Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la liturgia de la Vigilia Pascual. Cuarta parte. Liturgia eucarística (Años I y II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Pars quarta
Liturgia
eucharistica

Cuarta parte
Liturgia eucarística

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Istam, istam noctem, qui tenébris fidébat aspíciat; istíus cernat splendóris decórem, qui cárceris minabátur horrórem. Mundum illúminat lux ista, non diábolum.
Libet, Christe, ergástulis tua virtúte confráctis, spoliátis insultáre custódibus, et sæviéntis tyránni contémptam irridére iactántiam.
Dúlcior semper captívis est restitúta libértas.

Quis tuam exháusit, iudæe vígilans, sepulturam?
Sopórem passus es, an timórem?
Fraude decéptus es, an virtúte?
Non tuam inértiam miser accúses; non fuísti négligens, sed crudélis.
Adhuc certe cæcitátem tuam pértinax excusáres, si depósitum tuum vel inférna servássent.
Agnósce, infélix, agnósce quid féceris.
Corpus illud moriéntis afféctum hábuit, non deféctum. Viscéribus illis non infírmitas fuit clausa, sed píetas.
Quod pepéndit, ex hómine est; quod resurréxit, ex númine. Nihil dúbites, nihil miréris; hospítium Dómino suo terra esse pótuit, non sepúlcrum.

Mea tunc cum illis mánibus delícta figébas; tuam necem meámque salútem, cum osculándis si licéret corporáliter plantis, clavis transverberántibus consuébas.
Tuum fácinus cælum trémuit, sol expávit, tellus ingémuit; et testántia factóris sui poténtiam terríbile quoddam móntium prærúpta sonuérunt.
Ínferi vim pleni Deo córporis non tulérunt.
Clamábant eleménta de vivo, tártara de defúncto.
Opórtuit tália fíeri mirácula creditúris, tália dari signa salvándis, ut ópera suum corrépta nossent artíficem, in qua se homo pérditum, nisi fuísset invéntus, nescíret.

R/.
Amen.

El que confiaba en las tinieblas que contemple esta, esta noche, que vea la hermosura de esta luz, que amenaza al horror de la mazmorra. Esta luz ilumina al mundo, no al diablo. Oh Cristo, ya es posible, derruidos por tu vigor los calabozos, burlar a los guardianes despojados y escarnecer la humillada jactancia del cruel tirano. Que la libertad recuperada resulte siempre más dulce a los cautivos.

Centinela judío ¿quién vació ese sepulcro que crees tuyo? ¿Tuviste en realidad sueño o más bien temor? ¿Fuiste sorprendido por un fraude o por un poder? No acuses, mísero, tu pasividad: no es que fueras negligente sino cruel. Hasta hoy ciertamente habrías excusado, pertinaz, tu ceguera, si el abismo hubiera retenido tu presa. Reconoce, infeliz, reconoce lo que hiciste. Aquel cuerpo agonizante tuvo amor, no deficiencias. En aquel corazón no habitó la debilidad sino la piedad. Que colgó crucificado se debe a ser hombre, que resucitó a su divinidad. No dudes, no te asombres: que la tierra pudo ser morada para su Señor, mas no sepultura.

Entonces, junto con aquellas manos, clavabas también mis pecados. Cosías con clavos perforantes, a la vez, tu iniquidad y mi salvación junto con aquellos pies, que deberían, si fuera posible, ser físicamente besados. El cielo se estremeció ante tu crimen, el sol se aterró, la tierra gimió, y testificando el poder de su hacedor las quebradas de los montes resonaron algo terrible. Los abismos no soportaron el poder de un cuerpo lleno de divinidad. Clamaban los elementos por el viviente, los abismos por el difunto. Y fue necesario realizar tales prodigios para los que habrían de creer y que se dieran tales signos a los que tenían que salvarse, de modo que la criatura secuestrada reconociese a su hacedor, en que el hombre no se sabría perdido de no haber sido antes hallado.
R/. Amén.

Regnánte Dómino Iesu Christo et Redemptóre nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Reinando Jesucristo Señor y Redentor nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Esuriéntes Corpus tuum, Dómine, ac Sánguinem sitiéntes, ut hoc nobis in remissiónem peccatórum suméndum tríbuas deprecámur: quia nostra virtus et salus sit, si tamen non quod indígni sumus, irascáris.
Sed facis vinci gáudio metum, et cédere exsultatióni terrórem.
Nemo enim est in hoc número concilióque fidélium, qui non accédere ad mensam tuam in hac gloriósa per totum mundum nocte desíderet.
Ut si firmus est, hábeat custódiam; si infírmus est, medicínam.

Sic ígitur quæsumus apud te, Dómine, plácitum sit cunctis donáre quod cúpiunt, ut dignéris párcere quod præsúmunt.
Quis non optet illa carne ánimam suam tángere, páscere, confortáre, in quam se per grátiam credat esse transfúsum? quæ corruptiónem non vidit, et vim mortis passióne mortis absórbuit.
Quis non ámbiat propter te súmere de tuo, quod te vídeat propter nos assumpsísse de nostro?
Índita hac ex pietáte fidúcia, ut quod in defúnctis dignátus est vivificáre mórtuum, in reis dignétur purificáre corrúptum.

R/.
Amen.

Con hambre de tu Cuerpo, Señor, y con sed de tu Sangre, para que nos las des a tomar en remisión de nuestros pecados, te pedimos, que nos sirvan de fuerza y salvación, y aunque somos indignos, no te irrites con nosotros.
Concédenos vencer el temor con el gozo, y que el terror dé lugar al júbilo.
Nadie hay en esta asamblea de tus fieles que no desee llegar a tu casa en esta noche, santa para todo el mundo; para que si se encuentra seguro, tenga protección, y si enfermo, medicina.

Así pues, te pedimos, Señor, que te dignes dar a cada uno, según sus deseos, y te dignes perdonar cuanto piden.
¿Quién no querrá que aquella carne toque, alimente y conforte su alma, con la que por la gracia se ha compenetrado, ya que no conoció la corrupción y arrebató su poder a la muerte?
¿Quién no apetecerá por ti, recibir de lo tuyo, cuando te ha visto por nosotros revestirte de lo nuestro? Por esta piedad tuya tenemos la confianza de que, así como devolverás la vida a los difuntos, te dignarás purificar las manchas de los pecadores.
R/. Amén.

Te præstánte, Deus noster, qui regis ómnia, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Concédelo, oh Dios nuestro, que todo lo gobiernas, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/.
Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Christe, redémptio nostra, qui olim noctem istam tuæ resurrectiónis illuminásti poténtia: precámur, ut in hac qua ipse vivus surrexísti a mórtuis, et expiatiónem críminum vivis, et réquiem iúbeas præstáre defúnctis.
R/.
Amen.

Cristo, que eres nuestra redención, y que en aquel tiempo iluminaste con tu poder esta noche de tu resurrección; te rogamos, que hoy, al resucitar vivo entre los muertos, concedas la expiación de los pecados a los que vivimos y el descanso a los difuntos.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/.
Amén

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Deus, qui neóphitos tuos maióri animárum quam véstium nitóre vestísti, ut plus accíperent quam habére se nóverint; præsta, ut sicut donum tuum eórum intelléctum exsúperat, ita in eis ultra ætátem fides cum intelligéntia plácitis tibi opéribus coaléscat.
Nobis quoque per mortem Iesu Christi Fílii tui pacis dona largíre, et véniam culpárum attríbue.

R/.
Amen.

Oh, Dios que a tus neófitos has revestido con una blancura del alma superior a la del vestido, para que recibieran más de lo que pensaban tener: concede que, igual que tu don desborda su inteligencia, así la fe con la inteligencia en ellos, desbordando la edad, pueda unirse a ti con obras que sean de tu beneplácito. Danos también a nosotros, el don de tu paz por la muerte de Jesucristo tu Hijo, y concede el perdón de los pecados.
R/. Amén.
Per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual vives en una sola e igual esencia en la unidad del Espíritu Santo que reina, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus, pietátem tuam omni quidem témpore, sed in hac nocte, vel die, profúsius exsultántibus ánimis collaudáre.
Nox enim ista non tenebrárum, sed lúminis mater est, in qua exórtus est in ætérnum dies resurrectiónis nostræ, Dóminus Iesus Christus.

Ille verus Agnus qui ábstulit peccátum mundi.
Qui non in figúra ventúri, álio offerénte mactátus est, sed in córpore veritátis advéniens, adimplévit figúras carnálium sacrificiórum, approbávit et prophetías miraculórum cæléstium, seque vivam et veram hóstiam novíssimis sæculórum tempóribus, idem Sacérdos et sacer Agnus exhíbuit; elevatísque in cruce mánibus, sacrifícium vespertínum pepéndit in ligno, et benefícium matutínum surgens præbuit e sepúlcro.

Unde venerándi sacra æmulatióne mystérii in ætérnam modo vitam fílii lucis oriúntur, quos matutíno partu per grátiam spirituálem hac nocte progénerat mater Ecclésia, sine corruptióne concípiens et cum gáudio páriens, éxprimens in se útique formam vírginis genetrícis, absque ullo humánæ contagiónis fecúnda concéptu.
In cuius matutínis, resurgénte Christo, mors occídit delictórum et exórta est vita credéntium.

Propter quod ei cæléstia atque terréstria cantant cánticum novum cum omni exércitu Angelórum, et cum Chérubim ac Séraphim sine cessatióne sic dicunt:

Es digno y justo, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, ensalzar de veras en todo tiempo tu piedad, pero en esta noche y día con el espíritu sobremanera exultante. Porque no es noche de tinieblas sino madre de luz, en la que amaneció para siempre el día de nuestra resurrección, el Señor Jesucristo.

Aquel verdadero Cordero que quitó el pecado del mundo. Que no fue sacrificado, ofreciéndole otro en figura del que había de venir, sino viniendo él mismo con un cuerpo verdadero, dio cumplimiento a las figuras de los sacrificios carnales, hizo verdaderas también las profecías de los celestes oráculos y, últimamente, se ofreció a sí mismo, sacerdote y sagrado Cordero, como hostia viva y verdadera. Alzadas las manos en la cruz, pendió del madero, como sacrificio de la tarde, y se manifestó resucitando del sepulcro, como don de la mañana.

Por lo cual, con la sacramental imitación del adorable misterio, nacen ya para la vida eterna los hijos de la luz, a los que la madre Iglesia alumbró esta noche en matinal parto, por la gracia espiritual, habiéndolos concebido sin corrupción y pariéndolos con gozo; reproduciendo en sí misma de verdad la imagen de la Virgen María, fecunda, pero no con fruto de contacto humano. En cuya alborada, al resucitar Cristo, muere la muerte del pecado y amanece la vida de los creyentes.

Por lo que le canta a él un cántico nuevo los seres terrestres y celestes, en unión con toda la milicia de los Ángeles y de los Querubines y Serafines, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus et verus Iesus Fílius Dei, qui ascéndit patíbulum crucis, ut omnes vires suas mors in sua pérderet morte.
Descéndit ad ínferos, ut hóminem véteri erróre decéptum, et regno peccáti serviéntem, victor abstráheret; serásque portárum poténti manu confríngeret, et secutúris suæ resurrectiónis aperíret.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo y verdadero Jesús, Hijo de Dios, que subió al patíbulo de la cruz, para que la muerte, muriendo él, perdiese toda su fuerza.
Descendió al infierno, para librar, con su victoria, al hombre engañado por los antiguos errores y sometido al reino del pecado y romper con su fuerte brazo los cerrojos de sus puertas y así mostrar a cuantos le habían de seguir, la gloria de su resurrección.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Habéntes ante óculos, omnípotens Pater, tantæ passiónis triúmphos, súpplices exorámus ut Pascha hoc, quod nobis Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus hóstiam vivam constítuit, atque complévit, fiat nobis in protectiónem salútis et vitæ.
Ut sanctificátus his sollemnitátibus pópulus, altáribus tuis oblatiónis suæ múnera placitúra consígnet.
Fiat nobis Eucharistía pura atque legítima in nómine Unigéniti tui; ut cum nostris fúerit recépta pectóribus, fidem nútriat, mentem sanctíficet atque confírmet.

R/.
Amen.
Oh Padre todopoderoso, teniendo ante los ojos la victoria de tan excelsa pasión, rogamos suplicantes que la Pascua que nuestro Señor Jesucristo consagró y consumó como hostia viviente para nosotros, sea en nosotros salvaguarda de la salud y de la vida.

De modo que el pueblo, santificado por esta solemnidad, ponga la grata ofrenda de su oblación en tu altar. Sea celebrada por nosotros una eucaristía pura y verdadera en el nombre de tu Unigénito, a fin de que, cuando sea recibida en nuestro pecho, nutra la fe y santifique y conforme el espíritu.
R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Ap 5,5
Vicit leo de tribu Iuda, radix David, allelúia.
Vicit leo de tribu Iuda, radix David, allelúia.
Vicit leo de tribu Iuda, radix David, allelúia.
Venció el león de la tribu de Judá, la raíz de David, aleluya.
Venció el león de la tribu de Judá, la raíz de David, aleluya.
Venció el león de la tribu de Judá, la raíz de David, aleluya.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Excellentíssimam in hac nocte tuæ, Christe, resurrectiónis celebrántes sollemnitátem, in qua  ipse novus dies, novo de túmulo surgens, veternósam antíquæ noctis calíginem cæléstem convertísti in claritátem: te quibus póssumus lacrimósis rugítibus implorámus, ut qui nos redemísti prétio tui sánguinis, institúta a te præcépta accéptes nostræ oratiónis, cum ea quæ nos docuísti proclamavérimus e terris: Al celebrar esta tu noche, oh Cristo, la solemnidad extraordinaria de la resurrección, con que tú mismo, como nuevo día, saliendo del sepulcro, convertiste en celestial claridad las antiguas tinieblas de la vieja noche; te pedimos, con cuantos gemidos y lágrimas podemos, que ya que nos has redimido con el precio de tu sangre, aceptes la oración que tú mismo nos mandaste y enseñaste, para que la rezáramos desde aquí:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui ascéndit patíbulum crucis, sua vos redemptióne consérvet.
R/.
Amen.
Cristo, el Señor, que subió al patíbulo de la cruz os conserve por su redención.
R/. Amén.
Detque vobis suæ dulcédinis sapiéntia renovári, qui se amáro permísit fellis póculo propinári.
R/.
Amen.
Y os conceda que os renovéis por la sabiduría de su dulzura, él que hubo de saborear la amarga bebida de la miel.
R/. Amén.
Ut cuius laudes Ecclésia cuncta celebrávit ovándo, eius conservári mereátur magno crucis vexíllo.
R/.
Amen.
Y la Iglesia entera que celebra con aplauso sus alabanzas, merezca conservarse bajo la bandera de su cruz.
R/. Amén.
Præstánte sua misericórdia, qui in Trinitáte unus Deus vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Nos lo conceda su misericordia, que en la Trinidad divina, vive y reina Dios por los siglos de los siglos.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión Mt 28,2-10.19-20 (2)
Gaudéte, pópuli, et lætámini:
Ángelus sedit super lápidem Dómini; ipse vobis evangelizábit:
Christus surréxit a mórtuis, Salvátor mundi, et replévit ómnia suavitáte.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo:
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva. Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini.
R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra
V/. Et accédens revólvit lápidem, et sedébat super eum.
Erat autem aspéctus eius sicut fulgur, et vestiménta eius cándida sicut nix.
V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Ipse vobis evangelizábit. R/. Y trajo la buena nueva.
V/. Nólite timére vos; scio enim quod Iesum, qui crucifíxus est, quæritis; non est hic, surréxit enim, sicut dixit. V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Et replévit ómnia suavitáte. R/. Y su olor ha inundado la tierra.
V/. Veníte et vidéte locum ubi pósitus erat Dóminus; quia surréxit et ecce præcédet vos in Galilæam; ibi eum vidébitis, sicut dixit vobis. V/. Venid, ved el sitio donde estaba el Señor; porque ha resucitado de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis. Ya os lo he dicho.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini. R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
V/. Et exiérunt mulíeres cito de monuménto cum amóre et gáudio magno, curréntes nuntiáre discípulis eius: V/. Ellas se alejaron a toda prisa del sepulcro, y con miedo y gran alegría corrieron a llevar la noticia a los discípulos.
R/. Christus surréxit a mórtuis, Salvátor mundi, et replévit ómnia suavitáte. R/. Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
V/. Ecce Iesus occúrrit illis dicens: avéte.
Illæ autem accessérunt et tenuérunt pedes eius, et adoravérunt eum.
V/. De pronto Jesús salió a su encuentro y les dijo: «Dios os guarde». Ellas se acercaron, se agarraron a sus pies y lo adoraron.
R/. Salvátor mundi, et replévit ómnia suavitáte. R/. El Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
V/. Tunc ait illis Iesus: nolíte timére; ite, nuntiáte frátribus meis ut eant in Galilæam, ibi me vidébunt. V/. Jesús les dijo: «No tengáis miedo; id y decid a mis hermanos que vayan a Galilea, que allí me verán».
R/. Salvátor mundi, et replévit ómnia suavitáte. R/. El Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
V/. Et eccédens revólvit lápidem dicens: data est mihi omnis potéstas in cælo et in terra. V/. Y se acercó y les dijo: Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra.
R/. Salvátor mundi, et replévit ómnia suavitáte. R/. El Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
V/. Eúntes in mundum, prædicáte evangélium univérsæ creatúræ; qui credíderit et baptizátus fúerit, salvus erit. V/. Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini. R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
V/. Eúntes vero, docéte omnes gentes baptizántes eos in nómine Patris et Fílii et Spíritus Sancti, docéntes eos serváre ómnia quæcúmque mandávi vobis. V/. Id, pues, y haced discípulos míos en todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini. R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
V/. Et ecce ego vobíscum sum ómnibus diébus usque ad consummatiónem sæculi. V/. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini. R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen. V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Gaudéte, pópuli, et lætámini. R/. Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti. Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.
R/.
Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia. Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/.
Amén.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 404-411). Traducción de oratio admonitionis, ad pacem, illatio y post pridie por Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes, Toledo 2000, pp. 61, 134, 109, 127-129 respectivamente. Cantus ad confractionem y completuria del Oferencio y el resto de oraciones tomadas del folleto Sagrados oficios de Semana Santa según el antiguo Rito Hispano o Mozárabe. Parroquia de Santa Eulalia y San Marcos. Toledo s/d.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Mt 28,2-10; Mc 16,15-16; Mt 18-20. N. de la Ermita.

 

 

Índice LiturgiaVigilia Pascual. Segunda parteInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXIV