La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la liturgia de la Vigilia Pascual. Tercera parte. Liturgia bautismal

 

Rito Hispano-Mozárabe


Pars tertia
Liturgia baptismalis

Annus primus et secundus

Tercera parte
Liturgia
bautismal

Años I y II

Post lectionem ultimam Veteris Testamenti cum sua oratione, ordinatur processio episcopi, ministrorum et baptizandorum, comitantibus parentibus et patrinis, ad baptisterium sive fontem, ibique incipit pars tertia, seu Liturgia baptismalis.

Hæc autem non habet per se locum in conspectu totius populi; potest tamen uno vel alio modo ita ordinari, ut populus eam participare possit.

Si vero initio Quadragesimæ, secundum antiquam traditionem, signatus est fons, dicit episcopus hanc orationem ad reserandum illum:

Finalizada la última lectura del Antiguo Testamento y su oración, el obispo, los ministros y los bautizandos, acompañados por sus padres y padrinos, se dirigen en procesión al bautisterio o fuente y allí da comienzo la parte tercera, o Liturgia bautismal.

Las cosas que siguen no tienen que desarrollarse a la vista de todo el pueblo, si bien de una forma u otra, el pueblo puede participar en ellas.

Si al comienzo de la Cuaresma, según la antigua tradición, se ha sellado la fuente, el obispo dice esta oración para abrirla:

Oratio / Oración
Ad venerábilem salutis ætérnæ fontem gréssibus cóncitis properántes, obsecrámus magnificéntiam tuam, dominátor omnípotens Deus, ut fontem signátum clávibus indulgéntiæ tuæ nobis reserári præcípias et dulcíssimum aquæ póculum sitiéntibus impértias.

Íntonet super aquas has vox tuæ divinitátis, et Spíritus tuæ sanctificatiónis inhábitans in eis medélam valetúdinibus cónferat univérsis.

Emissiónes quoque paradísi nunc ex eo largiénter prófluant; ut cæléstium gratiárum múnera novi infántes, te propitiánte, percípiant.
R/. Amen.

Acercándonos a la venerable fuente de la salud eterna, con animados pasos, suplicamos tu magnificencia, omnipotente Dios dominador, para que mandes que la fuente sellada sea abierta para nosotros con las llaves de tu indulgencia y hagas partícipes a los sedientos del vaso dulcísimo de agua.

Suene sobre estas aguas la voz de tu divinidad, y el Espíritu de tu santificación que habita en ellas confiera a todos los enfermos el remedio.

Lo que mana ciertamente del paraíso fluya ahora largamente de él para que los nuevos niños, propiciándolo tú, perciban los dones de las gracias celestes.
R/. Amén.

Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.
Et reseratur fons. Y se abre la fuente.

Inicio página

Postea vero facit episcopus exorcismum et benedictionem fontis, præcedente vero hac admonitione: Después el obispo realiza el exorcismo y la bendición de la fuente, precedidas de la siguiente admonición:
Admonitio / Admonición
Deum immortálium múnerum et salutárium gratiárum, fratres dilectíssimi, concórdi mente et húmili oratióne poscámus, ut per Verbum et Sapiéntiam et Virtútem suam, Dóminum nostrum Iesum Christum, Fílium suum, concurrénti ad salutáre baptísmum plebi suæ grátiam novæ creatiónis indúlgeat: atque accésum hinc pénitus malígnæ cogitatiónis avértens, infúndat vitáli lavácro Spíritum Sanctum suum; ut dum sítiens fidem pópulus aquas salutáris ingréditur, vere, ut scriptum est, per aquam et Spíritum Sanctum renascántur; et consepúlti in lavácro Redemptóri suo, in similitúdinem sacri digni mystérii, cui commoriúntur in baptísmo, ei resúrgant in regnum.
R/.
Amen.

Præstet ipse Dóminus qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Hermanos queridos, pidamos con espíritu concorde y oración humilde al Dios de los dones inmortales y las gracias saludables que por medio de su palabra, sabiduría y fuerza, nuestro Señor Jesucristo su Hijo conceda la gracia de la nueva creación a su pueblo, que afluye al bautismo de salvación; y, alejando totalmente de aquí todo acecho de maquinaciones perversas, derrame su Espíritu Santo en el baño vivificante; para que, al entrar el pueblo sediento de fe en las aguas de la salvación, renazca en verdad por el agua y el Espíritu Santo, tal como fue escrito; y, consepultados por el baño con su Redentor, hechos dignos de ser imagen del sagrado misterio, resuciten en orden al reino para aquél por quien mueren en el bautismo.
R/. Amén.

