La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la liturgia del Viernes de Parasceve. Preces por la indulgencia. Año I

 

Rito Hispano-Mozárabe

Feria VI in Parasceve (1)
Ad nonam pro indulgentia

Preces pro indulgentia

Viernes de Parasceve
Oficio de nona por la indulgencia

Preces por la indulgencia

Viernes Santo. Rito de la indulgencia
 

Ad nonam pro indulgentia / A la hora de nona para la indulgencia

Eo vero die, hora nona, signum sonat; et hora legitimæ Nonæ ingrediendum est ad officium, quando legimus Christum in cruce positum emisisse spiritum. Et discinctis religiosis omnibus, lignum sanctæ Crucis levatur a diacono in patena ad præparatorium, si precedendo celebrantem ante Evangelium sine cooperturio. Ingressus in ecclesia fit sub silentio, et mox ut ipsum Lignum positum fuerit super altare, et celebrans cum ministris ascenderit ad sedes, a lectore incipiatur prima lectio (anno primo), vel imponatur a celebrante versus «Popule meus» (anno secundo). El mismo día, a la hora de nona, suena la señal; y a la hora en punto de la nona, se entra al oficio, cuando leemos que Cristo puesto en la cruz, entregó el espíritu. Y desceñidos todos los religiosos, el leño de la santa cruz es alzado por el diácono en la patena para el preparatorio, precediendo al celebrante delante del Evangelio sin cubrir. La entrada en la iglesia se hace en silencio y después de que el leño sea puesto y el celebrante con los ministros hayan subido a las sedes, el lector comienza la  primera lectura (año primero), o el celebrante entona el verso «Pueblo mío» (año segundo).

Annus primus

LITURGIA VERBI

Finita Liturgia verbi, homilia brevis fit, qua mysterium Crucis prædicatur et ad pænitentiæ compunctionem populus admonetur. Terminada la Liturgia de la Palabra sigue una breve homilía en la que se predica el misterio de la Cruz y se exhorta al pueblo al arrepentimiento y la penitencia.

Inicio página

Preces pro indulgentia

Omnes surgunt, et dicit diaconus: Todos puestos en pie, dice el diácono:
Pæniténtes, oráte, fléctite génua Deo. Penitentes, orad, arrodillaos ante Dios.

 

Et dicit diaconus preces: El diácono dice estas preces:
Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut indulgéntiam críminum et remissiónem peccatórum nobis propítius donáre dignétur. Roguemos a Dios nuestro Señor que se digne concedernos indulgencia para nuestros crímenes y perdón para nuestros pecados.
Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

 

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut lapsis manum pórrigat et præsídium, quod ab eo requíritis, cleménter impértiat. Roguemos a Dios nuestro Señor que extienda su mano a los caídos, y conceda piadoso la defensa que se le pide.
Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

 

Deprecémur Dóminum Deum nostrum, ut reminiscéntes mala, quæ géssimus, deínceps vitémus insídias inimíci, ut quos diábolus persuasióne sua ab altário Dei subtráxerat patróna révocet effúsio lacrimárum. Roguemos a Dios nuestro Señor que reconozcamos los males que hemos hecho, evitemos en adelante las asechanzas del enemigo, para que a los que el demonio apartó del altar de Dios, vuelvan a él por las lágrimas del arrepentimiento.
Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

 

Deinde dicat diaconus: A continuación, el diácono dice:
Erígite vos.

Compléta oratióne vestra, omnes pari voces indulgéntiam a Dómino postulémus.

Indulgéntia.

Levantaos

Terminada vuestra oración, pidamos todos, en voz alta, indulgencia al Señor.

Indulgencia.

Similiter et omnis cleris, vel populus non plusquam trecentis vicibus. Post ea incipit celebrans cantum: Del mismo modo, todo el clero y el pueblo lo repite no más de trescientas veces. Después, el celebrante inicia el cántico:

Inicio página

Cantus / Cántico Jn 10,11 (2)
Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

V/. Prostérnimus preces ante fáciem tuam; exáudi, placáre, indúlge, Dómine, et miserére nobis.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.
R/. Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

V/. Presentamos nuestras preces ante tu presencia. Escucha, apiádate, perdona, Señor, y ten piedad de nosotros.
R/.
Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

 

Diaconus: El díacono dice:
Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum, ut remissiónem peccatórum et pacem nobis propítius donáre dignétur.

Orad, arrodillaos ante Dios.

Roguemos al Señor que se digne concedernos propicio el perdón de nuestros pecados y la paz.

Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

Inicio página

Diaconus dicit sequentes preces: El diacono dice las siguientes preces:
Te precámur Dómine.
R/. Indulgéntiam.

Procédat ab Altíssimo.
R/. Indulgéntia.

Succúrrat nobis míseris.
R/.
Indulgéntia.

Delícta purget ómnium.
R/. Indulgéntia.

Præstétur pæniténtibus.
R/. Indulgéntia.

Patróna sit lugéntibus.
R/. Indulgéntia.

Errántes fide córrigat.
R/. Indulgéntia.

Lapsos peccátis érigat.
R/. Indulgéntia.

Te precámur Dómino.
R/. Indulgéntiam.

Erígite vos.

Te lo pedimos, Señor.
R/. Indulgencia.

Descienda del Altísimo.
R/. Indulgencia.

Que nos socorra a los miserables.
R/. Indulgencia.

Que nos limpie de nuestros pecados.
R/. Indulgencia.

Que se apiade de los penitentes.
R/. Indulgencia.

Que ampare a los que lloran.
R/. Indulgencia.

Que enderece a los que se desvían de la fe.
R/. Indulgencia.

Que levante a los caídos por el pecado.
R/. Indulgencia.

Te lo pedimos, Señor.
R/. Indulgencia.

Levantaos.

Inicio página

Omnes surgunt. Celebrans dicit hanc orationem: Todos se ponen en pie. El celebrante dice esta oración:
Oratio / Oración
Unigénite Fílius Dei Patris, cuius caro pretiósa a Iudæis damnátur, ab ingrátis illúditur, et crucifigénda latrónum corpóribus comparátur. Ex cuius látere sanguis et aqua proflúxit, sed sánguinem non miror ex carne, aquam vero ex eo quod intélligo non mirábor. Illa est enim útique aqua, quæ nos quondam per Adam mórtuos vivificávit regenerátos, procédens ex mórtuo.

Cleméntiam ergo tuam quæsumus, ut, sícuti pro amóre humáni géneris non dedignátus es assúmere mortem nostram, ita etiam resúrgens a mórtuis obtinére nos fácias de triumpháto hoste victóriam.
R/. Amen.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui vivis cum Deo Patre, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Hijo unigénito del Padre, cuya preciosa carne fue atormentada por los judíos, mofada por los ingratos y crucificada al igual que la de los ladrones. De cuyo costado manó sangre y agua; no es extraño que de su carne brote sangre, pero ¿no es admirable entender que también manara agua? Esta es ciertamente el agua que, manando de su cuerpo, sirve para regenerar y dar vida nueva a los que habíamos muerto en Adán.

Pedimos, pues, a tu piedad que, así como por amor al hombre, te dignaste sufrir nuestra muerte, así también, al resucitar de los muertos, nos hagas conseguir la victoria del enemigo que ha sido vencido por ti.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives con Dios Padre, y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amen.

Inicio página

Qua expleta, exclamat diaconus: Al terminar, el diácono exclama:
Indulgéntia. Indulgencia.
Et suscipiunt omnes pariter, clamantes: «Indulgentia» non plusquam ducentis vicibus. Deinde celebrans prosequitur cantum: Y todos unánimes dicen a viva voz: «Indulgencia» no más de doscientas veces. Después el celebrante prosigue con el cantico:

Inicio página

Cantus / Cántico Jn 10,11
Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

V/. Peccávimus tibi, Deus, recédentes a te; nobis confúsio, tibi cleméntia et propitiátio.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.
R/. Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

V/. Hemos pecado, oh Dios, contra ti y nos hemos apartado de ti; nuestra es la confusión; tuyos el perdón y la clemencia.
R/.
Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

 

Post hæc dicat diaconus. Tras lo cual el diácono dice:
Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum, ut remissiónem peccatórum et pacem nobis propítius donáre dignétur.

Orad, arrodillaos ante Dios.

Roguemos al Señor que se digne concedernos propicio el perdón de nuestros pecados y la paz.

Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

Inicio página

Et dicat diaconus preces: El diácono dice las preces:
Te precámur Dómine.
R/. Indulgéntiam.

Nos Patri reconcíliet.
R/. Indulgéntia.

Christi confírmet grátia.
R/. Indulgéntia.

Confírmet Sancto Spíritu.
R/. Indulgéntia.

Pestem et famem ábluat
R/. Indulgéntia.

Medélam ægris tríbuat.
R/. Indulgéntia.

Captívos reddat pátriæ.
R/. Indulgéntia.

Vices áerum témperet.
R/. Indulgéntia.

Te precámur Dómino.
R/. Indulgéntiam.

Erígite vos.

Te rogamos, Señor.
R/. Indulgencia.

Que el Padre nos reconcilie.
R/. Indulgencia.

Que la gracia de Cristo nos reforme.
R/. Indulgencia.

Que nos fortalezca el Espíritu Santo.
R/. Indulgencia.

Que nos libere del hambre y la peste.
R/. Indulgencia.

Que dé alivio a los enfermos.
R/. Indulgencia.

Que devuelva a su hogar a los cautivos.
R/. Indulgencia.

Que dé bonanza a los tiempos.
R/. Indulgencia.

Te lo pedimos, Señor.
R/. Indulgencia.

Levantaos.

Inicio página

Omnes surgunt. Celebrans dicit hanc orationem: Todos se ponen en pie. El celebrante dice esta oración:
Oratio / Oración
Unigénite Fílius Dei Patris, qui tantam redditúrus grátiam in terris dignátus es nasci, ut nos eleváres ad cælos; qui ídeo in ligno crucis manus próprias extendísti, ut nos ad lignum vitæ propítius revocáres, de quo Adam gustáre non méruit posteáquam crimen prævaricatiónis incúrrit. Crux ergo tua, Deus, vitæ arbor est; in ætérnum vivíficet quemcúmque ex ea gustáverit.

Tuam ergo cleméntiam pétimus, ut auferántur ab óculis tuis mala nostra prætérita, et bona futúra nascántur, et perennitátis tuæ a nobis ætérnitas requirátur.
R/. Amen.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui vivis cum Deo Patre, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Hijo unigénito de Dios Padre, que te dignaste nacer en esta tierra para volver al cielo, llevándonos a nosotros, y que, para ello, extendiste en la cruz tus propias manos, para devolvernos, piadoso, el árbol de la vida; del que Adán no mereció comer, por el pecado de su prevaricación; tu cruz, oh Dios, que es el árbol de la vida, vivifique a cuantos gusten de ella.

Y pedimos a tu piedad que olvides nuestros pecados, y nos dés los bienes futuros; que aborrezcamos la luz engañosa de este mundo, y busquemos la inextinguible de tu eternidad.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives con Dios Padre, y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Post hæc decantatur psalmus cum antiphona sua a celebrante imposita: Después, el celebrante canta el salmo con su antífona:
Psalmus Miserere / Salmo Miserere Sal 50,3-21
Parce, Deus, quia sprévimus præcépta tua, qui das post peccáta indulgéntiam. Perdónanos, oh Dios, tú que eres clemente con nuestros pecados, porque hemos despreciado tus mandamientos.
V/. Miserére mei, Deus, secúndum misericórdiam tuam;
et secúndum multitúdinem miseratiónum tuárum
dele iniquitátem meam.
Ámplius lava me ab iniquitáte mea
et a peccáto meo munda me.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Quóniam iniquitátem meam ego cognósco,
et peccátum meum contra me est semper.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Tibi, tibi soli peccávi et malum coram te feci,
ut iustus inveniáris in senténtia tua et æquus in iudício tuo.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Ecce enim in iniquitáte generátus sum,
et in peccáto concépit me mater mea.
Ecce enim veritátem in corde dilexísti
et in occúlto sapiéntiam manifestásti mihi.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Aspérges me hyssópo, et mundábor;
lavábis me, et super nivem dealbábor.
Audíre me fácies gáudium et lætítiam,
et exsultábunt ossa, quæ contrivísti.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Avérte fáciem tuam a peccátis meis
et omnes iniquitátes meas dele.
Cor mundum crea in me, Deus,
et spíritum firmum ínnova in viscéribus meis.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Ne proícias me a fácie tua
et spíritum sanctum tuum ne áuferas a me.
Redde mihi lætítiam salutáris tui
et spíritu promptíssimo confírma me.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Docébo iníquos vias tuas,
et ímpii ad te converténtur.
Líbera me de sanguínibus, Deus, Deus salútis meæ,
et exsultábit lingua mea iustítiam tuam.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Dómine, lábia mea apéries,
et os meum annuntiábit laudem tuam.
Non enim sacrifício delectáris,
holocáustum, si ófferam, non placébit.
Sacrifícium Deo spíritus contribulátus,
cor contrítum et humiliátum, Deus, non despícies.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Benígne fac, Dómine, in bona voluntáte tua Sion,
ut ædificéntur muri Ierúsalem.
Tunc acceptábis sacrifícium iustítiæ, oblatiónes et holocáusta;
tunc impónent super altáre tuum vítulos.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto,
in sæcula sæculórum. Amen.

R/. Qui das post peccáta indulgéntiam.

V/. Ten compasión de mí, oh Dios, por tu misericordia,
por tu inmensa ternura borra mi iniquidad.
Lávame más y más de mi delito y purifícame de mi pecado.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Reconozco mi iniquidad, tengo siempre delante mi pecado.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Contra ti, contra ti solo pequé y he hecho lo que tú no puedes ver. Por eso tu sentencia es justa y eres recto en el juicio.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Ya nací en la culpa, y en el pecado me concibió mi madre.
Tú quieres la verdad en el centro del alma y en el centro del corazón me enseñas la sabiduría.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Purifícame con el hisopo, y quedaré puro; lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
Hazme sentir gozo y alegría, y que dancen los huesos que rompiste.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Aparta tu rostro de mis faltas, cancela mis pecados.
Oh Dios, crea en mí un corazón puro, implanta en mis entrañas un espíritu nuevo.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. No me rechaces lejos de tu rostro, no retires de mí tu santo espíritu; dame la alegría de tu salvación y que el espíritu generoso me mantenga firme.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Enseñaré tus caminos a los descarriados, los pecadores volverán a ti.
Líbrame de delitos de sangre, Señor, salvador mío, y mi lengua exaltará tu justicia.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Señor, abre mis labios, y mi boca anunciará tu alabanza.
Tú no quieres ofrendas ni holocaustos; si te los ofreciera, no los aceptarías.
El sacrificio que Dios quiere es un espíritu contrito, un corazón contrito y humillado, tú, oh Dios, no lo desprecias.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Sé propicio a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén.
Entonces aceptarás los sacrificios justos -holocaustos y ofrendas perfectas-, entonces se ofrecerán novillos en tu altar.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Tú que eres clemente con nuestros pecados.

Inicio página

Expleto psalmo dicit diaconus tertio: Terminado el salmo el diácono dice por tercera vez:
Indulgéntia. Indulgencia.
Et suscipiunt omnes pariter, et clamantes: «Indulgentia» non plus quam centum vicibus. Deinde celebrans prosequitur cantum: Y todos unánimes dicen a viva voz: «Indulgencia» no más de cien veces. Después el celebrante prosigue con el cantico:

Inicio página

Cantus / Cántico Jn 10,11
Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

V/. Miserére nobis, Deus, quia ómnia potes; tu enim dissímulas peccáta hóminem propter pæniténtiam.
R/. Tu pastor bone, ánimam tuam pro óvibus posuísti.

Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.
R/. Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

V/. Ten piedad de nosotros, oh Dios, que todo lo puedes: tú perdonas los pecados de los hombres, por la penitencia.
R/.
Tú pastor bueno, diste la vida por tus ovejas.

 

Deinde dicat diaconus. Entonces dice el diácono:
Oráte, fléctite génua Deo.

Deprecémur Dóminum, ut remissiónem peccatórum et pacem nobis propítius donáre dignétur.

Orad, arrodillaos ante Dios.

Roguemos al Señor que se digne concedernos propicio el perdón de nuestros pecados y la paz.

Et omnes orant modicum silentio. Y todos oran un rato en silencio.

Inicio página

Et dicat diaconus preces: El diácono dice las preces:
Te precámur Dómine.
R/. Indulgéntiam.

Restítuat paradíso.
R/. Indulgéntia.

Claustra cælórum réseret.
R/. Indulgéntia.

Remóveat supplícium.
R/. Indulgéntia.

Extínguat gehénnæ incéndium.
R/. Indulgéntia.

Defúnctis donet réquiem.
R/. Indulgéntia.

Locum quiétis cónferat.
R/. Indulgéntia.

Sanctis consórtes fáciat.
R/. Indulgéntia.

Te precámur Dómino.
R/. Indulgéntiam.

Erígite vos.

Te rogamos, Señor.
R/. Indulgencia.

Que nos devuelva al paraíso
R/. Indulgencia.

Que nos abra las puertas del cielo.
R/. Indulgencia.

Que nos libre de la condenación.
R/. Indulgencia.

Que nos apague el fuego del infierno.
R/. Indulgencia.

Que conceda el descanso a los difuntos.
R/. Indulgencia.

Que le dé el lugar del descanso.
R/. Indulgencia.

Que les asocie a los bienaventurados.
R/. Indulgencia.

Te lo pedimos, Señor.
R/. Indulgencia.

Levantaos.

Inicio página

Omnes surgunt. Celebrans dicit hanc orationem: Todos se ponen en pie. El celebrante dice esta oración:
Oratio / Oración
Unigénitus Fílius Dei Patris, de quo ante tam innúmeros annos prophéta cantávit hunc versum: «In médio duórum animálium cognósceris». Cógnitus plane es non solum inter duos latrónes pendens in ligno, vel duórum testamentórum in médio, verum étiam fuga solis, occásu diéi, concussióne terrárum.

Tu, Christe, descéndisti ad ínferos, et sanctos sepúlcra laxárunt. Pietátem ergo quæsumus tuam, ut intellígere póssimus quantum nobis resúrgens præstábis in regno, qui nos móriens resuscitásti cum glória de inférno.
R/. Amen.

Quia multum miséricors est Dóminus noster Iesus Christus, vivens cum Patre et regnans cum Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Oh Hijo unigénito de Dios Padre, de quien hace ya muchísimos años cantó este verso el profeta: «Serás reconocido en medio de dos animales». Eres ciertamente conocido no sólo al estar colgado en la cruz entre dos ladrones, o entre los dos testamentos; sino también al oscurecerse el sol, al apagarse el día, al temblar la tierra.

Tú, Cristo, bajaste a los infiernos, y los sepulcros de los santos se abrieron. Pedimos tu misericordia, para que podamos entender cuánto es lo que, ya resucitado, nos vas a dar en tu reino, tú, que al morir, nos resucitaste del infierno para la gloria.
R/. Amén.

Porque es muy misericordioso nuestro Señor Jesucristo, que vive con el Padre y reina con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Et dicit celebrans orationem Dominicam de more: El celebrante dice la oración dominical como de costumbre:
Pater noster qui es in cælis:
R/. Amen.

Sanctificétur nomen tuum.
R/. Amen.

Advéniat Regnum tuum.
R/. Amen.

Fiat volúntas tua, sicut in cælo et in terra.
R/. Amen.

Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie.
R/. Amen.

Et dimítte nobis débita nostra,
sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.

R/. Amen.

Et ne nos indúcas in tentatiónem.
R/. Sed líbera nos a malo.

Padre nuestro que estás en el cielo.
R/. Amén.

Santificado sea tu nombre.
R/. Amén.

Venga a nosotros tu Reino.
R/. Amén.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R/. Amén.

Danos hoy nuestro pan de cada día.
R/. Amén.

Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
R/. Amén.

No nos dejes caer en la tentación.
R/. Y líbranos del mal.

A malo nos líbera, et in tuo timóre et ópere bono confírma, summe et admirábilis Deus noster, qui es benedíctus et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Líbranos del mal y manténnos en tu temor y en las obras buenas, sumo y admirable Dios nuestro, tú que eres bendito y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Diaconus populum dimittit dicens: El diácono despide al pueblo diciendo:
Eámus cum pace.
R/. Deo grátias.
Marchemos en paz.
R/. Demos gracias a Dios.
Celebrans cum ministros recedunt in præparatorium sub silentio. El celebrante y los ministros se retiran en silencio a la sacristía.

 


1. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 352-361). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Las oraciones están tomadas del folleto Sagrados oficios de Semana Santa según el antiguo Rito Hispano o Mozárabe. Parroquia de Santa Eulalia y San Marcos. Toledo s/f que es un extracto de la publicación: Triduo sacro en rito hispano antiguo o mozárabe, Ed. de Lamberto de Echeverría. Junta de Capilla, Universidad de Salamanca, 1980.

2. Cf. Jn 10,11. N. de La Ermita.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaViernes Santo. Año I. ÍndiceInicio página

© La Ermita. España MMIV-MMXV