La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

EL OFICIO DIVINO O LITURGIA DE LAS HORAS

Breviario

 

INCIPIUNT
CANTICI

COMIENZAN
LOS CÁNTICOS

BREVIARIUM GOTHICUM 1

 
ÍNDICE
Introducción.
Cántico I. Dt 33,2-3.7b.22-23.17
Cántico II. Is 8,16-9,6
Cántico III. Is 10,33-11,10
Cántico IV. Is 30,18b-32.33b
Cántico V. Is 35,3-10
Cántico VI. Is 40,1-9
Cántico VII. Is 40,10-17
Cántico VIII. Is 42,10-16a
Cántico IX. Is 49,7-13

Inicio página

 

I.
CANTICUM DEUTERONOMII.

Capitulo 33.

Aña. Apparuit Dominus de monte Faran, et cum eo sanctorum milia.

Dominus de Sina veniet: et de Seir ortus est nobis.
Apparuit Dominus de monte Faran: et cum eo sanctorum milia.
In dextera eius ignea lex: dilexit populos.

Omnes sancti in manu illius sunt: et qui adpropinquant pedibus eius accipient de doctrina illius.

Manus eius pugnabunt pro eo: et adiutor illius contra adversarios eius erit.

Catulus leonis fluet largiter de Basan: habundantia perfruetur: et plenus erit benedictione Domini mane, et meridie possidebit.

Quasi primogenita tauri pulcritudo eius cornua rinocerotis cornua illius: in ipsis ventilabit gentes usque ad terminos terre.

I.
CÁNTICO DEL DEUTERONOMIO.
Dt 33,2-3.7b.22-23.17

Ant. Irradió el Señor desde el monte Farán, y con él, diez mil santos.

El Señor vino del Sinaí, surgió ante ellos desde Seír, irradió desde el monte Farán, y con él, diez mil santos; en su diestra, una ley ígnea para ellos.

Ciertamente él ama a los pueblos, en su mano están todos sus santos; y ellos están a tus pies postrados, cada uno a tus órdenes se levanta.

Sus manos peleen por él, y sé tú una ayuda contra sus enemigos.

Cachorro de león que salta desde Basán, saciado del favor y lleno de la bendición del Señor, posee el poniente y el mediodía.

Majestuoso como primogénito de buey, sus cuernos son como cuernos de búfalo; con ellos acorneará a los pueblos, a todos a una hasta los confines de la tierra.

Inicio página

II.
CANTICUM ESAIE PROPHETE.
Capitulo 8 et 9.

Aña. Deus fortis super tronum David sedebit ut confirmet illud usque in sempiternum.

Liga testimonium et signa legem in discipulis meis: expectabo Dominum, qui abscondit faciem suam a domo Jacob et prestolabor eum.

Ecce ego et pueri quos dedit mici Dominus in signum et in portentum Srahelis: a Domino exercituum, qui habitat in monte Syon.

Et quum dixerint ad vos querite a pitonibus: et a divinis, qui stridant in incantationibus suis.

Numquid non populus a Deo suo requirit pro vivis ac mortuis: et ad legem magis, et ad testimonium.

Quod si non dixerint iuxta verbum hoc: non erit eis matutina lux.

Et transibit per eam, et corruet et esuriet: et cum esurierit irascetur et maledicet regi suo et Deo suo.
Et suscipiet [suspiciet] sursum: et ad terram intuebitur.
Et ecce tribulatio, et tenebre, dissolutio et angustia et caligo persequens: et non poterit avolare de angustia sua.
Primo tempore allebata est terra Zabulon, et terra Neptalim: et in novissimo adgravata est via maris trans Jordanem Galilee.

Gentium populus qui sedebat in tenebris vidit lucem magnam: habitantibus in regione umbre mortis, lux horta est eis.

Multiplicasti gentem, non magnificasti letitiam letabuntur coram te sicut letantur in messe: sicut exultant victores, quando dividunt spolia.

Iugum enim honeris eius, et virgam humeris eius et scepturum exactoris eius: superasti sicut in die Madian.

Quia omnis violenta predatio cum tumultu et vestimentum mixtum sanguine: erit in combustione et cibus ignis.

Parvulus enim natus est nobis filius datus est nobis: et factus est principatus eius super humeros eius.
Et vocabitur nomen eius: Admirabilis consiliarius.
Deus fortis pater futuri seculi: princeps pacis. [LXVI]

Multiplicabitur eius imperium: et pacis eius non erit finis.
Super solium David sedebit et super regnum eius: ut confirmet illud et corroboret in iudicio et iustitia amodo et usque in sempiternum.
Zelus Domini exercituum: faciet hoc.

II.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 8,16-9,6

Ant. Dios fuerte sobre el trono de David, para sostenerlo desde ahora y por siempre.

Guarda este testimonio, sella esta enseñanza para mis discípulos.

Yo confío en el Señor, que oculta su rostro de la casa de Jacob, en él he puesto mi esperanza.

Yo y los hijos que el Señor me ha dado somos signos y presagios en Israel, signos del Señor del universo, que habita en la montaña de Sión.

Os dirán, sin duda: «Consultad los espíritus y adivinos, que susurran y murmuran; no debe un pueblo consultar a sus dioses, a los muertos en beneficio de los vivos».

Atended a la instrucción y al testimonio.
Si no hablan a tenor de estas palabras, ya no lucirá para ellos la luz de la aurora.

Vagará oprimido y hambriento, exasperado por el hambre maldecirá a su rey y a su Dios. Se dirija a lo alto o mire hacia la tierra, solo encontrará angustia y oscuridad, la opresión de las tinieblas, la oscuridad a la cual es empujado.  ¡No habrá ya oscuridad para la tierra que está angustiada! En otro tiempo humilló el Señor la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, pero luego ha llenado de gloria el camino del mar, el otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles.

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló.

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín.

Porque la vara del opresor, el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián.

Porque la bota que pisa con estrépito y la túnica empapada de sangre serán combustible, pasto del fuego.

Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado: lleva a hombros el principado, y es su nombre: «Maravilla de Consejero, Dios fuerte, Padre de eternidad, Príncipe de la paz».

Para dilatar el principado, con una paz sin límites, sobre el trono de David y sobre su reino. Para sostenerlo y consolidarlo con la justicia y el derecho, desde ahora y por siempre. El celo del Señor del universo lo realizará.

Inicio página

III.
CANTICUM ESAIE PROPHETE.
Capitulo 10 et 11.

Aña. Radix Gesse qui stat in signum populorum ipsum gentes deprecabuntur.

Ecce Dominator Dominus exercituum confringet launculam in terrore: et excelsi statura succidentur et sublimes humiliabuntur.

Et subvertentur condensa saltus ferro: et Libanus cum excelsis cadet.

Et egredietur virga de radice Jesse: et flos de radice eius ascendet.

Et requiescet super eum spiritus Domini, spiritus sapientie et intellectus, spiritus consilii et fortitudinis, spiritus scientie et pietatis: et replebit eum spiritu timoris Domini.

Non secundum visionem oculorum indicabit: neque secundum auditum aurium arguet: set iudicabit in iustitia pauperes et arguet in equitate pro mansuetis terre.
Et percutiet terram virga horis sui: et spiritu labiorum suorum interficiet impium.

Et erit iustiti cingulum lumborum eius: et fides cinctorium renum eius.

Habitabit lupus cum agno: et pardus cum edo accubabit.
Vitulus et leo et obis simul niorabuntur: et puer parvulus minabit eos.

Vitulus et ursus pascentur: et simul requiescent catuli eorum.
Et leo quasi bos comedet paleas et delectabitur infans ab ubere.

Super foramine aspidis et in cabernam reguli: qui ablactatus fuerit manum suam mittit.

Non nocebunt et non occident in universo monte sancto meo, quia repleta est terra scientia Domini: sicut aqua maris operientis in die illa.

Radix Gesse qui stat in signum populorum: ipsum gentes deprecabuntur et erit sepulcrum eius gloriosum.

III.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 10,33-11,10

Ant. La raíz de Jesé será elevada como enseña de los pueblos: se volverán hacia ella las naciones.

Mirad: el Señor, Dios del universo, desgaja con violencia las copas de los árboles: los altos troncos ya están cortados, las ramas altas serán podadas.

Cae bajo el hierro la espesura del bosque, se desploma el Líbano con todo su esplendor.

Pero brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago.

Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y entendimiento, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor del Señor.

Lo inspirará el temor del Señor. No juzgará por apariencias ni sentenciará de oídas; juzgará a los pobres con justicia, sentenciará con rectitud a los sencillos de la tierra; pero golpeará al violento con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.

La justicia será ceñidor de su cintura, y la lealtad, cinturón de sus caderas.

Habitará el lobo con el cordero, el leopardo se tumbará con el cabrito, el ternero y el león pacerán juntos: un muchacho será su pastor.

La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león como el buey, comerá paja.

El niño de pecho retoza junto al escondrijo de la serpiente, y el recién destetado extiende la mano hacia la madriguera del áspid.

Nadie causará daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país del conocimiento del Señor, como las aguas colman el mar.

Aquel día, la raíz de Jesé será elevada como enseña de los pueblos: se volverán hacia ella las naciones y será gloriosa su morada.

Inicio página

IV.
CANTICUM ESAIE PROPHETE
Capitulo 30.

Deus iudicii Dominus: beati omnes qui expectant eum.

Populus enim Syon habitabit in Iesuralem plorans: nequaquam plorabis miserans miserebitur tui.
Ad vocem clamoris tui: statim ut audierit respondebit tibi.

Et dabit tibi Dominus panem artum et aquam brebem: et non faciet avolare a te ultra doctorem tuum.
Et erunt oculi tui videntes preceptorem tuum: et aures tue audient verbum post tergum monentis.

Hec via ambulate in ea neque ad dexteram neque ad sinistram, et contaminabis lamminas sculptilium argenti tui: et vestimentum conflatilis auri tui et disperges ea sicut inmunditiam menstruate. Egredere dices ei.

Et dabitur plubia semini tuo ubicumque seminaberis in terra: et panis frugum terre erit uberrimus et pinguis.
Pascentur in possessione tua in die illa agnus spatiose et tauri tui et pulli asinorum tuorum qui operantur terram: commixtum migma comedent: sic in area ut ventilatum est.

Et erunt super omnem montem excelsum et super omnem collem elebatum rivi currentium aquarum: in die interfectionis multorum cum ceciderit turris.

Et erit lux lune sicut lux solis: et lux solis erit septempliciter sicut lux septem dierum: in die qua alligaberit Dominus vulnus populi sui et percussuram plage eius sanaberit.

Ecce nomen Domini venit de longinquo: ardens furor eius et gravis ad portandum.
Labia eius repleta sunt indignatione: et lingua eius quasi ignis devorans.

Spiritus eius velut torrens inundans usque ad medium coliium eternorum ad perdendas gentes in nicilum: et frenum erroris quod erat in maxillis populorum.

Canticum erit vobis sicut nox sanctificate solemnitatis: et letitia cordis sicut qui pergit cum tibia ut intret in montem Domini ad fortem Srahel.

Et auditam faciet Dominus gloriam vocis sue: et terrorem bracii sui ostendet in comminatione furoris et flamme ignis devorantis.
Allidet in turbine: et in lapide grandinis.

A voce enim Domini pabebit Assur virga percussus: et erit transitus virge fundatus quam requiescere faciet Dominus super eum.

In tymphanis et citharis: et bellis precipuis expugnabit eum.

Flatus enim Domini: sicut torrens sulforis succendens eum.

IV.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 30,18b-32.33b

El Señor es un Dios de la justicia: dichosos los que esperan en él.

Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, no tendrás que llorar, se apiadará de ti al oír tu gemido: apenas te oiga, te responderá.

Aunque el Señor te diera el pan de la angustia y el agua de la opresión ya no se esconderá tu Maestro, tus ojos verán a tu Maestro.

Si te desvías a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán una palabra a tus espaldas que te dice: «Este es el camino, camina por él».

Tendrás por impuros tus ídolos revestidos en plata y tus estatuas fundidas en oro; los arrojarás como inmundicia, los llamarás basura.

Te dará lluvia para la semilla que siembras en el campo, y el grano cosechado en el campo será abundante y suculento; aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas; 24 los bueyes y asnos que trabajan en el campo comerán forraje fermentado, aventado con pala y con rastrillo.

En toda alta montaña, en toda colina elevada habrá canales y cauces de agua el día de la gran matanza, cuando caigan las torres.

La luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días, cuando el Señor vende la herida de su pueblo y cure las llagas de sus golpes.

He aquí que el Nombre del Señor viene de lejos, arde su ira como incendio imponente, están llenos sus labios de furor, su lengua es un fuego que devora.

Su aliento es un torrente desbordado que alcanza hasta el cuello, para cribar a los pueblos con criba de exterminio, para poner en la quijada de las naciones un freno que los pierda.

Entonaréis un cántico como cuando se celebra una fiesta por la noche, se alegrará el corazón al compás de la flauta, mientras vais al monte del Señor, a la roca de Israel.

El Señor hará resonar la majestad de su voz, mostrará su brazo que descarga el ataque de su ira, fuego devorador, tempestad, aguacero y granizo.

A la voz del Señor temblará Asiria, golpeada con la vara.

Cada golpe de vara del castigo que el Señor descargue sobre ella será entre panderos, cítaras y danzas. El Señor combate a mano alzada.

El soplo del Señor, como torrente de azufre, le prenderá fuego.

Inicio página

V.
CANTICUM ESAIE PROPHETE.
Capitulo 35.

Aña. Ecce Deus noster veniet et salvos nos faciet.

Confortate manus dissolutas: et genua debilia roborate.
Dicite pusillanimes: confortamini et nolite timere
Ecce Deus vester ultionem adducit retributionis: Deus ipse veniet et salvos nos faciet.

Tunc aperientur oculi cecorum: et aures surdorum patebunt.
Tunc saliet sicut cerbus claudus: et aperta erit lingua mutorum.
Quia scisse sunt in deserto aque et torrentes in solitudine et que erant arida in stagna et sitientes in fontes aquarum.

In cubilibus in quibus prius dracones habitabant horietur viror calami et iunci: et erit ibi semita et via et via sancta vocabitur.

Non transibit per eam pollutus set hec erit nobis directa via: ita ut stulti non errent per eam.

Non erit ibi leo et mala bestia non ascendet per ea: nec invenietur ibi.
Et ambulabunt qui liberati fuerint et redemti a Domino: convertentur et venient in Syon cum laude et letitia sempiterna super capita eorum.
Gaudium et letitiam obtinebunt: et fugiet dolor et gemitus.

V.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 35,3-10

Ant. He aquí nuestro Dios. Viene en persona y nos salvará.

Fortaleced las manos débiles, afianzad las rodillas vacilantes; 4 decid a los inquietos: «Sed fuertes, no temáis. ¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite, la retribución de Dios. Viene en persona y os salvará».

Entonces se despegarán los ojos de los ciegos, los oídos de los sordos se abrirán; entonces saltará el cojo como un ciervo y cantará la lengua del mudo, porque han brotado aguas en el desierto y corrientes en la estepa.

El páramo se convertirá en estanque, el suelo sediento en manantial. En el lugar donde se echan los chacales habrá hierbas, cañas y juncos.

Habrá un camino recto. Lo llamarán «Vía sacra». Los impuros no pasarán por él. Él mismo abre el camino para que no se extravíen los inexpertos.

No hay por allí leones, ni se acercan las bestias feroces. Los liberados caminan por ella y por ella retornan los rescatados del Señor. Llegarán a Sión con cantos de júbilo: alegría sin límite en sus rostros. Los dominan el gozo y la alegría. Quedan atrás la pena y la aflicción.

Inicio página

VI.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 40

Aña. Parate viam Domino rectas facite semitas Dei nostri.

Consolamini consolamini popule meus: dicit Dominus Deus vester.
Loquimini ad cor Iherusalem et vocate eam quoniam completa est malitia eius, dimisse sunt iniquitates illius: suscepit de manu Domini duplicia pro omnibus peccatis suis.

Vox clamantis in deserto parate viam Domino: rectas facite in solitudine semitas Dei nostri.
Omnis vallis exaltabitur et omnis mons et collis humiliabitur.
Et erunt praba in directa: et aspera in vias planas.

Et revelabitur gloria Domini: et videbit omnis caro pariter quod hos Domini locutum est.

Vox dicentis clama: et dixi quid clamabo.
Omnis caro fenum: et omnis gloria eius quasi flos agri.
Et siccatum est fenum et cecidit flos: quia spiritus Domini sufflabit in eo.
Vere fenum est populus et siccatum est fenum et cecidit flos: verbum autem Domini Dei nostri stabit in eternum.

Super montem excelsum ascende tu qui evangelizas Syon exalta in fortitudine vocem tuam: qui evangelizas Iherusalem exalta et noli timere: dic civitatibus Juda, ecce Deus vester.

VI.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 40,1-9

Ant. Preparad un camino al Señor; allanad una calzada para nuestro Dios.

«Consolad, consolad a mi pueblo -dice vuestro Dios-; hablad al corazón de Jerusalén, gritadle, que se ha cumplido su servicio y está pagado su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga por sus pecados».

Una voz grita: «En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale.

Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos juntos -ha hablado la boca del Señor-».

Dice una voz: «Grita». Respondo: «¿Qué debo gritar?». «Toda carne es hierba y su belleza como flor campestre: se agosta la hierba, se marchita la flor, cuando el aliento del Señor sopla sobre ellos; sí, la hierba es el pueblo; se agosta la hierba, se marchita la flor, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».

Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: «Aquí está vuestro Dios».

Inicio página

VII.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.

Aña. Ecce Dominus in fortitudine veniet et bracium eius cum dominatione.

Ecce Dominus Deus in fortitudine veniet: et bracium eius dominabitur.
Ecce merces eius cum eo: et opus illius coram ipso.

Sicut pastor gregem suum pascit et in bracio suo congregabit agnos et in sinu suo levabit: fetas ipse portabit.

Quis mensus est pugillo aquas: et celos palmo ponderabit.
Quis appendit tribus digitis molem terre: et librabit in pondere montes et colles in statera?

Quis adiubit spiritum Domini: aut quis consiliarius eius fuit et ostendit illi?

Quum quo inid [Fortè, iniit] consilium et instruxit eum; et docuit eum semitam iustitie; et erudibit eum scientia: et viam prudentie ostendit illi.

Ecce gentes quasi stille situle: et quasi momentum instatere reputate sunt.

Ecce insule quasi pulvis exiguus et Libanus non sufficiet ad succendendum: et animalia eius non sufficient ad holocaustum.

Omnes gentes quasi non sint sic sunt coram eo: et quasi nicilum et inane reputate sunt.

VII.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 40,10-17

Ant. Mirad, el Señor Dios llega con poder y con su brazo manda.

Mirad, el Señor Dios llega con poder y con su brazo manda. Mirad, viene con él su salario y su recompensa lo precede.

Como un pastor que apacienta el rebaño, reúne con su brazo los corderos y los lleva sobre el pecho; cuida él mismo a las ovejas que crían.

¿Quién ha medido el mar con el cuenco de sus manos y mensurado a palmos el cielo, o con una medida el polvo de la tierra? ¿Quién ha pesado en la báscula los montes y en la balanza las colinas?

¿Quién ha medido el espíritu del Señor? ¿Qué consejero lo ha instruido?

¿Con quién se aconsejó para comprender, para que lo instruyera en el camino del derecho, le enseñara el saber y le diera a conocer la prudencia?

Mirad, las naciones son gotas en un cubo; pesan lo que el polvo en la balanza. Mirad, las islas pesan lo que un grano.

El Líbano no basta para leña, ni sus fieras para el holocausto.

Las naciones son como nada en su presencia. Ante él son valoradas como nada y confusión.

Inicio página

VIII.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 42.

Cantate Domino canticum nobum: laus eius ab extremis terrae.
Qui descenditis in mare et plenitudo eius: insule et habitatores earum.
Sublebetur desertum et civitates eius: in domibus habitabit Cedar.
Laudate eum habitatores petrae: de vertice montium clamate.
Ponent Domino gloriam: et laudem eius in insulis nuntiabunt.

Dominus sicut fortis egredietur: et sicut vir preliator suscitabit zelum.
Vociferabitur et clamabit: et super inimicos suos confortabitur.

Tacui semper silui patiens fui: sicut pariens loquar.

Dissipabo et obsorbebo simul desertos faciam montes et colles: et omne germen eorum exiccabo.
Ponam flumina in insulas: et stagna arefaciam.
Et deducam cecos in viam quam nesciunt: et in semitis quas ignoraberunt ambulare eos faciam.
Ponam tenebras coram eis in luce: et prava in recta.

VIII.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 42,10-16a

Cantad al Señor un cántico nuevo, llegue su alabanza hasta el confín de la tierra; muja el mar y lo que contiene, las costas y sus habitantes; alégrese el desierto con sus tiendas, los cercados que habita Cadar; exulten los habitantes de Petra, clamen desde la cumbre de las montañas; den gloria al Señor, anuncien su alabanza en las costas.

El Señor sale como un héroe, excita su ardor como un guerrero, lanza el alarido, mostrándose valiente frente al enemigo.

«Desde antiguo guardé silencio, me callaba, aguantaba; como parturienta, grito, jadeo y resuello.

Agostaré montes y collados, secaré toda su hierba, convertiré los ríos en yermo, desecaré los estanques; conduciré a los ciegos por el camino que no conocen, los guiaré por senderos que ignoran; ante ellos convertiré la tiniebla en luz, lo escabroso en llano.

Inicio página

IX.
CANTICUM ESAYE PROPHETE.
Capitulo 49.

Aña. Consolatus est Dominus populum suum: et pauperum suorum miserebitur.

Hec dicit Dominus redemtor Srahel sanctus eius: ad contemtibilem animam et abominatam gentem ad servum dominorum.
Reges videbunt et consurgent principes et adorabunt propter Dominum quia fidelis est: et sanctus Srahel qui elegit te.

Hec dicit Dominus, tempore placito exaudibi te: et in die salutis auxiliatus sum tui.
Et serbabi et dedi te in fedus populi: ut suscitares terram et possideres hereditates dispersas.
Ut diceres his qui vincti sunt exite: et his qui in tenebris sunt revelamini.
Super vias pascentur: et in omnibus planis pascua eorum.
Non esurient neque sitient et non percutiet eos estus et sol: quia miserator eorum reget eos et ad fontes aquarum potabit illos.

Et ponam omnes montes meos in via: et semite mee exaltabuntur.

Ecce isti de longe venient et ecce illi ab Aquilone et mari: et isti de terra australi.

Laudate celi et exulta terra, iubilate montes laudem: quia consolatus est Dominus populum suum et pauperum suorum miserebitur.

IX.
CÁNTICO DEL PROFETA ISAÍAS.
Is 49,7-13

Ant. El Señor consuela a su pueblo y se compadece de los desamparados.

Así dice el Señor, redentor y Santo de Israel, al despreciado, al aborrecido de las naciones, al esclavo de los tiranos: «Te verán los reyes, y se alzarán; los príncipes, y se postrarán; porque el Señor es fiel, porque el Santo de Israel te ha elegido».

Así dice el Señor: «En tiempo de gracia te he respondido, en día propicio te he auxiliado; te he defendido y constituido alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir heredades desoladas, para decir a los cautivos: “Salid”, a los que están en tinieblas: “Venid a la luz”. Aun por los caminos pastarán, tendrán praderas en todas las dunas; no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el bochorno ni el sol; porque los conduce el compasivo y los guía a manantiales de agua.

Convertiré mis montes en caminos, y mis senderos se nivelarán.

Miradlos venir de lejos; miradlos, del Norte y del Poniente, y los otros de la tierra de Sin.

Exulta, cielo; alégrate, tierra; romped a cantar, montañas, porque el Señor consuela a su pueblo y se compadece de los desamparados».


1. Breviarium Gothicum, ff. LXV-LXVIII (entre corchetes, corrección de erratas incluida en el propio Breviarium).
Traducción:
Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011.

 

Índice Oficio DivinoÍndice cánticosInicio página

ÍNDICE GENERAL DE "LA ERMITA"

© La Ermita - España MMXVIII