Que lo otorgue el mismo Señor, que vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Hic peractis, veniens sacerdos ad fontem, exsufflat fontem tribus vicibus, recitans hunc exorcismus, faciem ad occidentem tenens: Una vez terminada, el sacerdote va a la fuente, y orientado hacia el oeste, sopla tres veces sobre la fuente diciendo este exorcismo:
Exorcismus fontis / Exorcismo de la fuente
Discéde, immúnde spíritus, ab ómnibus quibus fides nostra usúra est religiónis offício sacraménti.
Nec præténdas culpam críminis, qui agnóscis poténtiam Salvatóris. Non est mériti confidéntia, sed præcépti; licet ipsa potéstas ministérii dígnitas sit minístri.

Te, ígitur, per commúnem Deum, aquæ creatúra, convénio, ut, conservánte motu sensibilitátis, intélligens subíci servítio, quo placére Deo nítimur, non recúses. Omnem a te communiónem dæmonum, omne collégium iniquitátis expúrges, totam phantásmatis labem capax domínicæ præceptiónis extérmines; ut grátiam sanctificatiónis indépta, tuo nostróque páriter Creatóri, quos accéperis culpábiles restítuas innocéntes.
R/. Amen.

Aléjate, espíritu inmundo, de toda cosa que al servicio de nuestra fe vamos a utilizar para realizar este rito sacramental.
No te acerques con tus errores y tus crímenes, pues ya conoces el poder del Salvador. No ponemos nuestra confianza en nuestros méritos sino en la palabra de Dios; por el poder mismo del ministerio se otorga la dignidad al ministro.

Te conjuro, agua, por el Dios de todas las cosas, tu creador: presta alegre tu naturaleza fluida al servicio que vamos a demandarte para complacer a Dios. Expulsa de ti a toda tropa de demonios y su cortejo de iniquidades. Extermina toda la suciedad producida por los espíritus malignos, para que, llena de la gracia de la santificación de nuestro Creador y del tuyo, aquellos que has de recibir culpables los devuelvas inocentes.
R/. Amén.

Per Dóminum nostrum Iesum Christum, qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Post hæc dicit hanc benedictionem: Tras lo cual dice la siguiente bendición:
Benedictio fontis / Bendición de la fuente
Sanctificáre per Verbum Dei, unda cæléstis; sanctificáre, aqua, Christi calcáta vestígiis, quæ móntibus pressa non claudéris, quæ scópulis illísa non frángeris, quæ terris diffúsa non déficis.
Tu sústines áridam, portas móntium póndera, nec demérgis.
Tu cælórum vértice continéris; circumfúsa per totum, lavas ómnia, nec laváris.
Tu, fugiéntibus pópulis Hebræórum, in gláciem duráta constríngeris.
Tu rursus, salis resolúta vertícibus, Nili áccolas perdis, et hóstilem globum freto sæviénte perséqueris.
Una eadémque es: salus fidélium et últio criminósis.
Te per Móysen percússa rupes evómuit; nec ábdita cáutibus latére potuísti, cum Maiestátis império iussa prodíres.
Tu, gestáta núbibus, imbre iucúndo arva fecúndas.
Per te áridis æstu corpóribus ducis ad grátiam salutáris, ad vitam potus infúnditur.
Tu, íntimis scatúriens venis, aut spíritu inclúsa, vitálem aut sucum fértilem præstas, ne siccáta, exanimáta viscéribus, sollémnes neget terra provéntus.
Per te ínitium, per te finis exsúltat, vel pótius ex Deo tuum est ut términum nesciámus.

At tu, Dómine, omnípotens Deus, cuius virtútem non néscii, dum aquárum mérita prómimus, óperis insígnia prædicámus, súscipe propítius nóxios et pietáte sólita solve captívos. Redde quod in paradíso Adam pérdidit, quod uxor admísit, quod intemperántia gulæ vorácis absórtuit. Da salutárem potum, male saturátis acerbitáte pomórum; ut indigésta mortálium lues, et annósa pernícies divíno solvántur antídoto. Áblue terræ squaléntis inglúviem, discúte paradísi macériam flámmeis obícibus fluctuántem. Páteat redeúntibus flórei ruris ingréssus. Recípiant imáginem deitátis olim pérditam livóre serpéntis, ut quidquid críminum de prævaricatióne contráctum est, huius gúrgitis puritáte depónant. Surgant ad réquiem, producántur ad véniam; ut mýsticis innováti liquóribus, et redémptos se nóvierint, et renátos.
R/.
Amen.

