La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la liturgia del Viernes Santo. Preces por la indulgencia. Año II

 

Rito Hispano-Mozárabe


  Ad nonam pro indulgentia / A la hora de nona para la indulgencia

Eo vero die, hora nona, signum sonat; et hora legitimæ Nonæ ingrediendum est ad officium, quando legimus Christum in cruce positum emisisse spiritum. Et discinctis religiosis omnibus, lignum sanctæ Crucis levatur a diacono in patena ad præparatorium, si precedendo celebrantem ante Evangelium sine cooperturio. Ingressus in ecclesia fit sub silentio, et mox ut ipsum Lignum positum fuerit super altare, et celebrans cum ministris ascenderit ad sedes, a lectore incipiatur prima lectio (anno primo), vel imponatur a celebrante versus «Popule meus» (anno secundo). El mismo día, a la hora de nona, suena la señal; y a la hora en punto de la nona, se entra al oficio cuando leemos que Cristo puesto en la cruz, entregó el espíritu. Y desceñidos todos los religiosos, el leño de la santa cruz es alzado por el diácono en la patena para el preparatorio, precediendo al clebrante delante del Evangelio sin cubrir. La entrada en la iglesia se hace en silencio y después de que el leño sea puesto y el celebrante con los ministros hayan subido a las sedes, el lector comienza la   primera lectura (año primero), o el celebrante entona el verso «Pueblo mío» (año segundo).

Annus secundus

LITURGIA VERBI

Post liturgiam verbi dicit celebrans sermonem et explicito psalmo Miserere, exinde iterum repetit celebrans sermonem ab suo loco. Tras la Liturgia de la Palabra, el celebrante lee la primera parte del sermón y a continuación el salmo Miserere, terminado el cual completa el sermón.

Inicio página

Preces pro indulgentia

Omnes surgunt et celebrans descendit de sede et coram populo imponit ita: Todos se levantan y el celebrante desciende de la sede y ante el pueblo comienza así:

 

Cantus Jn 10,11; Lc 23,42

Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.
R/.
Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.

V/. Acérba nostra crímina te adduxérunt ad pœnam.
R/.
Meménto nostri.

V/. Báiulans crucem húmeris pro nostris malis delíctis.
R/.
Meménto nostri.

Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.
R/.
Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

V/. Tú, que por nuestros pecados sufres la condena.
R/.
Acuérdate de nosotros.

V/. Tú que por nuestros malvados delitos cargas la cruz al hombro.
R/. Acuérdate de nosotros.

 

Quo explicito, caput ab omnibus repetitur: Acabado esto, el comienzo es repetido por todos:

 

Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.

Tú, buen pastor, que das la vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

Inicio página

Et cum repetitur caput stat diaconus ante altare et dicit pænitentium preces: Y cuando ha sido repetido el comienzo, el diácono de pie ante el altar dice las peticiones de los penitentes:

 

Prostérimus preces ante fáciem tuam; exáudi, placáre, succúre, Dómine, et miserére nobis.

Ad te precámur, Dómine.
R/.
Indulgéntiam.

Benígne largam pórrige.
R/.
Indulgéntiam.

Cruci tuæ nos ápplicet.
R/.
Indulgéntia.

Delícta purget ómnium.
R/.
Indulgéntia.

Ægris médelam cónferat.
R/.
Indulgéntia.

Fide iacéntes érigat.
R/.
Indulgéntia.

Gregem tuum præmúniat.
R/.
Indulgéntia.

Hostilitátem áuferat.
R/.
Indulgéntia.

Presentamos con humildad nuestras oraciones ante tu presencia; Señor, escúchanos, aplácate, socórrenos y ten piedad de nosotros.

A ti, Señor, te imploramos.
R/. Indulgencia.

Otorga benigno y con largueza.
R/. Indulgencia.

Tu cruz nos obtenga.
R/. Indulgencia.

Perdone todos los pecados.
R/. Indulgencia.

Conceda remedio a los enfermos.
R/. Indulgencia.

Por la fe levante a los caídos.
R/. Indulgencia.

Fortalezca a tu pueblo.
R/. Indulgencia.

Elimine toda hostilidad.
R/. Indulgencia.

 

Celebrans imponit versum, qui ab omnibus dicitur: El celebrante comienza el verso, que todos repiten:

Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.

V/. Causam reddis Piláto nullo reátu contrácto.
R/.
Meménto nostri.

V/. Deus homo esse voluísti pro libertáte assúmpti.
R/.
Meménto nostri.

Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

V/. Tú has devuelto a Pilato el juicio al no haber reato.
R/.
Acuérdate de nosotros.

V/. Tú, Dios, has querido ser hombre libremente.
R/. Acuérdate de nosotros.

 

Omnes: Todos:

Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.

Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

 

Deinde diaconus dicit: Después el diácono dice:

Peccávimus tibi, Deus, recedéntes a te; nobis confúsio, tibi cleméntia et propitiátio.

Ad te precámur, Dómine.
R/.
Indulgéntiam.

Iam nos Patri assóciet.
R/.
Indulgéntia.

Kaptos refórmat pátriæ.
R/.
Indulgéntia.

Locum quiétis tríbuat.
R/.
Indulgéntia.

Morbum famémque átterat.
R/.
Indulgéntia.

Nostrum reátum díluat.
R/.
Indulgéntia.

Omnes fide consólidet.
R/.
Indulgéntia.

Patróna sit lugéntibus.
R/.
Indulgéntia.

Hemos pecado contra ti, oh Dios, alejándonos de ti; vergüenza para nosotros, clemencia y propiciación para ti.

A ti, Señor, te imploramos.
R/. Indulgencia.

Nos asocie ahora con el Padre.
R/. Indulgencia.

Devuelva a la patria a los cautivos.
R/. Indulgencia.

Conceda tranquilidad a este lugar.
R/. Indulgencia.

Haga desaparecer la enfermedad y el hambre.
R/. Indulgencia.

Cancele nuestra culpa.
R/. Indulgencia.

Consolide a todos en la fe.
R/. Indulgencia.

Proteja a los que lloran.
R/. Indulgencia.

 

Et imponitur a celebrante versus qui ab omnibus dicitur: Y pronuncia el celebrante el verso que es dicho por todos:
Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri. Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

V/. Flagelláris et clamas: «Ignósce, Pater, ignórant».
R/.
Meménto nostri.

V/. Éxcipis senténtiam, datúrus indulgéntiam.
R/.
Meménto nostri.

V/. Flagelado gritas: «Padre, perdona a los ignorantes».
R/. Acuérdote de nosotros.

V/. Recibes la sentencia, tú que darás el perdón.
R/. Acuérdote de nosotros.

 

Omnes: Todos:

Tu, pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti; meménto nostri.

Tú, pastor bueno, que diste tu vida por las ovejas, acuérdate de nosotros.

Inicio página

Item diáconus dicit: De nuevo dice el diácono:

Miserére nobis, Deus, quóniam ómnia potes; tu enim dissímulas peccáta hóminum propter pæniténtiam.

Ad te precámur, Dómine.
R/.
Indulgéntiam.

Quassos refórmet víribus.
R/.
Indulgéntia.

Remóveat supplícium.
R/.
Indulgéntia.

Solvat sepúltos néxibus.
R/.
Indulgéntia.

Terræ quiétem tríbuat.
R/.
Indulgéntia.

Virtúte firmet débiles.
R/.
Indulgéntia.

Xristo canéntes múlceat.
R/.
Indulgéntia.

Zeli furórem réprimat.
R/.
Indulgéntia.

Ten misericordia de nosotros, oh Señor, porque todo lo puedes; tú encubres los pecados de los hombres cuando se arrepienten.

A ti, Señor, te imploramos.
R/. Indulgencia.

A los abatidos renueve las fuerzas.
R/. Indulgencia.

Retire los castigos.
R/. Indulgencia.

Libre de todo vínculo a los difuntos.
R/. Indulgencia.

Otorgue la paz a la tierra.
R/. Indulgencia.

Confirme en la virtud a los débiles.
R/. Indulgencia.

A los que cantan a Cristo los aplaque.
R/. Indulgencia.

Reprima el furor de la envidia.
R/. Indulgencia.

Inicio página

Deinde dicitur hæc antifona cum Psalmo Miserere / A continuación dice esta antífona con el Salmo Miserere  Sal 50,14-21
Parce, Dómine, quia sprévimus præcépta tua, qui das post peccáta indulgéntiam. Perdónanos, Señor, porque hemos faltado a tus mandatos,  tú que después del pecado das la indulgencia.
V/. Redde mihi lætítiam salutáris tui, spíritu principáli confirma me.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Dóceam iníquos vias tuas, et ímpii ad te converténtur.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Líbera me de sanguínibus, Deus, Deus salútis meæ, laudábit lingua mea iustítias tuas.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Dómine, lábia mea apéries, et os meum annuntiábit laudem tuam.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Quóniam si voluísses sacrifícium, dedíssem útique, holocáustis vero non delectáberis.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Sacrifícium Deo spíritus contribulátus, cor contrítum et humiliátum Deus non spernet.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Benígne fac, Dómine, in bona voluntáte tua Sion, ut ædificéntur muri Ierúsalem.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Tunc acceptábis sacrifícium iustítiæ, oblatiónes et holocáusta, tunc impónes super altáre tuum vítulos.
R/.
Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Dame la alegría de tu salvación y que el espíritu generoso me mantenga firme.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Enseñaré tus caminos a los descarriados, los pecadores volverán a ti.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Líbrame de delitos de sangre, Señor, salvador mío, y mi lengua exaltará tu justicia.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Señor, abre mis labios, y mi boca anunciará tu alabanza.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Tú no quieres ofrendas ni holocaustos; si te los ofreciera, no los aceptarías.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. El sacrificio que Dios quiere es un espíritu contrito, un corazón contrito y humillado, tú, oh Dios, no lo desprecias.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Sé propicio a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

V/. Entonces aceptarás los sacrificios justos -holocaustos y ofrendas perfectas-, entonces se ofrecerán novillos en tu altar.
R/. Tú que después del pecado das la indulgencia.

 

Omnes: Todos:
Parce, Dómine, quia sprévimus præcépta tua, qui das post peccáta indulgéntiam. Perdónanos, Señor, porque hemos faltado a tus mandatos,  tú que después del pecado das la indulgencia.

Inicio página

Cum omnes repetierint caput, stat diaconus post altare et dicit has preces:

Cuando todos han repetido el comienzo, el diácono tras el altar dice estas preces:
Pæniténtes, oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut remissiónem peccatórum nobis propítius donáre dignétur.

Penitentes, orad, arrodillaos ante Dios.

Oremos con insistencia a Dios nuestro Señor, para que se digne concedernos propicio el perdón de nuestros pecados.

Et omnes genuflexi orant modicum silentio, deinde surgit solus diaconus et dicit precem; et sic per vices tres. Y todos de rodillas oran un rato en silencio, luego el diácono se levanta y dice así las preces tres veces.

 

Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut lapsis manum pórrigat et præsídium, quod ab eo requírunt, cleménter impértiat.

Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut reminiscéntes mala, quæ géssimus, deínceps vitémus insídias inimíci ut quos diábolus persuasióne sua ab altário Dei subtráxerit patróna révocet effúsio lacrimárum.

Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, et omnes una voce indulgéntiam a Dómino postulémus.

Orad, arrodillados ante Dios.

Oremos con insistencia al Señor Dios nuestro, para que extienda su mano hacia los pecadores y otorgue clemente la petición que se le pide.

Orad, arrodillados ante Dios.

Oremos con insistencia al Señor, Dios nuestro, para que al recordar el mal que hemos cometido, evitemos en adelante las insidias del enemigo y que aquellos a quienes el diablo con sus persuasiones apartó del altar de Dios, se conviertan por medio de la abundancia de las lágrimas.

Orad, arrodillados ante Dios.

Oremos con insistencia al Señor Dios nuestro, y todos unánimemente pidamos al Señor indulgencia.

 

Statim alter diaconus imponit clara voce, dicens ita: Inmediatamente, otro diácono, dice en voz alta:
Indulgéntia. Indulgencia.

 

Et omnis populus simul conclamat: Y todo el pueblo conjuntamente, aclama:
Indulgéntia. Indulgencia.
Non plus quam septuaginta et duabus vicibus. His explicitis silentium datur. No más de setenta y dos veces. Al terminar se guarda un momento de silencio.

 

Diaconus: El diácono dice:
Erígite vos. Levantaos.

Inicio página

Et accedens celebrans ad altare, dicit unam ex his orationibus: Y accediendo el celebrante al altar, dice una de estas oraciones:

 

Oratio / Oración
Ingéniti Patris unigénite Christe, qui pro nobis ímpiis hódie occíderis ínnocens; tui sánguinis reminíscere prétium, et totíus pópuli dele peccátum. Quique pro nobis perférre dignátus es sputa, probra, víncula, cólaphos, álapas et flagélla, crucem, clavos, amaritúdinem, mortem, lánceam, ac novíssime sepultúram, nobis míseris, pro quibus hæc passus es, cæléstis regni tríbue beatitúdinem infinítam; ut qui passiónem tuam venerándo prostérnimur, resurrectiónis tuæ gáudiis ad cæléstia sublevémur.
R/.
Amen.
Cristo, Hijo único del Padre sin principio, que, inocente como eres, mueres hoy por nosotros los culpables: ten presente el valor de tu sangre y borra el pecado del pueblo todo. Ya que por nosotros has querido sufrir salivazos, oprobios, cadenas, golpes, bofetadas y azotes, la cruz, los clavos, la angustia, la muerte, la lanza y por fin el sepulcro, concede a estos pobres hombres por los que has querido padecerlo, la felicidad inefable del reino celeste; para que los que postrados veneramos tu pasión, lleguemos a gozar de tu resurrección en el cielo.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Otra

Quas tibi, Dómine Iesu Christe, pro cruce lácrimas, quæ pro sánguinis effusióne laménta vel suspíria repéndimus?
Quæ præmia, quæ vota réddimus?
Ecce nunc cáperis pro nobis pœnis cruciándus indébitis.
Heu. Cáperis, exspuéndus exspúeris, flagellándus flagelláris, crucifigéndus crucifigéris, deridéndus deridéris, acéto propinándus propináris, consummándus consummáris, mirabíliter resurrectúrus.

Parce nobis, Christe Dómine, parce, rogámus, per admirábilem sanctæ passiónis ac resurrectiónis tuæ virtútem; ut, sicut paradísi civem hódie fecísti latrónem intráre, ita, per crucis victóriam, omnem a malo líberes mundum atque univérsam a te cónditam rédimas creatúram; ac nos míseros, quos conscientiárum obscúritas prostrávit in luctum, resurrectiónis tuæ cláritas attóllat in gáudium.
R/.
Amen.

Señor Jesucristo, ¿qué lágrimas podemos derramar por tu cruz, o qué lamentos o suspiros por el derramamiento de tu sangre? ¿con qué premios o qué ofrendas te hemos resarcido? He aquí que aceptas ser torturado por nosotros con sufrimientos injustos. ¡Ay! Fuiste apresado, para ser escupido y te escupieron, para ser flagelado y fuiste flagelado, para recibir vinagre y lo recibiste, para ser consumado y fuiste consumado, y resucitaste de modo admirable.

Perdónanos, Cristo Señor, te rogamos que nos perdones, por la fuerz santa y admirable de tu pasión y de tu resurrección; y así como hiciste entrar al ladrón como ciudadano en el paraíso, de modo semejante, por la victoria de la cruz, libres al mundo de todo mal y redimas a todas las criaturas que creaste; y a nosotros, desventurados, a los que hundió en el duelo la oscuridad de la conciencia, la claridad de la resurrección nos conduzca al gozo.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Otra

Maiestáti tuæ, omnípotens Deus salutári obsecratióne famulántes, rationábile servitútis nostræ præsentámus obséquium, qui Dóminum nostrum Iesum Christum, Fílium tuum, apud te ante sæcula verum Deum, eundémque póstea hóminem verum ad redemptiónem nostram veníre voluísti, ut humilitáte sublími humánum genus evéheret ad cælos. Propter quod nostræ carnis suscépit oppróbrium, qui álapsis cæsus est, ut nobis delícta óperum nostrórum patiéntiæ suæ virtúte dimítteret; sputis sordidátus est, ut humilitátis glória cæcórum óculos aperíret; flagéllis verberátus est, ut spinas et tríbulos nostrórum evélleret peccatórum; exaltátus est in ligno et crucis pértulit pœnas, ut cruci nostra peccáta confígeret; cum iníquis deputátus est, ut nos ab iniquitáte salváret; amaritúdinis nostræ felle et acéto potátus est, ut nos salutáre sui sánguinis póculo propináret; mortificátus est, ut nos æternitáti donáret.

Sol refúgit in tenébras, ætérnam noctem sæcula cruenta timuérunt; velum templi scissum est, ut occúlta prætéritis tempóribus apparérent sancta sanctórum, et, velámine spiritális sciéntiæ reseráto, cæléstium sacramentórum patéret agnítio.

Terra contrémuit, ut Dóminum suum generátio terréna cognósceret, per quem annuntiátam Dómini nostri Iesu Christi, Fílii tui, pro nobis inenarrábilem claritátem, prout possúmus, mortáli ore celebrántes, te, Pater sancte omnípotens, deprecámur, ut in spíritu vivífices súpplices, et in carne déstruas adversántes.
R/.
Amen.

Señor Dios, queremos ofrecer a tu majestad el homenaje de nuestra gratitud, porque quisiste que tu Hijo Jesús, que era Dios verdadero contigo desde toda la eternidad, viniese a salvarnos y elevar a los cielos, con su humildad, a todo el género humano. Te damos gracias porque él tomó sobre sí nuestros males: fue golpeado, para perdonar con la fuerza de su paciencia nuestro pecado, dejó que le escupieran, para abrir con la gloria de su humildad los ojos de los ciegos, fue azotado, para sanar nuestras heridas con su sangre, fue coronado de espinas, para remediar los amargos males de nuestro pecado, fue elevado al árbol de la cruz, para crucificar en él nuestros males, fue contado entre los malhechores, para salvarnos a nosotros del oprobio, bebió la amargura de la hiel, para regalarnos la dulzura de su Sangre, fue muerto, para ganar para nosotros la vida eterna.

El sol se escondió en las tinieblas, los poderes del mal temieron la noche eterna, el velo del templo se rasgó, para que se manifestara el misterio de los nuevos sacramentos.

La tierra tembló al reconocer en carne mortal a su Señor.
Por esta muerte gloriosa de tu Hijo y Señor nuestro, te alabamos, Padre, y te damos gracias con todas nuestras fuerzas. Y te pedimos que derrames tu Espíritu de vida sobre nosotros, que hoy veneramos la Cruz de tu Hijo, esperando su gloriosa Resurrección.
R/. Amén.

Inicio página

Quia explicita, descendit celebrans as locum ubi pænitentes orantes pavimento adhærent, et dicit hanc orationem: Terminada la oración, el celebrante desciende al lugar donde están orando los penitentes, y dice esta oración:

Exáudi, Dómine, súpplicum preces, et tibi confiténtium parce peccátis; ut, quos consciéntiæ reátus accúsat, indulgéntia tuæ miseratiónis absólvat.
R/.
Amen.

Escucha, Señor, las preces de los que te ruegan y perdona los pecados de los que te alaban; que la indulgencia de tu misericordi absuelva a quienes su conciencia acusa de sus culpas.
R/. Amén.

 

Diaconus populum dimittit dicens: El diácono despide al pueblo diciendo:

Eámus cum pace.
R/.
Deo grátias.

Marchemos con paz.
R/.
Demos gracias a Dios.
Cum hoc fuerit explicitum, celebrans cum ministris recedunt in præparatorium sub silentio; simul omnes propriis domibus revertuntur. Al terminar, el celebrante y los ministros se retiran al preparatorio 2 en silencio; y todos marchan a sus casas.

 


1. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 361-368). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. La oratio de Flores, Juan Javier Cuaresma, un nuevo Viacrucis y la oración alia de Aldazábal Larrañaga, José, La celebración de la Semana santa, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 1994, pp. 110-111. Para el resto de oraciones: Ivorra, Adolfo (ed.) Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 247-252.

2. El præparatorium que mencionan las rúbricas, más que a la sacristía se refiere a un altar secundario próximo al principal y bien comunicado con el coro. Ver: Bango Torviso, Isidro G., La vieja liturgia hispana y la interpretación funcional del templo prerrománico, en VII Semana de Estudios Medievales Nájera, 29 de julio al 2 de agosto de 1996, p. 95.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaViernes Santo. Año I. ÍndiceInicio página

© La Ermita. España MMV-MMXV