La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la liturgia de la Vigilia Pascual. Segunda parte (Año I)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Pars secunda
Liturgia verbi

Annus primus

Segunda parte
Liturgia de la palabra

Año I

LECTIO PRIMA / Lectura primera
Annus primus / Año I Gén 1,1-2,3
Léctio libri Génesis.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Génesis.
R/. Demos gracias a Dios.

In princípio creávit Deus cælum et terram. Terra autem erat inánis et vácua, et tenébræ super fáciem abýssi, et spíritus Dei ferebátur super aquas.

Dixítque Deus: «Fiat lux». Et facta est lux. Et vidit Deus lucem quod esset bona et divísit Deus lucem ac ténebras. Appellavítque Deus lucem Diem et ténebras Noctem. Factúmque est véspere et mane, dies unus.

Dixit quoque Deus: «Fiat firmaméntum in médio aquárum et divídat aquas ab aquis». Et fecit Deus firmaméntum divisítque aquas, quæ erant sub firmaménto, ab his, quæ erant super firmaméntum. Et factum est ita. Vocavítque Deus firmaméntum Cælum. Et factum est véspere et mane, dies secúndus.

Dixit vero Deus: «Congregéntur aquæ, quæ sub cælo sunt, in locum unum, et appáreat árida». Factúmque est ita. Et vocávit Deus áridam Terram congregationésque aquárum appellávit María. Et vidit Deus quod esset bonum.

Et ait Deus: «Gérminet terra herbam viréntem et herbam faciéntem semen et lignum pomíferum fáciens fructum iuxta genus suum, cuius semen in semetípso sit super terram». Et factum est ita. Et prótulit terra herbam viréntem et herbam afferéntem semen iuxta genus suum lignúmque fáciens fructum, qui habet in semetípso seméntem secúndum spéciem suam. Et vidit Deus quod esset bonum. Et factum est véspere et mane, dies tértius.

Dixit autem Deus: «Fiant luminária in firmaménto cæli, ut dívidant diem ac noctem et sint in signa et témpora et dies et annos, ut lúceant in firmaménto cæli et illúminent terram». Et factum est ita. Fecítque Deus duo magna luminária: lumináre maius, ut præésset diéi, et lumináre minus, ut præésset nocti, et stellas. Et pósuit eas Deus in firmaménto cæli, ut lucérent super terram et præéssent diéi ac nocti et divíderent lucem ac ténebras. Et vidit Deus quod esset bonum. Et factum est véspere et mane, dies quartus.

Dixit étiam Deus: «Púllulent aquæ réptile ánimæ vivéntis, et volátile volet super terram sub firmaménto cæli». Creavítque Deus cete grándia et omnem ánimam vivéntem atque motábilem, quam púllulant aquæ secúndum spécies suas, et omne volátile secúndum genus suum. Et vidit Deus quod esset bonum; benedixítque eis Deus dicens: «Créscite et multiplicámini et repléte aquas maris, avésque multiplicéntur super terram». Et factum est véspere et mane, dies quintus.

Dixit quoque Deus: «Prodúcat terra ánimam vivéntem in génere suo, iuménta et reptília et béstias terræ secúndum spécies suas». Factúmque est ita. Et fecit Deus béstias terræ iuxta spécies suas et iumenta secúndum species suas et omne réptile terræ in génere suo. Et vidit Deus quod esset bonum.

Et ait Deus: «Faciámus hóminem ad imáginem et similitúdinem nostram; et præsint píscibus maris et volatílibus cæli et béstiis universæque terræ omníque réptili, quod movétur in terra». Et creávit Deus hóminem ad imáginem suam; ad imáginem Dei creávit illum; másculum et féminam creávit eos.

Benedixítque illis Deus et ait illis Deus: «Créscite et multiplicámini et repléte terram et subícite eam et dominámini píscibus maris et volatílibus cæli et univérsis animántibus, quæ movéntur super terram». Dixítque Deus: «Ecce dedi vobis omnem herbam afferéntem semen super terram et univérsa ligna, quæ habent in semetípsis fructum ligni portántem seméntem, ut sint vobis in escam et cunctis animántibus terræ omníque vólucri cæli et univérsis, quæ movéntur in terra et in quibus est ánima vivens, omnem herbam viréntem ad vescéndum». Et factum est ita. Vidítque Deus cuncta, quæ fecit, et ecce erant valde bona. Et factum est véspere et mane, dies sextus.

Ígitur perfécti sunt cæli et terra et omnis exércitus eórum. Complevítque Deus die séptimo opus suum, quod fécerat, et requiévit die séptimo ab univérso ópere, quod patrárat. Et benedíxit Deus diéi séptimo et sanctificávit illum, quia in ipso requiéverat ab omni ópere suo, quod creávit Deus, ut fáceret.

In fine uniuscuiusque lectionis populus respondet, de more:

R/. Amen.

Al principio Dios creó el cielo y la tierra. La tierra era soledad y caos, y las tinieblas cubrían el abismo; y el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas.

Dios dijo: «Haya luz», y hubo luz. Vio Dios que la luz era buena, y la separó de las tinieblas; y llamó a la luz día, y a las tinieblas noche. Hubo así tarde y mañana: día primero.

Y Dios dijo: «Haya un firmamento entre las aguas, que separe las unas de las otras»; y así fue: Dios hizo el firmamento, separando por medio de él las aguas que hay debajo de las que hay sobre él. 8 Dios llamó al firmamento cielo. Hubo tarde y mañana: día segundo.

Dios dijo: «Reúnanse en un solo lugar las aguas inferiores y aparezca lo seco»; y así fue. Dios llamó a lo seco tierra, y a la masa de las aguas llamó mares. Vio Dios que esto estaba bien.

Dios dijo: «Produzca la tierra vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que den sobre la tierra frutos que contengan la semilla de su especie»; y así fue. La tierra produjo vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que contienen la semilla propia de su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Hubo tarde y mañana: día tercero.

Dios dijo: «Haya lumbreras en el firmamento que separen el día de la noche, sirvan de signos para distinguir las estaciones, los días y los años, y luzcan en el firmamento del cielo para iluminar la tierra». Y así fue: Dios hizo dos lumbreras grandes, la mayor para gobierno del día, y la menor para gobierno de la noche, y las estrellas. Dios las puso en el firmamento del cielo para iluminar la tierra, regular el día y la noche y separar la luz de las tinieblas. Vio Dios que esto estaba bien. Hubo tarde y mañana: día cuarto.

Dios dijo: «Pulule en las aguas un hormigueo de seres vivientes y revoloteen las aves por encima de la tierra y cara al firmamento del cielo». Dios creó los grandes monstruos marinos, todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas según su especie, y el mundo volátil según su especie. Vio Dios que esto estaba bien. Dios los bendijo diciendo: «Sed fecundos, multiplicaos y llenad las aguas del mar, y multiplíquense las aves sobre la tierra». Hubo tarde y mañana: día quinto.

Dios dijo: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie». Y así fue. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las fieras campestres y los reptiles de la tierra».Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, macho y hembra los creó.

Dios los bendijo y les dijo: «Sed fecundos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y cuantos animales se mueven sobre la tierra». Y añadió: «Yo os doy toda planta sementífera que hay sobre la superficie de la tierra y todo árbol que da fruto conteniendo simiente en sí. Ello será vuestra comida. A todos los animales del campo, a las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser viviente, yo doy para comida todo herbaje verde». Y así fue. Vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que todo estaba muy bien. Hubo tarde y mañana: día sexto.

Así fueron acabados el cielo y la tierra y todos sus elementos. Dios dio por terminada su obra el séptimo día, y en este día descansó de toda su obra. Dios bendijo el día séptimo y lo santificó, porque en él había descansado de toda la obra de su actividad creadora.

Al final de cada lectura el pueblo responde de la forma habitual:

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO SECUNDA / Lectura segunda
Annus primus / Año I

Gén 5,32-6,3.5-6.13-14; 7,1-5.17.23; 8,1.4.6-8.9-11.13.15-18.20-21 (2)

Léctio libri Génesis.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Génesis.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Noe cum quingentórum esset annórum, génuit Sem, Cham et Iapheth.Cumque cœpíssent hómines multiplicári super terram et fílias procreássent, vidéntes fílii Dei fílias hóminum quod essent pulchræ, accepérunt sibi uxóres ex ómnibus, quas elégerant.Dixítque Deus: «Non permanébit spíritus meus in hómine in ætérnum, quia caro est; erúntque dies illíus centum vigínti annórum».

Videns autem Dóminus quod multa malítia hóminum esset in terra, pænítuit eum quod hóminem fecísset in terra. Dixítque Deus ad Noe: «Finis univérsæ carnis venit coram me.Fac tibi arcam de lignis cupréssinis et ingrédere in eam tu et fílii tui, uxor tua et úxores filiórum tuórum tecum, et ex cunctis animántibus univérsæ carnis, te enim vidi iustum coram me in generatióne hac, ut salvétur semen super fáciem univérsæ terræ. Adhuc enim et post dies septem ego pluam super terram quadragínta diébus et quadragínta nóctibus et delébo omnem substántiam, quam feci, de superfície terræ».

Fecit ergo Noe ómnia, quæ mandáverat ei Dóminus. Factúmque est dilúvium, et delévit omnem substántiam quæ erat super terram.

Addúxit vero Deus spíritum super terram, et prohíbitæ sunt plúviæ de cælo, requievítque arca die séptimo.

Apériens Noe fenéstram arcæ, quam fécerat, dimísit corvum; qui egrediebátur éxiens et rédiens, donec siccaréntur aquæ super terram. Emísit quoque colúmbam a se, ut vidéret si iam cessássent aquæ super fáciem terræ. Quæ, cum non invenísset, ubi requiésceret pes eius, revérsa est ad eum in arcam. Extendítque manum et apprehénsam íntulit in arcam. Exspectátis autem ultra septem diébus áliis, rursum dimísit colúmbam ex arca. At illa venit ad eum ad vésperam portans ramum olívæ viréntibus fóliis in ore suo. Intelléxit ergo Noe quod cessássent aquæ super terram.

Et apériens tectum arcæ, et ecce aspéxit vidítque quod exsiccáta erat superfícies terræ.

Locútus est autem Deus ad Noe dicens: «Egrédere de arca tu et uxor tua, fílii tui et uxóres filiórum tuórum tecum. cunctaque animántia, quæ sunt apud te ex omni carne».

Egressus ergo Noe fecit ut díxerat ei Deus. Ædificavítque altáre Dómino; et tollens de cunctis pecóoribus mundis et volúcribus mundis óbtulit holocáusta super altáre. Odoratúsque est Dóminus odórem suavitátis.

R/. Amen.

En aquellos días:

Noé, a la edad de quinientos años, engendró a Sem, Cam y Jafet. Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron por esposas las que más les gustaron. El Señor dijo: «Mi espíritu no permanecerá por siempre en el hombre, porque es de carne. Sus días serán ciento veinte años».

Al ver el Señor que la maldad de los hombres sobre la tierra era muy grande se arrepintió de haber creado al hombre sobre la tierra, y Dios dijo a Noé: «He decidido acabar con todo ser viviente, Hazte un arca de maderas resinosas, y entra en ella tú y tu mujer, tus hijos y sus mujeres porque tú eres el único hombre justo que he encontrado en esta generación. Y mete a contigo a todos los seres vivientes con el fin de conservar la especie sobre la tierra. Porque dentro de siete días haré llover sobre la tierra por espacio de cuarenta días y cuarenta noches y exterminaré sobre ella todos los seres que he hecho».

Noé hizo todo cuanto Dios le había mandado. El diluvio duró cuarenta días y todos los seres vivientes sobre la superficie de la tierra fueron exterminados.

Dios hizo pasar un viento sobre la tierra, y cesó de caer lluvia y el día séptimo el arca quedó anclada.

Noé abrió la ventana que había hecho en el arca y soltó un cuervo, el cual estuvo volando, yendo y viniendo, hasta que se secaron las aguas sobre la tierra. Después soltó una paloma, para ver si se habían secado las aguas sobre la superficie de la tierra. La paloma, no encontrando dónde posarse, volvió de nuevo al arca. Noé sacó la mano, la agarró y la metió en el arca. Esperó siete días más, y de nuevo soltó la paloma fuera del arca. Y por la tarde volvió, trayendo en su pico una rama de olivo. Así conoció Noé que las aguas no cubrían ya la superficie de la tierra.

Y levantó la cubierta del arca, miró y vio que la superficie de la tierra estaba seca.

Dios habló a Noé y le dijo: «Sal del arca tú, tu mujer, tus hijos y tus nueras. Saca también todos los animales que están contigo».

Salió, pues, Noé e hizo lo que le dijo Dios. Y levantó un altar al Señor y, tomando de todos los animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos sobre él. Y el Señor aspiró el perfume agradable.

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO TERTIA / Lectura tercera
Annus primus / Año I Gén 22,1-19
Léctio libri Génesis.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Génesis.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Tentávit Deus Ábraham et dixit ad eum: «Ábraham». Ille respóndit: «Adsum». Ait: «Tolle fílium tuum unigénitum, quem díligis, Ísaac et vade in terram Mória; atque offer eum ibi in holocáustum super unum móntium, quem monstrávero tibi».

Ígitur Ábraham de nocte consúrgens stravit ásinum suum ducens secum duos iúvenes suos et Ísaac fílium suum. Cumque concidísset ligna in holocáustum, surréxit et ábiit ad locum, quem præcéperat ei Deus. Die autem tértio, elevátis óculis, vidit locum procul dixítque ad púeros suos: «Exspectáte hic cum ásino. Ego et puer illuc usque properántes, postquam adoravérimus, revertémur ad vos».

Tulit quoque ligna holocáusti et impósuit super Ísaac fílium suum; ipse vero portábat in mánibus ignem et cultrum. Cumque duo pérgerent simul, dixit Ísaac Ábrahæ patri suo: «Pater mi». Ille respóndit: «Quid vis, fili». «Ecce, inquit, ignis et ligna; ubi est víctima holocáusti?». Dixit Ábraham: «Deus providébit sibi víctimam holocáusti, fili mi».

Pergébant ambo páriter; et venérunt ad locum, quem osténderat ei Deus, in quo ædificávit Ábraham altáre et désuper ligna compósuit. Cumque colligásset Ísaac fílium suum, pósuit eum in altári super struem lignórum extendítque Ábraham manum et arrípuit cultrum, ut immoláret fílium suum.

Et ecce ángelus Dómini de cælo clamávit: «Ábraham, Ábraham». Qui respóndit: «Adsum». Dixítque: «Non exténdas manum tuam super púerum neque fácias illi quidquam. Nunc cognóvi quod times Deum et non pepercísti fílio tuo unigénito propter me». Levávit Ábraham óculos suos vidítque ariétem unum inter vepres hæréntem córnibus; quem assúmens óbtulit holocáustum pro fílio. Appellavítque nomen loci illíus: «Dóminus videt». Unde usque hódie dícitur: «In monte Dóminus vidétur».

Vocávit autem ángelus Dómini Ábraham secúndo de cælo et dixit: «Per memetípsum iurávi -verbum Dómini- quia fecísti hanc rem et non pepercísti fílio tuo unigénito, benedícam tibi et multiplicábo semen tuum sicut stellas cæli et velut arénam, quæ est in lítore maris. Possidébit semen tuum portas inimicórum suórum, et benedicéntur in sémine tuo omnes gentes terræ, quia obœdísti voci meæ».

Revérsus est Ábraham ad púeros suos abierúntque Bersabée simul, et habitávit ibi.

R/. Amen.

En aquellos días:

Dios quiso probar a Abrahán, y le llamó: «¡Abrahán! ¡Abrahán!». Éste respondió: «Aquí estoy». Y Dios le dijo: «Toma ahora a tu hijo, al que tanto amas, Isaac, vete al país de Moria, y ofrécemelo allí en holocausto en un monte que yo te indicaré».

Abrahán se levantó de madrugada, aparejó su asno, tomó consigo dos criados y a su hijo Isaac, partió la leña para el holocausto y se encaminó hacia el lugar que Dios le había dicho. Al tercer día, Abrahán alzó los ojos y alcanzó a ver de lejos el lugar; y dijo a sus criados: «Quedaos aquí con el asno mientras el muchacho y yo subimos arriba; adoraremos a Dios, y después volveremos con vosotros».

Abrahán tomó la leña del holocausto y la puso sobre el hombro de su hijo Isaac. Después tomó en su mano el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos juntos. Isaac dijo a su padre: «¡Padre!». Él respondió: «¿Qué quieres, hijo mío?». Isaac dijo: «Llevamos el fuego y la leña; pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?». Abrahán respondió: «Dios se proveerá del cordero para el holocausto, hijo mío».

Y continuaron juntos el camino. Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, Abrahán levantó un altar; preparó la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar encima de la leña. Luego tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo.

Entonces el ángel del Señor le llamó desde el cielo y le dijo: «¡Abrahán! ¡Abrahán!». Éste respondió: «Aquí estoy». Y el ángel le dijo: «No lleves tu mano sobre el muchacho, ni le hagas mal alguno. Ya veo que temes a Dios, porque no me has negado a tu hijo, tu hijo único». Abrahán alzó los ojos y vio a sus espaldas un carnero enredado por los cuernos en un matorral. Tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Abrahán puso a aquel lugar el nombre de «El Señor provee», y por eso todavía hoy se dice «El monte del Señor provee».

El ángel del Señor llamó por segunda vez a Abrahán, y le dijo: «Juro por mí mismo, palabra del Señor, que, por haber hecho esto y no haberme negado tu hijo único, te colmaré de bendiciones y multiplicaré tanto tu descendencia, que será como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la otra orilla del mar, y tu descendencia ocupará la puerta de sus enemigos. Por tu descendencia serán benditas todas las naciones de la tierra, porque obedeciste mi voz».

Abrahán volvió donde sus criados y partieron juntos hacia Berseba, donde Abrahán se quedó a vivir.

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO QUARTA / Lectura cuarta
Annus primus / Año I Éx 12,1-11
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Dixit Dóminus ad Móysen et Áaron in terra Ægýpti: «Mensis iste vobis princípium ménsium, primus erit in ménsibus anni. Loquímini ad univérsum cœtum filiórum Ísrael et dícite eis: Décima die mensis huius tollat unusquísque agnum per famílias et domos suas. Sin autem minor est númerus, ut suffícere possit ad vescéndum agnum, assúmet vicínum suum, qui iunctus est dómui suæ, iuxta númerum animárum, quæ suffícere possunt ad esum agni. Erit autem vobis agnus absque mácula, másculus, annículus; quem de agnis vel hædis tollétis et servábitis eum usque ad quartam décimam diem mensis huius; immolabítque eum univérsa congregátio filiórum Ísrael ad vésperam. Et sument de sánguine eius ac ponent super utrúmque postem et in superlimináribus domórum, in quibus cómedent illum; et edent carnes nocte illa assas igni et ázymos panes cum lactúcis amáris. Non comedétis ex eo crudum quid nec coctum aqua, sed tantum assum igni; caput cum pédibus eius et intestínis vorábitis. Nec remanébit quidquam ex eo usque mane; si quid resíduum fúerit, igne comburétis. Sic autem comedétis illum: renes vestros accingétis, calceaménta habébitis in pédibus, tenéntes báculos in mánibus, et comedétis festinánter; est enim Pascha (id est tránsitus) Dómini».

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés y a Aarón en Egipto: «Este mes será para vosotros el principal, el primero de los meses del año.Decid a toda la comunidad de Israel: El día diez de este mes cada uno se procure un cordero por familia, un cordero por casa. Si la familia es demasiado pequeña para consumir el cordero entero, se pondrá de acuerdo con su vecino, el más próximo a su casa, según el número de personas y en razón de la porción de cordero que cada cual puede comer. El cordero ha de ser sin defecto, macho, de un año; podrá ser cordero o cabrito. Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes; entonces todo Israel lo inmolará entre dos luces. Con un poco de la sangre se untarán las jambas y el dintel de las casas en que se ha de comer. Esa misma noche comeréis la carne asada al fuego, con panes sin levadura y hierbas amargas. No comeréis nada crudo ni cocido en agua; todo ha de ser asado al fuego: cabeza, patas y entrañas. No dejaréis nada de él para la mañana siguiente; si queda algo, lo quemáis. Lo comeréis así: ceñidos los lomos, calzados los pies, báculo en mano. Lo comeréis de prisa, porque es la pascua del Señor.

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO QUINTA / Lectura quinta
Annus primus / Año I Éx 14,15-15,1 (3)
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

Quinta progénie ascendérunt fílii Ísrael de terra Ægýpti. Dixítque Dóminus ad Móysen: «Quid clamas ad me? Lóquere fíliis Ísrael, ut proficiscántur. Tu autem éleva virgam tuam et exténde manum tuam super mare et dívide illud, ut gradiántur fílii Ísrael in médio mari per siccum. Ego autem indurábo cor Ægyptiórum, ut persequántur eos; et glorificábor in pharaóne et in omni exércitu eius, in cúrribus et in equítibus illíus. Et scient Ægýptii quia ego sum Dóminus, cum glorificátus fúero in pharaóne, in cúrribus atque in equítibus eius».

Tollénsque se ángelus Dei, qui præcedébat castra Ísrael, ábiit post eos; et cum eo páriter colúmna nubis, prióra dimíttens, post tergum. Stetit inter castra Ægyptiórum et castra Ísrael; et erat nubes tenebrósa et illúminans noctem, ita ut ad se ínvicem toto noctis témpore accédere non valérent.

Cumque extendísset Móyses manum super mare, réppulit illud Dóminus, flante vento veheménti et urénte tota nocte, et vertit in siccum; divisáque est aqua. Et ingréssi sunt fílii Ísrael per médium maris sicci; erat enim aqua quasi murus a dextra eórum et læva. Persequentésque Ægýptii ingréssi sunt post eos, omnis equitátus pharaónis, currus eius et équites per médium maris.

Iamque advénerat vigília matutína, et ecce respíciens Dóminus super castra Ægyptiórum per colúmnam ignis et nubis perturbávit exércitum eórum; et impedívit rotas cúrruum, ita ut diffícile moveréntur. Dixérunt ergo Ægýptii: «Fugiámus Israélem. Dóminus enim pugnat pro eis contra nos».

Et ait Dóminus ad Móysen: «Exténde manum tuam super mare, ut revertántur aquæ ad Ægýptios super currus et équites eórum». Cumque extendísset Móyses manum contra mare, revérsum est primo dilúculo ad priórem locum; fugientibúsque Ægýptiis occurrérunt aquæ, et invólvit eos Dóminus in médiis flúctibus. Reversæque sunt aquæ et operuérunt currus et équites cuncti exércitus pharaónis, qui sequéntes ingréssi fúerant mare; ne unus quidem supérfuit ex eis. Fílii autem Ísrael perrexérunt per médium sicci maris, et aquæ eis erant quasi pro muro a dextris et a sínistris.

Liberavítque Dóminus in die illo Ísrael de manu Ægyptiórum. Et vidérunt Ægýptios mórtuos super litus maris et manum magnam, quam exercúerat Dóminus contra eos; timuítque pópulus Dóminum et credidérunt Dómino et Móysi servo eius.

Tunc cécinit Móyses et fílii Ísrael carmen hoc Dómino, et dixérunt:

Quando lectioni subsequitur canticum non dicitur in fine Amen.

La quinta generación de los hijos de Israel subió de la tierra de Egipto Y el Señor dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? Di a los israelitas que sigan adelante. Tú alza tu bastón, extiende la mano sobre el mar y divídelo para que los israelitas pasen por medio del mar en seco. Yo endureceré el corazón de los egipcios y seguirán tras ellos por el mar; así seré glorificado a costa del Faraón y de todo su ejército, de sus carros y de sus caballeros. Los egipcios conocerán que yo soy el Señor cuando yo sea glorificado a costa del Faraón, de sus carros y de sus caballeros».

Entonces el ángel de Dios, que iba delante de las huestes de Israel, se puso en marcha y se colocó detrás de ellos. Se puso igualmente en marcha la columna de nube, que también fue a situarse detrás de ellos, interponiéndose entre el campo de los egipcios y el campo de Israel. Para unos la nube era oscura, mientras que para otros alumbraba la noche, de suerte que no pudieron acercarse unos a otros durante toda la noche.

Moisés extendió después su mano sobre el mar, y el Señor, por medio de un recio viento del este, empujó el mar, dejándolo seco y dividiendo las aguas. Los israelitas entraron en medio del mar sin mojarse, mientras las aguas formaban como una muralla a ambos lados. Los egipcios se lanzaron tras ellos; toda la caballería del Faraón, sus carros y caballeros entraron tras ellos en medio del mar.

Antes de la madrugada, el Señor miró desde la columna de fuego y de nube a las huestes egipcias y las desbarató. Frenó las ruedas de los carros, haciéndolos avanzar pesadamente. Los egipcios se dijeron: «Huyamos de los israelitas, porque el Señor combate por ellos contra los egipcios».

Y el Señor dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre el mar para que las aguas se vuelquen sobre los egipcios, sobre sus carros y caballeros». Moisés extendió su mano sobre el mar, y al amanecer volvió el mar a su estado normal, mientras los egipcios en
su huida topaban con él. Así precipitó el Señor a los egipcios en medio del mar. Las aguas, al juntarse, cubrieron carros y caballeros y a todo el ejército del Faraón, que había entrado en persecución de los israelitas. No escapó ni uno solo. Pero los israelitas pasaron sin mojarse por medio del mar, formando para ellos las aguas como una muralla a ambos lados.

Así salvó el Señor aquel día a Israel de mano de los egipcios, e Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar. Israel vio el prodigio que el Señor había obrado contra los egipcios, temió al Señor y creyó en él y en Moisés, su siervo.

Entonces Moisés y los israelitas cantaron al Señor este cántico:

Cuando tras la lectura siga un cántico al finalizar aquella no se dirá Amén.

Inicio página

CANTICUM / Cántico
Annus primus / Año I

Éx 15,1-2.20-21 (4)

Cantémus Dómino: glorióse enim honorificátus est:

Cantemos al Señor, que se cubrió de gloria.
V/. Equum et ascensórem proiécit in mare.
R/. Glorióse enim honorificátus est.
V/. Caballo y caballero precipitó en el mar.
R/.
Que se cubrió de gloria.
V/. Adiútor et protéctor mihi fuit Dóminus in salútem.
R/. Glorióse enim honorificátus est.
V/. Mi fortaleza y mi cántico es el Señor, él fue mi salvación.
R/. Que se cubrió de gloria.
V/. Hic Deus meus, et honorificábo eum; Deus patris mei et exaltábo eum.
R/. Glorióse enim honorificátus est.
V/. Él es mi Dios, yo le alabaré; el Dios de mi padre, lo ensalzaré.
R/. Que se cubrió de gloria.

Sumpsit ergo María prophetíssa soror Áaron týmpanum in manu sua; egressæque sunt omnes mulíeres post eam cum týmpanis et choris, quibus præcinébat dicens:

Cantémus Dómino, glorióse enim honorificátus est.

María, la profetisa, hermana de Aarón, tomó en sus manos un tamboril, y las mujeres salieron tras ella con tamboriles y bailando. Y María les decía:

Cantemos al Señor, que se cubrió de gloria.

Inicio página

LECTIO SEXTA / Lectura sexta
Annus primus / Año I Is 2,1-4.10-11.20; 3,14a; 4,2-6
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.

Verbum, quod vidit Isaías fílius Amos super Iudam et Ierúsalem.
Et erit in novíssimis diébus
præparátus mons domus Dómini in vértice móntium,
et elevábitur super colles;
et fluent ad eum omnes gentes.

Et ibunt pópuli multi et dicent:
«Veníte, et ascendámus ad montem Dómini,
ad domum Dei Iacob,
ut dóceat nos vias suas,
et ambulémus in sémitis eius»;
quia de Sion exíbit lex,
et verbum Dómini de Ierúsalem.

Et iudicábit gentes
et arguet pópulos multos;
et conflábunt gládios suos in vómeres
et lánceas suas in falces;
non levábit gens contra gentem gládium,
nec exercebúntur ultra ad prœlium

Ingrédere in petram, abscóndere in pçulvere
a fácie timóris Dómini et a glória maiestátis eius.
Óculi sublímes hóminis humiliabúntur,
et incurvábitur altitúdo virórum;
exaltábitur autem Dóminus solus in die illa.

In die illa proíciet homo ídola sua argéntea
et simulácra sua áurea, quæ fécerat sibi, ut adoráret,
ad talpas et vespertiliónes.
Dóminus ad iudícium véniet
cum sénibus pópuli sui et princípibus eius:

In die illa erit germen Dómini in splendórem et glóriam,
et fructus terræ sublímis
et exsultátio his, qui salváti fúerint de Ísrael.
Et erit: omnis, qui relíctus fúerit in Sion,
et resíduus in Ierúsalem, sanctus vocábitur,
omnis, qui scriptus est ad vitam in Ierúsalem.
Cum ablúerit Dóminus sordem filiárum Sion
et sánguinem Ierúsalem láverit de médio eius
spíritu iudícii et spíritu ardóris,
et creábit Dóminus super omnem locum montis Sion
et super cœtum eius
nubem per diem
et fumum et splendórem ignis flammántis in nocte:
super omnem enim glóriam protéctio,
et tabernáculum erit in umbráculum diéi ab æstu
et in securitátem et absconsiónem a túrbine et a plúvia.

Tunc cantávit Isaías prophéta cánticum hoc Deo, et dixit:

Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y Jerusalén.
Sucederá en los días venideros
que el monte de la casa del Señor
será afincado en la cima de los montes
y se alzará por encima de los collados.
Afluirán a él todas las gentes.

Vendrán muchos pueblos y dirán:
«Venid, subamos al monte del Señor,
a la casa del Dios de Jacob,
para que nos enseñe sus caminos
y caminemos por sus sendas.
Pues de Sión saldrá la ley
y de Jerusalén la palabra del Señor.

Él gobernará las naciones
y dictará sus leyes a pueblos numerosos,
que trocarán sus espadas en arados
y sus lanzas en hoces.
No alzará ya la espada
pueblo contra pueblo
ni se entrenarán ya para la guerra.

Métete entre las rocas, escóndete en el polvo
ante el terror del Señor, de su imponente majestad,
cuando venga a hacer temblar la tierra.
Los ojos soberbios del hombre serán abatidos,
y la arrogancia de los mortales se doblegará;
sólo el Señor será exaltado el día aquel.

Aquel día todos arrojarán a los topos y a los murciélagos
sus ídolos de plata y sus ídolos de oro,
que se hicieron para adorarlos.
Entra en juicio el Señor con los ancianos
y los jefes de su pueblo.

Aquel día el brote del Señor será ornamento y gloria,
y el fruto de la tierra será orgullo y esplendor
de los librados de Israel.
El que quede en Sión y sobreviva en la ciudad
será llamado santo, será inscrito
para sobrevivir en Jerusalén.
Cuando el Señor haya lavado la mancha de las hijas de Sión
y haya limpiado a Jerusalén de la sangre en ella derramada,
cuando dicte la sentencia y ejecute la pena,
entonces el Señor formará, sobre toda la extensión
del monte de Sión y sobre sus asambleas,
una nube de humo durante el día
y un resplandor de fuego llameante por la noche.
Pues encima de todo la gloria del Señor será tienda
y cabaña, para dar sombra de día contra el calor,
y refugio y amparo contra la tempestad y la lluvia.

Entonces el profeta Isaías cantó a Dios este cántico y dijo:

Inicio página

 

CANTICUM / Cántico
Annus primus / Año I Is 5,1-3.7
Cantábo dilécto meo cánticum diléctæ de víneæ meæ:
Vínea facta est dilécto in cornu et in loco úberi.
Quiero cantar para mi amigo una canción de amor hacia su viña.
Mi amigo tenía una viña en una loma feraz.
V/. Et macéria circumdédi et circumfódi et plantávit víneam Soreth, et ædificávi turrim in médio eius.
R/. Et tórcular fodi in ea, et sustínui, ut fáceret uvas; fecit autem spinas.
V/. La cavó, quitó las piedras, plantó cepas selectas; en medio de ella construyó una torre.
R/. Y excavó también un lagar; esperaba que produjera uvas, pero sólo produjo agrazones.
V/. Et nunc, homo Iuda, et habitátis Ierúsalem, iudicáte inter me et víneam meam.
R/. Et tórcular fodi in ea, et sustínui, ut fáceret uvas; fecit autem spinas.
V/. Ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, juzgad entre mí y mi viña.
R/. Y excavó también un lagar; esperaba que produjera uvas, pero sólo produjo agrazones.
V/. Vínea enim Dómini Sábaoth domus est Ísrael; et domus Iuda novéllum diléctum.
R/. Et tórcular fodi in ea, et sustínui, ut fáceret uvas; fecit autem spinas.
V/. Sí, la viña del Señor omnipotente es el pueblo de Israel; y los hombres de Judá, su plantel escogido.
R/. Y excavó también un lagar; esperaba que produjera uvas, pero sólo produjo agrazones.
V/. Sustínui ut fáceret iudícium, fecit autem iniquitátem, et non iustítiam, sed clamórem.
R/. Et tórcular fodi in ea, et sustínui, ut fáceret uvas; fecit autem spinas.
V/. El Señor esperaba de ellos respeto a la ley, y hay sangre derramada; esperaba justicia, y sólo hay gritos de dolor.
R/. Y excavó también un lagar; esperaba que produjera uvas, pero sólo produjo agrazones.

Inicio página

LECTIO SEPTIMA / Lectura séptima
Annus primus / Año I Ez 37,1-14 (5)
Léctio libri Ezechiélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Ezequiel.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Facta est super me manus Dómini et edúxit me in spíritu Dómini et pósuit me in médio campi, qui erat plenus óssibus, et circumdúxit me per ea in gyro: erant autem multa valde super fáciem campi síccaque veheménter.

Et dixit ad me: «Fili hóminis, putásne vivent ossa ista?».

Et dixit ad me: «Vaticináre super ossa ista et dices eis: Ossa árida, audíte verbum Dómini. Hæc dicit Dóminus Deus óssibus his: Ecce ego intromíttam in vos spíritum, et vivétis, et dabo super vos nervos et succréscere fáciam super vos carnes et superexténdam in vobis cutem et dabo vobis spíritum, et vivétis et sciétis quia ego Dóminus».

Et prophetávi, sicut præcéperat mihi. Factus est autem sónitus, prophetánte me, et ecce commótio; et accessérunt ossa ad ossa, unumquódque ad iunctúram suam. Et vidi, et ecce super ea nervi et carnes ascendérunt, et exténta est in eis cutis désuper, sed spíritum non habébant.

Et dixit ad me: «Vaticináre ad spíritum; vaticináre, fili hóminis, et dices ad spíritum: Hæc dicit Dóminus Deus: A quáttuor ventis veni, spíritus, et insúffla super interféctos istos, ut revivíscant».

Et prophetávi, sicut præcéperat mihi, et ingréssus est in ea spíritus; et vixérunt steterúntque super pedes suos, exércitus grandis nimis valde.

Et dixit ad me: «Fili hóminis, ossa hæc univérsa domus Ísrael est. Ipsi dicunt: “Aruérunt ossa nostra, et périit spes nostra, et abscíssi sumus”. Proptérea vaticináre et dices ad eos: Hæc dicit Dóminus Deus: Ecce ego apériam túmulos vestros et edúcam vos de sepúlcris vestris, pópulus meus, et indúcam vos in terram Ísrael; et sciétis quia ego Dóminus, cum aperúero sepúlcra vestra et edúxero vos de túmulis vestris, pópulus meus. Et dabo spíritum meum in vobis, et vivétis, et collocábo vos super humum vestram, et sciétis quia ego Dóminus. Locútus sum et fácio». Ait Dóminus Deus.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor puso su mano sobre mí, me trasladó por medio de su espíritu y me dejó en medio de la vega, que estaba llena de huesos. Me hizo pasar por ellos en todas las direcciones. Era una cantidad inmensa a lo largo de la vega y estaban completamente secos.

Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?».

Y me dijo: «Profetiza sobre estos huesos y diles: ¡Huesos resecos, escuchad la palabra del Señor! Esto dice el Señor Dios a estos huesos: Yo haré que entre de nuevo el espíritu en vosotros y reviviréis. Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os echaré encima la piel y os infundiré el espíritu y viviréis, y sabréis que yo soy el Señor».

Yo profeticé como me había ordenado, y mientras profetizaba se sintió un ruido; hubo un estremecimiento y los huesos se juntaron unos a otros. Miré y vi aparecer sobre ellos los nervios, crecer la carne y recubrirse todo de piel. Pero no tenían el espíritu de vida.

Entonces él me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Esto dice el Señor Dios: ¡Ven, espíritu, de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos para que revivan!».

Profeticé como el Señor me había ordenado, y el espíritu entró en aquellos huesos, que se reanimaron y se pusieron en pie. Era una cantidad inmensa.

Y me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: ¡Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, estamos perdidos para siempre! Por eso profetiza y diles: Esto dice el Señor Dios: Mirad, yo abriré vuestras tumbas, os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os llevaré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy el Señor, cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestros sepulcros, pueblo mío. Infundiré en vosotros mi espíritu y reviviréis; os estableceré en vuestro suelo y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago», dice el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO OCTAVA / Lectura octava
Annus primus / Año I Ha 1,1-6; 2,11-14.18-20
Léctio libri Hábacuc prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Habacuc.
R/. Demos gracias a Dios.

Vísio quam vidit Hábacuc prophéta.

Úsquequo, Dómine, clamábo,
et non exáudis?
Vociferábor ad te: «Violéntia»,
et non salvas?
Quare ostendísti mihi iniquitátem
et malítiam vides?
Et vástitas et violéntia est coram me,
et facta est conténtio, et iúrgium exóritur.

Propter hoc languet lex,
et non pervénit usque ad finem iudícium.
Quia ímpius prævalet advérsus iustum,
proptérea egréditur iudícium pervérsum.

«Aspícite in géntibus et vidéte,
admirámini et obstupéscite,
quia opus fácio in diébus vestris,
quod nemo credet, cum narrábitur.
Quia ecce ego suscitábo Chaldæos,
gentem amáram et velócem,
ambulántem super latitúdinem terræ,
ut possídeat tabernácula non sua».

Quia lapis de paríete clamábit,
et trabes de contignatióne respondébit ei.
Væ, qui ædíficat civitátem in sanguínibus
et condit urbem in iniquitáte.
Numquid non hæc a Dómino sunt exércituum,
ut labórent pópuli pro igne,
et gentes in vácuum fatigéntur?
Quia replébitur terra cognitióne glóriæ Dómini,
sicut aquæ opériunt mare.

Quid prodest scúlptile,
quia sculpsit illud fictor suus,
conflátile et oráculum mendax?
Quia sperávit in figménto fictor eius,
ut fáceret simulácra muta.
Væ, qui dicit ligno: «Expergíscere»,
«Surge» lápidi tacénti.
Numquid ipse docére póterit?
Ecce iste coopértus est auro et argénto,
et omnis spíritus non est in viscéribus eius.
Dóminus autem in templo sancto suo;
síleat a fácie eius omnis terra.

Tunc cantávit Hábacuc prophéta cánticum hoc Deo, et dixit:

Oráculo que tuvo en visión el profeta Habacuc.

¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio sin que tú escuches?
Yo te grito: «¡Violencia!», y tú no salvas.
¿Por qué me haces ver tantas injusticias
y tú aceptas el espectáculo de la opresión?
Ante mí no hay más que robos y violencia,
por todas partes hay querellas y discordias.

La ley no se aplica, no triunfa la justicia.
El malvado cerca al justo, y el derecho es conculcado.

Mirad a las gentes y observad;
quedaréis maravillados y asombrados,
pues va a realizarse en vuestros días
una obra que no creeríais si alguno os la contara.
Voy a poner en pie de guerra a los caldeos,
ese pueblo cruel e impetuoso,
que recorre la anchura de la tierra
para apoderarse de moradas ajenas.

Sí, las piedras de los muros gritarán
y las vigas del maderamen responderán.
¡Ay de quien edifica una ciudad sobre la sangre
y funda una ciudad sobre el crimen!
¿Es que no depende del Señor omnipotente
que los pueblos trabajen para el fuego
y las naciones se afanen para nada?
Pues la tierra se llenará del conocimiento
de la gloria del Señor como las aguas llenan el mar.

¿De qué sirve una escultura esculpida por el artista,
una imagen fundida, oráculo engañoso,
para que el que lo ha hecho
ponga en ellos su confianza, fabricando ídolos mudos?
¡Ay de quien dice al leño: «Despierta»!;
a la piedra muda: «¡Levántate!».
¡Éste es el oráculo!
Sí, cubierta está de oro y plata,
pero no tiene soplo alguno de vida.
El Señor, en cambio, está en su santo templo;
silencio ante él, tierra entera.

Entonces cantó el profeta Habacuc este cántico a Dios, y dijo:

Inicio página

CANTICUM / Cántico
Annus primus / Año I Hab 3,2-3
Dómine, audívi audítum tuum, et tímui; considerávi ópera tua, et expávi.

V/. In médio duórum animálium cognoscéris; dum appropinquáverint anni innotescéris.
R/. Considerávi ópera tua, et expávi.

V/. Deus a Líbano véniet, et Sanctus a monte opáco et condénso.
R/. Considerávi ópera tua, et expávi.

V/. Opéruit cælos virtus eius, et láudis eius plena est terra.
R/. Considerávi ópera tua, et expávi.

Señor, oí tu voz y temí, consideré vuestra obras y quedé espantado.

V/. Os daréis a conocer en medio de dos animales; cuando se hayan cumplido los años prescritos.
R/.
Consideré vuestra obras y quedé espantado.

V/. Vendrá Dios del Líbano y el Santo de un monte sombrío y espeso.
R/. Consideré vuestra obras y quedé espantado.

Su majestad cubrirá los cielos, y la tierra se llenará de sus alabanzas.
R/. Consideré vuestra obras y quedé espantado.

Inicio página

LECTIO NONA / Lectura novena
Annus primus / Año I Jon 1,1-2,2.11; 3,1-4,11 (6)
Léctio libri Ionæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jonás.
R/. Demos gracias a Dios.
Factum est verbum Dómini ad Ionam fílium Amáthi dicens: «Surge et vade in Níneven civitátem grandem et prædica in ea, quia ascéndit malítia eius coram me». Et surréxit Ionas, ut fúgeret in Tharsis a fácie Dómini; et descéndit Ioppen et invénit navem eúntem in Tharsis et dedit naulum eius et descéndit in eam, ut iret cum eis in Tharsis a fácie Dómini.

Dóminus autem misit ventum magnum in mare, et facta est tempéstas magna in mari, et navis periclitabátur cónteri. Et timuérunt nautæ et clamavérunt unusquísque ad deum suum et misérunt vasa, quæ erant in navi, in mare, ut alleviarétur ab eis. Ionas autem descénderat ad interióra navis et, cum recubuísset, dormiébat sopóre gravi. Et accéssit ad eum gubernátor et dixit ei: «Quid? Tu sopóre deprímeris? Surge, ínvoca Deum tuum, si forte recógitet Deus de nobis, et non pereámus».

Et dixit unusquísque ad collégam suum: «Veníte, et mittámus sortes, ut sciámus quare hoc malum sit nobis». Et misérunt sortes, et cécidit sors super Ionam. Et dixérunt ad eum: «Índica nobis cuius causa malum istud sit nobis. Quod est opus tuum, et unde venis? Quæ terra tua, et ex quo pópulo es tu?». Et dixit ad eos: «Hebræus ego sum et Dóminum, Deum cæli, ego tímeo, qui fecit mare et áridam». Et timuérunt viri timóre magno et dixérunt ad eum: «Quid hoc fecísti?». Cognóverant enim viri quod a fácie Dómini fúgeret, quia indicáverat eis.

Et dixérunt ad eum: «Quid faciémus tibi, ut conticéscat mare a nobis?». Mare enim magis ac magis intumescébat. Et dixit ad eos: «Tóllite me et míttite in mare, et cessábit mare a vobis; scio enim ego quóniam propter me tempéstas hæc grandis super vos».

Et remigábant viri, ut reverteréntur ad áridam; et non valébant, quia mare magis intumescébat super eos. Et clamavérunt ad Dóminum et dixérunt: «Quæsúmus, Dómine, ne pereámus in ánima viri istíus, et ne des super nos sánguinem innocéntem; quia tu, Dómine, sicut voluísti, fecísti». Et tulérunt Ionam et misérunt in mare; et stetit mare a fervóre suo. Et timuérunt viri timóre magno Dóminum et immolavérunt hóstias Dómino et vovérunt vota.

Et præparávit Dóminus piscem grandem, ut deglutíret Ionam; et erat Ionas in ventre piscis tribus diébus et tribus nóctibus. Et orávit Ionas ad Dóminum Deum suum de ventre piscis, et evómuit Ionam in áridam.

Et factum est verbum Dómini ad Iónam secúndo dicens:

«Surge, vade in Níneven civitátem magnam et prædica in ea prædicatiónem, quam ego loquor ad te». Et surréxit Ionas et ábiit in Níneven iuxta verbum Dómini.

Et Níneve erat cívitas magna coram Deo, itínere trium diérum. Et cœpit Ionas introíre in civitátem itínere diei uníus; et clamávit et dixit: «Adhuc quadragínta dies, et Níneve subvertétur».

Et credidérunt viri Ninevítæ in Deo; et prædicavérunt ieiúnium et vestíti sunt saccis a maióre usque ad minórem. Et pervénit verbum ad regem Níneve; et surréxit de sólio suo et abiécit pállium suum a se et indútus est sacco et sedit in cínere. Et clamávit et dixit in Níneve decréto regis et príncipum eius dicens: «Hómines et iuménta et boves et pécora non gustent quidquam nec pascántur et aquam non bibant; et operiántur saccis hómines et iuménta et clament ad Deum in fortitúdine, et convertátur vir a via sua mala et a violéntia, quæ est in mánibus eórum. Quis scit si convertátur et ignóscat Deus et revertátur a furóre iræ suæ, et non períbimus?».

Et vidit Deus ópera eórum, quia convérsi sunt de via sua mala; et misértus est Deus super malum, quod locútus fúerat ut fáceret eis, et non fecit.

Et afflíctus est Ionas afflictióne magna et irátus est; et orávit ad Dóminum et dixit: «Óbsecro, Dómine, numquid non hoc est verbum meum, cum adhuc essem in terra mea? Propter hoc præoccupávi ut fúgerem in Tharsis. Sciébam enim quia tu Deus clemens et miséricors es, longánimis et multæ miseratiónis et ignóscens super malítia. Et nunc, Dómine , tolle, quæso, ánimam meam a me, quia mélior est mihi mors quam vita». Et dixit Dóminus: «Putásne bene irásceris tu?».

Et egréssus est Ionas de civitáte et sedit contra oriéntem civitátis et fecit sibi umbráculum ibi et sedébat subter illud in umbra, donec vidéret quid accíderet in civitáte. Et præparávit Dóminus Deus héderam, et ascéndit super Ionam, ut esset umbra super caput eius et protégeret eum ab afflictióne sua. Et lætátus est Ionas super hédera lætítia magna.

Et parávit Deus vermem, cum súrgeret auróra in crástinum, et percússit héderam, quæ exáruit. Et, cum ortus fuísset sol, præcépit Deus vento orientáli cálido; et percússit sol super caput Ionæ, et elánguit; et petívit ánimæ suæ, ut morerétur, et dixit: «Mélius est mihi mori quam vívere».

Et dixit Deus ad Ionam: «Putásne bene irascéris tu super hédera?». Et dixit: «Bene iráscor ego usque ad mortem». Et dixit Dóminus: «Tu doles super héderam, in qua non laborásti neque fecísti, ut crésceret, quæ sub una nocte nata est et sub una nocte périit. Et ego non parcam Níneve civitáti magnæ, in qua sunt plus quam centum vigínti mília hóminum, qui nésciunt quid sit inter déxteram et sinístram suam, et iuménta multa?. Sed parcam et miserébor eis, quia magnum est nomen meum».

R/. Amen.

El Señor dijo a Jonás, hijo de Amitay: «Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad, y anúnciales que su maldad ha llegado hasta mí». Jonás partió, pero para huir a Tarsis, lejos del Señor. Llegó a Jafa, donde encontró una nave que se dirigía a Tarsis; pagó su pasaje y se embarcó para ir con ellos a Tarsis, huyendo de la presencia del Señor.

Pero el Señor desencadenó un fuerte viento sobre el mar, y hubo una borrasca tan violenta que parecía que la nave iba a hacerse pedazos. Los marineros, aterrados, comenzaron a invocar cada uno a su dios; luego echaron al mar la carga para aligerar el peso. Jonás, mientras tanto, que había bajado al fondo de la nave, se había acostado y dormía profundamente. El capitán se acercó a él y le dijo: «¿Qué haces aquí durmiendo? Levántate e invoca a tu Dios; a lo mejor ese Dios se preocupa de nosotros y no pereceremos».

Luego los marineros se dijeron unos a otros: «Echemos suertes para saber quién es la causa de esta desgracia». Echaron suertes, y la suerte cayó en Jonás.Entonces le dijeron: «Dinos el motivo de esta desventura. ¿Cuál es tu profesión? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu país? ¿De qué pueblo eres?». Él respondió: «Soy hebreo y adoro al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra». Aquellos hombres, llenos de miedo, le dijeron: «¿Por qué has hecho esto?». (Por lo que había dicho sabían que huía de la presencia del Señor).

Luego le dijeron: «¿Qué tenemos que hacer contigo para que el mar se calme?», pues el mar se embravecía cada vez más. Respondió: «Agarradme y tiradme al mar, y éste se calmará, porque sé bien que por culpa mía os ha sobrevenido esta borrasca».

Los hombres trataron de alcanzar la costa a remo, pero en vano, porque el mar seguía encrespándose contra ellos. Entonces clamaron al Señor y dijeron: «Señor, no nos hagas perecer por la vida de este hombre ni nos hagas responsables de sangre inocente, ya que tú, Señor, puedes hacer lo que quieras». Luego agarraron a Jonás y lo tiraron al mar, y el mar se calmó. Entonces aquellos hombres cobraron un gran respeto al Señor, le ofrecieron un sacrificio y le hicieron promesas.

El Señor hizo que un gran pez tragase a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches. Desde el vientre del pez Jonás oró al Señor y el pez vomitó a Jonás en la playa.

De nuevo el Señor dijo a Jonás:

«Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad, a predicar lo que yo te diga». Jonás se puso en marcha y se dirigió a Nínive, conforme a la orden del Señor.

Nínive era una ciudad extraordinariamente grande; para recorrerla hacían falta tres días. Jonás entró en la ciudad, caminando durante una jornada y predicando así: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida».

Los ninivitas creyeron a Dios y ordenaron un ayuno; se vistieron de saco chicos y grandes. El rey de Nínive, al enterarse, se levantó de su trono, se quitó el manto, se vistió de saco y se sentó en el suelo.Y por orden del rey y de sus magnates se publicó en Nínive este bando: «Hombres y bestias, ganado mayor y menor no probarán bocado, no pastarán, ni beberán agua. Que se cubran de saco los hombres y los animales, y que invoquen a Dios con fuerza; que cada uno se convierta de su mala conducta y de la violencia de sus manos. A lo mejor Dios cambia de parecer, se aplaca el ardor de su ira y no perecemos».

Al ver Dios lo que hacían y cómo se habían convertido de su mala conducta, tuvo compasión de ellos y no llevó a cabo el mal con el que los había amenazado.

Esto le sentó mal a Jonás; se enfadó mucho y se encaró así con el Señor: «Ah, Señor, ¿no lo decía yo ya cuando estaba todavía en mi tierra? ¿Y no fue por esto por lo que me apresuré a ir a Tarsis? Yo sabía que tú eres un Dios clemente, misericordioso y paciente, lleno de compasión y pronto a arrepentirte de las amenazas. Ahora, Señor, te suplico que me quites la vida, porque mejor es para mí morir que vivir». El Señor le dijo: «¿Piensas que tienes razón al enfadarte?».

Jonás salió de la ciudad y se estableció al oriente de la misma, donde se hizo una cabaña y se sentó a su sombra hasta ver qué sucedía a la ciudad.El Señor hizo brotar una planta de ricino, que creció sobre Jonás para dar sombra a su cabeza y librarle así de una insolación. Jonás experimentó gran alegría por aquel ricino.

Pero al día siguiente, al rayar el alba, el Señor mandó un gusano que picó el ricino, el cual se secó. Al salir el sol, Dios mandó un viento sofocante del este, y el sol abrasador caía sobre la cabeza de Jonás, el cual, a punto de desvanecerse, se deseaba la muerte y decía: «Más vale morir que vivir».

Pero Dios dijo a Jonás: «¿Piensas que tienes razón al enfadarte por este ricino?». Él respondió: «Sí, tengo razón de enfadarme hasta la muerte». El Señor le dijo: «Tú te enfadas por un ricino que no te ha costado fatiga alguna, que no has hecho tú crecer, que en una noche ha nacido y en una noche ha muerto, ¿y no voy a tener yo compasión de Nínive, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no saben distinguir su derecha de su izquierda, y una gran cantidad de animales?. Mas voy a tener compasión y misericordia de ellos, porque grande es mi nombre».

R/. Amén.

Inicio página

LECTIO DECIMA / Lectura décima
Annus primus / Año I Dan 3,1-24.46-51
Léctio libri Daniélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Daniel.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Nabuchodónosor rex fecit státuam áuream altitúdine cubitórum sexagínta, latitúdine cubitórum sex; et státuit eam in campo Dura in província Babylónis. Ítaque Nabuchodónosor rex misit ad congregándos sátrapas, magistrátus et iúdices, duces et tyránnos et præféctos omnésque príncipes provinciárum, ut convenírent ad dedicatiónem státuæ, quam eréxerat Nabuchodónosor rex. Tunc congregáti sunt sátrapæ, magistrátus et iúdices, duces et tyránni et optimátes, qui erant in potestátibus constitúti, et univérsi príncipes provinciárum ad dedicatiónem státuæ, quam eréxerat Nabuchodónosor rex. Stabant autem in conspéctu státuæ, quam posúerat Nabuchodónosor, et præco clamábat valénter: «Vobis dícitur, pópuli, tribus et linguæ: in hora, qua audiéritis sónitum tubæ et fístulæ et cítharæ, sambúcæ et psaltérii et symphoníæ et univérsi géneris musicórum, cadéntes adoráte státuam áuream, quam constítuit Nabuchodónosor rex. Si quis autem non prostrátus adoráverit, éadem hora mittétur in fornácem ignis ardéntis». Post hæc ígitur, statim ut audiérunt omnes pópuli sónitum tubæ, fístulæ et cítharæ, sambúcæ et psaltérii et symphoníæ et omnis géneris musicórum, cadéntes omnes pópuli tribus et linguæ adoravérunt státuam áuream, quam constitúerat Nabuchodónosor rex.

Statímque et in ipso témpore accedéntes viri Chaldæi accusavérunt Iudæos dixerúntque Nabuchodónosor regi: «Rex, in ætérnum vive; tu, rex, posuísti decrétum, ut omnis homo, qui audíerit sónitum tubæ, fístulæ et cítharæ, sambúcæ et psaltérii et symphoníæ et univérsi géneris musicórum, prostérnat se et adóret státuam áuream; si quis autem non prócidens adoráverit, mittétur in fornácem ignis ardéntis. Sunt ergo viri Iudæi, quos constituísti super ópera provínciæ Babylónis, Sedrac, Misac et Abdénago; viri isti te, rex, non honórant: deos tuos non colunt et státuam áuream, quam erexísti, non adórant».

Tunc Nabuchodónosor in furóre et in ira præcépit, ut adduceréntur Sedrac, Misac et Abdénago; tunc viri illi addúcti sunt in conspéctu regis. Pronuntiánsque Nabuchodónosor rex ait eis: «Veréne, Sedrac, Misac et Abdénago, deos meos non cólitis et státuam áuream, quam constítui, non adorátis? Numquid estis nunc paráti, quacúmque hora audiéritis sónitum tubæ, fístulæ, cítharæ, sambúcæ, psaltérii et symphoníæ omnísque géneris musicórum, prostérnere vos et adoráre státuam, quam feci? Quod si non adoravéritis, eádem hora mittémini in fornácem ignis ardéntis; et quis est deus, qui erípiat vos de manu mea?».

Respondéntes Sedrac, Misac et Abdénago dixérunt regi Nabuchodónosor: «Non opórtet nos de hac re respóndere tibi: Si enim Deus noster, quem cólimus, potest erípere nos de camíno ignis ardéntis, et de manu tua, rex, liberábit. Quod si nolúerit, notum sit tibi, rex, quia deos tuos non cólimus et státuam áuream, quam erexísti, non adorámus».

Tunc Nabuchodónosor replétus est furóre, et aspéctus faciéi illíus immutátus est super Sedrac, Misac et Abdénago; et respóndens præcépit, ut succenderétur fornax séptuplum quam succéndi consuéverat; et viris fortíssimis de exércitu suo iussit, ut ligárent Sedrac, Misac et Abdénago et mítterent eos in fornácem ignis ardéntis. Et conféstim viri illi vincti, cum bracis suis et tiáris et calceaméntis et véstibus missi sunt in médium fornácis ignis ardéntis; ítaque, quia iússio regis urgébat, et fornax succénsa erat nimis, viros illos, qui míserant Sedrac, Misac et Abdénago, interfécit flamma ignis. Viri autem tres, Sedrac, Misac et Abdénago, cecidérunt in médio camíno ignis ardéntis colligáti. Et ambulábant in médio flammæ laudántes Deum et benedicéntes Dómino.

Et non cessábant, qui immíserant eos, minístri regis succéndere fornácem naphta et stuppa et pice et malléolis, et effundebátur flamma super fornácem cúbitis quadragínta novem et erúpit et incéndit, quos répperit iuxta fornácem de Chaldæis. Ángelus autem Dómini descéndit cum Azaría et sóciis eius in fornácem et excússit flammam ignis de fornáce et fecit médium fornácis quasi ventum roris flantem; et non tétigit eos omníno ignis neque contristávit nec quidquam moléstiæ íntulit.

Tunc hi tres, quasi ex uno ore, laudábant et glorificábant et benedicébant Deo in fornáce dicéntes:

En aquellos días:

El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro, de treinta metros de alta por tres de ancha; la levantó en la llanura de Dura, en la provincia de Babilonia. Luego el rey Nabucodonosor dio orden de que se reuniesen los sátrapas, prefectos, gobernadores generales, tesoreros, jueces, magistrados y todas las autoridades provinciales, y asistiesen a la inauguración de la estatua que él había levantado. Los sátrapas, prefectos, gobernadores generales, jueces, magistrados y todas las autoridades provinciales se reunieron para la inauguración de la estatua levantada por el rey Nabucodonosor. Todos estaban en pie ante la estatua. Y el pregonero gritó con fuerza: «A vosotros, pueblos, naciones y lenguas, se os hace saber: En el momento en que oigáis sonar el cuerno, el pífano, la cítara, la sambuca, el salterio, la zampoña y toda clase de instrumentos musicales, os prosternaréis y adoraréis la estatua que ha levantado el rey Nabucodonosor. Aquellos que no se prosternen y la adoren serán al punto arrojados en un ardiente horno de fuego». Con tal motivo, en cuanto se oyó sonar el cuerno, el pífano, la cítara, la sambuca, el salterio, la zampoña y toda clase de instrumentos de música, todos los pueblos, naciones y gentes de todas las lenguas se prosternaron y adoraron la estatua de oro levantada por el rey Nabucodonosor.

Sin embargo, algunos caldeos se presentaron a acusar a los judíos. Y dijeron al rey Nabucodonosor: «Oh rey, vive eternamente. Tú, oh rey, has decretado que todo hombre, apenas oiga sonar el cuerno, el pífano, la cítara, la sambuca, el salterio, la zampoña y toda clase de instrumentos de música, se postre y adore la estatua de oro, y que aquellos que no se postren para adorarla sean arrojados en un ardiente horno de fuego. Pues hay algunos judíos, aquellos a quienes pusiste al frente de la administración de la provincia de Babilonia, esto es, Sidrac, Misac y Abdénago, que no te hacen caso, oh rey; no veneran a tu dios ni adoran la estatua de oro que has levantado».

Entonces Nabucodonosor montó en cólera y mandó traer a Sidrac, Misac y Abdénago, los cuales fueron llevados a la presencia del rey. Nabucodonosor les preguntó: «¿Es cierto, Sidrac, Misac y Abdénago, que no veneráis a mis dioses ni adoráis la estatua de oro que yo he levantado? ¿Estáis dispuestos cuando oigáis sonar el cuerno, el pífano, la cítara, la sambuca, el salterio, la zampoña y toda clase de instrumentos musicales a postraros y adorar la estatua que he hecho? Si no la adoráis, seréis inmediatamente arrojados en un ardiente horno de fuego; y ¿qué Dios os podrá librar de mis manos?».

Sidrac, Misac y Abdénago respondieron al rey Nabucodonosor: «No necesitamos darte una respuesta sobre este particular. Si nuestro Dios, a quien nosotros veneramos, quiere librarnos del ardiente horno de fuego y de tus manos, oh rey, nos librará. Pero si no nos librase, has de saber, oh rey, que no serviremos a tu dios ni adoraremos la estatua de oro que has levantado».

Entonces Nabucodonosor, lleno de furor y con el rostro desencajado de ira contra Sidrac, Misac y Abdénago, dio orden de que se encendiese el horno siete veces más de lo corriente y mandó a los hombres más fuertes de su ejército que ataran a Sidrac, Misac y Abdénago y los arrojaran al ardiente horno de fuego.

Éstos, vestidos con sus túnicas, ropas y gorros, fueron atados y arrojados en el ardiente horno de fuego. Como la orden del rey era apremiante y el horno estaba muy encendido, las llamas alcanzaron y mataron a los hombres que llevaban a Sidrac, Misac y Abdénao, mientras que Sidrac, Misac y Abdénago cayeron atados dentro del horno de fuego. Pero andaban por entre las llamas alabando a Dios y bendiciendo al Señor. Y Azarías, en pie en medio del fuego, oraba así:

Los siervos del rey que los habían echado en el horno no cesaban de atizar el fuego con nafta, pez, estopa y sarmientos. La llama se levantaba por encima del horno unos veinticinco metros, y expandiéndose fuera abrasó a los caldeos que encontró cerca del horno. Pero un ángel del Señor bajó al horno junto a Ananías y sus compañeros, empujó fuera la llama e hizo soplar en medio del horno como un viento fresco de rocío, y no los tocó en absoluto el fuego, ni les causó daño ni molestia alguna.

Entonces los tres, a coro, se pusieron a cantar, glorificando y bendiciendo a Dios dentro del horno diciendo:

Inicio página

BENEDICTIONES / Bendiciones
Annus primus / Año I Dan 3,52.57.84.87.88 (7)
Benedíctus es, Dómine Deus patrum nostrórum, et laudábilis et superexaltátus un sæcula.
R/. Amén.

Benedícite, ómnia ópera Dómini, Dómino; hymnum dícite et superexaltáte eum in sæcula.
R/. Amén.

Benedícite, sacerdótes Dómini, Dómino.
R/. Hymnum dícite et superexaltáte eum in sæcula.

Benedícite, sancti et húmiles corde, Dómino.
R/. Hymnum dícite et superexaltáte eum in sæcula.

Benedícite, Ananía, Azaría et Mísael, Dómino.
R/. Hymnum dícite et superexaltáte eum in sæcula.

Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, alabado y ensalzado eternamente.
R/. Amén.

Obras todas del Señor, bendecid al Señor, alabadlo y ensalzadlo eternamente.
R/.
Amén.

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor.
R/. Alabadlo y ensalzadlo eternamente.

Santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.
R/. Alabadlo y ensalzadlo eternamente.

Ananías, Azarías, Misael, bendecid al Señor.
R/. Alabadlo y ensalzadlo eternamente.

Inicio página

LECTIO UNDECIMA / Lectura undécima
Annus primus / Año I Dan 3,91(24)-100(33)
Proséquitur léctio libri Daniélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Continuación de la lectura del libro del profeta Daniel.
R/. Demos gracias a Dios.
Tunc Nabuchodónosor rex obstupuit et surréxit própere; respóndens ait optimátibus suis: «Nonne tres viros mísimus in médium ignis compedítos?». Qui respondéntes dixérunt regi: «Vere, rex». Respóndit et ait: «Ecce ego vídeo viros quáttuor solútos et ambulántes in médio ignis, et nihil corruptiónis in eis est, et spécies quarti símilis fílio deórum». Tunc accéssit Nabuchodónosor ad óstium fornácis ignis ardéntis et ait: «Sedrac, Misac et Abdénago, servi Dei excélsi, egredímini et veníte». Statímque egréssi sunt Sedrac, Misac et Abdénago de médio ignis. Et congregáti sátrapæ, magistrátus et iúdices et poténtes regis contemplabántur viros illos, quóniam nihil potestátis habuísset ignis in corpóribus eórum, et capíllus cápitis eórum non esset adústus, et sarabára eórum non fuíssent immutáta, et odor ignis non transísset per eos. Et erúmpens Nabuchodónosor ait: «Benedíctus Deus eórum, Sedrac, Misac et Abdénago, qui misit ángelum suum et éruit servos suos, qui credidérunt in eo, et verbum regis immutavérunt et tradidérunt córpora sua, ne servírent et ne adorárent omnem deum, excépto Deo suo. A me ergo pósitum est decrétum, ut omnis pópulus, tribus et lingua quæcúmque locúta fúerit blasphémiam contra Deum Sedrac, Misac et Abdénago, in frusta concidátur, et domus eius in sterquilínium fiat, eo quod non est Deus álius, qui possit ita salváre». Tunc rex promóvit Sedrac, Misac et Abdénago in província Babylónis.

Nabuchodónosor rex ómnibus pópulis, géntibus et linguis, quæ hábitant in univérsa terra: «Pax vobis multiplicétur. Signa et mirabília, quæ fecit apud me Deus excélsus, plácuit mihi prædicáre:

Signa eius quam magna sunt,
et mirabília eius quam fórtia.
Et regnum eius regnum sempitérnum,
et potéstas eius in generatiónem et generatiónem».

R/. Amen.

Entonces el rey Nabucodonosor se acercó y se quedó estupefacto; se levantó rápidamente y dijo a sus ministros: «¿No hemos echado nosotros al fuego a estos tres hombres atados?». Respondieron al rey: «Ciertamente, oh rey». El rey añadió: «Pues yo veo a cuatro hombres desatados que andan por medio del fuego, sin sufrir daño alguno; más aún, el aspecto del cuarto se parece a un hijo de los dioses». Después Nabucodonosor se acercó a la boca del horno de fuego ardiente y dijo: «¡Sidrac, Misac y Abdénago, siervos del Dios altísimo, salid fuera y venid aquí!». Sidrac, Misac y Abdénago salieron del fuego. Los sátrapas, prefectos, gobernadores y ministros se acercaron y comprobaron que el fuego no había hecho ningún mal a la persona de aquellos jóvenes y que ni siquiera un pelo de su cabeza se había quemado, ni sus vestidos se habían alterado; más aún, ni el olor del fuego había quedado en ellos. Nabucodonosor entonces exclamó: «¡Bendito sea el Dios de Sidrac, Misac y Abdénago, el cual ha mandado a su ángel a librar a sus siervos, que confiaron en él y desobedecieron la orden del rey, exponiendo su vida, por no postrarse a adorar a ningún otro fuera de su Dios! Por tanto, yo ordeno que todo el que blasfeme contra el Dios de Sidrac, Misac y Abdénago, de cualquier pueblo, nación o lengua, que sea cortado en pedazos y su casa hecha un montón de escombros, porque no hay ningún dios que pueda salvar como éste». En consecuencia, el rey exaltó aún más la condición de Sidrac, Misac y Abdénago en la provincia de Babilonia.

El rey Nabucodonosor a todos los pueblos, naciones y gentes de todas las lenguas que habitan en la tierra: «¡Que vuestra paz sea grande! Me ha parecido bien daros a conocer los prodigios y maravillas que ha hecho conmigo el Dios altísimo.

¡Grandes son sus prodigios,
poderosas sus maravillas;
su reino es un reino eterno,
su imperio dura por todas las edades!

R/. Amén.

Inicio página

PSALLENDUM / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 41,1-3
Sicut cervus sítiens desíderat ad fontes aquárum, ita desíderat ánima mea ad te, Deus. Como la cierva busca corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.
V/. Sitívit ánima mea ad Deum vivum quando véniam et apparébo ante fáciem Dei?.
R/. Ita desíderat ánima mea ad te, Deus.
V/. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente: ¿cuándo podré ir a ver el rostro del Señor?
R/. Así mi alma te busca a ti, Dios mío.
Et dum canitur hoc Psallendum, ordinatur processio ad baptisterium ad Liturgiam baptismalem celebrandam. Y una vez cantado este Salmo de meditación, se organiza la procesión al bautisterio para celebrar la Liturgia bautismal.

Inicio página

Prosequitur Liturgia verbi anni primi

Continúa la Liturgia de la palabra del año primero

APOSTOLUS / Apóstol
Annus primus / Año I Rom 6,1-11
Epístola Pauli apóstoli ad Romános.
R/. Deo grátias.
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Quid ergo dicémus? Permanébimus in peccáto, ut grátia abúndet? Absit. Qui enim mórtui sumus peccáto, quómodo adhuc vivémus in illo? An ignorátis quia, quicúmque baptizáti sumus in Christo Iesu, in mortem ipsíus baptizáti sumus? Consepúlti ergo sumus cum illo per baptísmum in mortem, ut quemádmodum suscitátus est Christus a mórtuis per glóriam Patris, ita et nos in novitáte vitæ ambulémus. Si enim complantáti facti sumus similitúdini mortis eius, sed et resurrectiónis érimus; hoc sciéntes quia vetus homo noster simul crucifíxus est, ut destruátur corpus peccáti, ut ultra non serviámus peccáto. Qui enim mórtuus est, iustificátus est a peccáto.

Si autem mórtui sumus cum Christo, crédimus quia simul étiam vivémus cum eo; sciéntes quod Christus suscitátus ex mórtuis iam non móritur, mors illi ultra non dominátur. Quod enim mórtuus est, peccáto mórtuus est semel; quod autem vivit, vivit Deo. Ita et vos existimáte vos mórtuos quidem esse peccáto, vivéntes autem Deo in Christo Iesu, Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:

¿Qué diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia? ¡Nunca jamás! Los que hemos muerto al pecado, ¿cómo vamos a seguir viviendo en él? ¿No sabéis que, al quedar unidos a Cristo mediante el bautismo, hemos quedado unidos a su muerte? Por el bautismo fuimos sepultados con Cristo y morimos, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros caminemos en nueva vida. Pues si hemos llegado a ser una misma cosa con él por una muerte semejante a la suya, también lo seremos por una resurrección parecida. Sabemos que nuestro hombre viejo ha sido crucificado con él para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; pues el que muere queda libre del pecado.

Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; sabemos que Cristo, resucitado de entre los muertos, ya no vuelve a morir, la muerte ya no tiene dominio sobre él. Al morir, murió al pecado una vez para siempre; pero al vivir, vive para Dios. Así, también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor.

R/. Amén.

Inicio página

PSALLENDUM / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 106,2; Is 9,2
Dicant qui redémpti sunt a Dómino, in ætérnum et in sæculum sæculi. Que lo digan los que el Señor ha liberado, para siempre, por eternidad de eternidades.
V/. Pópulus qui sedébat in ténebris vidit lucem magnam.
R/. In ætérnum et in sæculum sæculi.
V/. El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz.
R/. Para siempre, por eternidad de eternidades.

Inicio página

EVANGELIUM / Evangelio
Annus primus / Año I Mt 28,1-20
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Sero post sábbatum, cum illucésceret in primam sábbati, venit María Magdaléne et áltera María vidére sepúlcrum. Et ecce terræ motus factus est magnus: ángelus enim Dómini descéndit de cælo et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum. Erat autem aspéctus eius sicut fulgur, et vestiméntum eius cándidum sicut nix. Præ timóre autem eius extérriti sunt custódes et facti sunt velut mórtui.

Respóndens autem ángelus dixit muliéribus: «Nolíte timére vos; scio enim quod Iesum, qui crucifíxus est, quæritis. Non est hic: surréxit enim, sicut dixit. Veníte, vidéte locum, ubi pósitus erat. Et cito eúntes dícite discípulis eius: “Surréxit a mórtuis et ecce præcédit vos in Galilæam; ibi eum vidébitis”. Ecce dixi vobis».

Et exeúntes cito de monuménto cum timóre et magno gáudio cucurrérunt nuntiáre discípulis eius.

Et ecce Iesus occúrrit illis dicens: «Avéte». Illæ autem accessérunt et tenuérunt pedes eius et adoravérunt eum. Tunc ait illis Iesus: «Nolíte timére; ite, nuntiáte frátribus meis, ut eant in Galilæam et ibi me vidébunt».

Quæ cum abiíssent, ecce quidam de custódia venérunt in civitátem et nuntiavérunt princípibus sacerdótum ómnia, quæ facta fúerant. Et congregáti cum senióribus, consílio accépto, pecúniam copiósam dedérunt militíbus dicéntes: «Dícite: “Discípuli eius nocte venérunt et furáti sunt eum, nobis dormiéntibus”. Et si hoc audítum fúerit a præside, nos suadébimus ei et secúros vos faciémus».

At illi, accépta pecúnia, fecérunt, sicut erant docti. Et divulgátum est verbum istud apud Iudæos usque in hodiérnum diem.

Úndecim autem discípuli abiérunt in Galilæam, in montem ubi constitúerat illis Iesus, et vidéntes eum adoravérunt; quidam autem dubitavérunt. Et accédens Iesus locútus est eis dicens: «Data est mihi omnis potéstas in cælo et in terra. Eúntes ergo docéte omnes gentes, baptizántes eos in nómine Patris et Fílii et Spíritus Sancti, docéntes eos serváre ómnia, quæcúmque mandávi vobis. Et ecce ego vobíscum sum ómnibus diébus usque ad consummatiónem sæculi».

 R/. Amen.

En aquel tiempo:

Pasado el sábado, al rayar el alba, el primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro. De pronto hubo un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo, se acercó, hizo rodar la losa del sepulcro y se sentó en ella. Su aspecto era como un rayo, y su vestido blanco como la nieve. Los guardias temblaron de miedo y se quedaron como muertos.

Pero el ángel, dirigiéndose a las mujeres, les dijo: «No temáis; sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí. Ha resucitado, como dijo. Venid, ved el sitio donde estaba. Id en seguida a decir a sus discípulos: “Ha resucitado de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis”. Ya os lo he dicho».

Ellas se alejaron a toda prisa del sepulcro, y con miedo y gran
alegría corrieron a llevar la noticia a los discípulos.

De pronto Jesús salió a su encuentro y les dijo: «Dios os guarde». Ellas se acercaron, se agarraron a sus pies y lo adoraron. Jesús les dijo: «No tengáis miedo; id y decid a mis hermanos que vayan a Galilea, que allí me verán».

Mientras ellas se iban, algunos de los guardias fueron a la ciudad y contaron a los sumos sacerdotes todo lo que había ocurrido. Éstos se reunieron con los ancianos y acordaron en consejo dar bastante dinero a los soldados, advirtiéndoles: «Decid que sus discípulos fueron de noche y lo robaron mientras dormíais. Y si eso llega por casualidad a oídos del gobernador, nosotros le convenceremos y conseguiremos que no os castigue».

Ellos tomaron el dinero e hicieron como les habían dicho. Y este rumor se divulgó entre los judíos hasta el día de hoy.

Los once discípulos fueron a Galilea, al monte que Jesús había señalado, y, al verlo, lo adoraron. Algunos habían dudado hasta entonces. Jesús se acercó y les dijo: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos míos en todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

R/. Amén.

Inicio página

Episcopus vel presbyter principalis homiliam pronuntiat, qua finita canuntur Laudes, omnibus stantibus. El obispo o el presbítero principal pronuncia la homilia, y al finalizar se cantan los Laudes, estando todos de pie.
LAUDES
Annus primus / Año I Ap 1,17-18 (8)
Allelúia. Aleluya.
V/. Ego sum primus et ego novíssimus; et fui mórtuus, et ecce sum vivens in sæcula sæculórum.
R/. Allelúia.
V/. Yo soy el primero y el último, el viviente; estuve muerto, pero ya estoy vivo por los siglos de los siglos.
R/. Aleluya.

Inicio página


1. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Liber Commicus I (pp. 278-296). Los textos bíblicos en español están tomados fundamentalemente de La Santa Biblia, edición San Pablo. (Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).
2. Gén 5,32-6,3.5a.6a.13a.14a.18b.19a; 7,1b.3b-5.17a.23a; 8,1b.2b.Cf.4a.6b-9a.9c-11.13b.15-17a.Cf.18a.20-21a. (N. de La Ermita).
3. Éx 14,15-15,1a. (N. de La Ermita).
4. Éx 15,1b-2.20-21a. (N. de La Ermita).
5. Ez 37,1-3a.4-14. (N. de La Ermita).
6. Jon 1,1-2,2.11b; 3,1-4,11. (N. de La Ermita).
7. Dan 3,52a.57.84.87.88a. (N. de La Ermita).
8. Ap 1,17b-18a. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII