La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

INCIPIUNT CANTICI
DE QUADRAGESIMA DICENDI

COMIENZAN LOS CÁNTICOS
QUE SE DICEN EN CUARESMA

BREVIARIUM GOTHICUM 1

Ilustración de las Arma Christi.
 
ÍNDICE
Cántico XIX. Is 1-9a
Cántico XX. Lam 5,1-22
Cántico XXI. Neh 1,5-11
Cántico XXII. Or. Man. 7-15
Cántico XXIII. Tob 13,1-10
Cántico XXIV. Eclo 36,1-17
Cántico XXV. Dan 3,26-45

Inicio página

 

XIX.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 58.

Clama ne cesses dicit Dominus: quasi tuba exalta vocem tuam.
Et adnuntia populo meo scelera eorum: et domui Jacob peccata eorum.
Me enim de die in diem querunt: et scire vias meas volunt.
Quasi gens que iustitiam fecerit: et que iudicium Dei sui non dereliquerit.
Rogant me iudicia iustitie: adpropinquare Deo volunt.
Quare ieiunabimus et non aspexisti: humiliabimus animas nostras et nescisti?
Ecce in diem ieiunii vestri invenitur voluntas vestra: et omnes debitores vestros repetitis.
Ecce ad lites et ad contentiones ieiunatis: et percutitis pugno impie.
Nolite ieiunare sicut usque ad hanc diem: ut audiatur in excelso clamor vester.
Numquid tale est ieiunium quod elegi: per diem affligere hominem animam suam?
Numquid contorquere quasi circulum caput suum: et saccum et cinerem sternere?
Numquid istum vocabi ieiunium: et diem acceptabilem Domino?
Nonne hoc est magis: ieiunium quod elegi.
Dissolve colligationes impietatis: solve fasciculos deprimentes.
Dimitte eos qui confracti sunt liberos: et omne honus eorum disrumpe.
Frange esurienti panem tuum: et egenos vagosque induc in domum tuam.
Quum videris nudum operi eum: et carnem tuam ne dispexeris.
Tunc erumpet quasi mane lumen tuum: et sanitas tua citius orietur.
Et antelbit faciem tuam iustitia: et gloria Domini colliget te.
Tunc invocabis et Dominus exaudiet: clamabis et dicet: ecce adsum.

XIX.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 1-9a

Grita a pleno pulmón, no te contengas; alza la voz como una trompeta, denuncia a mi pueblo sus delitos, a la casa de Jacob sus pecados.
Consultan mi oráculo a diario, desean conocer mi voluntad.
Como si fuera un pueblo que practica la justicia y no descuida el mandato de su Dios, me piden sentencias justas, quieren acercarse a Dios.
«¿Para qué ayunar, si no haces caso; mortificarnos, si no te enteras?».
En realidad, el día de ayuno hacéis vuestros negocios y apremiáis a vuestros servidores; ayunáis para querellas y litigios, y herís con furibundos puñetazos.
No ayunéis de este modo, si queréis que se oiga vuestra voz en el cielo.
¿Es ese el ayuno que deseo en el día de la penitencia: inclinar la cabeza como un junco, acostarse sobre saco y ceniza?
¿A eso llamáis ayuno, día agradable al Señor?
Este es el ayuno que yo quiero: soltar las cadenas injustas, desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos.
Entonces surgirá tu luz como la aurora, enseguida se curarán tus heridas, ante ti marchará la justicia, detrás de ti la gloria del Señor.
Entonces clamarás al Señor y te responderá; pedirás ayuda y te dirá: «Aquí estoy».

Inicio página

XX.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Tren. Capitulo 5.

Recordare Domine quid acciderit nobis: intuere et respice obprobrium nostrum.
Hereditas nostra versa est ad alienos: domus nostra ad extraneos.
Pupilli facti sumus absque patre: matres nostre quasi vidue.
Aquas nostras pecunia bibimus: et ligna nostra pretio comparabimus.
Cervicibus minabamur: lassis non dabatur requies.
Egipto dedimus manum et Assiriis dedimus colla nostra: ut saturaremur pane.
Patres nostri peccaberunt et non sunt: nos autem iniquitates eorum portabimus.
Servi dominati sunt nobis: et non fuit qui redimeret nos de manibus eorum.
In animabus nostris afferabamur panem nobis: a facie gladii in deserto.
Pellis nostra quasi clibanus exusta est: a facie tempestatum famis.
Mulieres in Syon humiliaberunt: et virgines in civitatibus Juda.
Principes manum suspensi sunt: et facies senum non erubuerunt.
Adolescentibus impudice abusi sunt: et pueri in ligno corruerunt.
Senes de portis defecerunt: et iubenes de coro psallentium.
Defecit gaudium cordis nostri versus est in luctu corus noster, cecidit corona capitis nostri: ve nobis quoniam peccabimus.
Propterea mestum factum est in dolore cor nostrum, ideo contenebrati sunt oculi nostri propter montem Syon quia disperiit: vulpes ambulaberunt per eum.
Tu autem Domine in eternum permanes: et solium tuum in generatione et generatione.
Quare ergo in perpetuum oblivisceris nostri: derelinques nos in longitudine dierum.
Converte nos Domine ad te et convertemur: renoba dies nostros sicut a principio.
Set proiciens reppulisti nos: iratus es contra nos veementer.

XX.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Lam 5,1-22

Recuerda, Señor, lo que nos ha sucedido, contempla y mira nuestra vergüenza.
Nuestra heredad ha pasado a extraños, nuestras casas a extranjeros.
Hemos quedado huérfanos, sin padre, nuestras madres, como viudas.
 Bebemos nuestra agua a cambio de plata, compramos nuestra leña pagando su precio.
Nos persiguen, están encima de nosotros, estamos cansados, no encontramos reposo.
Hemos tendido la mano a Egipto, a Asiria para saciarnos de pan.
Nuestros padres pecaron y ya han muerto, y nosotros cargamos con sus culpas.
Estamos dominados por unos esclavos, y nadie nos libera de su mano.
Arriesgamos la vida por nuestro pan, desafiando la espada en el desierto.
Nuestra piel abrasa como un horno, por los ardores del hambre.
Violaron a las mujeres en Sión, a las doncellas en las ciudades de Judá.
Colgaron a los príncipes de las manos, los ancianos no han sido respetados.
Los jóvenes tuvieron que mover el molino, y los niños desfallecían bajo los haces de leña.
Los ancianos ya no acuden a la puerta, los jóvenes han olvidado sus cantares.
Ha cesado la alegría de nuestro corazón, nuestra danza se ha convertido en lamento.
Ha caído la corona de nuestra cabeza, ¡ay de nosotros, que hemos pecado!
Por eso está abatido nuestro corazón, por todo esto se nos nublan los ojos.
Porque el monte Sión está desolado, los zorros se pasean por él.
Pero tú, Señor, permaneces por siempre, tu trono de generación en generación.
¿Te olvidarás de nosotros para siempre, nos abandonarás perpetuamente?
Haznos volver a ti, Señor, y volveremos, renueva nuestros días como antaño.
Aunque nos hayas despreciado inmensamente y tu enojo contra nosotros haya sido muy grande.

Inicio página

XXI.
ORATIO IHEREMIE [NEHEMIE] DE LIBRO ESDRE II.
Capitulo 1.

Aña. Miserere Deus magne terribilis qui custodis pactum et misericordiam diligentibus te et custodientibus mandata tua.

Queso Domine Deus celi fortis magne atque terribilis: qui custodis pactum et misericordiam cum his qui diligunt te et custodiunt mandata tua.
Fiat auris tua auscultans et oculi tui aperti: ut audias orationem servi tui que ego oro quoram te odie nocte et die pro filiis Srahel servis tuis.
Et confiteor pro peccatis filiorum Srahel in quibus peccaberunt tibi: et ego et domus patris mei.
Peccavimus vanitate seducti sumus: et non custodibimus mandatum et cerimonias adque iudicia que precepisti Moysi servo tuo.
Memento verbi quod mandasti Moysi famulo tuo dicens: cum transgressi fueritis ego disperdam vos in populis.
Et si revertamini ad me et custodiatis mandata mea et faciatis ea, etiamsi adducti fueritis ab extrema celi inde congregabo vos: et inducam in locum quem elegi ut habitaret nomen meum ibi.
Et ipsi servi tui et populus tuus quos redemisti in fortitudine tua magna: et in manu tua valida.
Obsecro Domine sit auris tua adtendens ad orationem servi tui: ad orationes servorum tuorum qui volunt timere nomen tuum.
Et dirige servum tuum odie: et da ei misericordiam ante virum hunc.

XXI.
ORACIÓN DE NEHEMÍAS.
Neh 1,5-11

 Aña. Ten misericordia, oh Dios grande y terrible, que guardas la alianza y la fidelidad con los que te aman y observan tus mandamientos.

¡Oh Señor, Dios del cielo, Dios grande y terrible, que guardas la alianza y la fidelidad con los que te aman y observan tus mandamientos!
Estén tus oídos atentos y abiertos tus ojos para escuchar la plegaria de tu siervo, que yo proclamo ahora ante ti, día y noche, por los hijos de Israel, tus siervos, confesando los pecados que los hijos de Israel han cometido contra ti. Porque la casa de mi padre y yo hemos pecado.
Hemos obrado muy perversamente contra ti y no hemos guardado los mandamientos, las leyes y los preceptos que tú habías dado a Moisés, tu siervo.
Por favor, recuerda la palabra que diste a Moisés, tu siervo: “Si sois infieles, os dispersaré entre las naciones; pero si os convertís a mí y guardáis mis mandamientos y los cumplís, aunque vuestros desterrados estuvieran en el extremo de los cielos, los recogeré de allí y los conduciré de nuevo al lugar que he escogido para morada de mi nombre”.
Estos son tus siervos y este tu pueblo, a quienes has redimido con tu gran poder y tu fuerte brazo.
¡Oh Señor!, te pido que estén atentos tus oídos a la oración de tu siervo y a la súplica de tus servidores, que quieren ser fieles a ti.
Concede éxito a tu siervo y haz que tenga buena acogida ante ese hombre.

Inicio página

XXII.
ORATIO MANASSE REGIS DE LIBRO PARALIPOMENON.

Aña. Peccabi Domine peccabi et iniquitatem meam ego cognosco.

Deus altissimus magnanimis, miserator et multe misericordie: patiens super mala hominum.
Tu ergo Domine secundum multitudinem bonitatis tue promisisti indulgentiam et remissionem delinquentibus tibi: et habundantiam misericordie tue, statuisti penitentiam peccatoribus ad salutem.
Tu ergo Domine Deus iustorum non posuisti penitentiam iustis tuis Abraham Ysaac et Jacob, qui non peccaberunt tibi set posuisti penitentiam mici peccatori: quoniam super numerum arene maris habundaberunt iniquitates mee: et non est declinatio multitudinis delictorum meorum.
Et nunc iuste contineor digne comprimor: percurbatus multis vinculis ferreis ad non erigendum caput.
Quoniam non sum dignus aspicere et videre altitudinem celi: pre iniustitiis meis.
Quoniam irritabi furorem tuum et feci malum coram te: statuens abominationes et multiplicans odiositates.
Et nunc flecto genua cordis mei: precans a te bonitatem.
Peccabi Domine peccabi: et iniquitatem meam ego agnosco.
Ne perdas me cum iniquitatibus meis neque in finem iratus contineas mala mea: neque condemnaberis me cum his qui sunt in inferibus [inferioribus] terre.
Tu es enim Deus penitentium: ut in me ostendas bonitatem tuam.
Indignum me salvabis secundum multitudinem misericordie tue: et glorificabo nomen tuum in omni vita mea.
Quoniam te laudat omnis virtus celorum: et tibi est gloria in secula seculorum.

XXII.
ORACIÓN DE MANASÉS 2.
Or. Man. 7-15

Aña. He pecado, Señor, he pecado y reconozco mis culpas.

Tú eres Señor Altísimo, compasivo, paciente y rico en misericordia, y te lamentas de las maldades de los hombres.
Pues Tú, Señor, conforme a la generosidad de tu bondad has prometido arrepentimiento y perdón a los que han pecado, y por la abundancia de tu misericordia has fijado penitencia a los pecadores para que se salven;
Tú, en efecto, Señor Dios de los justos, no estableciste penitencia para los justos, . para Abrahán, Isaac y Jacob, que no pecaron contra ti, sino que estableciste penitencia para mí, el pecador; porque he cometido pecados más numerosos que las arenas del mar, se han multiplicado mis faltas, Señor, se han multlplicado y no soy digno de tender la mirada y ver la altura del cielo a causa de la multitud de mis faltas. y ahora, Señor, me encuentro justamente castigado y merecidamente afligido pues heme aquí cautivo, doblegado por cadena de hierro demasiado fuerte para poder erguir la cabeza a causa de mis pecados, y no hay alivio para mí porque he irritado tu cólera y el mal ante ti he obrado al haber establecido abominaciones y multiplicado ultrajes. y ahora inclino la rodilla de mi corazón suplicando tu generosidad.
He pecado, Señor, he pecado y mis faltas yo conozco, pero te pido suplicante: ¡Aparta de mí tu enojo, Señor, aparta de mí tu enojo junto a mis faltas ni, eternamente resentido, me prestes atención a las maldades los abismos de la tierra!
Porque tú eres, Señor, el Dios de los que se arrepienten y en mí mostrarás tu bondad ya que, aun siendo indigno, me salvarás conforme a tu mucha misericordia y te alabaré por siempre en los días de mi vida, pues himnos te entona todo el ejército de los cielos y tuya es la gloria por los siglos.

Inicio página

XXIII.
CANTICUM TOBI.
Capitulo 13.

Magnus es Domine in eternum: et in omnia secula regnum tuum.
Quoniam tu flagellas et salvas, ducis ad infernum et reducis: et non est qui effugiat manum tuam.
Confitemini Domini filii Srahel: et in conspectu gentium laudate eum.
Quoniam ideo dispersit vos in gentes que ignorant eum ut vos narretis mirabilia eius: et faciatis scire eos quia non est alius Deus omnipotens preter eum.
Ipse castigabit nos propter iniquitates nostras: et ipse salvabit nos propter misericordiam suam.
Aspicite ergo que fecit vobiscum timore et tremore confitemini illi regemque seculorum: laudate et exultate eum in operibus vestris.
Ego autem in terra captivitatis mee confitebor illi: quoniam ostendit magestatem suam super gentem peccatricem.
Convertimini itaque peccatores et facite iustitiam coram Deo: credentes quod faciet vobiscum misericordiam suam.
Ego autem et anima mea: in Deo laetabitur.
Benedicite Domino omnes electi eius: agite diem leticie et confitemini illi.

XXIII.
CÁNTICO DE TOBÍAS.
Tob 13,1-10

Bendito sea Dios, que vive eternamente; y cuyo reino dura por los siglos.
Él azota y se compadece; hunde hasta el abismo y saca de él y no hay quien escape de su mano.
Dadle gracias, hijos de Israel, ante los gentiles, porque él nos dispersó entre ellos.
Proclamad allí su grandeza, ensalzadlo ante todos los vivientes, que él es nuestro Dios y Señor, nuestro Padre por todos los siglos.
Él nos azota por nuestros delitos, pero se compadecerá de nuevo, y os congregará de entre las naciones por donde estáis dispersados.
Si os volvéis a él de todo corazón y con toda el alma, siendo sinceros con él, él volverá a vosotros y no os ocultará su rostro.
Veréis lo que hará con vosotros, le daréis gracias a boca llena. Bendeciréis al Señor de la justicia y ensalzaréis al rey de los siglos.
Yo le doy gracias en mi cautiverio, anuncio su grandeza y su poder a un pueblo pecador.
Convertíos, pecadores, obrad rectamente en su presencia: quizá os mostrará benevolencia y tendrá compasión.
Ensalzaré a mi Dios, al Rey del cielo, y me alegraré de su grandeza.
Que todos alaben al Señor y le den gracias.

Inicio página

XXIV.
ORATIO DE LIBRO IHESU.
Capitulo 36.

Miserere nostri Deus omnium et respice nos: et ostende nobis lumen miserationis tue.
Et inmitte timorem tuum super gentes que non exquisierunt te: et cognoscant quia non est Deus nisi tu ut enarrent magnalia tua.
Alleba manum tuam super gentes alienas: ut videant potentiam tuam.
Sicut enim in conspectu eorum sanctificatus es in nobis, sic in conspectu nostro magnificaberis in illis: ut cognoscant te sicut et nos cognobimus quoniam non est Deus preter te Domine
Innoba signa: et inmuta mirabilia.
Glorifica manum: et bracium dextrum.
Excita furorem: et effunde iram.
Extolle adversarium: et afflige inimicum.
Festina tempus et memento finis: ut enarrent magnalia tua.
In ira flamme devorentur peccatores: et qui pessimant plebem tuam inveniant perditionem.
Contere caput principum iniquorum: dicentium non est alius preter nos.
Congrega omnes tribus Jacob et cognoscant quia non est Deus nisi tu ut enarret magnalia tua: et hereditabis eos sicut ab initio.
Miserere plebi tue super quam invocatum est nomen tuum: et Srahel quem quoequasti primogenito tuo.
Miserere civitati sanctificationis tue: Iherusalem civitati requiei tue.
Reple Syon inenarrabilibus virtutibus tuis: et gloria tua populum tuum.
Da testimonium quia ab initio creature tue sunt: et suscita precationes quas locuti sunt in nomine tuo prophete priores.
Da mercedem sustinentibus te ut prophetui [prophetae tui] fideles inveniantur: et exaudies orationes servorum tuorum.
Secundum benedictionem Haaron da populo tuo: et dirige nos in viam iustitie.
Ut sciant omnes qui inhabitant terram: quia tu es Deus conspector seculorum.

XXIV.
ORACIÓN DEL LIBRO DEL ECLESIÁSTICO.
Eclo 36,1-17

Ten piedad de nosotros, sálvanos, Dios del universo, infunde tu terror a todas las naciones; amenaza con tu mano al pueblo extranjero, para que sienta tu poder.
Como les mostraste tu santidad al castigarnos, muéstranos así tu gloria castigándolos a ellos: para que sepan, como nosotros lo sabemos, que no hay Dios fuera de ti.
Renueva los prodigios, repite los portentos, exalta tu mano, robustece tu brazo.
Despierta tu furor y derrama tu ira, extermina al adversario y aniquila al enemigo.
Acelera la hora, recuerda el juramento, y que se divulguen tus grandezas.
Que tu fuego vengador devore a los supervivientes, y perezcan los que hacen daño a tu pueblo.
Aplasta la cabeza de los jefes enemigos, que dicen: «Fuera de nosotros no hay nadie».
Reúne a todas las tribus de Jacob y dales su heredad como antiguamente.
Ten compasión del pueblo que lleva tu nombre, de Israel, a quien nombraste tu primogénito; ten compasión de tu ciudad santa, de Jerusalén, lugar de tu reposo.
Llena a Sión de tu majestad, y al templo, de tu gloria.
Da una prueba de tus obras antiguas, cumple las profecías por el honor de tu nombre, recompensa a los que esperan en ti, y saca veraces a tus profetas, escucha la súplica de tus siervos, por amor a tu pueblo, y reconozcan los confines del orbe que tú eres Dios eterno.

Inicio página

XXV.
CANTICUM ZACCARIE [AZARIE] DE LIBRO DANIELIS.
Capitulo 3.

Aña. Quecumque Domine fecisti nobis, vero iudicio fecisti, et hec omnia propter peccata nostra.

Alia. Iustus es Domine in omnibus que fecisti nobis et omnia opera tua veritas et recte sunt vie tue.

Benedictus es Domine Deus patrum nostrorum et laudabilis: et gloriosum nomen tuum in secula.
Quia iustus es in omnibus que fecisti nobis et universa opera tua et vie tue recte: et omnia iudicia tua vera.
Iudicia enim vera fecisti iuxta omnia que induxisti super nos: et super civitatem sanctam patrum nostrorum Iherusalem.
Quia in veritate et in iudicio induxisti omnia hec: propter peccata nostra.
Peccabimus enim et inique egimus recedentes a te: et deliquimus in omnibus et precepta tua non audibimus nec observabimus nec fecimus sicut preceperas nobis ut bene nobis esset.
Omnia ergo que induxisti super nos et universa que fecisti nobis: vero iudicio fecisti.
Et tradidisti nos in manibus inimicorum inicorum, pessimorum prevaricatorumque: et regi iniusto et pessimo ultra omnem terram.
Et nunc non possumus aperire os: confusio et obprobium facti sumus servis tuis et his qui colunt te.
Ne quesumus tradas nos in perpetuum propter nomen tuum: neque dissipes testamentum tuum neque auferas misericordiam tuam a nobis.
Propter Abraham dilectum tuum et Ysaac servum tuum et Srahel sanctum tuum: quibus locutus es pollicens quod multiplicares semen eorum sicut stellas celi: et velut arena que est in littore maris.
Quia Domine imminuti sumus plusquam omnes gentes: sumusque humiles in universa terra odie propter peccata nostra.
Et non est in hoc tempore princeps profeta et dux neque holocaustum neque sacrificium neque oblatio neque incensum neque locus primitiarum coram te: ut possimus invenire misericordiam tuam.
Set in anima contrita et spiritu humilitatis suscipiamur sicut in holocaustis arietum et taurorum: et sicut in milibus agnorum pinguium sic fiat sacrificium nostrum in conspectu tuo odie ut placeat tibi.
Et perfice subsequentes te: quoniam non est confusio confidentibus in te.
Et nunc sequimur in toto corde nostro et timemus te: et querimus faciem tuam ne confundas nos.
Set fac nobiscum secundum mansuetudinem tuam: et secundum multitudinem misericordie tue: et erue nos in mirabilibus tuis et da gloriam nomini tuo Domine.
Confundantur omnes qui ostendunt servis tuis mala: confundantur in omni potentia sua et robur eorum conteratur.
Et scient quia tu es Dominus solus: et gloriosus in universo orbe terrarum.

XXV.
CÁNTICO DE AZARÍAS DEL LIBRO DE DANIEL.
Dan 3,26-45

Aña. Todo lo has hecho, Señor, con rectitud y justicia a causa de nuestros pecados.

Otra. Eres justo, Señor, en cuanto has hecho con nosotros y todas tus obras son verdad, y rectos tus caminos.

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres, digno de alabanza y glorioso es tu nombre.
Porque eres justo en cuanto has hecho con nosotros y todas tus obras son verdad, y rectos tus caminos, y justos todos tus juicios.
Has decretado sentencias justas en todo lo que has hecho caer sobre nosotros y sobre la ciudad santa de nuestros padres, Jerusalén, pues lo has hecho con rectitud y justicia a causa de nuestros pecados.
Porque hemos pecado y cometido iniquidad apartándonos de ti, y en todo hemos delinquido, sin obedecer tus mandatos.
No los hemos guardado, ni puesto en práctica, como se nos mandó para que nos fuese bien.
Cuanto has hecho recaer sobre nosotros y cuanto nos has hecho, lo has hecho con verdadera justicia.
Nos has entregado en poder de enemigos impíos, los peores adversarios, y de un rey injusto, el más inicuo en toda la tierra.
Ahora no podemos abrir la boca, vergüenza y oprobio abruman a tus siervos y a quienes te adoran.
Por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre, no rompas tu alianza, no apartes de nosotros tu misericordia.
Por Abrahán, tu amigo; por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; a quienes prometiste multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo, como la arena de las playas marinas.
Pero ahora, Señor, somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados.
En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia.
Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados.
Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados.
Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos, y buscamos tu rostro; no nos defraudes, Señor; trátanos según tu piedad, según tu gran misericordia.
Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor.
Sean confundidos cuantos traman maldad contra tus siervos; sean avergonzados, sin poder ni dominio, y su fuerza sea arrebatada.
Sepan que tú eres el Señor, el único Dios, glorioso sobre toda la tierra.


1. Breviarium Gothicum, ff. LXXII-LXXV (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción (excepto la oración de Manasés):
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

2. Traducción: Oración de Manasés, Vegas Montaner, L. en Apócrifos del Antiguo Testamento. Tomo III, Díez Macho, Alejandro (dir.) Navarro, Mª Ángeles, De la Fuente, Alfonso, Piñero, Antonio (cols.). Ediciones Cristiandad, pp. 103-115. Madrid 1982.

 

Índice Oficio DivinoÍndice cánticosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII