La Ermita. Rito hispano-mozárabe

SACRAMENTOS

Matrimonio Unción de enfermos

 

LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS EN EL RITO HISPANO-MOZÁRABE

 


Introducción

Los textos litúrgicos relativos a la unción de enfermos que se presentan a continuación proceden del Liber Ordinum (1) editado por M. Férotin y que a su vez Dom Germán Prado recogió en su Manual de liturgia hispano-visigótica o mozárabe (2). Será de esta última obra de donde los tomemos, tanto en la versión latina como en la castellana, aunque completando algunas omisiones del Manual con el mencionado Liber Ordinum. Así, mientras que el formulario del Liber Ordinum está previsto tanto para uno como para varios enfermos, el Manual omite casi siempre el plural en la versión latina y siempre en la castellana y no transcribe la variante para varios enfermos de la primera antífona, la cual encontramos también como sonus en las vísperas del Oficio de Enfermos del Breviarium Gothicum (fol. CXLV). Por nuestra parte, omitimos también los plurales en la versión castellana para mayor claridad, entendiendo que se debe emplear cuando el sacramento se administre a varios enfermos. Añadimos también el título Unctio in capite, tomado del libro Textos inéditos de la liturgia mozárabe (3). El Padre nuestro sólo viene enunciado en el Liber Ordinum, por lo que utilizamos la forma oficial actual, tanto en latín como en español.

Entre las peculiaridades del rito de la unción en el rito hispano-mozárabe destaca el que se realizaba de modo simple trazando una cruz en la cabeza del enfermo, y no en cada uno de los sentidos. El óleo destinado a la unción se bendecía preferentemente el 22 de octubre, festividad de los santos Cosme y Damián y se empleaba para ello la fórmula recogida en el Ordo celebrandus super unguentum, quod in sanctorum diem Cosme et Damiani conficitur que precede en el Liber Ordinum al rito de la unción de los enfermos.

Inicio página


 

ORDO AD VISITANDUM VEL PERUNGUENDUM INFIRMUM / RITO DE LA UNCIÓN DE ENFERMOS
 
Unctio in capite / Unción en la cabeza
Ingrediens sacerdos ad infirmum, facit ei signum crucis in capite de oleo benedicto, dicens: Entrando el sacerdote adonde yace el enfermo, le hace la señal de la cruz en la cabeza con óleo bendito, diciendo:
In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti regnantis in sæcula sæculorum.
R/.
Amen.
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo que reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Et dicit has tres antiphonas subter digestas, demumque orationem in ordine: A continuación se dicen las tres antífonas siguientes:
Antiphona I / Antífona I
Sana me, Domine; turbata sunt ossa mea, et anima mea turbata est valde. Tu, Domine, convertere et eripe animam meam.

V/. Domine ne in ira tua arguas me, neque in furore tuo corripias me.

Sáname, Señor; turbados están mis huesos, y mi alma hállase muy turbada. Pero Tú, Señor, vuélvete a mí y salva mi alma.

V/. Señor, no me reprendas con tu ira, ni me corrijas con tu furor.

Hæc antiphona dicitur cum plures fuerint infirmi (4): Si hay varios enfermos se dice en su lugar esta antífona (4):
Sana, Domine, omnes languores nostros, alleluia; redime de interitu vitam nostram, alleluia, alleluia.

V/. Ut confiteamur nomini sancto tuo et gloriemur in laude tua.

Sana, Señor, todas nuestras dolencias, aleluya; redime nuestra vida de la muerte, aleluya, aleluya.

V/. Para que alabemos tu santo nombre y cantemos con alegría tus alabanzas.

Inicio página

Antiphona II / Antífona II
Dominus locutus est discipulis suis: Accipite Spiritum Sanctum. In nomine meo dæmonia ejicite, et super infirmos imponite manus vestras et bene habebunt.

V/. Deus deorum Dominus locutus est, et vocavit terram.

El Señor dijo a sus discípulos. Recibid el Espíritu Santo. En mi nombre arrojad los demonios, e imponed vuestras manos sobre los enfermos y sanarán con eso.

V/. El Dios de los dioses, el Señor, ha hablado y llamado a la tierra.

Inicio página

Antiphona III / Antífona III
Dominus erigit elisos; Dominus solvet compeditos; Dominus sanat infirmos.

V/. Qui sanat contritos corde, et alligat contritiones eorum.

El Señor levanta a los tullidos; el Señor desata a los cautivos; el Señor cura a los enfermos.

V/. Él es quien sana a los atribulados, Él quien venda sus llagas.

Oremus Deum omnipotentem, ut vulnera famuli sui [famulorum suorum] propitius curare et sanare dignetur. Roguemos al Dios omnipotente que se digne propicio curar y sanar las heridas de su siervo.

Inicio página

Oratio / Oración
Jesu, Salvator noster et Domine, qui es vera salus et medicina, qui Apostoli tui voce nos instruis, ut morbidos olei liquore tangentes tuæ postulamus misericordiam pietatis. Aspice propitius super hunc famulum tuum [hos famulos tuos] Illum ab illa mirabili summitate cælorum, ut quem [quos] languor curvat ad exitum, et virium defectio jam pertrahit ad occasum, medelam tuæ gratiæ restituat castigatum [castigatos]. Extingue in eum [eos], Domine, libidinum et febrium æstus, dolorum stimulos ac vitiorum obtere cruciatus.

Ægritudinum et cupiditatum tormenta dissolve; superbiæ inflationem tumoresque compesce. Ulcerum vanitatumque outredines evacua; viscerum interna cordiumque tranquilla; medullarum et cogitationum sana discrimina. Conscientiarum atque plagarum obducito cicatrices; physicis typicisque adesto periculis; veteres immersasque remove passiones; opera carnis ac sanguinis materiamque compone, ac delictorum illi veniam propitiatus attribue. Sicque illum [illos] tua jugiter custodiat pietas, ut nec ad correptionem aliquando sanitas, ned ad perditionem te auxiliante, nun perducat infirmitas; fiatque illi [illis] hæc olei sacra perunctio concita morbis præsentis expulsio, et peccatorum omnium exoptata remissio.

¡Oh Jesús, Salvador nuestro y Señor, que eres la verdadera salud y medicina, que nos instruyes con la voz de tu Apóstol para que roguemos a tu piedad y misericordia al tocar con el licor del óleo a los enfermos! Mira propicio a este tu siervo desde la admirable cumbre de los cielos, para que si la dolencia le encorva hacia la muerte, y la pérdida de fuerzas le lleva hacia el ocaso, la medicina de tu gracia reponga al castigado. Sofoca en él, Señor, los ardores de las concupiscencias y de las fiebres, embota los aguijones del dolor y las torturas de los vicios.

Haz cesar los tormentos de la enfermedad y de las concupiscencias; reprime la hinchazón y los tumores de la soberbia. Expele la podredumbre de las úlceras y vanidades. Apacigua lo más íntimo de las vísceras y del corazón. Cura la turbación del interior y de los pensamientos. Borra las cicatrices de la conciencia y de las llagas. Asístele en los peligros de cuerpo y alma. Aleja las pasiones viejas y pujantes. Compón las obras de la carne y de la sangre y la materia y otórgale aplacado el perdón de sus culpas. Y de tal manera le guarde siempre tu bondad, que no haya menester de castigo por abusar de la salud, ni le lleve ahora a la perdición la enfermedad, merced a tu auxilio; siendo para él esta sagrada unción del óleo pronta expulsión de la enfermedad y la anhelada remisión de todos sus pecados.

Inicio página

Pater noster / Padre nuestro
Pater noster qui es in cælis:
R/. Amen.

Sanctificétur nomen tuum.
R/. Amen.

Advéniat Regnum tuum.
R/. Amen.

Fiat volúntas tua, sicut in cælo et in terra.
R/. Amen.

Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie.
R/. Amen.

Et dimítte nobis débita nostra,
sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.
R/. Amen.

Et ne nos indúcas in tentatiónem.
R/. Amen.

Sed líbera nos a malo.
R/. Amen.

Padre nuestro que estás en el cielo.
R/. Amén.

Santificado sea tu nombre.
R/. Amén.

Venga a nosotros tu reino.
R/. Amén.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R/. Amén.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
R/. Porque tú eres Dios.

Perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
R/. Amén.

No nos dejes caer en la tentación.
R/.
Amén.

Y líbranos del mal.
R/. Amén.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Propitietur Dominus cunctis iniquitatibus tuis, et sanet omnes languores tuos. Redimat de interitu vitam tuam, et satiet in bonis desiderium tuum.
R/. Amen.
Perdone el Señor todas tus maldades y sane todas tus dolencias. Libre de la muerte tu vida y sacie con bienes tu deseo.
R/.
Amén.
Atque ita tibi [vobis] Dominus cordis et corporis medelam attribuat, ut ipsi semper gratias referas [referatis].
R/. Amen.
Y de tal manera te conceda el Señor la curación de alma y cuerpo, que puedas  darle siempre gracias.
R/. Amén.
Qui solus in Trinitate vivit et regnat in sæcula sæculorum.
R/. Amen.
El cual en la única Trinidad vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.
In nomine Sanctæ et individuæ Trinitatis visitet vos angelus salutis et pacis.
R/. Amen.
En el nombre de la Santa e indivisa Trinidad que te visite el ángel de la salud y la paz.
R/.
Amén.

Inicio página

Kyrie / Kyrie
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eléison.
Kyrie, eléison.
Kyrie, eléison.

 


NOTAS

(1) Marius Férotin, OSB. Le Liber Ordinum en usage dans l’Église wisigothique et mozarabe d’Espagne du cinquième au onzième siècle. Reimpresión de la edición de 1904 preparada y presentada por Anthony Ward, SM y Cuthbert Johnson, OSB. Bibliotheca & Ephemerides Liturgicæ.- Subsidia. Instrumenta Liturgica Quarreriensia. CLV - Edizioni liturgiche. París 1904. Reed. Roma 1996, col 71-73 (pp. 116-117).

(2) Prado, Germán, OSB. Manual de liturgia hispano-visigótica o mozárabe. Ed. Voluntad. Madrid, 1927, pp. 139-142. En esta obra el P. Germán Prado transcribe el rito de la unción de los enfermos según el Sacramentario de Vich del siglo XI, una variante más tardía y con algunos añadidos e  influencias galicanas del rito de la unción según la tradición hispano-mozárabe en la Marca Hispánica.

(3) Prado, Germán, OSB. Textos inéditos de la liturgia mozárabe. Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas. Madrid 1926, p. 191.

(4) Cuando el tiempo litúrgico lo exija, como en Cuaresma, se omitirán los aleluyas.

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita - España MMVIII