La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa por un enfermo

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 6,3-4
Miserére mihi, Dómine, allelúia, quóniam infírmus sum. Sana me, Dómine, allelúia, allelúia. Ten piedad de mí, Señor, aleluya, porque estoy enfermo. Cúrame, Señor, aleluya, aleluya.
V/. Et ánima mea turbata est valde; sed tu, Dómine, úsquequo?
R/. Quóniam infírmus sum. Sana me, Dómine, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Quóniam infírmus sum. Sana me, Dómine, allelúia, allelúia.
V/. Estoy angustiado, y tú, Señor, ¿qué esperas?
R/. Porque estoy enfermo. Cúrame, Señor, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Porque estoy enfermo. Cúrame, Señor, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Miserére, Dómine, fámulo tuo (vel fámula tua) miséricors, et ab omni ægritúdine cordis et córporis sana propítius; sicque corporáli correptióne eum (vel eam) cleménter in præsénte erúdias, ut ablútum (vel ablutam) a colluviónibus cunctis futúro in regno tuo tecum sine fine felíciter vívere concédas.
R/. Amen.
Ten piedad de tu siervo (o sierva), Señor misericordioso, y cúralo (o cúrala) propicio de toda enfermedad de alma y cuerpo, y adoctrínale (o adoctrínala) con tu clemencia en la presente corrección corporal, de forma que le concedas después vivir felizmente contigo en tu reino, cuando se encuentre limpio (o limpia) de todas sus manchas.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía 2Re 20,1-6
Léctio libri secúndi Regum.
R/. Deo grátias.
Lectura del segundo libro de los Reyes.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Ægrotávit Ezechías usque ad mortem. Et venit ad eum Isaías fílius Amos prophétes dixítque ei: «Hæc dicit Dóminus: Dispóne dómui tuæ, moriéris enim et non vives».

Qui convértit fáciem suam ad paríetem et orávit Dóminum dicens: «Óbsecro, Dómine, meménto quómodo ambuláverim coram te in veritáte et in corde perfécto et, quod plácitum est coram te, fécerim». Flevit ítaque Ezechías fletu magno.

Et ántequam egrederétur Isaías médiam partem átrii, factus est sermo Dómini ad eum dicens: «Revértere et dic Ezechíæ duci pópuli mei: Hæc dicit Dóminus, Deus David patris tui: Audívi oratiónem tuam, vidi lácrimam tuam, et ecce sano te; die tértio ascéndes templum Dómini.

Et addam diébus tuis quíndecim annos; sed et de manu regis Assyriórum liberábo te et civitátem hanc et prótegam urbem istam propter me et propter David servum meum».

R/. Amen.

En aquellos días

Ezequías cayó enfermo de muerte. El profeta Isaías, hijo de Amós, vino a decirle: «Así habla el Señor: Pon orden en tu casa, porque vas a morir y no vivirás».

Ezequías volvió la cara a la pared y oró al Señor: «¡Ah, Señor!, recuerda que he caminado ante ti con sinceridad y corazón íntegro; que he hecho lo recto a tu ojos». Y se deshizo el rey en lágrimas.

Antes de que Isaías abandonase el patio central, le llegó la palabra del Señor que decía: «Vuelve y di a Ezequías, jefe de mi pueblo: “Así habla el Señor, el Dios de tu padre David: He escuchado tu plegaria y he visto tus lágrimas. Yo voy a curarte; al tercer día subirás al templo del Señor.

Añadiré otros quince años a tu vida. Te libraré, además, a ti y a Jerusalén, de la mano del rey de Asiria y, por mi honor y el de David, mi siervo, extenderé mi protección sobre esta ciudad”».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 29,2-4
Exaltábo te, Dómine, quóniam suscepísti me, non delectásti inimícos meos super me. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado, y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.
V/. Dómine, Deus meus, clamávi ad te et sanásti me, et eduxísti ab ínferis ánimam meam, salvásti me a descendéntibus in lacum.
R/. Nec delectásti inimícos meos super me.
V/. Señor, Dios mío, te invoqué y me sanaste, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.
R/. Y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 5,13-16 (2)
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.
Caríssimi:

Tristátur áliquis vestrum? Oret. Æquo ánimo est? Psallat. Infirmátur quis in vobis? Ádvocet presbýteros ecclésiæ, et orent super eum, unguéntes eum óleo in nómine Dómini. Et orátio fídei salvábit infírmum, et allevábit eum Dóminus; et si peccáta operátus fúerit, dimitténtur ei.

R/. Amen.

Amadísimos:

¿Está triste sufriendo alguno de vosotros? Rece. ¿Está contento? Cante. ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que recen por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo y el Señor lo restablecerá; y si hubiera cometido algún pecado, le será perdonado.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 8,14-17
Léctio sancti Evangélii secúndum Mathæum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Cum venísset Iesus in domum Petri, vidit socrum eius iacéntem et febricitántem; et tétigit manum eius, et dimísit eam febris; et surréxit et ministrábat ei.

Véspere autem facto, obtulérunt ei multos dæmónia habéntes; et eiciébat spíritus verbo et omnes male habéntes curávit, ut adimplerétur, quod dictum est per Isaíam prophétam dicéntem: «Ipse infirmitátes nostras accépit et ægrotatiónes portávit».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Al llegar Jesús a la casa de Pedro, vio a su suegra en cama con fiebre; le tocó su mano y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirle.

Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; el, con su palabra, expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos para que se cumpliera lo que dijo el profeta Isaías: «Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades».

R/. Amén.

Vel: / O bien:

Evangelium / Evangelio Jn 4,46-50
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Erat quidam régius, cuius fílius infirmabátur Caphárnaum; hic, cum audísset quia Iesus advénerit a Iudæ in Galilæam, ábiit ad eum et rogábat, ut descénderet et sanáret fílium eius; incipiébat enim mori.

Dixit ergo Iesus ad eum: «Nisi signa et prodígia vidéritis, non credétis».

Dicit ad eum régius: «Dómine, descénde priúsquam moriátur puer meus».

Dicit ei Iesus: «Vade. Fílius tuus vivit». Crédidit homo sermóni, quem dixit ei Iesus, et ibat.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verle, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose.

Jesús le dijo: «Si no veis signos y prodigios, no creéis».

El funcionario insiste: «Señor, baja antes de que se muera mi niño».

Jesús le contesta: «Anda, tu hijo vive». El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 118,41
Allelúia. Aleluya.
V/. Véniat super me misericórdia tua, Dómine; salutáre tuum secúndum elóquium tuum.
R/. Allelúia.
V/. Señor, que me alcance tu favor, tu salvación, según tu promesa.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio (3)

Deprecátus est pópulus ante fáciem Dei et exaudívit illum Dóminus.

Oró el pueblo en la presencia de Dios, y el Señor lo escuchó.
V/. Et immolavit sacérdos holocáustum matutínum in odórem suavitátis, allelúia.
R/. Et exaudívit illum Dóminus.
V/. Ofreció el sacerdote un sacrificio matutino, de agradable perfume, aleluya.
R/. Y el Señor lo escuchó.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Valde quidem pavéscimus, Dómine, ne illáta nobis temporális ad purgatiónem non éxpiet últio, dum murmuráre non pertiméscimus in flagéllo.
Sed quia peccátis ingruéntibus obcæcámur, tu corda nostra irrádia afflátu íntimæ visiónis, quo et iuste nobis a te credámus pœnas ínfligi, et crucitiatióne illáti supplícii ab ómnibus mereámur crimínibus expiári.

Speciáliter quoque te quæsumus, omnípotens Deus, pro fámulo tuo (vel fámula tua) N., ut quia culpas atque erráta sua ante altáre tuum áperit, críminis benefícium séntiat corrigéndi.
R/. Amen.

Estamos temerosos, Señor, de que este castigo corporal que nos mandas para purificarnos no nos resulte provechoso, por atrevernos a murmurar bajo el mismo castigo.
Mas como estamos obcecados con los pecados que combaten contra nosotros, infunde en nuestros corazones tu soplo de visión profunda; así podremos entender que es justo recibir las penas de tu mano y por el sufrimiento del castigo que nos envías, quedaremos libres de todas nuestras faltas.

Te rogamos también especialmente por tu siervo (o sierva) N., para que, como manifiesta sus culpas y errores delante de tu altar, experimente el beneficio de ver borrado su pecado.
R/. Amén.

Adiuvánte tua déxtera, Deus noster, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con el auxilio de tu diestra, Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Iesu Salvátor humáni géneris, qui corpus in te suscípiens nostræ mortalitátis, álios ad purgatiónem feriéndo castígas, álios ad damnatiónem flagellándo resérvas; te supplíciter quæsumus, et húmili devotióne precámur, ut fámulum tuum (vel fámulam) N., quem (vel quam) ægritúdinis moléstia quassat, pietátis tuæ miserátio resecátum (vel resecátam) absólvat.

Da ei, Dómine, quidquid pietáti tuæ delíquit in sæculo, totum in eo púniat illáta corréptio.
Dolórum eius ac fébrium, ita sana discrímina, ut cum his étiam eius aboleántur piácula.
Non indurándo pœna coérceat reum, sed absólvat miserátio iam prostratum.

Mítiga in eo (vel ea), Pater et Dómine estus fébrium, putrédines úlcerum, contractiónes nervórum atque cunctárum cruciatiónes infirmitátum.
Sit in eo (vel ea), quæsumus, ita respéctus pie parcéntis, ut nec infirmitátum ultérius sauciétur stímulis, nec pœnam post tránsitum séntiat de commíssis.

R/. Amen.

Jesús, Salvador del género humano, que aceptando nuestra naturaleza mortal, a unos les mandas castigos para su purificación, mientras a otros, sin dejar de castigarlos, los reservas para la condenación. Te suplicamos humildemente que tu siervo (o sierva) N., abatido (o abatida) ahora por la molestia de la enfermedad, quede libre de preocupaciones por tu piadosa misericordia.

Concédele, Señor, que todo lo que contra tu piedad pudo hacer en este mundo, quede saldado con esta corrección que le has enviado.
Sana los peligros de sus dolores y fiebres, de forma que también sirvan para borrar sus culpas.
Ni oprima la pena al reo endureciéndole, sea la misericordia la que le absuelva, postrado como está.

Mitiga en él (o ella), Padre y Señor, el ardor de la fiebre, la podredumbre de las úlceras, los escalofríos y todas las molestias de la enfermedad.
Mírale (o mírala) de tal manera, piadoso perdonador, que no vuelva a ser herido (o herida) por las punzadas de la enfermedad, ni le remuerda ya la conciencia por los pecados que cometió.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, in cuius libro sunt vocábula renotáta mortálium, concéde nobis ómnibus véniam delictórum.
Et præsta nobis fámulis tuis, ut fámulum tuum (vel fámulam) N., quem (vel quam) imménsus languor excrúciat, miserátio tua réparet ad medélam.
Et cui ambítio piáuli addúxit dolórem, addúcat étiam conféssio salútis optábilem sanitátem.

R/. Amen.
Dios, en cuyo libro están anotados los nombres de todos los mortales, concédenos a todos el perdón de los pecados y otorga a tus siervos que tu servidor (o servidora) N., al (o a la) que veja larga enfermedad, alcance por tu misericordia la curación.
Si la ambición le trajo el dolor que padece, su arrepentimiento le traiga también la salud tan deseada.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Pacem tuam, quæsumus, Dómine infúnde viscéribus nostris, qui eam discípulis tuis commendásti ascensúrus in cælos.
Quo ita cor nostrum satietáte tuæ abúndet dulcédinis, ut caritáte Sancti Spíritus affluéntes, tolerabíliter sustineámus in hoc córpore pro nostris crimínibus illáta flagélla, cum te recogitavérimus sustinuísse pro ímpiis crucis dura exítia.

R/. Amen.
Infunde tu paz, Señor, en nuestros corazones, esa paz que dejaste encomendada a tus discípulos al subir al cielo.
Así nuestros corazones quedarán saciados de tu dulzura, para que, llenos a rebosar del amor del Espíritu Santo, soportemos en este cuerpo los azotes que merezcan nuestros pecados, meditando cómo tú soportaste por los impíos la terrible muerte en cruz.
R/. Amén.
Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua, Dios nuestro, que reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, qui sic humánum genus et in hoc córpore tribulatiónis censúra cónteris, in ædifício illo pátriæ cæléstis nec secúris hábeat quod remórdeat, nec áscia quod contúndat.
Non tribulátio quod exúrat, non infírmitas quod éxcoquat.
Non attrítio quod déprimat, non moléstia quod consúmat.
Non perículum quod périmat, non advérsitas quod disténdat.
Non casus quod díruat, non coangustiátio quod obstrúdat.

Quod hic divérsis est adversitátibus extra contúsus, atque expiátus homo ab erróribus, mérito iam ibi purus, purum vídeat Deum.
Quo ornaméntis civitátis ipsíus mereátur áffigi post tránsitum, habens locum sibi a Deo solíus glóriæ præparátum.
Pro quo te póscimus, sancte Pater, omnípotens Deus, ut fámuli tui (vel fámula tuæ) N. culpárum nodositátes expúrges, et cunctas ægrimoniórum moléstias éxpies.
Removeántur ab eo (vel ab ea) febres córporum ad salútem, et moriántur in eo (vel in ea) voluntátes própriæ ad libídinis evacuándam perníciem.
Expélle ab eo (vel ab ea) ferocíssimos córporum morbos, ægrimoniárum virulénta perícula, contractiónes fébrium, atque universárum molestiárum perniciósa discrímina.

Sicque cum eo (vel cum ea) misericórdia consíliis age, et ut hic illum (vel illam) infírmitas a lápsibus vitiórum expúrget, et reparátio visitatiónis tuæ quantócius corróboret ad salútem.
Expoliétur crimínibus in atritióne flagélli, et vestiátur virtútibus in expiatióne delícti.
Da ei, Dómine, ut quidquid temporáliter flagellátur in córpore, perpétuam ei profíciat ad salútem.
Da ei tolerándi tuis in persecutiónibus votum, ut tolerántiæ suæ perfíciat fructum.
Sitque ei amabílius pro admíssis crimínibus in carne sustinére penúriam, dum hoc sibi opitulári créderit ad corónam.

Ut felíciter péragens huius vitæ excúrsum, ad te pervéniat in ablutióne peccáminum, sortémque cápiat in terra vivéntium.
Præcónia tibi deprómat laudum cum omni milítia Angelórum, ita proclámans atque dicens:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, que golpeas a los hombres en su cuerpo con la disciplina de la tribulación, para que en aquel edificio de la patria celestial no tenga que sufrir mutilación, el hacha que lo abata, ni la tribulación que lo requema, la enfermedad que lo cueza, ni el arrepentimiento que lo deprima, la molestia que lo consuma, ni el peligro que lo ponga en trance de perecer, ni la adversidad que lo deja sin fuerzas, la caída que lo desplome, ni la estrechez que lo atore.

Así el hombre, tan golpeado desde fuera por todas estas adversidades, purificado y limpio de sus errores, podrá ver la pureza de Dios, en cuanto pueda agregarse a aquellos ilustres ciudadanos después de su muerte, teniendo un lugar asignado para él solo por el Dios de la gloria.
Por lo que te pedimos, Padre santo, Dios todopoderoso, que limpies en profundidad las raíces de aquella culpa de su siervo (o sierva) N. y lo (o la) libres de todas las molestias de su enfermedad. Aléjense de él (o ella) las fiebres para que recobre la salud del cuerpo; que muera en él (o ella) la propia voluntad para quedar libre de la perniciosa libido.
Expulsa de él (o ella) las inveteradas enfermedades corporales, los violentos accesos de las dolencias, los escalofríos de la fiebre y todo cúmulo de molestias.

Trátale (o trátala) con designios de misericordia, para que la enfermedad le (o la) limpie aquí de las caídas en los vicios, y tu visita reparadora consolide rápidamente su salud.
Quede libre de sus pecados por la tristeza del castigo y quede revestido (o revestida) de virtudes al expiar sus delitos.
Dale, Señor, que en la misma medida en que ha sido temporalmente azotado (o azotada) en su cuerpo, crezca en él (o ella) la salud eterna.
Dale el deseo de sufrir en tus persecuciones, para que perciba el fruto de sus padecimientos.
Y que le sea tanto más amable soportar en su carne la penuria por los pecados que cometió, cuanto por ello sepa que recibirá un premio mayor.

De forma que, al acabar felizmente el curso de esta vida, se llegue a ti limpio de pecados, a recibir su heredad en la tierra de los que viven para siempre. Y que proclame tus alabanzas con todo el ejército de los Ángeles, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus, Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.
Qui ídeo delinquéntibus occasiónem tríbuit corrigéndi, ut non sit in eis quod púniat censúra iudícii.
Ob hoc te per ipsum, pie Pater, expóscimus, ut hoc accípias pro sacrifício laudis, quod fámulus tuus (vel fámula tua) N. attéritur virga correctiónis.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Él concede a los delincuentes la ocasión de corregirse, para que la investigación judicial no encuentre nada que castigar en ellos.
Por ello te pedimos, por él, Padre misericordioso, que recibas como un sacrificio de alabanza todo lo que tu siervo (o sierva) N. ha sufrido bajo la sujeción de tu castigo.

Por Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Sana, quæsumus, Dómine, vúlnera fámuli tui (vel fámulæ tuæ) N.; ægritúdinem périme, peccáta dimítte, oblatiónem súscipe; et sic eum (vel eam) flagélla in sæcula, ut post tránsitum sanctórum mereátur adiuvári consórtio.
R/.
Amen.
Señor, te rogamos que sanes las llagas de tu siervo (o sierva) N.; acaba con su enfermedad, perdona sus pecados, acepta su oblación y castígale (o castígala) en el mundo, de modo que después de su muerte merezca recibir el auxilio de la comunión de los santos.
Præsta, Pater sancte, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Mt 8,2
Dómine, si vis, potes me salváre. Señor, si quieres, puedes salvarme.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, in cuius manu est correctiónis iudícium et salvatiónis ac misericórdiæ votum, quique flagéllas peccatóres. ut rédeant, et occasiónem admonéndi tríbuis ne recédant.
Præsta nobis, quæsumus, supplícibus tuis, ut eo moménto fámulo tuo (vel fámulæ tuæ) N. intégritas salutis a te dirigátur e cælis, qua fide, quo moménto nos proclamavérimus e terris:
Dios, en cuya mano está el juicio de la corrección y el deseo de la salvación y la misericordia, tú que castigas a los pecadores para que vuelvan y les otorgas la ocasión de ser advertidos para que no se aparten; manda desde el cielo la completa salud a tu siervo (o sierva) N., respondiendo a nuestra fe, en el momento en que nosotros proclamamos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Omnípotens Deus, qui fidelíssimum fámulum suum (vel fámulam suam) N. corporáli córripit vúlnere, ipse vos et illum (vel illam) a córporis mentísque ægritudínis éxpiet.
R/. Amen.

Dios todopoderoso, que ha corregido con la enfermedad a su fiel siervo (o sierva) N., os libre, a vosotros y a él (o a ella), de las enfermedades de cuerpo y alma.
R/. Amén.

Quique nostram in se suscépit infirmitátem, ipse vobis et illi tríbuat tolerántiæ sine fine mercédem.
R/. Amen.

Él, que acepto nuestra debilidad os conceda, a vosotros y a él (o ella), la gracia de la paciencia sin fin.
R/. Amén.

Sicque omnes in commúne eius píetas fóveat, ut nec correptióne nostra salus desæviat, nec desperatióne infírmitas illáta succúmbat.
R/. Amen.

Y que su piedad nos ayude a todos en común, para que ni nuestra corrección toque a nuestra salud, ni la enfermedad, si nos llega, nos produzca desesperanza.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Confírma in viscéribus nostris misericórdiæ tuæ múnera, omnípotens Deus, ad augéndam fidem nostram, ad corroborándam spem, ad illuminándam sciéntiam, ad multiplicándam caritátem, ad conservándam córporis et ánimæ sanitátem.
R/. Amen.
Robustece en nuestros corazones, Dios todopoderoso, los dones de tu misericordia, para aumentar nuestra fe, afirmar la esperanza, iluminar nuestra conciencia, acrecentar nuestra caridad y conservar la salud de cuerpo y alma.
R/. Amén.
Concedénte divinitáte tua, Deus noster, qui es vita vivórum et coróna sanctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que nos lo conceda tu divino poder, Dios nuestro, que eres la vida de los que viven y corona de los santos, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. En el Misal hay dos misas (pro infirmis I y II) para las cuales figuran en el Liber Commicus textos alternativos sólo para el Evangelio. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 820-826) y del Liber Commicus II (pp. 282-284). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Sant 5,13-15. N. de La Ermita.

3. Aunque el Misal no indica la reseña bíblica, se trata de 2Re 13,4-5 (ver sacrifícium del Domingo de XXV de Cotidiano). N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV