La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa por los atribulados

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 51,6; 73,2
A lábiis iníquis et a lingua dolósa líbera nos, Dómine, allelúia. De los labios inicuos y la lengua traidora líbranos, Señor, aleluya.
V/. Meménto congregatiónis tuæ, quam creásti ab inítio.
R/. Et a lingua dolósa líbera nos, Dómine, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et a lingua dolósa líbera nos, Dómine, allelúia.
V/. Acuérdate de tu pueblo al que escogiste desde el principio.
R/. Y de la lengua traidora líbranos, Señor, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y de la lengua traidora líbranos, Señor, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria

Líbera nos, Dómine, a lábiis iníquis et a lingua dolósa, et præsta, ut nec peccatóri accusánti audítum præbeat, nec plebs tua eius disciplínis acquiéscat, nec iram tuam suggéstio fallax commóveat. Sed tua, quæsumus, ipsum inimícum humáni géneris cállidum insidiatórem frámea divína concíde et pro míseris páuperum succúrre ínclita bonitáte.
R/. Amen.

Líbranos, Señor, de los labios inicuos y de la lengua traidora, y concede que tu pueblo no preste oído al pecador que se le acerque ni se avenga a sus maneras, para que la perversa sugerencia no despierte tu ira. Antes bien, te rogamos, hiere con tu divina espada al malvado enemigo que acecha al género humano, y socorre con tu conocida bondad a los pobres desvalidos.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Est 4,17-17.17-17 (2)
Léctio libri Esther.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de Ester.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Esther quoque regína confúgit ad Dóminum pavens perículum mortis, quod imminébat. Cumque deposuísset vestes glóriæ, et suscépit induménta luctus et pro unguéntis supérbiæ implévit caput suum cínere et corpus suum humiliávit ieiúniis valde. Et cécidit super terram cum ancíllis suis a mane usque in vésperam et dixit:

«Ego audívi ex libris maiórum meórum, Dómine ,
quóniam tu omnes complacéntes tibi líberas, Dómine,
usque in finem.
Et nunc ádiuva me solitáriam
et néminem habéntem nisi te,
Dómine, Deus meus.
Et nunc subvéni orphána mihi
et verbum concínnum da in os meum in conspéctu leónis
et gratam me fac coram eo
et convérte cor eius in ódium oppugnántis nos,
in perditiónem eius et eórum, qui conséntiunt ei.

Nos autem líbera de manu inimicórum nostrórum;
convérte luctum nostrum in lætítiam
et dolóres nostros in sanitátem.
Surgéntes autem supra partem tuam, Deus,
fac in exémplum.
Appáre, Dómine; manifestáre, Dómine».

R/. Amen.

En aquellos días:

La reina Ester, temiendo el peligro inminente, acudió al Señor. Se despojó de sus ropas lujosas y se vistió de luto; en vez de perfumes refinados se cubrió la cabeza de ceniza, y humilló por completo su cuerpo con ayunos. Luego se postro en tierra junto con sus criadas, de la mañana a la noche y rezó así:

«Yo oí leer en los libros de mis antepasados, oh Señor,
que tú salvas finalmente a quienes te agradan.
Y ahora, ayúdame, que estoy sola,
y no tengo a nadie que me ayude sino tú,
Señor, Dios mío.
Y ahora ayúdame, que soy huérfana,
y concede a mi boca un discurso acertado ante el león,
y hazme valiente ante él;
haz que su corazón se incline a odiar a aquel que nos hace la guerra,
para su perdición y la de todos aquellos que conspiran con él.

A nosotros, en cambio, líbranos de la mano de nuestros enemigos,
convierte nuestro duelo en alegría
y nuestro sufrimiento en salvación.
A aquellos que se levantan contra tu pueblo, Dios,
castígales de modo ejemplar.
Manifiéstate, Señor, hazte conocer, Señor».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 59,13-14
Da nobis auxílium, Dómine, in tribulatióne, quia vana est salus hóminis. En la tribulación auxílianos, Señor, que la ayuda del hombre es inútil.
V/. In Deo faciémus virtútem, et ipse ad níhilum dedúcet tribulántes nos.
R/. Quia vana est salus hóminis.
V/. Con Dios haremos proezas, él reducirá a la nada a los que nos persiguen.
R/. Que la ayuda del hombre es inútil.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 1,3-11
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/. Deo grátias.
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Benedíctus Deus et Pater Dómini nostri Iesu Christi, Pater misericordiárum et Deus totíus consolatiónis, qui consolátur nos in omni tribulatióne nostra, ut possímus et ipsi consolári eos, qui in omni pressúra sunt, per exhortatiónem, qua exhortámur et ipsi a Deo; quóniam, sicut abúndant passiónes Christi in nobis, ita per Christum abúndat et consolátio nostra.

Sive autem tribulámur, pro vestra exhortatióne et salúte; sive exhortámur, pro vestra exhortatióne, quæ operátur in tolerántia earúndem passiónum, quas et nos pátimur. Et spes nostra firma pro vobis, sciéntes quóniam, sicut sócii passiónum estis, sic éritis et consolatiónis.

Non enim vólumus ignoráre vos, fratres, de tribulatióne nostra, quæ facta est in Asia, quóniam supra modum graváti sumus supra virtútem, ita ut tædéret nos étiam vívere; sed ipsi in nobis ipsis respónsum mortis habuímus, ut non simus fidéntes in nobis, sed in Deo, qui súscitat mórtuos: qui de tanta morte erípuit nos et éruet, in quem sperámus, et adhuc erípiet, adiuvántibus et vobis in oratióne pro nobis, ut propter eam, quæ ex multis persónis in nos est, donatiónem, per multos grátiæ agántur pro nobis.

R/. Amen.

Hermanos:

¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en cualquier tribulación nuestra hasta el punto de poder consolar nosotros a los demás en cualquier lucha, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios! Porque lo mismo que abundan en nosotros los sufrimientos de Cristo, abunda también nuestro consuelo gracias a Cristo.

De hecho, si pasamos tribulaciones, es para vuestro consuelo y salvación; si somos consolados, es para vuestro consuelo, que os da la capacidad de aguantar los mismos sufrimientos que padecemos nosotros. Nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que si compartís los sufrimientos, también compartiréis el consuelo.

Pues no queremos que ignoréis que la tribulación que nos sobrevino en Asia nos abrumó tan por encima de nuestras fuerzas que perdimos toda esperanza de vivir. Pues hemos tenido sobre nosotros la sentencia de muerte, para que no confiemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; el cual nos libró y nos librará de esas muertes terribles; y esperamos que nos seguirá librando, si vosotros cooperáis pidiendo por nosotros; así, viniendo de muchos el favor que Dios nos haga, también serán muchos los que le den gracias por causa nuestra.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 16,20-24
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus Iesus Christus loquébatur discípulis suis dicens:

Amen, amen dico vobis quia plorábitis et flébitis vos, mundus autem gaudébit; vos contristabímini, sed tristítia vestra vertétur in gáudium.

Múlier, cum parit, tristítiam habet, quia venit hora eius; cum autem péperit púerum, iam non méminit pressúræ propter gáudium, quia natus est homo in mundum.

Et vos ígitur nunc quidem tristítiam habétis; íterum autem vidébo vos, et gaudébit cor vestrum, et gáudium vestrum nemo tollit a vobis. Et in illo die me non rogábitis quidquam.

Amen, amen dico vobis: Si quid petiéritis Patrem in nómine meo, dabit vobis. Usque modo non petístis quidquam in nómine meo. Pétite et accipiétis, ut gáudium vestrum sit plenum.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba con sus discípulos y les decía:

En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.

La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre.

También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada.

En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Est 4,17
Allelúia. Aleluya.
V/. Convértere, Dómine, luctum nostrum in gáudium, et dolóres nostros in lætítiam.
R/. Allelúia.
V/. Convierte, Señor, nuestro luto en gozo, y nuestros dolores en alegría.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 50,19-20
Sacrifícium Deo spíritus contribulátus; cor contrítum et humiliátum, Deus, non despícies. Un alma atribulada es un sacrificio ofrecido a Dios; un corazón contrito y humillado no lo desprecies.
V/. Bénefac, Dómine, in bona voluntáte tua Sion, ut ædificéntur muri Ierúsalem.
R/. Cor contrítum et humiliátum, Deus, non despícies.
V/. Aceptarás como sacrificio de justicia las oblaciones y holocaustos.
R/. Un corazón contrito y humillado no lo desprecies.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Deum, qui contritórum non déspicit gémitum, et mæréntium non aspernátur afféctum, lacrimósis précibus, fratres dilectíssimi, supplicémus, ut hanc singuláris víctimæ hóstiam, quam pro tribulátis servis tuis fidénter offérimus, dignétur acceptáre propítius; tribuátque, ut quidquid contra eos diabólica atque humána molívit advérsitas, ad níhilum rédigat et consílio pietátis allídat.
Ut in nullo de advérsis læsi, eídem mereántur illæsi offérre sacrifícium.

R/. Amen.
Queridos hermanos, roguemos a Dios que no desprecia el gemido de los afligidos de corazón, que no se burla del lastimoso aspecto de los tristes, suplicándole con oraciones y lágrimas que acepte propicio esta víctima singular, que le ofrecemos confiadamente por sus siervos desanimados; y nos conceda que todo lo que contra ellos maquinó el diablo y la malicia humana, quede reducido a la nada al estrellarse con su buena disposición hacia nosotros.
Para que sin contrariedad alguna que nos moleste, podemos ofrecerte sin daño este sacrificio.
R/. Amén.
Ipso præstánte, qui in Trinitáte, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Que lo conceda el único Dios, que es glorificado en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Dómine Iesu Christe, qui nos per multas tribulatiónes perdúcis ad regnum tuum, erúdiens nos adversitátum iáculis, adversántium ácuens machinaméntis, oblátam tibi hanc oblatiónem, quam tibi Ecclésia tua pro liberatióne et consolatióne servórum tuórum offert, serénus accépta.

Non eos fraus humána deíciat.
Non tua déitas ex iudício púniat.
Non iníquitas própria, non advérsitas árguat aliéna; si quid tibi delínquunt, ignósce; si quid offéndunt, ómnibus tu dimítte; súbmove ab eis cruciátus mentis, simul ægritúdines cordis et córporis.
Ut te compúncti corde requírant et a te tacti non dóleant, per te sustentáti advérsa despíciant et a te corrécti diligénter exquírant.

R/.
Amen.

Señor Jesucristo, que nos llevas a tu reino a través de muchas tribulaciones, enseñándonos con los dardos de las adversidades, acepta complacido este sacrificio que te ofrecemos: te lo ofrece tu Iglesia por la liberación y consolación de tus siervos.

No les hagan tropezar las asechanzas de los hombres, que no los tenga que castigar al juzgarlos tu divino poder, que no los avergüence su propia indignidad ni la malicia ajena.
Perdona los delitos que contra ti cometieron, las ofensas que te hicieron, líbralos de los tormentos que imaginan y de las enfermedades de alma y cuerpo.
Para que te busquen compungidos sin dolerse de haber sido tocados por tu castigo; susténtalos para que desprecien las adversidades y te busquen con diligencia, buscando la corrección.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Offeréntium tibi, Deus, nomínibus recitátis, postulámus misericórdiam pietátis tuæ, ut servis tuis in pressúris interésse dignéris.
Non quo eos vidéndo damnes, sed quo eos patiéndo salvífices; ut tuo roboráti auxílio grátiæ, ab imminénti liberéntur oppressióne; his quoque a nobis hóstiis invocátus, et defúnctis concédas réquiem, postulámus.

R/. Amen.
Recitados los nombres de los oferentes, solicitamos de tu piadosa misericordia que te dignes asistir a tus siervos en apuros.
No te pedimos que los castigues viendo sus malas obras, sino que los salvas después de soportarlos; para que robustecidos con el auxilio de tu gracia queden libres de la opresión que les amenaza; y por nuestra invocación con estos dones, te pedimos también que concedas el descanso a los difuntos.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Cáritas illa quæ per Spíritum Sanctum nostris est diffúsa viscéribus, te Deus Pater, gemebúnda lacrimatióne exúrat, ut fámulos tuos ab omni perículo, cruciátu, vel necessitáte exémptos, nobíscum fácias in tranquillitáte et pace semper manére statútos.
R/. Amen.

Aquel amor que por el Espíritu Santo fue difundido en nuestros corazones te mueva, Dios Padre, con nuestras lágrimas y gemidos, para que mantengas con nosotros para siempre en la tranquilidad y la paz a tus siervos más débiles, libres de todo peligro, tormento o necesidad.
R/. Amén.

Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et cœquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, oh Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual eres una sola e igual esencia Dios en la unidad del Espíritu Santo que reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérnæ omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum; qui consolátur nos in omni tribulatióne nostra, ut póssimus et ipsi consolári eos, qui in omni pressúra sunt, de illo fidéntes, et per illum in tentatióne non deficiéntes.
Ille nos armis iustítiæ, ille gálea salútis munit atque circúmdat, ne attollámur in prósperis, ne deiciámur in advérsis; ne immundórum spírituum iáculis, ne adversántium nobis penetrémur sagíttis.
Ut pressúræ sæculi nos ad ætérnam pértrahant glóriam, ut tribulatiónes mundi dona nobis exáptent cæléstia.
Per quem te, summe Deus, rogámus, ut precem Ecclésiæ tuæ atténdere, et propitiábili dignatióne ad hæc múnera respícere iúbeas, quæ tibi pro visitatióne et relevatióne pressúræ servis tuis offérimus.

Iam iam, Dómine, réspice super eos vultu placábili, et misericórdia singulári.
Rémove ab eis, quod sævítia maióris promíttit, quod inimicórum právitas íntulit, quod pravórum in consíliis advérsitas alligávit.
Quod ex iudício ímminet, quod ex senténtia pendet.
Quod conspiratióne machinátum, quod accusatióne convíctum, quod própriis iniquitátibus gestum, quod aliénis est fictiónibus alligátum. Quod pressúris deícitur, quod cruciátibus prémitur, quod coangústiis angustiátur.

Non iustítiam tuam iniustítia eórum exérceas, sed pótius pietátem tuam in eórum iniustítia manifésta.
Non in flagéllo prostérnas, non per murmuratiónem abícias, non per tolerántiam perdas; sed per misericórdiam rege.
Quo per te ab inimicórum iáculis tecti, ac præsénti tribulatióne exémpti, Deum in Trinitáte cónsona voce proclamántes, atque ita dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que esté en cualquier dificultad, fiándonos de él, y por ello no caigamos en la tentación.
Él nos protege con las armas de la justicia, él nos ampara con el yelmo de la salvación para que no nos hinchemos en las prosperidades ni desfallezcamos en las contrariedades, para que no nos traspasen los dardos de los espíritus inmundos ni las saetas de los enemigos. Para que las dificultades de este mundo nos ganen la patria eterna, y sus tribulaciones nos procuren los bienes del cielo.
Por él te rogamos, Dios excelso, que atiendas la voz de tu Iglesia, y con amplia dignación mires propicio estos dones que te ofrecemos en espera de tu venida y del levantamiento de nuestra opresión.

Míralos ya, Señor, con rostro propicio y con singular misericordia.
Quita de ellos lo que les pronosticó la crueldad de nuestros primeros padres, lo que les acarreó la maldad de los enemigos, lo que la adversidad amontonó en los conciliábulos de los malvados.
Lo que puede resultar en el juicio, lo que puede depender de la sentencia, lo maquinado por las conspiraciones, lo que la acusación pueda demostrar, lo perpetrado por nuestra propia iniquidad, lo fabulado por los ajenos.
El apocamiento bajo las opresiones, la presión de los tormentos, la angustia de la opresión.

No ejerzas tu justicia según su injusticia, antes bien, pon de manifiesto tu piedad sobre su injusticia.
No los humilles bajo el látigo, no los rebajes por la murmuración, no les dejes perder por la tolerancia, guíalos por la misericordia.
Así, cubiertos por ti de los dardos del enemigo, libres de las tribulaciones que los oprimían, puedan aclamarte como Dios uno en la Trinidad, con voz acompasada, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus.
Qui sic nos hic tribulatiónum censúra contúndit, adversantium stímulis érudit, lacerántium adversitátibus frangit, ut post dolóres veniámus ad réquiem; post labóres inveniámus mercédem.

Hic tibi, Pater omnípotens, hæc sacrifícia ínferat, hic tibi hæc commendabília reddat; hic nostris précibus fáveat, hic servos tuos pro quibus hæc tibi offérimus dona, ab omnis pressúris absólvat ac rédimat, et grátiæ eísdem quantócius múltiplex solámen impérciat.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo.
Él nos ha herido con la censura de las tribulaciones, nos ha enseñado con los estímulos de los adversarios, nos ha quebrantado con las contrariedades de los que nos llagaban, para que después de los dolores lleguemos al descanso.

Él presente ante ti, Padre omnipotente, estos sacrificios, recomendándolos en tu presencia, dé valor a nuestras preces, y a tus siervos, aquellos por quienes ofrecemos estos dones, los libre de toda opresión interior y exterior, impartiéndoles cuanto antes el múltiple consuelo de sus gracias.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Deus, qui tribulátos corde sanas, et mæstificátos actu iustíficas, hanc propítius hóstiam dignánter atténde, quam tibi pro servórum tuórum offérimus liberatióne.

Tu et hæc benígnus accépta, et illórum, pro quibus offértur, sana discrímina.
Tribulatiónum eórum atténde misériam, et coangustiárum illórum súbmove pressúram, ut exúti ab ómnibus, quibus quatiúntur, malis, in tuis semper delecténtur exultáre iudíciis.

R/.
Amen.

Dios, que sanas a los contritos de corazón y justificas en su momento a los tristes, atiende con bondad esta ofrenda que te ofrecemos por la liberación de tus siervos.

Acéptala, benigno, y acaba con los temores de aquellos por quienes la ofrecemos.
Atiende a la aflicción de los que están inquietos y aparta de ellos la opresión que sufren, para que una vez libres de todos los males que los hieren, hallen en tus juicios su deleite eterno.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción  
Dómine non ponas mala mea coram óculis tuis, quia grávia sunt ónera mea; precor te, Dómine, miserére mei. Señor, no pongas mis males delante de mis ojos, porque son graves mis cargas; te lo ruego, Señor, ten piedad de mí.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Dimítte, Deus, peccáta nostra, et tríbue nobis misericórdiam tuam.
Quo oris nostri allóquio deprecántium servórum tuórum humilitátem atténdas, víncula solvas, delícta déleas, tribulatiónem inspícias, adversitátum pellas afféctum e cælis, cum ad te nunc proclamavérimus e terris:
Olvida, Dios, nuestros pecados, y concédenos tu misericordia.
Así, por las palabras de nuestra boca, mires la humildad de tus siervos suplicantes, sueltes sus ataduras, borres sus delitos, contemples sus penas y rechaces desde el cielo el efecto de las adversidades, mientras ahora te alabamos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Christus Dóminus, qui vos præcépto suo obœdiéntes, pro servis suis liberatiónem coram se ínspicit gémere, fáciat et vos illátis tribulatiónibus non períre.
R/.
Amen.

Cristo el Señor, que mira cómo vosotros, obedientes a su precepto, gemís en su presencia por la liberación de sus siervos, haga que ellos y vosotros os mantengáis firmes en esas tribulaciones.
R/. Amén.
Frangat inimicórum vestrórum audáciam, et tribulatióne atque adversitáte vobíscum eos perdúcat ad cæléstia regna.
R/. Amen.
Quiebre la audacia de vuestros enemigos y los lleve con vosotros, por la tribulación y la adversidad, al reino celestial.
R/. Amén.
Ut pressúris sæculi cum illo caréntes, et hic et in futúro mereámini esse felíces.
R/. Amen.
Para que libres ya de las ataduras de este mundo merezcamos ser felices con él, ahora y por todos los siglos.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 813-819) y del Liber Commicus II (pp. 279-281). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Est 4,17n-17p.17aa-17bb.17gg-17kk. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV