunc cognobi quia super me cogitaberunt consilia.
Mittamus lignum in pane eius: et eradamus eum de terra vibentium: et nomen eius non memoretur amplius.
Tu autem Domine Sabaoth qui iudicas iuste et probas renes et cor: videam queso ultionem tuam ex eis tibi enim revelabi causam meam.
Iustus quidem tu es Domine: si disputem tecum verumtamen iusta loquar ad te.
Quare via impiorum prosperatur: bene est omnibus qui praevaricantur et inique agunt.
Plantasti eos et radicem miserunt: proficiunt et faciunt fructum.
Prope es tu hori eorum: et longe ha renibus eorum.
Et tu Domine nosti me et vidisti me: et probasti cor meum tecum.
Congrega eos quasi gregem ad victimam: et sanctifica illos in die occisionis.

XXVII.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 11,18-20; 12,1-3

Ant. Como manso cordero, era llevado al matadero.

El Señor me instruyó, y comprendí, me explicó todas sus intrigas.
Yo, como manso cordero, era llevado al matadero; desconocía los planes que estaban urdiendo contra mí:
«Talemos el árbol en su lozanía, arranquémoslo de la tierra de los vivos, que jamás se pronuncie su nombre».
Señor del universo, que juzgas rectamente, que examinas las entrañas y el corazón, deja que yo pueda ver cómo te vengas de ellos, pues a ti he confiado mi causa.
Tú tienes razón, Señor, cuando discuto contigo, pero quiero proponerte un caso: ¿Por qué prosperan los malvados?, ¿por qué viven tranquilos los traidores?
Los plantas y echan raíces, crecen y dan fruto.
Estás cerca de sus labios, pero lejos de su corazón.
Mas tú, Señor, me conoces, me examinas y has comprobado mi buena actitud hacia ti. Apártalos como a ovejas de matadero, resérvalos para el día del sacrificio.

Inicio página

XXVIII.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 15.

Tu scis Domine recordate [recordare] mei et tuere me a persequentibus me et visita me: ab his qui persecuntur me.
Noli in patientia tua suscipere me: scito quoniam sustinui pro te obprobrium inventi sunt sermones tui et comedi eos.
Et factum est mici verbum tuum in gaudio et in letitia cordis mei: quoniam invocatum est nomen tuum super me Domine Deus exercituum.
Non sedi in concilio ludentium: et gloriatus sum.
A facie enim manus tue solus sedebam: quoniam comminatione replesti me.
Quare factus est dolor meus perpetuus: et plaga mea disperabilis rennuit curari.
Factum est mici: quasi mendacium aquarum infidelium.
Propter hoc hec dicit Dominus si converteris convertam te: et ante faciem meam stabis.
Etsi seperaberis pretiosum a vili: quasi hos meum eris.
Convertentur ipsi ad te: et tu non converteris ad eos.
Et dabo te populo huic in murum hereum fortem: et bellabunt adversum te: et non prevalebunt, quia ego tecum sum ut salvem te et eruam te dicit Dominus.
Et liberabo te de manu pessimorum: et redimam te de manu fortium.

XXVIII.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 15,15-21

Tú ya lo sabes, Señor: acuérdate de mí, protégeme; véngame de mis perseguidores.
No por dar largas a tu ira vayan a acabar conmigo, pues soporto ultrajes por tu causa.
Si encontraba tus palabras, las devoraba: tus palabras me servían de gozo, eran la alegría de mi corazón, y tu nombre era invocado sobre mí, Señor Dios del universo.
No me junté con la gente amiga de la juerga y el disfrute; me forzaste a vivir en soledad, pues me habías llenado de tu ira.
¿Por qué se ha hecho crónica mi llaga, enconada e incurable mi herida?
Te has vuelto para mí arroyo engañoso de aguas inconstantes.
Entonces respondió el Señor: -Si vuelves, te dejaré volver, y así estarás a mi servicio; si separas la escoria del metal, yo hablaré por tu boca. |
Ellos volverán a ti, pero tú no vuelvas a ellos.
Haré de ti frente al pueblo muralla de bronce inexpugnable: lucharán contra ti, pero no te podrán, porque yo estoy contigo para librarte y salvarte -oráculo del Señor-.
Te libraré de manos de los malvados, te rescataré del puño de los violentos.

Inicio página

XXIX.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 18.

Adtende Domine ad me: et audi vocem adversariorum meorum.
Numquid reddetur pro bono malum: quia foderunt fobeam anime mee.
Recordare quod steterim in conspectu tuo ut loquerer pro eis bonum: et averterem indignationem tuam ab eis.
Propterea da filios eorum in fame: et deduc eos in manu gladii.
Fiant uxores eorum absque liberis et vidue: et viri earum interficiantur mortem.
Iubenes eorum confodiantur gladio in prelio: audiatur clamor de domibus eorum.
Adduces enim super eos latronem repente quia foderunt fobeam ut caperent me: et laqueos absconderunt pedibus meis.
Tu autem Domine scis omne consilium eorum: adversum me in morte.
Ne propitieris iniquitati eorum: et peccatum eorum a facie tua non deleatur.
Fiant corruentes in conspectu tuo: in tempore furoris tui abutere eis.

XXIX.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 18,19-23.

Hazme caso, Señor, escucha lo que dicen mis oponentes.
¿Se paga el bien con el mal?, ¡pues me han cavado una fosa!
Recuerda que estuve ante ti, pidiendo clemencia por ellos, para apartar tu cólera.
Pues entrega sus hijos al hambre, que queden a merced de la espada, y sus mujeres viudas y sin hijos; que los hombres mueran asesinados, los jóvenes acribillados en la guerra.
Que se oigan gritos en las casas cuando envíes salteadores de improviso, pues cavaron una fosa para atraparme, escondieron trampas a mi paso.
Señor, tú conoces muy bien sus planes homicidas contra mí.
No pases por alto su crimen, no apartes de tu vista su pecado.
Que caigan derribados a tus pies, atácalos cuando estalle tu cólera.

Inicio página

XXX.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 20.

Aña. Domine qui me persecuntur corruant et infirmi fiant.

Seduxisti me Domine et seductus sum: ortior me fuisti et invaluisti.
Factus sum in derisu: tota die omnes subsanabant me.
Quia iam olim loquor vociferans: iniquitatem et vastitatem clamito.
Et factum est mici sermo Domini in obprobrium et in derisu tota die: et dixi non recordabor eius neque loquar ultra in nomine illius.
Et factus est in corde meo quasi ignis exestuans claususque in ossibus meis: et defeci ferre non sustinens.
Audibi enim contumerias multorum: et terrorem in circuitu.
Persequimini et persequamur eum: ab omnibus viris qui erant pacifici mei et custodientes latus meum.
Si quomodo decipiatur et prevaleamus adversus eum: et consequamur ultionem ex eo.
Dominus autem mecum est quasi bellator fortis: idcirco qui persecuntur me cadent et infirmi erunt.
Confundantur veementer. quia non intellexerunt obprobrium sempiternum quod numquam delebitur.
Et tu Domine exercituum probator iusti qui probas renes et cor: videam queso ultionem tuam ex eis, tibi enim revelabi causam meam.

XXX.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 20,7-12.

Ant. Señor, que los que me acosan caigan y se debiliten.

Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; has sido más fuerte que yo y me has podido.
He sido a diario el hazmerreír, todo el mundo se burlaba de mí.
Cuando hablo, tengo que gritar, proclamar violencia y destrucción.
La palabra del Señor me ha servido de oprobio y desprecio a diario.
Pensé en olvidarme del asunto y dije: «No lo recordaré; no volveré a hablar en su nombre»; pero había en mis entrañas como fuego, algo ardiente encerrado en mis huesos. Yo intentaba sofocarlo, y no podía.
Oía la acusación de la gente: «“Pavor-en-torno”, delatadlo, vamos a delatarlo».
Mis amigos acechaban mi traspié: «A ver si, engañado, lo sometemos y podemos vengarnos de él».
Pero el Señor es mi fuerte defensor: me persiguen, pero tropiezan impotentes.
Acabarán avergonzados de su fracaso, con sonrojo eterno que no se olvidará.
Señor del universo, que examinas al honrado y sondeas las entrañas y el corazón, ¡que yo vea tu venganza sobre ellos, pues te he encomendado mi causa!

Inicio página

XXXI.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 23.

Contritum est cor meum in medio mei: contremuerunt omnia ossa mea.
Factus sum sicut vir ebrius: et quasi homo madidus a vino.
A facie Domini: et a facie verborum sanctorum eius.
Quia adulteriis repleta est terra: quia a facie maledictionis luxit terra, arefacta sunt arba deserti.
Factus est cursus eorum malus: et fortitudo eorum dissimilis.
Propheta namque et sacerdos polluti sunt: et in domo mea inveni malum eorum ayt Dominus.
Idcirco via eorum erit quasi lubricum in tenebris: impellentur enim et corruent in ea.
Auferam enim super eos mala: annum visitationis eorum ayt Dominus.

XXXI.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 23,9-12.

Tengo roto el corazón en mi interior, se estremecen todos mis huesos; me siento como un borracho, como un hombre cargado de vino.
Y todo por la causa del Señor, debido a sus santas palabras.
El país está lleno de adúlteros a causa de tantas maldiciones, la tierra se ha cubierto de luto; se secan los pastos de la estepa, todos corren tras el mal, su poder está en la injusticia.
Sacerdotes y profetas son impíos: ¡en mi templo he encontrado su maldad! -oráculo del Señor-.
Por eso, su camino se hará resbaladizo; empujados a la tiniebla, en la tiniebla caerán.
Pienso traerles la desgracia cuando venga a pedirles cuentas -oráculo del Señor-.

Inicio página

XXXII.
CANTICUM IHEREMIE [MICHEÆ] PROPHETE.
Capitulo 7.

Aña. Nolite credere amico et nolite confidere in duce: quia inimici hominis domestici eius.

Nolite credere amico et nolite confidere in duce: ab ea que dormit in sinu tuo custodi claustra horis tui.
Quia filius contumeliam facit patri, filia consurgit adversus matrem suam, et nurus contra socrum suam: et inimici hominis domestici eius.
Ego autem ad Dominum aspiciam, expectabo Deum salvatorem meum: audiet me Deus meus.
Ne leteris inimica mea super me quia cecidi: consurgam.
Quum sedero in tenebris Dominus lux mea est: iram Domini portabo quoniam peccabi ei.
Donec iudicet causam meam et faciat iudicium meum: et educet me in luce videbo iustitiam eius.
Et aspiciet inimica mea et operietur confusionem: que dicit ad me ubi est Dominus Deus tuus.

XXXII.
CÁNTICO DEL PROFETA MIQUEAS.
Miq 7,5-10a.

Ant. No creáis en el compañero, no confiéis en el amigo porque los enemigos del hombre son los de su propia casa.

No creáis en el compañero, no confiéis en el amigo; ojo con lo que dices a tu compañera en la cama.
Pues el hijo desprecia al padre, la hija se rebela contra la madre, la nuera contra la suegra. Los enemigos del hombre son los de su propia casa.
Yo, en cambio, aguardaré al Señor, esperaré en el Dios que me salva. Mi Dios me escuchará.
No te alegres por mi causa, enemiga mía, pues si caí me levantaré; si vivo en tinieblas, el Señor es mi luz.
Cargaré con la cólera del Señor, pues pequé contra él, hasta que se vea mi causa y se proclame mi sentencia; me hará salir a la luz y veré su justicia.
Cuando lo vea mi enemiga se cubrirá de vergüenza, esa que me decía: ¿Dónde está el Señor, tu Dios?.

Inicio página

XXXIII.

CANTICUM EZECIELIS PROPHETE.
Capitulo 36.

Aña. Effundam super vos aquam mundam dicit Dominus et mundabimini ab omnibus inquinamentis vestris.

Tollam vos de gentibus et congregabo vos de universis terris : et adducam vos in terram vestram.
Et effundam super vos aquam mundam et mundabimini ab omnibus inquinamentis vestris : et ab universis idolis vestris mundabo vos.
Et dabo vobis cor novum: et spiritum meum ponam in medio vestri.
Et auferam cor lapideum de carne vestra et dabo vobis cor carneum : et spiritum meum ponam in medio vestri.
Et faciam ut in preceptis meis ambuletis: et iudicia mea custodiatis et operemini.
Et habitabitis in terra quam dedi patribus vestris: et eritis mihi in populum et ego ero vobis in Deum.

XXXIII.

CÁNTICO DEL PROFETA EZEQUIEL.
Ez 36,24-28

Ant. Derramaré sobre vosotros un agua pura, dice el Señor, que os purificará de todas vuestras inmundicias.

Os recogeré de entre las naciones, os reuniré de todos los países y os llevaré a vuestra tierra.
Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.
Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos.
Y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.


1. Breviarium Gothicum, ff. LXXV-LXXVII (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoÍndice cánticosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII