La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

CANTICI / CÁNTICOS
BREVIARIUM GOTHICUM
1
 
ÍNDICE
Cántico X. Is 51,4-12a
Cántico XI. Is 52,1-8
Cántico XII. Is 56,1-8a
Cántico XIII. Is 62,8-12
Cántico XIV. Lc 1,46-55
Cántico XV. Is 45,8,24
Cántico XVI. Lc 2,29-32
Cántico XVII. Is 60,1-22
Cántico XVIII. Jer 31,15-22

Inicio página

 

X.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 51.

Aña. Salus mea in sempiternum erit dicit Dominus et iustitia mea in generatione et generatione.

Adtendite ad me popule meus: et tribus mea me audite.
Quia lex a me exiet: et iudicium meum in luce populorum requiescet.

Prope est iustus meus et egressus est salbator meus: et bracia mea populos iudicabunt.
Me enim insule expectabunt: et bracium meum sustinebunt.

Lebate in celum oculos vestros: et videte sub terra deorsum.
Quia celi sicut fumus liquescent et terra sicut vestimentum adteretur: et habitatores eius sicut hec interibunt.
Salus autem mea in sempiternum erit: et iustitia mea non deficiet.

Audite me qui scitis iustum populum: lex mea in corda eorum.
Nolite timere obprobrium hominum: et blasfemias eorum ne metuatis.
Sicut enim vestimentum sic comedet eos vermis: et sicut lanam sic devorabit eos tinea.
Salus autem mea in sempiternum erit: et iustitia mea in generatione et generatione.

Consurge consurge induere fortitudine bracium Domini: consurge sicut in diebus antiquis in generationibus seculorum.
Numquid non tu percusisti supervum: vulnerasti draconem?

Numquid non tu exsiccasti mare: aquam abyssi veementis
Qui posuisti profundum maris viam: ut transirent liberati.

Et nunc qui redemti sunt a Domino convertentur et venient in Syon laudantes: et letitia sempiterna super capita eorum.
Gaudium et letitiam obtinebunt: et fugiet dolor et gemitus.

Ego ego ipse consolabor vos: ayt Dominus.

X.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 51,4-12a

Ant. Mi justicia dura por siempre, dice el Señor, mi salvación de edad en edad.

Escuchadme, naciones; pueblos, prestadme oído, pues de mí saldrá la ley y estableceré mi derecho para luz de los pueblos.

Mi triunfo está cercano, llega mi salvación, mi brazo regirá a los pueblos: las islas lejanas esperan en mí, ponen su esperanza en mi poder.

Levantad vuestros ojos al cielo, mirad abajo, hacia la tierra: el cielo se desvanece como el humo, la tierra se consume como un vestido, sus habitantes mueren como langostas, pero mi salvación dura por siempre, mi justicia no tendrá fin.

Escuchadme, los que conocéis lo que es recto, el pueblo que conserva mi ley en su corazón: no temáis la afrenta de los hombres, no desmayéis por sus ultrajes: pues la polilla los roerá como un vestido, como los gusanos roen la lana; pero mi justicia dura por siempre, mi salvación de edad en edad.

¡Despierta, despierta, revístete de fuerza, brazo del Señor, despierta como antaño, en las antiguas edades! ¿No eres tú quien
destrozó el monstruo y traspasó al dragón?

¿No eres tú quien secó el mar, las aguas del gran océano, el que hizo un camino en la profundidad del mar para que pasaran los redimidos?

Volverán los rescatados del Señor, entrarán en Sión con cánticos de júbilo, alegría perpetua a la cabeza, siguiéndolos, gozo y alegría; pena y aflicción se alejarán.

Yo, yo soy quien os consuela, dice el Señor.

Inicio página

XI.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 52.

Aña. Quam pulcri super montes pedes adnuntiantis pacem predicantis salutem dicentis regnabit Dominus Deus tuus.

Consurge consurge induere fortitudine tua Syon: indere [induere] vestimentis glorie tue Iherusalem civitas sancta.
Quia non adiciet ultra ut pertranseat per te incircumcisus et immundus: excutere de pulvere consurge sede Iherusalem, solbe vincula colli tui captiba filia Syon.

Quia haec dicit Dominus, gratis venumdati estis: et sine argento redimemini.

Quia hec dicit Dominus Deus, in Egypto descendit populus meus in principio ut colonus esset ibi: et Assur absque ulla causa calumniatus est eum.

Et nunc: quid mici est hec dicit Dominus, quoniam ablatus est populus meus gratis.
Dominatores eius inique agunt dicit Dominus: et iugiter tota die nomen meum blasfematur.

Propter hoc sciet populus meus nomen meum in die illa: quia ego ipse: quia ego ipse qui loquebar ecce adsum.

Quam pulcri super montes pedes evangelizantis et praedicantis pacem: adnuntiantis bonum praedicantis salutem dicentis Syon, regnabit Dominus Deus tuus.

Vox speculatorum tuorum lebaberunt vocem simul laudabunt: quia oculum ad oculum videbunt quum converterit Dominus Syon.

XI.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 52,1-8

Ant. Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la salvación, que dice: «¡Tu Dios reina!».

¡Despierta, despierta, vístete de tu fuerza, Sión; vístete el traje de gala, Jerusalén, ciudad santa!, porque no volverán a entrar en ti incircuncisos ni impuros.

Sacúdete el polvo, ponte en pie, Jerusalén cautiva; desata las cuerdas de tu cuello, Sión cautiva.

Porque esto dice el Señor: «Por nada fuisteis vendidos, sin precio seréis rescatados».

Porque esto dice el Señor, Dios: «Al principio mi pueblo emigró a Egipto para habitar allí como extranjero. Sin motivo lo oprimió Asiria.

Pero ahora, ¿qué hago yo aquí? -oráculo del Señor-. Se han llevado a mi pueblo por nada, sus opresores dan gritos de triunfo -oráculo del Señor- y ultrajan mi nombre sin cesar.

Por eso, mi pueblo reconocerá mi nombre. Un día sabrá que era yo quien decía “Estoy aquí”».

¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia, que dice a Sión: «¡Tu Dios reina!».

Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión.

Inicio página

XII.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 56.

Aña. Iuxta est salus mea ut veniat et iustitia mea ut reveletur ayt Dominus.

Hec dicit Dominus, custodite iudicium et facite iustitiam: quia iuxta est salus mea ut veniat et iustitia mea ut reveletur.

Beatus vir qui facit hoc: et filius hominis qui adprehendit istut.
Custodiens sabbatum ne polluat illut: custodiens manus suas ne faciat omnem malum.

Et non dicat filius advene qui aderet Domino dicens: separationem dividet me Dominus a populo suo.
Et non dicat eunucus, ecce ego lignum aridum: quia hec dicit Dominus eunucis.

Qui custodierint sabbata mea et elegerint que volui et tenuerint fedus meum: dabo eis in domo mea et in muris meis locum et nomen melius a filiis et a filiabus nomen sempiternum dabo eis quod non peribit.

Et filius advene qui aderet Domino ut colant eum: et qui diligunt nomen eius ut sint ei in servos.
Omnem custodientem sabbatum ne polluat illut et tenentes fedus meum: adducam eos in monte sancto meo et letificabo eos in domo orationis mee.
Holocausta eorum et victime eorum placebunt mici super altari meo: quia domus mea domus orationis vocabitur cuntis populis ayt Dominus Deus qui congregat dispersos Srahel.

XII.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 56,1-8a

 Ant. Mi salvación está por llegar, y mi justicia se va a manifestar, dice el Señor.

Esto dice el Señor:
«Observad el derecho, practicad la justicia, porque mi salvación está por llegar, y mi justicia se va a manifestar.

Dichoso el hombre que obra así, el mortal que persevera en esto, que observa el sábado sin profanarlo y preserva su mano de obrar el mal.

El extranjero que se ha unido al Señor no diga: “El Señor me excluirá ciertamente de su pueblo”. No diga el eunuco: “Yo soy un árbol seco” .

Porque esto dice el Señor: A los eunucos que observan mis sábados, que eligen cumplir mi voluntad y mantienen mi alianza, 5 les daré en mi casa y dentro de mis murallas un monumento y un nombre mejores que hijos e hijas, un nombre eterno que no será extirpado.

A los extranjeros que se han unido al Señor para servirlo, para amar el nombre del Señor y ser sus servidores, que observan el sábado sin profanarlo y mantienen mi alianza, los traeré a mi monte santo, los llenaré de júbilo en mi casa de oración; sus holocaustos y sacrificios serán aceptables sobre mi altar; porque mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos», oráculo del Señor, que reúne a los dispersos de Israel.

Inicio página

XIII.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 62.

Aña. Dicite filie Syon: ecce salbator tuus venit.

Iurabit Dominus in dextera sua: et in bracio fortitudinis sue.
Si dedero tritticum tuum ultra cibum inimicis tuis: et si biberint filii alieni vinum tuum in quo tu laborasti.

Quia qui congregabunt illut comedent et laudabunt Dominum: et qui comportant illut vibent in atriis sanctis meis.

Transite transite per portas, preparate viam populo meo: planum facite iter et eligite lapides.

Elevate signum ad populos: ecce Dominus auditum fecit ab extremis terre.
Dicite filie Syon ecce Salvator tuus venit: ecce merces eius cum eo et opus illius coram ipso.

Et vocabunt eos populus sanctus et redemti a Domino: tu autem vocaberis civitas quesita non derelicta.

XIII.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 62,8-12

Ant. Decid a la hija de Sión: Mira a tu salvador, que llega.

El Señor lo ha jurado por su diestra, y por su brazo poderoso: no volveré a entregar tu trigo para que se lo coma tu enemigo, ni beberán los extranjeros tu vino, por el cual te esforzaste.

Los que cosechan lo comerán y alabarán al Señor, los que vendimian lo beberán en mis atrios sagrados.

Pasad, pasad por los portales, despejad el camino del pueblo, allanad, allanad la calzada, limpiadla de piedras.

El Señor hace oír esto hasta el confín de la tierra: «Decid a la hija de Sión: Mira a tu salvador, que llega, el premio de su victoria lo acompaña, la recompensa lo precede».

Los llamarán «Pueblo santo», «Redimidos del Señor», y a ti te llamarán «Buscada», «Ciudad no abandonada».

Inicio página

XIV.
CANTICUM EX EVANGELIO SECUNDUM LUCAM.
Capitulo 1.

Aña. Fecit mici magna qui potens est et sanctum nomen eius et misericordia eius in omni progenie et generatione.

Magnificat anima mea Dominum: et exultabit spiritus meus in Deo salutari meo.
Quia respexit humilitatem ancille sue: ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes.
Quia fecit mici magna qui potens est et sanctum nomen eius: et misericordia eius in progenies et progenies timentibus eum.

Fecit potentias in bracio suo: dispersit supervos mente et intellectu cordis sui.
Deposuit potentes de sede: et exaltabit humiles.
Esurientes replebit bonis: et divites dimisit inanes.

Suscepit Shrael puerum suum memorari misericordie sue: sicut locutus est ad patres nostros Abraham et semini eius usque in seculum.

XIV.
CÁNTICO DEL EVANGELIO SEGÚN LUCAS.
Lc 1,46-55

Ant. Él ha hecho obras grandes en mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humildad de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».

Inicio página

XV.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 45.

Aña. Aperiatur terra et germinet salvatorem et iustitia oriatur simul.

Rorate celi desuper: et nubes pluant iustum.
Aperiatur terra et germinet salvatorem: et iustitia oriatur simul ego Dominus creabi ea.

Ve qui contradicit finctori suo: testa de samiis terre.
Numquid dicit lutum figulo suo quid facis: et opus tuum absque manibus est?

Ve qui dicit patri quid generas: et mulieri quid parturis.

Hec dicit Dominus sanctus Srahel plastes eius: ventura interrogate me super filios meos et super opus manuum mearum mandate mici.

Ego feci terram: et hominem super eam creabi ego *.
Manus mee tetenderunt celos: et omni militie eorum mandabi.

Ego suscitabo eum ad iustitiam: et omnes vias eius dirigam.
Ipse edificabit civitatem meam: et captivitatem meam dimittet.
Non in pretio neque in muneribus: dicit Dominus Deus exercituum.

Hec dicit Dominus, labor Egypti: et negotiatio Eziopie et Sabaim.
Viri sublimes ad te transibunt et tui erunt: post te ambulabunt, victi manibus pergent et te adorabunt teque deprecabuntur.

Tantum in te est Deus et non est absque te Deus: vere tu es Deus absconditus Deus Srahel salvator.

Confusi sunt et erubuerunt simul omnes habierunt in confusione fabricatores errorum: Srahel salvatus in Domino salute eterna.
Non confundemini: et non erubescetis usque in seculum seculi.

Quia hec dicit Dominus creans celos ipse Deus formans terram et faciens eam: ipse plastes eius.
Non in vanum creabit eam: sed ut habitaretur formabit eam.
Ego Dominus et non est alius: non in abscondito locutus sum in loco terre tenebroso.

Non dixi semini Jacob, frustra queritis me: ego Dominus loquens iustitiam et adnuncians recta.

Congregamini et venite: et accedite simul qui salvatis ex gentibus.
Nescierunt qui lebant signum sculpture sue: et rogant Deum non salvantem.

Adnunciate et venite et consiliamini simul: quis auditum fecit hoc ab initio ex tunc predixit illut.
Numquid non ego Dominus et non est ultra Deus absque me? Deus iustus et salvans non est preter me.

Convertimini ad me et salvi eritis omnes fines terrae: quia ego Dominus et non est alius.

In memetipsum iurabi et egredietur de ore meo iustitie verbum et non revertetur: quia mici curbabunt omnia genu et iurabit omnis lingua.
Ergo in Domino dicent mee sunt iustitie, et imperium ad eum veniet: et confundantur omnes qui repugnant ei.

In domino iustificabitur: et laudabitur omne semen Srahel.

* Hoc pronomen ego in MS. extat initio versûs sequentis.

XV.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 45,8,24

Ant. Que se abra la tierra y brote la salvación, y con ella germine la justicia.

Cielos, destilad desde lo alto la justicia, las nubes la derramen, se abra la tierra y brote la salvación, y con ella germine la justicia. Yo, el Señor, lo he creado.

¡Ay del que pleitea con su artífice, siendo una vasija entre otras tantas! ¿Acaso le dice la arcilla al alfarero: “Qué estás haciendo. Tu obra no vale nada”?

¡Ay del que le dice al padre: “¿Qué has engendrado?”, o a la mujer: “¿Qué has dado a luz?”!

Esto dice el Señor, el Santo de Israel, su artífice: “¿Me pediréis cuenta de lo que le ocurre a mis hijos? ¿Me daréis órdenes sobre la obra de mis manos?

Yo hice la tierra y creé sobre ella al hombre, mis propias manos desplegaron el cielo, y doy órdenes a todo su ejército.

Yo lo he suscitado en justicia y allano todos sus caminos: él reconstruirá mi ciudad y hará volver a mis cautivos sin precio ni rescate” -dice el Señor todopoderoso-».

Esto dice el Señor: «Los trabajadores de Egipto, los mercaderes de Etiopía, los esbeltos sabeos, pasarán a tu poder y te pertenecerán; marcharán detrás de ti, caminarán encadenados, se postrarán y te suplicarán: “Es verdad, Dios está entre vosotros y no hay otro, no hay más dioses.

Es verdad: tú eres un Dios escondido, el Dios de Israel, el Salvador”».

Se avergüenzan y se sonrojan todos por igual, se van avergonzados los fabricantes de ídolos; mientras el Señor salva a Israel con una salvación perpetua, para que no se avergüencen ni si sonrojen nunca jamás.

Así dice el Señor, creador del cielo -él es Dios-, él modeló la tierra, la fabricó y la afianzó, no la creó vacía, sino que la formó habitable: «Yo soy el Señor, y no hay otro».

No te hablé a escondidas, en un país tenebroso, no dije a la estirpe de Jacob: «Buscadme en el vacío». Yo soy el Señor que pronuncia sentencia y declara lo que es justo.

Reuníos, venid, acercaos juntos, supervivientes de las naciones. No discurren los que llevan su ídolo de madera y rezan a un dios que no puede salvar.

Declarad, aducid pruebas, que deliberen juntos: ¿Quién anunció esto desde antiguo, quién lo predijo desde entonces? ¿No
fui yo, el Señor? -No hay otro Dios fuera de mí-. Yo soy un Dios justo y salvador, y no hay ninguno más.

Volveos hacia mí para salvaros, confines de la tierra, pues yo soy Dios, y no hay otro.

Yo juro por mi nombre, de mi boca sale una sentencia, una palabra irrevocable: «Ante mí se doblará toda rodilla, por mí
jurará toda lengua»; dirán: «Solo el Señor tiene la justicia y el poder». A él vendrán avergonzados los que se enardecían contra él;

Con el Señor triunfará y se gloriará la estirpe de Israel.

Inicio página

XVI.
CANTICUM DE EVANGELIO SECUNDUM LUCAN.
Capitulo 2.

Aña. Ego in Domino gloriabo gaudebo in Deo Ihesu meo.

Nunc dimittis servum tuum Domine secundum verbum tuum in pace: quia viderunt oculi mei salutare tuum quod preparasti ante faciem omnium populorum.
Lumen ad revelationem gentium: et gloriam plevis tue Srahel.

XVI.
CÁNTICO DEL EVANGELIO SEGÚN LUCAS.
Lc 2,29-32

Ant. Me gloriaré en el Señor, en Jesús, mi Dios, me alegraré.

Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz.

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

Inicio página

XVII.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 60.

 





















Aña. Inluminare Iherusalem adest enim lumen tuum.

Surge inluminare Iherusalem quia venit lumen tuum; et gloria Domini super te orta est.

Quia ecce tenebre operient terram: et caligo populos.
Super te autem orietur Dominus: et gloria eius in te videbitur.

Et ambulabunt gentes in lumine tuo: et reges in splendore ortus tui.

Leba in circuitu oculos tuos et vide: omnes isti congregati sunt et venerunt tibi.

Filii tui de longe venient: et filie tue in latere surgent.

Tunc videbis et aflues: et admirabitur et dilatabitur cor tuum.
Quando conversa fuerit ad te multitudo maris: fortitudo gentium venerit tibi.

Inundatio camelorum operiet te: dromedarie Madian et Eva.
Omnes de Sabaa venient aurum et tus deferentes: et laudem Domino adnuntiantes.

Omne pecus Cedar congregabitur tibi: arietes Nabahot ministrabunt tibi.
Offerentur super placabili altari meo: et domus maiestatis mee glorificabo.

Qui sunt isti qui ut nubes volant: et quasi columbe ad fenestras suas.

Me enim insule expectabunt: et nabes maris in principio.
Ut adducant filios tuos de longe, argentum eorum et aurum eorum cum eis in nomine Domini Dei tui: et sancti Srahel quia glorificabit te.

Et edificabunt filii peregrinorum muros tuos: et reges eorum ministrabunt tibi.

In indignatione enim mea percussi te: et in reconciliatione mea misertus sum tui.

Et aperientur porte tue iugiter die ac nocte - et non claudentur.
Ut afferatur ad te fortitudo gentium: et reges eorum adducantur.

Gens enim et regnum quod non servierit tibi peribit: et gentes in solitudine vastabuntur.

Gloria Libani ad te veniet et abies et buxus et pinus simul ad ornandum locum sanctificationis mee: et locum pedum meorum glorificabo.

Et venient ad te curbi filii eorum qui humiliaberunt te: et adorabunt vestigia pedum tuorum omnes qui detraebant tibi.

Et vocabunt te civitatem Domini Syon sancti Srahel: pro eo quod non fuisti derelicta et odio habita et non erat qui per te transiret.
Ponam te in supervia seculorum: gaudium in generatione et generationem.

Et sugges lac gentium: et mamillas regum lactaberis.
Et scies quia ego Dominus salvans te: redemtor tuus fortis Jacob.

Pro ere afferam aurum et pro ferro afferam argentum et pro lignis hes: et pro lapidibus ferrum.
Et ponam visitationem tuam pacem: et prepositos tuos iustitiam.

Non audietur iniquitas ultra in terra tua: vastitas et contritio in terminis tuis.
Et occupabit salus muros tuos: et portas tuas laudatio.

Non erit tibi amplius sol ad lucendum per diem neque splendor lune inluminabit te: set erit tibi Dominus in lucem sempiternam et Deus tuus in gloriam tuam.

Non occidet ultra sol tuus et luna tua non minuetur: quia Dominus erit tibi in lucem sempiternam et complebuntur dies luctus tui.

Populus autem tuus omnes iusti, in perpetuum hereditabunt terram: germen plantationis mee opus manuum mearum ad glorificandum.

Minimus erit in mille: et parvulus in gentem fortissimam.
Ego Dominus in tempore eius: subito faciat istut.

XVII.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 60,1-22

Ant. Resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz.

¡Levántate y resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz ; la gloria del Señor amanece sobre ti!

Las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos, pero sobre ti amanecerá el Señor y su gloria se verá sobre ti.

Caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora.

Levanta la vista en torno, mira: todos esos se han reunido, vienen hacia ti; llegan tus hijos desde lejos, a tus hijas las traen en brazos.

Entonces lo verás y estarás radiante; tu corazón se asombrará, se ensanchará, porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti, y a ti llegan las riquezas de los pueblos.

Te cubrirá una multitud de camellos, dromedarios de Madián y de Efá. Todos los de Saba llegan trayendo oro e incienso, y proclaman las alabanzas del Señor.

Reunirán para ti los rebaños de Cadar; los carneros de Nebayot te servirán para el sacrificio; subirán a mi altar como ofrenda agradable, y llenaré de esplendor la casa de mi gloria.

¿Quiénes son esos que vuelan como nubes y como palomas a sus palomares?

Son navíos de las costas que esperan, en cabeza las naves de Tarsis, para traer a tus hijos de lejos, con su plata y su oro, en homenaje al Señor, tu Dios, al Santo de Israel, que te colma de esplendor.

Extranjeros reconstruirán tus murallas y sus reyes te servirán; si te castigué en mi cólera, en mi benevolencia tengo compasión de ti.

Tendrán tus puertas siempre abiertas, ni de día ni de noche se cerrarán, para que traigan a ti la riqueza de los pueblos, guiados por sus reyes.

La nación y el reino que no te sirvan perecerán, esos pueblos serán devastados.

Vendrá a ti el orgullo del Líbano, el ciprés, el olmo y el abeto, para embellecer mi santuario y ennoblecer mi estrado.

Los hijos de tus opresores vendrán a ti humillados, se postrarán a tus pies los que te despreciaban, y te llamarán «Ciudad del Señor», «Sión del Santo de Israel».

Aunque abandonada, aborrecida y solitaria, haré de ti el orgullo de los siglos, la delicia de las generaciones.

Mamarás la leche de los pueblos, mamarás al pecho de los reyes; y sabrás que yo soy el Señor, tu salvador, que tu libertador es el Fuerte de Jacob.

En lugar de bronce, te traeré oro, en vez de hierro, plata; en vez de madera, bronce, y en vez de piedra, hierro; te daré la paz por magistrado y como gobernante la justicia.

No se oirá hablar de violencias en tu tierra, de ruina o destrucción en tus fronteras; tu muralla se llamará «Salvación», y tus puertas, «Alabanza».

Ya no será el sol tu luz de día, ni te alumbrará la claridad de la luna, será el Señor tu luz perpetua y tu Dios tu esplendor.

Tu sol ya no se pondrá, ni menguará tu luna, porque el Señor será tu luz perpetua: se cumplirán los días de tu luto.

En tu pueblo todos serán justos, por siempre poseerán la tierra: es el brote que yo he plantado, la obra de mis manos, para
mi gloria.

El más pequeño crecerá hasta un millar, y el más modesto se hará un pueblo poderoso. Yo soy el Señor: a su debido tiempo apresuro los plazos.

Inicio página

XVIII.
CANTICUM IHEREMIE PROPHETE.
Capitulo 31.

Hec dicit Dominus: vox in excelso audita est lamentationis: fletus et ululatus: Racel plorans filios suos et noluit consolari super eos quia non sunt.

Hec dicit Dominus: quiescat vox tua a ploratu et oculi tui a lacrimis: quia est merces operi tuo ayt Dominus.

Et revertentur de terra inimici et est spes novissimis tuis ayt Dominus: et revertentur filii ad terminos suos.

Audiens audibi Efrain transmigrantem: castigasti me et eruditus sum quasi iubenculus indomitus.  
Converte me et revertar: quia tu es Deus meus.

Postquam enim convertisti me egi penitentiam: et postquam ostendisti mici percussi femur meum.
Confusus sum et erubui: quoniam sustinui obprobrium adulescentie mee.

Si filius honorabilis mici Efrain si puer delicatus: quia ex quo locutus sum de eo adhuc recordabor eius.
Idcirco conturbata sunt viscera mea super eum: miserans miserebor eius ayt Dominus.

Statue tibi speculum pone tibi amaritudines: dirige cor tuum in viam rectam in qua tu ambulasti.

Revertere virgo Srahel revertere ad civitates tuas: usquequo deliciis disolveris filia vaga quia creabit Dominus novum super terram: FEMINA CIRCUMDABIT VIRUM.

XVIII 2.
CÁNTICO DEL PROFETA JEREMÍAS.
Jer 31,15-22

Esto dice el Señor: Se escucha un grito en Ramá, gemidos y un llanto amargo: Raquel, que llora a sus hijos, no quiere ser consolada, pues se ha quedado sin ellos.

Esto dice el Señor: Reprime la voz de tu llanto, seca las lágrimas de tus ojos, pues tendrán recompensa tus penas: volverán del país enemigo -oráculo del Señor-.

Tu futuro rebosa esperanza, volverán los hijos a su patria -oráculo del Señor-.

He oído con toda claridad cómo se lamentaba Efraín: «Me has tratado con dureza, como a un novillo sin domar, pero he aprendido la lección. Hazme volver y volveré, pues tú eres mi Dios, Señor.

Me alejé y después me arrepentí; lo entendí y me di golpes de pecho. Estaba avergonzado y sonrojado al tener que soportar la vergüenza de lo que hice en plena juventud».

¡Efraín es mi hijo querido, él es mi niño encantador! Después de haberlo reprendido, me acuerdo y se conmueven mis entrañas. ¡Lo quiero intensamente! -oráculo del Señor-.

Plántate mojones, ponte señales, atención a la calzada que debes recorrer. Vuelve, doncella de Israel, vuelve a estas tus ciudades.

¿Hasta cuándo estarás indecisa, muchacha rebelde? El Señor crea algo nuevo en el país: la mujer cortejará al varón.


1. Breviarium Gothicum, ff. LXVIII-LXXII (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

2. Para el día de la Alisión de los Niños (Vid. Gilson, J.P. (Ed.) The Mozarabic Psalter (Ms. British Museum, Add. 30.851), Londres 1905, p. 153.

 

Índice Oficio DivinoÍndice cánticosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII