La Ermita. Rito hispano-mozárabe

 

IGLESIAS MOZÁRABES DE TOLEDO

 

 

Introducción

Tradicionalmente se viene admitiendo que el número de parroquias mozárabes que existieron en Toledo fue, constantemente, el de seis: Santas Justa y Rufina, San Marcos, San Sebastián, San Lucas, Santa Eulalia y San Torcuato.

Sin embargo, todo parece indicar que estas seis parroquias eran en realidad las que en la época del cardenal Cisneros funcionaban como tales y por ello sus respectivos párrocos se adscribieron a la capilla mozárabe fundada por el Cardenal en la catedral. Pero hay documentos que aluden a otras tres que desaparecieron antes de crearse dicha capilla y que no fueron reinstauradas ya que los feligreses existentes quedaban suficientemente bien atendidos con las subsistentes en 1504.

De estas iglesias apenas quedan huellas ya que no solo han desaparecido canónica sino también físicamente. Son las siguientes:

Todas ellas fueron mencionadas por el arzobispo de Toledo, Rodrigo Ximénez de Rada en su obra De rebus Hispaniæ que, aunque utiliza algunas fuentes dudosas, ve acrecentada su fiabilidad por existir al menos la de Omnium Sanctorum en el momento en que la escribió.

Inicio página

Santa María de Alficén o in Sobarces

Alficén o Alfizén parece derivarse de Al hizem o Al hizam; que quiere decir "lugar rodeado de murallas" aludiendo al emplazamiento donde se encontraba, dentro de un recinto amurallado o castillo. Este nombre mozárabe es posterior al visigodo "in Sobarces" posible deformación de Sub Arce, que significa "al pie de la fortaleza".

Fontaine 1 la sitúa al Este-Sudeste del actual museo de Santa Cruz, al nordeste de la ciudad y dentro del recinto de un castillo árabe.

Se cree que cuando Mohamed I en 817 se apoderó de los últimos restos de la catedral visigoda para anexionarla a la gran mezquita, la silla metropolitana se refugió en esta iglesia de Santa María de Alficén.

En cambio, Francisco J. Hernández 2 sostiene que Santa María del Alficén era en realidad la antigua catedral de los visigodos y por tanto de los mozárabes y en ella sitúa el milagro de la aparición de la Virgen a san Ildefonso. La confusión, según este autor, surgiría cuando tras la transformación de la Gran Mezquita en catedral ésta adoptase igualmente el nombre de Santa María y se identificara con la antigua basílica episcopal visigoda. Al parecer el equívoco -posiblemente voluntario según sugiere Hernández- surgiría a partir del acta regia de 18 de diciembre de 1086 y de la bula de octubre de 1088 Cunctis sanctorum de Urbano II, documentos fundacionales de la nueva catedral.

De Santa María del Alficén habla Alfonso VI en un privilegio del 13 de febrero de 1095 y la llama: [...] antiquam ecclesiam, quae dicitur Sancta Maria de Alfizen, quae nunquam christianitatis titulum perdidit, quamvis sub tempore paganorum nec a christianis incoli et venerari licet sub iugo perfidae gentis amisit, ita quomodo est intra civitatem supra muros eius (liber privilegiorum de la Catedral de Toledo, ms. 42-43, fol. 5 vº).

Fue donada por Alfonso VI en 1095 a los monjes que antes estaban en San Servando. Entre 1192 y 1266 se construyó en ese lugar el monasterio para monjas de Santa María in Alhicén, que según Téllez 3 después pasó a ser del convento de Santo Domingo el Antiguo y por último de las Comendadoras de Santiago. Los carmelitas hicieron allí su convento que primero destruyeron los franceses y después fue suprimido por la Desamortización.

Inicio página

Omniun Sanctorum

Se hallaba situada en el centro del barrio medieval de Omnium Sanctorum y es casi segura su fundación visigoda ya que en 1969 se encontraron en el lugar que ocupó y en el patio del convento de Jesús y María fragmentos de factura visigoda. También existía un relieve en el que se conmemoraba la construcción de dos coros en la iglesia de Omnium Sanctorum por su abad Locuber, durante el reinado de Egica.

Inscripción de la iglesia de Omnium Sanctorum
IN:NME:DN:LOCVBER: AG...SL: INDIGNNVS ABBA FECIT
(E)T DVOS. COROS: IC CONSTRVXIT: ET SACRA
(T)E. SVNT SCORVM DI EGLESIE: PRIDIE IDVS MA
......XXVIIII: CVARTO REGNO GL DMI NSI EGICANI.
Omnium Sanctorum: Inscripción empotrada en el Convento de Jesús y María, hoy desaparecida. De "Monumentos Arquitectónicos de España: Toledo", de R. A. de los Ríos (según J. Porres, 1970)

Simonet 4, siguiendo lo expuesto por el P. Burriel en Memorias de las santas Justa y Rufina, dice que estuvo "donde hoy el convento de monjas dominicas, a quienes se dio el solar de aquel templo, que carecía ya de culto a fines del siglo XV" y la considera como una de las parroquias con culto mozárabe durante la dominación sarracena e incluso después. Por su parte Porres 5 -citando a Sixto R. Parro, en su obra Toledo en la Mano, de 1857-, indica que estuvo situada contigua al edificio de la cárcel vieja.

Porres enumera diversos documentos, tanto latinos como mozárabes, en los que se hace mención de esta iglesia. Según dicho autor se la cita por primera vez en 1153 y después en varias ocasiones más, así como al barrio a que dio nombre. También nos informa que en el Memorial de muchas cosas notables que contiene la Imperial ciudad de Toledo redactado en 1576, se indica que Todos los Santos "se deshiço e yncorporó en el Monasterio de la Madre de Dios".

Sobre su mozarabía -de nuevo según Porres- hay un documento de 1570 en el que se menciona expresamente esta circunstancia y que dice "En la Yglesia de Todos Sanctos que es Moçárabe ay un beneficio curado anexo al curado de San Román".

Aunque no se sabe a ciencia cierta el motivo de su desaparición, lo más probable, según Porres, es que fuera debida a la disminución paulatina de feligreses mozárabes hasta que careciendo de las rentas necesarias se hiciera imposible su mantenimiemto y comenzara su deterioro. Quedaría después reducida a ermita y cuando las monjas dominicas solicitaron al cardenal Cisneros la cesión del solar donde se hallaba, éste no debió considerar necesario reinstaurar el culto mozárabe y accedió a la petición.

De esta iglesia solo quedan, como queda dicho, restos arqueológicos y documentales.

Inicio página

San Cosme y San Damián

Que esta iglesia existió parece cosa probada por hallarse mencionada en documentos del archivo de la Catedral Primada, si bien se desconoce el sitio exacto que ocupó. Pero lo que es menos seguro es que se tratase de una iglesia mozárabe pues sólo Ximénez de Rada la menciona expresamente como tal.

Según Simonet estaba "situada en un arrabal y perteneciente al antiguo monasterio agaliense: monasterio que, honrado por su abad san Ildefonso, existía en el pontificado de Cixila (744-753)" que en su Vida de san Ildefonso, escribió: "In Ecclesia sanctorum, Cosme et Damiani, quæ sita est in suburbio Toletano".

Fontaine, por su parte, cree pudiera tratarse más bien de una ermita o de la iglesia del monasterio de San Cosme y San Damián del que fue abad un tal Gratinidos cuya asistencia consta al XI Concilio de Toledo en 675.

 

NOTAS:

1. FONTAINE, Jacques, El mozárabe. La España Románica, vol.10.
2. HERNÁNDEZ, F. José, La catedral, instrumento de asimilación, en
CARDAILLAC, Louis (Dir.), Toledo siglos XII-XIII. Musulmanes, cristianos y judíos: la sabiduría y la tolerancia. Ed. Alianza Editorial. Madrid 1992.
3. TÉLLEZ, Guillermo, La Iglesia toledana en Toletum: Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, núm. 64-65, Toledo 1950 enero / 1951 diciembre.
4. SIMONET, Francisco Javier, Historia de los mozárabes de España. Tomo I, pp. 164-166 y Tomo III, pp. 669-674. Ed. Turner, Madrid 1983.
5. PORRES MARTÍN-CLETO, Julio, Una iglesia mozárabe olvidada. Crónica Mozárabe, núm. 3. Ed. digital, diciembre 1970.

 

Volver a página inicialInicio página

© La Ermita. España MMVIII