Sé santa por la palabra de Dios, corriente celestial; sé santa, agua transitada por las pisadas de Cristo; que, aprisionada por los montes no quedas encerrada, que, chocando con las rocas no quedas rota, que, derramada en la tierra no te disipas.
Tú sostienes la Tierra, soportas el peso de las montañas y no te hundes.
Tú eres contenida en la bóveda del cielo; derramándote por todas partes, todo lo lavas, sin ser tú lavada por nada.
Tú para el pueblo hebreo que huía te condensas endurecida en forma de hielo.
Y tú, nuevamente fluida, aniquilas con los torbellinos del océano a los habitantes del Nilo, y persigues al ejército enemigo con el mar embravecido.
Tú eres una misma; pero, a la vez, salvación de los fieles y castigo de los malvados.
A ti te alumbró la peña golpeada por Moisés, y no pudiste esconderte oculta en las rocas, cuando brotaste obligada por orden de la Majestad.
Tú, llevada por las nubes, fecundas con la alegre lluvia las labranzas.
Por ti conduces a la gracia de la salud a los cuerpos agostados por el calor; se da la bebida para la vida.
Tú, manando de recónditos veneros o, embalsada en el viento, brindas el jugo vital y fecundo, no sea que, resecada la tierra y con las entrañas estériles, niegue los frutos habituales.
Por ti hay contento en el comienzo y en el final, o mejor, lo tuyo viene de Dios para que no conozcamos el término.

Pero tú, Señor Dios omnipotente, de quien predicamos -no desconociendo el poder- lo más significativo de la creación, cuando pregonamos la excelencia de las aguas, acoge propicio a los pecadores y libra a los cautivos con tu piedad acostumbrada. Restitúyenos lo que perdió Adán en el paraíso, lo que la mujer extravió, lo que engulló la desenfrenada voracidad de la gula. Danos una bebida saludable a los malamente saciados con la amargura de esos frutos, para que la intolerable desventura de los mortales y su secular desgracia se solucionen con un divino remedio. Apaga la sed de la tierra árida, abate la cerca del paraíso, apenas asegurada por los llameantes obstáculos. Sea abierta a los que vuelven la entrada de la florida campiña. Recupera la imagen de la deidad, perdida entonces a causa de la envidia de la serpiente, a fin de que cuanto fuera contraido pecaminoso por prevaricación sea lavado en la pureza de este lago. Que de aquí emerjan hacia la paz, que sean llevados al perdón, para que, renovados en la mística corriente, se sientan redimidos y reconocidos.
R/. Amén.

Inicio página

Post hoc facit sacerdos de oleo benedicto crucem in fontem, dicens: Tras ello el sacerdote con el santo óleo hace una cruz en la fuente diciendo:
In nómine Patris et Fílii et Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo que reina, oh Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.
Post commixtionem aquæ et olei, dicit hanc benedictionem: Una vez realizada la conmixtión del agua y el óleo, dice la siguiente bendición:

 

Benedictio / Bendición
Quamvis flagitiórum squalóre sordéntes et consciéntia mordénte facínorum, abiécti et húmiles te, Deus omnípotens, deprecámur et quæsumus, ut pro tua miseratióne adsis benígnus, et libens aspíres, atque propítius has aquas óleo sanctificatiónis admíxtas virtútis tuæ múnere benedícas, atque eis ex tuis sédibus grátiam sanctitátis infúndas. Ut quicúmque, summo invocáto nómine Trinitátis, in hæc fluénta descénderint, origináli noxa solvántur et benedictióne perpétua condonéntur, cuntísque emundáti a vítiis et confirmáti spirituálibus donis, cæléstibus annoténtur in páginis; quátenus ex hoc lavácro novæ vitæ suméntes exórdium, et véteris deponéntes elógium, ac per impositiónem mánuum promeréntes Spíritum Sanctum, et præséntibus cáreant culpis et munéribus potiántur ætérnis, te iugi ac perpétuo adiutóre felíces.
R/. Amen.

Qui in Trinitáte unus Deus vivis et cuncta domináris per infiníta semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Aunque sucios con la roña de los vicios y remordiéndonos la conciencia de culpa, postrados y humillados, te suplicamos y pedimos a ti, Dios omnipotente, que por tu bondad nos asistas benigno y nos favorezcas gustoso, bendiciendo propicio con el don de tu Espíritu estas aguas mezcladas con el óleo santo, y que desde tu trono viertas sobre ellas tu gracia santa. Para que quienes descienden a esta corriente, invocado el nombre altísimo de la Trinidad, se vean libres de la culpa original y, regalados con una bendición perpetua, limpios de todos los vicios y confirmados con dones espirituales, sean inscritos en el libro del cielo; de modo que, comenzando a partir de este baño de vida nueva y dejando de estimar la antigua, recibiendo el Espíritu Santo por la imposición de manos, se vean libres de las culpas actuales y enriquecidos con dones eternos, siendo bienaventurados contigo, permanente y eterno auxiliador.
R/. Amén.

Tú que en la Trinidad vives como un solo Dios y todo lo gobiernas para siempre por infinitos siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ista peracta, deferuntur episcopo, seu sacerdoti, baptizandi, qui, si loquei possunt, respondent ipsi; secus respondent ministri.

Episcopus, seu sacerdos, interrogat eum, vel eos, dicens:

Llegado este momento, los bautizandos son presentados al obispo o sacerdote, a quien responderán por sí mismos si lo pudieren hacer o en su defecto lo harán los padrinos.

El obispo o sacedote le o les interroga diciendo:

Abrenuntiatio / Renuncia
Abrenúntias tu, fámule Dei N., diábolo et ángelis eius?
Respondetur a ministris: Abrenúntio.
Interrogat: Opéribus eius? - Respondetur: Abrenúntio.
Interrogat: Impériis eius? - Respondetur: Abrenúntio.
¿Renuncias tú, N., siervo de Dios, al diablo y a sus ángeles?
Responde al ministro: Renuncio.
Pregunta: ¿A sus obras? - Responde: Reuncio.
Pregunta: ¿A sus dominios?
- Responde: Reuncio.

Inicio página

Professio fidei et immersio / Profesión de fe e inmersión
Interrogat: Quis vocáris? - Respondetur: N.
Interrogat: Credis,
N., in Dóminum Patrem omnipoténtem? - Respondetur: Credo.
Interrogat: Et in Iesum Christum, Fílium eius únicum, Deum et Dóminum nostrum? - Respondetur: Credo.
Interrogat: Et in Spíritum Sanctum? - Respondetur: Credo.
Dicis episcopus, seu sacerdos: Et ego te baptízo in nómine Patris et Fílii et Spíritus Sancti, ut hábeas vitam ætérnam.
R/. Amen.
Pregunta: ¿Cómo quieres ser llamado? - Responde: N.
Pregunta: ¿Crees, N., en Dios Padre omnipotente?
Responde: Creo.
Pregunta: ¿Y en Jesucristo, su único Hijo, Dios y Señor nuestro? - Responde: Creo.
Pregunta: ¿Y en el Espíritu Santo? - Responde: Creo.
El obispo o el sacerdote dice:
Y yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, para que tengas vida eterna.
R/. Amén.

 

Et dum hæc verba pronuntiar, baptizat eum simplici immersione vel, si casus fit, unica super caput aquæ infusione. Y mientras pronuncia estas palabras, lo bautiza con inmersión simple o, según el caso, con una única infusión sobre la cabeza.
Chrismatio / Crismación
Signum vitæ ætérnæ, quod dedit Deus Pater omnípotens per iesum Christum, Fílium suum, credéntibus in salútem.
R/. Amen.
Este es el signo de la vida eterna, que Dios Padre todopoderoso dio por Jesucristo, su Hijo, para sus fieles en testimonio de salvación.
R/. Amén.

Inicio página

Hoc peracto, item imponit manus super singulos baptizatos, et dicit: Tras lo cual impone las manos sobre cada uno de los bautizados y dice:
Manuum impositio / Imposición de manos
Sancte Spíritus, omnípotens Deus, qui es Patri et Fílio coætérnus, et indissecábilis substántiæ maiestáte unítus, qui post resurrectiónem nostri Redemptóris et Dómini, per pacis eius inæstimábilem sanctitátem apostolórum fúeras pectóribus iam locátus; et ut per te ipsum quoque patérnæ fœdera promissiónis compléres, eórum post eius ascensiónem clarum illustrásti ceonvéntum flagrántium virtúte flammárum, et vertícibus insídens iam dicátos per ígnitas linguas váriis loquélis ornátas, mundum dénuo formásti nascéntem; quórum in precatióne descéndens, vel mánuum impositióne te tríbuens, post lavácri festa cándida, salutáris plena tui charísmatis effusióne fulsísti.

A te fides exóritur, in te fides exténditur, et ex te fides armátur. In te novæ vitæ cognítio, per te véteris vitæ purgátio, et veræ vitæ, per vitam te docénte, vitális infúnditur sciéntiæ plenitúdo.
Tu pastus animárum, tu dulcédo credéntium, tu es invisíbilis pinguédo iustórum; quórum intercessióne tuam cleméntiam deprecámur, ut hos fámulos famulásque tuas illa tuárum visitatiónum speciáli benedictióne sanctífices, quia tuis insígnibus terribíliter in apóstolis micuísti.

Da eis, Dómine, sapiéntiam, qua concúlcent stultítiam sordidántem et astútiam mundi refúgiant puniéntem.
Da intelléctum, quo servent cæléstium medicámina præceptórum et spirituálium extínguant venéna serpéntium.
Da consílium, ut nóverint te esse quod es, nóverint se esse quod sunt, et in semetípsis fíeri concupíscant unde tibi ex toto compláceant.
Da fortitúdinem, ut malígni iácula cónterant et repéllant, armáque victrícia advérsus hostem ímprobum apprehéndant et dimicáre non désinant.
Da sciéntiam, ut scire te ámbiant et se nescíre non lúgeant.
Da pietátem, quæ ad ómnia salutífera conquirénda útilis esse cognóscitur.
Da eis timórem tuum, quo dum te timúerint, ubi timor non est timére nihil possint.

Concéde in eis perpetuáliter tuæ grátiæ medicínam, ut qui iam caruérunt vúlnere genuíno, non procúmbant íterum repetíto.
Quique renáti sunt sacri baptísmatis fonte, schísmatum non péreant pravitáte; et qui chrísmate delibúti sunt divínæ unctiónis, non tospéscant óleo peccatóris; ut ignis tuus, qui est vitális et zelans, torpórem carnális hebetúdinis in eis exclúdat, et vigórem vigilántiæ spirituális ascéndat.
Tela urat hostília, arma pórrigat gloriósa, regeneratórum corda succéndat, malárum concupiscentiárum flammas extínguat; ut in eis ignis tuus suæ fortitúdinis vigórem persístens amóris tui flamma præváleat.
Per quem te verum Deum trinum, non tríplicem, sed unum, non solitárium confiteántur et credant, ut in ætérna tecum regnatúri sæcula vivant.
R/. Amen.

Oh santo Espíritu, Dios todopoderoso, tú eres coetemo con el Padre y el Hijo y a ellos unido en la majestad de una indivisible naturaleza; tú, después de la resurrección de nuestro Redentor y Señor te habías ya asentado en el corazón de los apóstoles por la imponderable santidad de su paz, y tú, para completar también por ti mismo la alianza de la promesa paterna, iluminaste después de la ascensión su esclarecido cenáculo con la luz de ardientes llamas y, posándote en las cabezas de los ya consagrados, diste ser, finalmente, a un mundo nuevo, mediante lenguas de fuego ennoblecidas con variados idiomas. O descendiendo por la súplica de aquéllos, o comunicándote ellos por la imposición de manos, después de la cándida ceremonia del bautismo brillaste por la plena efusión de tu saludable crisma.

De ti procede la fe, en ti se dilata la fe y por ti es fortalecida la fe. En ti está el conocimiento de la nueva vida, por ti la purgación de la vida vieja, y, bajo tu magisterio, se infunde la plenitud de la ciencia vital de la vida verdadera, a través de la vida.
Tú, pasto de las almas, tú, dulzura de los creyentes, tú eres el invisible tesoro de los justos; por cuya intercesión suplicamos tu clemencia para que santifiques a estos siervos y siervas tuyos con aquella bendición propia de tus visitas, con la que, mediante tus signos, brillaste en los apóstoles de forma impresionante.

Dales, Señor, sabiduría, por la que pisoteen la necedad embrutecedora y se aparten de la odiosa astucia del mundo; dales entendimiento, por el que se guarden la medicina de los celestes mandamientos y neutralicen el veneno de las espirituales víboras; dales consejo, para que reconozcan que tú eres lo que eres y ellos son lo que son, y quieran que sea realidad en ellos el poder complacerte en todo; dales fortaleza para que rechacen y destruyan las flechas del maligno, sepan blandir armas victoriosas contra el perverso enemigo y no cesen de luchar; dales ciencia, para que tengan hambre de conocerte y no tengan que lamentar el desconocerse; dales piedad que es proclamada útil para alcanzar todo lo saludable; dales temor para que, al temerte a ti donde no hay motivo de temor, nada más tengan que temer.

Concédeles a perpetuidad el remedio de tu gracia, para que quienes se vieron ya libres de la verdadera llaga no recaigan en la misma repetida; y los que renacieron en la fuente del santo bautismo no perezcan por el mal de las discordias; y quienes fueron ungidos con el crisma de la divina unción no se empuerquen con el excremento del pecado: a fin de que tu fuego, que es vivificante y celoso, aleje de ellos la torpeza del embotamiento carnal y despierte la fuerza de la alerta espiritual.
Que abrase los dardos hostiles, proporcione armas gloriosas, haga arder el corazón de los renacidos y apague los incendios de las malas pasiones; para que manteniendo tu fuego en ellos la intensidad de su fuerza, prevalezca la llama de tu amor.
Por el cual te confiesen y crean un verdadero Dios trino, no triple, único, no solitario, y vivan para reinar contigo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Per tuam magnam misericórdiam, Deus noster, qui es benedíctus, et vivis et ómnia domináris per infiníta semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu gran misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas siempre por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Post hæc imponit episcopus seu sacerdos super baptizatos vestem candidam, dum dicit hanc orationem: Después el obispo o el sacerdote impone sobre los bautizados las vestiduras blancas, mientras dice esta oración:
Impositio vestis candidæ / Imposición de las vestiduras blancas
Áccipe tibi vestem cándidam, vestem nuptiálem, quam immaculáto corde feras ante trbúnal Dómini nostri Iesu Christi in vitam ætérnam.
R/. Amen.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Recibe la túnica blanca, la túnica nupcial, que has de presentar con pureza de corazón ante el tribunal de nuestro Señor Jesucristo para la vida eterna.
R/. Amén.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Quibus omnibus rite peractis, ordinatur denuo processio ad chorum, dum canitur, inchoante episcopo seu sacerdote, hæc antiphona: Debidamente completado este rito, la procesión se dirige de nuevo al coro, mientras se canta, iniciada por el obispo o el sacerdote, esta antífona:
Antiphona / Antífona Cant 4,2; Sal 23,6; 106,2-3
Ecce grex quæ ascéndit de lavácro, omnes geméllis fœtibus, et stérilis non est in eis.

V/. Hæc est generátio quæréntium eum, quæréntium fáciem Dei Iacob.
R/. Et stérilis non est in eis.

V/. Dicant nunc omnes, qui redémpti sunt a Dómino quos redémit de manu inimíci.
R/. Et stérilis non est in eis.

V/. De regiónibus congregávit eos, a solis ortu, et occásu; ab aquilóne et mari.
R/. Et stérilis non est in eis.

He aquí el rebaño de ovejas que regresa del baño, cada una con crías mellizas, y ninguna privada de ellas.

V/. Tal es la raza de los que lo buscan, los que buscan el rostro del Dios de Jacob.
R/. Y ninguna privada de ellas.

V/. Que lo digan los que el Señor ha liberado, los que él ha rescatado de la mano de los opresores.
R/. Y ninguna privada de ellas.

V/. Los que ha reunido de todos los países del norte y del sur, del este y del oeste.
R/. Y ninguna privada de ellas.

 


1. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 385-392). Traducciones: Exorcismus fontis a partir de Beitia, Philippe, Le baptême et l'initiation chrétienne en Espagne du IIIe au VIIe siècle. Ed. L'Harmattan, París 2010, pp. 170-171. Admonitio, benedictio fontis, benedictio, manuum impositio: Colomina Torner, Jaime Los textos litúrgicos trinitarios y la identidad del pueblo mozárabe en la historia, en Anales Toledanos, número 37. Diputación de Toledo. Toledo 1999, pp. 49; 49-50; 50 y 51-52 respectivamente.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaVigilia Pascual. Segunda parteVigilia Pascual. Segunda parte. Liturgia de la palabra. EucologíaInicio página

© La Ermita. España MMIV-MMXIV